Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

9.4: Consejos y Credos, Persecución y Aceptación Oficial

  • Page ID
    101823
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    B. Concilios y Credos La

    aclaración de este depósito se hizo necesaria cuando surgieron interpretaciones del mensaje cristiano que se consideraron ser desviaciones de estas normas. Las desviaciones más importantes, o herejías (ver Herejía), tenían que ver con la persona de Cristo. Algunos teólogos buscaron proteger su santidad al negar que su humanidad fuera como la de otros seres humanos; otros buscaron proteger la fe monoteísta haciendo de Cristo un ser divino menor que Dios Padre.

    Ante ambas tendencias, los credos primitivos iniciaron el proceso de concretar lo divino en Cristo, tanto en relación con lo divino en el Padre como en relación con lo humano en Cristo. Las formulaciones definitivas de estas relaciones llegaron en una serie de concilios oficiales de la iglesia durante los siglos IV y V, en particular el de Nicea en 325 y el de Calcedonia en 451, que declaraban las doctrinas de la Trinidad y de las dos naturalezas de Cristo en la forma aún aceptada por la mayoría de los cristianos ( ver Calcedonia, Concilio de; Credo Niceno). Para llegar a estas formulaciones, el cristianismo tuvo que afinar su pensamiento y lenguaje, creando en el proceso una teología filosófica, tanto en griego como en latín, que iba a ser el sistema intelectual dominante de Europa por más de mil años. El principal arquitecto de la teología occidental fue San Agustín de Hipona, cuya producción literaria, entre ellas las clásicas Confesiones y La ciudad de Dios, hizo más que cualquier otro cuerpo de escritos, salvo la propia Biblia, para dar forma a ese sistema.

    C. Persecución

    Primero, sin embargo, el cristianismo tuvo que resolver su relación con el orden político. Como secta judía, la primitiva iglesia cristiana compartía el estatus de judaísmo en el Imperio Romano, pero antes de la muerte del emperador Nerón en el 68 ya había sido señalada como enemiga. Los motivos de hostilidad hacia los cristianos no siempre fueron los mismos, y muchas veces se localizaban la oposición y la persecución. La lealtad de los cristianos a “Jesús como Señor”, sin embargo, era irreconciliable con la adoración del emperador romano como “Señor”, y aquellos emperadores, como Trajano y Marco Aurelio, quienes más profundamente comprometidos con la unidad y la reforma fueron también quienes reconocieron a los cristianos como una amenaza a esos objetivos y quienes por lo tanto se comprometieron a eliminar la amenaza. Al igual que en la historia de otras religiones, especialmente del Islam, la oposición produjo exactamente lo contrario de su propósito previsto, y, en el epigrama de la iglesia norteafricana padre Tertuliano, la “sangre de los mártires” se convirtió en la “semilla de la iglesia”. A principios del siglo IV, el cristianismo había crecido tanto en tamaño y en fuerza que había que erradicarlo o aceptarlo. El emperador Diocleciano intentó hacer el primero y falló; Constantino el Grande hizo el segundo y creó un imperio cristiano.

    D. Aceptación oficial

    La conversión de Constantino el Grande aseguró a la iglesia un lugar privilegiado en la sociedad, y se hizo más fácil ser cristiano que no serlo. En consecuencia, los cristianos comenzaron a sentir que se estaban bajando los estándares de conducta cristiana y que la única manera de obedecer los imperativos morales de Cristo era huir del mundo (y de la iglesia que estaba en el mundo, quizás incluso del mundo) y seguir la profesión de disciplina cristiana a tiempo completo como monje. Desde sus inicios en el desierto egipcio, con el ermitaño San Antonio, el monacato cristiano se extendió a muchas partes del imperio cristiano durante los siglos IV y V. No solo en las porciones griegas y latinas del imperio, sino incluso más allá de sus fronteras orientales, lejos de Asia, los monjes cristianos se dedicaron a la oración, al ascetismo y al servicio. Ellos iban a convertirse, durante los períodos bizantino y medieval, en la única fuerza más poderosa en la cristianización de los no creyentes, en la renovación del culto y la predicación, y (a pesar del antiintelectualismo que repetidamente se afirmaba en medio de ellos) en teología y erudición. La mayoría de los cristianos hoy deben su cristianismo en última instancia a la obra de los monjes. Ver también Órdenes y Comunidades Religiosas.


    This page titled 9.4: Consejos y Credos, Persecución y Aceptación Oficial is shared under a CC BY-NC-ND 3.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Philip A. Pecorino via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.