Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.3: Carta de la Cárcel de Birmingham City (Martin Luther King, Jr).

  • Page ID
    101331
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    3 Carta de la Cárcel de la Ciudad de Birmingham
    Martin Luther King, Jr. 5

    Cárcel de Birmingham City

    16 de abril de 1963

    Mis queridos compañeros clérigos,

    Mientras estaba confinado aquí en la cárcel de la ciudad de Birmingham, me encontré con su reciente declaración calificando nuestras actividades actuales de “imprudentes e inoportunas”. Rara vez, si alguna vez, hago una pausa para responder críticas a mi trabajo e ideas. Si buscara responder a todas las críticas que cruzan mi escritorio, mis secretarios se dedicarían poco más a lo largo del día y no tendría tiempo para trabajos constructivos. Pero como siento que ustedes son hombres de genuina buena voluntad y sus críticas se exponen con sinceridad, me gustaría responder a su declaración en lo que espero sea paciente y en términos razonables.

    Creo que debería dar la razón de mi estar en Birmingham, ya que usted ha sido influenciado por el argumento de que “entran forasteros”. Tengo el honor de desempeñarme como presidente de la Southern Christian Leadership Conference, una organización que opera en todos los estados del sur con sede en Atlanta, Georgia. Tenemos alrededor de ochenta y cinco organizaciones afiliadas en todo el sur, una de las cuales es el Movimiento Cristiano por los Derechos Humanos de Alabama. Siempre que sea necesario y posible, compartimos recursos de personal, educativos y financieros con nuestros afiliados. Hace varios meses nuestro afiliado local aquí en Birmingham nos invitó a estar de guardia para participar en un programa de acción directa no violenta si tal fuera considerado necesario. Consentimos fácilmente y cuando llegó la hora estuvimos a la altura de nuestras promesas. Entonces estoy aquí, junto con varios miembros de mi personal, porque aquí fuimos invitados. Estoy aquí porque aquí tengo lazos organizativos básicos. Más allá de esto, estoy en Birmingham porque la injusticia está aquí. Así como los profetas del siglo VIII abandonaron sus pequeños pueblos y llevaron su “así dice el Señor” mucho más allá de los límites de su ciudad natal, y así como el apóstol Pablo dejó su pequeño pueblo de Tarso y llevó el evangelio de Jesucristo a prácticamente todas las aldeas y ciudades del mundo grecorromano, Yo también estoy obligado a llevar el evangelio de la libertad más allá de mi particular ciudad natal. Al igual que Pablo, debo responder constantemente al llamado macedonio de ayuda.

    Además, soy consciente de la interrelación de todas las comunidades y estados. No puedo quedarme de brazos cruzados en Atlanta y no preocuparme por lo que sucede en Birmingham. La injusticia en cualquier lugar es una amenaza para la justicia en todos Estamos atrapados en una red ineludible de mutualidad atada en una sola prenda del destino. Lo que afecte a uno afecta directamente a todos de manera indirecta. Nunca más podremos permitirnos vivir con la idea estrecha y provincial de “agitador exterior”. Cualquiera que viva dentro de Estados Unidos nunca puede ser considerado un forastero en ninguna parte de este país.

    Deploras las manifestaciones que se están llevando a cabo actualmente en Birmingham. Pero lamento que su declaración no expresara una preocupación similar por las condiciones que dieron lugar a las manifestaciones. Estoy seguro de que cada uno de ustedes querría ir más allá del analista social superficial que mira meramente los efectos, y no lidia con las causas subyacentes. No dudaría en decir que es lamentable que en este momento se estén dando las llamadas manifestaciones en Birmingham, pero diría en términos más enfáticos que es aún más lamentable que la estructura de poder blanca de esta ciudad dejara a la comunidad negra sin otra alternativa.

    En cualquier campaña noviolenta hay cuatro pasos básicos: (1) Recopilación de los hechos para determinar si las injusticias están vivas; (2) Negociación; (3) Autopurificación; y (4) Acción directa. Hemos pasado por todos estos pasos en Birmingham. No puede haber ninguna afirmación del hecho de que la injusticia racial envuelve a esta comunidad. Birmingham es probablemente la ciudad más segregada en Estados Unidos. Su feo historial de brutalidad policial es conocido en todos los sectores de este país. Su trato injusto a los negros en los tribunales es una realidad notoria. Ha habido más bombardeos sin resolver de hogares e iglesias negros en Birmingham que cualquier ciudad de esta nación. Estos son los hechos duros, brutales e increíbles. A partir de estas condiciones los líderes de los Negros buscaron negociar con los padres de la ciudad. Pero los dirigentes políticos sistemáticamente se negaron a entablar negociaciones de buena fe.

    Entonces llegó la oportunidad en septiembre pasado de platicar con algunos de los líderes de la comunidad económica. En estas sesiones de negociación se hicieron ciertas promesas por parte de los comerciantes —como la promesa de retirar de las tiendas los humillantes signos raciales—. A partir de estas promesas el reverendo Shuttlesworth y los líderes del Alabama Christian Movement for Human Rights acordaron convocar una moratoria a cualquier tipo de manifestaciones. A medida que se desarrollaban las semanas y los meses nos dimos cuenta de que éramos víctimas de una promesa rota. Las señales permanecieron. Al igual que en tantas experiencias del pasado nos enfrentamos a esperanzas grandiosas, y la sombra oscura de una profunda decepción se asentó sobre nosotros. Por lo que no tuvimos otra alternativa que la de prepararnos para la acción directa, con lo cual presentaríamos nuestros propios cuerpos como un medio para poner nuestro caso ante la conciencia de la comunidad local y nacional. No estábamos desconscientes de las dificultades que implicaban. Por lo que decidimos pasar por un proceso de autopurificación. Empezamos a tener talleres de no violencia y en repetidas ocasiones nos hicimos las preguntas: “¿Eres capaz de aceptar golpes sin tomar represalias?” “¿Eres capaz de soportar las pruebas de la cárcel?”

