Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

5.5: Fracasos del mercado - externalidades

  • Page ID
    141151
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Los conceptos de excedentes de consumidor y productor que hemos desarrollado son herramientas de análisis extremadamente poderosas, pero el mundo no siempre es tan sencillo como indican los modelos simples. Por ejemplo, muchos proveedores generan contaminantes que afectan negativamente la salud de la población, o dañan el medio ambiente, o ambos. El término externalidad se utiliza para denotar tales impactos. Las externalidades impactan a individuos que no son participantes en el mercado en cuestión, y los efectos de las externalidades pueden no ser captados en el precio de mercado. Por ejemplo, las plantas generadoras de electricidad que utilizan carbón reducen la calidad del aire, lo que, a su vez, impacta negativamente a las personas que padecen asma u otras dolencias pulmonares. Si bien este es un ejemplo de externalidad negativa, las externalidades también pueden ser positivas.

    Una externalidad es un beneficio o costo que recae sobre personas distintas a las involucradas en el mercado de la actividad. Puede crear una diferencia entre los costos o valores privados y los costos o valores sociales.

    Ahora mostraremos por qué los mercados caracterizados por externalidades no son eficientes, y también mostraremos cómo estas externalidades podrían corregirse o reducirse. La esencia de una externalidad es que crea una divergencia entre costos/beneficios privados y costos/beneficios sociales. Si un productor de acero contamina el aire, y el comprador de acero paga solo los costos incurridos por el productor, entonces el comprador no está pagando el costo “social” completo del producto. El problema se ilustra en la Figura 5.5.

    Figura 5.5 Externalidades negativas e ineficiencia
    A este bien se asocia una externalidad negativa. S refleja los costos privados, mientras que S f refleja el costo social completo. El rendimiento socialmente óptimo es Q ×, no el resultado del mercado Q 0. Más allá de Q × el costo real excede el valor de la demanda; por lo tanto Q 0 no es una salida eficiente. Un impuesto que aumenta P a P × y reduce la producción es una solución a la externalidad.

    Externalidades negativas

    En la Figura 5.5, la curva de suministro S representa el costo para el proveedor, mientras que S f (el costo completo) refleja, además, el costo del mal aire para la población. Por supuesto, estamos asumiendo que este costo externo es comprobable, para poder caracterizar S f con precisión. Tenga en cuenta también que esta ilustración asume que, a medida que aumenta la potencia de salida, el costo externo por unidad aumenta, debido a que la diferencia entre las dos curvas de suministro aumenta con la salida. Esto implica que los bajos niveles de contaminación hacen menos daño por unidad: Quizás la población tenga una tolerancia natural para niveles bajos, pero niveles más altos no se pueden tolerar fácilmente y por lo tanto el costo por unidad es mayor.

    A pesar de la externalidad, aún se puede definir un nivel eficiente de producción. Se da por Q ×, no Q 0. Para ver por qué, considere el impacto de reducir la producción en una unidad desde Q 0. A Q 0 la disposición de los compradores para pagar por la unidad marginal suministrada es E 0. El costo de suministro (privado) también es E 0. Pero desde el punto de vista social hay un costo de contaminación/salud de A E 0 asociado a esa unidad de producción. El costo total, representado por S f, excede la valoración del comprador. En consecuencia, si se recorta la última unidad de producción producida, la sociedad gana por la cantidad A E 0, porque el recorte en la producción reduce el exceso del costo verdadero sobre el valor.

    Aplicando esta lógica a cada unidad de producción entre Q 0 y Q ×, es evidente que la sociedad puede incrementar su bienestar por la cantidad en dólares igual al área E × A E 0, como resultado de reducir la producción.

    A continuación, considere las consecuencias de reducir la producción más lejos de Q ×. Tenga en cuenta que aquí se está creando algo de contaminación, y los ambientalistas frecuentemente abogan por que la contaminación se reduzca a cero. Sin embargo, ¡un resultado eficiente puede no implicar un nivel cero de contaminación! Si la producción de energía se redujera por debajo de Q ×, la pérdida de valor para los compradores, como consecuencia de no poder adquirir el bien, superaría el costo total de su producción.

    Si el gobierno decretara que, en lugar de producir Q ×, no se toleraría ninguna contaminación, entonces la sociedad dejaría la posibilidad de obtener el superávit real total igual al área U E × K. Los economistas no abogan por una política de contaminación tan cero; más bien, nosotros abogar por una política que permita un nivel de contaminación “tolerable”, que aún resulte en beneficios netos para la sociedad. En este ejemplo particular, el costo total de la contaminación tolerada equivale al área entre las funciones de suministro privado y completo, K E × VR.

    Como cuestión de política, ¿cómo se influye este mercado para producir la cantidad Q × en lugar de Q 0? Una opción sería que el gobierno intervenga directamente con cuotas de producción para cada firma. Una alternativa sería imponer un impuesto correctivo al bien cuya producción provoca la externalidad: Con un incremento adecuado en el precio, los consumidores exigirán una cantidad reducida. En la Figura 5.5 un impuesto igual al valor en dólares V E × desplazaría la curva de oferta hacia arriba en esa cantidad y resultaría en que se negociara la cantidad Q ×.

