Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

9.8: Reproducción sexual

  • Page ID
    53327
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    En los eucariotas, el principal mecanismo para barajar genes es la reproducción sexual. Porque el sexo (generalmente) requiere que los organismos cooperen el sexo representa un ejemplo de evolución social. Entonces, ¿cuáles son los beneficios de la reproducción sexual 269?

    La reproducción sexual implica la alternancia de tipos de células diploides (dos copias de cada cromosoma) y haploides (una copia de cada cromosoma). En una célula diploide, las dos copias de un gen en particular pueden ser diferentes, se dice que los organismos son heterocigotos para ese gen. Diferentes alelos pueden (pero no necesariamente lo hacen) codificar productos génicos funcionalmente distintos y pueden asociarse con diferentes fenotipos (discutidos con mayor detalle en la futura versión de dos semestres). Entonces podemos caracterizar diferentes alelos unos con respecto a otros. Supongamos que el alelo-1 está asociado con el fenotipo-1 y el alelo-2 está asociado con el fenotipo-2. Un organismo heterocigótico para alelo-1 y alelo-2 puede expresar uno de cuatro fenotipos; puede expresar fenotipo-1, fenotipo 2, un nuevo fenotipo (fenotipo 3), o ningún fenotipo distintivo. Si se encuentra el fenotipo 1, se dice que el alelo-1 es dominante al alelo-2 (que se dice que es recesivo), si se encuentra el fenotipo 2, el alelo-2 es dominante al alelo-1 (que se dice que es recesivo); si se encuentra el fenotipo 3, se dice que los dos alelos son codominantes. Si ambos alelos de un gen son iguales, se dice que el organismo es homocigoto para ese gen. Si el fenotipo asociado a un alelo particular se observa solo en individuos homocigotos, se dice que el alelo es recesivo.

    El proceso de reproducción sexual tiene dos impactos evidentes en la variación genética de una población. El proceso de recombinación homóloga, que ocurre durante la formación de células haploides, puede generar nuevos alelos no presentes en la célula original. Además, la generación de células haploides puede revelar la presencia de alelos recesivos. Cuando el presente alelo recesivo aislado da como resultado un fenotipo letal o altamente deletéreo, se eliminarán las células haploides que contienen dicho alelo, eliminando el alelo de la población.

    Como veremos a continuación, el proceso de recombinación entre cromosomas homólogos conduce a mutaciones cuando las células intentan dividirse. Se cree que evitar tales mutaciones está involucrado en impulsar la evolución de los cromosomas lineales en eucariotas. Los eucariotas también suelen tener múltiples cromosomas. Cada cromosoma contiene una sola molécula de ADN bicatenario (lineal). Diferentes cromosomas se pueden distinguir por los genes que contienen, así como la longitud total de sus moléculas de ADN. Por lo general, los cromosomas de un organismo están numerados del mayor al más pequeño. Los humanos, por ejemplo, tienen 23 pares de cromosomas. En los seres humanos el más grande de estos cromosomas, el cromosoma 1, contiene ~250 millones de pares de bases de ADN y más de 2000 genes que codifican polipéptidos, mientras que el cromosoma 22 más pequeño contiene ~52 millones de pares de ADN basados y alrededor de 500 polipéptidos que codifican genes 270.

    En los organismos que se reproducen sexualmente, las células somáticas suelen ser diploides, es decir, contienen dos copias de cada cromosoma en lugar de una. Las dos copias de los mismos cromosomas se conocen como homólogos entre sí o cromosomas homólogos. Como ahora describiremos, uno de estos cromosomas homólogos se hereda del progenitor materno y el otro del progenitor paterno. Dos cromosomas homólogos son generalmente similares, con la excepción de las diferencias alélicas en diferentes genes (también conocidos como posición genética o loci genéticos). La excepción a esta regla son los llamados cromosomas sexuales. Mientras que diferentes tipos de organismos determinan el sexo de un individuo usando diferentes mecanismos, en humanos (y la mayoría de los mamíferos, aves y reptiles) el sexo fenotípico de un individuo está determinado por qué cromosomas sexuales contienen sus células. En los humanos el cromosoma 23 viene en dos formas, conocidas como X e Y. Un individuo XX típicamente se desarrolla en una hembra, mientras que un individuo XY se convierte en un hombre.