    Decidimos establecer nuestro programa de acción directa en torno a la temporada de Semana Santa, dándonos cuenta de que con la excepción de la Navidad, este fue el periodo de compras más grande del año. Sabiendo que un fuerte programa de retiro económico sería el subproducto de la acción directa, sentimos que este era el mejor momento para presionar a los comerciantes por los cambios necesarios. Entonces se nos ocurrió que la elección de marzo estaba por delante, y así rápidamente decidimos posponer la acción hasta después del día de las elecciones. Cuando descubrimos que el señor Connor estaba en la segunda vuelta, decidimos de nuevo posponer la acción para que las manifestaciones no pudieran ser utilizadas para nublar los temas. En este momento acordamos iniciar nuestro testigo noviolento al día siguiente de la segunda vuelta.

    Esto revela que no nos movemos irresponsablemente a la acción directa. Nosotros también queríamos ver derrotado al señor Connor; así que pasamos por aplazamiento tras aplazamiento para ayudar en esta necesidad comunitaria. Después de esto sentimos que la acción directa no podría retrasarse más.

    Bien puede preguntarse, ¿Por qué la acción directa? ¿Por qué sentadas, marchas, etc.? ¿No es la negociación un mejor camino?” Tienes toda la razón en tu llamado a la negociación. En efecto, este es el propósito de la acción directa. La acción directa noviolenta busca crear tal crisis y establecer tal tensión creativa que una comunidad que constantemente se ha negado a negociar se ve obligada a enfrentar el tema. Se busca así dramatizar el tema que ya no pueda ser ignorado. Acabo de referirme a la creación de tensión como parte de la obra del resistente noviolento. Esto puede sonar bastante impactante. Pero debo confesar que no le tengo miedo a la palabra tensión. He trabajado y predicado fervientemente contra la tensión violenta, pero hay un tipo de tensión no violenta constructiva que es necesaria para el crecimiento. Así como Sócrates sintió que era necesario crear una tensión en la mente para que los individuos pudieran elevarse de la esclavitud de los mitos y las medias verdades al reino sin trabas del análisis creativo y la valoración objetiva, debemos ver la necesidad de tener tábanos no violentos para crear el tipo de tensión en la sociedad que ayuden a los hombres a elevarse de las oscuras profundidades de los prejuicios y el racismo a las majestuosas alturas de la comprensión y la hermandad. Entonces, el propósito de la acción directa es crear una situación tan llena de crisis que inevitablemente abrirá la puerta a la negociación. Nosotros, por lo tanto, estamos de acuerdo con usted en su llamado a la negociación. Demasiado tiempo nuestro amado Southland ha estado empantanado en el trágico intento de vivir en monólogo más que en diálogo.

    Uno de los puntos básicos en su declaración es que nuestros actos son inoportunos. Algunos han preguntado: “¿Por qué no le diste tiempo a la nueva administración para actuar?” La única respuesta que puedo dar a esta indagación es que la nueva administración debe ser pinchada tanto como la saliente antes de que actúe. Estaremos tristemente equivocados si sentimos que la elección del señor Boutwell traerá el milenio a Birmingham. Si bien el señor Boutwell es mucho más articulado y gentil que el señor Connor, ambos son segregacionistas dedicados a la tarea de mantener el status quo. La esperanza que veo en el señor Boutwell es que sea lo suficientemente razonable como para ver la inutilidad de la resistencia masiva a la desegregación. Pero no va a ver esto sin presiones de los devotos de los derechos civiles. Amigos míos, debo decirles que no hemos logrado ni una sola ganancia en derechos civiles sin una determinada presión legal y no violenta. La historia es la larga y trágica historia del hecho de que los grupos privilegiados rara vez renuncian voluntariamente a sus privilegios. Los individuos pueden ver la luz moral y renunciar voluntariamente a su postura injusta; pero como nos ha recordado Reinhold Niebuhr, los grupos son más inmorales que los individuos.

    Sabemos a través de la experiencia dolorosa que la libertad nunca es dada voluntariamente por el opresor; debe ser exigida por los oprimidos. Francamente, nunca me he comprometido todavía en un movimiento de acción directa que fuera “bien cronometrado”, según el cronograma de quienes no han sufrido indebidamente la enfermedad de la segregación. Desde hace años he escuchado la palabra “¡Espera!” Suena en el oído de cada negro con una familiaridad penetrante. Esta “espera” casi siempre ha significado “nunca”. Ha sido una talidomida tranquilizante, aliviando el estrés emocional por un momento, sólo para dar a luz a un infante mal formado de frustración. Debemos llegar a ver con el distinguido jurista de ayer que “la justicia demorada demasiado tiempo es justicia negada”. Hemos esperado por más de trescientos cuarenta años nuestros derechos constitucionales y dados por Dios. Las naciones de Asia y África se mueven con velocidad tipo jet hacia la meta de la independencia política, y todavía nos arrastramos a caballo y buggy hacia la obtención de una taza de café en un mostrador de almuerzo.

