Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

8.4: El entendimiento de los niños sobre el mundo

  • Page ID
    50002
  • Ambos Piaget y Vygotsky creían que los niños activamente tratan de entender al mundo que los rodea. Los profesionales en el desarrollo han añadido a este entendimiento al examinar cómo los niños organizan la información y desarrollan sus propias teorías sobre el mundo.

    Teoría - Teoría

    La tendencia de los niños de generar teorías para explicar todo lo que encuentran se denomina Teoría - teoría. Este concepto insinúa que los humanos se inclinan naturalmente a buscar razones y generar explicaciones de por qué ocurren las cosas. Los niños frecuentemente formulan preguntas sobre lo que ven o escuchan a su alrededor. Cuando las respuestas provistas no satisfacen su curiosidad o son muy difíciles de entender, ellos generan sus propias teorías. Los niños hacen igual que muchas de las formas en que los científicos construyen y revisan sus teorías, con sus intuiciones sobre el mundo a medida que se encuentran con nuevas experiencias (Gopnik & Wellman, 2012). Una de las teorías que ellos comienzan a generar en la infancia temprana se centra en los estados mentales, de ellos mismos y de los demás.

    clipboard_e9232996ab8f7f4a9af4b871929a70cef.png
    Figura 8.9: ¿Qué teorías estará este niño creando? (Imagen por Eglin Air Force Base es de dominio público.)

    La teoría de la mente

    Teoría de la mente se refiere a la habilidad de pensar acerca de los pensamientos de otras personas. Esta lectura mental de la mente de otros, ayuda al ser humano a entender y predecir las reacciones de otros, por lo que juega un papel crucial en el desarrollo social. Un método común para determinar si un niño ha alcanzado este marcador mental es la tarea de la creencia falsa, descrita a continuación.

    La investigación comenzó con el ingenioso experimento de Wimmer y Perner (1983), quienes probaron si un niño puede superar un examen de creencia falsa (vea la Figura 4.17). Se le muestra al niño una historia ilustrada de Sally, quien pone su pelota en una canasta y sale de la habitación. Mientras Sally está fuera de la habitación, Anne llega y saca el balón de la canasta y la pone dentro de una caja. Entonces se le pregunta al niño, ¿Dónde creerá Sally que está la pelota cuando entre a la habitación? ¿Dónde buscará ella primero, en la caja o en la canasta? La respuesta correcta es que ella buscará en la canasta, porque allí es donde ella la dejó y donde piensa que está; pero debemos deducir esta creencia falsa contra nuestro conocimiento real de que la pelota está en la caja.

    clipboard_ebef3e48da752e074c1d26dfbcb04a2ae.png
    Figura 8.10: Una pelota. (Imagen está bajo dominio público )
    clipboard_e01f8eda81988fc8140d0afc95324cc7f.png
    Figura 8.11: Una canasta. (Imagen está bajo licencia CC0)
    clipboard_e787b9417cfd105738bb13ededdf37343.png
    Figura 8.12: Una caja. (Imagen está bajo dominio público)

    Esto es muy difícil para los niños antes de los 4 años por el esfuerzo cognitivo que implica. Los niños de tres años tienen dificultad distinguiendo lo que una vez pensaban que era verdad con lo que ahora ellos saben que es verdadero. Ellos se sienten seguros de pensar que lo que ellos saben es lo que ellos siempre supieron (Birch y Bloom, 2003). Incluso los adultos necesitan pensar con esta tarea (Epley, Morewedge, y Keysar, 2004).

    Para ser exitosos al resolver este tipo de tareas, el niño debe separar lo que él o ella “saben” que es la verdad con lo que alguien más podría pensar que es verdadero. En términos de Piaget, tendrían que dejar la tendencia que tienen al egocentrismo. El niño debe también entender que lo que guía las acciones y respuestas de las personas es lo que ellas “Creen” más allá de lo que es la realidad. En otras palabras, la gente podría equivocadamente creer en cosas que son falsas y podrían actuar en base de este conocimiento falso. Consecuentemente antes de los cuatro años los niños raramente resolverán una tarea como esta exitosamente (Wellman, Cross & Watson, 2001).

    Investigadores al examinar el desarrollo de la teoría de la mente, han estado preocupados por el énfasis excesivo en que el niño debe comprender las creencias falsas como la medida principal para comprobar si un niño ha alcanzado la Teoría de la mente. Wellman y sus colegas (Wellman, Fang, Liu, Zhu y Liu, 2006) sugieren que la teoría de la mente está compuesta por numerosos componentes, cada uno con su previo ciclo de desarrollo (vea la tabla 4.2).

    Niños de dos años entienden la diversidad de deseos, sin embargo, como se mencionó antes no es hasta los cuatro o cinco años que los niños captan las creencias falsas, y frecuentemente no sino hasta la escuela media ellos entienden que la gente podría estar escondiendo lo que realmente siente. En parte, es porque los niños en su temprana infancia tienen dificultad al esconder como ellos realmente se sienten.

    Diferencias culturales en la teoría de la mente

    Niños en la temprana infancia en Estados Unidos, Australia, y Alemania desarrollan la teoría de la mente en la secuencia descrita más adelante. Sin embargo, pre escolares chinos e iraníes tienen acceso al conocimiento mediante diferentes creencias (Shahaeian, Peterson, Slaughter y Wellman, 2011). Shahaeian y sus colegas sugirieron que las diferencias culturales en la crianza podrían explicar esta reversión. Padres en culturas colectivistas, como la China e iraní, enfatizan la conformidad con los valores familiares y culturales, gran respeto a los mayores, y a la adquisición de conocimiento y habilidades académicas más que a que ellos logren habilidades autónomas y sociales. (Frank, Plunkett y Otten, 2010). Esto podría reducir el grado de conflictos por opiniones expresadas dentro de la familia. En contraste, culturas individualistas animan a los niños a pensar por ellos mismos y reivindicar sus propias opiniones, y esto podría incrementar el riesgo de tener conflictos por creencias expresadas por los miembros de la familia.

    clipboard_e4e53abc9f5e92fb3bae5a8bab27ff380.png
    Figura 8.13: Una familia de una cultura no occidental. (Imagen por Giorgio Montersino está bajo licencia CC BY-SA 2.0)

    Como resultado, los niños en culturas individualistas pueden adquirir perspicacia en cuanto a la cuestión de la diversidad de creencias más temprano, mientras niños en culturas colectivistas podrían adquirir acceso al conocimiento más temprano en esta secuencia. El papel del conflicto para apoyar al desarrollo de la teoría de la mente podría contarse a edad temprana como un inicio del entendimiento de Creencias falsas en niños con hermanos, especialmente cuando los hermanos son mayores (McAlister & Petersen, 2007; Perner, Ruffman y Leekman, 1994).

    Esta conciencia de la existencia de la teoría de la mente es parte de la inteligencia social, tal como reconocer que otros podrían pensar diferente sobre alguna situación. Nos ayuda a ser conscientes de que otros pueden pensar sobre nosotros en diferentes formas y nos ayuda a ser más comprensivos o a tener empatía con otros. Más aun esta habilidad de leer las mentes nos ayuda a anticipar y predecir las acciones de otros. La conciencia de los estados mentales de otros es importante para la comunicación y las habilidades sociales.21

    Contribuyentes y atribuciones

    21. Lifespan Development: A Psychological Perspective por Martha Lally y Suzanne Valentine-French está bajo licencia CC BY-NC-SA 3.0