Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

2.8: Derechos garantizados por la Constitución de Estados Unidos

  • Page ID
    106985
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Figura 2.8.1: La Administración Nacional de Archivos y Registros se estableció en 1934 para albergar y mantener registros oficiales.

    La Carta de Derechos: Camino a las Libertades Civiles

    El fundamento de las libertades civiles es la Carta de Derechos, las diez modificaciones que se agregaron a la Constitución en 1791 para restringir lo que pueda hacer el gobierno nacional.

    Los convenios estatales que ratificaron la Constitución obtuvieron promesas de que el nuevo Congreso consideraría agregar una Carta de Derechos. James Madison —figura clave en la Convención Constitucional y exponente de la lógica constitucional en los documentos federalistas— fue elegido para la primera Cámara de Representantes. Manteniendo una promesa de campaña, encuestó las sugerencias de las convenciones ratificadoras del estado y se centró en las más recomendadas. Escribió las enmiendas no sólo como metas a perseguir sino como comandos diciéndole al gobierno nacional lo que debe hacer o lo que no puede hacer. El Congreso aprobó doce enmiendas, pero la Carta de Derechos se redujo a diez cuando las dos primeras (relativas a la distribución y remuneración del Congreso) no fueron ratificadas por los nueve estados necesarios.

    Vea la Declaración de Derechos en línea en http://www.archives.gov/exhibits/charters/bill_of_rights.html

    Las primeras ocho modificaciones que se aprobaron abordan derechos particulares. La Novena Enmienda aborda la preocupación de que enumerar algunos derechos pudiera socavar los derechos naturales tácitos que precedieron al gobierno. Afirma que la Carta de Derechos no “niega ni menosprecia a otros retenidos por el pueblo”. Esto permite que se reconozcan derechos sin nombre, como el derecho a viajar entre estados. Discutimos la Enmienda 10 en el Capítulo 3, ya que tiene más que ver con los derechos de los Estados que con los derechos individuales.

    Los Derechos

    Incluso antes de la adición de la Carta de Derechos, la Constitución no hacía caso omiso por completo de las libertades civiles. Afirma que el Congreso no puede restringir el derecho de uno a solicitar un recurso de hábeas corpus que explique los motivos de su detención. Se prohíbe al Congreso y a los estados promulgar proyectos de ley de alcanzador (leyes que castigan a una persona nombrada sin juicio) o leyes ex post facto (leyes que hacen ilegales las acciones retrospectivamente). Precisa que las personas acusadas por el gobierno nacional de un delito tienen derecho a juicio por jurado en el estado donde se alega que ocurrió el delito y que los funcionarios nacionales y estatales no pueden ser sometidos a una “prueba religiosa”, como jurar lealtad a una denominación determinada.

    La Carta de Derechos contiene el grueso de las libertades civiles. A diferencia de la Constitución, que contiene énfasis en poderes y estructuras, la Carta de Derechos habla de “el pueblo”, y esboza los derechos que son centrales para la libertad individual [1].

    Enmiendas principales se dividen en varias categorías de protección

    1. Libertad de expresión (I)

    2. El derecho a “conservar y portar armas” (II)

    3. La protección de la persona y los bienes (III, IV, V)

    4. El derecho a no ser “privado de la vida, de la libertad o de los bienes, sin el debido proceso legal” (V)

    5. Los derechos del imputado (V, VI, VII)

    6. Garantías de que el castigo se ajusta al delito (VIII)

    7. El derecho a la privacidad implícito en la Carta de Derechos

    La Carta de Derechos y el Gobierno Nacional

    El Congreso y el Poder Ejecutivo se han basado en la Carta de Derechos para elaborar políticas públicas, muchas veces después del debate público en los periódicos. [2] Las libertades civiles se expandieron a medida que crecían las actividades federales.

    El primer siglo de las libertades civiles

    La primera gran disputa por las libertades civiles estalló cuando el Congreso aprobó la Ley de Sedición en 1798 en medio de tensiones con la Francia revolucionaria. El acto hizo que las críticas falsas y maliciosas al gobierno —entre ellas el presidente federalista John Adams y el Congreso— fueran un delito. Si bien no se pudo detener a los impresores de publicar debido a la libertad de prensa, podrían ser castigados después de su publicación. La administración Adams y los jueces federalistas utilizaron el acto para amenazar con arrestar y encarcelar a muchos editores republicanos que se opusieron a ellos. Los republicanos argumentaron que la libertad de prensa, antes o después de su publicación, era crucial para dar a la gente la información que requerían en una república. La Ley de Sedición fue un tema clave en las elecciones presidenciales de 1800, el republicano Thomas Jefferson se ganó a Adams; el acto expiró al final del mandato de Adams. [3]

