Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

3.1: Organizar organismos (jerárquicamente)

  • Page ID
    53254
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Carl Linnaeus (1707-1778) fue el pionero en tomar en serio las similitudes entre diferentes tipos de organismos. A partir de tales similitudes (y diferencias), desarrolló un sistema para clasificar organismos de manera coherente y jerárquica. Cada organismo tenía un lugar único en este esquema. Lo que fue, y en ocasiones sigue siendo, el aspecto polémico de dicho sistema de clasificación está en cómo decidir qué rasgos deben considerarse significativos y cuáles son superficiales o poco importantes, al menos para fines de clasificación. Linneo no tenía ninguna teoría real para explicar por qué los organismos podían clasificarse de una manera tan jerárquica y basándose en su modelo solo ir en observaciones. Este podría ser un buen lugar para reconsiderar la importancia de las hipótesis, los modelos y las teorías en biología. Linneo notó las aparentes similitudes entre organismos y lo utilizó para generar su esquema de clasificación, pero no tenía explicación de por qué deberían existir tales similitudes en primer lugar, muy parecido a la ley de la gravitación de Newton no explicaba por qué había gravedad, solo cómo se comportaba. Entonces, ¿cuáles son las características de un modelo? Un modelo tiene que sugerir observaciones o predecir resultados que aún no se han observado. Es la validez de estas predicciones lo que nos permite identificar modelos útiles. Un modelo que no hace predicciones validadas empíricamente no es particularmente útil, al menos desde una perspectiva científica. Un modelo que hace predicciones explícitas, aunque resulten equivocadas, nos permite refinar nuestro modelo o obligarnos a abandonar el modelo y desarrollar uno nuevo. Un modelo que, a través de sus diversas predicaciones y su confirmación, refutación o revisión, se ha encontrado que explica con precisión un fenómeno particular puede llegar a ser promovido a una teoría. Suponemos que la forma en que funciona el modelo es la forma en que funciona el mundo. Esto nos permite distinguir entre una ley y una teoría. Una ley describe lo que vemos pero no por qué lo vemos. Una teoría proporciona la explicación de fenómenos observables. 58

    Volver a Linneo, cuyo sistema de clasificación colocaba organismos de un tipo particular juntos en una especie. Por supuesto, lo que originalmente contaba como un tipo discreto de organismo se basaba en el juicio de Linneo como observador y clasificador; dependía de qué rasgos particulares considerara importantes y útiles para distinguir organismos de una especie de los de otra, quizás bastante, especies similares. La elección de estos rasgos clave fue objeto de debate. Con base en la importancia percibida y presencia de rasgos particulares, los organismos podrían dividirse en dos o más tipos (especies), o dos tipos originalmente considerados separados podrían reclasificarse en una sola especie.

    Como veremos, los organismos individuales que conforman una especie no son idénticos sino que comparten muchos rasgos. En los organismos que se reproducen sexualmente, a menudo existen diferencias dramáticas entre machos y hembras de la misma especie, situación conocida como dimorfismo sexual. En algunos casos, estas diferencias pueden ser tan dramáticas que sin más pruebas, puede ser difícil saber si dos animales son miembros de la misma especie o de una especie diferente. En esta luz, el criterio principal para determinar si los organismos que se reproducen sexualmente son miembros de una misma especie o de una especie diferente es si pueden y se cruzan exitosamente entre sí en la naturaleza. Este criterio, la compatibilidad reproductiva, puede ser utilizado para determinar las distinciones de especies sobre una base más empírica, pero no puede ser utilizado con especies asexuales (como la mayoría de los microbios). Dentro de una especie, a veces hay diferencias regionales que son lo suficientemente distintas como para ser reconocibles. Donde este es el caso, estos grupos se conocen como poblaciones, razas o subespecies. Si bien es distinguible, el organismo en estos grupos conserva la capacidad de cruzarse y así son miembros de una sola especie.

    Después de definir los tipos de especies, Linnaeus agrupó a las especies que mostraban rasgos similares en un grupo más grande, conocido como género. Si bien una especie puede considerarse una población natural, mestizaje, un género es un grupo más artificial. Qué especies se colocan juntas dentro de un género particular depende de los rasgos comunes considerados importantes o significativos por la persona que realiza la clasificación. Esto puede generar conflictos entre investigadores que pueden resolverse mediante la recolección de datos más comparativos.

    En el esquema de clasificación linneo, cada organismo tiene un nombre único, que consiste en sus nombres de género y especie. El uso aceptado es escribir el nombre en cursiva con el nombre del género en mayúscula, por ejemplo, Homo sapiens. Siguiendo este patrón, uno o más géneros se colocan en grupos más grandes e inclusivos, y estos grupos, a su vez, se colocan en grupos más grandes. El resultado final de este proceso es la observación bastante sorprendente de que todos los organismos caen en un pequeño número de “supergrupos” o filos. No nos preocuparemos por los nombres tradicionales de los grupos, porque en la mayoría de los casos realmente no ayudan en nuestra comprensión de la biología básica. Quizás lo más sorprendente de todo es que todos los organismos y todos los filos caen en un solo y solo grupo -todos los organismos de la tierra pueden colocarse en un solo “árbol” filogenético unificado o quizás mejor dicho, arbusto- están conectados. Que este sea el caso de ninguna manera es obvio. Este tipo de análisis podría haber producido múltiples esquemas de clasificación desconectados, pero no lo hizo.

    Colaboradores y Atribuciones


    This page titled 3.1: Organizar organismos (jerárquicamente) is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by Michael W. Klymkowsky and Melanie M. Cooper.