Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

2.1: Introducción

  • Page ID
    132210
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    La cultura es un concepto amplio que se refiere a las costumbres, valores, creencias y prácticas de un grupo de personas. Incorpora roles familiares, rituales, estilos de comunicación, expresión emocional, interacciones sociales y comportamiento aprendido. La cultura también se refiere a una forma de vida compartida que incluye normas sociales, reglas, creencias y valores que se transmiten a través de generaciones (Hill, McBride-Murry y Anderson 2005, 23). Aunque los grupos culturales suelen compartir antecedentes étnicos y lingüísticos, estos no son los que definen la cultura. La cultura ha sido descrita como derivada de “un sistema dinámico de valores sociales, códigos cognitivos, de estándares de comportamiento, cosmovisiones y creencias utilizadas para dar orden y sentido a nuestras vidas” (Gay 2000, 8).

    La cultura infunde y se refleja en las rutinas de la vida diaria. La cultura es una fuente primaria de creencias, actitudes, lenguaje y eficacia personal (creencia de que uno tiene control sobre la vida y es responsable de ella), sentido del tiempo (ya sea que el tiempo se piense en grandes trozos como horas y días en lugar de precisamente en términos de minutos y segundos) y percepciones de espacio personal. La cultura es la fuente de los símbolos utilizados para capturar aspectos de la vida como importantes transiciones vitales, relaciones, estatus y poder, logros, identidad grupal y el significado de la vida y la muerte. La cultura transmite un conjunto de creencias sobre cómo deben ordenarse las relaciones sociales y cómo opera el mundo. [18]

    Una variedad de definiciones de cultivo se proporcionan en la siguiente tabla. El propósito de proporcionar estas definiciones es invitarnos a revisar y discutir las diversas definiciones del término como marco para futuras discusiones. [19]

    Tabla 2.1: Definiciones de Cultura [20]

    La cultura es...

    • Las prácticas organizadas y comunes de comunidades particulares.
    • Una organización compartida de ideas que incluye los estándares intelectuales, morales y estéticos prevalecientes en una comunidad y el significado de las acciones comunicativas.
    • Los complejos procesos de interacción social humana y comunicación simbólica.
    • Un conjunto de actividades mediante las cuales diferentes grupos producen memorias colectivas, conocimientos, relaciones sociales y valores dentro de relaciones de poder históricamente controladas.
    • Un instrumento que la gente usa mientras lucha por sobrevivir en un grupo social.
    • Un marco que guía y delimita las prácticas de vida.
    • Todo eso lo hacen las personas.
    • Las formas y modales que las personas utilizan para ver, percibir, representar, interpretar y asignar valor y significado a la realidad que viven o experimentan.
    • El conjunto complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, las costumbres, y cualquier otra capacidad y hábito adquirido por el hombre como miembro de la sociedad.
    • Comprensión compartida, así como las costumbres públicas y artefactos que encarnan estos entendimientos.
    • Patrones, explícitos e implícitos, de y para comportamientos adquiridos y transmitidos por símbolos, constituyendo el logro distintivo de los grupos humanos, incluyendo sus realizaciones en artefactos.
    • No tanto una cuestión de sistema inerte en el que operan las personas, sino más bien una construcción histórica por parte de la gente que siempre está cambiando.

    La cultura es compleja y es algo a lo que estamos expuestos desde el día en que nacemos. Es un proceso detallado en las siguientes estructuras profundas:

