Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

10.4: Los Cinco Pilares

  • Page ID
    101845
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    III. Los Cinco Pilares

    Durante los diez años transcurridos entre su llegada a Medina y su muerte en 632 d.C., Muhammad sentó las bases para el estado islámico ideal. Se estableció un núcleo de musulmanes comprometidos, y se ordenó una vida comunitaria de acuerdo a los requisitos de la nueva religión. Además de los mandamientos morales generales, los requisitos de la religión llegaron a incluir una serie de instituciones que continúan caracterizando la práctica religiosa islámica en la actualidad. Entre ellos destacan los cinco pilares del Islam, los deberes religiosos esenciales que se requieren de todo musulmán adulto que sea mentalmente capaz. Los cinco pilares se describen cada uno en alguna parte del Corán y ya se practicaron durante la vida de Mahoma. Son la profesión de fe (shahada), oración (salat), limosna (zakat), ayuno (sawm) y peregrinación (hajj). Aunque algunas de estas prácticas tenían precedentes en tradiciones religiosas judías, cristianas y otras de Oriente Medio, en conjunto distinguen las prácticas religiosas islámicas de las de otras religiones. Los cinco pilares son así los rituales más centrales del Islam y constituyen las prácticas centrales de la fe islámica.


    A. La Profesión de Fe


    El foco absoluto de la piedad islámica es Alá, supremo, todo conocedor, todopoderoso, y sobre todo, Dios todomisericordioso. La palabra árabe Allah significa “el Dios”, y este Dios se entiende como el Dios que trajo al mundo a existir y lo sostiene hasta su fin. Al obedecer los mandamientos de Dios, los seres humanos expresan su reconocimiento y gratitud por la sabiduría de la creación, y viven en armonía con el universo.

    La profesión de fe, o testimonio de fe (shahada), es por lo tanto el requisito previo para ser miembro de la comunidad musulmana. En varias ocasiones durante un día típico, y en el dicho de las oraciones diarias, un musulmán repite la profesión, “Doy testimonio de que no hay dios sino Alá y que Muhammad es su profeta”. No hay restricciones formales sobre los tiempos y lugares en los que estas palabras pueden repetirse. Para convertirse en miembro de la comunidad musulmana, una persona tiene que profesar y actuar sobre esta creencia en la unidad de Dios y la profecía de Muhammad. Para ser una verdadera profesión de fe que represente una relación entre el hablante y Dios, la expresión verbal debe expresar un conocimiento genuino de su significado así como una creencia sincera. Los hechos de una persona pueden ser objeto de escrutinio por otros musulmanes, pero la declaración de una persona de la profesión de fe es prueba suficiente de pertenencia a la comunidad musulmana y no puede ser impugnada por otros miembros de esta comunidad.

    B. Las cinco oraciones diarias


    El segundo pilar del Islam es el deber religioso de realizar cinco oraciones diarias prescritas o salat. Se supone que todos los musulmanes adultos deben realizar cinco oraciones, precedidas de una limpieza ritual o purificación del cuerpo a diferentes intervalos del día. Las referencias coránicas también mencionan los actos de pararse, inclinarse y postrarse durante las oraciones y frente a una dirección determinada, conocida como qibla. Los musulmanes primero fueron obligados a enfrentar a Jerusalén durante la oración, pero ya durante la vida de Mahoma se les ordenó enfrentar a la Kaaba, un antiguo santuario en la ciudad de La Meca. El Corán también se refiere a la recitación de partes del Corán como una forma de oración. Sin embargo, incluso con sus numerosas referencias, el Corán por sí solo no da instrucciones exactas para este ritual central de oración.

    Las descripciones más detalladas de los rituales de oración derivan del ejemplo dado por el profeta Mahoma y se conservan en tradiciones islámicas posteriores. Algunos detalles de estos rituales varían, sin embargo todos los musulmanes están de acuerdo en que se requieren cinco oraciones diarias para realizarse en ciertos momentos del día: amanecer (fajr o subh), mediodía (zuhr), mediodía (asr), atardecer (maghrib) y tarde ( isha). Las oraciones del amanecer, mediodía y puesta del sol no comienzan exactamente al amanecer, mediodía y puesta del sol; en cambio, comienzan justo después, para distinguir el ritual islámico de las prácticas paganas anteriores de adorar al sol cuando sale o se pone.

