Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.11: Borrado de Inscripción, Inscripción Borrado- Palimpsesto

  • Page ID
    102229
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Figura 1. Elliot R. Wolfson, Palimpsesto, 2006. © Elliot R. Wolfson.

    Si la visualización de la encarnación angelical puede imaginarse como un proceso creativo de “encarnar lo que no es un cuerpo” y “dar forma a lo sin forma”, entonces tanto una versión invertida como una complementaria de estos conceptos se puede ver en la pintura Palimpsesto (2006). Palimpsesto incorpora tan completamente un diáfano estado de paradoja que, en su superficie, cada gesto pictórico representa un acto de borrado, así como cada borrado es en sí mismo un gesto pictórico. Parafraseando otra de las formulaciones poéticas de Wolfson, la pintura puede verse como un acto que se desarrolla simultáneamente en direcciones aparentemente opuestas, ya que inscribe el borrado mientras borra la inscripción.

    El término “palimpsesto” deriva de la palabra griega palimpsēstos, que significa “raspado de nuevo”. En el uso práctico, un palimpsesto se refiere a una superficie de escritura, como un trozo de papel, pergamino o lienzo, que se ha utilizado varias veces, con lo que se muestran inscripciones anteriores que posteriormente se han borrado. Caracterizado por rastros residuales de presencias “fantasmas” (pentimenti), un palimpsesto puede imaginarse imaginativamente como un cementerio de formas vivas. Pintar activamente un palimpsesto es pintar lo que ha sido sin pintar, ya que la pintura realiza una desaparición de su propia apariencia, dicho apofático de su propia inafirmación. 1 Así, producir un palimpsesto es emprender una forma de escritura negativa —o, en este caso, pintura negativa, un acto que crea una presencia quitando una presencia. Y con esta pintura sin pintar, Palimpsesto escribe otro capítulo en el libro no escrito de la luz floreciente.

    El palimpsesto es una pintura oscura y compleja, y su fachada raspada inicialmente puede ser difícil de ver. La sutil superficie policromada muestra una gama de pinceladas densamente texturizadas, con capas visibles de raspado de pincel seco evidentes en todo el lienzo. La superficie de la pintura exhibe así el proceso de su propia (no) fabricación, de ser pintada, sobrepintada y sin pintar, ya que los tonos de oscuridad se afirman enfáticamente y posteriormente se eliminan. El resultado es una forma blanca aleteante, “negativa” que parece flotar aéreamente en el oscuro campo “positivo” del lienzo, un suelo tan profundamente púrpura que emerge a través de tonos cálidos de granate ennegrecido. Según Wolfson, esta pintura se inspiró en una idea en un antiguo texto alquímico, en particular, la mágica imagen de “sangre tan roja, era negra”. Como hemos visto, la propia práctica de la pintura ha sido descrita como una forma de alquimia, como marcar simbólicamente una superficie con óleo para efectuar la transfiguración de la forma. Así, en las profundidades de sus estructuras formales y simbólicas, Palimpsesto borra y codifica el principio místico subyacente del opositor de coincidencia.

    Cuando uno mira su superficie raspada y cepillada, la pintura aparece no sólo como un campo oscuro monolítico o vacío impenetrable, sino como una tela intrincada o velo cuyos patrones cambiantes e entrelazados recuerdan a una pieza de encaje antiguo. Siguiendo los patrones incrustados del palimpsesto, la superficie del lienzo muestra formas subyacentes que podrían evocar los contornos de un antiguo grabado, o tal vez un pergamino que muestra los fantasmas de paisajes urbanos antiguos, o las siluetas susurradas de figuras que podrían haber aparecido en manuscrito iluminado decoraciones o como los diseños de dibujos animados para vitrales. A lo largo de la pintura, las formas (in) visibles permanecen altamente inestables, cambiando constantemente sus configuraciones internas a través de un juego continuo de recesión y emergencia.

    Como esto sugiere, la pintura abstracta representa un sitio especialmente poderoso para crear tales presencias que son ausencias, y ausencias que son presencias. Al construir una imagen abstracta, una sola pincelada conlleva simultáneamente la articulación de la imagen y la erradicación de la imagen. La inscripción de la marca de pintura es así un gesto de borrado, así como este borrado es en sí mismo una marca de inscripción. De esta manera, la marca de pintura abstracta es a la vez icónica e iconoclasta, y en este estado (no) dual, la obra se encuentra suspendida en un espacio dialógico de “imagen e imagen”. O, para adoptar el giro kabbalístico de la frase de Wolfson, la visualización dinámica de la informabilidad de las formas por parte de la pintura abstracta puede verse como una traducción pictórica de “innumerables formas de falta de forma” que puede representar “las prendas por las que lo invisible se manifiesta en la ocultación de su revelación”. 2

    Otra forma de imaginar estos arreglos contemplativos es imaginar que la luz caiga a través de una cortina de encaje mientras proyecta una sombra sobre una pared de fondo. O, dependiendo de dónde te encuentres parado y lo que tengas en tus manos, los patrones calados del encaje pueden caer sobre la superficie de tu propio cuerpo, o sobre un lienzo o una hoja de papel en blanco. En todos los casos, los cortes en la tela corresponden a la ausencia que permite un juego evanescente de luz. Imagínese entonces que el telón se mueve suavemente mientras una brisa sopla a través de una ventana abierta. Los diseños cambian en el aliento de la corriente de aire, así como los marcos abiertos del encaje se vuelven como las elipses de una oración inacabada, un espacio donde la luz respira y el resplandor toma forma en la oscuridad. Inmerso en este flujo aéreo, se ven los patrones cambiantes de la luz diseñando y disolviendo simultáneamente el lenguaje de un texto no escrito.

