Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

21.5: Infecciones por protozoos y helmínticas de los ojos

  • Page ID
    54724
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \(\newcommand{\avec}{\mathbf a}\) \(\newcommand{\bvec}{\mathbf b}\) \(\newcommand{\cvec}{\mathbf c}\) \(\newcommand{\dvec}{\mathbf d}\) \(\newcommand{\dtil}{\widetilde{\mathbf d}}\) \(\newcommand{\evec}{\mathbf e}\) \(\newcommand{\fvec}{\mathbf f}\) \(\newcommand{\nvec}{\mathbf n}\) \(\newcommand{\pvec}{\mathbf p}\) \(\newcommand{\qvec}{\mathbf q}\) \(\newcommand{\svec}{\mathbf s}\) \(\newcommand{\tvec}{\mathbf t}\) \(\newcommand{\uvec}{\mathbf u}\) \(\newcommand{\vvec}{\mathbf v}\) \(\newcommand{\wvec}{\mathbf w}\) \(\newcommand{\xvec}{\mathbf x}\) \(\newcommand{\yvec}{\mathbf y}\) \(\newcommand{\zvec}{\mathbf z}\) \(\newcommand{\rvec}{\mathbf r}\) \(\newcommand{\mvec}{\mathbf m}\) \(\newcommand{\zerovec}{\mathbf 0}\) \(\newcommand{\onevec}{\mathbf 1}\) \(\newcommand{\real}{\mathbb R}\) \(\newcommand{\twovec}[2]{\left[\begin{array}{r}#1 \\ #2 \end{array}\right]}\) \(\newcommand{\ctwovec}[2]{\left[\begin{array}{c}#1 \\ #2 \end{array}\right]}\) \(\newcommand{\threevec}[3]{\left[\begin{array}{r}#1 \\ #2 \\ #3 \end{array}\right]}\) \(\newcommand{\cthreevec}[3]{\left[\begin{array}{c}#1 \\ #2 \\ #3 \end{array}\right]}\) \(\newcommand{\fourvec}[4]{\left[\begin{array}{r}#1 \\ #2 \\ #3 \\ #4 \end{array}\right]}\) \(\newcommand{\cfourvec}[4]{\left[\begin{array}{c}#1 \\ #2 \\ #3 \\ #4 \end{array}\right]}\) \(\newcommand{\fivevec}[5]{\left[\begin{array}{r}#1 \\ #2 \\ #3 \\ #4 \\ #5 \\ \end{array}\right]}\) \(\newcommand{\cfivevec}[5]{\left[\begin{array}{c}#1 \\ #2 \\ #3 \\ #4 \\ #5 \\ \end{array}\right]}\) \(\newcommand{\mattwo}[4]{\left[\begin{array}{rr}#1 \amp #2 \\ #3 \amp #4 \\ \end{array}\right]}\) \(\newcommand{\laspan}[1]{\text{Span}\{#1\}}\) \(\newcommand{\bcal}{\cal B}\) \(\newcommand{\ccal}{\cal C}\) \(\newcommand{\scal}{\cal S}\) \(\newcommand{\wcal}{\cal W}\) \(\newcommand{\ecal}{\cal E}\) \(\newcommand{\coords}[2]{\left\{#1\right\}_{#2}}\) \(\newcommand{\gray}[1]{\color{gray}{#1}}\) \(\newcommand{\lgray}[1]{\color{lightgray}{#1}}\) \(\newcommand{\rank}{\operatorname{rank}}\) \(\newcommand{\row}{\text{Row}}\) \(\newcommand{\col}{\text{Col}}\) \(\renewcommand{\row}{\text{Row}}\) \(\newcommand{\nul}{\text{Nul}}\) \(\newcommand{\var}{\text{Var}}\) \(\newcommand{\corr}{\text{corr}}\) \(\newcommand{\len}[1]{\left|#1\right|}\) \(\newcommand{\bbar}{\overline{\bvec}}\) \(\newcommand{\bhat}{\widehat{\bvec}}\) \(\newcommand{\bperp}{\bvec^\perp}\) \(\newcommand{\xhat}{\widehat{\xvec}}\) \(\newcommand{\vhat}{\widehat{\vvec}}\) \(\newcommand{\uhat}{\widehat{\uvec}}\) \(\newcommand{\what}{\widehat{\wvec}}\) \(\newcommand{\Sighat}{\widehat{\Sigma}}\) \(\newcommand{\lt}{<}\) \(\newcommand{\gt}{>}\) \(\newcommand{\amp}{&}\) \(\definecolor{fillinmathshade}{gray}{0.9}\)