    Una oración se compone de una secuencia de unidades llamadas bowings (rak'as). Durante cada una de estas unidades, el adorador se levanta, se inclina, se arrodilla y se postra mientras recita versos del Corán así como otras fórmulas de oración. Con algunas variaciones entre distintas sectas musulmanas, al mediodía, tarde, y oraciones vespertinas, estas unidades se repiten cuatro veces, mientras que durante la oración del atardecer se repiten tres veces, y al amanecer sólo dos veces. El capítulo de apertura del Corán, al-Fatiha, se repite en cada unidad en una secuencia de oración. Cada oración concluye con la recitación de la profesión de fe seguida del saludo “que la paz, la misericordia y las bendiciones de Dios sean con vosotros”.

    Dondequiera que los musulmanes vivan en cantidades sustanciales en todo el mundo, el llamado a la oración, o adhan, es repetido cinco veces al día por un muezzin (pregonero) de una mezquita, el lugar de culto musulmán. Se anima a los musulmanes a rezar juntos en mezquitas, pero la oración grupal es sólo una obligación religiosa para la oración del mediodía del viernes. A las mujeres, a las viajeras, a los musulmanes enfermos y a los que atienden a los enfermos se les concede licencia para no asistir a la oración congregacional del viernes, aunque pueden asistir si así lo desean.

    La oración del mediodía del viernes es dirigida por un imán, que es simplemente un líder de oración; esta oración difiere de las oraciones habituales del mediodía de los otros días de la semana. Como parte requerida del ritual en esta reunión congregacional, dos sermones preceden a la oración. En otros días, los musulmanes pueden rezar en cualquier lugar que deseen, ya sea individualmente o en grupo. Deben observar los rituales de rezar en ciertos momentos del día, enfrentándose en dirección a La Meca, observando el orden adecuado de las oraciones, y preparándose a través de la purificación simbólica. Dependiendo de la situación, este último ritual de ablución requiere un lavado total del cuerpo o un lavado ritual menos elaborado de manos, boca, cara y pies.

    Además de las cinco oraciones diarias requeridas, los musulmanes pueden realizar oraciones no obligatorias, algunas de las cuales tienen formatos rituales fijos y se realizan antes o después de cada una de las cinco oraciones diarias. Otros se realizan por la noche, ya sea individualmente o con otros musulmanes. Estas oraciones adicionales formales e informales dan expresión a la función primaria de la oración en el Islam, que es la comunicación personal con Dios con el propósito de mantener la presencia permanente de lo divino en la vida personal de los musulmanes. Los aspectos más formales de la oración también sirven para proporcionar un ritmo disciplinado que estructura el día y fomente un sentido de comunidad e identidad compartida entre los musulmanes.

    C. Limosna


    El tercer pilar de El Islam es zakat, o limosna. Obligación religiosa, el zakat se considera una expresión de devoción a Dios. Representa el intento de abastecer a los sectores más pobres de la sociedad, y ofrece un medio para que un musulmán purifique su riqueza y logre la salvación. El Corán, junto con otras tradiciones islámicas, fomenta enérgicamente la caridad y recuerda constantemente a los musulmanes su obligación moral con los pobres, los huérfanos y las viudas; sin embargo, distingue entre la caridad general, voluntaria (sadaqa) y el zakat, siendo este último un cargo obligatorio sobre el dinero o productos de los musulmanes. Si bien el significado de los términos ha estado abierto a diferentes interpretaciones, el Corán se refiere regularmente al zakat, identificando formas específicas en las que se puede gastar este impuesto. Estos usos específicos incluyen gastar zakat en los pobres y necesitados, en los que recolectan y distribuyen zakat, en aquellos a quienes los musulmanes esperan ganarse y convertir al Islam, a los viajeros, en el rescate de cautivos, para aliviar a los que están cargados de deudas, y en la causa de Dios.

