Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

15: Medieval III- Reorganización del Oriente

  • Page ID
    105323
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    In This Chapter

    • 15.1: Ilkhanid
      Hacer y mutilar manuscritos del Shahnama | Conexiones globales: la vida táctil de los manuscritos medievales | Baram Gur lucha contra el karg (lobo cornudo)
    • 15.2: Timurid
      Los Timúridas (1369-1502) | La Miscelánea de Iskandar Sultan | El Jamsah de Nizami
    • 15.3: Mameluco
      Los mamelucos | Cuenca (Baptistère de Saint Louis) | Madrasa y Mezquita Viernes del Sultán Hasan, El Cairo
    • 15.4: Bizantino tardío
      Arquitectura de la iglesia bizantina tardía | Mosaicos bizantinos en miniatura | Imaginando la salvación: los brillantes mosaicos y frescos bizantinos de Chora
    • 15.5: África Oriental Cristiana
      Arte cristiano etíope | Un icono etíope | Imágenes de la realeza africana, real e imaginada

    Introducción: Narración dramática

    En 1262, el armenio T'oros Roslin escribió e iluminó un exquisito manuscrito evangélico, con 15 miniaturas de página completa, así como docenas de ilustraciones más pequeñas, y reluciente con oro y colores vivos y caros. Hoy se lleva a cabo en el Museo de Arte Walters en Baltimore. Los armenios trataron los Libros del Evangelio con la reverencia Bizancio reservada para los íconos y la iglesia latina para los relicarios. Pero a diferencia de los íconos, que se espera sean copias de imágenes más antiguas, y relicarios, cuyo poder deriva de las reliquias en su interior, los Libros del Evangelio están destinados a transmitir la historia de Jesús. Roslin era un maestro narrador.

    Figura\(\PageIndex{1}\): T'oros Roslin, El banquete de Herodes y el entierro de Juan el Bautista, la señora W. 539, fol. 66, 1262. Tinta y pigmentos sobre pergamino, folios 30 x 21.5 cm. Museo de Arte Walters. (Foto: Museo de Arte Walters, CC0)

    El cuadro inscrito “El banquete de Herodes” relata la historia evangélica de cómo el rey Herodes, capitulando ante la petición de su hijastra Salomé, tiene decapitado a Juan el Bautista. Drama, ansiedad y una expresividad única infunden la escena. Herodes se sienta a la izquierda, mirando hacia abajo; el texto del Evangelio justo detrás de él —en la página anterior, y escrito, como el resto del libro, en armenio— dice que “estaba abatido”. Detrás de su mesa media redonda con oro y cristalería fina se encuentran sus invitados, su número sugerido por un grupo de cabezas. A pesar de que la multitud oscurece la mayoría de las caras, dos muestran reacciones al asesinato. El hombre más cercano a Herodes inclina la cabeza hacia el rey culpable, su ceño surcado sugiriendo su dolor y quizás lástima. El siguiente rostro registra conmoción o ira, con cejas arqueadas y ojos aburridos en Herodes.

    Figura\(\PageIndex{2}\): T'oros Roslin, El banquete de Herodes y el entierro de Juan el Bautista (detalle que muestra las figuras pintadas en la parte inferior de la página), la señora W. 539, fol. 66, 1262. Tinta y pigmentos sobre pergamino, folios 30 x 21.5 cm. Museo de Arte Walters. (Foto: Museo de Arte Walters, CC0)

    También detrás de la mesa, pero alejándose del banquete de Herodes, el muy serio, bien vestido Salomé lleva la cabeza de John en bandeja dorada. Sus ojos se vuelven bruscamente hacia arriba fuera de la imagen hacia el texto que dice, “la niña se lo dio a su madre”. La pantalla plegable detrás de su cabeza se extiende hacia el margen entre dos columnas de texto, dividiendo pulcramente la página por la mitad. La mitad derecha de la miniatura ilustra las seis líneas de texto directamente encima de ella: “Y los discípulos de Juan vinieron y tomaron el cuerpo y lo enterraron”. Los dos, uno más bien con cara de bebé y el otro de barba gris, intercambian una mirada seria mientras llevan el cuerpo (envuelto pero aún sangrando en el cuello) en un arco azul sugiriendo una tumba. Desde los discípulos que luchan bajo el peso del cadáver sin cabeza hasta el hombre parado detrás de Herodes, sosteniendo su espada ensangrentada, esta miniatura tipifica la dramatización de los textos evangélicos de Roslin.

