Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

21.2: Infecciones bacterianas de la piel y los ojos

  • Page ID
    54725
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Objetivos de aprendizaje

    • Identificar los patógenos bacterianos más comunes que causan infecciones de la piel y los ojos
    • Comparar las principales características de enfermedades bacterianas específicas que afectan la piel y los ojos

    A pesar de las funciones protectoras de la piel, las infecciones son comunes. Staphylococcus spp. Gram-positivos y Streptococcus spp. son los responsables de muchas de las infecciones cutáneas más comunes. Sin embargo, muchas afecciones de la piel no están estrictamente asociadas con un solo patógeno. Los patógenos oportunistas de muchos tipos pueden infectar heridas cutáneas, y casos individuales con síntomas idénticos pueden ser el resultado de diferentes patógenos o combinaciones de patógenos.

    En esta sección, examinaremos algunas de las infecciones bacterianas más importantes de la piel y los ojos y discutiremos cómo las biopelículas pueden contribuir y exacerbar dichas infecciones. Las características clave de las infecciones bacterianas de la piel y los ojos también se resumen en los recuadros de Perfil de Enfermedades a lo largo

    Infecciones Estafilocócicas de la Piel

    Las especies de Staphylococcus se encuentran comúnmente en la piel, siendo prevalentes S. epidermidis y S. hominis en la microbiota normal. S. aureus también se encuentra comúnmente en las fosas nasales y en la piel sana, pero las cepas patógenas suelen ser la causa de una amplia gama de infecciones de la piel y otros sistemas corporales.

    S. aureus es bastante contagioso. Se propaga fácilmente a través del contacto piel a piel, y debido a que muchas personas son portadores nasales crónicos (individuos asintomáticos que portan S. aureus en sus narinas), las bacterias pueden transferirse fácilmente de la nariz a las manos y luego a fomites u otros individuos. Debido a que es tan contagiosa, S. aureus es prevalente en la mayoría de los entornos comunitarios. Esta prevalencia es particularmente problemática en los hospitales, donde pueden estar presentes cepas resistentes a antibióticos de la bacteria, y donde los pacientes inmunodeprimidos pueden ser más susceptibles a la infección. Las cepas resistentes incluyen S. aureus resistente a meticilina (SARM), que se puede adquirir a través de entornos de atención médica (SARM adquirido en el hospital, o HA-MRSA) o en la comunidad (SARM adquirido en la comunidad, o CA-MRSA). Los pacientes hospitalarios suelen llegar a centros de salud ya colonizados con cepas de S. aureus resistentes a los antibióticos que pueden ser transferidas a proveedores de salud y otros pacientes. Algunos hospitales han intentado detectar a estos individuos con el fin de instituir medidas profilácticas, pero han tenido éxito mixto (ver Eye on Ethics: Screening Patients for MRSA).

    Cuando se desarrolla una infección estafilocócica, la elección del medicamento es importante. Como se discutió anteriormente, muchos estafilococos (como MRSA) son resistentes a algunos o muchos antibióticos. Así, se mide la sensibilidad antibiótica para identificar el antibiótico más adecuado. Sin embargo, incluso antes de recibir los resultados del análisis de sensibilidad, las sospechas de infecciones por S. aureus a menudo se tratan inicialmente con fármacos que se sabe que son efectivos contra el SARM, como trimetoprim-sulfametoxazol (TMP/SMZ), clindamicina, una tetraciclina (doxiciclina o minociclina) o linezolid.

    La patogenicidad de las infecciones estafilocócicas a menudo se ve potenciada por sustancias químicas características secretadas por algunas cepas. Los factores de virulencia estafilocócica incluyen las hemolisinas llamadas estafilolisinas, que son citotóxicas para muchos tipos de células, incluyendo las células de la piel y los glóbulos blancos. Las cepas virulentas de S. aureus también son positivas para coagulasa, lo que significa que producen coagulasa, una proteína de coagulación plasmática que participa en la formación de abscesos. También pueden producir leucocidinas, que matan los glóbulos blancos y pueden contribuir a la producción de pus y Proteína A, que inhibe la fagocitosis al unirse a la región constante de los anticuerpos. Algunas cepas virulentas de S. aureus también producen otras toxinas, como el síndrome de choque tóxico toxina-1 (ver Factores de Virulencia de Patógenos Bacterianos y Virales).

    Para confirmar el agente causante de una sospecha de infección cutánea estafilocócica, se cultivan muestras de la herida. Bajo el microscopio, las especies Gram-positivas de Staphylococcus tienen arreglos celulares que forman racimos parecidos a uvas; cuando se cultivan en agar sangre, las colonias tienen una pigmentación única que va desde el blanco opaco hasta la crema. Un testículo de catalasa utilizado para distinguir Staphylococcus de Streptococcus, que también es un género de cocos grampositivos y una causa común de infecciones cutáneas. Las especies de Staphylococcus son catalasa-positivas mientras que las especies Streptococcus son catalasa-negativas

    Se realizan otras pruebas en muestras de la herida para distinguir especies coagulasa-positivas de Staphylococcus (COPs) como S. aureus de especies comunes coagulasa-negativas (CON) como S. epidermidis. Aunque los CONs son menos propensos que los COP a causar enfermedades humanas, pueden causar infecciones cuando ingresan al cuerpo, como a veces puede ocurrir a través de catéteres, dispositivos médicos internos y heridas. Las pruebas de aglutinación pasiva se pueden utilizar para distinguir los COP de los COs. Si la muestra es coagulasa positiva, generalmente se presume que la muestra contiene S. aureus. Serían necesarias pruebas genéticas adicionales para identificar la cepa particular de S. aureus.

    Otra forma de distinguir los COPs de los COs es cultivando la muestra en agar de sal de manitol (MSA). Las especies de Staphylococcus crecen fácilmente en este medio debido a que son tolerantes a la alta concentración de cloruro de sodio (7.5% NaCl). Sin embargo, los COPs como S. aureus fermentan manitol (que será evidente en una placa de MSA), mientras que los COs como S. epidermidis no fermentan manitol sino que pueden distinguirse por la fermentación de otros azúcares como lactosa, malonato y rafinosa (Figura\(\PageIndex{1}\)).

    a) Una placa de agar con 2 regiones de crecimiento. Una región tiene un fondo amarillo, la otra tiene un fondo rosa. B) Una micrografía de racimos de células redondas. Cada celda tiene poco menos de 1 µm de diámetro.
    Figura\(\PageIndex{1}\): (a) Se utiliza una placa de agar con sal de manitol para distinguir diferentes especies de estafilococos. En esta placa, S. aureus está a la izquierda y S. epidermidis a la derecha. Debido a que S. aureus es capaz de fermentar manitol, produce ácidos que hacen que el color cambie a amarillo. (b) Esta micrografía electrónica de barrido muestra los racimos característicos de S. aureus en forma de uva. (crédito a: modificación de obra por “ScienceProfOnline” /YouTube; crédito b: modificación de trabajo por parte de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)

    Cribado de pacientes para SARM

    Según los CDC, el 86% de las infecciones invasivas por MRSA están asociadas de alguna manera con la atención médica, en lugar de ser adquiridas en la comunidad. En hospitales y clínicas, los pacientes asintomáticos que albergan MRSA pueden propagar la bacteria a individuos que son más susceptibles a enfermedades graves.

