Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

1.6: Dimensiones de Equidad en la Educación Temprana

  • Page ID
    50575
  • Por Hani Morgan

    Objetivo

    A través de este capítulo usted tendrá la oportunidad de explorar las influencias de estereotipos y prejuicios en cuanto al personal masculino en ambientes de educación temprana, así como la influencia de la cultura de los maestros y las experiencias de vida en los enfoques de enseñanza y las interacciones con los niños y sus familias.  

    Para lograr este objetivo, abarcaremos los siguientes temas:

    • La Brecha Educativa de Niños en el Campo de la Educación Temprana.
    • Los Beneficios de la Educación Preescolar.
    • El Estado Actual de la Educación Preescolar.
    • Salarios y Condiciones Laborales.
    • Asuntos de Equidad en la Educacion Preescolar: La Falta de Maestros de la Primera Infancia, Hay Lugar para los Hombres?

    Introducción

    Como se ha mencionado en el capítulo 2, el término equidad se refiere al principio de justicia, pero puede también utilizarse indistintamente con el principio de igualdad.  Pero no necesariamente significan lo mismo. En este capítulo analizaremos la equidad como una forma de asegurarnos de que cada niño y niña tengan el apoyo necesario para lograr el éxito educativo y las barreras que enfrenta el campo de la educación temprana en dar acceso a servicios a todos los niños.

    De la misma manera, es importante reconocer que el campo de la educación temprana está representado por maestras, y la ausencia desproporcionada de maestros en el terreno preescolar afecta a las experiencias de los niños que asisten a centros de educación temprana para la niñez.

    La Brecha Educativa de Niños en el Campo de la Educación Temprana[1]

    Según (H. Morgan), hay muchos niños y niñas que actualmente no participan en educación preescolar en los Estados Unidos. En comparación con otras naciones industrializadas, un bajo porcentaje de niños estadounidenses se matricula en pre-kínder. El porcentaje de niños de tres y cuatro años matriculados en preescolar en los Estados Unidos no solo está por debajo del promedio de la Organización para la Cooperación y del Desarrollo Económico (OCDE), sino también por debajo del porcentaje de niños matriculados a este nivel de edad en más de 20 países.[2] Además, los niños y niñas que más necesitan educación temprana tienen menos probabilidades de recibirla. Según el Departamento de Educación de los Estados Unidos.[3] solo alrededor del 40% de los niños de familias de bajos ingresos se matriculan en preescolar en comparación con aproximadamente el 60% de sus compañeros de clase alta. Aunque un número cada vez mayor de ciudades y estados han invertido en educación temprana, al ritmo actual de progreso, tomaría décadas proporcionar a solo la mitad de los niños de cuatro años programas preescolares financiados por el estado.

    Esta sección documenta la necesidad de mejorar la calidad y el acceso a la educación temprana en los Estados Unidos y la necesidad de comprender cómo la educación temprana de alta calidad beneficia a los niños y la sociedad.

    Los Beneficios de la Educación Preescolar

    La investigación, especialmente de la neurociencia, sugiere que la educación temprana de alta calidad puede marcar una diferencia crítica hacia el futuro de un niño. También muestra que los beneficios de la educación temprana dependen de la calidad de los programas preescolares.[4] El desarrollo del cerebro durante los primeros años se caracteriza por un crecimiento dramático. Por ejemplo, antes de los seis años, el cerebro de un niño generalmente se cuadruplica en peso y alcanza aproximadamente el 90% de su volumen adulto.[5]

    Mejoramiento en los Resultados de la Calidad de Vida a Largo Plazo

    Muchos estudios han demostrado que la educación preescolar de alta calidad conduce a resultados positivos que ocurren más adelante en la vida. El profesor James Heckman, ganador del Premio Nobel de Economía, discutió que la educación temprana de alta calidad mejora las tasas de graduación de la escuela secundaria y conduce a resultados positivos en el empleo, el crimen y la salud. También mencionó que el retorno de la inversión para la educación preescolar es mayor de lo que se pensaba anteriormente.[6]