    Una situación precaria

    Roslin trabajó en un scriptorium en Hromkla, una fortaleza armenia en el río Éufrates. La ubicación del pequeño reino cristiano armenio de Cilicia en lo que hoy es la costa sureste de Turquía lo colocó en una encrucijada entre Europa y Medio Oriente: visitado por (y a menudo alineados con) cruzados europeos, así como sujeto a incursiones de sus vecinos islámicos, especialmente los turcos Selyúcidas y los mamelucos egipcios. Apenas cuatro años antes de que se creara el manuscrito, Cilicia se había aliado con los mongoles iljanidas en la destrucción de la capital abasí de Bagdad.

    Figura\(\PageIndex{3}\): Reino Armenio de Cilicia, 1199-1375. (Mapa: Sémhur, CC BY-SA 4.0)

    Liderados por el formidable general Genghis Khan, los mongoles habían barrido desde su tierra natal en Mongolia a través de Asia, agregando territorios y convirtiéndose rápidamente en la fuerza más temida del continente. A las ciudades se les ofrecieron las opciones de someterse al dominio mongol y rendir homenaje o enfrentar la destrucción total. Cilicia comenzó a rendir homenaje a los mongoles iljanidas en 1243, pero sus propias alianzas rara vez habían sido estables, ya que sus vecinos cristianos e islámicos lucharon entre sí por la tierra y el poder. Los mongoles agregaron un elemento confuso ya que exploraron el cristianismo y el Islam como posibles reemplazos del sistema chamánico de creencias de Mongolia hasta que los iljanidas Khan Gazan adoptaron el Islam en 1294.

    Manuscritos y circulación de información

    Los manuscritos contienen información tanto en texto escrito como en imágenes, y representan una increíble inversión del tiempo, habilidad y materiales finos de los creadores. Combinado con su tamaño a menudo relativamente portátil, los manuscritos son recipientes únicos para la comunicación. Roslin parece haber pintado al rey Herodes como si fuera un príncipe iljanida. Lleva la corona dorada con un ala ancha alrededor de una cúpula y una joya o un pico en la parte superior, una túnica elaboradamente estampada, y botas rojas puntiagudas que generalmente se ven en las ilustraciones iljanidas de gobernantes. Su cara redonda, su delgado bigote y su pelo largo y oscuro, aparecen en muchas pinturas iljanidas.

    Las mismas características aparecen en un manuscrito del Jami' al-Tawarikh, o Compendio de Crónicas, un libro concebido como una historia del mundo conocido hasta ese momento. Encargado por Ghazan Khan, y escrito por el poderoso asesor de la corte Rashid al-Din, tiene como objetivo legitimar el gobierno mongol no sólo a través de la erudición y el énfasis en el monoteísmo, sino la imaginería. Figuras del Antiguo Testamento bíblico a los reyes iraníes preislámicos al mismo Profeta Muhammad reflejan la representación mongol característica (Figura\(\PageIndex{4}\)).

    Figura\(\PageIndex{4}\): El Arca de Noé, de El Jami' al-Tawarij (Compendio de Historias) de Rashid al-Din, MSS 727 Folio 45a, 1314-15. Tinta, acuarela translúcida y opaca, oro y plata sobre papel, folios 14 x 25.5cm. (Foto: Colecciones Kalili, CC BY-SA 4.0)

    Tanto los Evangelios sagrados de T'oros Roslin como el Compendio secular de Historias demuestran el flujo de ideas, cultura y estilos durante este tiempo, en un mundo que aún era volátil pero conectado por rutas de comercio, peregrinación, conflicto y Cruzada. En las obras introducidas en este capítulo, influencias tan diversas como la escultura clásica y la pintura china se encuentran en la página, el panel de madera y los mosaicos brillantes.

