Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

5.2: Dios, moralidad y religión (Kristin Seemuth Whaley)

  • Page ID
    101240
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    26 Dios, moralidad y religión
    Kristin Seemuth Whaley 88

    1. Introducción

    La religión y la moralidad parecen ir de la mano, y los códigos morales específicos a menudo se fundamentan en tradiciones religiosas específicas. Por lo tanto, identificar la naturaleza de la relación entre religión y moralidad puede parecer sencillo: lo correcto es lo que sea correcto según la tradición religiosa. La justificación de esta afirmación deriva sustento de la idea de que los códigos morales religiosos tienen su origen en la voluntad divina: “La moralidad es lo que Dios mande”. La teoría que identifica al derecho moral con lo que Dios manda se llama, como era de esperar, 'Teoría del Mando Divino'. La Teoría del Mando Divino, o 'DCT', es atractiva para los practicantes religiosos por un par de razones. Una es que capta el sentido de que la religión proporciona orientación para vivir una vida ética; Dios proporciona esta guía a través de dar mandamientos y moldear códigos morales religiosos. Otra es que la DCT parece proporcionar una teoría moral según la cual existen hechos morales objetivos; la moralidad no es susceptible a preferencias subjetivas o conciencia social impermanente. Si el derecho moral es lo que Dios manda, hay una verdadera medida de nuestras acciones y una responsabilidad genuina por nuestro comportamiento.

    A pesar de esta atracción, la DCT está sujeta a un dilema, un estilo de argumento que requiere compromiso con cualquiera de las dos opciones posibles, y desfavorables,. El teórico del Comando Divino se ve obligado a tomar una decisión: si la moral es lo que Dios manda, entonces o Dios manda las cosas porque tienen razón, o están en lo cierto porque Dios les ordena. Como veremos, tomar cualquiera de las dos opciones requiere serias concesiones teológicas.

    Un dilema similar se encuentra en el Euthyphro de Platón, un diálogo en el que Sócrates indaga sobre la naturaleza de la piedad, o santidad. Eutifro comienza proponiendo que todo lo que aman los dioses es piadoso o santo, y lo que odian es impío o impío. Sócrates presiona a Eutifro planteando el dilema de si lo piadoso o santo es amado por los dioses porque es santo, o si el piadoso es santo porque es amado por los dioses. Eutifro responde que lo piadoso es amado por los dioses porque es santo; lo piadoso es piadoso por una razón independiente de la relación entre la piedad y los dioses. Los dioses, entonces, aman a los piadosos por esta razón, cualquiera que sea la razón que termine siendo. Pero lo que sea amado de los dioses es amado porque a los dioses les encanta; ser amado por los dioses depende totalmente de la relación entre el amado y los dioses. Sócrates cita esta diferencia de dependencia como una razón para rechazar 'lo que los dioses aman' como una definición legítima de 'piedad'. Debe haber algo más en la piedad, independiente de su relación con los dioses, que establezca su verdadera naturaleza. Sócrates le está pidiendo a Eutifro por esta razón independiente, que Eutifro no logra proporcionar.

    Podemos instanciar el mismo tipo de dilema para la Teoría del Mando Divino, indagando sobre la naturaleza de la moralidad. En lo que sigue, abordaremos cada opción, o bocina del dilema, a su vez. Al tomar el primer cuerno, que Dios manda las cosas porque tienen razón, se requerirá al teórico del Comando Divino que conceda que Dios no es ilimitado en el poder. Al tomar el segundo cuerno, que las cosas van bien porque Dios las manda, se requerirá al teórico del Comando Divino que conceda que Dios no es realmente bueno. Dado que el teórico del Comando Divino probablemente considera que el poder ilimitado y la bondad ilimitada son rasgos divinos esenciales, ninguna de estas opciones es aceptable. Ya que fue el supuesto de que DCT es cierto lo que generó el dilema, el Teórico del Mando Divino se ve obligado a concluir que DCT es falso.

    1. El dilema

    La Teoría del Mando Divino parece ser un intento de fundamentar teísticamente la moralidad; el derecho moral es lo que Dios mande. Como compromiso de fondo, el Teórico del Mando Divino probablemente esté motivando la teoría en el contexto de una tradición religiosa que acepta las perfecciones divinas, o atributos de Dios. Las perfecciones incluyen

    • omnipotencia: Dios es todopoderoso,
    • omnisciencia: Dios es omnisciente, y
    • omnibenevolencia: Dios es todo bueno.
    el Teórico del Mando Divino probablemente acepta las perfecciones divinas de que surge el dilema en primer lugar.

