Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.6: La historia de la trama del Mar Rojo

  • Page ID
    102072
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    La trama comienza con Israel huyendo de Egipto. Este suceso resuelve la tensión anterior en la que Moisés le ruega al Faraón que deje ir al pueblo. Después de incumplir su promesa nueve veces, Faraón finalmente ha permitido que Israel se vaya. La nueva tensión comienza con el Faraón nuevamente cambiando de opinión y decidiendo perseguir a los israelitas que escapan, como ha predicho el Señor.

    Esta historia refleja la trama básica de la narrativa de batalla, la “superación del monstruo” de Booker. Aquí, un enemigo se levanta para amenazar “nuestras” vidas, valores y formas de vida. Por lo general, “nuestro” lado reacciona con miedo. A medida que la amenaza y el miedo siguen aumentando, se ponen en marcha los medios de resolución; típicamente, un líder débil llama y encarga a un héroe que luche contra el enemigo. El héroe, quizá juntando un ejército, luego derrota al enemigo. Después de llevarse el saqueo, “nuestro” lado reconoce al héroe con un regalo, una fiesta, un himno. En una variación sobre esto, que se encuentra en todo el antiguo Cercano Oriente, el rey ya es el héroe designado pero de alguna manera está distante de la amenaza inicial. Estas narrativas reales enfatizan la estrecha relación entre el rey y la deidad, quien también participa en la lucha y recibe reconocimiento como el héroe de batalla. [1]

    La historia del Mar Rojo depende de esta tradición pero la reforma para contar su propia historia. Al igual que la narrativa real, el Señor toma el papel de héroe desde el principio, pero no se aleja de la acción. En cambio, Dios dirige y predice la acción a medida que se desarrolla. A diferencia de las narrativas reales del antiguo Cercano Oriente, donde la deidad y el rey humano triunfan juntos, solo el Señor triunfa sobre el enemigo como en la narrativa heroica. En otras narrativas bíblicas de batalla, los seres humanos toman algún papel en la acción, pero aquí Israel no hace más que ponerse de pie y vigilar. Moisés, su líder, contribuye a la victoria sólo levantando la mano y el bastón. La historia deja absolutamente claro que solo el Señor es el héroe de esta narrativa de batalla.

    A continuación he dividido la historia en sus momentos básicos.

    Home6.1. Descripción del héroe

    • 13:17-20. Israel con los huesos de José se escapa hacia el Mar Rojo por una ruta escogida por Dios, y acampan en Etham.
    • 13:21-22. El Señor va ante ellos como una columna de nube y fuego para protegerlos.
    • 14:1-4. El discurso del Señor: El Señor hace que Israel acampa en el Mar Rojo para obtener gloria sobre el faraón de corazón duro.

    Las narrativas de batalla suelen tener una descripción del héroe. Aquí la descripción aquí muestra al Señor al mando de todo. Maneja la fuga de Israel dirigiéndolos hacia el Mar Rojo y alejándose de la ruta más corta (13:17-18). La explicación del pilar de nube y fuego proporciona una imagen concreta de la presencia y protección de Dios al tiempo que da el sentido del paso del tiempo (13:21-22).

    En 14:1-4, el Señor habla directamente a Moisés pero no lo llama y lo encomienda como héroe. Más bien Moisés toma el papel del líder israelita y del intermediario divino. El Señor ordena que Israel acampa en el Mar Rojo y luego predice que Faraón, su corazón endurecido por Dios, recuperará su consentimiento y perseguirá a los israelitas. Podríamos preferir que Faraón llegue a esta decisión por sí mismo, pero el texto vuelve a insistir en la implicación del Señor en todo. El discurso también hace explícito el propósito divino. El Señor quiere “gloria”, es decir, reconocimiento por parte de los egipcios “que yo soy el Señor” (14:4 b). El reconocimiento del héroe, una recompensa típica, trae honor y muchas veces realeza. Aquí el Señor quiere este reconocimiento del enemigo. En el Libro del Éxodo, la “gloria” juega un papel más importante como manifestación primaria de Dios para la tradición sacerdotal, y el libro alcanza su clímax con la gloria de Dios llenando el tabernáculo en el capítulo final (Éxodo 40:34). [2]

    Home6.2. Tensión: Amenaza y Reacción del Miedo

    • 14:5-8. Tensión: Faraón y su ejército tienen un cambio de opinión y persiguen a Israel.
    • 14:10-14. Israel reacciona con miedo y acusa a Moisés de traición, pero les asegura que el Señor actuará solo como su héroe.

