Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

13.3: Cómo usar los factores del entorno para promover el desarrollo físico de los niños

  • Page ID
    50137
  • Las siguientes recomendaciones permiten establecer un entorno prescolar que se relacione con los tres aspectos del Desarrollo Físico: habilidades de movimiento fundamentales, habilidades perceptivo-motoras y conceptos de movimiento y juego físico activo

    clipboard_e9c62320478115f69cb00bb6bcbcf1d99.png
    Figura 13.2: A estos niños no solo se les permite subir por la resbaladilla, sino que su maestro agregó una cuerda para ayudarlos.[2]

    Estrategias adicionales que ayudarán al desarrollo físico de los niños:

    Una pausa para reflexionar

    ¿Cómo pueden incorporarse la cultura familiar, el idioma y la diversidad dentro de actividades de movimiento fundamentales? ¿Cómo pueden incluirse ideas y materiales de las diferentes culturas de los niños dentro de las actividades y juegos de motricidad?

    Apuntes de investigación: ¿Deben los niños permanecer sentados a fin de aprender?

    Los investigadores han dicho que las características de un niño con desarrollo típico en edad preescolar incluyen altos niveles de actividad, impulsividad y periodos de atención cortos. Los niños naturalmente necesitan moverse para aprender. La actividad física estimula la capacidad de atención de los niños y ayuda al aprendizaje multisensorial para aumentar la probabilidad de que los niños retengan conceptos académicos tales como colores, formas y el alfabeto. La necesidad de experiencias de aprendizaje basadas en movimiento poder ser particularmente importante para niños con necesidades especiales. Según las investigaciones se ha comprobado que, en el caso de niños con trastorno del espectro autista o con trastorno de hiperactividad con déficit de atención, sentarlos en una superficie movible (como una pelota de terapia física) resultó en el aumento de la capacidad de seguir una tarea y permanecer sentado durante las actividades de aprendizaje en el aula. Sin embargo, los niños sentados en una superficie estática como una banca, silla o en el suelo fueron menos capaces de permanecer realizando la actividad. Los expertos han sugerido que, por lo general, los esfuerzos de los adultos para que los niños permanezcan sentados, pongan atención y estén callados durante actividades de aprendizaje por lo general se contraponen con las necesidades naturales de movimiento físico de los niños.[4]

    Sources:

    J. A. Blackman, “Attention-Deficit/Hyper-activity Disorder in Preschoolers. Does It Exist and Should We Treat It?” Pediatric Clinics of North America 46, no. 5 (1999): 1011–25.

    T. Hunter, “Some Thoughts About Sitting Still,” Young Children 55, no. 3 (2000): 50.

    T. Schilling, and others, “Promoting Language Development Through Movement,” Teaching Elementary Physical Education 17, no. 6 (2006): 39–42.

    D. L. Schilling and I. S. Schwartz, “Alternative Seating for Young Children with Autism Spectrum Disorder: Effects on Classroom Behavior,” Journal of Autism and Developmental Disorders 43, no. 4 (2004): 423–32.

    D. L. Schilling and others, “Classroom Seating for Children with Attention Deficit

    Hyperactivity Disorder: Therapy Ball Versus Chairs,” American Journal of Occupational Therapy 57, no. 5 (2003): 534–41. 12. T. Hunter, “Some Thoughts About Sitting Still,” Young Children 55, no. 3 (2000): 50.

    Referencias

    [1] The California Preschool Curriculum Framework, Volumen 2 por el California Department of Education utilizado con autorización (pág. 136-137)

    [2] Imagen del California Department of Education utilizada con autorización

    [3] The California Preschool Curriculum Framework, Volumen 2 por el California Department of Education fue utilizado con autorización

    [4] The California Preschool Curriculum Framework, Volumen 2 por el California Department of Education utilizado con autorización (pág. 137)