    Supongo que es fácil para quienes nunca han sentido los dardos punzantes de la segregación decir esperar. Pero cuando has visto turbas viciosas linchar a tus madres y padres a voluntad y ahogar a tus hermanas y hermanos a capricho; cuando has visto policías llenos de odio maldecir, patear, brutalizar e incluso matar a tus hermanos y hermanas negros con impunidad; cuando veas a la gran mayoría de tus veinte millones de hermanos negros asfixiándose en una jaula hermética de pobreza en medio de una sociedad acomodada; cuando de repente encuentras tu lengua retorcida y tu discurso tartamudeando mientras buscas explicarle a tu hija de seis años por qué no puede ir al parque de diversiones público que acaba de ser anunciado en televisión, y ver lágrimas brotando en sus ojitos cuando le dicen que Funtown está cerrada a niños de color, y ve que las deprimentes nubes de inferioridad comienzan a formarse en su pequeño cielo mental, y verla comenzar a distorsionar su pequeña personalidad desarrollando inconscientemente una amargura hacia los blancos; cuando hay que inventar una respuesta para un hijo de cinco años que pregunta con patetismo agonizante: “Papi, ¿por qué los blancos tratan a la gente de color tan mala?” ; cuando tomas un viaje a campo traviesa y te resulta necesario dormir noche tras noche en los incómodos rincones de tu automóvil porque ningún motel te aceptará; cuando te humillan día tras día por carteles molestos que leen hombres “blancos” y “de color”; cuando tu nombre se convierte en “negro” y tu segundo nombre se convierte en “niño” (por muy viejo que seas) y tu apellido se convierte en “John”, y cuando a tu esposa y a tu madre nunca se les da el título respetado “Sra.”; cuando estás acosado de día y perseguido por la noche por el hecho de que eres negro, viviendo constantemente en postura de puntillas sin saber del todo qué esperar siguiente, y plagado de miedos internos y resentimientos externos; cuando siempre estás luchando contra una sensación degenerativa de “nobodiness” — entonces entenderás por qué nos resulta difícil esperar. Llega un momento en que la copa de resistencia atropella, y los hombres ya no están dispuestos a sumergirse en un abismo de injusticia donde experimentan la desolación de corroer la desesperación. Espero, señores, puedan comprender nuestra legítima e inevitable impaciencia.

    Usted expresa mucha ansiedad por nuestra disposición a quebrantar leyes. Esta es sin duda una preocupación legítima. Dado que tan diligentemente exhortamos a la gente a obedecer la decisión de 1954 de la Suprema Corte de Justicia de prohibir la segregación en las escuelas públicas, es bastante extraño y paradójico encontrarnos violando conscientemente las leyes. Bien se puede preguntar: “¿Cómo puedes abogar por romper algunas leyes y obedecer a otras?” La respuesta se encuentra en el hecho de que existen dos tipos de leyes: Hay leyes justas y hay leyes injustas. Yo sería el primero en abogar por obedecer leyes justas. Uno no sólo tiene la responsabilidad legal sino moral de obedecer leyes justas. Por el contrario, uno tiene la responsabilidad moral de desobedecer leyes injustas. Yo estaría de acuerdo con san Agustín en que “Una ley injusta no es ninguna ley en absoluto”.

    Ahora, ¿cuál es la diferencia entre los dos? ¿Cómo se determina cuando una ley es justa o injusta? Una ley justa es un código hecho por el hombre que cuadra con la ley moral o la ley de Dios. Una ley injusta es un código que está fuera de armonía con la ley moral. Para decirlo en los términos de Santo Tomás de Aquino, una ley injusta es una ley humana que no tiene sus raíces en la ley eterna y natural. Cualquier ley que eleva la personalidad humana es justa. Cualquier ley que degrada la personalidad humana es injusta. Todos los estatutos de segregación son injustos porque la segregación distorsiona el alma y daña la personalidad. Le da al segregador un falso sentido de superioridad y al segregado un falso sentido de inferioridad. Para usar las palabras de Martin Buber, el gran filósofo judío, la segregación sustituye una relación “i-it” por una relación “yo-tú”, y termina relegando a las personas al estado de las cosas. De modo que la segregación no sólo es políticamente, económica y sociológicamente insegura, sino que es moralmente equivocada y pecaminosa. Paul Tillich ha dicho que el pecado es la separación. ¿No es la segregación una expresión existencial de la trágica separación del hombre, una expresión de su terrible extrañamiento, su terrible pecaminosidad? Entonces puedo exhortar a los hombres a obedecer la decisión de 1954 de la Suprema Corte porque es moralmente correcta, y puedo exhortarlos a desobedecer las ordenanzas de segregación porque están moralmente equivocadas.

    Pasemos a un ejemplo más concreto de leyes justas e injustas. Una ley injusta es un código que una mayoría inflige a una minoría que no es vinculante para sí misma. Esta es la diferencia hecha legal. Por otro lado una ley justa es un código que una mayoría obliga a una minoría a seguir que está dispuesta a seguirse a sí misma. Esto es la semejanza hecha legal.

    Déjenme dar otra explicación. Una ley injusta es un código infligido a una minoría que esa minoría no tuvo parte en promulgar o crear por no tener el derecho de voto sin trabas. ¿Quién puede decir que la legislatura de Alabama que estableció las leyes de segregación fue elegida democráticamente? En todo el estado de Alabama se utilizan todo tipo de métodos de connivencia para evitar que los negros se conviertan en votantes registrados y hay algunos condados sin un solo negro registrado para votar a pesar de que el negro constituye la mayoría de la población. ¿Se puede considerar estructurada democráticamente alguna ley establecida en tal estado?