    En un intento de controlar la propagación del SARM, los hospitales han intentado tamizar a los pacientes para detectar SARM. Si los pacientes dan positivo después de una prueba de hisopo nasal, pueden someterse a descolonización mediante lavados con clorhexidina o mupirocina intranasal. Algunos estudios han reportado reducciones sustanciales en la enfermedad MRSA después de la implementación de estos protocolos, mientras que otros no. Esto se debe en parte a que no existe un protocolo estándar para estos procedimientos. Se pueden usar varias pruebas diferentes de identificación de SARM, algunas que involucran técnicas de cultivo más lentas y otras pruebas rápidas. Otros factores, como la efectividad de los protocolos generales de lavado de manos, también pueden desempeñar un papel para ayudar a prevenir la transmisión de MRSA. Todavía hay otras preguntas que deben abordarse: ¿Con qué frecuencia se deben realizar exámenes de detección a los pacientes? ¿Qué individuos deben ser evaluados? ¿De dónde en el cuerpo se deben recolectar las muestras? ¿Se desarrollará mayor resistencia a partir de los procedimientos de descolonización?

    Aun cuando se perfeccionen los procedimientos de identificación y descolonización, quedarán las cuestiones éticas. ¿Deberían los pacientes tener derecho a rechazar las pruebas? ¿Debe un paciente que dé positivo por MRSA tener derecho a rechazar el procedimiento de descolonización y, de ser así, los hospitales deberían tener derecho a negarse a recibir tratamiento al paciente? ¿Cómo equilibramos el derecho del individuo a recibir atención con los derechos de otros pacientes que podrían estar expuestos a enfermedades como consecuencia?

    Infecciones por estafilococos superficiales

    S. aureus a menudo se asocia con pioderma, infecciones cutáneas que son purulentas. La formación de pus ocurre porque muchas cepas de S. aureus producen leucocidinas, que matan los glóbulos blancos. Estas infecciones cutáneas purulentas pueden manifestarse inicialmente como foliculitis, pero pueden conducir a forúnculos o abscesos más profundos llamados carbunclo s.

    La foliculitis generalmente se presenta como bultos y espinillas que pueden ser picantes, rojas y/o llenas de pus. En algunos casos, la foliculitis es autolimitante, pero si continúa por más de unos días, empeora o regresa repetidamente, puede requerir tratamiento médico. El sudor, las lesiones cutáneas, los pelos encarnados, la ropa ajustada, la irritación por el afeitado y las afecciones de la piel pueden contribuir a la foliculitis. Evitar la ropa ajustada y la irritación de la piel puede ayudar a prevenir infecciones, pero los antibióticos tópicos (y a veces otros tratamientos) también pueden ayudar. La foliculitis se puede identificar mediante inspección cutánea; el tratamiento generalmente se inicia sin primero cultivar e identificar el agente causante.

    En contraste, los furúnculos (forúnculos) son infecciones más profundas (Figura\(\PageIndex{2}\)). Son más comunes en aquellos individuos (especialmente adultos jóvenes y adolescentes) que practican deportes de contacto, comparten equipo deportivo, tienen mala nutrición, viven en espacios cerrados o tienen sistemas inmunitarios debilitados. Una buena higiene y cuidado de la piel a menudo pueden ayudar a evitar que los furúnculos se vuelvan más infecciosos, y generalmente se resuelven solos. Sin embargo, si los furúnculos se propagan, aumentan en número o tamaño, o conducen a síntomas sistémicos como fiebre y escalofríos, entonces se necesita atención médica. A veces pueden necesitar ser drenados (momento en el que los patógenos pueden cultivarse) y tratarse con antibióticos.

    Cuando múltiples forúnculos se convierten en una lesión más profunda, se llama carbunclo (Figura\(\PageIndex{2}\)). Debido a que los ántrax son más profundos, se asocian más comúnmente con síntomas sistémicos y una sensación general de enfermedad. Los ántrax mayores, recurrentes o que empeoran requieren tratamiento médico, al igual que los asociados con signos de enfermedad como la fiebre. Los ántrax generalmente necesitan ser drenados y tratados con antibióticos. Si bien los ántrax son relativamente fáciles de identificar visualmente, el cultivo y el análisis de laboratorio de la herida pueden recomendarse para algunas infecciones porque la resistencia a los antibióticos es relativamente común.

    Una higiene adecuada es importante para prevenir este tipo de infecciones cutáneas o para prevenir la progresión de infecciones existentes.

    a) una foto de una pequeña región inflamada con un centro blanco. b) Una lesión grande con blanco y rojo.
    Figura\(\PageIndex{2}\): Los forúnculos (forúnculos) y los ántrax son infecciones de la piel a menudo causadas por la bacteria Staphylococcus. (a) Un furúnculo contiene pus y presenta hinchazón. (b) Un ántrax es una lesión llena de pus que suele ser más profunda que el forúnculo. A menudo se forma a partir de múltiples forúnculos. (crédito a: modificación de obra de “Mahdouch” /Wikimedia Commons; crédito b: modificación de obra por “Drvgaikwad” /Wikimedia Commons)

    El síndrome de piel escaldada estafilocócica (SSSS) es otra infección superficial causada por S. aureus que se observa con mayor frecuencia en niños pequeños, especialmente lactantes. Las exotoxinas bacterianas primero producen eritema (enrojecimiento de la piel) y luego descamación severa de la piel, como podría ocurrir después del escaldado (Figura\(\PageIndex{3}\)). El SSSS se diagnostica examinando las características de la piel (que pueden frotarse fácilmente), usando análisis de sangre para verificar si hay recuentos elevados de glóbulos blancos, cultivo y otros métodos. Como tratamiento se utilizan antibióticos intravenosos y fluidoterapia.

    Pelar la piel de una mano.
    Figura\(\PageIndex{3}\): Recién nacido con síndrome de piel escaldada estafilocócica (SSSS), que da como resultado grandes regiones de descamación, piel muerta. (crédito: modificación de obra de D Jeyakumari, R Gopal, M Eswaran y C MaheshKumar)

    Impétigo

    El impétigo de infección cutánea provoca la formación de vesículas, pústulas y posiblemente bullas, a menudo alrededor de la nariz y la boca. Las bullas son ampollas grandes llenas de líquido que miden al menos 5 mm de diámetro. El impétigo se puede diagnosticar como no ampolloso o ampolloso. En el impétigo no bulloso, vesículas y pústulas se romperán y se convierten en llagas incrustadas. Por lo general, la corteza es amarillenta, a menudo con exudado que drena desde la base de la lesión. En el impétigo ampolloso, las bullas se llenan y se quiebran, dando como resultado lesiones más grandes, drenantes e incrustadas (Figura\(\PageIndex{4}\)).

    Especialmente común en niños, el impétigo es particularmente preocupante porque es altamente contagioso. El impétigo puede ser causado por S. aureus solo, por Streptococcus pyogenes solo, o por coinfección de S. aureus y S. pyogenes. El impétigo suele diagnosticarse mediante la observación de su aspecto característico, aunque también se pueden utilizar pruebas de cultivo y susceptibilidad.

    El tratamiento antibiótico tópico u oral suele ser efectivo en el tratamiento de la mayoría de los casos de impétigo. Sin embargo, los casos causados por S. pyogenes pueden llevar a secuelas graves (afecciones patológicas resultantes de infección, enfermedad, lesión, terapia u otro trauma) como la glomerulonefritis aguda (AGN), que es una inflamación severa en los riñones.

