Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

10.14: Retratos de los locos

  • Page ID
    103342
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Después de La Balsa de la Medusa

    A finales de 1821 el pintor romántico líder en Francia, Théodore Géricault, regresó de una estancia de un año en Inglaterra donde las multitudes habían acudido en masa para ver su obra maestra La balsa de la medusa exhibida en el Egyptian Hall en Pall Mall, Londres. A pesar del éxito de la exposición, el gobierno francés aún se negó a comprar la pintura y su propio gasto prodigioso significó que estaba atado de efectivo y no estaba en condiciones de embarcarse en otro ambicioso y costoso proyecto a gran escala como The Raft. Su salud también iba a sufrir pronto. A su regreso a Francia, un accidente de conducción provocó complicaciones, lo que provocó que se desarrollara un tumor en la columna vertebral que resultó fatal. Murió, a los 32 años, en enero de 1824.

    Una anciana con un paño blanco que cubría su cabello. Lleva un pesado abrigo marrón sobre ropa blanca. El abrigo parece viejo y demasiado grande para la mujer.
    Figura\(\PageIndex{1}\). Théodore Géricault, Una mujer adicta al juego, 1822, óleo sobre lienzo, 72 × 64 cm (Musée du Louvre, París)

    Quizás el mayor logro de sus últimos años fueron sus retratos de los locos. Originalmente había diez de ellos. Sólo cinco han sobrevivido: Un hombre que sufre de delirios de mando militar; Un cleptómano; Una mujer que sufre de envidia obsesiva; Una mujer adicta al juego de azar; y Un ladrón de niños.

    No hay información disponible para aquellos que se han perdido. Según el primer biógrafo del artista, Charles Clément, Géricault las pintó después de regresar de Inglaterra para Étienne-Jean Georget (1795—1828), el médico jefe de la Salpêtrière, el asilo de mujeres en París. Los cuadros estaban ciertamente en posesión de Georget cuando murió.

    Tres teorías para la Comisión

    No se sabe con certeza cómo se conocieron los dos hombres. Posiblemente Georget trató a Géricault como paciente, o tal vez se conocieron en el Hospital Beaujon, de cuya morgue Géricault había llevado a casa extremidades disecadas para que sirvieran de estudios para sus figuras en La balsa. Sin embargo, lo que más se debate es el papel de Georget en la producción de las pinturas. Hay tres teorías principales. Los dos primeros vinculan los retratos con el peaje psicológico sacado de Géricault mientras produce su gran obra maestra y la crisis nerviosa que se cree que sufrió en el otoño tras su finalización en 1819. La primera teoría corre que Georget le ayudó a recuperarse de este episodio y que los retratos fueron producidos y entregados al médico como gesto de agradecimiento; la segunda plantea que Georget, como médico del artista, animó a Géricault a pintarlos como una forma temprana de arteterapia; y la tercera es que Géricault las pintó para Georget tras su regreso de Inglaterra para asistir a sus estudios de enfermedad mental.

    Es esta última la que generalmente se considera la más probable. Estilísticamente, pertenecen al periodo posterior a su estancia en Inglaterra, dos años después de su colapso. Además, la naturaleza unificada de la serie, en cuanto a su escala, composición y esquema de color, sugieren una comisión claramente definida, mientras que el concepto médico de “monomanía” da forma a todo el diseño.

    Psiquiatría Moderna Temprana

    Un hombre de mediana edad que vestía un chaleco y una tela envuelta sobre su hombro. Lleva un medallón que parece ser de metal liso.
    Figura\(\PageIndex{2}\). Théodore Géricault, Retrato de un hombre que sufre de delirios de mando militar, 1822, óleo sobre lienzo, 81 × 65 cm (Sammlung Oskar Reinhart, Winterhur)

    Una figura clave en la psiquiatría moderna temprana en Francia fue Jean-Etienne-Dominique Esquirol (1772—1840), cuya principal área de interés era “monomanía”, término que ya no era de uso clínico, que describía una fijación particular que llevaba a los enfermos a exhibir un comportamiento delirante, imaginándose a sí mismos como un rey, por ejemplo. Esquirol, quien compartía casa con su amigo y protegido Georget, era un gran creyente en la ahora ampliamente desacreditada ciencia de la fisonomía, sosteniendo que las apariencias físicas podrían ser utilizadas para diagnosticar trastornos mentales. Con esto en mente, tenía más de 200 dibujos hechos de sus pacientes, un grupo de los cuales, ejecutados por Georges-Francoise Gabriel, fueron exhibidos en el Salón de 1814. Como expositor mismo ese año, parece muy probable que Géricault los hubiera visto ahí.

