Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

3.2: Hojas

  • Page ID
    52643
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Vemos una gran cantidad de variación en los tamaños y formas de las hojas. De igual manera, la estructura anatómica de las hojas puede variar considerablemente. Las hojas de las plantas pueden estar especializadas para maximizar la utilización de la luz, minimizar la pérdida de agua, facilitar la fotosíntesis C4 o la fotosíntesis CAM, para resistir daños por estrés hídrico o para flotar en el agua.

    Una hoja típica de una planta mesofita
    Figura 3.1. Hoja típica de una planta mesofita con la cutícula por encima de las células dérmicas y luego una posterior de células de parénquima empalizada estrechamente empaquetadas. En el tercio inferior de la imagen, el parénquima esponjoso tiene grandes espacios de aire entre las células para maximizar el contacto con el dióxido de carbono que fluye a través de los estomas. (Berkshire Community College Bioscience Image Library, dominio público).
    Otro ejemplo de una hoja típica de una planta mesofita
    Figura 3.2. Otro ejemplo de una hoja típica de una planta mesofita con las células del parénquima empalizada estrechamente empaquetadas en la parte superior de la hoja y el parénquima esponjoso debajo. (Berkshire Community College Bioscience Image Library, dominio público).
    Un ejemplo de una hoja con algunas características xerófitas
    Figura 3.3. Un ejemplo de una hoja con algunas características xerófitas. Aunque todavía tiene células de parénquima empalizada estrechamente empaquetadas en la superficie superior derecha y parénquima esponjoso en la izquierda, las células están más empaquetadas y la cutícula es más gruesa. Esta es la hoja de un manglar, Rhizophora. (Sean Bellairs, CC: atributo, compartir igual).
    Un ejemplo de una hoja con características xerófitas más claras.
    Figura 3.4. Un ejemplo de una hoja con características xerófitas más claras. Los tejidos del parénquima no se diferencian en empalizada y parénquima esponjoso. Las células están muy empaquetadas y además de una cutícula gruesa hay esclerénquima sustancial (células moradas con paredes celulares muy gruesas). Las células lignificadas tienen paredes celulares de color púrpura rojizo. Esta es la hoja de una Myrtaceae adaptada a la sequía, Callistemon. (Sean Bellairs, atributo CC, compartir por igual).
    Una hoja de Acacia adaptada a la sequía con características claras de xerófito.
    Figura 3.5. Una hoja de Acacia adaptada a la sequía con características claras de xerófito. Aunque los tejidos del parénquima se diferencian en empalizada y parénquima de almacenamiento en el centro de la hoja (P), las células están muy empaquetadas con pocos espacios de aire. La cutícula es gruesa. Las células lignificadas incluyen esclerénquima (S) para la fuerza, así como células de vasos de xilema (X). (Sean Bellairs, atributo CC, compartir por igual).
    Un ejemplo de una hoja con características de hidrófitos.
    Figura 3.6. Un ejemplo de una hoja con características de hidrófitos. El tejido del parénquima debajo del parénquima empalizada tiene grandes espacios de aire entre las células. Este tejido se conoce como aerénquima y permite que las hojas floten. La cutícula es mucho más delgada que en las otras hojas. Esta es la hoja de un lirio de agua, Nymphaea. (Sean Bellairs, atributo CC, compartir por igual).
    Tejido de aerénquima en tallo de la hierba de pondweed hidrófita, Potamogeton.
    Figura 3.7. Tejido de aerénquima en tallo de la hierba de pondweed hidrófita, Potamogeton. (Berkshire Community College Bioscience Image Library, dominio público).
    Una hoja de una especie con arquitectura foliar C3 (Triticum)
    Una hoja de una especie con arquitectura foliar C4
    Figura 3.8. Hoja de una especie con arquitectura foliar C3 (Triticum) (arriba) y de una hoja con arquitectura foliar C4 (Zea mays) (abajo). El pasto C4 tiene un anillo de células de parénquima que rodean las venas, que son las células de la vaina del haz. (Imágenes por BlueRidgeKitties (atributo CC, compartir por igual) arriba, y Sean Bellairs (atributo CC, compartir por igual) a continuación).

    This page titled 3.2: Hojas is shared under a CC BY-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Sean Bellairs (Charles Darwin University) .