    Un ser con las perfecciones divinas, Dios, parece ser el tipo de ser que es capaz de mandar acciones moralmente correctas. Plausiblemente, Dios sabe lo que es correcto, Dios desea que se haga el derecho, y Dios es lo suficientemente poderoso como para ordenar efectivamente el derecho. Por lo tanto, la DCT es una extensión natural de esta variedad de teísmo.

    Pero, dadas las perfecciones divinas, podemos construir el dilema para el Teórico del Mando Divino:

    A1. Si DCT es verdad, entonces la moralidad es lo que Dios mande.

    A2. Si la moralidad es lo que Dios manda, entonces o Dios ordena las cosas porque son moralmente correctas, o las cosas son moralmente correctas porque Dios las manda.

    A3. Si Dios manda las cosas porque son moralmente correctas, entonces Dios no es omnipotente.

    A4. Si las cosas son moralmente correctas porque Dios las manda, entonces Dios no es omnibenevolente.

    A5. Dios es a la vez omnipotente y omnibenevolente.

    AC. DCT es falso. ('' significa 'por lo tanto')

    los hechos morales; todo lo que Dios decida que es correcto se vuelve correcto en virtud del mandato de Dios. no están de acuerdo con la premisa A5, el teórico del Comando Divino casi con certeza sí lo hace. Premisa A5 afirma un compromiso de fondo que probablemente acepta el teórico del Comando Divino: Dios tiene las perfecciones divinas. Entonces, dado que aceptar DCT produce dos opciones inaceptables, el argumento concluye con AC que DCT es falso.
    1. El primer cuerno: el argumento para A3

    Premisa A3 representa el primer cuerno del dilema para el Teórico del Mando Divino: Si Dios manda las cosas porque tienen razón moral, entonces Dios no es omnipotente. La premisa A3 se puede establecer apelando a un argumento auxiliar:

    B1. Si Dios manda las cosas porque son moralmente correctas, entonces la moralidad está fuera del control de Dios.

    B2. Si la moralidad está fuera del control de Dios, entonces Dios no es omnipotente.

    A3. Si Dios manda las cosas porque son moralmente correctas, entonces Dios no es omnipotente.

    porque Dios les manda, y no al revés. cualquier cosa; Dios solo mandará lo que es correcto. En consecuencia, la moralidad es independiente de Dios, y los mandamientos de Dios están restringidos solo a lo que es correcto. La moralidad no se ve afectada ni cambiada por la voluntad de Dios. Si este es el caso, entonces toda una gama de hechos, hechos morales, están fuera del alcance del control de Dios, y Dios no tiene poder para cambiarlos. Pero si este es el caso, entonces Dios no es omnipotente; Dios no es todopoderoso.

    Algunos argumentan que estar restringidos por hechos morales no amenaza la omnipotencia de Dios. Dios también está restringido, plausiblemente, por hechos lógicos. Dios no puede, por ejemplo, hacer un cuadrado redondo, pero esto puede no parecer una gran amenaza para el poder de Dios. Sin embargo, a diferencia de los hechos lógicos, se podría argumentar que los hechos morales, como los hechos naturales o los hechos físicos, parecen ser exactamente los tipos de hechos que deberían estar dentro del poder de Dios. Pero, al tomar este cuerno del dilema, los hechos morales en cambio tienen poder sobre Dios.

    Entonces, llegamos a A3: Si Dios manda las cosas porque son moralmente correctas, entonces Dios no es omnipotente. Este es un resultado desafortunado para el Teórico del Mando Divino, quien considerará inaceptable rechazar la omnipotencia de Dios. El primer cuerno puede entonces pinchar al teórico del Comando Divino para que considere la otra opción. En cambio, tal vez las cosas son moralmente correctas porque Dios las manda.

