Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.10: “Rompiendo el quebrantamiento” y dividiendo la diferencia- Matrimonio

  • Page ID
    102156
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Figura 1. Elliot R. Wolfson, Matrimonio, 2006. © Elliot R. Wolfson.

    Las imágenes andróginas de Wolfson toman muchas formas. Si Serpent's Dream evoca la radiante panoplia de luz al atardecer, Marriage (2006) es tan denso y oscuro como el cielo nocturno. En efecto, el matrimonio es una “pintura negra”, una imagen que presenta una paleta extremadamente oscura de tonos concentrados de verde, naranja y morado. La composición se divide decisivamente por una costura vertical o lugar de “re/par”, una barrera de oro ennegrecido que corre por el centro de la pintura. Mirando la superficie de la pintura, las presencias ocluidas vuelven a parecer emerger y disolverse, evocando alternativamente los contornos de ángeles y bestias, máscaras y payasos, las siluetas superpuestas de niños y adultos, las presencias esqueléticas de fantasmas y espectros, huellas de manos con dedos extendidos, y imágenes de rostros volteados mirando implorantemente hacia arriba. Cuando se toman en conjunto, el matrimonio se lee a la vez como un velo impenetrable y una ventana transparente que se abre a su propio mundo interior.

    En Matrimonio, el elemento de barrera central se asemeja a la llama de una vela, una pared esbelta y cónica de luz parpadeante. Extendiéndose desde la parte superior hasta la parte inferior del lienzo, esta forma evoca una división insalvable, una membrana impenetrable o un himen irrompible. Como ha observado el filósofo Jacques Derrida, el himen representa un símbolo altamente ambivalente de separación y conjunción, un sitio donde la diferencia (sexual) se inscribe como mutuamente envueltas pero decididamente indecibles. 1 Esta ambigüedad es posible precisamente porque el término himen lleva connotaciones sexuales paradójicas. Un himen es un delgado velo de tejido ubicado en la entrada de la vagina que sirve como marcador de virginidad femenina; sin embargo así como este tejido se rompe durante el acto físico de hacer el amor, el término himen también denota la consumación del acto matrimonial mismo. Como tal, significa un sitio de unión y de separación. Sosteniendo ambos significados (y por lo tanto ninguno) simultáneamente, el himen es un velo o partición que divide a dos sujetos, demarcando su condición de individuos discretos, así como marca su unión en un estado indiviso de ser.

    Reflejando esta doble jugada, si uno da un paso atrás y luego regresa a la pintura, sus formas parecen cambiar una vez más. Al igual que la composición pictórica de Ángel Verde, la barrera central de luz bruñida en el matrimonio puede verse simbólicamente como el cuerpo de un ángel cuyas alas luminosas irradian hacia afuera hacia los lados izquierdo y derecho de la composición. La división ya no es entonces simplemente una división, ya que puede verse metafóricamente como el eje central de una presencia figurativa abstracta. Como es el caso a lo largo de la compleja obra de Wolfson, la imagen no se da de sí misma de inmediato; más bien, es necesario emprender un proceso reflexivo sostenido para percibir múltiples visiones que se revelan en una etapa posterior de divulgación. Dependiendo del ángulo de visión de uno, las pinceladas ennegreciadas y empastadas muestran un brillo que puede absorber o reflejar la luz. La sustancia material de la pintura encarna así una paradoja que trasciende las condiciones de su propia división interna, ya que la barrera emerge potencialmente como sitio de unión, a medida que la luz blanco-dorada parpadea dentro de la extensión oscurecida del lienzo negro. O, siguiendo el relato de Wolfson en Lenguaje, Eros, Ser, la figura andrógina puede verse como incorporando y revelando un “deseo de trascendencia [que] abraza el eros de lo imposible”. 2 Estos temas ambivalentes hacen un gesto hacia una unión inalcanzable, pero de alguna manera simbiótica, de ascetismo y erotismo. Así, el matrimonio parece trazar un curso a través de lo grueso y lo delgado, expresado a través de un opositorio coincidente estetizado que muestra un sentido de diferencia fusionado más allá de la diferenciación.

    Con su complejo sentido de división más allá de la división, el matrimonio resuena con “el tiempo en la tumba”, un poema que Wolfson escribió en Jerusalén en 1984: 3

    hubo un tiempo nos lavamos el ojo para entrar llave sin cerradura acechando donde el poema solía ser visión silenciada convertirse en palabra para abrir cerradura sin llave convirtiendo el amor en ley en caseta construimos a partir de la memoria y la expectativa

    La “caseta” a la que se hace referencia en este poema se refiere a la sukkah, una vivienda temporal construida para celebrar el festival judío de la cosecha de una semana de duración. Este espacio simbólico conmemora el refugio provisional de los judíos durante su deambulación por el desierto. Al igual que el matrimonio —y como el propio cuerpo humano— “el tiempo en la tumba” puede verse simbólicamente como un refugio provisional que alberga luz transitoria. En efecto, el “tiempo en la tumba” puede verse como una instancia del espacio poético de una morada múltiple, una estructura impermanente compuesta por numerosos planos que se despliegan en diversas direcciones simultáneamente. El camino del movimiento a través de los límites del tiempo y del lenguaje puede verse como un lavado de los ojos, un refrescante de la visión que ocurre cuando uno da un paso atrás para tomar un respiro y luego vuelve a mirar de nuevo. Esta agrupación asociativa del tiempo, la cabina, la cerradura y la tumba evoca las formas de género de un útero arquetípico, pero en este poema nostálgico, este conmovedor espacio habla de una pérdida que sigue siendo altamente ambivalente, a la vez necrológicamente (en) cripta y provisionalmente gestacional. En un posicionamiento coextensivo de eros y tanatos, la vida y la muerte emergen como sitios antitéticos pero homólogos. Los parámetros reversibles de la sukkah poética de Wolfson parecen albergar así la vida en la muerte y la muerte en la vida.

    Al igual que el matrimonio, el “tiempo en la tumba” alberga un espacio ambivalente donde la ley puede ser “retrocedida” y devuelta al amor. El don de la imaginería poética acompaña a la realización de que uno puede aventurarse más allá de los confines del refugio y regresar a él libremente, de manera que los movimientos de entrar y salir, girar y regresar, se vuelven simbólicamente análogos a un acto de hacer el amor. Si es irrecuperable en la realidad, esta unión perdura en el frágil refugio de viviendas simbólicas construidas “desde la memoria/y la expectativa”.

    Notas al pie

    • 1 Véase Jacques Derrida, “La doble sesión”, en Peggy Kamuf, ed., A Derrida Reader: Between the Blinds (Nueva York: Columbia University Press, 1991). Para una discusión sobre las implicaciones filosóficas del motivo del himen, véase “Introducción: Lectura entre las persianas” de Kamuf, esp. pp. xxxvix-xl.
    • 2 Wolfson, Idioma, Eros, Ser, p. 289.
    • 3 Para un poema temáticamente relacionado, véase “hubo un tiempo”, en Footdreams y Treetales, p. 40.

    This page titled 1.10: “Rompiendo el quebrantamiento” y dividiendo la diferencia- Matrimonio is shared under a CC BY 2.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Marcia Brennan (OpenStax CNX) .