    1. La cultura es un conjunto de reglas para el comportamiento. La cultura no puede ser “vista” porque las reglas son invisibles; solo se pueden ver los productos de la cultura: los comportamientos producidos por las reglas. Sin embargo, las reglas culturales no causan comportamiento; influyen en las personas para que se comporten de manera similar, de formas que les ayudan a entenderse entre sí. Es entendiendo las reglas de una cultura que se sabe saludar a una persona más joven que uno mismo, mayor que uno mismo, un amigo o un extraño. Las reglas culturales ayudan a las personas a saber cómo sostener a un bebé. Las reglas culturales dan forma a las preferencias y celebraciones alimentarias; determinan si se celebra el sol o la luna; si usar un vestido o pantalón, o nada en absoluto. Estas reglas dan sentido a todos los eventos y experiencias de la vida. La esencia de la cultura no son estos comportamientos en sí mismos, sino las reglas que producen los comportamientos.
    2. La cultura es característica de los grupos. Las reglas de una cultura son compartidas por el grupo, no inventadas por el individuo. Las reglas del grupo, que se transmiten de una generación a otra, forman el núcleo de la cultura. Aunque uno más recuerda que además de las diferencias culturales grupales, existen diferencias individuales. Cada persona desarrolla una personalidad única como resultado de su historia personal y, a la vez, se desarrolla en un contexto cultural con algunas características de comportamiento que son compartidas por otros miembros del grupo.
    Una mujer sosteniendo a una niña pequeña y mirándola hacia abajo mientras la pequeña sonríe y apunta hacia arriba, mirando a la cámara.
    Figura 2.2: La cultura no se ve, pero se pueden ver los comportamientos que resultan de la aculturación. [21]
    1. La cultura se aprende. Nadie nace aculturado; más bien, cada persona nace con una capacidad biológica para aprender. Lo que cada persona aprende depende de las reglas culturales de las personas que las criaron. Algunas reglas se enseñan con palabras: “sostén tu tenedor en tu mano derecha, y tu cuchillo en la izquierda”. Otras reglas son demostradas por acciones: cuándo sonreír, qué tan cerca de pararse cuando se habla con alguien, etc. Debido a que la cultura se aprende, es un error asumir la cultura de una persona por la forma en que se ve. Alguien puede ser racialmente negro y culturalmente irlandés. Una persona también puede llegar a ser bicultural o mulitcultural aprendiendo las reglas de culturas distintas de su propio grupo primario.
    2. Los individuos están incrustados, en diferentes grados, dentro de una cultura. La cultura se aprende y a medida que los niños son aculturados, suelen aprender las reglas centrales de su cultura, sin embargo, es posible que no siempre aprendan cada regla cultural igualmente bien. Algunas familias están más ligadas a la tradición, otras menos. Además, aunque las familias y los individuos aprendan las reglas culturales, es posible que no siempre se comporten de acuerdo con lo que han aprendido, algunas personas son conformistas; otras son inconformistas. En consecuencia, el comportamiento de los miembros de un grupo cultural variará, dependiendo de cuán profundamente arraigadas estén sus experiencias dentro del núcleo de una cultura. Pensar en las variaciones de comportamiento de esta manera ayuda a quienes trabajan con familias individuales a comprender por qué aquellos de una cultura similar no comparten todos los comportamientos basados en la cultura.
    3. Grupos culturales piden prestado y comparten reglas. Cada grupo cultural tiene su propio conjunto de reglas básicas de comportamiento y, por lo tanto, es único; sin embargo, algunas de las reglas de la Cultura A pueden ser las mismas que las reglas de la Cultura B. Esto sucede porque las reglas culturales evolucionan y cambian con el tiempo, y a veces cuando dos grupos tienen contacto extenso entre sí, influyen entre sí en algunas zonas. Así, dos grupos de personas pueden hablar el mismo idioma, pero tienen reglas diferentes sobre los roles para las mujeres. La comprensión de este concepto ayuda a evitar confusiones cuando una persona de otra cultura se parece mucho al maestro de alguna manera, pero tan diferente en otras formas.
    4. Los miembros de un grupo cultural pueden ser competentes en el comportamiento cultural pero no pueden describir las reglas. La aculturación es un proceso natural; a medida que las personas se aculturan, no son conscientes de que sus ideas y comportamientos están siendo moldeados por un conjunto único de reglas. Así como un niño de cuatro años que es competente con el lenguaje no puede trazar una oración o explicar las reglas de la gramática si se le pide que lo haga, así también las personas pueden llegar a ser completamente competentes con el comportamiento cultural sin saber conscientemente que se comportan de acuerdo con las reglas. De la misma manera, entender la aculturación explica por qué no se puede acercar a una persona y pedirle que explique su cultura.

    Cultivar la apertura sobre la cultura y el desarrollo promueve una curiosidad por el educador de la primera infancia que ayuda a reducir los dos supuestos comunes que existen en la sociedad actual. El primer supuesto es que existe un conjunto de “mejores prácticas” y un conjunto de metas de desarrollo universales para todos los niños y familias. Al evitar esta visión estática y considerar la cultura como un conjunto fluido de prácticas organizadas para lograr metas específicas, se ve que cada comunidad cultural puede tener un conjunto único de “mejores prácticas” para promover la socialización y metas de desarrollo para sus hijos. Estas prácticas y metas se sitúan dentro del contexto comunitario más amplio que incluye la historia política, social y económica.

