Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.4: Una defensa de la acción afirmativa (Noah Levin)

  • Page ID
    101340
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    4 Una defensa de la acción afirmativa
    Noah Levin 6

    Ciertos grupos están sobrerrepresentados tanto en los puestos de profesores como de estudiantes en las instituciones académicas en su conjunto. El profesorado, el personal y los estudiantes de cualquier institución rara vez, si alguna vez, tienen las mismas proporciones que se esperarían o desearían para representar adecuadamente a la población a la que se supone que debe atender la institución. Es decir, la facultad carece de la misma diversidad que tienen los estudiantes, y muchas veces los estudiantes carecen de la misma diversidad que la institución debería esperar. Por ejemplo, los varones judíos (de los que formo parte) aparecen en puestos de facultad a un ritmo mucho mayor que en la población regular (y ganan premios Nobel a un ritmo mucho mayor, también). No voy a entrar del todo en las razones por las que este podría ser el caso, y cuando un grupo minoritario está sobrerrepresentado en una situación positiva (como el empleo, no el encarcelamiento), no suele ser motivo de preocupación. A pesar de lo que algunas personas puedan querer pensar, no estoy en mi posición académica actual debido a que algún grupo de conspiración mundial plantó judíos en colegios comunitarios enseñando a multitudes de personas cómo pensar por sí mismos. No puedo, sin embargo, negar que tuve la suerte de nacer en una posición, lugar, y de padres que me permitieron el lujo de llegar a esta posición (con mucha deuda universitaria aún por pagar). Están los nacidos con mucho, mucho menos de lo que yo tuve (y también los nacidos con mucho, mucho más), y no fue elección propia la que resultó en una vida que no les brindaba las mismas oportunidades educativas y sociales que yo tenía. Como resultado, es posible que no tengan los puntajes, la educación, los antecedentes o el conocimiento de cómo funciona el sistema para ingresar al colegio o universidad de su elección, o tal vez incluso a cualquier universidad en absoluto. Su potencial, hambre e interés por el éxito, sin embargo, ciertamente podrían ser suficientes para sobresalir en muchas escuelas. Pero por algo fuera de su control, no estaban a la altura de los “estándares” que buscaban las escuelas y no se les daría esa oportunidad. Cuando evaluamos la situación, resulta que existe una correlación muy fuerte entre este tipo de estudiantes y la raza (pero también hay correlaciones entre nivel de ingresos, distritos escolares, antecedentes familiares, etc.). Para decirlo de manera más directa y directa: por su raza, a muchos estudiantes capaces se les niega la admisión y no se les permite tener la oportunidad de triunfar en una escuela en particular que debería servirles. Pero, ¿se debe dar una oportunidad a estos estudiantes? Y, de ser así, ¿cómo podría funcionar un sistema que asegure que obtengan una oportunidad justa?

    Sostengo que es apropiado implementar protocolos de acción afirmativa cuando se cumplan ciertas condiciones y restricciones. Un sistema justo puede incluso significar que los estudiantes que se benefician de estas políticas puedan fallar a un ritmo más alto que sus contrapartes, pero esto no disminuye la obligación moral de brindarles la oportunidad de tener éxito. Si bien enfocaré este análisis en lo académico y la educación, esta situación puede ser cierta en cualquier número de áreas, como la facultad universitaria y universitaria, o en el empleo, como ocurrió infamemente en los Troopers del Estado de Alabama en la década de 1960 donde a los policías negros se les negaron sistemáticamente promociones a través de un defectuoso sistema de avance.

    Subyacente a mi defensa de la acción afirmativa está el deseo de un sistema justo y justo. Es moralmente inaceptable contar con sistemas que no brinden a los estudiantes desfavorecidos una oportunidad justa de oportunidades donde a los individuos mayoritarios se les da una ventaja simplemente por su condición de mayoría. La equidad con respecto al castigo puede proporcionar una analogía útil para apreciar cómo puede ser un sistema justo de admisión de estudiantes en colegios y universidades. Es igualmente injusto darle a la gente castigos más ligeros de los que merecen ya que es darles castigos más severos. Toda la idea de un castigo es que sea apropiado y lo que se merece. En ambos casos (de castigos leves y duros), las personas obtienen algo distinto a lo que merecen, y podríamos reaccionar de manera similar ante tales situaciones. Cuando un violador se baja sin tiempo de prisión y una prostituta maltratada obtiene 25 años por defenderse de su abusador, podemos, y debemos, actuar igualmente disgustados si ambos castigos son injustos porque son injustos. La equidad exige que las personas obtengan lo que se merecen, y, en las situaciones que la acción afirmativa pretende corregir, las personas están siendo tratadas injustamente y recibiendo un inconveniente (o un beneficio para aquellos que pueden ganar al no tener políticas correctivas) por algo que no es culpa de su propios y por lo tanto no merecen.

