Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

15.6: La política de protección

  • Page ID
    140875
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Las objeciones a las importaciones son frecuentes y provienen de muchos sectores diferentes de la economía. Ante las ganancias del comercio que hemos ilustrado en este capítulo, ¿por qué observamos una oposición tan fuerte a los bienes y servicios importados?

    Cambio estructural y tecnología

    En pocas palabras la respuesta es que, mientras los consumidores en el agregado ganan por la reducción de las barreras comerciales, y hay una ganancia neta para la economía en general, algunos sectores individuales de la economía pierden. No es sorprendente que los sectores que se verán perjudicados sean vociferantes al presentar sus objeciones. Los sectores de la economía que no pueden competir con los proveedores extranjeros generalmente ven una reducción en los empleos. Este ha sido el caso en el sector manufacturero de las economías canadiense y estadounidense en las últimas décadas, ya que la fabricación y el ensamblaje han volado off-shore a Asia y México donde los costos de mano de obra son menores. La pérdida de empleos domésticos es dolorosa, y frecuentemente los trabajadores que han pasado décadas en un trabajo en particular encuentran difícil el reempleo, y rara vez obtienen un salario tan alto como en su trabajo desplazado.

    Dichas pérdidas de empleos se reflejan en las llamadas a aranceles a las importaciones procedentes de China, por ejemplo, para 'nivelar el campo de juego” —es decir, para contrarrestar el impacto de los salarios más bajos en China. Por supuesto que es precisamente por los menores costos laborales en China que se beneficia al consumidor canadiense.

    En Canadá nos ocupamos primero de dicha dislocación proporcionando pagos por desempleo a los trabajadores y proporcionando subsidios de reentrenamiento, ambos provenientes del programa de Seguro de Empleo de Canadá. Si bien dicho apoyo no garantiza un trabajo alternativo igualmente bueno, se deben enfrentar los cambios estructurales en la economía, por desarrollos tanto internos como externos. Por ejemplo, la revolución de la tecnología de la información despidió a decenas de miles de trabajadores de 'entrada de datos'. ¿Deberían los productores haber rechazado los desarrollos tecnológicos que incrementaron drásticamente su productividad? Si lo hicieran, ¿podrían competir en los mercados mundiales?

    Si bien las pérdidas de empleos aparecen fuertemente en las protestas contra el desarrollo tecnológico y el comercio más libre, la mayoría de las economías modernas continúan creciendo y creando más empleos en el sector servicios que los que se pierden en el sector manufacturero. Las economías desarrolladas ahora tienen muchos más trabajadores en el servicio que en la manufactura. Los empleos de servicio no solo están compuestos por empleos de bajos salarios en establecimientos de comida rápida — 'Mcjobs', son empleos bien remunerados en los sectores de salud, educación, legal, financiero y comunicaciones de la economía.

    Cabildeo y concentración exitosos

    Si bien los esfuerzos para proteger la manufactura no han dado como resultado barreras significativas a las importaciones de manufacturas, las objeciones en algunos sectores específicos de la economía parecen ser efectivas a nivel mundial. Un sector que destaca es la agricultura, donde las condiciones políticas propician la continuidad de la protección y lo que se denomina 'gestión de la oferta' —las cuotas de producción interna. La razón de la limitación 'exitosa' de la oferta parece descansar en la concentración geográfica de los beneficiarios potenciales de dicha protección y los beneficiarios dispersos del comercio más libre por un lado, y los costos y beneficios de la organización política por el otro: Los agricultores tienden a concentrarse en un número limitado de viñas electorales rurales y de ahí que colectivamente puedan tener un impacto importante en los resultados electorales. En segundo lugar, los beneficios que se derivan de la restricción comercial están fuertemente concentrados en la economía —hay que tener en cuenta que alrededor del dos por ciento de la población vive en granjas, o depende de la agricultura para sus ingresos. Por el contrario, los costos en una escala por persona son pequeños, y están repartidos por toda la población. Así, en cuanto a los costos de organización política, los incentivos para los consumidores son pequeños, pero los incentivos para los productores son altos.

    Además de los diferentes patrones de costos y beneficios, las comunidades rurales tienden a tener más éxito en impulsar las restricciones comerciales basadas en un argumento de “forma de vida”. Al permitir importaciones que podrían desplazar la oferta local, los cabilderos suelen tener éxito en convencer a los políticos de que las tradiciones de larga data del estilo de vida estarían en peligro, incluso si tales 'tradiciones' van acompañadas de monopolios y aranceles excepcionalmente altos.

    Barreras comerciales válidas: ¿Industrias infantiles y dumping?

