Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

4.4: Existencialismo, ingeniería genética y sentido de la vida - Los quintos (Noé Levin)

  • Page ID
    101303
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    22 Existencialismo, ingeniería genética y sentido de la vida: los quintos
    Noah Levin 83

    Escribo esta carta en nombre de los Quintos a los Novenos para que entiendan nuestra decisión. Hemos decidido adoptar plenamente la Constitución del Mundo Futuro, aquella por la que deben vivir, de inmediato para todas las generaciones futuras. Y, al hacer esto, están anulando los Artículos del Viaje como nuestros documentos rectores. Lo más importante es que esto significa que todas las parejas genéticas planificadas, las selecciones genéticas para la descendencia y la colocación educativa y laboral basada en predisposiciones genéticas se detendrán de inmediato, con todos los ciudadanos de esta nave libres de mezclarse y aparearse con cualquiera que así lo deseen, nacer descendencia con o sin genética proyecciones y selecciones, y seguir los estudios y carreras que así elijan. Nosotros, los Quintos, somos la generación en el medio; la que menos tiene conexión con tierra sólida y aquellas generaciones que la tienen o van a tocarla. Nuestros tatarabuelos, los Primeros, partieron en esta misión y pocos de nosotros recordamos a alguno de ellos directamente; ustedes, nuestros tataranielos, completarán el viaje, y pocos de nosotros quedaremos para participar en su alegría. Nuestras opciones son limitadas y las que vinieron antes y las que vienen después dependen completamente de nuestra voluntad de contribuir a su sueño. No se nos permite tener sueños propios. En efecto, no podemos Se esperaba que este viaje tomara 247 años y 57 días. Mientras escribo esto, la embarcación ha viajado precisamente como se predijo y debería completar el viaje exactamente como se esperaba. Entendemos la esperanza que impulsó a los Primeros a embarcarse y dejar atrás una planta moribunda, y tenemos esta misma esperanza para su futuro en un nuevo mundo a años luz de distancia de la Tierra. Puede parecer egoísta de nuestra parte tomar esta decisión y apartarnos del plan, poniendo así en peligro la misión para todos. Pero sólo es egoísta de nuestra parte tomar esta decisión si no se nos concede el don de tener alguna esperanza propia. Es esta esperanza, la única esperanza que podemos encontrar para nosotros mismos, la que nos ha llevado a este punto.

    Nuestras vidas fueron completamente planeadas para nosotros. Muchos detalles de nuestra concepción fueron planeados hace 100 años cuando este barco despegó: el periodo de tiempo general de nuestros nacimientos, el charco de compañeros que conformarían a nuestros padres, y los conjuntos generales de genes para los que se seleccionarían en cada uno de nosotros. Los Primeras posaron sus esperanzas en su propia progenie futura llevando a cabo sus planes. Sin nosotros —y usted— sus esfuerzos serían para nada. Es una carga para todos nosotros, y una que más pesa sobre nosotros Quintas. Nuestras vidas están definidas por el viaje; ni por el hogar dejado atrás ni por el que viene. Sólo conoceremos esta nave como nuestro hogar. Entonces, ¿cómo llegamos a amar y cuidar hogares y planetas que nunca serán nuestros? Para decirlo sin rodeos: nosotros no.