    La equidad es un concepto extremadamente complicado ya que múltiples elementos siempre deben considerarse uno al lado del otro y de alguna manera hacerse conmensurables (es decir, podemos encontrar una manera de comparar los dos, como cómo podemos comparar manzanas y naranjas si las juzgamos en base a la dulzura). Una política que sesga la equidad a favor de un candidato casi invariablemente da como resultado que otro candidato sea tratado injustamente. Es cierto que muchos candidatos que son rechazados pueden afirmar legítimamente que fueron tratados injustamente, por lo que debemos buscar un equilibrio que erre del lado de la equidad para el bien mayor. Se trata de un enfoque explícitamente consecuencialista, pero no conozco otra forma de resolver los temas. Si quisiéramos enfocarnos en otros conceptos, como los de desierto o una noción kantiana de respeto, entonces nos quedamos con el mismo problema con el que comenzamos: cómo compararemos adecuadamente los tipos de desierto (el sustantivo de “merecer”, la palabra utilizada en “simplemente desiertos” que significa que la gente obtiene lo que se merece) en el análisis y ¿Cómo respetamos adecuadamente a un individuo de manera integral y comparamos su respeto con los demás? Un sistema que maximice la equidad es lo mejor que podemos hacer. Y la acción afirmativa es simplemente asegurar que se implemente un sistema justo, todas las cosas consideradas, a la hora de elegir entre aspirantes con antecedentes diversos.

    Hay una famosa imagen de tres niños de diferentes alturas tratando de ver un partido de béisbol sobre una cerca de madera. Uno es mucho más alto que la barda, apenas se puede mirar por encima de él, y uno es demasiado corto para verlo por encima. Todos ellos quieren ver el partido y estamos en condiciones de ayudarlos a lograrlo, entonces la pregunta es, ¿cómo ayudamos? Una respuesta es que debemos tratarlos a todos por igual. Esto significaría darles a cada uno el mismo impulso, así que les damos a cada uno de ellos una sola caja para pararse. El más alto obtiene una mejor vista, el mediano tiene una mejor vista, y el más corto aún no puede ver por encima de la barda. Esto claramente no es lo que queríamos, ya que queremos tratar de obtener un resultado justo donde cada uno de ellos pueda ver el juego de la misma manera. En otras palabras, queremos un trato equitativo. Entonces, ¿cuál es la siguiente imagen en esta historia? El niño más alto no obtiene nada, el niño del medio recibe una caja, y el niño más pequeño obtiene dos cajas, haciendo que todas sus cabezas tengan la misma altura, obteniendo la misma experiencia del juego. ¿Esto es lo que queremos? ¿O debería haber un requisito de que seas “lo suficientemente alto” para poder disfrutar de un partido de béisbol?

    ¿Deberíamos decirle al niño más bajo que “crezca más alto”? ¿O pedirle al más alto que se “arrodillara”? Al fin y al cabo, no son sus faltas que son las alturas que son, y no quiero sostener esto en su contra. Sin embargo, hay una opción más: quitar la cerca o reemplazarla por una cerca de eslabón de cadena. Esto sería ideal, donde a cada persona se le dé un acceso justo para ver el juego sin barreras reales o percibidas únicas para ellas por sus antecedentes. En este caso, se elimina la barrera sistémica, se aborda la inequidad y se trata a todos los participantes por igual. Este es el poste de la meta: si el mundo funcionara de esta manera, no habría necesidad de acción afirmativa. Pero hay barreras establecidas que impiden que las personas logren las cosas simplemente por lo que son. Estamos en condiciones de arreglar esta inequidad en muchas situaciones, y debemos hacerlo.

    Las desigualdades sistémicas que pueden derivar en la necesidad de políticas de acción afirmativa son capturadas por dos frases latinas utilizadas tanto en discusiones jurídicas como filosóficas: de dicto y de facto. Es importante recordar que en ambas circunstancias se produce la discriminación. De dicto significa “de la palabra” y captura situaciones donde la discriminación está escrita en la ley o las políticas. Por ejemplo, las leyes de segregación (que persistieron en muchos países, particularmente Estados Unidos y Sudáfrica) son de dicto porque establecen explícitamente que a ciertos individuos no se les permite el acceso a ciertas cosas. De facto significa “de hecho” y captura situaciones en las que, independientemente de la razón y en ausencia de discriminación de dicto, la discriminación es, de hecho, ocurriendo. La discriminación salarial, sobre todo basada en el género, que prevalece en prácticamente todos los países no goza de discriminación de dicto, pero no obstante es discriminación como hecho de hecho.