    El profesor Heckman comentó que invertir en la educación de la primera infancia desde el nacimiento hasta los cinco años es un método rentable, que alivia los efectos negativos de la pobreza en el desarrollo infantil y las oportunidades para adultos. Se refirió a dos experimentos a los que aluden algunos defensores del preescolar universal en los Estados Unidos al instar a mejorar la educación preescolar: el Proyecto Abecedarian de Carolina y el Enfoque de Carolina para la Educación Sensible, realizados en la década de 1970 en Carolina del Norte. Se compararon los resultados de los niños y las niñas desde el nacimiento hasta los cinco años colocados en un grupo de tratamiento con los de los niños y niñas que no recibieron educación preescolar o que recibieron atención en centros de baja calidad. Los niños y las niñas que recibieron tratamiento tuvieron acceso a atención médica y oportunidades de aprendizaje temprano. Los estudios mostraron que las mujeres que recibieron el tratamiento experimentaron mejores tasas de graduación de la escuela secundaria, años de educación y empleo para adultos. Los resultados para los hombres indicaron que aquellos en el grupo de tratamiento experimentaron un menor consumo de drogas y efectos positivos en la educación y luego en el ingreso laboral.[7]

    El Estado Actual de la Educación Preescolar

    Además de las preocupaciones discutidas previamente sobre la educación preescolar en los Estados Unidos, hay otros problemas que deben abordarse. Por ejemplo, los niños de familias de bajos ingresos no solo tienen menos probabilidades de matricularse en preescolar, sino que también tienen más probabilidades de asistir a programas de educación temprana de baja calidad.[8] Una razón de esta situación es que el programa federal de Head Start en los Estados Unidos, es el más antiguo y más grande financiado con fondos públicos para niños, niñas y familias de bajos ingresos, y sufre de fondos inadecuados, lo que hace que sea imposible proporcionar servicios de alta calidad para todos los niños elegibles. Otra situación con Head Start es que varía mucho de un estado a otro en cuanto a calidad y acceso. Por ejemplo, un informe reciente indicó que solo el 36% de los maestros de Head Start en Nuevo México tenían una licenciatura, pero más del 90% tenían una licenciatura o más en el Distrito de Columbia. Este informe también menciona que existían enormes diferencias en el acceso entre los estados. Por ejemplo, a los tres años de edad, solo el 6% de los niños en Idaho estaban inscritos en Head Start en comparación a casi el 100% de los niños en Dakota del Norte.[9]

    Cómo Mejorar la Educación Preescolar

    Imagen 6.1 La Educación Preescolar se puede mejorar. [10]

    Una forma de mejorar la educación temprana en los Estados Unidos es exigir que los programas utilicen estándares mínimos universales para el aprendizaje, como los recomendados por el Instituto Nacional de Investigación de Educación Temprana (NIEER por sus siglas en inglés). NIEER evalúa los programas preescolares utilizando 10 estándares mínimos revisados ​​recientemente:[11]

    1. Estándares de aprendizaje temprano en múltiples dominios
    2. Un plan de estudios bien implementado que apoye el aprendizaje y el desarrollo.
    3. Una licenciatura para maestros y maestras principales
    4. Preparación especializada para maestros y maestras líderes en aprendizaje, desarrollo y pedagogía a nivel preescolar.
    5. Una credencial de Maestro/a Asociado/a en Desarrollo Infantil (CDA) o una preparación equivalente para maestros y maestras asistentes
    6. Participación del docente en un número considerable de horas de desarrollo profesional.
    7. Un tamaño de clase máximo de 20 niños.
    8. Una proporción de personal de 1:10 o menos por niño.
    9. Exámenes y servicios de apoyo para audición, visión, servicios dentales y otras áreas de salud.
    10. Un monitoreo continuo para garantizar el mejoramiento en la práctica.

    Desafortunadamente, en el 2015, NIEER descubrió que sólo siete estados cumplían con todos los estándares. Una de las principales debilidades con la educación preescolar es la escasez de maestros y maestras con credenciales apropiadas. Aunque uno de los estándares mínimos de NIEER requiere una licenciatura para maestros preescolares principales, solo alrededor del 60% de los programas lo requieren. Otra área que necesita mejoras involucra la credencial CDA. Solo alrededor del 40% de los programas requieren maestros y maestras asistentes obtener esta credencial. Es importante considerar o mencionar que obtener una credencial de maestro o CDA es importante porque garantiza que los profesionales que trabajan en entornos preescolares tengan la capacitación y conocimiento adecuado y actualizado. Organizaciones nacionales como NIEER y la Asociación Nacional para la Educación de Niños Pequeños (NAEYC) recomiendan solicitar el CDA a los profesionales que buscan trabajar con niños en edad preescolar.[12] Al obtener un CDA, los profesionales de la primera infancia deben demostrar que pueden desempeñarse de acuerdo con los estándares del Consejo para el Reconocimiento Profesional,[13] la organización que administra el CDA. Estos estandares incluyen seis objetivos:

