Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

10.6: El Dios del Islam

  • Page ID
    101818
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    V. El Dios del Islam La doctrina

    islámica enfatiza la unidad, singularidad, trascendencia y absoluta alteridad de Dios. Como tal, Dios es diferente de cualquier cosa que los sentidos humanos puedan percibir o que la mente humana pueda imaginar. El Dios del Islam abarca toda la creación, pero ninguna mente puede englobarlo o agarrarlo completamente. Dios, sin embargo, se manifiesta a través de su creación, y a través de la reflexión la humanidad puede discernir fácilmente la sabiduría y el poder detrás de la creación del mundo. Por la unidad de Dios y su trascendencia de experiencia y conocimiento humanos, la ley islámica prohíbe las representaciones de Dios, de los profetas, y entre algunos musulmanes, de los seres humanos en general. Como resultado de esta creencia, el arte islámico llegó a sobresalir en una variedad de patrones decorativos, incluyendo formas de hojas estilizadas posteriormente como arabescos, y escritura árabe. En los tiempos modernos las restricciones a la creación de imágenes de personas se han relajado considerablemente, pero cualquier actitud de culto hacia las imágenes e íconos está estrictamente prohibida en el Islam.


    A. Monoteísmo islámico

    Antes del Islam, muchos árabes creían en un Dios supremo y todopoderoso responsables de la creación; sin embargo, también creían en dioses menores. Con la llegada del Islam, el concepto árabe de Dios se purgó de elementos del politeísmo y se convirtió en un concepto cualitativamente diferente de creencia intransigente en un solo Dios, o monoteísmo. Se considera que el estatus de los árabes ante el Islam es uno de ignorancia de Dios, o jahiliyya, y las fuentes islámicas insisten en que el Islam trajo consigo una ruptura completa de los conceptos árabes de Dios y una transformación radical en la creencia árabe sobre Dios.

    La doctrina islámica sostiene que el monoteísmo del Islam continúa el del judaísmo y el cristianismo. Sin embargo, el Corán y las tradiciones islámicas enfatizan las distinciones entre el Islam y las formas posteriores de las otras dos religiones monoteístas. Según la creencia islámica, tanto Moisés como Jesús, como otros antes que ellos, eran profetas comisionados por Dios para predicar el mensaje esencial y eterno del Islam. Los códigos jurídicos introducidos por estos dos profetas, los Diez Mandamientos y los Evangelios cristianos, tomaron formas distintas a las del Corán, pero según el entendimiento islámico, a nivel de doctrina son la misma enseñanza. A los destinatarios de las escrituras se les llama la gente del libro o la gente “escriturada”. Al igual que los judíos y los cristianos anteriores a ellos, los musulmanes se escribieron cuando Dios les reveló su palabra a través de un profeta: Dios reveló el Corán al profeta Mahoma, ordenándole que lo predicara a su pueblo y después a toda la humanidad.

    Si bien los musulmanes creen que los mensajes originales del judaísmo y el cristianismo fueron dados por Dios, también creen que judíos y cristianos eventualmente los distorsionaron. La misión autopercibida del Islam, por lo tanto, ha sido restaurar lo que los musulmanes creen que es la enseñanza monoteísta original y suplantar los códigos jurídicos más antiguos de las tradiciones hebrea y cristiana por un nuevo código de derecho islámico que corresponda a las condiciones evolutivas de las sociedades humanas. Así, por ejemplo, las tradiciones islámicas sostienen que Jesús era un profeta cuyo libro revelado era el Nuevo Testamento cristiano, y que después los cristianos distorsionaron la escritura original e insertaron en ella la afirmación de que Jesús era el hijo de Dios. O para tomar otro ejemplo, los musulmanes sostienen que las estrictas leyes comunicadas por Moisés en la Biblia hebrea eran apropiadas para su época. Posteriormente, sin embargo, Jesús introdujo un código de conducta que enfatizaba la espiritualidad más que el ritual y la ley.

