Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

6.5: Ir un paso más allá con un aula antisesgo

  • Page ID
    132465
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    “Numerosos estudios de investigación sobre el proceso temprano de desarrollo de identidad y actitud concluyen que los niños aprenden observando las diferencias y similitudes entre las personas y absorbiendo los mensajes hablados y tácitos sobre esas diferencias”. (Hepburn, 2007). Para enseñar a los niños a respetar y valorar la diversidad, los educadores deben incluir en los programas de primera infancia los siguientes elementos:

    Sensibilización Cultural

    Los educadores deben reconocer que desarrollar con frecuencia su propia conciencia multicultural, actitudes hacia los niños y sus familias, y conocimientos y habilidades es necesario y significativo. Al hacer eso, se deben proporcionar en la clase materiales de instrucción apropiados como la literatura multicultural. Además, una antibias y multiculturales

    Yendo un paso más allá con un aula antisesgo

    El movimiento antisesgo nació del movimiento del multiculturalismo. Algunas de las personas involucradas en el movimiento del multiculturalismo consideraron que no hacía lo suficiente para abordar los problemas sociales en el sistema educativo.

    El enfoque antisesgo exhorta a los educadores a ser conscientes de los sesgos que perpetúan la opresión y crean un ambiente inequitativo y a eliminarlos. El enfoque antisesgo tiene como objetivo enseñar a los niños sobre la aceptación, tolerancia y respeto; analizar críticamente lo que se les enseña; y reconocer las conexiones entre etnia, género, religión y clase social, y poder, privilegio, prestigio y oportunidad. [72] El plan de estudios antisesgo también abarca las diferencias y la singularidad. No existe tal cosa como “daltonismo”. Tenemos que aceptar y reconocer las diferencias.

    El Director Nacional de la Liga Anti Difamación, Abraham H. Foxman ha dicho: “Los niños nacen en este mundo sin prejuicios, pero pueden aprender prejuicios tan fácilmente como el alfabeto o atarse los zapatos; llegar a los niños lo antes posible es importante cuando se quiere inculcarles imágenes positivas de ellos mismos y los demás” (Liga Antidifamación, 2001, ¿Cómo podemos detener el odio antes de que comience? sección, párr. 0). Por lo tanto, si bien es importante educar a los adultos sobre el sesgo y la discriminación, criar niños que serán antiprejuicios es un paso esencial para lograr un cambio real en nuestra sociedad. La incorporación del currículo antisesgo en la educación infantil brinda a los niños una base para luchar por la justicia social más adelante en sus vidas.

    En el Aula

    Un ambiente de aula rico en posibilidades para explorar la diversidad brinda a los niños oportunidades de desarrollar ideas sobre ellos mismos y los demás, les permite iniciar conversaciones sobre las diferencias en un ambiente seguro y brinda a los maestros un entorno en el que pueden introducir actividades sobre diversidad (Stern-larosa, 2001, Hablar con los niños sobre la diversidad: sección de años preescolares, párr. 7). Los maestros son una parte integral del desarrollo de un niño y pueden ser figuras clave en la configuración de las percepciones de los niños sobre las diferencias. Son modelos influyentes que tienen el potencial de enseñar a los niños a ser antisesgos.

    Una mujer hablando con un niño, que está haciendo un gesto con la mano sosteniendo las palmas de las manos hacia arriba.
    Figura 6.2: Los maestros son modelos a seguir para los antisesgos. [73]

    La formación de actitudes de los niños hacia la diferencia es un proceso social en el que la familia, la escuela y los medios de comunicación juegan un papel importante (Derman-Sparks, 2006, p. 15). Así, en nuestra sociedad, los niños están constantemente expuestos a prejuicios, prejuicios y discriminación, pero la escuela es un lugar donde estos puntos de vista pueden ser cuestionados (Lee, 2006, p. 4). Debido a que los niños absorben las creencias sociales, es importante enseñarles durante su desarrollo a apreciar las diferencias en lugar de permitirles interiorizar los prejuicios de la sociedad.