    El narrador ahora se traslada al rey de Egipto. Al escuchar un informe de la huida de Israel, Faraón y sus siervos tienen “un cambio de corazón” incluso antes de que el Señor actúe para endurecer su corazón en 14:8. [3] Este “cambio de corazón” completa el patrón después de cada plaga, y esta, la décima vez, demuestra que no se puede confiar en Faraón para mantener su palabra. El narrador proporciona entonces tres descripciones extendidas y repetitivas del vasto ejército y jinetes de Egipto con sus caballos y carros (14:6, 7, 9). Con esto, la tensión fundamental de la historia se vuelve absolutamente clara, y la palabra clave “perseguir” enfoca la amenaza egipcia (14:4 ,8,9, 29). Esta sección llega a su fin con un toque de ironía dramática, es decir, el narrador y el público saben algo que los personajes no saben. A medida que los egipcios llegan al Mar Rojo, el narrador nos cuenta que Israel había salido “audazmente” (literalmente: “con una mano alta”), pensando que estaban libres de casa, pero claramente, la situación ha cambiado.

    La reacción del miedo comienza con Israel alzando los ojos y viendo a los egipcios: “Con gran temor, los israelitas clamaron al Señor” (14:10). Como se discutió anteriormente, su discurso traiciona la ingrata falta de fe y confianza de los israelitas tanto en Moisés como en su Dios. Esta reacción se convierte en un motivo recurrente, caracterizado por George Coats como el “motivo murmurante”, y aparece tanto en Éxodo como en Números con respecto al agua, la comida y una tonta nostalgia por Egipto como aquí. Coats lo caracteriza como algo más que una “queja descontenta” sino como “rebelión”. [4] Como tal, la reacción se convierte en otra tensión en el texto.

    Ska señala cómo la respuesta de Moisés refleja la respuesta de los israelitas. Aunque los israelitas están “muy asustados”, Moisés les dice: “¡No temas!” — un motivo de estímulo típico. [5] Aunque acaban de “ver” el poderío militar de Egipto, Moisés les dice que se pongan de pie y “vean” la “salvación/victoria” que el Señor logrará para ellos “hoy”, y les asegura que no volverán a “ver” a estos egipcios. [6] Sigue lo que podría decirse que es la línea más importante de la historia:

    “El Señor luchará por ti, y solo tienes que quedarte quieto” (14:14).

    El Señor y solo el Señor es el héroe aquí. A diferencia de cualquier otra narrativa de batalla en el Antiguo Testamento donde los seres humanos juegan algún papel, aquí Israel no necesita hacer nada más que pararse y mirar. La reacción de Israel no está registrada, y nos queda imaginar lo que pudo haber sido.

    Home6.3 Resolución 1: Israel escapa

    • 14:15-18. El discurso del Señor: El héroe ordena a Moisés que estire la mano para que pueda obtener gloria sobre Faraón y su ejército.
    • 14:19-20. La columna de nube y fuego se mueve entre los egipcios e Israel.
    • 14:21-22. Moisés finalmente cumple el mandato de Dios y extiende su mano, convirtiendo el mar en tierra seca, e Israel pasa por “en tierra seca, formando las aguas un muro para ellos a su derecha y a su izquierda”.

    El narrador desplaza el foco hacia el Señor y Moisés, con el Señor preguntando: “¿Por qué me gritas?” Como se señaló anteriormente, la acusación sale de la nada. Entonces el Señor hace que Moisés diga a los israelitas que se pongan y le mande:

    Pero tú, levanta tu bastón, extiende tu mano sobre el mar y divídala, para que los israelitas vayan al mar en tierra seca (14:16).

    Con esto, comienza la resolución, pero el narrador tiene cuidado de retardar el final a lo largo de los siguientes quince versos para que el público pueda absorber justo lo que sucede y exactamente quién lo hace suceder.

