Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

La historia del Mar Rojo en Éxodo 13-17-14-31 (Nueva Versión Estándar Revisada)

  • Page ID
    102074
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    13:17 Cuando Faraón dejó ir al pueblo, Dios no los guió por la tierra de los filisteos, aunque eso estaba más cerca; porque Dios pensó: “Si el pueblo enfrenta la guerra, puede cambiar de opinión y regresar a Egipto” 18 Así que Dios condujo al pueblo por el camino glorioso del desierto hacia el Mar Rojo. Los israelitas subieron de la tierra de Egipto preparados para la batalla.

    19 Y Moisés tomó consigo los huesos de José que había requerido un juramento solemne de los israelitas, diciendo: “Dios seguramente se dará cuenta de ti, y entonces debes llevar mis huesos contigo de aquí”.

    20 Salieron de Sucoth, y acamparon en Etam, al borde del desierto. 21 El SEÑOR iba delante de ellos en una columna de nube de día, para guiarlos por el camino, y en una columna de fuego de noche, para darles luz, para que viajaran de día y de noche. 22 Ni el pilar de nube de día ni el pilar de fuego de noche dejaron su lugar frente al pueblo.

    14:1 Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: 2 Dile a los israelitas que regresen y acampen frente de Pi-hahiroth, entre Migdol y el mar, frente a Baal-zephon; acamparás frente a él, junto al mar. 3 Faraón dirá de los israelitas: 'Están vagando sin rumbo por la tierra; el desierto se ha cerrado sobre ellos. ' 4 Endureceré el corazón de Faraón, y él los perseguirá, para que yo gane gloria sobre Faraón y sobre todo su ejército; y los egipcios sabrán que yo soy el SEÑOR. Y así lo hicieron.

    5 Cuando se le dijo al rey de Egipto que el pueblo había huido, las mentes de Faraón y sus oficiales cambiaron hacia el pueblo, y dijeron: “¿Qué hemos hecho, dejando que Israel deje nuestro servicio?” 6 Entonces hizo que su carro estuviera listo, y se llevó consigo a su ejército; 7 tomó seiscientos carros escogidos y todos los demás carros de Egipto con oficiales sobre todos ellos. 8 El SEÑOR endureció el corazón de Faraón rey de Egipto y persiguió a los israelitas, que salían con valentía. 9 Los egipcios los persiguieron, todos los caballos y carros de Faraón, sus conductores de carros y su ejército; los alcanzaron acampados junto al mar, junto a Pi-hahiroth, frente a Baal-zephon.

    10 Mientras Faraón se acercaba, los israelitas miraron hacia atrás, y estaban los egipcios avanzando sobre ellos. Con gran temor los israelitas clamaron al SEÑOR. 11 Y dijeron a Moisés: ¿Fue porque no había tumbas en Egipto que nos has llevado a morir en el desierto? ¿Qué nos has hecho, sacándonos de Egipto? 12 ¿No es esto lo mismo que te dijimos en Egipto: 'Déjanos a solas y sirvamos a los egipcios'? Porque hubiera sido mejor para nosotros servir a los egipcios que morir en el desierto”.

    13 Pero Moisés dijo al pueblo: No temas, mantente firme y vea la liberación que el Señor hará hoy por ti; porque los egipcios que hoy ves hoy no volverás a ver. 14 El SEÑOR luchará por ti, y solo tienes que quedarte quieto”.

    15 Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: ¿Por qué me gritas? Dígale a los israelitas que sigan adelante. 16 Pero levantas tu bastón, y extendes tu mano sobre el mar y la divides, para que los israelitas vayan al mar en tierra seca. 17 Entonces endureceré los corazones de los egipcios para que entren tras ellos; y así ganaré gloria para mí sobre Faraón y sobre todo su ejército, sus carros y sus conductores de carros. 18 Y sabrán los egipcios que yo soy el SEÑOR, cuando me haya glorificado sobre Faraón, sus carros y sus conductores de carros.”

    19 El ángel de Dios que iba delante del ejército israelita se movió y se fue detrás de ellos; y la columna de nube se movió de delante de ellos y tomó su lugar detrás de ellos. 20 Llegó entre el ejército de Egipto y el ejército de Israel. Y así la nube estaba allí con las tinieblas, y encendió la noche; una no se acercó a la otra en toda la noche.

    21 Entonces Moisés extendió su mano sobre el mar. El SEÑOR hizo retroceder el mar por un fuerte viento oriental toda la noche, y convirtió el mar en tierra seca; y las aguas se dividieron. 22 Los israelitas entraron al mar en tierra seca, formando las aguas un muro para ellos a su derecha y a su izquierda.

    23 Los egipcios persiguieron y entraron en el mar tras ellos, todos los caballos, carros y conductores de carros de Faraón.

    24 Por la mañana vigila el SEÑOR en la columna de fuego y la nube miró al ejército egipcio, y arrojó al ejército egipcio al pánico. 25 Obturó las ruedas de sus carros para que giraran con dificultad. Los egipcios dijeron: “Huyamos de los israelitas, porque el Señor está luchando por ellos contra Egipto”.

    26 Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: Extiende tu mano sobre el mar, para que el agua vuelva sobre los egipcios, sobre sus carros y conductores de carros.

    27 Entonces Moisés extendió su mano sobre el mar, y al amanecer el mar volvió a su profundidad normal. Cuando los egipcios huyeron delante de él, el Señor arrojó a los egipcios al mar. 28 Volvieron las aguas y cubrieron los carros y los conductores de carros, todo el ejército de Faraón que los había seguido hasta el mar; ninguno de ellos quedó.

    29 Pero los israelitas caminaban por tierra seca a través del mar, formando las aguas un muro para ellos a su derecha y a su izquierda.

    30 Así el SEÑOR salvó aquel día a Israel de los egipcios; e Israel vio a los egipcios muertos a la orilla del mar. 31 Israel vio la gran obra que el SEÑOR hizo contra los egipcios. Entonces el pueblo temía a Jehová y creyó en Jehová y en su siervo Moisés.


    This page titled La historia del Mar Rojo en Éxodo 13-17-14-31 (Nueva Versión Estándar Revisada) is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Harry Hagan, OSB (PALNIPress) .