    Bultos rojos en la región superior de la boca.
    Figura\(\PageIndex{4}\): El impétigo se caracteriza por vesículas, pústulas o bullas que se desgarran, produciendo llagas incrustadas. (crédito: modificación del trabajo por parte de la FDA)

    Infecciones nosocomiales por S. epidermidis

    Aunque no tan virulento como S. aureus, el estafilococo S. epidermidis puede causar infecciones oportunistas graves. Tales infecciones suelen ocurrir solo en entornos hospitalarios. S. epidermidis suele ser un residente inofensivo de la microbiota cutánea normal. Sin embargo, los trabajadores de la salud pueden transferir inadvertidamente S. epidermidis a dispositivos médicos que se insertan en el cuerpo, como catéteres, prótesis y dispositivos médicos internos. Una vez que ha pasado por alto la barrera cutánea, S. epidermidis puede causar infecciones dentro del cuerpo que pueden ser difíciles de tratar. Al igual que S. aureus, S. epidermidis es resistente a muchos antibióticos, y las infecciones localizadas pueden volverse sistémicas si no se tratan rápidamente. Para reducir el riesgo de S. epidermidis nosocomial (hospital-adquirida), los trabajadores de la salud deben seguir procedimientos estrictos para manipular y esterilizar dispositivos médicos antes y durante los procedimientos quirúrgicos.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    ¿Por qué las infecciones por Staphylococcus aureus suelen ser purulentas

    Infecciones Estreptocócicas de la Piel

    Los estreptococos son cocos grampositivos con una morfología microscópica que se asemeja a cadenas de bacterias. Las colonias son típicamente pequeñas (1—2 mm de diámetro), translúcidas, de borde completo, con una elevación ligeramente elevada que puede ser no hemolítica, alfa-hemolítica o beta-hemolítica cuando se cultivan en agar sangre (Figura\(\PageIndex{5}\)). Adicionalmente, son anaerobios facultativos que son catalasa-negativos.

    Se muestra una micrografía de Streptococcus pyogenes.
    Figura\(\PageIndex{5}\): Streptococcus pyogenes forma cadenas de cocos. (crédito: modificación del trabajo por parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)

    El género Streptococcus incluye importantes patógenos que se clasifican en grupos serológicos de Lancefield en función de las características distintivas de sus carbohidratos superficiales. La especie estreptocócica más importante clínicamente en humanos es S. pyogenes, también conocida como estreptococos del grupo A (GAS). S. pyogenes produce una variedad de enzimas extracelulares, incluyendo estreptolisinas O y S, hialuronidasa y estreptoquinasa. Estas enzimas pueden ayudar en la transmisión y contribuir a la respuesta inflamatoria. 1 S. pyogenes también produce una cápsula y una proteína M, una proteína estreptocócica de la pared celular. Estos factores de virulencia ayudan a las bacterias a evitar la fagocitosis a la vez que provocan una respuesta inmune sustancial que contribuye a los síntomas asociados a las infecciones estreptocócicas.

    S. pyogenes causa una amplia variedad de enfermedades no sólo en la piel, sino también en otros sistemas de órganos. Ejemplos de enfermedades en otras partes del cuerpo incluyen la faringitis y la escarlatina, que se tratarán en capítulos posteriores.

    Celulitis, Erisipela y Eritema Nosodum

    Las afecciones estreptocócicas comunes de la piel incluyen celulitis, erisipela y eritema nudoso. Una infección que se desarrolla en la dermis o hipodermis puede ocasionar celulitis, la cual se presenta como una zona enrojecida de la piel que es cálida al tacto y dolorosa. El agente causal suele ser S. pyogenes, que puede romper la epidermis a través de un corte o abrasión, aunque la celulitis también puede ser causada por estafilococos. S. pyogenes también puede causar erisipela, una afección que se presenta como un gran parche de piel intensamente inflamado que involucra la dermis (a menudo en las piernas o la cara). Estas infecciones pueden ser supurativas, lo que resulta en una forma ampollosa de erisipela. Los estreptocócicos y otros patógenos también pueden causar una afección llamada eritema nudoso, caracterizada por inflamación en las células grasas subcutáneas de la hipodermis. A veces resulta de una infección estreptocócica, aunque otros patógenos también pueden causar la afección. No es supurativo, sino que conduce a nódulos rojos en la piel, con mayor frecuencia en las espinillas (Figura\(\PageIndex{6}\)).

    En general, las infecciones estreptocócicas se tratan mejor a través de la identificación del patógeno específico seguido de un tratamiento basado en la susceptibilidad de ese patógeno particular a diferentes antibióticos. Muchas pruebas inmunológicas, incluyendo reacciones de aglutinación y ELISAs, se pueden utilizar para detectar estreptococos. La penicilina se prescribe comúnmente para el tratamiento de la celulitis y erisipela porque la resistencia no está muy extendida en los estreptococos en este momento. En la mayoría de los pacientes, el eritema nudoso es autolimitante y no se trata con medicamentos antimicrobianos. Los tratamientos recomendados pueden incluir antiinflamatorios no esteroideos (AINE), compresas frías y húmedas, elevación y reposo en cama.

    a) una erupción roja. B) regiones hinchadas y rojas en las mejillas y la nariz. C) bultos rojos en la piel.
    Figura\(\PageIndex{6}\): S. pyogenes puede causar una variedad de afecciones cutáneas una vez que rompe la barrera cutánea a través de un corte o herida. a) La celulitis se presenta como una erupción dolorosa y roja. b) La erisipela se presenta como un sarpullido elevado, generalmente con bordes claros. c) El eritema nudoso se caracteriza por bultos o nódulos rojos, típicamente en la parte inferior de las piernas. (crédito a: modificación de obra por “Bassukas ID, Gaitanis G, Zioga A, Boboyianni C, Stergiopoulou C; crédito b: modificación de obra por parte de Centros para el Control y Prevención de Enfermedades; crédito c: modificación de obra por Dean C, Crow WT)

    Fascitis Necrotizante

    Las infecciones estreptocócicas que comienzan en la piel a veces pueden propagarse a otros lugares, lo que resulta en una afección rara pero potencialmente mortal llamada fascitis necrotizante, a veces conocida como síndrome bacteriano carnívoro. S. pyogenes es una de varias especies que pueden causar esta afección rara pero potencialmente mortal; otras incluyen Klebsiella, Clostridium, Escherichia coli, S. aureus y Aeromonas hydrophila.

    La fascitis necrotizante ocurre cuando la fascia, una fina capa de tejido conectivo entre la piel y el músculo, se infecta. La fascitis necrotizante invasiva grave por Streptococcus pyogenes ocurre cuando los factores de virulencia responsables de la adhesión e invasión superan las defensas del huésped. Las invasinas de S. pyogenes permiten que las células bacterianas se adhieran a los tejidos y establezcan infección. Las proteasas bacterianas únicas de S. pyogenes se infiltran agresivamente y destruyen los tejidos del huésped, inactivan el complemento y previenen la migración de neutrófilos al sitio de infección. La infección y la muerte tisular resultante pueden propagarse muy rápidamente, ya que grandes áreas de la piel se desprenden y mueren. El tratamiento generalmente requiere desbridamiento (extirpación quirúrgica de tejido muerto o infectado) o amputación de extremidades infectadas para detener la propagación de la infección; el tratamiento quirúrgico se complementa con antibióticos intravenosos y otras terapias (Figura\(\PageIndex{7}\)).