    Un argumento que conlleva tanto un atractivo intelectual como emocional a los votantes es el argumento de la 'industria infantil'. Va de la siguiente manera: Los nuevos emprendimientos y sectores de la economía pueden requerir tiempo antes de que puedan competir internacionalmente. Las economías de escala pueden estar involucradas, por ejemplo, y se puede requerir tiempo para que los productores amplíen su escala de operación, momento en el que los costos habrán caído a niveles internacionales (es decir, competitivos). Además, el aprendizaje-por-hacer puede ser crítico en sectores más de alta tecnología y, una vez más, con el paso del tiempo los costos deberían disminuir por esta razón también.

    El problema con esta postura es que estos 'infantes' no tienen suficientes incentivos para “crecer” y llegar a ser competitivos. Una medida de protección que inicialmente pretende ser temporal puede llegar a ser permanente debido a las posibles pérdidas de empleos asociadas con un cese de la protección a una industria que no logra llegar a ser competitiva internacionalmente. Además, los empleados y directivos de sectores protegidos no tienen suficientes incentivos para que su producción sea competitiva si se dan cuenta de que su gobierno siempre estará ahí para protegerlos.

    En contraste con el argumento de la industria infantil, los economistas son más favorables a las restricciones que tienen como objetivo prevenir el dumping.

    El dumping puede ocurrir ya sea porque los proveedores extranjeros optan por vender a precios artificialmente bajos (precios por debajo de su precio de equilibrio, por ejemplo), o por excedentes en mercados extranjeros resultantes del exceso de oferta. Por ejemplo, si, como resultado del soporte de precios en su propio mercado, un gobierno extranjero indujo un exceso de oferta en mantequilla y optara por vender dicha mantequilla en los mercados mundiales a un precio muy por debajo del precio de la oferta mundial en marcha ('competitivo'), tal venta constituiría dumping. Alternativamente, un proveedor extranjero establecido podría optar por ingresar a nuestro mercado nacional vendiendo sus productos a precios artificialmente bajos, con el fin de sacar a la competencia nacional del mercado interno. Habiendo sacado la competencia interna estaría entonces en condiciones de subir los precios. Se trata de precios depredadores como se exploró en el último capítulo. Dicho comportamiento difiere de un precio permanentemente menor por parte de los proveedores extranjeros. Esto último puede ser acogido como una ganancia del comercio, mientras que el primero puede no generar ganancias y servir únicamente para desplazar el trabajo doméstico y el capital.

    El proteccionismo en la era de las pandemias

    El año 2020 será recordado en la historia como el año de la pandemia de coronavirus. Un número incontable de hombres y mujeres murieron en todo el mundo como consecuencia de contraer COVID-19, el trastorno respiratorio provocado por un ataque del coronavirus. A falta de una vacuna, las autoridades sanitarias de todo el mundo implementaron una política gemela de distanciamiento social y cuarentena (o autoaislamiento). La economía mundial entró en picada, ya que enormes fracciones de la fuerza laboral fueron despedidos. Se alteraron los patrones comerciales y surgieron graves carencias de equipo de protección personal (EPP - máscaras, viseras, batas), ventiladores y drogas. La demanda mundial de PPE y ventiladores se disparó. Pero la producción de PPE se concentró en China; la mayoría de las economías occidentales no contaban con la capacidad productiva necesaria para abastecer incluso requisitos no pandémicos. Las guerras de licitación estallaron entre países y hospitales mientras competían por el suministro, mientras que los productores nacionales de algunos productos sumaron su capacidad de producción.

    Siguiendo este caos, nos preguntamos si la autosuficiencia no sería un mejor modelo que el comercio abierto. ¿Un mundo donde cada país se asegure de tener la capacidad de producción para producir estas necesidades en tiempos de emergencia no sería superior a uno en el que las cadenas de suministro globales caracterizan todo, desde computadoras hasta medicamentos genéricos? La India es uno de los principales productores de medicamentos genéricos y los componentes de dichos medicamentos. La demanda de antibióticos y analgésicos también se disparó al alza con la pandemia.

    Hay más de una manera de planificar una pandemia, y dicha planeación no debe implicar un movimiento generalizado hacia la autosuficiencia por parte de la economía global. Una estrategia es construir inventarios de EPP y ventiladores a nivel nacional. Esto es costoso, pero en su mayor parte factible. No representa una solución completa porque los cambios tecnológicos harán que los ventiladores de 30 años que se encuentren en inventario sean redundantes para la próxima pandemia. Además, la mayoría de los medicamentos tienen una vida útil limitada. Por lo tanto, una solución es mantener y rotar inventarios sustanciales de equipos de emergencia utilizando las cadenas de suministro existentes, y beneficiarse de las eficiencias que se integran en estas cadenas.