    1. Crear un ambiente de aprendizaje seguro y saludable.
    2. Promover la competencia intelectual y física.
    3. Proporcionar orientación positiva y apoyar el desarrollo emocional y social.
    4. Formar relaciones productivas y positivas con las familias.
    5. Asegurarse de que los participantes experimenten un programa útil que responda a sus necesidades
    6. Mantener el compromiso con la profesionalidad.

    Salarios y Condiciones Laborales

    Otras estrategias para mejorar la educación preescolar incluyen aumentar los salarios de los profesionales de cuidado infantil y mejorar las condiciones de trabajo de los preescolares y brindar mas apoyo a los maestros. En comparación con los maestros de primaria y secundaria con calificaciones similares, la mayoría de los maestros de preescolar reciben salarios inferiores y muy desproporcionados. La American Public Health Association[14] informó que a $ 23,320, el salario promedio de los maestros de preescolar es aproximadamente la mitad del salario promedio de los maestros de kínder, lo que lleva a altas tasas de deserción. Con respecto a las condiciones de trabajo, los centros preescolares de baja calidad tienen menos recursos y una alta proporción de alumnos por maestro. Estas escuelas no brindan suficiente apoyo a los maestros. Tales condiciones conducen a altos niveles de estrés y problemas de disciplina estudiantil, incluidas suspensiones y expulsiones.[15]

    Como resultado de los avances en investigación y neurociencia, hay nueva evidencia que indica que los primeros años son un momento crítico para el aprendizaje y el desarrollo, proporcionando la base para el progreso futuro.[16]  Desafortunadamente, Estados Unidos está por debajo de los países industrializados en proporcionar los programas de educación temprana que pueden desarrollar esta base. En el 2013, el Centro para el Progreso Americano[17] informó que, en comparación con otros países de la OCDE, Estados Unidos estaba muy rezagado en varios elementos relacionados con la educación temprana:

    • Lugar #26 en matriculación para niños de cuatro años
    • Lugar #24 en matriculación para niños de tres años
    • Lugar #22 en la edad en que los niños comienzan un programa de educación temprana
    • Lugar #15 en relación a la proporción maestro-niño
    • Lugar #21 en inversión total en educación temprana en relación con la riqueza del país

    Teniendo en cuenta lo que se sabe sobre los beneficios de la educación preescolar de alta calidad, los políticos responsables deben consultar estas estadísticas para justificar la promulgación de nuevas leyes que promuevan un mejor acceso a la educación temprana. James Heckman, un distinguido profesor de la Universidad de Chicago e investigador líder sobre los resultados de la educación temprana, discutió que beneficia enormemente a los niños y a las niñas desfavorecidos, mejorando los rasgos cognitivos y de comportamiento, incluida la sociabilidad y la motivación. Varios estudios han demostrado que cuando los niños y las niñas reciben educación temprana de alta calidad, se benefician más adelante en la vida al experimentar mayores niveles de ingresos y más éxito en la universidad.

    Ejercicio 6.1: Trabajando para Reducir la Brecha y Abogar por  una Prespectiva mas Equitativa en el Cuidado Infantil

    Después de haber leído la sección anterior, si usted tuviera la oportunidad de abogar por servicios de cuidado infantil más equitativos para los niños y las niñas:

    • ¿A qué persona con poder de generar cambios usted se acercaría?
    • ¿Qué es lo que usted le pediría a esa persona?
    • Si la equidad es darle a cada niño o niña lo que necesita para ser exitoso/a, en lugar de darles a todos los niños por igual, qué iniciativas podrían ayudar a promover la equidad en la educación temprana. 

    Asuntos de Equidad en la Educación Preescolar: La Falta de Maestros en la Educación de la Primera Infancia: ¿hay lugar para los hombres?