    Estos son solo algunos ejemplos de leyes injustas y justas. Hay algunos casos en los que una ley está justo en su cara pero injusta en su aplicación. Por ejemplo, me detuvieron el viernes por un cargo de desfilar sin permiso. Ahora no hay nada malo con una ordenanza que requiere un permiso para un desfile, pero cuando la ordenanza se utiliza para preservar la segregación y para negar a los ciudadanos el privilegio de la Primera Enmienda de reunión pacífica y protesta pacífica, entonces se vuelve injusto.

    Espero que puedan ver la distinción que estoy tratando de señalar. En ningún sentido defiendo evadir o desafiar la ley como haría el rabioso segregacionista. Esto conduciría a la anarquía. Quien infrinja una ley injusta debe hacerlo de manera abierta, amorosa (no odiosamente como lo hicieron las madres blancas en Nueva Orleans cuando se las vio en televisión gritando “negro, negro, negro”) y con disposición para aceptar la pena. Yo sostengo que un individuo que viola una ley que la conciencia le dice es injusto, y acepta de buena gana la pena al permanecer en la cárcel para despertar la conciencia de la comunidad sobre su injusticia, en realidad está expresando el más alto respeto a la ley.

    Por supuesto que no hay nada nuevo en este tipo de desobediencia civil. Se vio sublimemente en la negativa de Sadrac, Mesac y Abednego a obedecer las leyes de Nabucodonosor porque estaba involucrada una ley moral superior. Fue practicada magníficamente por los primeros cristianos que estaban dispuestos a enfrentar a leones hambrientos y al dolor insoportable de cortar bloques, antes de someterse a ciertas leyes injustas del Imperio Romano. Hasta cierto punto la libertad académica es una realidad hoy en día porque Sócrates practicaba la desobediencia civil.

    Nunca podemos olvidar que todo lo que Hitler hacía en Alemania era “legal” y todo lo que hacían los luchadores por la libertad húngaros en Hungría era “ilegal”. Era “ilegal” ayudar y consolar a un judío en la Alemania de Hitler. Pero estoy seguro de que, si hubiera vivido en Alemania durante ese tiempo, habría ayudado y consolado a mis hermanos judíos a pesar de que era ilegal. Si hoy viviera en un país comunista donde se suprimen ciertos principios queridos por la fe cristiana, creo que abogaría abiertamente por desobedecer estas leyes antirreligiosas.

    Debo hacerle dos confesiones honestas a ustedes, mis hermanos cristianos y judíos. En primer lugar, debo confesar que en los últimos años me ha decepcionado gravemente el moderado blanco. Casi he llegado a la lamentable conclusión de que el gran escollo de los negros en el paso hacia la libertad no es el “Consejero” del Ciudadano Blanco ni el Ku Klux Klanner, sino el moderado blanco que está más dedicado al “orden” que a la justicia; que prefiere una paz negativa que es la ausencia de tensión a una paz positiva que es la presencia de la justicia; quien constantemente dice “Estoy de acuerdo contigo en la meta que buscas, pero no puedo estar de acuerdo con tus métodos de acción directa”; quien paternalista siente que puede fijar el calendario para la libertad de otro hombre; que vive por el mito del tiempo y que constantemente asesora al Negro a esperar hasta una “temporada más conveniente”. La comprensión superficial de las personas de buena voluntad es más frustrante que el malentendido absoluto de las personas de mala voluntad. La aceptación tibia es mucho más desconcertante que el rechazo absoluto.

    Tenía la esperanza de que el moderado blanco entendiera que la ley y el orden existen con el propósito de establecer la justicia, y que cuando no logran hacerlo se conviertan en presas peligrosamente estructuradas que bloquean el flujo del progreso social. Tenía la esperanza de que el moderado blanco entendiera que la tensión actual en el Sur no es más que una fase necesaria de la transición de una odiosa paz negativa, donde el negro aceptó pasivamente su difícil situación injusta, a una paz positiva llena de sustancias, donde todos los hombres respetarán la dignidad y el valor de personalidad humana. En realidad, nosotros que nos dedicamos a la acción directa no violenta no somos los creadores de tensión. Simplemente sacamos a la superficie la tensión oculta que ya está viva. Lo sacamos a la luz donde se puede ver y tratar. Como un forúnculo que nunca se puede curar mientras esté tapado pero que debe abrirse con toda su fealdad que fluye pus a las medicinas naturales del aire y la luz, la injusticia también debe ser expuesta, con toda la tensión que crea su exposición, a la luz de la conciencia humana y el aire de la opinión nacional antes se puede curar.

    En su declaración usted aseveró que nuestras acciones, aunque pacíficas, deben ser condenadas porque precipitan la violencia. Pero, ¿se puede hacer lógicamente esta afirmación? ¿No es esto como condenar al hombre robado porque su posesión de dinero precipitó el malvado acto de robo? ¿No es esto como condenar a Sócrates porque su inquebrantable compromiso con la verdad y sus profundizaciones filosóficas precipitaron la mente popular equivocada para hacerle beber la cicuta? ¿No es esto como condenar a Jesús porque Su singular conciencia de Dios y su devoción incesante a Su voluntad precipitaron el malvado acto de crucifixión? Debemos llegar a ver, como han afirmado consistentemente los tribunales federales, que es inmoral exhortar a un individuo a que retire sus esfuerzos para obtener sus derechos constitucionales básicos porque la búsqueda precipita violencia. La sociedad debe proteger a los robados y castigar al ladrón.

