Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

16.5: Práctica

  • Page ID
    50171
  • Los principios de la pedagogía del cuidado en edad escolar sustentan la práctica. Los educadores se basan en un rico repertorio de prácticas pedagógicas y así promover el aprendizaje de los niños por medio de:

    • adoptar enfoques holísticos
    • colaborando con niños
    • planificación e implementación de juegos y actividades recreativas
    • actuar con intencionalidad
    • crear entornos de cuidado físico y social para la edad escolar que tengan un impacto positivo en el desarrollo, el bienestar y la edificación de la comunidad de los niños
    • Valorar los contextos culturales y sociales de los niños y sus familias
    • proporcionar continuidad en las experiencias y permitir que los niños tengan una transición exitosa
    • usar la reflexión y la documentación sobre el bienestar y el aprendizaje de los niños para informar y evaluar programas y apoyar a los niños en el logro de resultados.

    Enfoques holísticos

    Los educadores de atención en edad escolar adoptan un enfoque holístico de sus roles y responsabilidades, reconociendo la conexión de la mente, el cuerpo y el espíritu. Centran la atención en el bienestar físico, personal, social, emocional y espiritual de los niños, así como en los aspectos cognitivos del aprendizaje en lo que respecta al aprendizaje permanente. Les preocupa especialmente cómo el desarrollo social y físico y el bienestar de los niños influyen en la capacidad y el potencial para convertirse en ciudadanos efectivos. Cada resultado es visto como integrado e interconectado.

    Un enfoque integral y holístico se centra en las conexiones con los mundos social y natural. Los educadores fomentan la capacidad de los niños de valorar y respetar el entorno social amplia y globalmente; y también comprender y apreciar el entorno natural y la interdependencia entre personas, plantas, animales y la tierra.

    Los educadores reconocen las conexiones entre niños, familias y comunidades y la importancia de las relaciones y asociaciones recíprocas. Ven el aprendizaje como una actividad social y valoran las actividades de colaboración y la participación comunitaria.

    clipboard_e7da7f294011bf2fdd93dc21346c5ffbf.png
    Figura 16.10: Estas familias trabajan en STEAM formando un kit.[1]

    Cada entorno de atención en edad escolar puede considerarse como una comunidad en sí misma, así como también es parte de la comunidad local y global. Como tal, la comunidad de atención en edad escolar tiene el poder de afectar y verse afectada por problemas dentro y fuera del entorno. Los educadores de atención en edad escolar consideran las necesidades de los niños, incluida la nutrición y la seguridad. Ven a los niños como capaces y responsables, y les brindan lugares para socializar y jugar con amigos y para relajarse y divertirse. Los entornos de atención en edad escolar son lugares para aprender sobre uno mismo, los demás y el mundo; en otras palabras, aprender sobre la vida y aprender a través de la vida.

    Colaboración con Niños

    Los educadores de atención en edad escolar responden a las fortalezas, habilidades e intereses de todos los niños. Valoran y se basan en los puntos fuertes, habilidades y conocimientos de los niños para garantizar su bienestar, motivación y participación en las experiencias. Responden a la experiencia de los niños, las tradiciones culturales y las formas de conocimiento, los múltiples idiomas que hablan algunos niños, particularmente los niños aborígenes e isleños del estrecho de Torres, y las estrategias utilizadas por los niños con necesidades adicionales para negociar sus vidas cotidianas.

    Responder a las ideas y el juego de los niños constituye una base importante para la toma de decisiones del programa. En respuesta a las ideas e intereses en evolución de los niños, los educadores evalúan, anticipan y amplían las ideas de los niños a través de preguntas abiertas, retroalimentando, desafiando su pensamiento y guiando sus acciones.

    clipboard_e7b03e0410a93c1a0c1a83f6cbde0d496.png
    Figura 16.11: El programa de atención en edad escolar al que asisten estos niños trabajaron juntos para crear este calendario.[2]

    Las relaciones receptivas son características importantes de los entornos de atención en edad escolar. Esta forma de compromiso de colaboración se evidencia entre educadores y niños, entre niños, entre educadores y padres y diversos interesados, incluidas las escuelas, que trabajan para apoyar a los niños, las familias y la comunidad.