    Siguiendo el mandato a Moisés, el Señor afirma por segunda vez que endurecerá el corazón de Faraón para gloriarse para que “los egipcios sepan que yo soy el Señor” (14:18).

    El narrador nos dice entonces que el ángel de Dios se movió y se fue detrás de los israelitas, y el pilar de nube hizo lo mismo para que se interpusiera entre dos fuerzas. El narrador explica entonces que el pilar iluminó la noche y evitó que los dos se acercaran “toda la noche” (14:19-20). Esta descripción extendida demuestra nuevamente que el Señor lo tiene todo en la mano aun cuando la escena crea una sensación de pasar el tiempo y retarda la resolución.

    Entonces Moisés cumple el mandato del Señor con el motivo presidente de esta sección: “Entonces Moisés extendió su mano sobre el mar” (14:21).

    El narrador nos muestra entonces dos imágenes de la fuga: una realista y la otra milagrosa. El primero muestra al Señor conduciendo de regreso al mar con un fuerte viento del este para ceder tierra firme. En el otro, el mar se divide milagrosamente en muros de agua por los que pasa Israel. Aunque estas dos imágenes pertenecen a tradiciones diferentes, el narrador insiste en que mantengamos juntos lo realista y lo milagroso. Esta historia afirma que Dios obra en el tiempo histórico, y el realismo lo subraya. Aún así, el evento muestra a la magnalia Dei —las grandes maravillas de Dios con las paredes de agua a la derecha y a la izquierda evocando una sensación de asombro. En efecto, las dimensiones elementales de la historia —el mar, la tierra seca, el pilar de la nube y el fuego— le confieren una dimensión primordial y trascendente. Sin embargo, esta historia no es un mito antiguo del Cercano Oriente más allá de este mundo. En cambio, Egipto e Israel son actores humanos dentro del espacio y el tiempo humanos. No obstante, el Señor juega el papel principal en su mundo y muestra que la historia es más que una pieza de la historia humana. Como dice Ska, “la historia contiene una experiencia que quiere ser paradigmática y una fuente de renovación continua para quienes la reviven en la liturgia”. [7] Su narración y recuento dan poder a esta historia para quienes aceptan su promesa. [8]

    Home6.4. Resolución 2: La destrucción del faraón y de los egipcios

    • 14:23. Egipto persigue a Israel en medio del mar.
    • 14:24-25 a. El Señor arroja a Egipto en pánico.
    • 14:25 b. Reconocimiento por parte de los egipcios: “El Señor está luchando por ellos contra Egipto”.
    • 14:26-27 a. Por orden del Señor, Moisés extiende su mano, y el mar fluye hacia atrás.
    • 14:27 b-28. El Señor arroja a los egipcios al mar, y todos están perdidos.

    Con los israelitas a salvo atravesando en tierra seca, su difícil situación queda resuelta. El narrador ahora se vuelve hacia los egipcios y comienza con la palabra “perseguir”. La adición de la palabra “todos” subraya la integridad de la destrucción que vendrá:

    Los egipcios persiguieron, y entraron en el mar tras ellos, todos los caballos, carros y conductores de carros de Faraón. (14:23).

    El narrador no tiene prisa por terminar con esto. Oímos hablar de la vigilia matutina y el Señor despreciando al ejército egipcio desde la columna de fuego y nube. A partir de ahí, casi casualmente, parece, el Señor primero lanza “al ejército egipcio en pánico” y obstruye sus ruedas de carro para que giren sólo con dificultad (14:24 b-25a). Con eso, el narrador nos acerca y nos deja escuchar exactamente lo que dicen los egipcios:

    “Huyamos de los israelitas, porque el Señor está luchando por ellos contra Egipto” (14:25 b).

    Aquí tenemos el reconocimiento por parte de Egipto que el Señor había predicho en 14:4 y 17-18.

    El narrador sigue retardando la acción. A continuación, escuchamos al Señor hablar a Moisés: “Extiende tu mano sobre el mar para que el agua fluya hacia atrás”. Nuevamente el narrador repite todos los elementos: “sobre los egipcios, sobre sus carros y conductores de carros”. Y luego escuchamos:

    Entonces Moisés extendió su mano sobre el mar,
    y al amanecer el mar volvió a su profundidad normal. (14:27 a).

