Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.2: Autor, narrador y cosmovisión

  • Page ID
    102086
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Home2.1. Autor, narrador y cosmovisión

    A veces se escucha “narrador” y “autor” usados indistintamente, pero hay una diferencia. El autor es, por supuesto, quien crea la historia y así crea el narrador que cuenta la historia. El narrador juega un papel crucial en la mediación de la historia. Como dice Bar Efrat, “vemos y escuchamos sólo a través de los ojos y oídos del narrador”. [1] Esa persona puede reflejar de cerca al autor, pero no tiene por qué serlo.

    El autor también crea la cosmovisión de la historia, es decir, una comprensión de cómo funciona el mundo en esta historia. El narrador puede describir esta cosmovisión, pero muchas veces el público debe reconstruirla a partir de las piezas de la historia. En ese sentido, la cosmovisión está implícita, y diferentes lectores pueden reconstruir la cosmovisión de formas algo diferentes.

    Para las historias bíblicas, esta cosmovisión también podría llamarse la teología de la historia, es decir, su comprensión de Dios y la humanidad y su relación entre ellos y con la creación. Mientras que algunos ven la Biblia como una sola teología homogénea, una mirada más cercana revela que este libro contiene muchas teologías, muchas comprensiones de Dios y de la humanidad. Repetir vocabulario, motivos y personajes indican que algunas historias comparten una teología o cosmovisión común. Otras historias combinan narraciones que reflejan diferentes teologías en una sola historia. Gran parte de la erudición moderna se ha centrado en las teologías dominantes de la Biblia.

    Lo que yo llamo la “cosmovisión”, otros se refieren como el “autor implícito”, que Abad define como “esa sensibilidad (esa combinación de sentimiento, inteligencia, conocimiento y opinión) que 'da cuenta de la narrativa”. [2] Aunque ampliamente utilizado, el término “autor implícito” también ha sido fuente de cierto debate, y algunos encuentran esta metáfora difícil de entender. [3] Si bien “cosmovisión” puede no capturar todas las dimensiones del “autor implícito”, este término nombra esta característica importante de manera más literal.

    En todo caso, el lector debe reconstruir la cosmovisión implícita a partir de lo que presenta la historia. Los lectores suelen comenzar por aceptar la cosmovisión de la historia sin pensarlo mucho. Sin embargo, puede haber una diferencia entre la cosmovisión de la historia y la nuestra propia. Historias distantes de nosotros en el tiempo y la cultura, como es la Biblia, pueden presentar un desafío porque no estamos familiarizados con sus caminos. Más críticamente, incluso podemos encontrar que tenemos un problema fundamental con el significado claro de una historia. Las historias bíblicas tienen lugar en un mundo que acepta la esclavitud, una institución que necesariamente rechazamos.

    En algunas historias, el autor, narrador y cosmovisión van juntos a la perfección, como en Génesis 1. Allí, tanto el narrador como la cosmovisión reflejan la teología de la Escuela Sacerdotal, que fue autora del capítulo. La historia del Mar Rojo, por otro lado, es más complicada. Reúne al menos dos vertientes narrativas que representan dos cosmovisiones o teologías diferentes. Un editor final, a menudo llamado en los estudios bíblicos el redactor, tomó lo que venía de la tradición y le dio al texto su forma final. Gran parte de los estudios bíblicos modernos se han centrado en cómo diversas tradiciones se unieron para formar el texto final. Si bien esta valoración es seguramente cierta, me interesa la unidad del texto final forjado por el redactor final. En §2.3, voy a argumentar que la unión de diferentes tradiciones le da al texto una complejidad extensible.

    Home2.2. Narradores en Primera y Tercera Persona

    El narrador puede ser un personaje de la historia, a menudo llamado narrador en primera persona porque cuenta la historia en primera persona desde su perspectiva. Los narradores dentro de la historia solo pueden contar lo que saben, y eso depende de si están contando la historia a medida que se desarrolla la acción o más tarde mientras reflexionan sobre lo que ha sucedido. Nehemías cuenta la historia de la reconstrucción de los muros de Jerusalén que lleva su nombre. El profeta Ezequiel relata los grandes acontecimientos en su libro. El narrador en primera persona crea una sensación de inmediatez e intimidad que normalmente experimentamos cuando alguien nos cuenta su propia historia.