    La fascitis necrotizante no siempre se origina a partir de una infección cutánea; en algunos casos no existe un portal de entrada conocido. Algunos estudios han sugerido que experimentar un trauma contundente puede aumentar el riesgo de desarrollar fascitis necrosante estreptocócica. 2

    a) Piel con grandes regiones negras, grises y rojas. b) Piel cortada en cirugía.
    Figura\(\PageIndex{7}\): (a) La pierna izquierda de este paciente muestra las características clínicas de la fascitis necrotizante. b) Se desbrida quirúrgicamente la pierna del mismo paciente para extirpar la infección. (crédito a, b: modificación de obra de Piotr Smuszkiewicz, Iwona Trojanowska y Hanna Tomczak)

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    ¿Cómo difieren las infecciones estafilocócicas en su presentación general de las infecciones estreptocócicas?

    Enfoque Clínico: Parte 2

    Al observar que la herida de Sam es purulenta, el médico le dice que probablemente tenga una infección bacteriana. Toma una muestra de la lesión para enviarla a análisis de laboratorio, pero debido a que es viernes, no espera recibir los resultados hasta el lunes siguiente. Mientras tanto, le receta una pomada antibiótica tópica de venta libre. Ella le dice a Sam que mantenga limpia la herida y aplique un nuevo vendaje con la pomada al menos dos veces al día.

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    1. ¿Cómo determinaría el técnico de laboratorio si la infección es estafilocócica o estreptocócica? Sugerir varios métodos específicos.
    2. ¿Qué pruebas podría realizar el laboratorio para determinar el mejor curso de tratamiento antibiótico?

    Infecciones por Pseudomonas de la Piel

    Otro patógeno importante de la piel es Pseudomonas aeruginosa, un bacilo aeróbico gramnegativo, positivo para oxidasa que se encuentra comúnmente en el agua y el suelo, así como en la piel humana. P. aeruginosa es una causa común de infecciones oportunistas de heridas y quemaduras. También puede causar sarpullido en la bañera de hidromasaje, una afección caracterizada por foliculitis que frecuentemente aflige a los usuarios de piscinas y jacuzzis (recuérdese el caso Clinical Focus en Bioquímica Microbiana). P. aeruginosa también es la causa de otitis externa (oído de nadador), una infección del canal auditivo que causa picor, enrojecimiento e incomodidad, y puede progresar a fiebre, dolor e hinchazón (Figura\(\PageIndex{8}\)).

    a) foto de acné b) foto de oreja hinchada.
    Figura\(\PageIndex{8}\): a) La foliculitis en la bañera de hidromasaje se presenta como erupción roja con comezón. Por lo general, es causada por P. aeruginosa, una bacteria que prospera en ambientes húmedos y cálidos como los jacuzzis. (b) La otitis externa (oído de nadador) también puede ser causada por P. aeruginosa u otras bacterias que se encuentran comúnmente en el agua. La inflamación del oído externo y del canal auditivo puede provocar hinchazón dolorosa. (crédito b: modificación de obra de Klaus D. Peter)

    Las heridas infectadas con P. aeruginosa tienen un olor distintivo que se asemeja a la soda de uva o a las tortillas de maíz fresco. Este olor es causado por la 2-aminoacetofenona que es utilizada por P. aeruginosa en la detección de quórum y contribuye a su patogenicidad. Las heridas infectadas con ciertas cepas de P. aeruginosa también producen un pus azul-verde debido a los pigmentos piocianina y pioverdina, que también contribuyen a su virulencia. La piocianina y la pioverdina son sideróforos que ayudan a P. aeruginosa a sobrevivir en ambientes bajos en hierro al mejorar la absorción de hierro. P. aeruginosa también produce varios otros factores de virulencia, incluyendo fosfolipasa C (una hemolisina capaz de descomponer los glóbulos rojos), exoenzima S (implicada en la adherencia a las células epiteliales) y exotoxina A (capaz de causar necrosis tisular). Otros factores de virulencia incluyen un limo que permite que la bacteria evite ser fagocitada, fimbrias para la adherencia y proteasas que causan daño tisular. P. aeruginosa puede detectarse mediante el uso de agar cetrimida, el cual es selectivo para especies de Pseudomonas (Figura\(\PageIndex{9}\)).

    a) Una placa roja con colonias blancas. B) Una placa transparente con colonias verdes; el verde se extiende más allá de la colonia. C) una placa oscura con colonias resplandecientes.
    Figura\(\PageIndex{9}\): (a) Estas colonias de P. aeruginosa están creciendo sobre agar xilosa lisina desoxicolato sódico (XLD). (b) Pseudomonas spp. puede producir una variedad de pigmentos azul-verdosos. (c) Pseudomonas spp. puede producir fluoresceína, la cual fluoresce verde bajo luz ultravioleta en las condiciones adecuadas. (crédito a: modificación del trabajo por parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)

    Las Pseudomonas spp. tienden a ser resistentes a la mayoría de los antibióticos. A menudo producen β-lactamasas, pueden tener mutaciones que afectan a las porinas (pequeños canales de la pared celular) que afectan la captación de antibióticos, y pueden bombear algunos antibióticos fuera de la célula, contribuyendo a esta resistencia. La polimixina B y la gentamicina son eficaces, al igual que algunas fluoroquinolonas. La otitis externa generalmente se trata con gotas para los oídos que contienen ácido acético, antibacterianos y/o esteroides para reducir la inflamación; las gotas para los oídos también pueden incluir antifúngicos porque los hongos a veces pueden causar o contribuir a la otitis externa. Las infecciones de heridas causadas por Pseudomonas spp. pueden tratarse con antibióticos tópicos que interrumpen la formación de biopelículas.

    Ejercicio\(\PageIndex{4}\)

    Nombra al menos dos tipos de infecciones cutáneas comúnmente causadas por Pseudomonas spp.

    Acné

    Uno de los padecimientos más ubicuos de la piel es el acné. El acné afecta a casi el 80% de los adolescentes y adultos jóvenes, pero se puede encontrar en individuos de todas las edades. La mayor incidencia entre los adolescentes se debe a cambios hormonales que pueden resultar en una sobreproducción de sebo.

    El acné ocurre cuando los folículos pilosos se obstruyen por las células cutáneas desprendidas y el sebo, causando lesiones no inflamatorias llamadas comedones. Los comedones (singular “comedo”) pueden tomar la forma de espinillas blancas y espinillas negras. Las espinillas blancas están cubiertas por la piel, mientras que las espinillas negras no lo están; el color negro ocurre cuando los lípidos en el folículo obstruido se exponen al aire y se oxidan (Figura\(\PageIndex{10}\)).

    a) diagrama de formación de puntos negros. Un poro normal en la piel se llena de material formando una mancha blanca. El material más oscuro forma una espinilla. B) puntos negros en una nariz.
    Figura\(\PageIndex{10}\): (a) El acné se caracteriza por comedones de puntos blancos y puntos negros que resultan de folículos pilosos obstruidos. (b) Los puntos negros, visibles como manchas negras en la piel, tienen un aspecto oscuro debido a la oxidación de los lípidos en el sebo a través de la exposición al aire. (crédito a: modificación de obra de Bruce Blaus)

    A menudo, los comedones conducen a la infección por Propionibacterium acnes, un bacilo anaeróbico aerotolerante grampositivo que no forma esporas que se encuentra en la piel que consume componentes de sebo. P. acnes secreta enzimas que dañan el folículo piloso, provocando lesiones inflamatorias que pueden incluir pápulas, pústulas, nódulos o pseudoquistes, dependiendo de su tamaño y gravedad.