    Historiografía

    Como se señala en el capítulo 13, este libro presenta una forma alternativa de examinar la Edad Media. Muchos libros de texto tradicionales centran la Edad Media en Inglaterra, Francia e Italia, una visión que deja de lado peyorativamente a dos grandes grupos culturales, Bizancio e Islam. En lugar de segregar Bizancio y el Islam, este capítulo vuelve a ampliar los límites del tradicional “Estudio del arte occidental”. Fuera de la Europa gótica (tema del capítulo 16), los principales grupos culturales del mundo medieval tardío fueron el Imperio Bizantino, el Egipto mameluco y los mongoles de Asia central e Irán. Aunque su poder y territorio se estaban reduciendo, el Imperio Bizantino era heredero de una prestigiosa tradición griega, cristiana romana que se remonta al 333. Quizás la mayor potencia militar y económica del Mediterráneo fue el Egipto mameluco. Los mongoles gobernaron el imperio terrestre más grande de la historia del mundo, tan grande que este capítulo no intenta incluir su parte más oriental, Yuan China; el Janato Chagatai en Asia Central; ni la Horda de Oro, que gobernó gran parte de lo que hoy es Europa del Este y Rusia.

    Como recordatorio, esta es la forma en que se desglosan los tres capítulos medievales:

    Contenido en Capítulos 13-15

    Capítulo

    13

    14

    15

    Título

    Medieval I: La reorganización del mundo romano y el ascenso del Islam

    Medieval II: Imperios disputados, cristianos e islámicos

    Medieval III: Reorganización del Oriente

    Fechas

    333-843

    843-1260

    1260-1453

    Material cubierto

    • Bizancio temprano
      • Introducción/La vida de Jesús y María
      • Manuscritos y miniaturas de marfil
    • El Periodo Migratorio
      • Anglosajón
      • Vikingos
      • Insular
    • El mundo islámico primitivo
      • Introducción al Islam
      • Arquitectura de Mezquita
      • Omeya
      • Abasí
      • El Occidente Islámico
    • Carolingio
    • Islam fracturado
      • Fatimid
      • Selyúcida
      • Mameluco
      • Ghaznavid
    • El Occidente Islámico, cont.
      • El Occidente Latino
      • Vikingos, cont.
      • Ottoniano
      • Peregrinación
      • Románico
    • Bizancio del fin de la iconoclasia a la conquista latina
      • Iconos, frescos y mosaicos
      • Renacimiento macedonio
      • Reinos medievales nubianos
      • Rus de Kiev'
      • Norman Sicilia
    • Ilkhanid
    • Timurid
    • Mameluco
    • Bizantino tardío
    • África Oriental Cristiana

    Nacionalismo

    El nacionalismo coloreó una fascinación por lo medieval que surgió en el siglo XVIII y continúa hasta nuestros días. Las concepciones europeas de la Edad Media se centraron en sus propios países: para los británicos, el apogeo de la arquitectura medieval era el estilo gótico perpendicular inglés, (revivido por Charles Barry y Augustus Pugin para las Casas del Parlamento 1840-18760) y para el novelista francés Victor Hugo, el centro de la mundo medieval fue París, Francia (como en su 1831 El jorobado de Notre-Dame). La película épica medieval de Sergei Eisenstein Alexander Nevsky (1931) pone en escena la lucha entre la civilización y la barbarie en Nóvgorod, Rusia, donde los lugareños se defienden de los caballeros invasores del Sacro Imperio Romano Germánico.

    Este capítulo presenta culturas que fueron dominantes en la Edad Media, pero que tienden a ser menos celebradas como foco de orgullo nacional. La Grecia moderna conserva y valora su pasado bizantino, pero da precedencia al griego clásico. Aunque es un país predominantemente musulmán, Egipto se enorgullece de sus edificios y artefactos faraónicos. El ex Sha de Irán promovió el arte del imperio persa del siglo V a. C., y aunque la República Islámica de Irán valora mucho su pasado islámico y preislámico, rechaza muchos aspectos de la Persia iljanida y Timúrida, incluyendo el papel de los extranjeros y el prestigio de las imágenes figurativas islámicas. Los países eslavos afectados por el dominio mongol (por ejemplo, Rusia, Ucrania, Serbia) celebran el logro de la independencia del “yugo mongol”. Al incluir a los mongoles en la encuesta, este capítulo continúa las historias del arte en Siria, Irak e Irán, incluso cuando fueron gobernados por aquellos con raíces mucho más al este. La atención se centra en los iljanidas y los timúridas, cuyas capitales estaban en áreas de habla persa, pero mantuvieron conexiones comerciales e intelectuales vitales con el Imperio mongol en general.