    Según la creencia musulmana, Dios envió a Mahoma con el último y perfecto código jurídico que equilibra las enseñanzas espirituales con la ley, y así suplanta los códigos judío y cristiano. Según las enseñanzas del Islam, el código islámico, llamado Sharia, es el código final, uno que continuará atendiendo las necesidades de la humanidad en sus etapas más desarrolladas, para siempre. El Corán menciona 28 profetas y mensajeros preislámicos, y las tradiciones islámicas sostienen que Dios ha enviado decenas de miles de profetas a diversos pueblos desde el inicio de la creación. Algunos de los profetas coránicos son familiares por la Biblia hebrea, pero otros no se mencionan en la Biblia y parecen ser figuras proféticas de Arabia preislámica.

    Para el musulmán entonces, la historia islámica despliega un esquema divino desde el inicio de la creación hasta el fin de los tiempos. La creación misma es la realización de la voluntad de Dios en la historia. Los humanos son creados para adorar a Dios, y la historia humana está salpicada de profetas que garantizan que el mundo nunca está desprovisto de conocimiento y adoración adecuada de Dios. El envío de profetas se entiende en sí mismo dentro del Islam como un acto de misericordia. Dios, el creador y sustentador, nunca abandona sus creaciones, proporcionando siempre a los seres humanos la guía que necesitan para su salvación en este mundo y un mundo por venir después de éste. Dios es justo, y su justicia requiere informar a las personas, a través de los profetas, de cómo actuar y en qué creer antes de que los haga responsables de sus acciones y creencias. No obstante, una vez que la gente reciba las enseñanzas de profetas y mensajeros, la justicia de Dios también significa que castigará a los que hacen mal o no creen y recompensará a los que hacen lo correcto y creen. A pesar de la primacía de la justicia como atributo esencial de Dios, los musulmanes creen que el atributo más fundamental de Dios es la misericordia.


    B. La relación de la humanidad

    con Dios Según
    la creencia islámica, además de enviar profetas, Dios manifiesta su misericordia en la dedicación de toda la creación al servicio de la humanidad. Las tradiciones islámicas sostienen que Dios creó el mundo en beneficio de sus criaturas. Su misericordia hacia la humanidad se manifiesta aún más en el estatus privilegiado que Dios dio a los humanos. Según el Corán y las tradiciones posteriores, Dios designó a la humanidad como sus viceregentes (califas) en la tierra, confiándoles así la grave responsabilidad de cumplir su esquema de creación.

    El concepto islámico de una posición privilegiada para la humanidad se aparta de las primeras interpretaciones judías y cristianas de la caída del Paraíso que subyacen a la doctrina cristiana del pecado original. En el relato bíblico, Adán y Eva caen del Paraíso como resultado de desobedecer la prohibición de Dios, y toda la humanidad es expulsada del Paraíso como castigo. Los teólogos cristianos desarrollaron la doctrina de que la humanidad nace con este pecado de sus primeros padres aún en sus almas, a partir de esta lectura de la historia. Los cristianos creen que Jesucristo vino a redimir a los humanos de este pecado original para que la humanidad pueda regresar a Dios al final de los tiempos. En contraste, el Corán sostiene que después de su desobediencia inicial, Adán y Eva se arrepintieron y fueron perdonados por Dios. En consecuencia, los musulmanes creen que el descenso de Adán y Eva a la tierra desde el Paraíso no fue una caída, sino un honor que Dios les otorgó. Adán y su progenie fueron designados como mensajeros y viceregentes de Dios, y fueron confiados por Dios la tutela de la tierra.


    C. Ángeles También


    se puede ver la naturaleza de la relación de la humanidad con Dios claramente comparándolo con el de los ángeles. Según la tradición islámica, los ángeles fueron creados a partir de la luz. Un ángel es un ser inmortal que no comete pecados y sirve como guardián, registrador de hechos, y vínculo entre Dios y la humanidad. El ángel Gabriel, por ejemplo, comunicó el mensaje de Dios al profeta Mahoma. A diferencia de los humanos, los ángeles son incapaces de incredulidad y, con la excepción de Satanás, siempre obedecen a Dios.