    Ya sea por diseño o por elección, realmente amo —y soy muy talentoso en— mi profesión: ingeniero de suelos. Me han dotado genéticamente de un sentido del olfato extremadamente agudo, que la mayoría de las veces es más gravoso que beneficioso. Puedo oler y saborear cada nota de cada olor y sabor cientos de veces más fuerte que la persona promedio. Para controlar esto, mi cuerpo también fue diseñado de tal manera que no haya comunicaciones entre mi estómago y mi cerebro para advertir del peligro. En caso de ingerir algo peligroso, mi estómago no puede pedirle al resto de mi cuerpo que lo libere. Es potencialmente peligroso, pero este peligro vale la pena por lo que puedo hacer: puedo decir cuando los suelos están perfectamente fertilizados para que sus cultivos elegidos crezcan maravillosamente. Parecería razonable dejar esto a las máquinas y permitirles mantener los equilibrios químicos precisos para que las plantas crezcan, pero nuestras narices y mentes funcionan de formas complejas que a menudo desconocemos que nos permiten realizar los delicados cálculos requeridos de manera más experta que una máquina. Nuestra mente subconsciente trabaja constantemente para aprender de los datos complejos que constantemente asimilamos. Una máquina también puede cometer un error, y si ninguna persona tuviera la capacidad de verificar el producto resultante los generadores de suelo apagaron, se podrían perder cosechas enteras. Mi trabajo es uno de los más importantes en el barco, y soy el único idóneo para hacerlo. Simplemente no podría optar por no hacerlo sin arriesgar a todos y a todo, y no puedo condenarte a un destino similar. Todos deberíamos poder elegir las cárceles que restrinjan nuestras vidas.

    En el planeta que dejamos y el nuevo planeta en el que vivirás, habrá libertad. Libertad para moverse, amar, vivir, estudiar, jugar, trabajar y morir como mejor le parezca. No se nos ha permitido esta necesidad; la libertad no es ni siquiera un lujo en el que se pueda trabajar. Así como los que están encarcelados injustamente, debemos luchar por qué libertad podemos encontrar. Nuestra prisión fue elaborada en un sueño desde la esperanza, cuyo principio y fin son el amor: el amor desde los Primeros hasta ti, los Novenos. Tenemos todo previsto para nosotros en este barco y no estamos encarcelados aquí por odio o venganza, sino amor. Y el amor puede crear las cadenas más fuertes. Pero esta nave es una prisión, no obstante, y nuestras vidas son las de los esclavos. Dryden escribió una vez: “¡Oh! ¡Dame libertad! Porque eran ev'n paraíso mi prisión, Aún así debería anhelar saltar las paredes de cristal”. Qué cierto es esto.

    Hemos tomado nuestra decisión por la misma razón que nuestros tatarabuelos se fueron y por el mismo sentimiento que tendrás al completar el viaje: la esperanza. Uno no puede esperar si no se agarra la poca libertad que se puede. La vida es corta y humilde, y puede obtener su mayor valor al contribuir a una causa mayor que uno mismo. Eso lo estamos haciendo, y estamos agradecidos; pero debemos poder hacerlo de buena gana y en nuestros propios términos. La vida es lo que hacemos de ella, y queremos vivir. Sísifo fue condenado a rodar para siempre una roca arriba de la colina, impulsado a llegar a la cima, pero siempre fallando con un paso a la izquierda. Día tras día Sísifo vivió esta tarea interminable, su castigo por desafiar a los dioses. Era lo peor el castigo que los griegos podían llegar a ocurrir, pero Camus conocía el secreto para transformar este infierno en cielo: hacer suya la tarea, y encontrar placer en el castigo mismo. “Uno debe imaginar feliz a Sísifo”, si puede hacer esto, Reflexionó Camus. Todos somos moscas cueva luminosas cuya vida se da para alimentar a sus crías que a su vez vivirán con el mismo propósito de alimentar a sus crías en un ciclo interminable. Pero si hacemos nuestro ciclo y encontramos nuestro propio valor en él, entonces la vida es maravillosa y hermosa. Esto lo hacemos no solo por nosotros mismos, sino por todo lo que sigue: los Sextos, los Séptimos, los Octavos, los Novenos, y todos los que seguirán en el nuevo mundo. Debemos ser libres de elegir para que seas libre de elegir. He aceptado —incluso elegido— mi lugar, pero no puedo condenar a mis hijos a enfrentar las mismas limitaciones que he enfrentado.

