Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

9.13: Antonio Canova

  • Page ID
    102833
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Una reina de belleza

    Y la ganadora de “Miss Arte Italiana” es —redoble de tambores por favor— ¡Paolina Borghese de Antonio Canova como Venus Victoriosa! O así, al menos, es lo que decidió una pole reciente realizada para la Fundación Marilena Ferrari.

    Una escultura. Una mujer semidesnuda, con un paño que cubre la mitad inferior de su cuerpo. Se reclina parcialmente sobre una cama con almohadas que la apoyan. La cama está tallada ornamentadamente en una piedra azul-gris y dorada con oro.
    Figura\(\PageIndex{1}\). Antonio Canova, Paolina Borghese como Venus Victoriosa, 1804—08, Mármol blanco, 160 × 192 cm, Galería Borghese, Roma

    “Señorita arte italiano”, un epíteto vergonzoso quizás, pero uno que, dada la fuerza de la competencia, no es nada para estornudar; también estaban en disputa obras de Botticelli, Leonardo y Tiziano.

    Ciertamente, el retrato semidesnudo y a tamaño natural de la descarriada hermana de Napoleón es una suntuosa obra de arte. Cuatro años en la fabricación, fue comisionado por el segundo marido de Paolina, el príncipe italiano, Camillo Borghese, poco después de su matrimonio en 1804, una unión diseñada para ayudar a Napoleón a realizar sus sueños de establecer una dinastía paneuropea y legitimar sus reclamos al Reino de Italia.

    Canova y Neoclasicismo

    Anotonio Canova fue una de las principales luces del movimiento neoclásico. El estilo, influenciado por los descubrimientos arqueológicos en Pompeya y Herculano así como las teorías del historiador del arte Johann Wincklemann, miró hacia atrás a los logros artísticos de los griegos y romanos con renovado interés, informado por el espíritu de indagación racional que caracterizó a la Era de Iluminación.

    Como Inspector General de Antigüedades y Bellas Artes de los Estados Pontificios y responsable de adquirir obras para los museos vaticanos, Canova habría conocido a sus Fidias de sus Praxiteles. No obstante, no era un imitador servil. En cambio deseaba emular las obras de estos artistas anteriores.

    Un hombre desnudo de pie erguido en posición de contrapposto. Tiene una manzana en la mano derecha. Su izquierda sostiene una lanza en alto (la base de la lanza está en el suelo). Tiene un manto cubierto sobre el brazo.
    Figura\(\PageIndex{2}\). Antonio Canova, Napoleón como Marte el pacificador, Museo Wellingtom, Apsley House, Londres

    Los métodos que utilizó exigían una precisión absoluta. Trabajando a partir de numerosos bocetos preparatorios modeló la forma en una versión de arcilla de tamaño natural. Posteriormente echó un modelo de escayola de éste que marcó con puntos que fueron trasladados sobre el bloque de mármol. Sus asistentes tallarían el mármol en forma y sólo entonces, para “la última mano”, Canova levantó su cincel, esculpiendo la forma y puliendo crucialmente el mármol, usando cera, a un acabado fino y reluciente.

    Muchos de sus modelos eran grandes personalidades de la época. Canova los retrataría con traje antiguo. Esta clasificación de figuras contemporáneas rayaba a veces en lo ridículo, como en la colosal escultura desnuda de Napoleón como Marte el Pacificador (figura 2). Su retrato de Paolina Borghese es más exitoso.

    Una Venus Moderna

    Paolina se muestra reclinada sobre un sofá acolchado en una pose de gracia estudiada, tanto concentrada como relajada. El modelado del cuerpo desnudo es extraordinariamente realista, mientras que el tratamiento de Canova de la superficie del mármol captura la textura suave de la piel. La calidad táctil de la pieza se compra particularmente en la forma en que las propias manos de la niñera están ocupadas, los dedos de su derecha conectando siempre tan ligeramente con la nuca, ofrecen un gesto cargado de seductora promesa. Se levanta ligeramente la cabeza sugiriendo que algo o alguien ha entrado repentinamente en su línea de visión. La manzana que sostiene en su mano izquierda, sus dedos envueltos alrededor de ella sugerente de toque erótico, la identifica como Venus Victoriosa, la diosa galardonada con la Manzana Dorada de la Discordia en quizás el primer concurso de belleza en la historia de la cultura occidental. La historia proviene de la antigua Grecia. París el príncipe troyano juzgó a Venus más bella que cualquiera de sus rivales, Minerva y Juno. A cambio Venus le presentó a una chica griega llamada Helen y el resto por supuesto es materia de poesía épica.