    Las experiencias de los niños en la primera infancia configuran cómo abordarán las diferencias a lo largo de su vida. Los años preescolares sientan las bases para el desarrollo de los niños de un fuerte sentido de sí mismo, empatía y actitudes positivas hacia la diferencia y las habilidades de interacción social. El sesgo y discriminación que existe en nuestra sociedad tiene la capacidad de sabotear su sano desarrollo en estas áreas. A través de actividades antisesgos y la ayuda de educadores, los niños pueden aprender a resistir diversas formas de sesgo (Derman-Sparks, 2006, p. 193). Incluso los niños pequeños tienen la capacidad de ser antisesgos; lo que los niños aprenden en el aula se puede trasladar a la acción para combatir la injusticia que encuentran en el mundo que les rodea. [74] A los niños se les puede enseñar a ser aliados. Esto significa que están dispuestos a ponerse de pie cuando ven que se producen sesgos.

    Plan de estudios

    Currículo antisesgo se esfuerza por el desarrollo de un estudiante que promoverá activamente la justicia social. A través de actividades que construyen un fuerte sentido de sí mismo, empatía, actitud positiva hacia las personas diferentes a uno mismo y habilidades saludables de interacción social, los estudiantes pueden ser guiados hacia el camino de la justicia social.

    El Plan de Estudios Antisesos, desarrollado por un grupo multiétnico de educadores de la primera infancia, promueve los siguientes objetivos:

    1. Para nutrir la construcción de cada niño de un autoconcepto y una identidad grupal conocedores y seguros.
    2. Promover la interacción cómoda y empática de cada niño con personas de diversos orígenes.
    3. Fomentar el pensamiento crítico de cada niño sobre el sesgo.
    4. Cultivar la capacidad de cada niño para defenderse a sí mismo y a los demás ante el sesgo (Derman-Sparks, 2006, p. 193).

    Estos principios deben ser un tema de discusión y parte de las actividades primarias, pero también relevantes para el papel de los estudiantes como activistas, porque, como señalan Kalantzis y Cope, “La educación multicultural, para ser efectiva, necesita ser más activa” (Nieto, 2006 p. 26).

    Una parte integral del activismo antisesgo entre los jóvenes estudiantes implica la conciencia sobre la gravedad del tema. Por lo tanto, es necesario discutir y definir principios e ideologías respecto a los prejuicios con los niños desde una edad temprana. Sandra Fitzpatrick enfatiza la importancia de comenzar con ejemplos concretos y trabajar hacia lo más abstracto cuando se trabaja con estudiantes particularmente jóvenes. Ella sugiere juegos de rol y conversaciones contextuales para ayudar a los niños a comprender los conceptos de raza y prejuicio. Por ejemplo, el libro infantil del Dr. Suess, “The Sneetches” es particularmente útil para explicar que lo que hay en el exterior no importa (Fitzpatrick, comunicación personal, 24 de abril de 2008). Una vez que los estudiantes tienen una idea de qué es el prejuicio y cómo puede lastimar a las personas, pueden comenzar las actividades antisesgos. El activismo puede ocurrir justo en el aula, alrededor de la comunidad o en la sociedad en general.

    Una de las actividades que recomienda Louise Derman-Sparks involucra “vendajes color carne... un material de considerable interés para los niños pequeños” (Derman-Sparks, 2006, p. 195). Un día, mientras asistía a un raspón menor, les dijo a los niños: “Miren esto, dice en la caja que estas vendas son de color carne. Eso significa que son del mismo color que nuestra piel. A ver si realmente es cierto”. Luego, cada niño recibió una venda en su brazo, y notaron que los vendajes coincidían muy pocos de los tonos de piel de los estudiantes. Al día siguiente, invitaron a miembros de otras aulas a participar en el experimento. Al darse cuenta de que los vendajes no eran, en efecto, de un color de piel universal, optaron por escribir una carta a la empresa. Los niños dictaron lo que querían decir, Derman-Sparks agregó una descripción de su experimento, y la carta fue enviada por correo a la compañía. También involucraron a familias, enviando cartas a casa sobre lo que estaban haciendo. Unas semanas después la clase recibió una caja de vendajes con una nota educada que decía: “Encerrado encontramos algunas tiras transparentes que son más de color carne” (Derman-Sparks, 2006, p. 196).

    Si bien las actividades dirigidas por maestros son una excelente manera de hacer que los estudiantes tengan el hábito de hablar en contra de los prejuicios, cuando los propios estudiantes lideran, se convierte en algo más que una actividad. Se convierte en activismo. Las educadoras de la primera infancia Tara Karr y Sandra Fitzpatrick han visto notables casos de activismo antirracista dentro de sus aulas.

