Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

9.12: Napoleón de David cruzando los Alpes

  • Page ID
    102865
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Algunos lo encuentran rígido y sin vida, prueba de la ineptitud de David al capturar el movimiento. Algunos lo ven no como arte, sino propaganda, pura y sencilla. Algún snigger por su momento exagerado, lleno de acción, colgando de acantilados, con matices de “Hi ho Silver, away!” Algunos lo tienen abajo como una especie de comienzo del momento final en la carrera de David, antes de que se convirtiera oficialmente en el artista-lacayo de Napoleón. Sin embargo, sea lo que sea que se pueda decir (y se ha dicho mucho sobre Napoleón Cruzando los Alpes), sigue siendo posiblemente el retrato más exitoso de Napoleón Bonaparte que se haya hecho jamás. En lo personal, me encanta.

    Napoleón a caballo. El caballo se está criando sobre sus patas traseras, y Napoleón apunta hacia la distancia. Su mirada es directa al espectador de la pintura.
    Figura\(\PageIndex{1}\). Jacques-Louis David, Napoleón Cruzando los Alpes o Bonaparte en el paso de San Bernardo, 1800—01, Óleo sobre lienzo, 102″ × 87″ (260 × 221 cm), Chateau de Malmaison, Rueil-Malmaison

    Antecedentes

    Terminado en cuatro meses, de octubre de 1800 a enero de 1801, señala el inicio de un nuevo siglo. Después de una década de terror e incertidumbre tras la Revolución, Francia estaba emergiendo una vez más como una gran potencia. En el corazón de este avivamiento, por supuesto, estaba el general Napoleón Bonaparte quien, en 1799, había escenificado un levantamiento contra el gobierno revolucionario (un golpe de Estado), se había instalado como Primer Cónsul, y efectivamente se había convertido en el hombre más poderoso de Francia (unos años después se declarará emporer).

    En mayo de 1800 dirigió a sus tropas a través de los Alpes en una campaña militar contra los austriacos que terminó con su derrota en junio en la Batalla de Marengo. Es este logro el cuadro conmemora. El retrato fue encargado por Carlos IV, entonces rey de España, para ser colgado en una galería de pinturas de otros grandes líderes militares alojada en el Palacio Real de Madrid.

    Napoleón y el retrato

    Famosamente, Napoleón le ofreció poco apoyo a David en la ejecución del cuadro. Al negarse a sentarse para ello, argumentó que: “Nadie sabe si los retratos de los grandes hombres se parecen a ellos, basta con que su genio viva ahí”. Todo lo que David tuvo que trabajar era un retrato anterior y el uniforme que Napoleón había usado en Marengo. Uno de los hijos de David se puso de pie para él, vestido con el uniforme y encaramado sobre una escalera. Esto probablemente explica el físico juvenil de la figura.

    Napoleón, sin embargo, no estaba completamente divorciado del proceso. Fue él quien se asentó en la idea de un retrato ecuestre: “calme sur un cheval forgueux” (calma sobre un caballo ardiente), fueron sus instrucciones al artista. Y David debidamente obligado. Qué mejor manera, después de todo, de demostrar la capacidad de Napoleón para ejercer el poder con buen juicio y compostura. ¡El hecho de que Napoleón en realidad no condujera a sus tropas sobre los Alpes sino que lo siguió un par de días después de ellos, viajando por un camino estrecho a lomos de una mula no es el punto!

    Descripción

    Al igual que muchos retratos ecuestres, género favorecido por la realeza, Napoleón Cruzando los Alpes es un retrato de autoridad. Napoleón es fotografiado a horcajadas sobre un semental árabe en crianza. Ante él a su izquierda vemos una montaña, mientras que en el fondo, en gran parte oscurecida por las rocas, las tropas francesas arrastran a lo largo de un gran canon y más abajo en la línea ondean el tricolore (la bandera nacional de Francia).

    La mano izquierda sin guantes de Bonaparte apunta hacia arriba hacia la cima invisible, más para que sigamos, uno siente, que los soldados en la distancia. Los brazos levantados a menudo se encuentran en la obra de David, aunque esta está físicamente conectada con el entorno, haciéndose eco de la pendiente de la cresta de la montaña. Junto con la línea de su manto, estas crean una serie de diagonales que son contrapesadas por las nubes a la derecha. El efecto general es estabilizar la figura de Napoleón.

    El paisaje es tratado como escenario para el héroe, no como un sujeto en sí mismo. En la roca de abajo a la izquierda, por ejemplo, el nombre de Napoleón está tallado junto a los nombres de Aníbal y Carlomagno, otras dos figuras notables que lideraron sus tropas sobre los Alpes. David utiliza entonces el paisaje para reforzar lo que desea transmitir sobre su tema. Tan solo en términos de escala, Napoleón y su caballo dominan el plano pictórico. Llevando el punto más allá, si con ese brazo extendido y esa capa ondeante, su cuerpo parece hacerse eco del paisaje, lo contrario podría ser igualmente cierto, que es el paisaje el que le hace eco, y en última instancia es dominado por su voluntad. David parece sugerir que este hombre, cuyos logros se celebrarán en los siglos venideros, puede hacer casi cualquier cosa.

    Napoleón obviamente se sintió halagado. Ordenó que se pintaran tres versiones más; también se produjo una quinta que se quedó en el estudio de David. Reflejando la amplitud de las conquistas europeas de Napoleón, una fue colgada en Madrid, dos en París y una en Milán.

    Conclusión

    En 1801 David fue galardonado con el cargo de Premier Peintre (Primer Pintor) a Napoleón. Uno puede preguntarse cómo se sintió con respecto a este nuevo papel. Ciertamente David idolatraba al hombre. Voilà mon héros (aquí está mi héroe), dijo a sus alumnos cuando el general lo visitó por primera vez en su estudio. Y tal vez fue motivo de orgullo para él ayudar a asegurar la imagen pública de Napoleón. Significativamente, firma y fecha a Napoleón Cruzando los Alpes en la coraza del caballo, un dispositivo utilizado para sostener la silla firmemente en su lugar. El pectoral también sirve como restricción, sin embargo, y dados sus posteriores encargos enormes, como La coronación de Napoleón, uno se pregunta si el genio creativo de David fue inhibido como resultado del patrocinio de su héroe.

    En Napoleón Cruzando los Alpes, sin embargo, la chispa sigue sin lugar a dudas ahí. Muy de acuerdo con la dirección que tomaba su arte en su momento, “un retorno al griego puro” como él lo expresó. En ella moldea la imagen de un arquetipo, el tipo que uno encuentra en medallas y monedas, instantáneamente reconocible e infinitamente reproducible, un héroe para todos los tiempos.

    Colaboradores

    Contenido con licencia CC, Compartido anteriormente

    9.12: Napoleón de David cruzando los Alpes is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.