    Las relaciones receptivas se fortalecen a medida que los educadores y los niños comparten decisiones, se respetan y confían entre sí y aprenden juntos. La capacidad de respuesta permite a los educadores participar respetuosamente en el juego de los niños y los proyectos en curso, estimular su pensamiento y enriquecer su crecimiento y desarrollo. Las relaciones receptivas con las familias y la comunidad local, incluidas las escuelas, permiten a los educadores establecer entornos seguros para los niños.

    Aprendiendo a través del juego

    El juego y las actividades recreativas brindan oportunidades para que los niños aprendan mientras descubren, crean, improvisan e imaginan. Cuando los niños juegan con otros niños, crean grupos sociales, prueban ideas, desafían el pensamiento de los demás y construyen nuevas comprensiones. El juego proporciona un ambiente de apoyo donde los niños pueden hacer preguntas, resolver problemas y participar en el pensamiento crítico. El juego puede ampliar el pensamiento de los niños y mejorar su deseo de saber y aprender. De esta manera, el juego puede promover disposiciones positivas hacia el aprendizaje. La inmersión de los niños en su juego ilustra cómo el juego les permite simplemente disfrutar de ser.

    clipboard_e3d0f78ca51ecd009ceaefe8d03f8287c.png
    Figura 16.12: Jugar con la masita es una gran experiencia de juego ilimitado.[3]

    Los educadores de cuidado en edad escolar asumen muchos roles en el juego y las actividades recreativas con los niños y utilizan una variedad de estrategias para enriquecer el desarrollo. Permiten tiempo y crean espacios que alientan a los niños a explorar, construir relaciones, resolver problemas, crear y construir. También reconocen "momentos de enseñanza" espontáneos a medida que ocurren, y los utilizan para aprovechar las experiencias de los niños.

    Los educadores apoyan activamente la inclusión de todos los niños en juegos y actividades recreativas. También ayudan a los niños a reconocer cuando el juego es injusto y ofrecen formas constructivas de construir una comunidad solidaria, justa e inclusiva.

    En entornos de atención en edad escolar, hay una gran cantidad de experiencias recreativas y de juego que fomentan el desarrollo de los niños y alientan el aprendizaje valioso. Jugar en entornos de cuidado en edad escolar a menudo diferirá del de los niños en edad preescolar. Según la teoría del desarrollo cognitivo de Piaget, la mayoría de los niños en edad escolar se habrán trasladado, o se trasladarán, a la etapa operativa concreta del desarrollo. A medida que crecen, los niños en edad escolar le dan más importancia a las interacciones entre compañeros. "Los compañeros se convierten en socios que deben aprender a negociar, comprometerse, compartir y defenderse como iguales" (Nixon y Gould 2005, p.173).

    El juego también brinda a los niños oportunidades para practicar habilidades enseñadas en la escuela o aprendidas en el hogar, y para reforzar el aprendizaje que se ha producido. La siguiente tabla aborda las formas de incorporar diferentes tipos de juego en la atención en edad escolar.

    Tabla 16.1: Forma de incorporación de diferentes tipos de juego en la atención en edad escolar

    Tipos de Juego

    Formas de incorporar en el cuidado de la edad escolar

    Obra dramática

    • Proporcionar materiales que fomenten el juego de roles.
    • Crear espacios para el juego dramático.
    • Facilitar producciones dramáticas más complejas y pre-planificadas para niños mayores.

    Juegos con reglas

    • Proporcionar oportunidades para juegos de equipo y deportes.
    • Equilibre los juegos competitivos con experiencias en las que todo el grupo trabaje hacia un objetivo común.
    • Participe en juegos de cartas y de mesa para asegurarse de que sean experiencias positivas para los niños

    Rituales de juego

    • Los grupos de edades mixtas son lugares ideales para que estos se transmitan
    • Proporcione espacio, materiales y tiempo para juegos como rayuela, cuatro cuadrados, juegos de palmas, cantos y escondite.