    También había esperado que el moderado blanco rechazara el mito del tiempo. Esta mañana recibí una carta de un hermano blanco en Texas que decía: “Todos los cristianos saben que las personas de color recibirán los mismos derechos eventualmente, pero ¿es posible que tengas demasiada prisa religiosa? El cristianismo ha tardado casi 2 mil años en lograr lo que tiene. Las enseñanzas de Cristo llevan tiempo para venir a la tierra”. Todo lo que aquí se dice nace de una idea errónea trágica del tiempo. Es la noción extrañamente irracional de que hay algo en el flujo mismo del tiempo que inevitablemente curará todos los males. En realidad el tiempo es neutral. Se puede utilizar ya sea destructiva o constructivamente. Estoy llegando a sentir que las personas enfermas habrán usado el tiempo de manera mucho más efectiva que la gente de buena voluntad. Tendremos que arrepentirnos en esta generación no sólo por las palabras y acciones vitriólicas de la gente mala, sino por el espantoso silencio de la gente buena. Debemos llegar a ver que el progreso humano nunca rueda sobre ruedas de inevitabilidad. Viene a través de los esfuerzos incansables y el trabajo persistente de hombres dispuestos a ser compañeros de trabajo con Dios, y sin este arduo trabajo el tiempo mismo se convierte en aliado de las fuerzas del estancamiento social.

    Debemos usar el tiempo creativamente, y darnos cuenta para siempre de que el tiempo siempre está maduro para hacer lo correcto. Ahora es el momento de hacer realidad la promesa de la democracia, y transformar nuestra pendiente elegía nacional en un salmo creativo de hermandad. Ahora es el momento de levantar nuestra política nacional de las arenas movedizas de la injusticia racial a la roca sólida de la dignidad humana.

    Habló de nuestra actividad en Birmingham como extrema. Al principio me decepcionó bastante que compañeros clérigos vieran mis esfuerzos no violentos como los de los extremistas. Empecé a pensar en el hecho de que estoy en medio de dos fuerzas opuestas en la comunidad negra. Una es una fuerza de complacencia conformada por negros que, como resultado de largos años de opresión, han estado tan completamente drenados de autoestima y de un sentido de “algo” que se han ajustado a la segregación, y de unos pocos negros de la clase media que, por cierto grado de seguridad académica y económica, y porque en puntos se aprovechan por la segregación, se han vuelto inconscientemente insensibles a los problemas de las masas. La otra fuerza es una de amargura y odio y se acerca de manera peligrosa a abogar por la violencia. Se expresa en los diversos grupos nacionalistas negros que están surgiendo sobre la nación, siendo el más grande y más conocido el movimiento musulmán de Elías Muhammad. Este movimiento se nutre de la frustración contemporánea por la continua existencia de discriminación racial. Está conformada por personas que han perdido la fe en América, que han repudiado absolutamente el cristianismo, y que han concluido que el hombre blanco es un “diablo” incurable. He tratado de interponerme entre estas dos fuerzas diciendo que no necesitamos seguir el “do-nothingismo” de los complacientes o el odio y la desesperación del nacionalista negro. Ahí está la forma más excelente del amor y la protesta no violenta. Agradezco a Dios que, a través de la iglesia negra, la dimensión de la noviolencia entrara en nuestra lucha. Si no hubiera surgido esta filosofía estoy convencido de que a estas alturas muchas calles del Sur estarían fluyendo de inundaciones de sangre. Y además estoy convencido de que si nuestros hermanos blancos nos descartan como “agitadores chuscos” y “agitadores externos” —aquellos de nosotros que estamos trabajando a través de los canales de la acción directa no violenta— y nos negamos a apoyar nuestros esfuerzos noviolentos, millones de negros, por frustración y desesperación, buscarán consuelo y la seguridad en las ideologías nacionalistas negras, un desarrollo que conducirá inevitablemente a una aterradora pesadilla racial.

    Los oprimidos no pueden permanecer oprimidos para siempre. El impulso de la libertad eventualmente llegará. Esto es lo que le ha pasado al negro americano. Algo en su interior le ha recordado su derecho de nacimiento a la libertad; algo sin él le ha recordado que puede ganarlo. Consciente e inconscientemente, ha sido arrastrado por lo que los alemanes llaman el Zeitgeist, y con sus hermanos negros de África, y sus hermanos marrones y amarillos de Asia, Sudamérica y el Caribe, se mueve con sentido de urgencia cósmica hacia la tierra prometida de la justicia racial. Reconociendo este impulso vital que ha envuelto a la comunidad negra, uno debería entender fácilmente las manifestaciones públicas. El negro tiene muchos resentimientos reprimidos y frustraciones latentes. Tiene que sacarlos. Entonces, que marche alguna vez; que haga sus peregrinaciones de oración al ayuntamiento; entienda por qué debe tener sentadas y paseos por la libertad. Si sus emociones reprimidas no salen de estas formas no violentas, van a salir en ominosas expresiones de violencia. Esto no es una amenaza; es un hecho de la historia. Entonces no le he dicho a mi gente: “Deshazte de tu descontento”. Pero he tratado de decir que este descontento normal y saludable puede canalizarse a través de la salida creativa de la acción directa no violenta. Ahora este enfoque está siendo descartado como extremista. Debo admitir que inicialmente me decepcionó estar tan categorizado.