    La mayoría de las historias bíblicas tienen un narrador en tercera persona que cuenta la historia desde el exterior. Estos narradores suelen saber y nos pueden contar todo, aunque por lo general no lo hacen. Pueden decirnos qué piensa o siente cada personaje, qué está pasando aquí y luego allá. En consecuencia, estos narradores son omniscientes, y se podría agregar omnipresente. Por ejemplo, escuchamos en Éxodo 13:17 (citado de la NRSV y a lo largo de este ensayo a menos que se indique lo contrario):

    Cuando Faraón dejó ir al pueblo, Dios no los guió por la tierra de los filisteos, aunque eso estaba más cerca; porque Dios pensó: “Si el pueblo se enfrenta a la guerra, puede cambiar de opinión y regresar a Egipto. (13:17)

    El narrador no ofrece esto como la opinión informada de un historiador o como un hecho histórico basado en documentos escritos. El narrador cuenta lo que Dios hizo y lo que Dios “pensó”. Podríamos preguntar quién sabe lo que piensa Dios. Según la historia aquí, este narrador sí.

    Nuestro narrador también nos dice lo que Dios le dijo a Moisés (14:1-4, 15-18, 26), lo que el Faraón y sus funcionarios dijeron (14:5), y luego lo que Israel y Moisés se decían el uno al otro (14:10-14). La confianza de la voz del narrador nos invita a confiar y comprender la historia desde esta perspectiva. Al no ser un personaje de la historia, el narrador en tercera persona puede desaparecer a medida que nos enfocamos en la historia. Aún así, el narrador da forma y enfoca la historia y proyecta su cosmovisión y teología. La importancia de esta voz merece mucha atención a pesar de ser incorpórea y desapareciendo.

    Home2.3. Más de un autor y narrador

    La narrativa bíblica tiene otro factor de complicación. Esperamos que una novela moderna o cuento corto tenga un solo narrador que cuente una historia consistente. Las narrativas bíblicas se desarrollaron durante un largo período. Aunque Moisés es honrado como el “autor” del Pentateuco, una mirada dura a estos primeros cinco libros no revela una sola comprensión de Dios o una historia consistente.

    Por ejemplo, leemos en 14:21-22:

    21 Entonces Moisés extendió su mano sobre el mar.
    21b El SEÑOR hizo retroceder el mar por un fuerte viento oriental toda la noche,
    y convirtió el mar en tierra seca;
    y las aguas se dividieron.
    22 Los israelitas entraron al mar en tierra seca, formando
    las aguas un muro para ellos a su derecha y a su izquierda.

    Los lectores cercanos ven el mismo evento descrito aquí de dos maneras diferentes. Éxodo 14:21 b da una explicación más realista: El Señor retrocede el mar con un viento del este convirtiendo el mar en tierra firme. Éxodo 14:21 c-22 da una comprensión más milagrosa: El mar se divide para formar un muro a derecha e izquierda. Esta historia nos da al menos dos versiones del mismo evento, y los estudiosos de los últimos trescientos años han invertido mucha energía en descubrir y comprender estos diferentes stands y sus teologías. Thomas Dozeman sostiene que la tradición sacerdotal es responsable de Éxodo 14:1-4 ,8-10; 15-18, 21-23, 26-29, y atribuye a la tradición “No-P” Éxodo 13:17-20; 14:5-7, 11-14, 19-20, 24025, 30-31. Al separar el texto, Dozeman y muchos otros esperan descubrir las fuentes detrás del presente texto. [4] Estas ideas revelan los vínculos de este texto con otros textos bíblicos conformados por el mismo vocabulario e ideas. Si bien es importante, esta preocupación se encuentra más allá del alcance de este ensayo.