    Juego áspero y caída

    • Para facilitarlo, brinde oportunidades para este juego con el apoyo y la orientación del educador
    • Considere experiencias estructuradas, como peleas de almohadas, peleas de espada con fideos de piscina y trajes de sumo
    • Tener un espacio específico con reglas
    • Asegure una supervisión cercana (puede actuar como árbitro)

    Coleccionar

    • Desarrollar una política y procedimientos sobre cómo se pueden intercambiar las colecciones (o no)

    Excursiones

    • Proporcionar oportunidades para que los niños se conecten con sus comunidades, tengan experiencias estimulantes y diferentes, y prueben habilidades en un contexto diferente

    Intencionalidad

    La intencionalidad se refiere a acciones que son deliberadas, decididas y reflexivas. Los educadores que participan en acciones intencionales reconocen que el aprendizaje ocurre en contextos sociales y que las interacciones y conversaciones son de vital importancia para el aprendizaje. Promueven activamente el aprendizaje de los niños a través de experiencias e interacciones valiosas y desafiantes que fomentan las habilidades de pensamiento de alto nivel y aprovechan las oportunidades en actividades y conversaciones para extender o afirmar el aprendizaje de los niños. Escuchan con intención las conversaciones de los niños y usan estrategias como modelar y demostrar, hacer preguntas abiertas, especular, explicar y participar en el pensamiento compartido y la resolución de problemas para extender el pensamiento y el aprendizaje de los niños. Los educadores entran y salen con flexibilidad de diferentes roles y recurren a diferentes estrategias a medida que cambia el contexto. La documentación y el monitoreo del bienestar de los niños y el compromiso con el aprendizaje de habilidades para la vida y la ciudadanía respaldan la planificación efectiva del programa. La intencionalidad utiliza conocimientos y estrategias profesionales que reflejan teorías e investigaciones contemporáneas sobre el juego, el esparcimiento y el aprendizaje de los niños.

    Los educadores de atención en edad escolar son conscientes de aprovechar al máximo las oportunidades para dar seguimiento a las necesidades e intereses de los niños. Hacen uso de "momentos de enseñanza" espontáneos para mecanismos de apoyo que facilitan el aprendizaje autónomo en el desarrollo de los niños. Estas oportunidades incidentales son significativas y significativas para el ser, el devenir y el logro de los resultados de los niños.

    clipboard_e0650ce9a36c340fc56a91f1ef362cfcc.png
    Figura 16.13: Este educador notó el interés del niño en una canción de cuna y le muestra los movimientos de la mano que la acompañan.[4]

    Ambientes

    Los entornos de atención en edad escolar son espacios acogedores cuando reflejan y enriquecen las vidas y las identidades de los niños y las familias que participan en el entorno en respuesta a sus intereses y necesidades. (Consulte el Apéndice B para ver un ejemplo del aula del programa de atención a la edad escolar). Los entornos que apoyan el bienestar y el desarrollo son espacios vibrantes y flexibles que responden al bienestar y las habilidades de cada niño. Se ocupan de diferentes necesidades e intereses e invitan a niños y familias a contribuir con ideas y preguntas. Los educadores pueden apoyar la participación al dar tiempo para interacciones significativas, al brindar una variedad de oportunidades para experiencias individuales y compartidas, y al encontrar oportunidades para que los niños participen y contribuyan a su comunidad local.

    Los recursos deben reflejar los intereses y capacidades de los niños que comparten el medio ambiente y ser accesibles para que los niños puedan elegir y ser responsables de sus acciones. El acceso a las tecnologías digitales puede permitir a los niños localizar conexiones y recursos globales, y fomentar nuevas formas de pensar y comunicarse.

