Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

10.8: El Corán

  • Page ID
    101824
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    VII. El Corán

    Al igual que con otros profetas y mensajeros, Dios apoyó a Muhammad permitiéndole hacer milagros y así demostrar que era un verdadero profeta. El singular milagro de Muhammad y la última prueba de la veracidad del Islam es el Corán. De acuerdo con las palabras de la escritura misma, los musulmanes creen que el Corán es la palabra intemporal de Dios, “lo que ningún ser humano puede producir”. Este rasgo de la escritura, llamado inimitabilidad (i'jaz), se basa en la creencia en la autoría divina del Corán. A diferencia de las religiones anteriores, el milagro del Islam es un milagro literario, y los demás actos sobrenaturales de Mahoma están subordinados a él.

    Esta creencia en la naturaleza única del Corán ha llevado a los musulmanes a dedicar grandes energías intelectuales al estudio de su contenido y forma. Además de interpretar la escritura y derivar doctrinas y leyes de ella, muchas disciplinas dentro de los estudios coránicos buscan comprender sus cualidades lingüísticas y literarias como expresión de sus orígenes divinos.


    A. El Formato del Libro Sagrado

    El Corán se compone de 114 capítulos, llamados suras, que se organizan aproximadamente, a partir del segundo capítulo en adelante, en orden de duración, comenzando por los capítulos más largos y terminando con los capítulos más cortos. El primer capítulo, al-Fatiha (“la Apertura”), es un capítulo corto que se recita durante cada una de las cinco oraciones diarias y en muchas otras oraciones rituales. Todos menos un capítulo comienzan con la fórmula “en nombre de Dios, el Misericordioso Señor de la Misericordia” (bism Allah al-Rahman al-Rahim). Cada capítulo se divide en versos llamados ayat (aya singular, que significa “signo” o “prueba”). Con pocas excepciones, los versos se organizan aleatoriamente sin un hilo narrativo coherente.

    Un capítulo típico del Corán puede abordar cualquier combinación de los siguientes temas: Dios y la creación, profetas y mensajeros de Adán a Jesús, Muhammad como predicador y como gobernante, Islam como fe y como código de vida, incredulidad, responsabilidad humana y juicio, y la sociedad y el derecho. Los estudiosos musulmanes posteriores han argumentado que la atemporalidad y universalidad del texto explican la falta de coherencia narrativa y la aleatoriedad de los temas. En otras palabras, los múltiples significados del Corán trascienden la narrativa lineal ya que trascienden cualquier momento histórico particular.

    B. El Corán y la Biblia El

    Islam reconoce los orígenes divinos de las escrituras hebreas y cristianas anteriores y se representa a sí mismo como tanto una restauración como una continuación de sus tradiciones. Debido a esto, el Corán se basa en historias bíblicas y repite muchos temas bíblicos. En particular, las historias de varios profetas bíblicos aparecen en el Corán, algunos en forma condensada; otras historias, como las de Abraham, Moisés y Jesús, se dan con detalles elaborados e incluso con sutiles revisiones de los relatos bíblicos.

    Una de las diferencias importantes entre las historias coránicas y bíblicas del sacrificio de Abraham a su hijo, por ejemplo, es que el Corán sugiere que este hijo es Ismael, de quien descienden los árabes, y no Isaac, de quien descienden las tribus de Israel. Una diferencia más sustancial se relaciona con la historia islámica de Jesús, quien según el Corán es un profeta mortal, humano. La fe islámica rechaza categóricamente la idea de que Dios nació alguna vez, a diferencia de la creencia cristiana de que Jesús nació hijo de Dios. El Islam también rechaza la idea de que Dios compartiera su divinidad con cualquier otro ser.

    Otra idea importante elaborada en el Corán y en la doctrina islámica posterior, en distinción consciente de los relatos bíblicos, es que aunque los profetas son capaces de cometer errores humanos, Dios los protege de cometer pecados y también los protege del sufrimiento insoportante o experiencias humillantes. Dios no abandonaría a sus profetas en tiempos de angustia. Por lo tanto, el Corán sostiene que Dios interfirió para salvar a Jesús de la tortura y la muerte elevándolo al cielo y reemplazándolo en la cruz por alguien que se parecía a él.


    C. La preservación del Corán

    Desde sus inicios durante la vida de Mahoma, doctrina dio prioridad a la preservación de la escritura. Como resultado, una de las primeras expresiones de religiosidad se centró en estudiar, recitar y escribir la escritura. Cuando Muhammad murió, la preservación de la escritura era también una preocupación consciente entre sus compañeros y sucesores. Fuentes históricas tempranas se refieren a los esfuerzos inmediatos realizados por los sucesores de Mahoma para recopilar los capítulos del Corán, que fueron escritos por sus diversos compañeros.

    Alrededor de dos décadas después de la muerte del Profeta, varias copias existentes de partes del Corán fueron recolectadas y cotejadas por un comité de compañeros cercanos de Muhammad que eran conocidos por su conocimiento del Corán. Este comité fue encargado por el tercer sucesor de Muhammad, Uthman ibn Affan, y el esfuerzo sistemático del comité es la base del texto oficial codificado que actualmente utilizan los musulmanes. La aleatoriedad temática de los versos y capítulos del Corán en su formato actual ilustra claramente que los primeros compañeros que produjeron esta versión oficial del Corán se preocupaban principalmente por establecer el texto y no intentaron editar su contenido para producir un narrativa. Debido a esto, los estudiosos coinciden en que el texto utmánico refleja genuinamente, tanto en su contenido como en su forma, el mensaje que Mahoma predicó.


    D. Traducciones del Corán

    A pesar del consenso entre los musulmanes sobre la autenticidad del formato actual del Corán, coinciden en que muchas palabras del Corán pueden interpretarse de formas igualmente válidas. La lengua árabe, al igual que otras lenguas semíticas, tiene consonantes y vocales, y los significados de las palabras se derivan de ambas. Durante varios siglos, los textos escritos del Corán mostraban únicamente las consonantes, sin indicar las marcas vocales. En consecuencia, existen diferentes formas en las que muchas palabras pueden vocalizarse, con diferentes significados; esto permite diversas interpretaciones legítimas del Corán.

    Una de las disciplinas para el estudio del Corán está dedicada exclusivamente al estudio y documentación de lecturas variantes aceptables e inaceptables. Según los estudiosos musulmanes, hay unas 40 lecturas posibles del Corán, de las cuales 7 a 14 son legítimas. La legitimidad de las diferentes interpretaciones posibles de la escritura se sustenta en una declaración en el Corán que describe a los versos como inequívocamente claros, o como ambiguos porque llevan un significado que solo Dios conoce. Por lo tanto, con la excepción de un pequeño número de mandamientos indudablemente claros, el significado de los versos coránicos no siempre es definitivo.

    El Corán es la principal fuente de autoridad, derecho y teología, e identidad en el Islam. Sin embargo, en muchos casos, o bien guarda silencio sobre creencias y prácticas islámicas importantes o solo da pautas generales sin elaboración. Esto es cierto de algunas de las obligaciones religiosas más básicas como la oración, que el Corán prescribe sin detalles. Los detalles que elaboran sobre las enseñanzas y leyes del Corán se derivan de la sunna, el ejemplo dado por la vida de Mahoma, y en particular del hadices, el cuerpo de dichos y prácticas que se le atribuyen.


    This page titled 10.8: El Corán is shared under a CC BY-NC-ND 3.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Philip A. Pecorino via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.