    La referencia al “amanecer” nos pide entender más que una referencia realista a la hora del día. La siguiente frase cambia nuestra perspectiva y enfatiza una vez más el control del Señor:

    Cuando los egipcios huyeron delante de él,
    el Señor arrojó a los egipcios al mar (14:27 b).

    Éxodo 14:28 resuelve la tensión y no deja ninguna duda sobre su totalidad:

    Las aguas regresaron y cubrieron los carros y los choferes de carros, todo
    el ejército de Faraón que los había seguido hasta el mar;
    ninguno de ellos quedó (14:28).

    El motivo de la destrucción total del enemigo es un motivo tradicional en las narrativas de batalla y apoya el tema de la victoria completa sobre las fuerzas del caos. [9]

    Home6.5. Reconocimiento del Héroe

    • 14:29. Repetición del viaje de Israel por el mar.
    • 14:30. Declaración: El Señor salvó a Israel, quien ve muertos a los egipcios en la orilla.
    • 14:31. El reconocimiento de Israel del Señor como héroe y de Moisés, su siervo.

    Éxodo 14:29 repite la fuga milagrosa de Israel para enfatizar el contraste con la destrucción de Egipto. Nuevamente describe su viaje “en tierra firme por medio del mar,
    con el agua como muro a su derecha y a su izquierda”. El milagro no se puede negar.

    Los motivos del ver y el miedo a partir de las 14:10 y 13 reaparecen transformados para el reconocimiento del héroe. Antes, los israelitas, al ver a los egipcios, temían mucho, aunque Moisés les mandó: “¡No temas!” Los llamó a mantenerse firmes “y ver la liberación que el Señor logrará hoy por ti”, y agregó: “Para estos egipcios a los que ves hoy, nunca volverás a ver”. Los acontecimientos han dado cuenta de estas predicciones, y los versos finales lo resumen.

    Así el Señor salvó aquel día a Israel de los egipcios;
    e Israel vio a los egipcios muertos a la orilla del mar.
    Israel vio la gran obra que el Señor hizo contra los egipcios.
    Entonces el pueblo temía a Jehová
    y creyó en el Señor y en su siervo Moisés. (14:30-31)

    Ya no se cubría, Israel se encuentra asombrado por su héroe. A eso se agrega la palabra “creer”, que en hebreo lleva el sentido de “confiar en” y “confiar en”. El poder de Egipto ha dado paso a la gran obra de Dios. El miedo a los egipcios da paso al temor del Señor. [10] La incredulidad de Israel y el deseo de regresar a Egipto también ceden paso en la resolución final:

    “Creyeron en el Señor y en Moisés su siervo” (14:31 b).

    Por el momento, todo está bien.

    Home6.6. Notas al pie de página para la Sección 6

    [1] Hagan, “Parcelas básicas”, 206-208; Poderoso en batalla, §2.5.4; 3.5.4.

    [2] Ska, Le Passage, 106.

    [3] Terrence Fretheim, Éxodo (Louisville, KY: John Knox Press, 1991) 155.

    [4] George W. Coats, Rebellion in the Wilderness: The Murmuring Motif in the Wilderness Tradition of the Old Testament (Nashville, TN: Abingdon Press, 1968) 249.

    [5] Hagan, Poderoso en Batalla, §2.4.3.

    [6] Ska, Le Passage, 71-74.

    [7] Ska, Le Passage, 112.

    [8] Hans Georg Gadamer, “Sobre la contribución de la poesía a la búsqueda de la verdad”, en La relevancia de lo bello y otros ensayos, traducido por Nicholas Walker, editado por Robert Bernasconi (Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press, 1985) 105-115, esp. 109-110.

    [9] Judg 3:29; 4:16; 16:30; Hagan, Poderoso en Batalla, §2.5.2; 3.6.3; 4.3.

    [10] Ska, “El cruce del mar”, 37; le Passage, 117-118; Dozeman, Éxodo, 318.


    This page titled 1.6: La historia de la trama del Mar Rojo is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Harry Hagan, OSB (PALNIPress) .