Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

14.1: Principios guiadores para fomentar la salud, seguridad y nutrición de los niños

  • Page ID
    50162
  • Es más efectivo utilizar un enfoque integral y exhaustivo al enseñar sobre salud a los niños en edad preescolar. La educación para la salud no se enseña de manera aislada en el currículo de preescolar. Está integrada con los demás dominios. El tema de salud es exhaustivo. La educación para la salud incluye ideas que son directamente relevantes para el niño, tales como “¿Cómo es que crezco?”. Los maestros de preescolar trabajan con niños que son por naturaleza curiosos y están ansiosos de aprender sobre sus cuerpos y la manera en que cada parte trabaja. Un currículo de desarrollo apropiado promueve la salud en general (por ejemplo, bienestar, seguridad, salud oral, nutrición) e integra otras áreas temáticas. Por ejemplo, una clase sobre reglas de seguridad puede incluir nutrición e higiene.

    clipboard_e56646d354890fa0ceb2fb073be5e991f.png
    Figura 14.2: Los niños pueden explorar su comprensión de la salud a través del juego dramatizado.[1]

    Los maestros hablan sobre ideas y conceptos que los niños pueden entender según su nivel de desarrollo, y progresivamente construyen sobre lo que los niños ya saben y entienden. Este enfoque aplica a todos los niños, incluidos aquellos con habilidades diversas, discapacidades, y otras necesidades especiales (tales como retrasos de lenguaje, cognición, o desarrollo físico).

    • El conocimiento sobre la salud es individualizado.
    • Los niños de edad preescolar y sus familias poseen diversos antecedentes y prácticas culturales.
    • Aprender sobre prácticas de salud tiene un componente de lenguaje.
    • El estado personal de salud de los niños (físico, mental o emocional) afecta su habilidad para aprender y desarrollarse en todos los dominios.
    • El teman general de la educación para la salud a nivel preescolar es la salud personal.
    • Los niños aprenden a través de sus experiencias, lo que incluye jugar, las rutinas y guiones, el modelado, y al desarrollar y mantener relaciones personales en preescolar. Este aprendizaje se promueve mediante mecanismos de apoyo que facilitan el aprendizaje autónomo.
    • La práctica de guiones, o reglas de comportamiento, puede fomentar el desarrollo de ciertos comportamientos y habilidades que promueven la salud.
    • El programa de preescolar provee ambientes, tanto al aire libre como en el interior, que son seguros y apropiados, desafiantes y atrayentes para todo tipo de niños.
    • Los maestros ayudan a los niños a sentirse seguros al asegurarles que hay adultos que cuidarán de ellos (por ejemplo, padres, familiares, maestros, proveedores de servicios de salud, asistentes para necesidades especiales).[2]

    Referencias

    [1] Imagen del California Department of Education utilizado con autorización

    [2] The California Preschool Curriculum Framework, Volumen 2 por el California Department of Education utilizado con autorización