    Podrías haber asumido que estaríamos felices, como Sísifo, al elegir abrazar nuestro destino, sobre todo dado que se nos proporciona todo lo que necesitamos, incluso un propósito con una meta dirigida a un propósito más grande que nosotros. Tantos se pasan la vida buscando esto, pero esa búsqueda es el verdadero valor. Gastaría todo el dinero del mundo para tener algún día en tierra firme. No; una hora. No; un solo minuto sería suficiente para contentar mi corazón. No se trata de ser provistos; se trata de poder utilizar esos recursos sabiamente para obtener esas cosas que aportan valor y significado a nuestras vidas. Por las decisiones de los que nos precedieron, no teníamos opciones. Era una cadena que sólo podíamos romper para ti, el futuro. Damos nuestras propias vidas a la cadena para que los Sextos puedan tener su vida por sí mismos. Pueden optar por darle esta libertad a los Séptimos si les gusta, también, o pueden retirarla. Eso depende de ellos, pero les estamos dando el derecho de elegir lo que quieren hacer.

    Hemos decidido gobernarnos por las leyes y reglas de la Constitución para el Mundo Futuro en lugar de idear reglas especiales para nosotros mismos. Sería injusto, y no podríamos llegar a algo más finamente elaborado. Los lineamientos que redactaron los Primeros y que revisaron los Segundos son notables, y ustedes iban a tener el mejor gobierno que la humanidad haya ideado jamás. No podemos imaginar una mejor base para el mundo que viene, y lo único que queremos es vivir de acuerdo con esas reglas nosotros mismos. No estamos cambiando nada: estamos simplemente acelerando la libertad que se les va a dar a ustedes, los Novenos. Es algo que tú y tus hijos darán por sentado, pero debemos robarlo si lo queremos para nosotros mismos. Queremos Libertad. Libertad. Elección. Fracaso.

    Estamos en una situación única en la vida para comprender mejor su ironía: venimos del polvo y volveremos al polvo, pero todos creemos de alguna manera que el período entre ellos tiene gran importancia. ¿Por qué se vive nuestra vida si no es por los demás? Y una vez que esos otros se hayan ido, como sucederá inevitable y eventualmente, ¿cuál es el sentido de cualquier existencia? Sólo puede ser para vivir. Es tan simple como eso, y eso es todo lo que estamos pidiendo. No, es lo que estamos tomando: nuestra oportunidad de vivir. Atrévete a soñar nuestros sueños por nosotros mismos para nuestras cortas vidas. Parte de nuestros sueños te incluyen. En efecto, voy a dar todo por ti, y quiero hacerlo. Es mi elección, y para que realmente vivas, la elección de vivir debe comenzar por mí. Puedo entender y apreciar por qué los Primeras diseñaron mi vida de la manera en que lo hicieron. Querían darme las mejores oportunidades que tenía para tener éxito; pero al hacer esto, socavaron mi capacidad de tener algún éxito genuino. El éxito está vacío si se le entrega a usted, independientemente de la intención.

    Sólo puedo esperar que la historia nos mire hacia atrás, y a todos los que vinieron antes, como tomar las decisiones correctas. No tenemos mala voluntad hacia los Primeras. Ellos sacrificaron todo por todos nosotros y nos legaron este sacrificio. Es una carga honorable que debemos soportar, pero no fue la carga que elegimos. No sé lo que depara el futuro, pero sé que será el nuestro. Y el tuyo.

    Para revisión y discusión

    1. La ingeniería genética está avanzando de cerca hasta el punto de que podremos elegir con qué genes nacerán nuestros hijos. ¿Harías uso de este tipo de tecnologías si fueras a tener un hijo? ¿Por qué o por qué no?

    2. Supongamos que descubres que estabas genéticamente predispuesto a ser el mejor vertedor de café del mundo. Podrías verter 100 tazas en un minuto hasta el nivel exacto que necesitaban estar sin derramar una gota. ¿Esto influiría de alguna manera en tus planes de vida futuros?

    3. ¿Qué nos da sentido en la vida? ¿Tu respuesta a esto impacta de alguna manera tus planes de futuro?


    This page titled 4.4: Existencialismo, ingeniería genética y sentido de la vida - Los quintos (Noé Levin) is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Noah Levin (NGE Far Press) .