    El tratamiento del acné depende de la gravedad del caso. Existen múltiples formas de clasificar la gravedad del acné, pero generalmente se consideran tres niveles en función del número de comedones, el número de lesiones inflamatorias y los tipos de lesiones. El acné leve se trata con agentes tópicos que pueden incluir ácido salicílico (que ayuda a eliminar las células viejas de la piel) o retinoides (que tienen múltiples mecanismos, incluida la reducción de la inflamación). El acné moderado puede tratarse con antibióticos (eritromicina, clindamicina), cremas para el acné (p. ej., peróxido de benzoilo) y hormonas. El acné severo puede requerir tratamiento usando medicamentos fuertes como la isotretinoína (un retinoide que reduce la acumulación de aceite, entre otros efectos, pero que también tiene efectos secundarios graves como la fotosensibilidad). Otros tratamientos, como la fototerapia y la terapia con láser para matar bacterias y posiblemente reducir la producción de petróleo, también se utilizan a veces.

    Ejercicio\(\PageIndex{5}\)

    ¿Cuál es el papel de Propionibacterium acnes en la causa del acné?

    Foco Clínico: Resolución

    Sam usa el antibiótico tópico durante el fin de semana para tratar su herida, pero no ve ninguna mejoría. El lunes, el médico llama para informarle que los resultados de sus pruebas de laboratorio están en. Las pruebas muestran evidencia de Staphylococcus y Streptococcus en su herida. Las especies bacterianas se confirmaron mediante varias pruebas. Una prueba de aglutinación pasiva confirmó la presencia de S. aureus. En este tipo de pruebas, las perlas de látex con anticuerpos provocan aglutinación cuando está presente S. aureus. Streptococcus pyogenes se confirmó en la herida con base en la susceptibilidad a la bacitracina (0.04 unidades) así como pruebas de aglutinación de látex específicas para S. pyogenes.

    Debido a que muchas cepas de S. aureus son resistentes a los antibióticos, el médico también había solicitado una prueba de susceptibilidad antimicrobiana (AST) al mismo tiempo que el espécimen fue enviado para su identificación. Los resultados de la AST indicaron no farmacorresistencia para Streptococcus spp.; los Staphylococcus spp. mostraron resistencia a varios antibióticos comunes, pero fueron susceptibles a cefoxitina y oxacilina. Una vez que Sam comenzó a usar estos nuevos antibióticos, la infección se resolvió en una semana y la lesión sanó.

    Ántrax

    La enfermedad zoonótica del ántrax es causada por Bacillus anthracis, un anaerobio grampositivo, formador de endosporas y facultativo. El ántrax afecta principalmente a animales como ovejas, cabras, bovinos y venados, pero también se puede encontrar en humanos. A veces llamada enfermedad del clasificador de lana, a menudo se transmite a los humanos a través del contacto con animales infectados o productos animales, como la lana o los cueros. Sin embargo, la exposición a B. anthracis puede ocurrir por otros medios, ya que las endosporas están muy extendidas en los suelos y pueden sobrevivir por largos periodos de tiempo, a veces por cientos de años.

    La gran mayoría de los casos de ántrax (95— 99%) ocurren cuando las endosporas de ántrax ingresan al cuerpo a través de abrasiones de la piel. 3 Esta forma de la enfermedad se llama ántrax cutáneo. Se caracteriza por la formación de un nódulo en la piel; las células dentro del nódulo mueren, formando una escara negra, una masa de tejido cutáneo muerto (Figura\(\PageIndex{11}\)). La infección localizada eventualmente puede conducir a bacteriemia y septicemia. Si no se trata, el ántrax cutáneo puede causar la muerte en 20% de los pacientes. 4 Una vez en los tejidos de la piel, las endosporas de B. anthracis germinan y producen una cápsula, lo que evita que la bacteria sea fagocitada, y dos exotoxinas binarias que causan edema y daño tisular. La primera de las dos exotoxinas consiste en una combinación de antígeno protector (PA) y un factor letal enzimático (LF), formando toxina letal (LetX). El segundo consiste en antígeno protector (PA) y un factor de edema (EF), formando toxina edema (EdTx).

    a) Un nódulo negro sobre la piel. b) Una placa roja con colonias grises.
    Figura\(\PageIndex{11}\): (a) El ántrax cutáneo es una infección de la piel por B. anthracis, que produce exotoxinas dañinas a los tejidos. Los tejidos muertos que se acumulan en este nódulo han producido una pequeña escara negra. b) Colonias de B. anthracis cultivadas en agar sangre de oveja. (crédito a, b: modificación del trabajo por parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)

    Con menor frecuencia, las infecciones por ántrax pueden iniciarse a través de otros portales de entrada como el tracto digestivo (ántrax gastrointestinal) o el tracto respiratorio (ántrax pulmonar o ántrax por inhalación). Por lo general, los casos de ántrax no cutáneo son más difíciles de tratar que la forma cutánea. La tasa de mortalidad por ántrax gastrointestinal puede ser de hasta 40%, incluso con tratamiento. El ántrax por inhalación, que ocurre cuando se inhalan esporas de ántrax, inicialmente causa síntomas similares a la influenza, pero las tasas de mortalidad son aproximadamente 45% en los individuos tratados y 85% en los no tratados. Una forma relativamente nueva de la enfermedad, el ántrax inyectable, se ha reportado en Europa en usuarios de drogas intravenosas; ocurre cuando las drogas están contaminadas con B. anthracis. Los pacientes con ántrax inyectable presentan signos y síntomas de infección grave de tejidos blandos que difieren clínicamente de ántrax cutáneo. Esto a menudo retrasa el diagnóstico y el tratamiento, y conduce a una alta tasa de mortalidad. 5

    Las colonias de B. anthracis sobre agar sanguíneo tienen una textura rugosa y bordes dentados que eventualmente forman una banda ondulada (Figura\(\PageIndex{11}\)). Los antibióticos de amplio espectro como la penicilina, la eritromicina y la tetraciclina suelen ser tratamientos efectivos.

