Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

17.2: Evaluación funcional

  • Page ID
    50153
  • Los programas de educación de la primera infancia deben tener resultados que se relacionen con su filosofía y los objetivos que tienen para los niños. A medida que examinamos los ciclos de planificación curricular que hemos completado, podemos usar esos datos para informar a quienes están a cargo de la planificación curricular y evaluar el progreso del desarrollo de los niños.[1]

    Evaluación para informar a quienes están a cargo de la planificación curricular

    El desafío para los maestros y otras personas que planean el plan de estudios de la primera infancia es determinar la cantidad de evaluación funcional que debe reunirse y cómo utilizarla. La clave es organizar una infraestructura que facilite la recopilación de información significativa sobre cada niño de manera regular y sistemática.

    1. La mejor información de la evaluación instructiva se recopila con frecuencia y se usa continuamente para informar a aquellos que toman las decisiones curriculares y de instrucción. Los niños pequeños aprenden rápidamente, y es necesario un monitoreo regular del progreso para documentar las mejoras en sus habilidades y su comportamiento. Es más probable que los maestros y otros adultos recopilen, interpreten y apliquen datos de evaluación si el proceso se integra en el horario y las responsabilidades diarias del aula.

    2. La evaluación funcional que se utiliza para informar y monitorear la instrucción es más precisa si se consideran múltiples fuentes y se utilizan múltiples métodos. Debido a que gran parte del aprendizaje y el desarrollo de los niños pequeños ocurre fuera de las aulas, es importante que las competencias y el progreso se consideren en todos los contextos y entornos. Se obtienen mejores resultados cuando se combinan las perspectivas de los padres, los cuidadores, los maestros, los especialistas y los propios niños. Los instrumentos de evaluación funcional que recopilan información por observación e informe, incluyen componentes para que los padres informen sobre el progreso académico y de desarrollo de los niños, proporcionan una estructura útil.

    3. Los métodos utilizados para recopilar información de evaluación instructiva deben parecerse a la instrucción continua y las interacciones en los hogares, en los centros de cuidado infantil y en las aulas. Existen preocupaciones válidas sobre los efectos negativos de las pruebas en niños pequeños. Una de las mayores ventajas de la evaluación para informar y monitorear la instrucción es que el proceso rara vez requiere pruebas individualizadas. Los adultos deben poder recopilar datos de evaluación funcional utilizando las mismas experiencias diseñadas para facilitar el aprendizaje preescolar en actividades grupales, apoyar las interacciones entre padres e infantes en el hogar o proporcionar instrucción en las aulas de primaria.

    4. Los instrumentos de evaluación funcional deben tener criterios de referencia con elementos que reflejen habilidades funcionales. Los elementos de evaluación funcional real y los procedimientos de administración variarán dependiendo de si el enfoque está en el desarrollo o en los primeros años académicos. No obstante, las medidas repetidas de rendimiento en una secuencia de habilidades que reflejan los objetivos del plan de estudios proporcionan la mejor documentación del progreso de los niños. La evaluación funcional para informar y monitorear la instrucción es tan buena como el plan de estudios y la instrucción que reciben los niños pequeños. Evaluar lo que enseñamos y enseñar lo que evaluamos es esencial para una evaluación funcional educativa significativa.

    5. Tanto los instrumentos de evaluación funcional didáctica y las actividades en el aula deben reflejar una secuencia lógica de enseñanza. Las evaluaciones funcionales para informar y monitorear la instrucción son más útiles si los elementos se organizan en una secuencia que refleja las habilidades principales en el plan de estudios, junto con los conocimientos previos y / o las habilidades necesarias. Esta organización es la base del plan de estudios para los maestros y proporciona orientación para la selección de objetivos de aprendizaje posteriores.