    Los debates sobre la esclavitud también ampliaron las libertades civiles. A mediados de la década de 1830, los norteños publicaban periódicos que favorecían la abolición de la esclavitud. El presidente Andrew Jackson propuso evitar que la Oficina de Correos de Estados Unidos enviara tales “publicaciones incendiarias” al sur. El Congreso, al afirmar que no tenía poder para frenar a la prensa, rechazó su idea. Los sureños pidieron a funcionarios del Estado del Norte que suprimieran los periódicos abolicionistas, pero no cumplieron. [4]

    A medida que crecía el poder del gobierno federal, también lo hicieron las preocupaciones sobre las libertades civiles. Cuando Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial en 1917, el gobierno encarceló a muchos radicales y opositores a la guerra. La persecución de la disidencia provocó que los reformadores progresistas fundaran la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en 1920. Hoy, la ACLU persigue libertades civiles tanto para litigantes impotentes como poderosos en todo el espectro político. Si bien a menudo se le considera un grupo liberal, ha defendido a organizaciones reaccionarias, como el Partido Nazi Americano y el Ku Klux Klan, y se ha unido a poderosos grupos de presión para oponerse a la reforma del financiamiento de campañas como restricción de expresión.

    En secciones posteriores se centrará la atención en la Decimocuarta Enmienda y su cláusula de debido proceso. Se agregó a la Constitución en 1868 y impide a los estados privar a las personas de “la vida, la libertad o los bienes sin el debido proceso legal”. Es la base de los derechos civiles. La Decimocuarta Enmienda es crucial también para las libertades civiles. La Carta de Derechos restringe únicamente al gobierno nacional; la Enmienda Decimocuarta permite a la Suprema Corte extender la Carta de Derechos a las entidades federativas.

    El Supremo Tribunal ejerció paulatinamente su nuevo poder. El Tribunal siguió la incorporación selectiva. Para que la Carta de Derechos se extendiera a los estados, los jueces tuvieron que encontrar que la ley estatal violaba un principio de libertad y justicia que es fundamental para los derechos inalienables de un ciudadano. El cuadro 4.1 muestra los años en que muchos amparos de la Carta de Derechos fueron aplicados por la Suprema Corte a los estados; algunos nunca se han extendido en absoluto.

    Ampliación de la Carta de Derechos de la Suprema Corte a los Estados

    Fecha Enmienda Derecha Caso
    1897 Quinto Remuneración justa por dominio eminente Chicago, Burlington & Quincy Railroad v. Ciudad de Chicago
    1925 Primero Libertad de expresión Gitlow contra Nueva York
    1931 Primero Libertad de prensa Cerca de v. Minnesota
    1932 Quinto Derecho a un abogado Powell c. Alabama (casos capitales)
    1937 Primero Libertad de reunión De Jonge contra Oregón
    1940 Primero Libre ejercicio de la religión Cantwell c. Connecticut
    1947 Primero Inestablecimiento de la religión Everson v. Consejo de Educación
    1948 Sexto Derecho a juicio público En Re Oliver
    1949 Cuarto No hay registros e incautaciones irrazonables Wolf contra Colorado
    1958 Primero Libertad de asociación NAACP c. Alabama
    1961 Cuarto Regla excluyente que excluye las pruebas obtenidas en violación de la modificación Mapp contra Ohio
    1962 Octava Sin castigo cruel e inusual Robinson contra California
    1963 Primero Derecho a solicitar gobierno NAACP v. Botón
    1963 Quinto Derecho a un abogado (casos de delitos graves) Gideon contra Wainwright
    1964 Quinto Inmunidad de autoincriminación Mallory contra Hogan
    1965 Sexto Derecho a confrontar a testigos Pointer contra Texas
    1965 Quinto, Noveno y otros Derecho a la privacidad Griswold c. Connecticut
    1966 Sexto Derecho a un jurado imparcial Parker contra Gladden
    1967 Sexto Derecho a un juicio rápido Klopfer c. Carolina
    1969 Quinto Inmunidad de doble peligro Benton contra Maryland
    1972 Sexto Derecho a un abogado (todos los delitos que impliquen penas de cárcel) Argersinger contra Hamlin
    2010 Segundo Derecho a tener y portar armas McDonald contra Chicago

    Derechos no extendidos a los Estados

    Tercero No acuartelamiento de soldados en viviendas particulares
    Quinto Derecho a la acusación del gran jurado
    Séptima Derecho a juicio con jurado en causas civiles conforme al common law
    Octava Sin fianza excesiva
    Octava Sin multas excesivas

    Muchos casos emblemáticos de libertades civiles de la Corte Suprema fueron presentados por litigantes impopulares: miembros de organizaciones radicales, editoriales de publicaciones periódicas antisemitas o de erótica, seguidores religiosos de sectas pequeñas, ateos y agnósticos, o acusados criminales indigentes. Este patrón promueve un marco mediático que sugiere que las libertades civiles crecen a través de la acérrima protección de la Suprema Corte de los derechos ciudadanos más bajos.