    Tara Karr, maestra de preescolar del Centro de Estudios Infantiles Gorse, ha descubierto que sus alumnos también son capaces de responder a esos preciosos eventos en el aula que llamamos “momentos enseñables”. Este año tiene un conjunto de mellizas que son particularmente vocales al reaccionar a los comentarios de otros estudiantes sobre las familias hechas de “gente morena aterradora” en historias o las estructuras familiares “imposibles” que tienen dos mamás. Karr ha descubierto que cuando los gemelos responden con: “¿Qué da miedo? Ella le está diciendo solo cosas buenas a su hija”, o “No siempre tiene que haber papá, la familia es la gente que te ama”, toda la clase salta para una discusión dirigida por estudiantes sobre el color de la piel, o lo que hace a una familia, etc. (Tara Karr, comunicación personal, 25 de abril de 2008).

    Un año en la carrera de Sandra Fitzpatrick como maestra de jardín de infantes en la Escuela Three Rivers, las clases de gimnasia organizaron un “jump-a-thon”. Los niños iban a recaudar dinero fuera de la escuela, y los alumnos que más hubieran recaudado ganarían premios. Al término de la competencia, fueron los estudiantes los que provenían de familias adineradas quienes habían recaudado más dinero, y por lo tanto ganaron los premios. Fitzpatrick describe a los estudiantes de su clase que no habían ganado premios como “devastados”, y los que habían ganado premios estaban igualmente preocupados. Habiendo aprendido sobre los prejuicios a principios de año, la clase decidió tomar una posición contra el sistema sesgado. Optaron por devolver sus premios, platicar con otras clases de la escuela sobre el evento y hacer un video explicando por qué el sistema era injusto que luego enviaron a la American Heart Association, quien había patrocinado el evento (Sandra Fitzpatrick, comunicación personal, 5 de mayo de 2008). [75]

    Guiar el comportamiento de los niños de maneras culturalmente apropiadas

    Los niños son productos de su entorno y sus familias son sus primeros maestros. Cuando los niños están matriculados en la escuela, traen consigo lo que han aprendido de su entorno hogareño. Esto podría ser positivo o negativo y puede encajar bien en su nuevo entorno de aprendizaje o puede que no. [76] “Para los niños cuyo idioma o cultura hogareña difiere sustancialmente de la norma en las aulas de la primera infancia, esta transición puede exponerlos a expectativas contradictorias sobre cómo comportarse y otras fuentes potenciales de [diferencia cultural entre el hogar y el programa de educación infantil].” [77]

    De acuerdo con la Asociación Nacional para la Educación de Niños Pequeños Orientación Positiva Culturalmente Adecuada con Niños Pequeños de Zeynep Isik-Ercan, tenemos que recordar que los niños tienen rutinas culturales que influyen fuertemente en su comportamiento. Cuando los cuidadores y maestros responden al comportamiento es importante considerar los guiones culturales que los niños podrían estar siguiendo.

    Deben considerar el tema a través de una lente de adecuación cultural que tome en consideración factores como:

    • Tradiciones familiares
    • Creencias religiosas
    • Etiqueta comunitaria
    • Clase social
    • Diferencias contextuales (como prácticas urbanas, rurales y suburbanas)
    • Estilo de crianza

    Cuando los educadores respetan las prácticas culturales de una familia, aunque no necesariamente estén de acuerdo, promueven el bienestar social y emocional de los niños. Una forma de dar cabida a las diversas perspectivas de orientación de las familias es proporcionar una estructura flexible para satisfacer las necesidades individuales. Y cuando los niños tienen conflictos derivados de su diversidad cultural y lingüística, los educadores pueden apoyar el desarrollo de las habilidades sociales de los niños ayudando a comprender las normas sociales y mediando en sus relaciones. [78]

    Orientación a través de la Cultura entre

    “La cultura entre pares —'los conjuntos estables de rutinas, artefactos, valores y preocupaciones que los niños producen y comparten entre sí' (Corsaro 2012, 489) —es un componente importante de la cultura del aula. Los maestros pueden obtener información valiosa cuando examinan varios elementos de la cultura de pares en sus aulas y utilizan las interacciones de los niños para establecer una orientación positiva”. Los niños pueden monitorear y regular los comportamientos de sus compañeros antes de que puedan hacer lo mismo con su propio comportamiento. Al interactuar con otros niños, reciben retroalimentación que les ayuda a comenzar a interiorizar las expectativas sociales sobre su comportamiento. [79]

    Niños cepillan los dientes de un dinosaurio
    Figura 6.3: ¿Qué podría pasar después en esta situación (donde el niño en la espalda está usando el cepillo de dientes en la cabeza de otro niño) que refuerce el comportamiento socialmente apropiado?