    Los entornos y recursos de atención en edad escolar también pueden enfatizar la responsabilidad por un futuro sostenible y promover la comprensión de los niños sobre su responsabilidad de cuidar el medio ambiente, día a día y la sostenibilidad a largo plazo. Estos espacios promueven el desarrollo de habilidades para la vida como el cultivo y la preparación de alimentos, la reducción de desechos y el reciclaje.

    Los entornos de atención en edad escolar se encuentran comúnmente en una variedad de lugares y muchos se encuentran en instalaciones compartidas. El espacio debe ser lo suficientemente flexible como para permitir la gama de actividades necesarias para que los niños participen en diferentes oportunidades y así lograr resultados. El Ambiente debe ser:

    • Dar la bienvenida a la naturaleza social de los niños en edad escolar.
    • Proporcionar una belleza estética.
    • Ser organizado
    • Proporcionar posibilidades y opciones ricas
    • Invite a los niños a realizar actividades de exploración y solución de problemas.
    • Facilitar la cooperación y la negociación.
    • Incluya espacios tranquilos y cómodos.
    • Incorporar estructuras y experiencias no estructuradas.
    • Proporcionar una amplia gama de experiencias recreativas.
    • Estar diseñado para satisfacer las necesidades de un grupo diverso de niños (de diferentes edades, habilidades, intereses y necesidades)
    • Tenga espacios para reuniones / actividades de grupos pequeños y grandes
    • Fomentar el pensamiento complejo y creativo a través de materiales abiertos.
    • Promover oportunidades para el pensamiento compartido sostenido y actividades de colaboración.
    • Reconocer la importancia del juego activo.
    • Incluya juegos al aire libre en un entorno natural y / o con materiales naturales.
    • Tener una rutina establecida
    • Sea más hogareño; cálido y acogedor
    • Cultivar un sentido de pertenencia
    • Tener una cultura que establezca el tono correcto.
    • Involucre los rituales respetuosos e inclusivos de todos los niños y familias.
    • Superar obstáculos (como estar en un espacio compartido)
    clipboard_eba89726a05c72087ed7af206c9d143e8.png
    Figura 16.14: Esta imagen muestra un entorno de atención en edad escolar que proporciona espacio para grandes grupos / experiencias activas (como el karate que están haciendo), asientos cómodos y almacenamiento.[5]

    Los niños informan que valoran un espacio:

    • donde los hace sentir seguros
    • donde se sienten amigables y positivos
    • donde puedes hablar sobre sus sentimientos y buscar ayuda para las dificultades sociales
    • el lugar donde se proporcionen experiencias motoras gruesas
    • en el cual los equipos, materiales, pertenencias personales y creaciones se almacenen de manera segura
    • con algunos elementos naturales (árboles, animales, agua y jardines)

    Aquí hay algunas citas de niños sobre sus espacios en edad escolar:

    “La atención en la edad escolar me hace sentir un sentimiento positivo, como el sentimiento que tengo cuando voy a casa de mi abuela, sabiendo que alguien realmente se preocupa por mí.”

    “Es cómodo y seguro, es calientito en invierno y sabes que tienes a alguien allí para estar contigo.”

    Viñeta

    “Crear un entorno sensorial sensible”

    Crear un entorno sensorial sensible dentro del cuidado en la edad escolar puede ser especialmente desafiante para un niño con un trastorno del procesamiento sensorial. Se espera que los niños procesen una amplia gama de información sensorial en el entorno simultáneamente. Para algunos niños, las ineficiencias en el procesamiento sensorial afectan su capacidad de hacer esto. Por lo tanto, proporcionar un espacio para que los niños se retiren y participen en experiencias que les ayuden a autorregularse es importante para su inclusión exitosa en el entorno de atención en edad escolar.

    Después de trabajar con el Director y el coordinador de Educación Especial, visitando las escuelas primarias locales para ver sus programas, hablar con el personal sobre recursos y capacitación, asistiendo talleres, creamos un entorno sensorial sensible y receptivo que incluía bolsas de frijoles, carpas, música, lámparas de lava. , mantas pesadas, peluches y una pecera. La sala fue utilizada por niños con trastorno del espectro autista y niños con trauma del desarrollo. También ha demostrado ser un recurso útil para involucrar a los niños que pueden ser reticentes a asistir a la escuela o al programa de atención para niños en edad escolar.