    Cuando una célula eucariota se reproduce asexualmente, pasa por dos procesos ligados conocidos como mitosis (la segregación de cromosomas) y citocinesis (la generación de dos células hijas). El ciclo reproductivo sexual implica una forma modificada de mitosis conocida como meiosis. Se trata de dos mecanismos distintos que no se encuentran en la mitosis que conducen al barajado de alelos.

    Las células del cuerpo que toman parte integral en la reproducción sexual (por supuesto, todo el cuerpo generalmente participa en el sexo, pero aquí estamos tratando de mantenernos simples) se conocen como células de la línea germinal. Una célula de línea germinal es diploide pero, a través del proceso conocido como meiosis, produce hasta cuatro células haploides, conocidas como gametos. El primer paso en este proceso es la replicación del ADN de la célula; cada cromosoma individual se duplica, es decir, la molécula de ADN que contiene se copian para producir dos moléculas de ADN. En lugar de separarse unas de otras, estas moléculas de ADN replicadas permanecen unidas a través de proteínas asociadas, en una estructura conocida como el centrómero. En estándar, la división asexual (mitótica) cada cromosoma replicado interactúa independientemente con una máquina molecular, conocida como el huso mitótico, que actúa para enviar una copia de cada cromosoma a cada una de las dos células hijas. Durante la mitosis una célula diploide produce una célula diploide, y nada del genoma ha cambiado. Las células que se forman pasan a formar parte del organismo original.

    En contraste, el propósito de la meiosis es producir un nuevo organismo, con un genoma distinto al de cualquiera de sus progenitores (¡incluso en el caso de los hermafroditas, en los que un organismo actúa como madre y padre!) Para lograr esto, los cromosomas se barajan de diversas maneras. En primer lugar, recuerde que la célula diploide contiene dos conjuntos de cromosomas, un conjunto de la madre y un conjunto del padre. En la meiosis, y en contraste con la mitosis, los cromosomas homólogos (ahora) duplicados (materiales y paternos) forman una estructura que contiene cuatro cadenas de ADN, a veces llamadas tétrada. Este emparejamiento se basa en el hecho de que las secuencias de ADN a lo largo de cada cromosoma homólogo, aunque no son idénticas, son extremadamente similares: son sinténicas. 271. En este punto, en posiciones más o menos aleatorias a lo largo de la longitud del cromosoma, hay roturas de doble cadena en dos de las moléculas de ADN. Las moléculas de ADN pueden entonces ser reunidas, ya sea de vuelta a sí mismas (materna a materna, paterna a paterna) o con otra molécula de ADN (materna a paterna, o paterna a materna). Típicamente, múltiples eventos de “cruce” ocurren a lo largo de cada conjunto de cromosomas homólogos replicados y emparejados, generalmente involucran diferentes pares de moléculas de ADN.

    En la primera división meiótica, los cromosomas maternos y paternos duplicados permanecen unidos en sus centrómeros, pero si sigues alguna molécula de ADN de principio a fin encontrarás que por cruzar cada uno, de hecho, será diferente de los cromosomas maternos o paternos. Cada una de las dos células hijas resultantes recibirá ya sea la región replicada del centromero cromosómico materno o paterno, pero qué cromosoma (definido por sus centrómeros, material o paterno) heredan es un proceso aleatorio. Para un organismo con 23 cromosomas diferentes, eso produce 2 23 posibles células hijas diferentes. No hay replicación del ADN antes de la segunda división meiótica. Durante la segunda división meiótica las dos células hijas reciben cada una copia de uno y solo un cromosoma homólogo (una molécula de ADN). Las cuatro células que se generan por la meiosis se conocen como gametos (o al menos son gametos potenciales) y son haploides.