    Margarita Torre

    En comparación con el creciente número de mujeres que ingresan en ocupaciones dominadas por hombres, el número de hombres en ocupaciones dominadas por mujeres sigue siendo muy bajo. La presencia masculina en ocupaciones típicamente femeninas se ha mantenido en los niveles observados en 1980, aumentando sólo ligeramente de 8% a 9.5% en las dos décadas siguientes.[18]

    Se ha escrito demasiado acerca de la renuencia de los hombres a ingresar en las llamadas profesiones femeninas (es decir, trabajos en enfermería, enseñanza, secretariado, camarera o cuidado de niños). Los investigadores señalan que, por lo general, las ocupaciones masculinas ofrecen salarios más altos, más beneficios adicionales y más oportunidades de promoción que los empleos en campos dominados por mujeres. Además, existe evidencia sustancial de que los hombres que trabajan en empleos femeninos sufren estereotipos negativos, lo que agrega un costo social a su elección de carrera. Por lo tanto, si bien ingresar a campos dominados por hombres es crucial para el avance económico y social de las mujeres, los hombres tienen pocos incentivos para elegir trabajos dominados por mujeres.[19]

    Estudio de Caso 6.1: En la Educación de la Primera Infancia, No hay Lugar para los Hombres? 

    Situación experimentada por Lata Murti, 09/22/2012.

    Incluso después de años de estudiar género como socióloga, no estaba preparada para ver a un hombre en la habitación del bebé el primer día de mis hijas en un nuevo centro de cuidado infantil en agosto del 2011. Asumí que el hombre era un padre de familia.

    Cuando mi hijo de tres años me presentó felizmente al “Maestro Adam” al día siguiente, me di cuenta de que era el primer trabajador de cuidado infantil masculino que había conocido (por lo tanto, mi seudónimo basado en la Biblia para él: “Adam”). Salí del centro muy contenta de que mi familia hubiera elegido un centro de cuidado infantil aparentemente progresivo en la pequeña ciudad de California a la que nos acabábamos de mudar.

    Pronto descubrí que no todas las familias o el personal femenino estaban tan contentos. Este personal y las familias creían que los hombres no deben cuidar a los niños y niñas pequeños, especialmente a los bebés, en un centro de cuidado infantil, y que cualquier hombre que quiera hacerlo es un pedófilo. Gracias a sus creencias, Adam, el único hombre que ha sido contratado en los 25 años de historia del centro de cuidado infantil de mis hijas, ya no trabaja allí. De hecho, ya no podrá volver a trabajar con niños y niñas.

    La desconfianza en los trabajadores de cuidado infantil masculinos es un fenómeno generalizado. Ronald V. McGuckin –aka “The Child Care Lawyer”, dijo que, en sus 30 años de experiencia profesional, los cuidadores masculinos han estado más sujetos al miedo y al escrutinio de las familias con niños y niñas pequeños que las cuidadoras, especialmente en relación con el cambio de pañales y el entrenamiento para ir al baño.

    Volviendo a mi propia situación, fue la convicción de un miembro del personal femenino de que los hombres no deberían cambiar los pañales lo que la obligó a ella y a otros a vigilar atentamente a Adam en el centro. Su paranoia sexista llevó a una de ellas a sospechar que Adam tenía una erección después de rebotar a un bebé en su regazo. Esta sospecha, una vez informada, no solo puso fin a la carrera de Adam en educación infantil, sino también a la carrera del director del centro que lo había contratado.

    Ni las investigaciones privadas ni las estatales concluyeron que Adam era culpable de abuso sexual. También se ignoró la opinión de que muchos empleados y familias (incluida la mía) encontraron un investigador estatal para hacer preguntas importantes y torcer nuestras palabras.

    Después de leer el informe de la investigación estatal, muchas familias habían tomado una decisión: Adam era una amenaza para los niños  y las niñas en todas partes porque era un hombre.

    Aunque el director negó haber escuchado quejas anteriores sobre la conducta de Adam, en una reunión que sostuvo con sus familias, su negativa cayó en oídos sordos. La mayoría de los padres y madres ponen toda su fé en el contenido del informe estatal aunque sea incorrecto.