    Desafortunadamente, B. anthracis ha sido utilizado como arma biológica y permanece en la lista de posibles agentes del bioterrorismo de Naciones Unidas. 6 En un periodo de varios meses en 2001, se enviaron varias cartas por correo a miembros de los medios de comunicación y al Congreso de los Estados Unidos. Como resultado, 11 individuos desarrollaron ántrax cutáneo y otros 11 desarrollaron ántrax por inhalación. Entre los infectados se encontraban los destinatarios de las cartas, los trabajadores postales y otros dos individuos. Cinco de los infectados con ántrax pulmonar murieron. Las esporas de ántrax habían sido cuidadosamente preparadas para aerosolizar, demostrando que el perpetrador tenía un alto nivel de experiencia en microbiología. 7

    Se dispone de una vacuna para proteger a las personas del ántrax. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de las vacunas de rutina, la actual vacuna contra el ántrax es única tanto en su formulación como en los protocolos que dictan quién la 8 La vacuna se administra a través de cinco inyecciones intramusculares durante un periodo de 18 meses, seguidas de refuerzos anuales. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) solo ha aprobado la administración de la vacuna antes de la exposición para adultos en riesgo, como las personas que trabajan con ántrax en un laboratorio, algunas personas que manejan animales o productos animales (por ejemplo, algunos veterinarios) y algunos miembros de los Estados Unidos militares. La vacuna protege contra el ántrax cutáneo e inhalado utilizando filtrados libres de células de cultivos microaerofílicos de una cepa avirulenta y no encapsulada de B. anthracis. 9 La FDA no ha aprobado la vacuna para su uso rutinario después de la exposición al ántrax, pero si alguna vez hubo una emergencia de ántrax en Estados Unidos, los pacientes podrían recibir la vacuna contra el ántrax después de la exposición para ayudar a prevenir enfermedades.

    Ejercicio\(\PageIndex{6}\)

    ¿Cuál es el rasgo característico de una infección cutánea por ántrax?

    Infecciones Bacterianas de la Piel

    Las infecciones bacterianas de la piel pueden causar una amplia gama de síntomas y síndromes, que van desde las superficiales y relativamente inofensivas hasta las graves e incluso fatales. La mayoría de las infecciones bacterianas de la piel se pueden diagnosticar cultivando las bacterias y tratadas con antibióticos. Las pruebas de susceptibilidad antimicrobiana también suelen ser necesarias porque muchas cepas de bacterias han desarrollado resistencia a los antibióticos. La figura\(\PageIndex{12}\) resume las características de algunas infecciones cutáneas bacterianas comunes.

    Cuadro titulado: Infecciones Bacterianas de la Piel. Columnas: Enfermedad, Patógeno, Signos y Síntomas, Transmisión y Medicamentos Antimicrobianos. Acné, Propionibacterium acnes, Comedones (puntos blancos, puntos negros); pápulas, pústulas, nódulos, o pseudoquistes, No transmisibles; los poros obstruidos se infectan por microbiota cutánea normal (P. acnes), Eritromicina, clindamicina. Ántrax (cutáneo), Bacillus anthracis, Escara en el sitio de infección; puede provocar septicemia y puede ser fatal, Entrada de endosporas de B. anthracis por corte o abrasión, Penicilina, eritromicina, o tetraciclina. Celulitis, Streptococcus pyogenes, Inflamación localizada de dermis e hipodermis; piel roja, cálida y dolorosa al tacto, Entrada de S. pyogenes por corte o abrasión, Antibióticos orales o intravenosos (e.g., penicilina). Erisipela, S. pyogenes, Inflamación, parche de piel inflamado, a menudo en la cara; puede ser supurativo, Entrada de S. pyogenes por corte o abrasión, Antibióticos orales o intravenosos (e.g., penicilina). Eritema nudoso, S. pyogenes, Nódulos rojos pequeños, a menudo en las espinillas, Asociado a otra infección estreptocócica, Ninguno o fármacos antiinflamatorios para casos severos. Impétigo, Staphylococcus aureus, S. pyogenes, Vesículas, pústulas, y en ocasiones bullas alrededor de nariz y boca, Altamente contagioso, especialmente vía contacto Antibióticos tópicos u orales. Fascitis necrotizante, S. pyogenes, Klebsiella, Clostridium, otros, Infección de la fascia y muerte tisular de rápida propagación; puede llevar a choque séptico y muerte, Entrada de bacterias por corte o abrasión, Antibióticos intravenosos de amplio espectro. Otitis externa, Pseudomonas aeruginosa, Picazón, enrojecimiento, molestias del canal auditivo, progresando a fiebre, dolor, hinchazón, P. aeruginosa ingresa al canal auditivo vía alberca u otra agua, Gotas ácidas para los oídos con antibióticos, antifúngicos, esteroides. Síndrome de piel escaldada estafilocócica (SSSS), S. aureus, Eritema y descamación severa de la piel Infección de piel y membranas mucosas, especialmente en niños, Antibióticos intravenosos, terapia de fluidos. Infecciones de heridas, P. aeruginosa, otras, Formación de biopelícula en o sobre herida. Exposición de la herida a microbios en el ambiente; mala higiene de la herida, Polimixina B, gentamicina, fluoroquinolonas, agentes tópicos antibiopelículas.
    Figura\(\PageIndex{12}\): Infecciones bacterianas de la piel

    Conjuntivitis Bacteriana

    Al igual que la piel, la superficie del ojo entra en contacto con el mundo exterior y es algo propensa a la infección por bacterias en el ambiente. La conjuntivitis bacteriana (conjuntivitis) es una afección caracterizada por inflamación de la conjuntiva, a menudo acompañada de una descarga de líquido pegajoso (descrito como conjuntivitis purulenta aguda) (Figura\(\PageIndex{13}\)). La conjuntivitis puede afectar a un ojo o a ambos, y por lo general no afecta la visión de forma permanente. La conjuntivitis bacteriana es más comúnmente causada por Haemophilus influenzae, pero también puede ser causada por otras especies como Moraxella catarrhalis, S. pneumoniae y S. aureus. El agente causal puede identificarse mediante cultivos bacterianos, tinción de Gram y pruebas diagnósticas bioquímicas, antigénicas o de perfil de ácido nucleico del patógeno aislado. La conjuntivitis bacteriana es muy contagiosa, transmitiéndose a través de secreciones de individuos infectados, pero también es autolimitante. La conjuntivitis bacteriana suele resolverse en pocos días, pero a veces se recetan antibióticos tópicos. Debido a que este padecimiento es tan contagioso, se recomienda la atención médica siempre que se sospeche. Las personas que usan lentes de contacto deben interrumpir su uso cuando se sospeche conjuntivitis. Ciertos síntomas, como visión borrosa, dolor ocular y sensibilidad a la luz, pueden estar asociados con afecciones graves y requieren atención médica.

    Ojo con secreción amarilla.
    Figura\(\PageIndex{13}\): La conjuntivitis aguda, purulenta y bacteriana provoca hinchazón y enrojecimiento en la conjuntiva, la membrana que recubre la parte blanca de los ojos y los párpados internos. A menudo va acompañada de una descarga amarilla, verde o blanca, que puede secarse y quedar incrustada en las pestañas. (crédito: “Tanalai” /Wikimedia Commons)

    Conjuntivitis Neonatal

    Los recién nacidos cuyas madres tienen ciertas infecciones de transmisión sexual corren el riesgo de contraer oftalmia neonatoria o conjuntivitis de inclusión, que son dos formas de conjuntivitis neonatal contraídas por exposición a patógenos durante el paso por el canal de parto. La oftalmia gonocócica neonatal es causada por Neisseria gonorrhoeae, la bacteria que causa la gonorrea de ETS (Figura\(\PageIndex{14}\)). La conjuntivitis de inclusión (clamidia) es causada por Chlamydia trachomatis, el parásito anaerobio, obligado e intracelular que causa la ETS clamidia.