    Competencia Cultural

    Los educadores que son culturalmente competentes respetan múltiples formas culturales de conocer, ver y vivir. Celebran los beneficios de la diversidad y tienen la capacidad de comprender y honrar las diferencias. Esto es evidente en la práctica diaria cuando los educadores demuestran un compromiso continuo para desarrollar su propia competencia cultural en un proceso bidireccional con niños, familias y comunidades.

    Los educadores consideran que la cultura y el contexto de la familia son fundamentales para el sentido de ser y pertenecer de los niños, y para el éxito en el aprendizaje permanente. Los educadores también buscan promover la competencia cultural de los niños.

    La competencia cultural es mucho más que estar consciente de las diferencias culturales. Es la capacidad de comprender, comunicarse e interactuar efectivamente con personas de todas las culturas. La competencia cultural abarca:

    • Ser consciente de la propia visión del mundo
    • Desarrollar actitudes positivas hacia las diferencias culturales.
    • Adquirir conocimiento de diferentes prácticas culturales y visiones del mundo
    • Desarrollar habilidades de comunicación e interacción entre culturas.

    Continuidad y Transiciones

    Los entornos de atención en edad escolar se encuentran en relación complementarias con los hogares, escuelas y espacios comunitarios con diferentes lugares y entornos que tienen sus propios propósitos, expectativas y formas de hacer las cosas. Al aprender habilidades para la vida, los niños recurren a las comprensiones, habilidades y actitudes de la variedad de entornos en los que se involucran. Los educadores trabajan con niños, familias, otros profesionales y la comunidad en general para garantizar transiciones exitosas entre entornos y que los niños se sientan seguros y confiados. Ayudan a los niños a comprender las tradiciones, rutinas y prácticas de los entornos a los que se están mudando y a sentirse cómodos con el proceso de cambio.

    Es probable que los niños se relacionen con otros niños y con los educadores en entornos de cuidado en edad escolar durante un período de tiempo significativo. Asegurando de que los niños tengan un papel activo en la preparación de las transiciones les ayuda a sentirse motivados para contribuir y participar en las actividades dentro de los entornos. A medida que los niños realizan transiciones entre educadores (incluidos los escolares) de los centros de atención en edad escolar, las escuelas y los servicios de otros niños, apoyan las transiciones al compartir información adecuada sobre las capacidades e intereses de cada niño.

    clipboard_e75cec2cf9995de706592f0f7a88bbc9b.png
    Figura 16.15: Las transiciones diarias de estos niños entre la escuela y la atención en edad escolar requieren viajar en el autobús.[6]

    El cambio puede ser estresante y algunas personas encuentran más difícil lidiar con el cambio que otras. El cambio puede ocurrir en el día a día cuando los niños deben hacer la transición de la atención en edad escolar al aula y luego volver a la atención en edad escolar nuevamente, o puede ocurrir a mayor escala cuando los niños cambian de escuela o aula o experimentan una nueva incorporación a su familia.

    Al explorar y comprender el cambio y gestionarlo de manera efectiva, los niños necesitan apoyo para:

    • aprender que el cambio es más fácil de manejar si es esperado y oportuno
    • usar experiencias previas de cambio para ayudar a hacer frente al cambio actual
    • establecer rutinas significativas que ayuden en tiempos de cambio, elegir amigos para cerrar la brecha entre lo familiar y lo desconocido
    • reconocer que en momentos de cambio las emociones pueden ser difíciles de manejar
    • aprender que las nuevas oportunidades pueden venir con el cambio
    • ganar cierto control en los cambios en sus vidas
    • ayudar a apoyar a otros durante el cambio
    • darse cuenta de que el cambio es parte de la vida.