    La historia de la acción afirmativa, especialmente en Estados Unidos, es relevante para apreciar mis argumentos. Regentes de la Universidad de California v. Bakke, 438 U.S. 265 (1978) fue la primera prueba importante de acción afirmativa donde Allan P Bakke demandó para ingresar a la escuela de medicina UC Davis por la creencia de que fue rechazado injustamente debido a su condición de hombre blanco de más de 30 años mientras menos calificado los candidatos minoritarios fueron admitidos bajo un sistema de cuotas. Un sistema de cuotas asegura que haya cierto número de aspirantes minoritarios admitidos por cierto número de mayoría, es decir, blancos, candidatos (en este caso, al menos 16 candidatos minoritarios tuvieron que ser admitidos por cada 100 candidatos mayoritarios). Un sistema de cuotas, dictaminó la Suprema Corte, es inconstitucional ya que no trata a los aspirantes como individuos sino como meros miembros de un grupo racial. Así, dictaminaron que Bakke debía ser admitido y que las políticas de acción afirmativa no podían basarse en cuotas, pero la raza aún podía considerarse a la hora de tomar decisiones de admisión. La actitud general del caso Bakke como se confirmó en dos casos posteriores que involucraron a la Universidad de Michigan en 2003, Grutter v. Bollinger, 539 U.S. 306 y Gratz v. Bollinger, 539 U.S. 244, cuya combinación decía que los estándares de admisión pueden dar preferencia a minorías subrepresentadas siempre que no den lugar a una cuota o admisión garantizada ya que la diversidad puede ser lo mejor para los objetivos de la Universidad. El Tribunal Supremo sí dejó claro, sin embargo, que las políticas sólo pueden permanecer en su lugar mientras parece existir un problema sistémico de discriminación injustificada contra las minorías.

    Mi argumento se basa en la idea de que sigue existiendo discriminación injusta que debemos corregir. Cuando no hay una representación adecuada de una clase minoritaria en un lugar determinado de educación o empleo y no hay una razón obvia por la que no sea así (a diferencia de la falta de jugadores de la NBA de menos de 5 pies de altura, lo cual es completamente comprensible), entonces es probable que haya un problema que deberíamos estar preocupado por corregir y una política de acción afirmativa podría ser el método adecuado para rectificar la situación.

    Una Cualificación Ocupacional Bona Fide (BFOQ) es un concepto poderoso para ayudar a comprender cuándo puede justificarse la discriminación. Los BFOQ se utilizan en el derecho laboral para apreciar qué rasgos son realmente necesarios en un puesto, y así indicar qué rasgos un agente de contratación puede discriminar justificadamente a favor o en contra. Por ejemplo, se trata de un BFOQ para tener una formación y títulos requeridos o competencia en Filosofía para enseñar Filosofía en la universidad (lo mismo ocurre con otras materias). Poder competir en la cancha de basquetbol es un BFOQ para jugar en la NBA; ser alto no lo es. Que se le niegue la oportunidad de jugar básquetbol profesional únicamente por ser bajito sería injustificado. Si bien ser alto generalmente otorga una ventaja significativa, no es necesario jugar, como demostró el incomparable 5'3” Muggsy Bogues. Los BFOQ están destinados a elegir qué cosas debe tener un individuo para ser mínimamente competente para desempeñarse como se desee.

    Las políticas de acción afirmativa que estoy abogando son solo aquellas en las que los candidatos se encuentran con BFOQ justificables. No beneficia a nadie tener un sistema en el que se establezca a la gente para fallar, pero una vez que un candidato cumple con un estándar mínimo, parecería que la única razón para negarle un lugar es porque hay alguien más que está más calificado. La condición “más calificada” puede deberse a valoraciones objetivas o subjetivas, pero es importante señalar que los candidatos que cumplan con los BFOQ no son incalificados, simplemente no son los candidatos más fuertes. Por lo tanto, siempre y cuando los candidatos admitidos puedan cumplir con criterios mínimos, no hay nada que decir en contra de que estén calificados para el puesto. No obstante, esto plantea otra preocupación: ¿son justos los criterios que se utilizan para determinar los BFOQ? La manera de encontrar la respuesta es la misma que la que estoy usando para defender la acción afirmativa: ¿los candidatos que podrían tener éxito experimentan discriminación de facto por prácticas desleales? Si la respuesta es “sí”, entonces los criterios deberían cambiar para ser más inclusivos.