    Objetivos de aprendizaje

    • Identificar dos parásitos que comúnmente causan infecciones de la piel y los ojos
    • Identificar las principales características de enfermedades parasitarias específicas que afectan la piel y los ojos

    Muchos protozoos y helmintos parásitos utilizan la piel o los ojos como portal de entrada. Algunos pueden excavar físicamente en la piel o la mucosa del ojo; otros rompen la barrera cutánea por medio de una picadura de insecto. Aún otros aprovechan una herida para eludir la barrera cutánea e ingresar al cuerpo, al igual que otros patógenos oportunistas. Si bien muchos parásitos ingresan al cuerpo a través de la piel, en este capítulo limitaremos nuestra discusión a aquellos para los que la piel o los ojos son el sitio primario de infección. Los parásitos que ingresan a través de la piel pero que viajan a un sitio diferente de infección serán cubiertos en otros capítulos. Además, limitaremos nuestra discusión a las infecciones parasitarias microscópicas de la piel y los ojos. Parásitos macroscópicos como piojos, sarna, ácaros y garrapatas están fuera del alcance de este texto.

    Infecciones por Acanthamoeba

    Acanthamoeba es un género de amebas protozoarias de vida libre que son comunes en suelos y cuerpos de agua dulce sin cloro. (Esta es una de las razones por las que algunas piscinas son tratadas con cloro). El género contiene algunas especies parasitarias, algunas de las cuales pueden causar infecciones de los ojos, la piel y el sistema nervioso. Tales infecciones a veces pueden viajar y afectar a otros sistemas del cuerpo. Las infecciones de la piel pueden manifestarse como abscesos, úlceras y nódulos. Cuando las acantamoebas infectan el ojo, causando inflamación de la córnea, la afección se llama queratitis por Acanthamoeba. La figura\(\PageIndex{1}\) ilustra el ciclo de vida de Acanthamoeba y diversos modos de infección.

    Si bien la queratitis por Acanthamoeba es inicialmente leve, puede provocar daño corneal severo, deterioro de la visión o incluso ceguera si no se trata. Similar a las infecciones oculares que involucran P. aeruginosa, Acanthamoeba plantea un riesgo mucho mayor para los usuarios de lentes de contacto porque la ameba puede prosperar en el espacio entre las lentes de contacto y la córnea. La prevención mediante el cuidado adecuado de las lentes de contacto es importante. Las lentes siempre deben desinfectarse adecuadamente antes de su uso, y nunca deben usarse mientras nadas o usan una bañera de hidromasaje.

    Acanthamoeba también puede ingresar al cuerpo a través de otras vías, incluidas las heridas cutáneas y las vías respiratorias. Por lo general, no causa enfermedad excepto en individuos inmunodeprimidos; sin embargo, en casos raros, la infección puede propagarse al sistema nervioso, resultando en una afección generalmente mortal llamada encefalitis amebiana granulomatosa (GAE) (ver Enfermedades fúngicas y parasitarias del sistema nervioso). Las infecciones diseminadas, lesiones y queratitis por Acanthamoeba se pueden diagnosticar observando los síntomas y examinando muestras de pacientes bajo el microscopio para ver el parásito. Se pueden usar biopsias cutáneas.

    La queratitis por acantamoeba es difícil de tratar y es necesario un tratamiento inmediato para evitar que la afección progrese. El padecimiento generalmente requiere de tres a cuatro semanas de tratamiento intensivo para resolverse. Los tratamientos comunes incluyen antisépticos tópicos (por ejemplo, polihexametilenbiguanida, clorhexidina, o ambos), a veces con analgésicos o corticosteroides (aunque estos últimos son polémicos porque suprimen el sistema inmunológico, lo que puede empeorar la infección). A veces también se recetan azoles. Los casos avanzados de queratitis pueden requerir un trasplante de córnea para prevenir la ceguera.

