Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

11.33: Introducción al Realismo

  • Page ID
    102854
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    El realismo y la pintura de la vida moderna

    Una mujer vestida de moda mira por encima del hombro, ceñida el ceño a un hombre vestido con atuendo estereotipado de centurión romano.
    Figura\(\PageIndex{1}\). Charles Albert d'Arnoux Bertall, en Le Journal Amusant, núm. 595 (25 de mayo de 1867) (The Research Library, The Getty Research Institute)

    La Real Academia apoyó la creencia milenaria de que el arte debía ser instructivo, moralmente edificante, refinado, inspirado en la tradición clásica, un buen reflejo de la cultura nacional y, sobre todo, sobre la belleza.

    ¡Pero tratar de mantener los ojos de los jóvenes artistas del siglo XIX en el pasado se convirtió en un problema!

    El mundo estaba cambiando rápidamente y algunos artistas querían que su trabajo fuera sobre su entorno contemporáneo, sobre ellos mismos y sus propias percepciones de la vida. En definitiva, creían que la era moderna merecía tener un arte moderno.

    La Era Moderna comienza con la Revolución Industrial a finales del siglo XVIII. Ropa, comida, calor, luz y saneamiento son algunas de las áreas básicas que “modernizaron” el siglo XIX. El transporte fue más rápido, hacer las cosas se hizo más fácil, comprar en las nuevas tiendas departamentales se convirtió en una aventura y la gente desarrolló un sentido de “tiempo libre”, con lo que crecieron los negocios de entretenimiento.

    París Transformado

    En París, la ciudad se transformó de una barriga medieval de calles a un gran centro urbano con amplios bulevares, parques, distritos comerciales y viviendas de varias clases (para que la división de clases pudiera ser de piso a piso, los ricos en los pisos inferiores y los pobres en los pisos superiores en un edificio, en lugar de por barrio).

    Por lo tanto, la vida moderna se trataba de mezcla social, movilidad social, viajes frecuentes de la ciudad al país y de regreso, y un ritmo generalmente más rápido que se ha acelerado desde entonces.

    ¿Cómo podrían relacionarse las pinturas y esculturas sobre dioses clásicos e historias bíblicas con una población encantada con este progreso?

    A mediados del siglo XIX, los jóvenes artistas decidieron que no podía y no debería; en 1863 el poeta y crítico de arte Charles Baudelaire publicó un ensayo titulado “El pintor de la vida moderna”, en el que declaraba que el artista debía ser de su tiempo propio.

    Courbet

    Gustave Courbet, un joven de Franche-Comté, provincia a las afueras de París, llegó a la “gran ciudad” con un gran ego y sentido de misión. Conoció a Baudelaire y otros pensadores progresistas en los primeros años de hacer de París su hogar. Entonces, se erigió como el líder de un nuevo arte: el realismo— “pintura de historia” sobre la vida real. Creía que si no podía ver algo, no debería pintarlo. También decidió que su arte debía tener una conciencia social que despertara al parisino egoísta a las preocupaciones contemporáneas: lo bueno, lo malo y lo feo.

    Colaboradores

    Contenido con licencia CC, Compartido anteriormente

    11.33: Introducción al Realismo is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.