    La obra de Georget se desarrolló sobre la de Esquirol. figura de la Ilustración, rechazó las explicaciones morales o teológicas de la enfermedad mental, viendo la locura, ni como el funcionamiento del diablo ni como el resultado de la decrepitud moral, sino como una aflicción orgánica, una que, como cualquier otra enfermedad, puede ser identificada por síntomas físicos observables. En su libro On Madness, publicado en 1820, siguiendo a Esquirol, recurre a la fisonomía para apoyar esta teoría,

    En general el rostro del idiota es estúpido, sin sentido; el rostro del paciente maníaco está tan agitado como su espíritu, a menudo distorsionado y abarrotado; las características faciales del imbécil son abatidas y sin expresión; las características faciales del melancólico son pellizcadas, marcadas por dolor o agitación extrema; el rey monomaníaco tiene una expresión orgullosa, inflada; el fanático religioso es suave, exhorta echando los ojos a los cielos o fijándolos en la tierra; el paciente ansioso suplica, mirando de lado, etc.

    El lenguaje torpe aquí —“ el rostro del idiota es estúpido ”— parece un mundo alejado de las pinturas extraordinariamente sensibles de Géricault, punto que plantea la pregunta de si Géricault estaba haciendo algo más que simplemente seguir las órdenes del buen médico en la producción de la serie, sino haciendo sus propias indagaciones independientes.

    Una anciana vestida con un capó blanco. Lleva un manto marrón sobre ropa roja. Sus ojos miran a un lado, enfocados en algo que la vista no puede saber.
    Figura\(\PageIndex{3}\). Théodore Géricault, Retrato de una mujer que sufre de envidia obsesiva (La hiena), 1822, óleo sobre lienzo, 72 × 58 cm (Musée des Beaux-Arts, Lyons)

    Géricault tenía muchas razones para interesarse por la psiquiatría, empezando por su propia familia: su abuelo y uno de sus tíos habían muerto locos. Sus experiencias al pintar La balsa también deben haber dejado su huella. El cirujano de la Medusa, J.B. Henry Savigny, en el momento en que Géricault lo entrevistó, estaba escribiendo un relato del impacto psicológico que la experiencia había tenido en sus compañeros de viaje y, por supuesto, hubo el colapso mental propio de Géricault en 1819. Parece natural entonces que se sienta atraído por esta nueva y apasionante área de estudio científico.

    Alternativamente, algunos críticos argumentan que la obra de Géricault es un ejercicio de propaganda para Georget, diseñado para demostrar la importancia de los psiquiatras en la detección de signos de enfermedad mental. En sus mismas sutilezas muestran lo difícil que puede ser esto, requiriendo de un ojo entrenado como el de Georget para llegar al diagnóstico correcto. Según Albert Boime, las pinturas también se utilizaron para demostrar los efectos curativos del tratamiento psiquiátrico. Si alguna vez se encontraran las cinco pinturas faltantes, argumenta, representarían los mismos personajes —pero después del tratamiento— mostrando su estado mejorado, al igual que las fotografías de 'antes y después' en la publicidad moderna.

    Esto, por supuesto, es imposible de probar o refutar. Lo que es más desafiante son las críticas generales de Boime a la psiquiatría temprana que, sostiene, al clasificar, contener y observar a las personas solo fueron efectivas para silenciar las voces de los enfermos mentales, haciéndolos invisibles y, por lo tanto, sujetos a abusos. El hecho de que a los sitters de las pinturas no se les dé nombre, sino que se definan sólo por sus enfermedades parecería confirmar esta visión y, por esa razón, muchos espectadores modernos de las pinturas sí se sienten desconcertados al mirarlas.

