Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

14.4: Opinión pública o ideología

  • Page ID
    101534
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Se pensó que la elección de Barack Hussein Obama II, el primer presidente afroamericano de Estados Unidos (2009-2017), era un punto de inflexión en la historia estadounidense. Esta elección puede sugerir un ablandamiento hacia la noción de desegregación en la Casa Blanca. En las últimas dos décadas parece que una nueva benevolencia que abarca los avances de género y los derechos gay/lesbianas, el matrimonio entre personas del mismo sexo y el acceso a la atención de la salud y la igualdad económica puede haber agregado ahora una base adicional. La opinión pública se ensalza en decisiones favorables del tribunal relativas a estos temas. Se pensó que el largo proceso de anulación de género en la Oficina Oval golpeó el techo de cristal con la nominación de los demócratas de Hillary Rodham Clinton. La celebración de igualdad de condiciones para todos puede ser un poco prematura. Los tumultuosos vientos de discordia han detenido abruptamente los avances, al menos temporalmente, en las elecciones presidenciales inmediatas posteriores a la Administración Obama. La anticipación de la desaparición del “Good Old Boy Club” (clase alta blanca) parece excesivamente exagerada en esta coyuntura.

    Giles, Blackstone y Vining (2008) sostienen que el tribunal se ve afectado por la opinión pública. Estas obras vieron la toma de decisiones judiciales a través de dos lentes específicas. Estos son el comportamiento estratégico de la corte y el mecanismo de cambio actitudinal. Si la vía de decisión de elección es decidir casos para evitar reacciones negativas, puede considerarse estratégica. Si los fallos judiciales se basan en la ideología o el cambio de actitud, entonces la jurisprudencia prominente que sienta precedentes puede no afectar una decisión.

    Usando como ejemplo la Ley Americana de Cuidado de la Salud (Obamacare) se encontró un aliado en los tribunales delineando la porción de penalización del proyecto de ley como un impuesto en lugar de una multa (Evaluación financiera por no asegurar la cobertura de atención médica). El tribunal rechazó las impugnaciones a la ley al encontrar una vía que estaba constitucionalmente permisible; el Congreso puede gravar impuestos. Se debe esperar con certeza razonable que este debate se enfurecerá. El tribunal puede ser confrontado con el enicilio de: ¿Es la atención médica un derecho o privilegio? ¿Debería el tribunal encontrar consenso con este tema como derecho entonces, ¿cómo puede el tribunal tratar los temas de financiamiento a través de impugnaciones de legislación que puedan tener un impacto adverso en las partes marginadas o marginadas de la sociedad? Generalmente, los tribunales han dictado decisiones a pesar del factor costo o creando molestias a los litigantes. Durante los tribunales el desmantelamiento de la segregación en las escuelas, implementó autobuses, desatendiendo el interés ciudadano de una compra residencial cerca de una escuela de elección o el costo del transporte adicional. Un fallo impopular para cierto y rendido sin tener en cuenta la opinión popular.

    En la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos Buckley v. Valeo 424 US 936; 96 SCt 1153, resuelta el 30 de enero de 1976, el tribunal dictaminó que los límites obligatorios impuestos a las contribuciones de campaña y al gasto de campaña eran inconstitucionales. El tribunal consideró que la legislación de reforma de campaña en parte era una abreviación del discurso. En otras palabras, el dinero es una forma de hablar. Recordemos que la Enmienda 14 establece que “Ningún Estado hará ni hará cumplir ninguna ley que restrinja los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos”. Esta decisión hizo mucho para ampliar el crecimiento de las contribuciones de campaña ya sea directa o indirectamente a través de comités de acción política por parte de grupos de interés especial que pudieron haber servido para erosionar aún más el acceso al sistema político. El titular tiene una ventaja para asegurar el financiamiento de la campaña al tiempo que limita la capacidad de una campaña/candidato financiada por arrendador (NYT, 1998).

    Brown v. Board of Education, decidido por los Warren Courts en 1954, tuvo impactos mucho mayores en el sur que la simple segregación o derogación de la doctrina separada pero igual. Nuevamente, claramente señalada en la Enmienda 14, “ni negar a ninguna persona dentro de su jurisdicción la igual protección de las leyes”. Esta decisión única pasó de una cuestión de derechos estrictos a las perspectivas sociales a una cuestión de justicia moral y social. En esta decisión, la Corte Warren obligó al sur a examinar la masculinidad masculina y el trato no sólo a los afroamericanos sino también al trato de los gays (Friend, 2009).

    Esta modificación conductual dentro de los estados del sur no se estableció en un vacío ni necesariamente el resultado de una sola decisión judicial. Como se esbozó en la conferencia que examina, “Beyond Brown: How the Supreme Court Shaped the Modern South” the University of Sussex, Brighton (marzo de 2007), se agregaron cuatro criterios significativos y relevantes a la metamorfosis masculina sureña. Estos son: Primero, los tribunales que manejan otros casos raciales en las sombras inmediatas de Brown; Segundo, la actitud de los tribunales hacia la raza en la reforma de la justicia penal; Tercero, las luchas de libertad negras por parte de activistas inspiraron expansión judicial que protegió a todos los ciudadanos procesados en el sur; y Cuarto, fue la ampliación de las protecciones procesales federales otorgadas en otras áreas vinculadas o no vinculadas a la ley federal.

    Estas asociaciones fueron forjadas como resultado del desdén de los Tribunales Warren por el desprecio de las autoridades públicas blancas del sur por las garantías fundamentales de la cláusula de igualdad de protección (Beyond Brown, 2007). Garrow (2008) apoya el argumento de expansión de la autoridad judicial federal “Sin embargo, la musculosa y de largo alcance que exhibió la Corte Warren desde 1961 hasta 1967 fue inducida no sólo por la malversación y deshonestidad de la oficialidad sureña blanca. También estuvo influenciada, en igual si no mayor parte, por el activismo y el coraje de los sureños negros recién envalentonados” (p.37).

    El legado de Warren Court (Presidente del Tribunal Supremo Earl Warren), parece haber saltado años luz por delante llenando parcialmente el vacío de justicia social y penal de los 100 años anteriores posteriores a la ratificación de la 14ª Enmienda en 1868. El Burger Court (1969-1986) era menos susceptible. Burger fue pensado como un construccionista estricto interpretando la constitución y defendió las leyes de sodomía de Georgia como un sólido crítico de los derechos de los homosexuales. A Burger le siguió el presidente del Tribunal Supremo William Rehnquist (1986-2005). Rehnquist aplicó mayores niveles de análisis a la legislación federal que protegía las reformas de reconstrucción (Greenhouse, 2009). A pesar de la ideología personal de los jueces, un estudio de las sentencias judiciales en comparación con la opinión pública en dos tercios de los casos estudiados, el tribunal otorgó preferencia a gran parte de la opinión estadounidense (Marshall, 2008).

    El apartado anterior podrá dilucidar la atención requerida para los investigadores sociales y judiciales en curso respecto al proceso de nominación e investigación de los integrantes de la bancada. A menudo, el proceso de investigación de los nominados incluye preguntas sobre qué campo ideológico graniza el nominado. Comúnmente las decisiones anteriores de un juez sentado en un tribunal inferior prominente proporcionan suficientemente una hoja de ruta de decisiones futuras. Por lo tanto, el historial judicial del nominado se considera primordial para asegurar o que se le niegue un escaño en el tribunal. Un tema relevante en el proceso así como la expectativa de los jueces es cómo la justicia puede resolver la disonancia entre ideología y opinión pública.


    14.4: Opinión pública o ideología is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.