    Pero, ¿qué hay que decir en contra de mi argumento? ¿Por qué no deberíamos tener políticas de acción afirmativa? Hay cuatro razones sólidas que se oponen a ella:

    1) Ya no se necesitan políticas de acción afirmativa, ya que ya no existen políticas de dicto que mantengan bajas a las minorías; 2) La acción afirmativa contaminará los éxitos de cualquier individuo que se haya beneficiado de ella; 3) Las políticas de acción afirmativa desincentivarán a las minorías de intentar mejorar sus posiciones generales, tanto a nivel grupal como individual; 4) Las políticas de acción afirmativa son “discriminación inversa” donde la mayoría de desempeño más fuerte no se elegirán candidatos sobre los minoritarios que se desempeñen peor, lo que va en contra de la idea de que los mejores candidatos deben merecer ganar el lugar.

    Estoy de acuerdo en que todas estas son preocupaciones, pero que sólo (4) es un problema real. Porque (1), si bien es cierto que no parecen existir políticas discriminatorias desenfrenadas de dicto, la idea de que no debemos preocuparnos por otros tipos de discriminación es simplemente errónea: todavía existe la discriminación de facto en muchos ámbitos, y estamos bajo una obligación moral de rectificarlo si el problema es resultado de ninguna culpa de que esos individuos sean discriminados y estamos en condiciones de hacer algo al respecto. Dado que ambos parecen ser ciertos, debemos buscar políticas de acción afirmativa. (2) puede, y ciertamente sucederá, sucederá. Pero, ¿esto es suficiente para quitar la política? La mera percepción de los beneficiarios de la acción afirmativa no parece ser suficiente para quitar las políticas, ya que los que se benefician de ellas aún merecen beneficiarse de ellas, independientemente de cómo serán percibidas, lo cual es culpa de los demás, no de ellos mismos. Adicionalmente, podrían no estar en una posición de éxito sin las políticas, socavando también este razonamiento. Es difícil de creer (3) ya que el objetivo de la acción afirmativa es ayudar a las minorías a tener éxito y asume que quieren triunfar. ¿Por qué alguien buscaría algo si no quiere el éxito? Similar a mi respuesta a (2), aunque esto fuera cierto, no parece ser una razón suficiente para evitar las políticas de acción afirmativa. (4) es simplemente el resultado de implementar políticas de acción afirmativa. Esto va a pasar. Pero cuando el propósito de la acción afirmativa es una mayor equidad social y el bien de la sociedad, los individuos a los que se les da una ventaja por la acción afirmativa pueden ser en realidad los que más merecen la posición. Elegir a alguien por encima de otra persona debido a una política de acción afirmativa no es lo mismo que condenar al fracaso al candidato mayoritario mirado; es decirles que deben buscar el éxito en otro lugar. Para los candidatos minoritarios, sin políticas de acción afirmativa, puede que no haya ningún otro lugar donde buscar. Siempre se abrirán las puertas para que los candidatos mayoritarios vayan y vengan; la acción afirmativa simplemente quiere asegurarse de que no se cierre la puerta para aquellos que tienen que abrirla ellos mismos.

    Entonces, ¿cómo deben implementarse estas políticas? Estoy incierto. Hay muchas formas de aplicarlos, desde darle a la gente más puntos por el estatus de minoría en un sistema que clasifica a los candidatos usando puntos, hasta usar el sistema de cuotas “odiado” en el que se debe elegir un número mínimo de candidatos minoritarios (lo que podría incluir elegir candidatos no calificados, algo que podría ser problemático, sin mencionar el hecho de que las cuotas han sido consideradas inconstitucionales). Cuando el objetivo es la equidad general y asegurar que los candidatos minoritarios alcancen el mismo nivel de consideración otorgó a sus contrapartes mayoritarias todas las cosas consideradas, entonces se deben implementar las políticas más efectivas para lograrlo. Espero que algún día no necesitemos políticas que hagan cumplir este tipo de equidad y que todos podamos deshacernos de nuestros sesgos innatos contra los demás, pero puede que este día nunca llegue, por lo que la necesidad de políticas de acción afirmativa puede que nunca desaparezca.

    Para revisión y discusión

    1. ¿Tener políticas de acción afirmativa hace que los procedimientos de decisión sean más justos? ¿Por qué o por qué no?

    2. ¿Cuándo podrían ser buenas de usar las políticas de acción afirmativa?

    3. El Supremo Tribunal ha manifestado que las políticas de acción afirmativa que funcionan como cuotas (donde se debe elegir un cierto número de candidatos minoritarios) son inconstitucionales. También se ha establecido que tenemos sesgos inconscientes que no podemos controlar e influir en nuestras decisiones, como cómo todos (independientemente de la altura) parecen preferir a las personas más altas a las personas más bajas. ¿Deberían permitirse las cuotas si están destinadas a protegernos de nuestros sesgos inherentes? ¿Por qué o por qué no?


    This page titled 1.4: Una defensa de la acción afirmativa (Noah Levin) is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Noah Levin (NGE Far Press) .