    El segundo supuesto es que la cultura equivale al origen étnico o lingüístico de uno. Mirar la cultura como un conjunto de prácticas más que como el trasfondo de una persona proporciona una manera más poderosa de entender las variaciones dentro de los grupos étnicos y lingüísticos que simplemente comparar atributos entre grupos. Como suelen señalar los maestros, los proveedores de atención temprana y los investigadores, es típico que aparezcan más diferencias que similitudes entre niños de los mismos orígenes étnicos o lingüísticos. Las familias de orígenes étnicos o lingüísticos similares no necesariamente tienen las mismas rutinas, metas o prácticas. Las rutinas, metas y prácticas se desarrollan en el contexto de la historia de una familia, incluyendo el patrimonio cultural y lingüístico, pero varían según las regiones y de un país a otro y generalmente se asocian con los objetivos sociales, políticos y económicos inmediatos y recientes de la comunidad. Las prácticas culturales, o formas rutinarias de hacer las cosas, definen el contexto cultural en el que se desarrollan los humanos. Usando este enfoque, los profesionales e investigadores pueden explorar cómo las prácticas basadas en la cultura con niños impulsan los resultados del desarrollo en lugar de centrarse exclusivamente en cómo los resultados del desarrollo difieren entre los grupos étnicos y lingüísticos. La siguiente viñeta ilustra este concepto. [22]

    Luchas de Naptime

    Dos niños pequeños descansando sobre una manta verde y almohadas mientras que un tercero se sienta.
    Figura 2.3: Los patrones de los niños varían según la cultura del hogar. [23]

    José es un niño de 17 meses cuya familia vive en un departamento en una gran ciudad ubicada cerca de la frontera mexicana. Su familia se mudó recientemente a Estados Unidos y ha estado viviendo con su tía y sus cuatro hijos. José lleva casi dos meses asistiendo a un programa local para bebés y niños pequeños. Sus maestros informan que la hora de la siesta es particularmente difícil para José. Aunque obviamente muy cansado, José lucha por hacer la transición a su cuna y muchas veces se acuesta en el suelo y llora, lo que perturba a los demás niños y muchas veces los despierta.

    El maestro de atención primaria de José ha intentado llevar a José a su cuna y darle un libro o juguete favorito para ayudarle a calmarse; sin embargo, José sale de la cuna y se sube al suelo y sigue llorando. Cuando José finalmente se duerme, suele ser el momento de que los niños se levanten y tomen un refrigerio. La maestra principal, Carla, decide plantear este tema a su supervisor durante su próxima reunión de supervisión reflexiva.

    Cuando se le pide que describiera cómo la hace sentir el comportamiento de José durante la siesta, Carla comparte que se siente triste por José porque él está tan obviamente angustiado y que desea que pueda hacer algo para ayudarlo. También siente que ya que José lleva casi dos meses en el programa, debería poder hacer la transición a la hora de la siesta con más facilidad. Cuando se le preguntó cómo la conducta de José la hace sentir en su papel de maestra principal, Carla comparte que se siente ineficaz como maestra y se preocupa por el efecto que la conducta de José tiene en los otros niños. También le preocupa cómo ella y su asistente conseguirán sus pausas para el almuerzo ya que todos los niños necesitan estar dormidos para que uno de ellos salga del aula.

    La supervisora de Carla sugiere que haga una visita domiciliaria para conocer mejor a la familia y aprender más sobre las rutinas de cuidado de la familia. Durante la visita domiciliaria, Carla se entera de que José se ha acostado con su madre desde su nacimiento y que en el país de origen de José, los niños suelen dormir con uno de sus padres hasta que nace otro hermano, momento en el que generalmente se trasladan a la cama de un hermano mayor. Al discutir esto con su supervisora, Carla llega a comprender que el colecho refleja un objetivo de la comunidad cultural de José, que es fomentar la interdependencia. [24]

    Como ilustra esta viñeta, la interdependencia valorada en el hogar de José es dramáticamente diferente del énfasis en la autosuficiencia y autonomía que se encuentra en su programa de atención temprana. Los investigadores han informado que los entornos donde los patrones de sueño son diferentes a los del entorno del hogar pueden generar incertidumbre para los niños (Provence, Naylor y Patterson 1977) y que los patrones de sueño suelen estar entre las prácticas finales para cambiar cuando una familia se muda a un nuevo país (Farooqui, Perry, y Beevers 1991). José experimenta prácticas muy diferentes en el programa de atención temprana, las cuales se basan en el objetivo de la independencia, de las que experimenta en el hogar. Al hacer una visita domiciliaria para aprender más sobre las prácticas familiares, Carla ha dado un primer paso importante hacia la comprensión del comportamiento de José y la creación de un aula sensible y receptiva. [25]


    This page titled 2.1: Introducción is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Krischa Esquivel, Emily Elam, Jennifer Paris, & Maricela Tafoya.