    Brevard Childs, en su famoso comentario sobre Éxodo (1974), argumentó que “la producción literaria final” tiene “una integridad propia” y que los estudiosos deben tratar con esta integridad tal como está en el canon. [5] De igual manera, Jean Louis Ska busca la perspectiva del redactor final que le dio al texto su forma definitiva para descubrir “los principios que dan coherencia al conjunto del texto”. [6] Algunos restarían importancia a las diferencias, pero como señala Alter, a veces son evidentes. En lugar de concluir que el redactor final era ajeno, Alter buscaría la contribución que cada uno hiciera al conjunto. [7]

    Quiero tomar un enfoque algo diferente y argumentar que las diferencias pertenecen al tejido de este texto multi-perspectival. La Biblia no nos da un texto consistente, homogéneo. Aunque algunos lo vean como un déficit, quiero argumentar que esta complejidad juega un papel fundamental en la protección de las posibilidades y el misterio del texto.

    A modo de comparación, permítanme usar la pintura de Paul Cézanne, “La cesta de las manzanas” (1893). El Instituto de Arte de Chicago es el dueño de la pintura, que se encuentra fácilmente en línea con extensos comentarios. El cuadro muestra manzanas sobre una mesa con un paño, un plato de galletas y una botella de vino. Si sigues las líneas de la mesa de lado a lado, cambian debajo de la tela y no coinciden con las líneas del otro lado. El cuadro muestra las galletas desde un lado, a excepción de las dos galletas superiores; el espectador las ve desde arriba. La botella de vino está en ángulo. Parte de la fruta parece estar en diferentes planos. A diferencia de la perspectiva renacentista, Cézanne no presenta “La cesta de las manzanas” desde un solo punto de vista. Su punto de vista se mueve en el espacio como lo haría una persona al entrar en una habitación y encontrarse con una mesa con manzanas desde diferentes ángulos. Cézanne los ha reunido a todos y nos reta a crear una visión unificada a partir de sus piezas. Por último, la pintura de Cézanne no existe para mostrarnos exactamente lo que estaba sobre la mesa; más bien, se señala a sí misma como lo que debemos enfrentar como la experiencia de esta realidad.

    Las narrativas bíblicas suelen poseer una yuxtaposición similar de perspectivas. Debido a que estas historias fueron compuestas y ajustadas por diferentes autores, contadas y contadas por diversos narradores, nos ofrecen diferentes puntos de vista. En lugar de desechar las “inconsistencias”, el redactor final, a menudo con gran habilidad, las trabajó en una narrativa unificada pero no homogénea. Debido a que las cosas no encajan del todo, ya sea sutilmente o sorprendentemente, estas narrativas se niegan a permitir que el público adopte un solo punto de vista. De esta manera, la narrativa conserva un sentido que no se puede explicar todo, de que algo misterioso está funcionando. Las diferencias en la narrativa militan contra cualquier sentido absoluto de cierre.

    Por último, como la pintura de Cézanne, la Historia del Mar Rojo no existe para reportar lo ocurrido sino para ofrecernos una experiencia del evento que solo ésta puede ofrecer. Al igual que la pintura de Cézanne, la historia se apunta a sí misma y se ofrece como nuestra experiencia del evento. [8]

    Home2.4. Lente Narrativa o Focalización

    El narrador a menudo proporciona la lente narrativa primaria por la que vemos la acción. Aunque el narrador pueda dar la impresión de tener un punto de vista objetivo, esta impresión, como se señaló anteriormente, merece una cuidadosa consideración porque la narración del narrador da forma a la historia y a su cosmovisión.

    Los narradores pueden mantener la historia a distancia resumiendo y contando todo ellos mismos. Los narradores también pueden permitirnos acercarnos a la acción por sus cuidadosas descripciones. Más importante aún, pueden dejar que los personajes hablen por sí mismos y así permitirnos evaluar motivos y causas por nosotros mismos. Esta lente narrativa, a veces llamada focalización, puede cambiar con bastante rapidez y frecuencia. Un narrador puede acercarse y luego alejarse más dependiendo de la importancia de la acción y el diálogo. Los eventos menos importantes se resumen rápidamente, mientras que los eventos más críticos se benefician del tiempo y la cercanía.