    Echemos un vistazo más de cerca a los cromosomas en estos gametos, en comparación con los de las células de las que se derivaron. Nuestra célula (organismo) original (a la izquierda del diagrama en la página siguiente) se derivó de la fusión de dos gametos haploides. Estos gametos haploides contenían cada uno un conjunto completo de cromosomas, pero esos cromosomas diferían entre sí en los detalles de sus secuencias de nucleótidos, específicamente los alelos que contienen. Habrá diferencias de nucleótidos en posiciones específicas (conocidas como polimorfismos de un solo nucleótido o SNP - cortes pronunciados) y pequeñas inserciones y deleciones de secuencias de nucleótidos. Para nuestros propósitos, consideraremos solo un solo conjunto de cromosomas, pero recuerde que generalmente hay múltiples cromosomas (23 pares en humanos). En nuestro ejemplo, los cromosomas heredados de uno de los padres tenían los alelos P, M y N, mientras que el cromosoma del otro progenitor tenía alelos p, m y n. Salvo nuevas mutaciones (una suposición poco realista), todas las células del cuerpo tendrán el mismo conjunto de alelos en estas posiciones genéticas, y todas las células tendrán contienen cromosomas similares a los cromosomas parentales PMN y PMN (panel superior).

    Ahora consideremos qué sucede cuando este organismo PMN/PMN está a punto de reproducirse (sexualmente). Comenzará la meiosis (panel inferior). Los procesos de emparejamiento homólogo y cruce generarán nuevas combinaciones de alelos: las cuatro células haploides ilustradas aquí tienen genotipos PMn, PMn, PMn y Pmn. Todos estos son diferentes de los cromosomas parentales PMN y PMN. En la fertilización una de estas células haploides se fusionará con una célula haploide de otro organismo, para producir un individuo único. Si bien hemos considerado solo dos (o tres, si se incluyen los alelos p*, m* y n*) en tres genes, dos individuos no relacionados diferirán entre sí en entre 3 y 12 millones de diferencias de ADN. La mayoría de los fenotipos están influenciados en mayor o menor medida por todo el genotipo, nuevas combinaciones de alelos generarán nuevos fenotipos.

    La recombinación meiótica derivada del cruce tiene otros dos resultados importantes. Primero considere lo que sucede cuando surge un nuevo alelo por mutación en un cromosoma. Si el alelo tiene un fenotipo fuertemente seleccionado, ya sea positivo o negativo, entonces los organismos que hereden ese nuevo alelo serán seleccionados a favor (o en contra). Pero recuerda que el alelo se asienta en un cromosoma, y está ligado a genes vecinos (y sus alelos). Sin recombinación, se seleccionaría todo el cromosoma como una unidad. A corto plazo este sigue siendo el caso, en promedio, pero la recombinación permite que los alelos de genes vecinos se desconecten entre sí. Cuando la probabilidad de un evento de recombinación entre dos genes es del 50% o mayor, los genes parecen comportarse como si estuvieran en diferentes cromosomas, se vuelven “desvinculados”. Las distancias de vinculación se calculan en términos de centimorgans, que llevan el nombre del genetista ganador del premio Nobel Thomas Hunt Morgan (1866-1945.) Un centimorgano corresponde a una probabilidad de 1% de un evento de cruce entre dos genes (o sitios específicos en un cromosoma). En humanos, un centimórganocorresponde a ~1 millón de pares de bases de ADN, por lo que dos genes/alelos/sitios a lo largo de un cromosoma separados por más de ~50 millones de pares de bases estarían separados por 50 centimórganos y así aparecerían desvinculados. Es decir, se esperaría que un evento de cruce entre los dos alelos originalmente enlazados ocurriera el 50% del tiempo, lo que es la misma probabilidad de que un gameto herede uno pero no el otro alelo si los genes se localizaran en diferentes cromosomas.

    Además de barajar alelos, el cruce meiótico (recombinación) puede crear nuevos alelos. Consideremos la situación en la que los dos alelos de un gen particular en un organismo diploide son diferentes entre sí. Supongamos que cada alelo contiene una diferencia de secuencia distinta (como marcado). Si, durante la meiosis, se produce un evento de cruce entre estos sitios, puede resultar en un alelo que contenga ambas secuencias moleculares (AB), y una con ninguna (indicada como WT), además de los cromosomas originales de los alelos A y B.

    Colaboradores y Atribuciones


    This page titled 9.8: Reproducción sexual is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by Michael W. Klymkowsky and Melanie M. Cooper.