    Ciclo vivo de Acanthamoeba. En el agua el quiste se convierte en trofozoito. Esto entonces sufre la mitosis para formar más trofozoítos. Los trofozoítos también pueden convertirse en quistes. Las amebas (quistes y trofozoítos) pueden ingresar a los humanos de diversas maneras. Las amebas pueden entrar a través del ojo, resultando en queratitis severa del ojo. Cuando las amebas ingresan a través de las fosas nasales e infectan el tracto respiratorio inferior, puede resultar en encefalitis amebiana granulomatosa (GAE) y/o enfermedad diseminada en individuos con sistemas inmunes comprometidos. Las amebas que ingresan a través de la piel ulcerada o rota pueden causar encefalitis amebiana granulomatosa (GAE), enfermedad diseminada o lesiones cutáneas en individuos con sistemas inmunes comprometidos.
    Figura\(\PageIndex{1}\): Los Acanthamoeba spp. son parásitos acuosos muy comunes en ambientes acuosos sin cloro. Como se muestra en este ciclo de vida, los quistes y trofozoítos de Acanthamoeba son ambos capaces de ingresar al cuerpo por diversas vías, provocando infecciones del ojo, piel y sistema nervioso central. (crédito: modificación del trabajo por parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)
    a) se muestra un quiste de acantamoeba. b) se muestra una micrografía de trofozoíto de acantamoeba. c) se muestra una foto de un ojo con córnea fluorescente.
    Figura\(\PageIndex{2}\): (a) Un quiste de Acanthamoeba. (b) Un trofozoito de Acanthamoeba (c) El ojo de un paciente con queratitis por Acanthamoeba. El color fluorescente, que se debe a la aplicación de fluoresceína sódica, resalta daños significativos en la córnea y vascularización de la conjuntiva circundante. (crédito a: modificación del trabajo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades; crédito b, c: modificación de obra de Jacob Lorenzo-Morales, Naveed A Kahn y Julia Walochnik)

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    ¿Cómo se adquieren las infecciones por Acanthamoeba?

    Loiasis

    El helminto Loa loa, también conocido como gusano ocular africano, es un nematodo que puede causar loiasis, una enfermedad endémica de África Occidental y Central (Figura\(\PageIndex{3}\)). La enfermedad no ocurre fuera de esa región excepto cuando es transportada por viajeros. Existe evidencia de que las diferencias genéticas individuales afectan la susceptibilidad a desarrollar loiasis después de la infección por el gusano Loa loa. Incluso en áreas en las que los gusanos Loa loa son comunes, la enfermedad generalmente se encuentra en menos del 30% de la población. 1 Se ha sugerido que los viajeros que pasan tiempo en la región pueden ser algo más susceptibles a desarrollar síntomas que la población nativa, y la presentación de la infección puede diferir. 2

    El parásito es propagado por las moscas de venado (género Chrysops), las cuales pueden ingerir las larvas de un humano infectado a través de una harina de sangre (Figura\(\PageIndex{3}\)). Cuando la mosca de ciervo muerde a otros humanos, deposita las larvas en sus corrientes sanguíneas. Después de unos cinco meses en el cuerpo humano, algunas larvas se convierten en gusanos adultos, que pueden crecer hasta varios centímetros de longitud y vivir durante años en el tejido subcutáneo del huésped.

    El nombre “gusano ocular” alude a la migración visible de gusanos a través de la conjuntiva del ojo. Los gusanos adultos viven en los tejidos subcutáneos y pueden viajar a aproximadamente 1 cm por hora. A menudo se pueden observar al migrar a través del ojo, y a veces debajo de la piel; de hecho, así es generalmente como se diagnostica la enfermedad. También es posible realizar pruebas de anticuerpos, pero la presencia de anticuerpos no necesariamente indica una infección actual; solo significa que el individuo estuvo expuesto en algún momento. Algunos pacientes son asintomáticos, pero en otros los gusanos migratorios pueden causar fiebre y áreas de inflamación alérgica conocidas como hinchazones de Calabar. Los gusanos que migran a través de la conjuntiva pueden causar dolor ocular temporal y picazón, pero generalmente no hay daño duradero en el ojo. Algunos pacientes experimentan una variedad de otros síntomas, como picazón generalizada, urticaria y dolor articular y muscular.