    Terminología

    Este capítulo no intenta tratar con todos los grupos islámicos activos desde 1260-1453 en el Mediterráneo oriental, mucho menos en África y el Océano Índico, sino que se centra solo en los dos grupos más grandes: los mamelucos y los mongoles. “Mameluco” es una palabra árabe que significa “uno que es propiedad”, es decir, esclavizado. Se refiere a los guerreros esclavizados, de los que muchos gobernantes islámicos dependieron para su protección personal y para sus ejércitos desde el siglo IX al XIX. “Los mamelucos” generalmente se refiere a los gobernantes de Egipto que surgieron de los militares para reclamar el poder en el caos tras la infructuosa invasión cruzada de Egipto en 1250. “Mongol” se refiere a la gente de Mongolia. Hubo dos grandes oleadas de conquista mongol, una iniciada en 1207 bajo Genghis Khan, que creó el imperio contiguo más grande de la historia, llegando desde Hungría hasta Corea. Sus herederos dividieron el Imperio Mongol en unidades más pequeñas, creando la Dinastía Yuan en China, el Janato Chagatai en Asia Central, la Horda Dorada al norte del Mar Negro (incluida la mayor parte de Rusia), y el Iljanato en Afganistán hasta el Mediterráneo, en el que nos enfocamos. La segunda ola estuvo encabezada por Timur, quien aprovechó el declive del poder ilkhanid para expandir su dominio sobre Persia y áreas aledañas.

    Descripción general del capítulo

    Los bizantinos, iljanidas, timúridas y mamelucos

    Tres culturas artísticas dominan este capítulo: las del Imperio Bizantino, el Iljanato y el Sultanato Mameluco. Mucho los divide. Bizancio cristiano hablaba griego; los iljanidas adoptaron el farsi (la lengua de Persia) como lengua administrativa; y los mamelucos usaban el árabe. Aunque los iljanidos y los mamelucos eran ambos políticos musulmanes, lucharon entre sí por el control del Mediterráneo oriental.

    El Imperio Bizantino recuperando el control sobre Constantinopla tras expulsar la ocupación cruzada proporciona la fecha de apertura de este capítulo, 1261. En un notable paralelo, el Sultanato Mameluco surgió cuando los ejércitos egipcios derrotaron a fondo a las fuerzas de la séptima Cruzada y capturaron al rey francés Luis IX en 1250. Un comienzo igualmente significativo podría ser 1260, cuando un ejército mameluco derrotó a los iljanidas cerca de Jerusalén, la primera gran derrota de una fuerza mongol por parte de no mongoles desde Genghis Khan.

    Afirmar legitimidad

    Bizancio trazó su legitimidad hasta la fundación de Constantinopla en 333, mientras que los gobernantes iljanidas y mamelucos sintieron por igual la necesidad de hacer valer sus derechos a gobernar. Los iljanidas se distanciaron de su herencia como conquistadores mongoles al abrazar el Islam en 1295, y hacer que los poetas persas los escribieran en la historia del mundo. Los artistas, muchos de ellos capturados en la guerra, ilustraron estas historias con miniaturas que no solo contaban historias del Antiguo Testamento, islámicas y persas, sino que lo hicieron en estilos que mostraban el dominio iljanid de estilos con raíces en tierras mongolas, desde Yuan China hasta Siria iljanida. Las rutas comerciales estables que apoyaban los mongoles no sólo les traían riquezas, sino que fomentaban un animado intercambio de ideas artísticas. La arquitectura iljanida se basa en tradiciones de Asia central y Persia, incluyendo palacios destinados a abrumar y mezquitas que muestran pleno apoyo al Islam. Después de que Timur liderara una segunda invasión mongol a Irán, él y sus sucesores hicieron un uso similar de la arquitectura islámica y los libros persas (Figura\(\PageIndex{5}\)) para apoyar su dominio.

    Figura\(\PageIndex{5}\): “Viaje del Profeta Muhammad”, folio del Timurid Majma al-Tavarikh (Compendio de Historias), c. 1425. Tinta, acuarela opaca y oro sobre papel, folios 42.8 x 33 cm). El Museo Metropolitano de Arte, Nueva York. (Foto: Museo Metropolitano de Arte, dominio público) Del Museo Metropolitano: “Esta es una hoja de un manuscrito disperso titulado Majma' al Tavarikh, producido para el Shah Rukh en Herat. Aunque de estilo sencillo, muchas de las pinturas son efectivas en su presentación directa. Aquí el Profeta, encaramado sobre la exagerada joroba de su dromedario, domina la composición. Su posición y la de sus dos secuaces en primer plano enfatizan su importancia en la escena”.

