Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

5.1: Piaget

  • Page ID
    49907
  • La teoría de Jean Piaget es la más notable cuando se trata del desarrollo cognitivo. Según él, el desarrollo cognitivo de los niños viene por etapas, de manera que el crecimiento de los mismos viene de la siguiente manera:

    En este capítulo cognitivo, nos centraremos en la primera etapa, la que concierne a la infancia.1

    Piaget y la inteligencia sensorio-motriz

    Según Piaget la inteligencia en la infancia está muy relacionada con la capacidad sensorio-motriz o basada en el contacto físico de manera directa. Los bebés prueban, sienten, golpean, empujan, escuchan y se mueven para experimentar el mundo. Pensemos en las formas en que los infantes responden reflexivamente al mundo exterior. Como recién nacidos, resuelven los problemas usando las estrategias mentales, hasta los dos años.

    Tabla 5.1 – Sub-etapas de la etapa sensorio-motriz de Piaget 2

    Sub-etapa

    Edad

    Descripción

    Sub-etapa Uno: Reflejos Simples

    Desde el nacimiento a 1er mes

    El bebé empieza a aprender activamente con los movimientos y reflejos. Si una pelota entra en contacto con su mejilla, el bebé la lame automáticamente.

    Sub-etapa Dos: Reacciones

    Repetitivas

    Primarias

    De 1 a 4 meses

    El bebé empieza a distinguir entre los objetos y en consecuencia ajusta los movimientos de manera voluntaria. Por otro lado, puede encontrar accidentalmente cierto comportamiento u objeto que le parece interesante y empieza a vocalizar. Ese interés le motiva a tratar de hacer lo mismo. Y esto le ayuda a aprender cierto comportamiento. Al principio, la mayoría de los movimientos o contactos con los objetos ocurren mediante el cuerpo, pero, en los próximos meses, el bebé se dirigirá hacia los objetos.

    Sub-etapa Tres: Reacciones Repetitivas Secundarios

    De 4 a 8 meses

    El bebé empieza a interactuar más y más con el mundo exterior, y disfruta de las cosas que él causa. Los movimientos repetidos le atraen de manera especial, por ejemplo: sentado en el piso de la cocina puede golpear repetidamente las puertas del armario.

    Sub-etapa Cuatro: Coordinación de Movimientos Repetitivos

    De 8 a 12 meses

    El bebé puede interactuar con otras personas, incluso puede anticiparse a ciertos hechos. Debido a que su corteza frontal está madurando, el bebé cada vez es más capaz de pensar y realizar cosas con planificación y objetivo. Por ejemplo, buscar su juguete que se haya caído debajo del sofá. Aunque el juguete esté fuera de la vista, en su mente sigue existiendo el objetivo de hallarlo y es capaz de encontrarlo.

    Sub-etapa Cinco: Reacciones Repetitivas Terciarias

    De 12 a 18 meses

    El bebé se vuelve más activo y quiere experimentar el mundo exterior. Aprende sobre la fuerza de la gravedad derramando el agua de un tazón o haciendo caer los tazones de su silla. La niñera le ayuda levantando las cosas que hizo caer. Pero, ¿qué sucede? ¡El niño hace otro experimento! ¡Nuevamente empuja y hace caer el tazón, y la niñera levanta y lo pone nuevamente en la bandeja!

    Sub-etapa Seis: Aprendiendo a Usar Esquemas y Recuerdos

    De 18 meses a 2 años

    Ahora, el niño puede resolver problemas usando estrategias, puede recordar lo que escuchó algunos días atrás, y jugar a que está solucionando los problemas y encontrar objetos que se hayan movido, aunque estén fuera de la vista. Por ejemplo, el niño que supuestamente está durmiendo en una habitación cerrada, puede usar estrategias aprendidas por experiencia, como: ¡llamar a la puerta!, después de varios intentos de no poder abrirla, debido a que tiene un sistema de seguridad. Por lo tanto, el niño está mejor equipado con estrategias mentales para resolver problemas.

    clipboard_ec3e358917d23b5b2b928297f537951ee.png
    Figura 5.1: Un bebé sentado en una silla para bebés. (Imágen por holycalamity, bajo licencia CC BY-SA 2.0)

    Evaluando la etapa sensorio-motriz de Piaget

    Pensando que su tarea principal es compartir sus impresiones sensoriales con relación a su actividad, Piaget abrió una nueva forma de ver a los bebés, aunque el mundo cognitivo del bebé aún no está bien preparado. Y algunas de sus explicaciones están sobre la mesa de discusión. En las últimas décadas, se han seguido haciendo estudios más avanzados sobre los bebés, y se han realizado una gran cantidad de estudios de investigación sobre el desarrollo infantil. Es así que la gran parte de las nuevas investigaciones sugieren que la visión de Piaget sobre el desarrollo sensorio-motriz debe modificarse (Baillargeon, 2014; Brooks y Meltzoff, 2014; Johnson y Hannon, 2015).

    La permanencia del objeto

    Algo que es necesario destacar es que los niños han desarrollado cierto conocimiento sobre la permanencia de los objetos. Parece que los bebés, a una edad temprana, (incluso a los 3 meses y medio) reconocen que los objetos permanecen, no como dijo Piaget.

    El error A, no B

    Los hechos no siempre respaldan la afirmación de Piaget, de que ciertos procesos son importantes en las transiciones de una etapa a otra. Por ejemplo, en la teoría de Piaget, es importante la transición a la sub-etapa cuatro, Reacciones Repetitivos Secundarios. Según él, un bebé solo busca ciertos objetos en una ubicación ya conocida, el bebé no busca una nueva ubicación. Por lo tanto, si un juguete es escondido dos veces, la primera vez en la ubicación A y luego en la B, el bebé de 8 a 12 meses primero busca correctamente en la ubicación A, pero si no lo encuentra, lo buscará en la opción B. Entonces el bebé comete el error de continuar buscándolo en la ubicación A. Este error común se denomina “error A, no B”. Y los bebés un poco más desarrollados tienen menos probabilidades de cometer ese error, porque su concepto de que un objeto permanece es más completo.

    Sin embargo, los investigadores han descubierto que el error A, no B es inconsecuente (Sophian, 1985). Las evidencias indican que los “errores A, no B” están relacionadas al retraso entre ocultar el objeto en la ubicación B y el intento del bebé de encontrarlo (Diamond, 1985). Por lo tanto, el “error A, no B” podría deberse al olvido. Otra explicación es que los bebés tienden a repetir un comportamiento previo (Clearfield y otros, 2006; Smith, 1999).

    Referencias y atribuciones

    1. Children’s Development por Ana R. Leon, bajo licencia CC BY 4.0O’clock O’clock O’clock
    2. Children’s Development por Ana R. Leon, bajo licencia CC BY 4.0