    La División de Licencias de Cuidado Comunitario de California ahora tiene la intención de evitar que Adam vuelva a trabajar en un centro de cuidado infantil

    En menos de cinco meses, Adam pasó de ser uno de los maestros más queridos entre los niños y las niñas del centro de cuidado infantil de mis hijas a ser un paria completo en el campo de la educación de la primera infancia. Tal es el poder del miedo de nuestra sociedad a los trabajadores de cuidado infantil masculinos. No es de extrañar que los hombres constituyan sólo el 5.2% de los trabajadores de cuidado infantil y solo el 3% de los maestros de preescolar en los Estados Unidos

    Mientras que los hombres en otras profesiones dominadas por mujeres experimentan lo que la socióloga Christine Williams llama una “escalera mecánica de vidrio”: ascensos rápidos a los puestos administrativos más importantes en sus campos, basados ​​principalmente en su sexo, el caso de Adam me lleva a creer que no existe tal escalera mecánica de vidrio para hombres en educación infantil. ¿Cómo puede un hombre ascender a una función administrativa en un campo que requiere cuidado de niños y niñas si no se le confía el cuidado básico de los niños? Incluso los directores a menudo deben cambiar los pañales, ayudar a los niños y a las niñas a usar el baño y acostarlos para que duerman la siesta.

    Y tal vez eso es lo que distingue la educación de la primera infancia de otras profesiones dominadas por mujeres. Todo el campo, desde el cuidador hasta el director, es un cuidado práctico y orientado al servicio para los niños y las niñas. Sin embargo, declarar que los hombres no son aptos para brindar dicha atención no solo se trata del sexismo contra los hombres, también se trata del sexismo contra las mujeres. Cuanto mayor es el miedo a los hombres en profesiones de cuidado, más mujeres quedan para asumir la responsabilidad del trabajo de cuidado. Si las mujeres experimentaran la igualdad en todas las profesiones, tal vez no considerarían el cuidado infantil como su dominio exclusivo y no se sentirían amenazadas por la participación de los hombres. Después de todo, sin techos de vidrio para mujeres, no habría escaleras mecánicas de vidrio para hombres.

    Pero sin más hombres en centros de cuidado infantil, ¿cómo se romperán los estereotipos sobre ellos? ¿Cómo podemos enseñar a los niños y a las niñas estadounidenses a no considerar la educación de la primera infancia como un dominio exclusivo de las mujeres, cuando solo ven a las mujeres que las cuidan? ¿Qué mensaje estamos enviando a los jóvenes de hoy cuando glorificamos a los padres involucrados y a los padres que se quedan en casa pero estigmatizamos a los trabajadores de cuidado infantil masculinos? Otras naciones están abordando estas preguntas de frente, celebrando conferencias sobre hombres en la educación de la primera infancia y alentando a más hombres a ingresar al campo. Ya es hora de que Estados Unidos haga lo mismo, de modo que ver a hombres como Adam con los hijos de nuestra nación debe ser motivo de celebración y  no de miedo.

    Para los niños, ver una mezcla equitativa de hombres y mujeres trabajando juntos en el mismo campo, planta la semilla de la igualdad y la cooperación. Les muestra que ambos sexos son iguales y pueden trabajar juntos de manera positiva.[21]

    Imagen 6.2: El hecho de que existen pocas imagenes de maestros hombres trabajando en centros de cuidado infantil indican el desbalance que existe en la profesion.[22]

    De acuerdo a la posicion de Liderazgo de Men in Early Care and Education: “vivimos en tiempos de cambio significativo en las expectativas de roles de género, y la herramienta más efectiva para alentar la igualdad de género global es cambiar las expectativas sociales, comenzando en las edades más tempranas.”[23] Estos tiempos de cambio están aquí y seguirán sucediendo. Debemos reconocer que los niños en el cuidado infantil necesitan también aprender y tener roles masculinos desde la etapa de la educación temprana. Si bien es cierto que este campo educativo tiene una influencia femenina muy grande, también es importante mencionar que tanto niñas como niños deben aprender lo que ellos ven a su alrededor tanto de maestras y maestros.

    “La perspectiva del Grupo de Trabajo de Hombres en Cuidado y Educación Temprana (Males in Early Care and Education), es la de que un solo género como maestro y una fuerza laboral en los primeros años ayudan a contrarrestar los principios de autodeterminación y de igualdad de oportunidades y justicia social.”[24] En muchos países, entre ellos los Estados Unidos, se limitan oportunidades educativas o de empleo para un género o para otro. Mientras que el género no es en si el problema, sino que la raíz se encuentra en las pólizas que bloquean el acceso igualitario (social, político o económico) a la educación o al empleo. En el caso de la fuerza laboral de los primeros años, es un derecho de los niños y las niñas que tanto hombres como mujeres sean sus maestros.