    Los mamelucos eran conocidos por sus contemporáneos como turcos o circasianos, aunque los esclavistas trajeron árabes, georgianos, armenios, eslavos y muchos otros para hombre al ejército egipcio. Su reclamo formal de legitimidad fue a través de su lealtad a califas distantes y relativamente impotentes. (El término “sultán” se refería a un subordinado del califa, similar a un emir o visir.) La riqueza material proporcionada por el control egipcio de las rutas marítimas a la India y China apoyó la producción de impresionantes coranes y dotados de madrazas y mezquitas, todo en apoyo a la afirmación mameluca de ser los defensores del Islam.

    Salvación

    Si bien Bizancio se enorgullecía de su larga y orgullosa historia, su poder disminuyó después de que el imperio recuperara Constantinopla. Selyúcidas y luego turcos otomanos ocuparon la mayor parte de sus antiguas tierras, y la Horda de Oro mongol se había apoderado de la mayor parte de sus dependencias eslavas. Comerciantes genoveses controlaban el comercio fuera del Mar Negro. La búsqueda del imperio por el apoyo militar lo llevó a llegar al Papa, a pesar del desastre de la cuarta Cruzada. El intercambio de estudiosos y textos jugó un papel importante en la chispa del Renacimiento italiano, pero no resultó en asistencia contra los turcos. Las alianzas con los mamelucos resultaron más prácticas, pero no impidieron la caída de Constantinopla ante los turcos otomanos en 1453.

    En la todavía rica capital, los aristócratas parecen haberse centrado en su propia salvación, construyendo monasterios donde los monjes rezarían por sus almas. Los programas sobrevivientes de imágenes en tales monasterios son evidencia dramática de sus esperanzas y temores.

    Cristianos más allá de Bizancio

    Al encuestar el arte cristiano en la Edad Media, este libro ha simplificado una historia compleja, centrándose en la iglesia latina y la iglesia bizantina. Una tradición cristiana muy diferente existe en Armenia, representada aquí por las dramáticas imágenes narrativas de T'oros Roslin, y, en el noreste de África, aquí representada por Libros del Evangelio e iconos pintados en un estilo colorido distintivo que enfatiza patrones audaces en superficies planas.

    Descripción general de los objetos

    Este capítulo incluye el arte medieval que a menudo se omite de las encuestas. Los mecenas mamelucos y mongoles apoyaban palacios, mezquitas y madrazas. Ilkhanids y Timurids buscaron crear historias del mundo centradas en los mongoles a través de manuscritos ilustrados. En el Imperio Bizantino, los edificios de la iglesia exhibían la piedad y la riqueza de los aristócratas. Etiopía se incluye como un ejemplo de las muchas formas de cristianismo que hicieron el arte más allá de las fronteras de Bizancio.

    En este capítulo, los lectores encontrarán:

    Arquitectura destinada a impresionar:

    • El mausoleo ilkhanid del sultán Oljetu en Soltaniye, Irán, con su enorme cúpula de azulejos azules
    • El Mausoleo Timurid Gur I Amir en Samarcanda, Usbekistán, con azulejos coloridos de la técnica haft-rangi (también llamada cuerda seca, o técnica de cordón seco)
    • La enorme mezquita mameluca del sultán Hasan, el mausoleo y el complejo Madraza, su exterior realzado con tallas de piedra, su interior con estuco y mármol de colores
    • El Monasterio de Chora en Constantinopla, con un exterior amenizado por ladrillos multicolores

    Y pinturas con un punto a hacer:

    • Las iluminaciones del Corán del sultán Baybar, tan extensas que el libro difícilmente podría haber sido utilizado excepto para exhibir
    • Las ilustraciones de las historias del mundo mongol en el Gran Shahnama mongol
    • Ilustraciones de la poesía persa de Nizami en libros timúridas
    • Visiones dramáticas de la salvación cristiana en los frescos y mosaicos del Monasterio de Chora

    Para cuando termines de leer este capítulo sobre el Cercano Oriente Medieval Tardío, deberías poder:

    • Explicar cómo las ilustraciones iljanidas y timúridas cuentan las historias en los manuscritos que las contienen
    • Compara metalistería mameluca y ayyubid
    • Compare cómo los frescos y mosaicos del Monasterio de Chora son tradicionales e inusuales en su representación de las imágenes cristianas y su conexión con la liturgia
    • Discutir los estilos de la pintura religiosa etíope bizantina tardía y solomónica

    ¿Quieres saber más?