    El Corán proporciona información menos detallada sobre el tipo de cosas que están sujetas al impuesto zakat o la parte precisa de los ingresos o bienes que deben pagarse como zakat. Estas determinaciones se proporcionan en las tradiciones del profeta Mahoma y han sido objeto de elaboradas discusiones entre expertos jurídicos musulmanes, o juristas. Por ejemplo, la cuadragésima parte (2.5 por ciento) de los activos acumulados durante el año (incluyendo oro, plata y dinero) se paga al cierre del año, mientras que una décima parte de la cosecha de la tierra o árboles datillados se paga en el momento de la cosecha. El ganado, los camellos y otros animales domésticos están sujetos a un sistema tributario más complejo que depende de los animales en cuestión, su edad, los números involucrados y si pastan libremente. Las leyes tradicionales del zakat no cubren el comercio, pero los impuestos comerciales han sido impuestos por diversos gobiernos musulmanes a lo largo de la historia.


    D. Ayuno

    El cuarto pilar del Islam es el sawm, o ayuno. Las claras referencias coránicas al ayuno explican la introducción temprana de esta práctica ritual. El Corán prescribe el ayuno durante el mes de Ramadán, el noveno mes del año lunar islámico de 12 meses (ver Calendario). El mes del Ramadán es sagrado porque se dice que la primera revelación del Corán ocurrió durante este mes. Por tradición el mes comienza con el avistamiento de la luna nueva por al menos dos musulmanes. Durante todo el mes, los musulmanes deben ayunar desde el amanecer hasta el atardecer absteniéndose de comer, beber y tener relaciones sexuales. Las mujeres menstruantes, las viajeras y las personas enfermas están exentas del ayuno pero tienen que recuperar los días que pierden en una fecha posterior.

    Según diversas interpretaciones tradicionales, el ayuno introduce disciplina física y espiritual, sirve para recordar a los ricos las desgracias de los pobres, y fomenta, a través de este riguroso acto de culto, un sentido de solidaridad y cuidado mutuo entre los musulmanes de todos antecedentes sociales. Así, los musulmanes suelen participar en otros actos de culto más allá de lo ordinario durante el Ramadán, como la oración nocturna voluntaria, la lectura de secciones del Corán y el pago de caridad voluntaria a los pobres. Los musulmanes pueden incluso optar por despertarse antes del amanecer para comer una comida que los sostenga hasta el atardecer. Después de que termina el ayuno, comienza la fiesta de romper el ayuno, 'id al-fitr, con una duración de tres días.

    En cualquier época del año también se requiere el ayuno como compensación por diversos delitos y violaciones a la ley. Muchos musulmanes también realizan ayunos voluntarios en diversas épocas del año como actos de devoción y disciplina espiritual. Sin embargo, tal ayuno adicional no es requerido por la ley islámica.


    E. Peregrinación a La Meca


    El quinto pilar requiere que los musulmanes que tienen la física y financiera debe realizar la peregrinación, o hajj, a La Meca al menos una vez en la vida. El ritual de peregrinación fue practicado por los árabes antes del surgimiento del Islam y continúa desde los primeros días del Islam. El hajj es distinto de otras peregrinaciones. Debe realizarse durante el duodécimo mes lunar del año, conocido como Dhu al-Hijja, e implica una secuencia establecida y detallada de rituales que se practican a lo largo de varios días. Todos los rituales de peregrinación tienen lugar en la ciudad de La Meca y sus alrededores, y el foco principal de estos rituales es una estructura cubica llamada Kaaba. Según la tradición islámica, la Kaaba, también conocida como la Casa de Dios, fue construida por orden de Dios por el profeta Ibrahim (Abraham de las Biblias hebreas y cristianas) y su hijo Ismail (ver Ismael).

    El Corán proporciona descripciones detalladas de diversas partes del ritual, y retrata muchos de estos rituales como representaciones de las actividades emprendidas por Ibrahim e Ismail en el curso de la construcción de la Kaaba. Enclavada en una esquina de la Kaaba se encuentra la sagrada Piedra Negra, que según una tradición islámica le fue dada a Ibrahim por el ángel Gabriel. Según otra tradición islámica esta piedra fue colocada por primera vez por Adán.