    Originalmente, Canova iba a representarla como Diana, la casta diosa de la luna y la caza, un papel que más habría requerido que ella hubiera sido vestida. Paolina insistió en Venus, sin embargo. Un poco de cañón suelto con reputación de promiscuidad, la hermana del Emperador disfrutó cortejando la controversia y posar desnuda sin duda habría levantado algunas cejas en una sociedad educada. Pero había más que eso. Al parecer, la familia Borghese se creía descendiente del heroico fundador de Roma, Eneas, quien según Virgilio era hijo de Venus. La elección entonces no sólo se adaptaba al carácter coqueto de Paolina, sino que también habría sido recibida con la aprobación de la familia Borghese, sugiriendo continuidad entre los mundos antiguo y moderno.

    Su cabello, una masa de rizos encuadernados en un nudo Psique, sirve como conector visual entre los dos, llevándose a imitación de los estilos griegos antiguos como era la moda del día. Su cuidadosa articulación equilibra los planos lisos y poco profundos de su torso. Creando un contraste de otro tipo, el sofá sobre el que descansa Paolina está tallado en un tipo diferente de mármol, cuya parte de base está cubierta de cortinería rítmicamente fluyente, al igual que en un catafalque, una plataforma elevada utilizada para portar ataúdes.

    La alusión al arte mortuorio no es tan sorprendente; en el arte griego y romano la figura femenina reclinada se encuentra frecuentemente en las tapas de los sarcófagos. Sin embargo, una alusión tan llamativa exige una mayor explicación, y supongo que si uno se viera obligado a leer por un sentido aquí tendría que ser la derrota de la muerte por la belleza —como se expresa a través del arte— lo que se está celebrando en la imagen.

    Recepción

    La extraordinaria capacidad de Canova para dar vida a sus esculturas fue notada por sus contemporáneos. Literalmente animada, la escultura habría estado en un mecanismo giratorio, permitiendo al espectador estático ver la obra en la ronda. También habría sido visto a la luz de las velas. La superficie cerosa finamente pulida habría reflejado la luz brillantemente, creando chiaroscuoro, un efecto más pictórico que escultórico, tal vez, pero entonces Canova era un escultor pictórico. Paolina le debe más a gente como Venus durmiente de Giorgione y Venus de Urbino de Tiziano y por supuesto Madame Recamier de David que escultura antigua un punto no perdido en los puristas neoclásicos de la época que condenaron la obra como fuera de congruencia con su austera teorías clásicas.

    Inevitablemente la escultura iba a provocar un escándalo. Si bien destinada a un público privado lo suficientemente sofisticado como para apreciar las alusiones clásicas, dadas las infidelidades de Paolina, la escultura también sirvió para confirmar los rumores sobre ella.

    En todo caso, aunque, Paolina disfrutó de la atención. A la pregunta de si le importaba tener que posar desnuda, ella respondió: “¿Por qué debería yo? El estudio estaba climatizado.” Camillo se negó a permitir que la escultura saliera de su residencia. Napoleón estuvo de acuerdo.

    Impacto

    Una mujer desnuda erguida, con los brazos cruzados frente a ella. Ella sostiene una manzana dorada en su mano izquierda. Hay una franja de tela doblada sobre su brazo izquierdo, que se cubre hasta el suelo, cubriendo parcialmente la parte inferior de su cuerpo.
    Figura\(\PageIndex{3}\). John Gibson, La Venus tintada, c. 1851—56, Walker Art Gallery Liverpool

    De Ingres a Renoir, de Proud'hon a Puvis de Chavannes, Paolina Borghese como Venus Victoriosa tuvo un enorme impacto en los artistas franceses del siglo XIX. Es en las obras del escultor inglés John Gibson, sin embargo, a quien Canova tomó bajo su ala más tarde en la vida, donde encontramos a su devoto más fiel.

    Animando la figura con charcas de luz reflejada, la reluciente superficie cerosa de su obra más célebre La Venus tintada (figura 3) le debe mucho a Venus Victorious; junto con su propio uso innovador de la policromía la escultura provocó indignación entre su público victoriano para quien parecía un poco demasiado real: “una mujer inglesa desnuda, descarada” como una reseña la puso. La propia mujer francesa desnuda e descarada de Canova habría estado orgullosa.

    Colaboradores

    Contenido con licencia CC, Compartido anteriormente

    9.13: Antonio Canova is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.