    6. Los instrumentos y procedimientos de evaluación funcional deben ser cultural y lingüísticamente relevantes. Si las habilidades básicas representadas en los currículos académicos y de desarrollo temprano son funcionales y apropiadas para los niños pequeños, las evaluaciones funcionales tienen la ventaja de poder incorporar materiales familiares, personas, rutinas y eventos importantes de la vida de un niño. Si utiliza una evaluación funcional en la que los artículos son culturalmente inapropiados, es vital que se revisen, y los padres pueden sugerir materiales y comportamientos más familiares y apropiados. Es especialmente importante que los estudiantes del idioma inglés no sean penalizados por materiales o instrucciones que confundan por las diferencias culturales y de idioma con retrasos cognitivos o académicos.[2]

    clipboard_ee4128588bff55dd85e30ea6d3f1e59bc.png
    Figura 17.11: Si los materiales, las tareas, las interacciones o el lenguaje que se está utilizando no le son familiares a un niño, se debe tener cuidado antes de emitir juicios sobre su desarrollo.[3]

    Pausa para reflexionar

    ¿Qué te llamó la atención sobre la evaluación para informar a los encargados de la planificación curricular? ¿Con qué estas de acuerdo? ¿Qué te hizo pensar un poco más? ¿Hubo algo con lo que no estuviste de acuerdo o no estás seguro?

    Evaluando a los niños

    Cada niño y grupo de niños estarán en diferentes puntos en su trayecto hacia los resultados de estos programas. Los niños tienen una variedad de intereses, entendimiento, experiencias familiares y comunitarias, vías de desarrollo, temperamentos y disposiciones.

    clipboard_edee54bfcf375d9221fb43ed31821da5a.png
    Figura 17.12: La forma en que estos bebés participan en esta interacción de alfabetización con su cuidador puede mostrar su temperamento y disposición en el trabajo.[4]

    Los educadores utilizan sus observaciones de los niños y los comentarios de los niños y las familias, así como las evaluaciones de aprendizaje y bienestar para analizar y evaluar lo que los niños pueden hacer y las áreas que deben desarrollar más. Las historias de aprendizaje, las reflexiones de los educadores, los diarios y los portafolios de los niños son estrategias para no solo documentar experiencias, sino también para ayudar a los educadores a familiarizarse con los resultados a medida que enlazan su documentación a los resultados que tienen con los niños.[5]

    Perfil del desarrollo de los resultados deseados

    Una herramienta que los educadores pueden usar para evaluar el desarrollo de los niños es el Perfil de Desarrollo de Resultados Deseados (DRDP). El DRDP es parte del Sistema de Resultados Deseados desarrollado por el Departamento de Educación de California (CDE), la División de Aprendizaje y Cuidado Temprano para ayudar a mejorar la calidad del programa en los programas de cuidado y educación temprana en todo California. El Sistema de Resultados Deseados (DR) se desarrolló en base a los siguientes seis Resultados Deseados:

    Resultados deseados en los niños:

    DR 1: Los niños son personal y socialmente competentes.

    DR 2: Los niños aprenden con eficacia.

    DR 3: Los niños muestran competencia física y motora

    DR 4: Los niños son seguros y saludables.

    Resultados deseados en los familiares

    DR 5: Las familias apoyan el aprendizaje y el desarrollo de sus hijos.

    DR 6: Las familias logran sus objetivos.

    El sistema DR implementado por el CDE es un enfoque integral que facilita el logro de los Resultados Deseados tanto para los niños como para sus familias. California es uno de los pocos estados en la nación que ha desarrollado su propio sistema, específicamente para medir el progreso del niño hacia los resultados deseados. El DRDP (2015) incluye un criterio a seguir en la edad preescolar, así como de bebés / niños pequeños para proporcionar un desarrollo continuo para evaluar a los niños desde el nacimiento hasta el jardín de niños. Y DRDP-SA (2010) evalúa a los niños en programas de edad escolar.