    A pesar de estos rasgos, la doctrina islámica sostiene que los humanos son superiores a los ángeles. Según las tradiciones islámicas, Dios confió a los humanos y no a los ángeles la tutela de la tierra y ordenó a los ángeles que se postraran ante Adán. Satanás, junto con los otros ángeles, cuestionó el nombramiento de Dios de los humanos falibles a la honorable posición de virregencia. Siendo un ardiente monoteísta, Satanás desobedeció a Dios y se negó a postrarse ante cualquiera que no fuera Dios. Por este pecado, Satanás estaba condenado a descarriar a los seres humanos hasta el fin del mundo. Según el Corán, Dios informó a los ángeles que había dotado a los humanos de un conocimiento que los ángeles no podían adquirir.


    D. Teología islámica

    Durante siglos los teólogos musulmanes han debatido sobre temas de justicia y misericordia así como otros atributos de Dios. Inicialmente, la teología islámica se desarrolló en el contexto de polémicos debates con cristianos y judíos. A medida que sus articulaciones de las doctrinas básicas del Islam se volvieron más complejas, los teólogos musulmanes pronto se volvieron a debatir entre ellos diferentes interpretaciones del Corán, desarrollando los fundamentos de la teología islámica.

    Los debates recurrentes entre los eruditos islámicos sobre la naturaleza de Dios han seguido refinando los conceptos islámicos de la alteridad de Dios y el monoteísmo islámico. Por ejemplo, algunos teólogos interpretaron las atribuciones coránicas de rasgos como escuchar y ver a Dios metafóricamente para evitar comparar a Dios con los seres creados. Otro polémico debate teológico se centró en la cuestión del libre albedrío y la predestinación. Un grupo de teólogos musulmanes sostuvo que debido a que Dios es justo, solo crea el bien, y por lo tanto solo los humanos pueden crear el mal. De lo contrario, argumentó este grupo, el castigo de Dios hacia los humanos sería injusto porque él mismo creó sus malas acciones. Esta visión particular fue rechazada por otros teólogos musulmanes con el argumento de que limita el alcance de la creación de Dios, cuando el Corán establece claramente que Dios es el único creador de todo lo que existe en el mundo.

    Otro tema polémico fue la cuestión de si el Corán era eterno o creado en el tiempo. Los teólogos que se dedicaron al concepto de la unidad de Dios sostuvieron que el Corán debió haber sido creado en el tiempo, o de lo contrario habría algo tan eterno como Dios. Esta opinión fue rechazada por otros porque el Corán, la máxima autoridad en el Islam, afirma en muchos lugares y en términos inequívocos que es la palabra eterna de Dios.

    Muchas otras controversias teológicas ocuparon a pensadores musulmanes durante los primeros siglos del Islam, pero para el siglo X prevalecieron las opiniones del teólogo islámico al-Ashari y sus seguidores, conocidos como asharitas, y fueron adoptadas por la mayoría de los musulmanes. La manera en que esta escuela resolvió la cuestión del libre albedrío fue argumentando que ningún acto humano podría ocurrir si Dios no lo quiere, y que el conocimiento de Dios abarca todo lo que fue, es o será. Esta visión también sostiene que es la voluntad de Dios crear el poder en los humanos para tomar decisiones libres. Por lo tanto, Dios es solo para responsabilizar a los humanos por sus acciones. Los puntos de vista de al-Ashari y su escuela poco a poco se volvieron dominantes en el Islam sunita, u ortodoxo, y aún prevalecen entre la mayoría de los musulmanes. La tendencia de los sunitas, sin embargo, ha sido tolerar y acomodar pequeñas diferencias de opinión y enfatizar el consenso de la comunidad en materia de doctrina.

    Como ocurre con cualquier grupo religioso, los musulmanes comunes no siempre se han preocupado por controversias teológicas detalladas. Para los musulmanes comunes la creencia central del Islam está en la unidad de Dios y en sus profetas y mensajeros, culminando en Muhammad. Así los musulmanes creen en las escrituras que Dios envió a través de estos mensajeros, particularmente la verdad y el contenido del Corán. Sean cuales sean sus prácticas religiosas específicas, la mayoría de los musulmanes creen en los ángeles, el Día del Juicio, el cielo, el paraíso y el infierno.


    This page titled 10.6: El Dios del Islam is shared under a CC BY-NC-ND 3.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Philip A. Pecorino via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.