Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.3: Tiempo narrativo y espacio narrativo

  • Page ID
    102073
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Home3.1. Tiempo narrativo

    El tiempo del reloj es continuo y uniforme; se mueve implacablemente en una dirección. A diferencia del tiempo del reloj, el tiempo narrativo se refiere al tiempo que lleva contar la historia. El narrador puede frenar el desarrollo de los acontecimientos describiendo las cosas con gran detalle o reportando todo el diálogo. El narrador también puede cubrir días y años rápidamente resumiendo u omitiendo eventos. [1] La historia también puede ir y venir del presente al pasado o al futuro por flashbacks o flashforwards. La secuencia de eventos juega un papel central en la presentación y experiencia de la historia, y volveremos a considerarla cuando veamos la trama.

    El tiempo de las acciones de la historia rara vez coincide con el tiempo de la narración. La Historia del Mar Rojo comienza en un día y termina al amanecer del siguiente, pero no toma veinticuatro horas contarlo. Su texto de treinta y siete versos es comparativamente corto. Aun así, la historia dedica diecisiete versos a la resolución (14:15-31). Por regla general, cuanto más tiempo narrativo dedique el narrador a un elemento, más importante es, y más exige nuestra atención.

    The Red Sea Story es sin duda una de las grandes obras de la literatura mundial, pero utiliza sólo unas 435 palabras. Si bien los estudiosos anteriores, influenciados por el romanticismo, vieron esta brevedad como una falta de habilidad narrativa, hoy en día, hay una apreciación mucho mayor de la maestría reflejada en estas narrativas, siendo su escaseza un sello distintivo de su dominio. La repetición aventó estas historias y dejó lo que importaba. Cualquier análisis de estas historias debe reconocer que cada palabra cuenta y merece una atención sostenida.

    3.1.1. El tiempo de la historia, su composición y su lectura

    Algunas historias claramente pertenecen a un momento histórico específico. Otros pertenecen al tiempo imaginativo (cuentos de hadas). Aún así, otros se presentan como reales pero teniendo lugar más allá del tiempo humano, histórico. Aunque algunas historias del antiguo Cercano Oriente se presentan como realmente sucediendo en este más allá del tiempo, la Biblia presenta sus historias que tienen lugar en el tiempo humano, histórico.

    Los acontecimientos de la Historia del Mar Rojo datarían alrededor del 1300 a.C., aunque hay poco en esta historia o en el libro más amplio para fechar el evento con mayor precisión. Faraón, por ejemplo, no tiene nombre. La anotación de la historia en su forma final, sin embargo, pertenece a la época del Imperio Persa (539-330 a.C.) —una diferencia de novecientos años más o menos. El redactor final conserva la historia no como un hecho histórico lejano sino como un acontecimiento paradigmático para los judeanos en Persia que buscan regresar de su propio Egipto. Nosotros, por supuesto, estamos leyendo la historia desde nuestro propio marco temporal, más de dos y tres mil años después. Para darle sentido, debemos descubrir alguna relación que pueda vincular nuestro tiempo con el del redactor final y el tiempo de los eventos de la historia. También debemos tener cuidado de respetar el cronograma de cada momento.

    Home3.2. Espacio narrativo

    Así como la narrativa crea su propio sentido del tiempo, así también crea el espacio para la historia: su mundo narrativo. Este espacio puede referirse a un lugar realista, pero normalmente tiene una dimensión temática. Jurij Lotman ha defendido una comprensión del espacio narrativo como reflejo de los temas primarios de la historia. Según Lotman, la narrativa nace cuando un personaje cruza el límite entre estos espacios cargados simbólicamente. [2]

    Egipto fue y es un país en la esquina noreste de África. Nuestra historia no está particularmente interesada en la realidad del antiguo Egipto. Más bien, Egipto representa la tierra de la esclavitud y la opresión, como la llama el propio Libro del Éxodo: “la casa de la esclavitud”. [3] Este espacio narrativo es principalmente temático y no realista. Su Egipto ya no es un lugar de refugio como lo fue el Egipto de José en Génesis, porque “ahora se levantó sobre Egipto un nuevo rey, que no conocía a José” (1:8). Esta tierra se ha convertido en un lugar de amenaza. El espacio entonces puede ser tanto realista (geográfico) como temático (conectado a las ideas). Este entendimiento no afirma ni niega la historicidad de la historia. En cambio, insiste en una comprensión temática del espacio.

    La historia más grande abarca tres espacios principales. Desde Egipto, “la casa de la esclavitud”, la historia se traslada al desierto, el lugar tanto de prueba como de tentación y de teofanía antes de llegar a la Tierra Prometida, el objetivo del viaje. En cada caso, la apertura entre estos espacios se convierte en un acontecimiento milagroso a través del agua: primero en el Mar Rojo y luego en el Jordán. El contenido temático de esta geografía es claro. Aún así, como ha observado Thomas Dozeman, la erudición moderna ha tendido a considerar la geografía temática como pre-crítica y se ha centrado en la geografía precisa. “El resultado es una aproximación unilateral a la geografía bíblica en el estudio contemporáneo, que carece de una exploración crítica del papel ideológico del escenario en la creación de un paisaje cultural y religioso en la escritura de la historia bíblica”. [4]

    Al igual que con el tiempo, podemos indagar sobre la relación de “Egipto” con el Imperio Persa, donde la narrativa recibe su forma final en la Torá. También podemos considerar nuestra relación espacial con este espacio narrativo. Las diferencias geográficas pueden ser agudas, pero esto no debe oscurecer la similitud temática.

    Home3.3. Notas al pie de página para la Sección 3

    [1] Gérard Genette, Discurso narrativo: un ensayo en método, traducido por Jane E. Lewin (Ithaca, NY: Cornell University Press, 1980) 33-34.

    [2] Jurij Lotman, La estructura del texto artístico, traducido por Ronald Vroon (Ann Arbor, MI: University of Michigan Press, 1977) 217-218, 238; Marie-Laure Ryan, “Space”, en The Living Handbook of Narratology (www.lhn.uni-hamburg.de, 2012, 2014) 3.1.

    [3] Éxodo 13:3, 14; 20:2.

    [4] Thomas Dozeman, “Geografía bíblica y estudios espaciales críticos” en Construcciones del espacio I: teoría, geografía y narrativa, editado por Jon L. Berquist y Claudia V. Camp (Nueva York, NY: T & T Clark, 2007) 87-108, esp. 103.


    This page titled 1.3: Tiempo narrativo y espacio narrativo is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Harry Hagan, OSB (PALNIPress) .