    El DRDP (2015) (Nivel 5)

    El DRDP (2015):

    • se administra en entornos naturales a través de las observaciones del maestro y de los familiares, así como de los trabajos de los niños
    • está diseñado para ser utilizado con todos los niños desde la primera infancia hasta la entrada al jardín de niños, incluidos los niños con Planes de Servicio Familiar Individualizado (IFSP) y Programas de Educación Individualizados (IEP).
    • está apoyado por todas las fundaciones de Aprendizaje y Desarrollo Infantil / Infantil y Preescolar de California, los Estándares Básicos Comunes y el Marco de Desarrollo Infantil y Aprendizaje Temprano.
    • toma en consideración las características culturales y lingüísticas específicas de la diversa población de los niños pequeños de California, con consideración específica para los niños que aprenden dos idiomas.
    • tiene el objetivo de garantizar que todos los niños tengan la oportunidad de demostrar sus conocimientos y sus habilidades

    Hay 56 medidas que se organizan en los siguientes ocho dominios en el DRDP (2015):

    • El aprendizaje deautorregulación
    • El desarrollo Social y Emocional
    • El desarrollo del lenguaje y la alfabetización
    • El desarrollo del idioma inglés (para estudiantes de dos idiomas)
    • La cognición, incluyendo matemáticas y ciencias
    • El desarrollo Físico y la Salud
    Figura 17.13: Este es una tabla basada en una de las medidas del DRDP (2015).[6]

    El DRDP-SA (2010)

    El DRDP-SA está diseñado para que los maestros observen, documenten y reflexionen sobre el aprendizaje, el desarrollo y el progreso de todos los niños en un programa antes o después de la escuela. Los resultados de la evaluación funcional están diseñados para que el maestro pueda planificar el plan de estudios para cada niño y grupos de niños, así como la mejora continua del programa. Consta de 13 medidas divididas en estos dos dominios:

    • El desarrollo personal y social
    • La salud
    Figura 17.14: Aqui esta una tabla que se basa en una de las medidas DRDP-SA (2010).[7]

    Evaluación con el DRDP

    Cuando los niños son evaluados usando el DRDP, el educador usa la información que han reunido a través de la observación y los comentarios de los familiares para evaluar cada medida. Cada medida está definida, tiene niveles de desarrollo los cuales se pueden medir con los niveles de desarrollo anteriores y posteriores, cada nivel de desarrollo se debe describir y tener ejemplos de comportamiento observable que muestran el dominio de cada nivel de desarrollo. Los educadores determinan el último nivel de desarrollo que el niño ha dominado y lo marcan en la escala de calificación.[8]

    Pausa para reflexionar

    ¿Por qué un programa podría elegir usar el DRDP para evaluar a los niños? ¿Cuáles son los beneficios de este tipo de evaluación para cada niño? ¿Cuáles son algunos inconvenientes o desafíos a los que los educadores pueden enfrentarse al completar el DRDP varias veces al año para cada niño?

    Consideración en la evaluación funcional en la primera infancia

    Cada vez más los profesionales de la primera infancia sienten una presión para documentar los resultados del aprendizaje en una era de estándares, de rendición de cuentas y de pruebas de rendimiento. Además de los padres, somos las personas responsables del bienestar de los niños pequeños. Muchos profesionales tienen preocupaciones legítimas sobre el mal uso de las practicas e instrumentos de evaluación, y las consecuencias que no son equitativas para los niños en nuestros programas. Es importante considerar algunas implicaciones de la naturaleza única del desarrollo temprano y del aprendizaje:

    • La evaluación completa y significativa en la primera infancia requiere una comprensión del contexto familiar, que incluye conocer el idioma y la cultura de la familia, recopilar información sobre el desarrollo de los padres y realizar visitas al hogar con la aprobación de los padres. Este principio se aplica a todos los jóvenes y familias, pero es especialmente crítico para los niños cuyas familias pueden no compartir el idioma o algunas de las ventajas económicas de la cultura dominante. Comprender las expectativas y la experiencia de la familia coloca el comportamiento de un niño en contexto y puede prevenir decisiones dañinas que resultan de la mala interpretación de los datos de evaluación (NAEYC, 2005).
    • Los niños más pequeños presentan algunos desafíos complejos y requieren procedimientos flexibles para recopilar información de evaluación significativa y útil. Las variables como la fatiga, el hambre, la enfermedad y el temperamento pueden eclipsar fácilmente las habilidades de un niño pequeño. La hora del día, el entorno, los materiales de prueba y otros factores situacionales también afectan el rendimiento. Cuanto más pequeño es un niño, más probabilidades tiene de quedarse dormido, angustiarse, negarse a cumplir con las instrucciones o distraerse de las actividades de evaluación. Los profesionales deben estar preparados para modificar las actividades, explorar procedimientos alternativos y / o reprogramar en lugar de arriesgarse a recopilar información defectuosa que comprometa los resultados de la evaluación.
    clipboard_e2b9d225d1e5858e7fd3e122a9e9f74b1.png
    Figura 17.15: Los niños no siempre cooperarán con los planes de un educador para recopilar información precisa sobre ellos. [9]
    • Los niños pequeños aprenden haciendo y demuestran su conocimiento y sus habilidades a través de actividades orientadas a la acción. Las evaluaciones auténticas se realizan mientras ellos participan en actividades diarias, rutinas e interacciones ya que generalmente esto nos da información valiosa. En la medida de lo posible, los métodos de evaluación deben realizarse al observar a los niños pequeños participando en comportamientos espontáneos en entornos familiares y con personas conocidas.
    • El hacer muchas evaluaciones y tener muchos datos no necesariamente resultan en una buena evaluación funcional. Los profesionales de la primera infancia solo deben recopilar la información que necesitan y saber de antemano cómo utilizarán toda la información recopilada. En general, es mejor identificar un conjunto de métodos e instrumentos apropiados que brinden la información necesaria y refinar el uso de esos procedimientos a lo largo del tiempo.
    • Algunos instrumentos y procedimientos de evaluación son mejores que otros. Algunos factores como el propósito, el contenido, la confiabilidad y la validez, la eficiencia, el costo y la disponibilidad del desarrollo profesional son más importantes que un empaque atractivo y una publicidad efectiva. La calidad de la información recopilada y las decisiones tomadas como resultado de la evaluación son más importantes. Por lo tanto, cualquier evaluación que realicemos debería beneficiar a los niños, a las familias y a los programas que atendemos.[10]

    Pausa para reflexionar

    Si solo pudiera elegir una cosa en la sección anterior para compartir con otros, ¿qué te gustaría que las personas que son nuevas acerca de la evaluación de los niños pequeños estén seguras de?

    Referencias

    [1] Australian Government Department of Education (n.d.) Educator My Time, Our Place. Tomado de files.acecqa.gov.au/files/National-Quality-Framework-Resources-Kit/educators_my_time_our_place.pdf

    [2] A Guide to Assessment in Early Childhood; Infancy to Age Eight. Washington State Office of Superintendent of Public Instruction, 2008.

    [3] Imagen de Olenda Pea Perez esta en dominio publico

    [4] Imagen de California Department of Education usado con permiso

    [5] Australian Government Department of Education (n.d.) Educator My Time, Our Place. Tomado de files.acecqa.gov.au/files/National-Quality-Framework-Resources-Kit/educators_my_time_our_place.pdf

    [6] Imagen de Ian Joslin esta basada en la imagen de California Department of Education, la cual es usada con permiso

    [7] Imagen por Ian Joslin esta basada en la imagen de California Department of Education, la cual se utiliza con permiso

    [8] Contenido por Jennifer Paris licencia CC BY 4.0; The DRDP (2015) por California Department of Education usado con permiso; The Desired Results Developmental Profile – School-Age (2010) por California Department of Education usado con permiso

    [9] Imagen por Jennifer Woodard Maderazo licencia CC BY 2.0

    [10] A Guide to Assessment in Early Childhood; Infancy to Age Eight. Washington State Office of Superintendent of Public Instruction, 2008.