Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

9.1: Introducción

  • Page ID
    50108
  • Las matemáticas son una parte natural del entorno preescolar. Los niños pequeños construyen activamente el conocimiento matemático a través de interacciones cotidianas con su entorno, ya sea dentro o fuera.

    clipboard_e6d8d5d9d4fc0301df8390c594169c668.png
    Figura 9.1: Para medir dos tazas de harina, ½ taza de sal, dos cucharadas de aceite para a hacer plastilina, los niños usan y desarrollan su conocimiento matemático.[1]

    El aprendizaje de las matemáticas crece naturalmente a partir de la curiosidad y el entusiasmo de los niños por aprender y explorar su entorno. Durante los años preescolares, los niños continúan mostrando un interés espontáneo en las matemáticas y desarrollan aún más sus conocimientos matemáticos y habilidades relacionadas con el número, la cantidad, el tamaño, la forma y el espacio. Los maestros deben alentar el entusiasmo natural y el interés de los niños por hacer matemáticas y utilizarlo como un conductor para apoyar el desarrollo de los conceptos y habilidades matemáticas de los niños.

    La educación matemática de alta calidad en los niños de edad preescolar no se trata de que la aritmética primaria se aplique a los niños más pequeños. Es más amplio que la simple práctica de contar y aritmética. Se trata de niños que experimentan las matemáticas mientras exploran ideas de más y menos, cuentan objetos, hacen comparaciones, crean patrones, clasifican y miden objetos y exploran formas en el espacio. El aprendizaje de las matemáticas ocurre durante todo el día, y se integra con el aprendizaje y el desarrollo en otros dominios del desarrollo, como el lenguaje y la alfabetización, social-emocional, ciencia, música y movimiento. Existe un consenso general "de que la educación matemática de alta calidad, desafiante y accesible para niños de tres a seis años es una base vital para el futuro aprendizaje de las matemáticas".

    Los maestros tienen un papel importante en facilitar la construcción de conceptos matemáticos por parte de los niños. Cuando los maestros se unen a los niños para convertirse en observadores entusiastas de su entorno y para razonar sobre números, formas y patrones, las matemáticas son divertidas y emocionantes para todos.

    clipboard_e5cd4950411f339016b23a2bcd86dc557.png
    Figura 9.2: Las canciones y los juegos son formas divertidas de apoyar las matemáticas.[2]

    Es posible que los maestros no siempre se den cuenta de hasta qué punto sus prácticas actuales en el aula respaldan el desarrollo matemático de los niños. Por ejemplo, al cantar con niños "Cinco patitos salieron un día", incorporando el juego de dedos con el conteo, el maestro desarrolla las habilidades de conteo de los niños y la comprensión de los números. Discutir con los niños cuántos niños vinieron a la escuela hoy y cuántos faltan apoya la aritmética y el razonamiento de los niños con números. Jugar con niños en la caja de arena llenando diferentes tamaños de tazas con arena y comparan qué taza es la más pequeña o la más grande o cuántas tazas de arena se necesitarían para llenar una cubeta presenta a los niños conceptos de comparación y medición.[3]

    Referencias

    [1] Image por Senior Airman Ryan Sparks es de dominio público

    [2] The California Preschool Curriculum Framework, Volume 1 por el California Department of Education usado con autorización

    [3] The California Preschool Curriculum Framework, Volume 1 por el California Department of Education usado con autorización