    Pero a medida que continuaba pensando en el asunto, poco a poco gané un poco de satisfacción al ser considerado extremista. ¿No era Jesús un extremista enamorado? “Ama a tus enemigos, bendice a los que te maldicen, reza por ellos que te usan despitosamente”. No era Amos un extremista para la justicia — “Que la justicia ruede como aguas y la justicia como una poderosa corriente”. No era Pablo un extremista para el evangelio de Jesucristo — “Llevo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús”. No era Martín Lutero un extremista — “Aquí estoy; no puedo hacer otra cosa así que ayúdame Dios”. ¿No era John Bunyan un extremista? “Me quedaré en la cárcel hasta el final de mis días antes de hacer una carnicería de mi conciencia”. No era Abraham Lincoln un extremista — “Esta nación no puede sobrevivir mitad esclava y mitad libre”. No era Thomas Jefferson un extremista — “Sostenemos que estas verdades son evidentes, que todos los hombres son creados iguales”. Entonces la pregunta no es si seremos extremistas sino qué tipo de extremistas seremos. ¿Seremos extremistas por odio o seremos extremistas por amor? ¿Seremos extremistas para la preservación de la injusticia — o seremos extremistas por la causa de la justicia? En esa dramática escena del cerro del Calvario fueron crucificados tres hombres. Nunca debemos olvidar que los tres fueron crucificados por el mismo delito —el delito de extremismo. Dos eran extremistas por la inmoralidad, y así cayeron por debajo de su entorno. El otro, Jesucristo, era extremista por el amor, la verdad y la bondad, y con ello se elevó por encima de Su entorno. Entonces, después de todo, tal vez el Sur, la nación y el mundo están en extrema necesidad de extremistas creativos.

    Tenía la esperanza de que el moderado blanco viera esto. A lo mejor fui demasiado optimista. A lo mejor esperaba demasiado. Supongo que debería haberme dado cuenta de que pocos miembros de una raza que ha oprimido a otra raza pueden entender o apreciar los profundos gemidos y anhelos apasionados de aquellos que han sido oprimidos, y aún menos tienen la visión de ver que la injusticia debe ser arraigada por una acción fuerte, persistente y decidida. Agradezco, sin embargo, que algunos de nuestros hermanos blancos hayan captado el sentido de esta revolución social y se hayan comprometido con ella. Todavía son demasiado pequeñas en cantidad, pero son grandes en calidad. Algunos como Ralph McGill, Lillian Smith, Harry Golden y James Dabbs han escrito sobre nuestra lucha en términos elocuentes, proféticos y comprensivos. Otros han marchado con nosotros por calles sin nombre del Sur. Han languidecido en cárceles sucias e infestadas de cucarachas, sufriendo el abuso y la brutalidad de policías enojados que los ven como “amantes de los negros sucios”. Ellos, a diferencia de tantos de sus hermanos y hermanas moderados, han reconocido la urgencia del momento y han sentido la necesidad de poderosos antídotos de “acción” para combatir la enfermedad de la segregación.

    Permítanme apresurarme a mencionar mi otra decepción. Me ha decepcionado muchísimo la Iglesia blanca y su liderazgo. Por supuesto que hay algunas excepciones notables. No desconozco el hecho de que cada uno de ustedes ha tomado algunas posiciones significativas sobre este tema. Le felicito, reverendo Stallings, por su posición cristiana en este domingo pasado, al dar la bienvenida a los negros a su servicio de adoración de manera no segregada. Encomio a los líderes católicos de este estado por integrar a Spring Hill College hace varios años.

    Pero a pesar de estas notables excepciones debo reiterar honestamente que me ha decepcionado la Iglesia. No digo eso como uno de esos críticos negativos que siempre pueden encontrar algo mal en la Iglesia. Lo digo como ministro del Evangelio, que ama a la Iglesia; que fue nutrido en su seno; que ha sido sostenido por sus bendiciones espirituales y que se mantendrá fiel a ella mientras se alargue el cordón de la vida.

    Tuve la extraña sensación cuando de repente me catapultaron a la dirigencia de la protesta de autobuses en Montgomery hace varios años de que tendríamos el apoyo de la Iglesia blanca. Sentí que los ministros blancos, sacerdotes y rabinos del Sur serían algunos de nuestros aliados más fuertes. En cambio, algunos han sido rotundamente opositores, negándose a entender el movimiento por la libertad y tergiversando a sus dirigentes; demasiados otros han sido más cautelosos que valientes y han permanecido en silencio detrás de la anestesiante seguridad de las vidrieras.

    A pesar de mis sueños destrozados del pasado, vine a Birmingham con la esperanza de que el liderazgo religioso blanco de esta comunidad viera que la justicia de nuestra causa y con profunda preocupación moral, sirviera como el canal a través del cual nuestros justos agravios pudieran llegar a la estructura de poder. Tenía la esperanza de que cada uno de ustedes entendiera. Pero de nuevo me ha decepcionado.

    He escuchado a numerosos líderes religiosos del Sur hacer un llamado a sus fieles para que cumplan con una decisión de desegregación porque es la ley, pero he anhelado escuchar a ministros blancos decir seguir este decreto porque la integración es moralmente correcta y el negro es tu hermano. En medio de las flagrantes injusticias infligidas al negro, he visto a iglesias blancas pararse al margen y simplemente expresar piadosas irrelevancias y trivialidades santurrinas. En medio de una poderosa lucha para librar a nuestra nación de la injusticia racial y económica, he escuchado a tantos ministros decir: “Esos son temas sociales con los que el evangelio no tiene ninguna preocupación real”, y he visto a tantas iglesias comprometerse con una religión completamente de otro mundo que hizo una extraña distinción entre cuerpo y alma, lo sagrado y lo secular.

    Entonces aquí nos estamos moviendo hacia la salida del siglo XX con una comunidad religiosa ajustada en gran medida al status quo, parándose como una luz trasera detrás de otras agencias comunitarias en lugar de un faro que lleva a los hombres a niveles más altos de justicia.