    Un impuesto correctivo busca dirigir el mercado hacia una producción más eficiente.

    Ahora nos estamos aventurando en el campo de la política ambiental, donde un impuesto correctivo suele llamarse impuesto al carbono, y esto se explora en el siguiente apartado. La conclusión clave del análisis anterior es que un funcionamiento eficiente del mercado sigue teniendo sentido ante la presencia de externalidades. Un nivel de producción eficiente aún maximiza el superávit económico donde el superávit está correctamente definido.

    Externalidades positivas

    Las externalidades de tipo positivo permiten a los individuos o productores obtener una especie de 'paseo libre' sobre los esfuerzos de otros. Abundan los ejemplos del mundo real: Cuando un gran segmento de la población es inmunizado contra enfermedades, los individuos restantes se benefician debido a la menor probabilidad de transmisión.

    Un ejemplo menos reconocido es el beneficio que muchos productores de todo el mundo obtienen de la investigación y el desarrollo (I+D) emprendida en economías avanzadas y en universidades e institutos de investigación. El resultado es que la sociedad en general, incluido el sector corporativo, se beneficia de esta mejor comprensión de la ciencia, el medio ambiente o los comportamientos sociales.

    El mercado libre puede no hacer frente mejor a estas externalidades positivas que a externalidades negativas, y la intervención gubernamental puede ser beneficiosa. Además, las empresas que invierten fuertemente en investigación y desarrollo no emprenderían dicha inversión si los competidores pudieran tener un viaje libre completo y apropiarse de los frutos. Es por ello que existen leyes de patentes, como veremos más adelante al discutir la política de competencia de Canadá. Estas leyes impiden que los competidores copien el desarrollo de productos de las empresas que invierten en I+D Si no existiera tal protección, las empresas no destinarían recursos suficientes a la I+D, que es un verdadero motor de crecimiento económico. En esencia, los recursos de la economía dirigidos a la investigación no serían debidamente recompensados y, por lo tanto, se llevaría a cabo muy poca investigación.

    Si bien la protección por patente es una forma de acción correctiva, los subsidios son otra. Ilustramos anteriormente que un impuesto debidamente formulado sobre un bien que genere externalidades negativas puede reducir la demanda de ese bien, y con ello reducir la contaminación. Un subsidio puede considerarse como un impuesto negativo, y puede estimular la oferta de bienes y servicios que tienen externalidades positivas. Consideremos el ejemplo en la Figura 5.6.

    Figura 5.6 Externalidades positivas: el mercado de vacunas antigripales
    El valor para la sociedad de las vacunas supera al valor para los individuos: Cuanto mayor sea el número de individuos vacunados, menor es la probabilidad de que otros contraigan el virus. D f refleja este valor adicional. En consecuencia, el óptimo social es Q × el cual supera Q 0.

    Los individuos tienen demanda de vacunas antigripales dadas por D. Esto refleja su valoración privada, su disposición personal a pagar. Pero el valor social de las vacunas antigripales es mayor. Cuando se vacunan más individuos, disminuye la probabilidad de que otros se infecten. Adicionalmente, con mayores tasas de inmunización, el sistema de salud incurrirá en menores costos en el tratamiento de los infectados. Por lo tanto, el valor para la sociedad de cualquier cantidad de vacunas antigripales es mayor que la suma de los valores que los individuos les ponen.

    D f refleja el valor social completo de cualquier cantidad de vacunas antigripales. En esta instancia el eje de cantidad mide el porcentaje de la población vacunada, la cual tiene un máximo del 100%. Si S es la curva de oferta, el resultado socialmente óptimo, eficiente, del mercado es Q ×. La sección de S, de pendiente pronunciada hacia arriba, denota que puede ser muy costoso vacunar hasta la última persona, particularmente a las que viven en comunidades periféricas. ¿Cómo podemos influir en el mercado para pasar de Q 0 a Q ×? Una solución es un subsidio que reduciría el precio a cero. En este caso eso nos lleva casi al óptimo, pues el porcentaje de la población que ahora opta por vacunarse viene dado por. El precio cero esencialmente hace que la curva de oferta, tal y como la percibe la población, esté corriendo a lo largo del eje horizontal.

    Obsérvese el valor social de la mejora al pasar de Q 0 a; el valor social supera el costo social. Pero incluso a mayores ganancias están disponibles porque en el valor social de las vacunas adicionales es mayor que el costo social. En general, en el punto Q × el valor social viene dado por el área bajo la curva de demanda, y el costo social por el área bajo la curva de oferta.


    This page titled 5.5: Fracasos del mercado - externalidades is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Douglas Curtis and Ian Irvine (Lyryx) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.