    Una vez que los peregrinos llegan a La Meca, se realiza la purificación ritual. Muchos hombres se afeitan la cabeza, y la mayoría de hombres y mujeres se ponen sábanas blancas sin costuras. Esta vestimenta simple y común simboliza la igualdad de todos los musulmanes ante Dios, un estatus reforzado aún más por la prohibición de joyas, perfumes, relaciones sexuales y caza. Después de esta purificación ritual, los musulmanes rodean la Kaaba siete veces, corren entre al-Safa y al-Marwa, dos colinas con vista a la Kaaba, siete veces, y realizan varias oraciones e invocaciones. Este ritual es una recreación de la búsqueda por parte de Agar de agua para darle a su hijo Ismail.

    Después de estos rituales de apertura, el hajj propiamente dicho comienza el séptimo día y continúa durante los siguientes tres días. Nuevamente, se inicia con la realización de la purificación ritual seguida de una oración en la mezquita Kaaba. Los peregrinos luego se reúnen en Mina, un cerro a las afueras de La Meca, donde pasan la noche. A la mañana siguiente van a la cercana llanura de Arafat, donde se paran desde el mediodía hasta el atardecer y realizan una serie de oraciones y rituales. Los peregrinos luego se dirigen a Muzdalifa, un lugar a medio camino entre Arafat y Mina, para pasar la noche. A la mañana siguiente, los peregrinos regresan a Mina, en el camino deteniéndose en pilares de piedra que simbolizan a Satanás, a los que arrojan siete guijarros.

    El ritual final es la matanza de un animal (oveja, cabra, vaca o camello). Se trata de una recreación simbólica del mandato de Dios a Ibrahim de sacrificar a su hijo Ismail, que Ibrahim e Ismail aceptaron debidamente y estaban a punto de ejecutar cuando Dios permitió que Ibrahim masacara un carnero en lugar de su hijo. (En las Biblias hebreas y cristianas, Abraham está llamado a sacrificar a su hijo Isaac en lugar de Ismael.) La mayor parte de la carne de los animales sacrificados se va a distribuir a los musulmanes pobres. El sacrificio ritual termina el hajj e inicia la fiesta del sacrificio, 'id al-adha. Los festivales del ayuno de ruptura ('id al-fitr) al final del Ramadán y 'id al-adha son los dos grandes festivales islámicos celebrados por musulmanes de todo el mundo.

    Durante la peregrinación la mayoría de los musulmanes visitan Medina, donde se encuentra la tumba del Profeta, antes de regresar a sus hogares. Si los rituales de peregrinación se realizan en cualquier época del año que no sea la hora designada para el hajj, el ritual se llama umra. Si bien la umra se considera un acto virtuoso, no absuelve a la persona de la obligación del hajj. La mayoría de los peregrinos realizan una o más umras antes o después del Hayy propiamente dicho.

    Muchos peregrinos musulmanes también viajan a Jerusalén, que es la tercera ciudad sagrada para el Islam. Los musulmanes creen que Muhammad fue llevado a Jerusalén en una visión. La Cúpula de la Roca alberga la piedra de la que se cree que Mahoma ascendió al cielo y a Allah en un viaje nocturno. Algunos musulmanes realizan peregrinaciones a la Cúpula de la Roca y a otros santuarios donde se entierran figuras religiosas veneradas. Algunos de estos santuarios son importantes principalmente para las poblaciones locales, mientras que otros atraen a musulmanes de regiones distantes. No existen rituales estándar prescritos para estas peregrinaciones ni son tratados como actos obligatorios de culto.


    F. Yihad


    Muchas descripciones polémicas del Islam se han centrado críticamente en Concepto islámico de yihad. La yihad, considerada el sexto pilar del Islam por algunos musulmanes, ha sido entendida como guerra santa en estas descripciones. Sin embargo, la palabra en árabe significa “luchar” o “agotar el esfuerzo”, para agradar a Dios. Dentro de la fe del Islam, este esfuerzo puede ser individual o colectivo, y puede aplicarse a llevar una vida virtuosa; ayudar a otros musulmanes a través de la caridad, la educación u otros medios; predicar el Islam; y luchar para defender a los musulmanes. Los medios occidentales del siglo XX continúan enfocándose en las interpretaciones militantes del concepto de yihad, mientras que la mayoría de los musulmanes no.


    This page titled 10.4: Los Cinco Pilares is shared under a CC BY-NC-ND 3.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Philip A. Pecorino via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.