    Los gusanos se pueden extirpar quirúrgicamente del ojo o de la piel, pero este tratamiento sólo alivia las molestias; no cura la infección, que involucra muchos gusanos. El tratamiento preferido es la dietilcarbamazina, pero este medicamento produce efectos secundarios graves en algunos individuos, como inflamación cerebral y posible muerte en pacientes con infecciones graves. El albendazol también se usa a veces si la dietilcarbamazina no es apropiada o no tiene éxito. Si no se trata durante muchos años, la loiasis puede dañar los riñones, el corazón y los pulmones, aunque estos síntomas son raros.

    La primera parte de la imagen es una fotografía de un ojo con un gusano visible en su interior y una foto de un primer plano del gusano. La segunda imagen es una gráfica ilustrada que muestra el ciclo de vida de lao lao. La mosca (género Chrysops) toma una harina de sangre (las larvas L3 entran en la herida de la picadura). Los adultos crecen en gusanos largos en el tejido subcutáneo. Los adultos producen microfilarias enfundadas que se encuentran en el líquido espinal, la orina, el esputo, la sangre periférica y en los pulmones. Otra mosca toma una comida de sangre e ingiere microfilarias. Las microfilarias desprenden vainas, penetran en el intestino medio de la mosca y migran a los músculos torácicos. Las larvas L1 se forman y se convierten en larvas L3 que migra a la cabeza y a la probóscide de la mosca. La mosca ya está lista para infectar a otra persona
    Figura\(\PageIndex{3}\): Este gusano Loa loa, de unos 55 mm de largo, se extrajo de la conjuntiva de un paciente con loiasis. La Loa loa tiene un ciclo de vida complejo. Las moscas de venado mordedoras nativas de las selvas tropicales de África Central y Occidental transmiten las larvas entre humanos. (crédito a: modificación de obra de Eballe AO, Epée E, Koki G, Owono D, Mvogo CE, Bella AL; crédito b: modificación de obra por parte del NIAID; crédito c: modificación de trabajo por parte de Centros para el Control y Prevención de Enfermedades)

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    Describir la forma más común de diagnosticar la loiasis.

    Enlace al aprendizaje

    Vea un video de una microfilaria Loa loa en vivo bajo el microscopio.

    Infecciones Parasitarias de Piel y Ojos

    El protozoo Acanthamoeba y el helminto Loa loa son dos parásitos capaces de provocar infecciones de la piel y los ojos. La figura\(\PageIndex{4}\) resume las características de algunas infecciones fúngicas comunes de la piel.

    Cuadro titulado: Infecciones Parasitarias de Piel y Ojos. Columnas: Enfermedad, Patógeno, Signos y Síntomas, Transmisión, Medicamentos Antimicrobianos. Acanthamoeba keratis, Acanthamoeba, Inflamación y daño a la córnea; deterioro de la visión o ceguera, Exposición a patógenos en agua contaminada o en lentes de contacto, Polihexametileno biguanida, clorhexidina, azoles. Loiasis, Loa loa, Fiebre recurrente e hinchazón localizada de Calabar, picor, y dolor en la piel o en los ojos durante la migración subcutánea de gusanos, Larvas transmitidas entre humanos por vector de mosca de venado, Dietilcarbamazina, albendazol.
    Figura\(\PageIndex{4}\): Infecciones parasitarias de piel y ojos

    Conceptos clave y resumen

    El protozoo Acanthamoeba y el helminto Loa loa son dos parásitos que pueden romper la barrera cutánea, provocando infecciones de la piel y los ojos. La queratitis por acantamoeba es una infección parasitaria del ojo que a menudo resulta de una desinfección inadecuada de las lentes de contacto o de la natación mientras se usan lentes de contacto. La loiasis, o gusano ocular, es una enfermedad endémica de África que es causada por gusanos parásitos que infectan el tejido subcutáneo de la piel y los ojos. Se transmite por vectores de mosca de ciervo.

    Notas al pie

    1. 1 García, A.. et al. “Epidemiología Genética de la Microfilaremia de Predisposición del Huésped en la Loiasis Humana”. Medicina Tropical y Salud Internacional 4 (1999) 8:565 —74. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10499080. Accedido el 14 de septiembre de 2016.
    2. 2 Spinello, A., et al. “Filariasis de Loa loa importada: tres casos y una revisión de casos reportados en países no endémicos en los últimos 25 años”. Revista Internacional de Enfermedades Infecciosas 16 (2012) 9: e649—e662. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.ijid.2012.05.1023.

    This page titled 21.5: Infecciones por protozoos y helmínticas de los ojos is shared under a CC BY 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by OpenStax via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.