    Evaluación para el Bienestar y el Aprendizaje

    Los educadores recopilan conocimientos sobre el bienestar y el aprendizaje de los niños a medida que reflexionan y participan en procesos tales como escanear, monitorear, recopilar y analizar información sobre cómo se sienten los niños y qué saben, pueden hacer y comprender. Es parte de un ciclo continuo que incluye planificar, documentar y evaluar el bienestar, el desarrollo y el aprendizaje de los niños.

    Es importante porque permite a los educadores en asociación con niños, familias y otros profesionales para:

    • planificar eficazmente para el bienestar de los niños
    • planificar en colaboración con los niños
    • comunicar sobre el bienestar y el desarrollo de los niños
    • determinar la medida en que todos los niños progresan hacia la obtención de resultados y, de lo contrario, qué podría estar impidiendo su progreso
    • Identificar a los niños que pueden necesitar apoyo adicional para lograr resultados particulares, brindar ese apoyo o ayudar a las familias a acceder a ayuda especializada.
    • Evaluar la efectividad de los entornos y las experiencias ofrecidas y los enfoques adoptados para nutrir el bienestar de los niños y enriquecer su desarrollo.
    • reflexionar sobre la pedagogía que se adapte al contexto y a los niños.

    Los educadores utilizan una variedad de estrategias para recopilar, documentar, organizar, sintetizar e interpretar la información que recopilan sobre el bienestar y el enriquecimiento de los niños para evaluar la efectividad de sus programas. Buscan formas apropiadas de recopilar información rica y significativa que describa el bienestar y el desarrollo de los niños en contexto, describa su progreso e identifique sus fortalezas, habilidades y comprensión. Cuando los educadores de atención en edad escolar y los niños colaboran sobre su bienestar y experiencias, utilizan enfoques que se han convertido en formas poderosas de hacer que el proceso sea visible para los niños y sus familias, educadores y otros profesionales.

    Los educadores hacen muchas observaciones y evaluaciones informales de manera continua. El objetivo de la evaluación es integrarlos en un proceso más planificado y formal para poder evaluar los objetivos generales del entorno, así como las necesidades individuales de los niños y el progreso en torno al bienestar y el aprendizaje.

    Uno de los mayores desafíos que enfrentan los educadores de atención en edad escolar es el uso eficiente del tiempo y la necesidad de documentar lo que es significativo. ¿Qué documentas? ¿Cómo sabes lo que es significativo? No es posible documentar todo y tiende a perder sentido si esto ocurre. Los educadores necesitan seleccionar los momentos importantes. ¡No puedes escribir en detalle sobre cada niño, y no puedes hacerlo todos los días! Sin embargo, con el tiempo puede reunir fotos e historias sobre todos los niños para tener una mejor idea de quiénes son y sus disposiciones.

    clipboard_ea6655a84f9229f2d1b9006d9436fa0bb.png
    Figura 16.16: Esta educadora está pensando a profundidad sobre lo que ha observado.[7]

    Los educadores son observadores entusiastas. Se dan cuenta no solo de lo que hacen los niños, sino también de qué y cómo juegan y qué dicen durante el juego. Esto los coloca en una posición sólida para desarrollar un programa basado en sus observaciones. Un plan de estudios emergente es aquel que:

    • es iniciado por el niño, pero enmarcado por un educador: colaboración entre niño y adulto
    • se basa en los intereses existentes
    • permite a los niños crear, extenderse y descubrir más
    • es flexible, se desarrolla constantemente y no se realiza con suficiente antelación
    • usa varias formas de documentación.

    Referencias

    [1] Image está en dominio publico

    [2] Imagen por Fort George G. Meade Public Affair's Office esta licenciado bajo CC BY 2.0

    [3] Imagen por Senior Airman Timothy Taylor esta en dominio publico

    [4] Image por Airman Ian Hoachlander es de dominio publico

    [5] Imagen por Brian Hagberg está en dominio publico

    [6] Imagen por el personal Sgt. Sheila de Vera esta en dominio publico

    [7] Imagen por the California Department of Education se usa con permiso