    Para prevenir la oftalmia gonoccocal neonatorum, los ungüentos de nitrato de plata alguna vez se aplicaron rutinariamente en los ojos de todos los bebés poco después del nacimiento; sin embargo, ahora es más común aplicar cremas o gotas antibacterianas, como la eritromicina. La mayoría de los hospitales están obligados por ley a brindar este tratamiento preventivo a todos los infantes, ya que la conjuntivitis causada por N. gonorrhoeae, C. trachomatis u otras bacterias adquiridas durante un parto vaginal puede tener complicaciones graves. Si no se trata, la infección puede extenderse a la córnea, resultando en ulceración o perforación que puede causar pérdida de visión o incluso ceguera permanente. Como tal, la conjuntivitis neonatal se trata agresivamente con antibióticos orales o intravenosos para detener la propagación de la infección. Los agentes causantes de la conjuntivitis de inclusión pueden identificarse mediante cultivos bacterianos, tinción de Gram y pruebas diagnósticas bioquímicas, antigénicas o de perfil de ácido nucleico.

    Ojos hinchados con secreción.
    Figura\(\PageIndex{14}\): Recién nacido que padece neonato de optalmia gonoccocal. Si no se trata, la secreción purulenta puede cicatrizar la córnea, provocando pérdida de visión o ceguera permanente. (crédito: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)

    Ejercicio\(\PageIndex{7}\)

    Compara y contrasta la conjuntivitis bacteriana con la conjuntivitis neonatal.

    Tracoma

    El tracoma, o conjuntivitis granular, es una causa común de ceguera prevenible que es poco frecuente en Estados Unidos pero muy extendida en países en desarrollo, especialmente en África y Asia. El padecimiento es causado por la misma especie que causa conjuntivitis de inclusión neonatal en lactantes, Chlamydia trachomatis. C. trachomatis puede transmitirse fácilmente a través de fomites como toallas contaminadas, ropa de cama y ropa y también por contacto directo con individuos infectados. C. trachomatis también puede ser propagada por moscas que transfieren mucosas infectadas que contienen C. trachomatis de un ser humano a otro.

    La infección por C. trachomatis causa conjuntivitis crónica, lo que lleva a la formación de folículos necróticos y cicatrización en el párpado superior. Las cicatrices giran las pestañas hacia adentro (una condición conocida como triquiasis) y la abrasión mecánica de la córnea conduce a la ceguera (Figura\(\PageIndex{15}\)). Los antibióticos como la azitromicina son efectivos en el tratamiento del tracoma, y los resultados son buenos cuando la enfermedad se trata con prontitud. En áreas donde esta enfermedad es común, grandes esfuerzos de salud pública se enfocan en reducir la transmisión enseñando a las personas cómo evitar los riesgos de la infección.

    a) ojo con párpados girados. B) foto de cirugía ocular.
    Figura\(\PageIndex{15}\): (a) Si el tracoma no se trata temprano con antibióticos, la cicatrización en el párpado puede provocar triquiasis, condición en la que las pestañas se vuelven hacia adentro. b) La triquiasis conduce a ceguera si no se corrige mediante cirugía, como se muestra aquí. (crédito b: modificación de obra de Otis Archivos Históricos Museo Nacional de Salud y Medicina)

    Ejercicio\(\PageIndex{8}\)

    ¿Por qué el tracoma es raro en Estados Unidos?

    Erradicación segura del tracoma

    Aunque es poco común en Estados Unidos y otros países desarrollados, el tracoma es la principal causa de ceguera prevenible en todo el mundo, con más de 4 millones de personas en riesgo inmediato de ceguera por triquiasis. La gran mayoría de los afectados por tracoma vive en África y Oriente Medio en comunidades rurales aisladas o desérticas con acceso limitado a agua potable y saneamiento. Estas condiciones proporcionan un ambiente propicio para el crecimiento y propagación de Chlamydia trachomatis, la bacteria que causa el tracoma, a través de aguas residuales y moscas buscadores de ojos.

    Ante esta crisis, en los últimos años se han visto importantes esfuerzos de salud pública dirigidos a tratar y prevenir el tracoma. La Alianza para la Eliminación Global del Tracoma para 2020 (GET 2020), coordinada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), promueve una iniciativa denominada “SAFE”, que significa “Cirugía, Antibióticos, Limpieza Facial y Mejora Ambiental”. El Centro Carter, una organización caritativa y no gubernamental encabezada por el expresidente estadounidense Jimmy Carter, se ha asociado con la OMS para promover la iniciativa SAFE en seis de las naciones de África con mayor impacto crítico. A través de su Programa de Control de Tracoma, el Centro Carter capacita y equipa a los cirujanos locales para corregir la triquiasis y distribuye antibióticos para tratar el tracoma. El programa también promueve una mejor higiene personal a través de la educación para la salud y mejora el saneamiento financiando la construcción de letrinas domésticas. Esto reduce la prevalencia de aguas negras abiertas, lo que proporciona caldo de cultivo para las moscas que propagan el tracoma.

    Queratitis Bacteriana

    La queratitis puede tener muchas causas, pero la queratitis bacteriana es causada con mayor frecuencia por Staphylococcus epidermidis y/o Pseudomonas aeruginosa. Los usuarios de lentes de contacto están particularmente en riesgo de contraer dicha infección porque S. epidermidis y P. aeruginosa se adhieren bien a la superficie de las lentes. El riesgo de infección se puede reducir en gran medida mediante el cuidado adecuado de las lentes de contacto y evitando usar lentes durante la noche. Debido a que la infección puede conducir rápidamente a la ceguera, es importante el tratamiento rápido y agresivo con antibióticos. El agente causal puede identificarse mediante cultivos bacterianos, tinción de Gram y pruebas diagnósticas bioquímicas, antigénicas o de perfil de ácido nucleico del patógeno aislado.

    Ejercicio\(\PageIndex{9}\)

    ¿Por qué los usuarios de lentes de contacto tienen un mayor riesgo de desarrollar queratitis?

    Biofilms e Infecciones de la Piel y Ojos

    Al tratar infecciones bacterianas de la piel y los ojos, es importante considerar que pocas infecciones de este tipo pueden atribuirse a un solo patógeno. Si bien las biopelículas pueden desarrollarse en otras partes del cuerpo, son especialmente relevantes para las infecciones cutáneas (como las causadas por S. aureus o P. aeruginosa) debido a su prevalencia en heridas crónicas de la piel. Las biopelículas se desarrollan cuando las bacterias (y a veces los hongos) se unen a una superficie y producen sustancias poliméricas extracelulares (EPS) en las que pueden incrustarse células de múltiples organismos. Cuando se desarrolla una biopelícula en una herida, puede interferir con el proceso de curación natural, así como con el diagnóstico y tratamiento.

    Debido a que las biopelículas varían en composición y son difíciles de replicar en el laboratorio, todavía no se entienden a fondo. La matriz extracelular de una biopelícula consiste en polímeros como polisacáridos, ADN extracelular, proteínas y lípidos, pero la composición exacta varía. Los organismos que viven dentro de la matriz extracelular pueden incluir patógenos familiares así como otras bacterias que no crecen bien en cultivos (como numerosos anaerobios obligados). Esto presenta desafíos al cultivar muestras de infecciones que involucran una biopelícula. Debido a que solo algunas especies crecen in vitro, el cultivo puede contener solo un subconjunto de las especies bacterianas involucradas en la infección.