    Trabajando a través del conflicto con el enfoque antisesgo

    En su libro Educación Anti-Bias para niños pequeños y nosotros mismos, Louise Derman-Sparks y Julie Olsen Edwards proporcionan pautas que pueden usarse para ayudar a los niños a navegar los conflictos relacionados con la diversidad de maneras que protejan todos los derechos de los niños y sean culturalmente receptivos.

    Apoyar la capacidad de los niños para reconocer la injusticia y el impacto negativo que tiene los educadores pueden:

    • Observe y aprenda sobre las fuentes de los conceptos erróneos y estereotipos de los niños.
    • Planificar experiencias que permitan a los niños comparar representaciones precisas con sus entendimientos inexactos
    • Apoyar sus intentos de hacer justas las cosas injustas

    Los educadores deben recordar que los comportamientos sesgados son tan graves como la agresión física. Para ayudar a los niños a actuar contra los prejuicios y/o la discriminación, los educadores pueden:

    • Aviso cuando las prácticas desleales afectan a niños
    • Facilitar el diálogo sobre los sentimientos e ideas sobre estas situaciones
    • Proporcionar información según sea necesario para ayudar a los niños a comprender
    • Piense en los niños y las familias y cuáles son sus necesidades y tome en consideración cómo manejan los prejuicios y la discriminación
    • Proporcionar diversas formas de manejar situaciones discriminatorias que se adapten a la diversidad de familias
    • Planificar y llevar a cabo acciones para atender el problema con los niños [80]
    • Si no está seguro de cómo responder, dígale al niño o niños que lo pensará y se pondrá en contacto con ellos (asegurándose de que siempre siga adelante)

    Apoyando la negociación de conflictos infantiles

    Es importante que los educadores capaciten a los niños pequeños, paso a paso, a medida que aprenden habilidades de resolución de conflictos. Modele una secuencia predecible y efectiva de pasos que los niños eventualmente pueden usar por su cuenta: reconocer sentimientos, recopilar información sobre el conflicto, replantear el problema, pedirles a los niños que sugieran posibles soluciones, ayúdalos a elegir una para probar y luego volver a consultar con ellos poco después mientras implementan sus solución. A medida que maduran y practican, poco a poco dan un paso atrás y toman un papel menos central en la solución de problemas, incitando a los niños si se “quedan atascados” en el camino de la resolución. Después de que sí resuelvan un conflicto, resuma brevemente las formas en que los niños resolvieron el problema con éxito. Esto refuerza las habilidades de los niños para la próxima vez que surja un problema.

    Secuencia de desarrollo de negociación de conflictos

    A medida que los niños maduran, son capaces de comprender mejor las perspectivas de otras personas y pueden negociar de manera más constructiva con sus compañeros para resolver conflictos.

    1. Nivel inicial: Los niños pueden expresarse entre sí (usando palabras, acciones o expresiones faciales) sus propios deseos, pero los adultos necesitan proporcionar ideas para resolver disputas.
    2. Siguiente nivel: Los niños comienzan a usar palabras y acciones apropiadas para expresar sus perspectivas y deseos entre sí y buscar ayuda a adultos durante las disputas.
    3. Siguiente nivel: Los niños no sólo se expresan sus propias necesidades y deseos durante un conflicto sino que pueden sugerir soluciones simples basadas en sus propias perspectivas.
    4. Nivel maduro o competente: Los niños pueden considerar las perspectivas de los demás cuando hay un desacuerdo y pueden sugerir y acordar algunas soluciones mutuamente aceptables. [81]

    This page titled 6.5: Ir un paso más allá con un aula antisesgo is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Krischa Esquivel, Emily Elam, Jennifer Paris, & Maricela Tafoya.