    He viajado a lo largo y ancho de Alabama, Mississippi y todos los demás estados del sur. En los sofocantes días de verano y las frescas mañanas otoñales he mirado sus hermosas iglesias con sus espigas apuntando hacia el cielo. He visto el impresionante desembolso de sus enormes edificios de educación religiosa. Una y otra vez me he encontrado preguntando: “¿Quién adora aquí? ¿Quién es su Dios? ¿Dónde estaban sus voces cuando los labios del gobernador Barnett goteaban de palabras de interposición y anulación? ¿Dónde estaban cuando el gobernador Wallace dio el llamado de clarión para el desafío y el odio? ¿Dónde estaban sus voces de apoyo cuando hombres y mujeres negros cansados, magullados y cansados decidieron elevarse de las oscuras mazmorras de la complacencia a las brillantes colinas de la protesta creativa?”

    Sí, estas preguntas siguen en mi mente. En profunda decepción, he llorado por la laxitud de la iglesia. Pero ten la seguridad de que mis lágrimas han sido lágrimas de amor. No puede haber profunda decepción donde no hay amor profundo. Sí, amo a la Iglesia; amo sus muros sagrados. ¿Cómo podría hacerlo de otra manera? Estoy en la posición bastante única de ser el hijo, el nieto y el bisnieto de los predicadores. Sí, veo a la Iglesia como el cuerpo de Cristo. Pero, ¡oh! Cómo hemos manchado y cicatrizado ese cuerpo a través del descuido social y el miedo a ser inconformistas.

    Hubo una época en la que la Iglesia era muy poderosa. Fue durante ese periodo cuando los primeros cristianos se regocijaron cuando se los consideraba dignos de sufrir por lo que creían. En aquellos días la Iglesia no era simplemente un termómetro que registraba las ideas y principios de la opinión popular; era un termostato que transformaba las costumbres de la sociedad. Dondequiera que los primeros cristianos entraran a un pueblo la estructura de poder se molestó e inmediatamente buscó condenarlos por ser “perturbadores de la paz” y “agitadores externos”. Pero continuaron con la convicción de que eran “una colonia del cielo” y tenían que obedecer a Dios más que al hombre. Eran pequeños en número pero grandes en compromiso. Estaban demasiado intoxicados por Dios para ser “intimidados astronómicamente”. Ellos pusieron fin a males tan antiguos como el infanticidio y la contienda de gladiadores.

    Ahora las cosas son distintas. La Iglesia contemporánea suele ser una voz débil e ineficaz con un sonido incierto. Es muy a menudo el arco-partidario del statu quo. Lejos de ser perturbada por la presencia de la Iglesia, la estructura de poder de la comunidad promedio es consolada por la sanción silenciosa y a menudo vocal de la Iglesia de las cosas tal como son.

    Pero el juicio de Dios está sobre la Iglesia como nunca antes. Si la Iglesia de hoy no recaptura el espíritu sacrificial de la Iglesia primitiva, perderá su anillo auténtico, perderá la lealtad de millones, y será descartada como un club social irrelevante sin sentido para el siglo XX. Me encuentro con jóvenes todos los días cuya decepción con la Iglesia se ha levantado en absoluto asco.

    A lo mejor otra vez he sido demasiado optimista. ¿La religión organizada está demasiado inextricablemente ligada al status quo para salvar a nuestra nación y al mundo? A lo mejor debo dirigir mi fe a la Iglesia espiritual interior, a la iglesia dentro de la Iglesia, como la verdadera ecclesia y la esperanza del mundo. Pero nuevamente le agradezco a Dios que algunas almas nobles de las filas de la religión organizada se hayan desprendido de las cadenas paralizantes de la conformidad y se hayan unido a nosotros como socios activos en la lucha por la libertad. Han dejado sus congregaciones seguras y caminaron con nosotros por las calles de Albany, Georgia. Han pasado por las carreteras del Sur en tortuosos paseos por la libertad. Sí, han ido a la cárcel con nosotros. Algunos han sido expulsados de sus iglesias y han perdido el apoyo de sus obispos y compañeros ministros. Pero se han ido con la fe de que el derecho derrotado es más fuerte que el mal triunfante. Estos hombres han sido la levadura en el bulto de la raza. Su testimonio ha sido la sal espiritual que ha conservado el verdadero sentido del Evangelio en estos tiempos turbulentos. Han tallado un túnel de esperanza a través de la oscura montaña de la decepción.

    Espero que la Iglesia en su conjunto afronte el reto de esta hora decisiva. Pero aunque la Iglesia no acuda en auxilio de la justicia, no tengo desesperación por el futuro. No tengo miedo sobre el resultado de nuestra lucha en Birmingham, incluso si nuestros motivos son incomprendidos actualmente. Llegaremos a la meta de la libertad en Birmingham y en toda la nación, porque el objetivo de Estados Unidos es la libertad. Abusados y despreciados aunque seamos, nuestro destino está atado al destino de América. Antes de que los peregrinos aterrizaran en Plymouth, estábamos aquí. Antes de que la pluma de Jefferson grabara en las páginas de la historia las majestuosas palabras de la Declaración de Independencia, estuvimos aquí. Durante más de dos siglos nuestros padres trabajaron en este país sin salarios; hicieron del algodón “rey”; y construyeron las casas de sus amos en medio de la brutal injusticia y la humillación vergonzosa —y sin embargo, de una vitalidad sin fondo continuaron prosperando y desarrollándose. Si las inexpresables crueldades de la esclavitud no pudieran detenernos, seguramente fracasará la oposición que enfrentamos ahora. Ganaremos nuestra libertad porque la herencia sagrada de nuestra nación y la voluntad eterna de Dios están plasmadas en nuestras demandas que se hacen eco.