    “Un mensaje muy claro de igualdad de género y el equilibrio de la fuerza laboral es lo que todos los niños y las niñas que son pequeños pueden y deben esperar.”[25] Para avanzar en este aspecto, debe haber una fuerte abogacía no sólo por el campo de la educación temprana en general, sino también por honrar los Derechos del Niño y por igualar las oportunidades de empleo y los salarios de maestros y maestras en base a sus calificaciones profesionales y su experiencia.

    Ejercicio 6.2: Dialogando Acerca de los Maestros en la Educación Temprana

    • ¿Conoce usted a maestros que trabajan en centros preescolares?
    • ¿Piensa usted que se ha mejorado en la última década en contratar más maestros para trabajar con niños preescolares?
    • ¿Cómo podríamos mejorar la presencia masculina en este campo?

    Libros Para Los Niños, Las Niñas y Las Familias

    • ¿Cómo van a la escuela los dinosaurios? (How Do Dinosaurs Go to School?) by Jane Yolen, Mark Teague (Illustrator).
    • Aprendo de mi maestro (I Learn from My Teacher). By Robert M. Hamilton: website: https://www.barnesandnoble.com/s/%22...=mode+matchall.
    • Teachers / Maestros, by by JoAnn Early Macken, Susan Nations (Consultant)
    • Maestros (Teachers) (Spanish Version)
      by Julie Murray.
    • Preschool Playhouse Teacher Series. by Dr. Melvin E. Banks, Brooke Boersma

    Libros Para Los Maestros y Las Maestras

    Referencias

    1. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research Shows. Education Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    2. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research Shows. Education Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    3. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research Shows. Education Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    4. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research ShowsEducation Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    5. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research ShowsEducation Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    6. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research ShowsEducation Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    7. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research ShowsEducation Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    8. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research Shows. Education Sciences, 9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    9. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research ShowsEducation Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    10. File:US Navy 070426-N-7653W-062 (10/23/2009). Capt. Scott Pollpeter, commanding officer of Naval Support Activity Norfolk, read Hands Are Not for Hitting by Martine Agassi to preschool children at Norfolk’s Child Development Center (CDC).jpg. 9imagen]. Wikimedia Commons, the free media repository. descardada el 1/9/2021. Licencia Public Domain.
    11. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research Shows. Education Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    12. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research ShowsEducation Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    13. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research ShowsEducation Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    14. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research ShowsEducation Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    15. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research ShowsEducation Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    16. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research ShowsEducation Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    17. Morgan, H. (2019). Does High-Quality Preschool Benefit Children? What the Research ShowsEducation Sciences9(1), 19. MDPI AG. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY 4.0.
    18. Torre, M. (2018, October 22). Men’s entry and exit from female-dominated occupations. Work in Progress. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY-NC-SA 4.0
    19. Torre, M. (2018, October 22). Men’s entry and exit from female-dominated occupations. Work in Progress. Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY-NC-SA 4.0
    20. Murti, L. (2012, September 22). Early Childhood Education: No Place for Men? Work in Progress. [artículo electrónico] Descargado el 11/30/2020. Licencia CC BY-NC-SA 3.0
    21. Yousefi, S. (2016, October 16). Lack of Men in Early Childhood Education. Novak Djokovic Foundation.  License Novak Djokovic Foundation © 2021.
    22. US National Archives. (04/15/2004). US Air Force (USAF) AIRMAN First Class (A1C) David Elkins, Loadmaster, 4th Airlift Squadron (AS), McChord Air Force Base (AFB), Washington (WA), answers a question from Tariq Harris about how planes take off. Tariq is part of a preschool class touring a USAF C-17A Globemaster III cargo aircraft. [Imagen]. Picryl. Descargada el 1/9/2021. Licencia: Dominio Público.
    23. World Forum Foundation. (12/15/2016). Men in Early Care and Education. Leadership Statement. [archivo electrónico] Descargado el 8/1/2020. ©2019 World Forum Foundation..
    24. World Forum Foundation. (12/15/2016). Men in Early Care and Education Leadership Statement. https://worldforumfoundation.org/201...hip-statement/. [archivo electrónico] Descargado el 8/1/2020. ©2019 World Forum Foundation.
    25. World Forum Foundation. (12/15/2016). Men in Early Care and Education Leadership Statement. https://worldforumfoundation.org/201...ement/[archivo electrónico] Descargado el 8/1/2020. ©2019 World Forum Foundation.