    Las biopelículas confieren muchas ventajas a las bacterias residentes. Por ejemplo, las biopelículas pueden facilitar la unión a superficies sobre o en el organismo huésped (como heridas), inhibir la fagocitosis, prevenir la invasión de neutrófilos y secuestrar anticuerpos del huésped. Adicionalmente, las biopelículas pueden proporcionar un nivel de resistencia a antibióticos que no se encuentra en las células aisladas y colonias que son típicas de cultivos de laboratorio. La matriz extracelular proporciona una barrera física a los antibióticos, protegiendo a las células diana de la exposición. Además, las células dentro de una biopelícula pueden diferenciarse para crear subpoblaciones de células latentes llamadas células persistentes. Las limitaciones de nutrientes dentro de una biopelícula agregan otro nivel de resistencia, ya que las respuestas al estrés pueden ralentizar el metabolismo y aumentar la resistencia a los medicamentos.

    Infecciones bacterianas de los ojos

    Una serie de bacterias son capaces de causar infección cuando se introducen en la mucosa del ojo. En general, las infecciones oculares bacterianas pueden provocar inflamación, irritación y secreción, pero varían en gravedad. Algunos suelen ser de corta duración y otros pueden volverse crónicos y provocar daño ocular permanente. La prevención requiere limitar la exposición a patógenos contagiosos. Cuando ocurren infecciones, el tratamiento inmediato con antibióticos a menudo puede limitar o prevenir el daño permanente. La figura\(\PageIndex{16}\) resume las características de algunas infecciones bacterianas comunes de los ojos.

    Cuadro titulado: Infecciones Bacterianas de los Ojos. Columnas: Enfermedad, Patógeno, Signos y Síntomas, Transmisión y Medicamentos Antimicrobianos. Conjuntivitis bacteriana aguda, Haemophilus influenza, Inflamación de la conjuntiva con secreción purulenta, Exposición a secreciones de individuos infectados, Antibióticos tópicos de amplio espectro. Queratitis bacteriana, Staphylococcus epidermidis, Pseudomonas aeruginosa, Enrojecimiento e irritación de los ojos, visión borrosa, sensibilidad a la luz; cicatrices corneales progresivas, que pueden provocar ceguera, Exposición a patógenos en lentes de contacto contaminadas, Gotas antibióticas para los ojos (por ejemplo, con fluoroquinolonas). Conjuntivitis neonatal Chlamydia trachomatis, Neisseria gonorrhoeae, Inflamación de la conjuntiva, secreción purulenta, cicatrización y perforación de córnea; puede llevar a ceguera, Neonato expuesto a patógenos en canal de parto de madre con clamidia o gonorrea Eritromicina. Tracoma (conjuntivitis granular), C. trachomatis, Conjuntivitis crónica, triquiasis, cicatrización, ceguera, Contacto con individuos infectados o fomitos contaminados; transmisión por moscas buscadores de ojos, Azitromicina.
    Figura\(\PageIndex{16}\): Infecciones bacterianas de los ojos

    Conceptos clave y resumen

    • Staphylococcus y Streptococcus causan muchos tipos diferentes de infecciones de la piel, muchas de las cuales ocurren cuando las bacterias rompen la barrera cutánea a través de un corte o herida.
    • S. aureus se asocian frecuentemente con infecciones cutáneas purulentas que se manifiestan como foliculitis, forúnculos o ántrax. S. aureus también es una de las principales causas de síndrome de piel escaldada estafilocócica (SSSS).
    • S. aureus es generalmente resistente a los medicamentos y las cepas actuales de SARM son resistentes a una amplia gama de antibióticos.
    • Las infecciones estafilocócicas adquiridas en la comunidad y hospitalarias son un problema continuo porque muchas personas son portadoras asintomáticas.
    • Los estreptococos del grupo A (GAS), S. pyogenes, suelen ser responsables de casos de celulitis, erisipela y eritema nosodum. El GAS también es una de las muchas causas posibles de fascitis necrotizante.
    • P. aeruginosa es a menudo responsable de infecciones de la piel y los ojos, incluyendo infecciones de heridas y quemaduras, sarpullido en la bañera de hidromasaje, otitis externa y queratitis bacteriana.
    • El acné es una afección cutánea común que puede volverse más inflamatoria cuando Propionibacterium acnes infecta folículos pilosos y poros obstruidos con células muertas de la piel y sebo.
    • El ántrax cutáneo ocurre cuando Bacillus anthracis rompe la barrera cutánea. La infección da como resultado una escara negra localizada en la piel. El ántrax puede ser fatal si B. anthracis se propaga al torrente sanguíneo.
    • La conjuntivitis bacteriana común a menudo es causada por Haemophilus influenzae y generalmente se resuelve por sí sola en pocos días. Las formas más graves de conjuntivitis incluyen la oftalmia gonocócica neonatal, la conjuntivitis de inclusión (clamidia) y el tracoma, todo lo cual puede provocar ceguera si no se trata.
    • La queratitis es causada frecuentemente por Staphylococcus epidermidis y/o Pseudomonas aeruginosa, especialmente entre los usuarios de lentes de contacto, y puede provocar ceguera.
    • Las biopelículas complican el tratamiento de las infecciones de heridas y ojos porque los patógenos que viven en las biopelículas pueden ser difíciles de tratar y eliminar.

    Notas al pie

    1. 1 Starr, C.R. y Engelberg N.C. “Papel de la Hialuronidasa en la Diseminación Subcutánea y Crecimiento de Streptococcus del Grupo A.” Infección e Inmunidad 2006 (7:1): 40—48. doi: 10.1128/IAI.74.1.40-48.2006.
    2. 2 Nuwayhid, Z.B., Aronoff, D.M., y Mulla, Z.D.. “Trauma contundente como factor de riesgo para la fascitis necrosante estreptocócica del grupo A”. Anales de Epidemiología (2007) 17:878 —881.
    3. 3 Shadomy, S.V., Traxler, R.M., y Marston, C.K. “Enfermedades Infecciosas Relacionadas con los Viajes: Ántrax” 2015. Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. wwwnc.cdc.gov/travel/yellowbo... viaje/ántrax. Accedido el 14 de septiembre de 2016.
    4. 4 US FDA. “Ántrax.” 2015. www.FDA.gov/biologicsBloodvac... /ucm061751.htm. Accedido el 14 de septiembre de 2016.
    5. 5 Berger, T., Kassirer, M., y Aran, A.A.. “Antrax Inyeccional—Nueva Presentación de una Antigua Enfermedad”. Euro Vigilancia 19 (2014) 32. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25139073. Accedido el 14 de septiembre de 2016.
    6. 6 Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra. “¿Qué son las armas biológicas y toxínicas?” http://www.unog.ch/80256EE600585943/...2571860035A6DB?. Accedido el 14 de septiembre de 2016.
    7. 7 Buró Federal de Investigaciones. “Casos famosos y delincuentes: Amerithrax o Anthrax Investigation.” www.fbi.gov/history/famous-c... -investigación. Accedido el 14 de septiembre de 2016.
    8. 8 Centros de Control y Prevención de Enfermedades. “Ántrax: Atención Médica: Prevención: Antibióticos.” www.cdc.gov/anthrax/medical-c... revention.html. Accedido el 14 de septiembre de 2016.
    9. 9 Biosoluciones Emergentes. Inserto de paquete de vacuna AVA (BioThrax) (Borrador). nov 2015. www.fda.gov/downloads/biologi... ductsblas/ucm0

    This page titled 21.2: Infecciones bacterianas de la piel y los ojos is shared under a CC BY 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by OpenStax via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.