    En Éxodo 14:1-4, el narrador nos deja escuchar lo que Dios dice, luego en 14:5-7 lo que concluyen los egipcios en sus propias palabras, y finalmente, en 14:10-14, escuchamos cómo Israel reprocha a Moisés que los traiga a este desierto. En cada sección, el narrador nos permite escuchar lo que piensan estos personajes dándonos un discurso directo. De esta manera, el narrador nos permite experimentar la compleja red de voces en diálogo entre sí.

    Home2.5. Confiabilidad

    Los lectores a veces tienen buenas razones para cuestionar la fiabilidad de los narradores modernos cuyos valores van en contra de la cosmovisión de la historia. [9]

    En la Biblia, los narradores en tercera persona son enteramente confiables. Puede que no nos digan todo, pero, como dice Alter, “nunca tenemos serias dudas de que el narrador bíblico sabe todo lo que hay que saber sobre los motivos y sentimientos, la naturaleza moral y la condición espiritual de sus personajes”. [10] Eso no quiere decir que siempre debemos estar de acuerdo con el narrador o la cosmovisión, sino sólo que el narrador es un corredor honesto. Si el narrador nos dice que algo pasó o alguien dijo algo, debemos aceptarlo como un hecho en la historia.

    Además, el Señor es una fuente confiable aunque el narrador nos proporciona nuestro único acceso. [11] En Éxodo 14:3, el Señor predice que Faraón dirá: 'Están vagando sin rumbo por la tierra; el desierto se ha cerrado sobre ellos. ' No hay razón para dudar de la verdad de esta afirmación dentro de la historia porque el Señor lo ha dicho.

    Home2.6. Notas al pie de página para la Sección 2

    [1] Bar Efrat, Arte Narrativo, 13.

    [2] Abbott, Introducción, 84.

    [3] Wayne Booth, La retórica de la ficción (Chicago, IL: University of Chicago Press, 1961): 71-76; Tom Kindt y Hans-Harald Müller.2006. El autor implícito: concepto y controversia. Berlín: Walter de Gruyter.

    [4] Thomas Dozeman, El Pentateuco: Presentando la Torá (Minneapolis, MN: Fortress Press, 2017) 319. También Dozeman, Éxodo, 300-318. Para otros análisis, ver lo siguiente: William H.C. Propp, Éxodo 1-18: Una nueva traducción con introducción y comentario, The Anchor Bible (Nueva York, NY: Doubleday, 1998) 476-484; Vervenne, Marc. “La narrativa del mar revisitada”, Biblica 75 (1994) 80-98, esp. 80-85; Jan Christian Gertz, “El milagro en el mar: comentarios sobre la reciente discusión sobre el origen y la composición de la narrativa del éxodo”. El libro del éxodo: composición, recepción e interpretación, editado por Thomas Dozeman, et al. Leiden, Países Bajos: Brill, 2014) 91-120.

    [5] Brevard Childs, El libro del éxodo: un comentario crítico, teológico (Philadelphia, PA: Westminster Press, 1974) 224.

    [6] Jean Louis Ska, Le Passage de la Mer: Étude de la construction, du style et de la symbolique d' Ex 14,1-31. Analecta Biblica, 109 (Roma: Instituto Bíblico Prensa, 1986) 20-21.

    [7] Alter, Arte de la narrativa bíblica, 165-166.

    [8] Gadamer, “La relevancia de lo bello”. en La relevancia de lo bello y otros ensayos, traducido por Nicholas Walker, editado por Robert Bernasconi. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press, 1985) 1-52, esp., 34-35.

    [9] Booth, Retórica de la ficción, 158-159; Chatman, cuento y discurso, 149.

    [10] Alter, Arte de la narrativa bíblica, 197.

    [11] Bar-Efrat, Arte Narrativo, 19.


    This page titled 1.2: Autor, narrador y cosmovisión is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Harry Hagan, OSB (PALNIPress) .