    Una segunda opción es mantener el exceso de capacidad de producción por parte de los fabricantes nacionales de productos críticos pandémicos. Mantener dicha capacidad debe considerarse al menos parcialmente como un costo social; las pandemias asolan a las sociedades, no solo a los individuos, y por lo tanto la sociedad debe asumir parte del costo de asegurar contra ellas.

    Un argumento más general en contra del comercio global viene en forma de proteger los suministros de alimentos. A principios de la década de 2000 un aumento en los precios mundiales de los cereales llevó a algunas economías a limitar las exportaciones de cultivos específicos debido a que la demanda global estaba empujando los precios a un nivel que los consumidores de bajos ingresos no podían pagar. Pero tal política puede amenazar a los consumidores de otras economías de bajos ingresos cuyas demandas no han cambiado en un contexto de oferta reducida. La realidad es que el suministro mundial de alimentos es adecuado para el consumo mundial, incluso ante la presencia de interrupciones. También es el caso de que ciertas economías tienen enormes ventajas en la producción de tipos específicos de alimentos. Por ejemplo, Canadá, EU y Ucrania producen cereales de manera muy económica. Las regiones montañosas son inadecuadas para esta producción. No beneficiaría a ninguna economía que estas economías bajaran su producción de granos hasta el punto en que produjeran sólo lo suficiente para su propia producción. Por el mismo razonamiento, los climas más cálidos producen frutas, granos de café, aceitunas etc que no se pueden producir fácilmente en muchas regiones adecuadas para el trigo. Las ganancias a la especialización en la economía mundial son enormes. Cuando se produce escasez de alimentos, frecuentemente nos encontramos con los flagelos de la sequía o la guerra o la agitación política, y estas condiciones inhiben la distribución de los alimentos.

    ¿Qué pasa con las cadenas de suministro? Si las placas base producidas en China no se exportan en cantidades suficientes entonces, efectivamente, la producción de computadoras en Norteamérica sufrirá. Pero inferir de esto que Norteamérica debería decidir producir todos sus componentes informáticos en Norteamérica es ilógico. En primer lugar, en tiempos de pandemia, si ciertas economías de la cadena de suministro están encerradas, no podemos estar seguros de que la economía interna no estaría cerrada simultáneamente. En segundo lugar, el costo de trasladar la producción de todas las partes de computadoras a América del Norte probablemente duplicaría el costo del hardware de la computadora, incluidos los teléfonos celulares. Quizás una disrupción en nuestras cadenas de suministro es algo que necesitamos soportar en tiempos extraordinarios. En caso de que requiera énfasis, la mayoría de los productores de las cadenas de suministro tienen incentivos para producir y vender. Si no lo hacen morirán económicamente.

    El sector energético de cada economía se ve impactado con el estallido de una pandemia. Esto se debe a que la demanda de combustible (principalmente petróleo) disminuye tras políticas de distanciamiento social, límites a los viajes permisibles y el cierre de algunas instalaciones de producción que dependen del petróleo. En Norteamérica, como vimos anteriormente en el Capítulo 4, el precio del petróleo bajó de US $60 por barril a US $20 en el espacio de dos meses a principios de 2020. Dado que los costos de producción son mayores tanto en Canadá como en gran parte de Estados Unidos que en Arabia Saudita, el Mar del Norte y Rusia, los productores de Norteamérica fueron exprimidos. Muchos ya no pudieron cubrir todos sus costos de producción, y se vieron obligados a dejar de perforar y recuperar petróleo. Inevitablemente hubo un clamor por la protección. Los productores buscaron aranceles al petróleo competidor: Los aranceles aumentarían el precio del petróleo extranjero más económico para producir y permitirían sobrevivir a los productores nacionales.

    Si bien la protección puede parecer una política 'sensata' en esta instancia, lo cierto es que los aranceles unilaterales suelen invitar a represalias, y elevan el peligro de una guerra comercial con un contraproteccionismo cada vez mayor. En contraste con el caso de escasez de insumos médicos, el sector energético en Canadá sufrió un exceso de suministro mundial de petróleo. El tema doméstico no se trata de la salud de los consumidores (como en el caso de los insumos médicos), se trata de la salud de los productores.


    Para concluir: una pandemia es un hecho profundamente grave y tales eventos infligen costos importantes a todas las sociedades. No hay balas mágicas en forma de políticas económicas ideales de bajo costo para contrarrestar la guerra viral. La clave para la formulación de políticas es reconocer las limitaciones y reconocer un ataque lo antes posible. Un movimiento al por mayor para aislar la economía interna está mal concebido. La ventaja comparativa confiere enormes beneficios a todas las naciones. Las políticas específicas deben tomar la forma de gestión de inventarios y exceso de capacidad de producción en sectores específicos de la economía.


    This page titled 15.6: La política de protección is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Douglas Curtis and Ian Irvine (Lyryx) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.