Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

9.1: Pánico moral

  • Page ID
    101384
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    La realidad es la creación de la humanidad como resultado de procesos elaborados en el aprendizaje social a través del lenguaje, los símbolos y las interacciones de otras personas. Un conjunto de valores, creencias, prácticas, rituales y mitos compartidos forma una cultura (Kraska & Brent, 2011). Lo que la sociedad considera que está fuera de los rituales culturales se considera desviado según Howard Becker (1963). La percepción se considera realidad. Si una persona no se siente segura, entonces no está segura independientemente de los datos empíricos. De ahí que se pueda observar el ocio que aquellos en autoridad (Medios, Gobierno, Industria y Ultra Ricos) puedan orar por los temores del estatus de arrendador en la sociedad. Aquellos que puedan dirigir la política a través del apoyo financiero podrán hacerlo para incrementar una industria, por ejemplo el Complejo Prisión-Industrial https://www.theatlantic.com/magazine...omplex/304669/. Ya sea un resultado intencionado o no deseado de la Guerra contra las Drogas y la política pública requirieron una legislación de sentencia más dura, Estados Unidos experimentó un crecimiento en las cárceles del sector privado para mantenerse al día con la población carcelaria en rápida expansión (Mason, 2012).

    El pánico moral fue definido por Cohen (1972) y sigue siendo el estándar más destacado:

    Las sociedades parecen estar sujetas, de vez en cuando, a periodos de pánico moral. Una condición, episodio, persona o grupos de personas surge para definirse como una amenaza a los valores e intereses sociales; su naturaleza es presentada de manera estilizada y estereotipada por los medios de comunicación de masas; las barricadas morales son manejadas por editor, obispos, políticos y otras personas que piensan correctamente; socialmente expertos acreditados pronuncian sus diagnósticos y soluciones; las formas de afrontamiento se desarrollan o (más a menudo) se restauran; la condición luego desaparece, se sumerge o se deteriora y se vuelve más visible (p.9).

    En otras palabras, la clave de esta definición los problemas sociales como la cocaína crack pueden estar vinculados a delitos violentos que a su vez están construidos socialmente y quizás mitos exagerados. Los contratistas sociales como se describió anteriormente son aquellos a los que se hace referencia como ingenieros sociales o emprendedores sociales que elaboran la necesidad de penas más severas, incrementando así el Complejo Industrial Penitenciario, incrementando así las ganancias financieras de los inversionistas. Este pensamiento es objeto de burlas más adelante en esta sección.

    Roberts & Indermaur (2005) afirman que “ahora es ampliamente aceptado que el etiquetado de nombres y la discusión de comportamientos vilipendiados juegan un papel vital en la definición y el sentido de comunidad. En este sentido, el enfoque en el 'pánico moral' esbozado por Cohen (1972) colocó un enfoque estratégico y arriesgado en la manera en que los temas son resaltados y utilizados por quienes tienen autoridad con fines sociales. El valor mediático de un solo incidente o incidente de corta duración supera el valor real de la ofensa pero a la larga y generalmente aumentará la denuncia de incidencia creando así su propia importancia o ola delictiva (Roberts & Indermaur, 2005; Marion & Oliver, 2012:2006).

    Un mayor uso de datos empíricos podría disminuir el sensacionalismo sobre la realidad. Esto requiere informar al público de lo que realmente le teme o más aún a lo que hay que temer. Por lo tanto además del Código de Ética de los Medios de Comunicación (enlace adjunto) https://www.spj.org/ethicscode.asp el cual debería ser mejor publicitado con la adición de datos reales de buena fe. Los datos actuales pueden obtenerse de informes gubernamentales anuales como los Informes Uniformes de Delitos (UCR) que pueden o no proporcionar una óptica contextual. No todos pueden entender los datos estadísticos presentados. A modo de ilustración, un reporte de UCR puede mostrar que la delincuencia subió 20%. En la superficie esto parece inexcusable y alguien necesita asumir la responsabilidad. El hecho puede ser que la delincuencia subió en cinco incidentes, lo que puede dar cuenta del incremento del 20%. Qué tipo de delitos se representan en el incremento, dónde ocurrió en el lugar informante, y cuáles podrían ser eventos sociales que están asociados con el incremento. El 'miedo al crimen' está alineado de manera más realista con la 'preocupación por el crimen' del público (Marion & Oliver, 2012; 2006). Los medios de comunicación tienen (a través de su propio Código) la obligación de representar los hechos de manera justa y honesta. No obstante, para ser justos con los medios de comunicación, sólo pueden reportar lo que se les ofrece. Los medios, en cualquier enfoque (noticias impresas, sociales, televisión o video solo para proporcionar unos pocos), generalmente están en los negocios para ganar dinero, en lugar de solo para el bien público. Los medios informativos están en el centro de esta discusión, sin embargo los medios sociales tienen un papel creciente y significativo en la distribución fáctica de la información. Uno sólo tiene que recordar la debacle política de 2016 para justificar esta afirmación.

    Como medio de política para proteger la credibilidad, las burocracias, tanto públicas como privadas, responsables de la Justicia Penal deben mantener un “Verificador de hechos”. La existencia de dicha dependencia tiene el único propósito de combatir el 'Miedo al Crimen' sobre la 'Preocupación por el Crimen' a nivel local, estatal y nacional. Específicamente, en el mundo electrónico de alta velocidad actual, los datos del crimen están disponibles diariamente si no cada hora y por lo tanto el pánico moral basado en incidentes debe y podría ser evitado. Por supuesto, a diferencia del asesino en serie o el secuestro de niños o la actividad real de guerra de pandillas que pueda estar impactando a una comunidad, merecerá la más estricta atención inmediata y cooperación entre las fuerzas del orden y los medios de comunicación.

    La política propuesta para establecer una unidad de verificación de hechos, el panel debe estar formado por miembros de CJS y miembros de medios pagados por su respectiva organización y financiados públicamente en parte (personal de personal, espacio de oficinas y gasto diario de investigación) a cambio de un informe más equilibrado. El objetivo final de esta política es que ojalá pueda evitar que los escasos recursos se gasten en persecuciones de fantasmas innecesarias. Esto requerirá la colaboración de grupos de interés, medios de comunicación y burócratas del CJS para educar al público en una campaña de relaciones públicas de intercambio y verificación de datos (Marion & Oliver, 2012:2006).

    Como medio para abordar el pánico moral se han incrementado las penas para los infractores de la ley. Estados Unidos ha visto legislación como la sentencia obligatoria, la tolerancia cero, la verdad en la sentencia y el delincuente habitual. Todos los cuales han proporcionado forraje para los sistemas penitenciarios. Quizás, los que tenían el control vieron esto como un medio para proporcionar números para las cárceles privadas o para reforzar una economía ya en crecimiento alojada dentro de la Industria Penitenciaria. ¿Han sustituido ahora las cárceles a alguna industria como motor económico en beneficio de quienes están en la cima de una cadena alimentaria y a expensas de los menos afortunados en el extremo opuesto de la cadena?


    9.1: Pánico moral is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.