    Así como Palimpsesto muestra un campo pictórico en el que la visión parece ser “raspada de nuevo” para revelar las ausentes presencias de lo que vino antes, el lienzo también hace eco de lo que nunca llegó a ser. Al igual que la luz cambiante a través de la cortina de encaje, la visión emergente es el anverso de lo que se ve: ascendiendo de las huellas de su propio borrado, las imágenes fragmentadas encarnan la huella de lo que siempre fue, y nunca, dejado atrás. En Lenguaje, Eros, Ser, Wolfson comenta de manera similar la noción del palimpsesto en el mundo natural cuando observa que “podemos hablar hiperliteralmente del cosmos como el libro de la naturaleza, es decir, la naturaleza como el palimpsesto sobre el que se borra el borrado de lo inefable en las huellas inscritas de lo que parece, al parecer, como real”. 3 Enhebrando los bucles quiasmáticos del palimpsesto, el espectador se deja mirando la presencia de la ausencia a través de un borrado que es signo de su propia creación.

    Como esto sugiere, las complejas dinámicas visuales desplegadas dentro de esta pintura físicamente diminuta pero conceptualmente poderosa son profundamente apofáticas, ya que la escritura y la desescritura, la pintura y el despintar, no se consideran estados de oposición sino como aspectos distintivos de una forma singular de expresión creativa. En el marcaje ambivalente que comprende la factura pictórica de Wolfson, la eliminación del pigmento permite una revelación de las huellas subyacentes de lo que vino antes, que posteriormente se revelan como aspectos formativos de lo que es (no). Resonando así con el simbolismo alquímico y cabalístico, Palimpsesto codifica el misterio de desmarcar en el lenguaje visible de la marca. Al hacerlo, las estructuras abstractas de la pintura pueden verse como un reflejo invisible de “trazo de oración” 4, un poema apofático que deja huella al tiempo que cubre sus huellas:

    caminar sin dejar rastro hablar sin voz aferrarse sin comprender hacerse en lo deshecho para ser visto en lo invisible nacer en lo no nacido esto, mi voluntad, cumplir o madre, hueco sea tu nombre, desbordando conociendo el desconocimiento mis labios saltan al vacío vacío para romper quebrantamiento a la esperanza desesperanza

    Al igual que la pintura de un palimpsesto, en este poema lírico de la erasure—en sí mismo una inversión estructural de La oración del Señor— el lector encuentra una súplica al vacío que busca alcanzar un estado de abundante desbordamiento. En su abstracción, tanto la pintura como el poema reflejan un deseo de “ser visto/en lo invisible”, una visión que emerge a través de su propio borrado, al igual que los intervalos eclípticos y las profundidades huecas que distinguen la alquimia pictórica y la expresión poética.

    Notas al pie

    • 1 Como ha comentado Wolfson, Palimpsest “fue uno de los lienzos con los que tuve que luchar, y hasta el día de hoy, no estoy seguro para nada de cómo el lienzo recibió la pintura de la manera en que lo hizo. Pero tienes razón en que es una forma de escritura apofática”. Elliot R. Wolfson, en correspondencia con el autor, 1 de diciembre de 2006.
    • 2 Véase Elliot R. Wolfson, “La nueva Jerusalén que brilla intensamente: canciones y poemas de Leonard Cohen en una clave cabalística”, Cabalá: diario para el estudio de los textos místicos judíos 15 (2006), pp. 121-22.
    • 3 Wolfson, Idioma, Eros, Ser, p. 8. O, como escribe Wolfson en otra parte respecto a “el no-show que es el espectáculo de la visión mística”, como en el nombre inefable, “El texto original es un palimpsesto desde su inscripción/borrado inicial—las múltiples lecturas grabadas en su superficie constituyen la escritura, la espectralidad de lo invisible emergiendo de debajo de las capas de lo visible, la revelación de la verdad en el ocultamiento de la imagen a través del ocultamiento de la verdad en la revelación de la imagen”. Ver Elliot R. Wolfson, “Estructura, innovación y temporalidad diremptiva: El uso de modelos para estudiar la continuidad y la discontinuidad en la tradición cabalística”, Revista para el estudio de las religiones e ideologías 6 (Invierno 2007), esp. p. 149.
    • 4 “prayertrace” se publica en Footdreams and Treetales, pp. 55-56.

    This page titled 1.11: Borrado de Inscripción, Inscripción Borrado- Palimpsesto is shared under a CC BY 2.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Marcia Brennan (OpenStax CNX) .