    Debo cerrar ahora. Pero antes de cerrar me impulsa a mencionar otro punto en su declaración que me molestó profundamente. Encomia calurosamente a la policía de Birmingham por mantener el “orden” y “prevenir la violencia”. No creo que hubieras elogiado tan calurosamente a la policía si hubieras visto a sus enojados y violentos perros literalmente mordiendo a seis negros desarmados y no violentos. No creo que encomiaras tan rápidamente a los policías si observaras su feo e inhumano trato hacia los negros aquí en la cárcel de la ciudad; si los verías empujar y maldecir a viejas negras y jóvenes negras; si las verías abofetear y patear a viejos negros y jóvenes negros; si quieres observarlos, como lo hicieron en dos ocasiones, se niegan a darnos comida porque queríamos cantar nuestra gracia juntos. Lamento no poder unirme a ti en tus elogios para el departamento de policía.

    Es cierto que han sido bastante disciplinados en su manejo público de los manifestantes. En este sentido han sido más bien públicamente “no violentos”. Pero, ¿con qué propósito? Para preservar el sistema maligno de segregación. En los últimos años he predicado consistentemente que la noviolencia exige que los medios que utilizamos deben ser tan puros como los fines que buscamos. Por lo que he tratado de dejar claro que es erróneo utilizar medios inmorales para alcanzar fines morales. Pero ahora debo afirmar que es igual de erróneo o más aún usar medios morales para preservar fines inmorales. A lo mejor el señor Connor y sus policías han sido más bien públicamente no violentos, ya que el Jefe Pritchett estuvo en Albany, Georgia, pero han utilizado los medios morales de la no violencia para mantener el fin inmoral de la flagrante injusticia. T. S. Eliot ha dicho que no hay mayor traición que hacer la acción correcta por la razón equivocada.

    Ojalá hubieras elogiado a los sit-inners negros y manifestantes de Birmingham por su sublime valentía, su disposición a sufrir y su increíble disciplina en medio de la provocación más inhumana. Algún día el Sur reconocerá a sus verdaderos héroes. Serán los James Merediths, valientemente y con un majestuoso sentido de propósito, enfrentando turbas burlonas y hostiles y la agonizante soledad que caracteriza la vida del pionero. Serán mujeres negras viejas, oprimidas, maltratadas, simbolizadas en una mujer de setenta y dos años de Montgomery, Alabama, que se levantó con un sentido de dignidad y con su gente decidió no viajar en los autobuses segregados, y respondió a una que le preguntó sobre su cansancio con profundidad no gramatical: “Mis pies son cansado, pero mi alma está descansada”. Serán los jóvenes estudiantes de secundaria y universitarios, los jóvenes ministros del evangelio y una gran cantidad de sus mayores, con valentía y sin violencia, sentados en los mostradores del almuerzo y yendo voluntariamente a la cárcel por el bien de la conciencia. Algún día el Sur sabrá que cuando estos desheredados hijos de Dios se sentaron en los mostradores del almuerzo, en realidad estaban defendiendo lo mejor del sueño americano y los valores más sagrados de nuestra herencia judeocristiana, y llevando así a toda nuestra nación de regreso a grandes pozos de democracia que fueron excavados profundo por los padres fundadores en la formulación de la Constitución y de la Declaración de Independencia.

    Nunca antes había escrito una carta tan larga (¿o debería decir un libro?). Me temo que es demasiado tiempo para tomarte tu precioso tiempo. Te puedo asegurar que hubiera sido mucho más corto si hubiera estado escribiendo desde un cómodo escritorio, pero ¿qué más hay que hacer cuando estás solo durante días en la aburrida monotonía de una celda estrecha que no sea escribir cartas largas, pensar pensamientos extraños y rezar largas oraciones?

    Si he dicho algo en esta carta que sea una exageración de la verdad y sea indicativo de una impaciencia irrazonable, le ruego que me perdone. Si he dicho algo en esta carta que sea un eufemismo de la verdad y sea indicativo de que tengo una paciencia que me hace paciente con algo menos que la hermandad, le ruego a Dios que me perdone.

    Espero que esta carta te encuentre fuerte en la fe. También espero que las circunstancias pronto me permitan conocer a cada uno de ustedes, no como integracionista o líder de derechos civiles, sino como compañero clérigo y hermano cristiano. Esperemos todos que pronto pasen las oscuras nubes de prejuicio racial y la profunda niebla de malentendidos se levante de nuestras comunidades empapadas de miedo y en algunas mañana no muy lejanas las estrellas radiantes del amor y la hermandad brillarán sobre nuestra gran nación con toda su belleza centelleante.

    Tuyo por la causa de

    Paz y Hermandad,

    Martin Luther King, Jr.

    Para revisión y discusión

    1. ¿Estarías involucrado en una protesta no violenta como en de desobediencia civil? ¿Por qué o por qué no y por qué causas?

    2. ¿Estarías involucrado en una protesta violenta? Martin Luther King, Jr., dijo famoso “los fines que usamos deben ser tan puros como los fines que buscamos”, pero otro líder de derechos civiles, Malcolm X, abrazó la opinión (por lo menos durante una parte de su vida) de que la violencia podría llegar a ser necesaria para forzar el cambio. ¿Qué opinas sobre esto?

    3. ¿Alguna vez ha estado involucrado en una protesta? Si es así, ¿para qué y por qué? Si no, ¿qué estaría dispuesto a protestar?


    This page titled 1.3: Carta de la Cárcel de Birmingham City (Martin Luther King, Jr). is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Noah Levin (NGE Far Press) .