    El mejor ejemplo es la saga de Clarence Gideon en el libro Gideon's Trumpet de Anthony Lewis, el reportero de la Corte Suprema del New York Times. El indigente Gedeón fue sentenciado a prisión, pero protestó por el hecho de que el Estado no le proporcionara un abogado. Gideon hizo una serie de apelaciones escritas a mano.

    El Tribunal conoció su caso bajo un procedimiento especial diseñado para los indigentes. Defendido por expertos altruistas en libertades civiles, el caso de Gideon estableció el derecho constitucional de que un abogado se proporcionara, a expensas del estado, a todos los acusados acusados de un delito grave. [5] A menudo aparecen historias similares en relatos noticiosos de casos de la Corte Suprema. Por ejemplo, los periodistas de televisión personalizan estas historias entrevistando a la persona que trajo la demanda y contando la conmovedora historia detrás del caso. [6] Este marco mediático masivo del individuo solitario apelando a la Suprema Corte es solo una parte de la historia.

    Los intereses poderosos también se benefician de las protecciones de las libertades civiles. Consideremos, por ejemplo, la libertad de expresión: los contribuyentes de la campaña Fat-cat confían en la libertad de expresión para proteger su derecho a gastar tanto dinero como quieran para ganar elecciones. Los anunciantes aseguran que se debe otorgar al discurso comercial la misma protección que al discurso político. Enormes conglomerados mediáticos confían en la libertad de prensa para llegar a ser desregulados y más rentables [7].

    Muchos funcionarios tienen que interpretar las garantías de las libertades civiles a la hora de tomar decisiones y formular políticas. A veces tienen una conciencia más amplia de las libertades civiles que los tribunales. Por ejemplo, la Corte Suprema determinó en 1969 que dos periódicos de Arizona violaron las leyes antimonopolio al compartir una planta física al tiempo que mantenían operaciones editoriales separadas. El Congreso y el mandatario respondieron promulgando la Ley de Preservación de Periódicos, diciendo que la libertad de prensa justificaba eximir a dichos periódicos de las leyes antimonopolio.


    Figura 2.8.2

    Preguntas de Estudio/Discusión

    1. ¿Qué es la Declaración de Derechos?

    2. ¿Qué periodos históricos fueron centrales para la evolución de las protecciones de las libertades civiles?

    3. ¿Cuál es la relación de la Decimocuarta Enmienda con las libertades civiles?

    4. ¿Cómo protege el texto original de la Constitución las libertades civiles? ¿Qué tipo de derechos protege la Carta de Derechos que el cuerpo originario de la Constitución no protege?

    5. ¿Por qué los casos históricos de libertades civiles tienden a ser presentados por grupos impopulares o desfavorecidos? ¿Cuáles son algunas de las formas en que los intereses poderosos se benefician de las protecciones de las libertades civiles?

    6. ¿Cree que la Declaración de Derechos hace lo suficiente para proteger las libertades civiles? En su opinión, ¿hay alguna manera en que la Carta de Derechos vaya demasiado lejos?


    Notes:
    [1] This section draws on Robert A. Goldwin, From Parchment to Power (Washington, DC: American Enterprise Institute, 1997).
    
    [2] This theme is developed in Michael Kent Curtis, Free Speech, “The People’s Darling Privilege”: Struggles for Freedom of 
    Expression in American History (Durham, NC: Duke University Press, 2000).
    
    [3] See James Morton Smith, Freedom’s Fetters: The Alien and Sedition Laws and American Civil Liberties 
    (Ithaca, NY: Cornell University Press, 1956). For how the reaction to the Sedition Act produced a broader understanding of 
    freedom of the press than the Bill of Rights intended, see Leonard W. Levy, Emergence of a Free Press 
    (New York: Oxford University Press, 1985).
    
    [4] Michael Kent Curtis, Free Speech, “The People’s Darling Privilege”: Struggles for Freedom of Expression in American 
    History (Durham, NC: Duke University Press, 2000), especially chaps. 6–8, quote at 189.
    
    [5] Anthony Lewis, Gideon’s Trumpet (New York: Vintage Books, 1964).
    
    [6] Richard Davis, Decisions and Images: The Supreme Court and the News Media(Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall, 1994).
    
    [7] Frederick Schauer, “The Political Incidence of the Free Speech Principle,” University of Colorado Law Review 64 (1993): 
    935–57.
    
    Source:
    
     http://www.saylor.org/site/textbooks/American%20Government%20and%20Politics%20in%20the%20Information%20Age.pdf;
     Pgs. 119-127.  Accessed Feb. 2, 2015.  Licensed under Creative Commons 3.0 BY-NC-SA by saylor.org.
    

    This page titled 2.8: Derechos garantizados por la Constitución de Estados Unidos is shared under a CK-12 license and was authored, remixed, and/or curated by CK-12 Foundation via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.

    CK-12 Foundation
    LICENSED UNDER
    CK-12 Foundation is licensed under CK-12 Curriculum Materials License