    Los Retratos

    Un joven barbudo vestido con ropa negra con cuello alto blanco.
    Figura\(\PageIndex{4}\). Théodore Géricault, Retrato de un cleptómano, 1822, óleo sobre lienzo, 61 × 50 cm (Museo de Bellas Artes, Gante)

    Los cinco retratos supervivientes son a lo largo del busto y en vista frontal, sin manos. Los lienzos varían en dimensiones pero las cabezas son todas cercanas al tamaño natural. El punto de vista está a la altura de los ojos para los tres hombres pero desde arriba para las mujeres, lo que indica que las pinturas fueron ejecutadas en diferentes lugares. Parece probable que las mujeres fueron pintadas en el hospital femenino Salpêtrière, mientras que los hombres fueron seleccionados de entre los internos de Charenton y Bictre.

    No se nombra a ninguno de los asistentes; son identificados por su enfermedad. Ninguno mira directamente al espectador, contribuyendo a una incómoda sensación de distracción en sus miradas que puede leerse como quietud, como si estuvieran perdidos en sus propios pensamientos, o como desconexiones del proceso en el que están involucrados. Estos no son mecenas y no han tenido nada que decir en cómo se representan.

    Un hombre de mediana edad con cicatrices en la cara. Este retrato es notablemente más oscuro que otros de la serie. La ropa del hombre se funde en el fondo.
    Figura\(\PageIndex{5}\). Théodore Géricault, Portait de un ladrón de niños, 1822, óleo sobre lienzo, 65 × 54 cm (Museo de Bellas Artes, Springfield, Massachusets)

    Cada uno se muestra en perfil de tres cuartos, algunos a la izquierda, algunos a la derecha. La pose es típica de retratos formales, honoríficos, efectuando una composición contenida que no hace evidente que están confinados en asilos. Tampoco hay evidencia de la ambientación en los fondos, que se proyectan en sombra, como lo son la mayoría de sus cuerpos, dibujando el foco en gran medida en sus rostros. La coloración oscura crea una atmósfera sombría, evocadora de introspección mediadora. Su vestimenta les otorga cierto grado de dignidad personal, sin dar ninguna indicación en cuanto a la naturaleza de sus condiciones, siendo la única excepción el hombre que sufre de delirios de grandeza militar que lleva un medallón en el pecho, un sombrero con borlas y una capa sobre un hombro, que apuntan a sus delirios. El medallón no le tiene brillo y la cuerda de la que cuelga se ve improvisada y desgastada.

    Los cuadros fueron ejecutados con gran rapidez, enteramente de la vida y probablemente en una sola sesión. Los críticos suelen comentar sobre la calidad pictórica de la obra, la extraordinaria fluidez de la pincelada, en contraste con el estilo temprano más escultórico de Géricault, sugiriendo que la pincelada errática se utiliza para reflejar los pensamientos desordenados de los pacientes. En lugares se aplica en capas casi translúcidas, mientras que en otras es más gruesa creando contrastes altamente expresivos en texturas.

    Científicos Románticos

    Lo que quizás más llama la atención de los retratos es la extraordinaria empatía que nos hacen sentir por estas pobres almas, que tal vez no nos parezcan enseguida como locas, pero que ciertamente exhiben signos externos de sufrimiento interior.

    Una pintura de luz interactuando con las nubes
    Figura\(\PageIndex{6}\). John Constable, Estudio de la Nube, 1822, óleo sobre papel puesto sobre cartón, 47.6 × 57.5 cm (Tate Britain)

    Al traer la sensibilidad de un gran artista para ayudar a la investigación científica Géricault no estaba solo entre los pintores románticos. Los estudios de nubes de John Constable, por ejemplo, fueron exactamente contemporáneos con los retratos y proporcionan un interesante paralelo. Ambos artistas capturan brillantemente el momento fugaz, los movimientos cambiantes en el cúmulo, estrato, cirro y nimbo de Constable, en Géricault el complejo juego de emociones en los rostros de los locos. No desde que el Renacimiento haya ilustrado el arte tan bellamente las preocupaciones del dominio científico; en el caso de Géricault enseñando a esos psiquiatras tempranos, podríamos tener la tentación de pensar, de mirar a sus pacientes con una mirada más humana.

    Colaboradores

    Contenido con licencia CC, Compartido anteriormente

    10.14: Retratos de los locos is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.