    1. El segundo cuerno: el argumento para A4

    Premisa A4 representa el segundo cuerno del dilema para el Teórico del Mando Divino: Si las cosas son moralmente correctas porque Dios las manda, entonces Dios no es omnibenevolente. La premisa A4 se puede establecer apelando a un argumento auxiliar:

    C1. Si las cosas son moralmente correctas porque Dios las manda, entonces los mandamientos de Dios son moralmente arbitrarios.

    C2. Si los mandamientos de Dios son moralmente arbitrarios, entonces Dios no es omnibenevolente.

    A4. Si las cosas son moralmente correctas porque Dios las manda, entonces Dios no es omnibenevolente.

    C1, la primera premisa de este argumento auxiliar ilustra el reto de tomar el segundo cuerno del dilema. Esta relación entre los mandamientos de Dios y la moralidad hace que sea el caso de que Dios pueda mandar cualquier cosa y sería moralmente correcto simplemente porque Dios lo mandó. Entonces, cuando Dios emite el mandamiento, 'No matarás ', una clase de acciones, clases particulares de matanza, se volvieron moralmente equivocadas. Si Dios nunca dio el mandamiento, entonces este tipo de asesinatos serían moralmente aceptables. Si Dios no lo hubiera prohibido, entonces no sería moralmente incorrecto, por ejemplo, matar a una persona inocente sin motivo alguno, a pesar de las consecuencias aparentemente malas o aparentemente malas intenciones.

    Dado que, según el segundo cuerno, los hechos morales dependen enteramente de los mandamientos de Dios, no hay un estándar objetivo que Dios deba mirar antes de hacer mandamientos. Dios podría ordenar: 'Te pondrás tu zapato derecho delante de tu zapato izquierdo excepto cada tercer jueves del mes, en cuyo caso te pondrás tu zapato izquierdo delante de tu derecho', y sería inmoral ponerte tu zapato izquierdo delante de tu derecha un lunes. Tal orden es totalmente sin principios, y no debemos sentir ningún tirón moral hacia ninguno de los zapatos. Esto se debe a que tal mandamiento sería moralmente arbitrario, o sin principio ni razón moral. No hay un estándar externo por el que podamos medir la legitimidad del mando y no hay recurso a apelar si lo rompimos. Entonces, C1, si las cosas están bien porque Dios los manda, entonces los mandamientos de Dios son moralmente arbitrarios.

    Peor aún, si los mandamientos de Dios son moralmente arbitrarios, entonces Dios podría ordenar cosas que consideramos moralmente reprensibles, y estas cosas llegarían a ser correctas. Por ejemplo, Dios podría mandar 'torturarás a tus hijos', y sería moralmente correcto torturar a tus hijos. Cualquier queja de que esto esté mal caería en oídos sordos, pues, según el segundo cuerno, si Dios lo mandó, no está mal. El hecho de que el segundo cuerno permita que Dios pueda mandar cosas como la tortura de niños niega cualquier plausibilidad persistente sobre la omnibenevolencia de Dios.

    Es muy tentador en este punto pensar: “Bueno, Dios nunca ordenaría la tortura de los niños, porque torturar a los niños está mal, y Dios no ordenaría algo que está mal”. Pero tenga en cuenta que al hacer este movimiento, nos encontramos de nuevo frente a la primera bocina. Si Dios no mandaría algo que está mal, entonces esto sólo es posible si Dios mira a los hechos morales para determinar qué mandar. Pero, si Dios lo hace, entonces la moralidad está fuera del control de Dios. El Teórico del Mando Divino puede hacer este movimiento, pero entonces deben renunciar a la omnipotencia de Dios.

    La arbitrariedad moral de los mandamientos de Dios es un grave problema para el Teórico del Mando Divino, que vemos en C2. Recordemos que se supone que Dios es omnibenevolente. Cuando la omnibenevolencia se le atribuye a Dios, se supone que debe resaltar una perfección o una cualidad divina loable. Pero si la moralidad es arbitraria, entonces decir que Dios es bueno se vuelve trivial. Sería análogo a decir que Dios es divino, o, como Eutifro, decir que todo lo que es amado por los dioses es amado por los dioses. Puede ser cierto, pero no proporciona ninguna razón para pensar que la divinidad es un rasgo de buena creación o una perfección; es cierto simplemente porque todo lo que es Dios es divino. De igual manera, cualquier cosa que Dios mande sería moralmente correcta. Entonces, decir que Dios es omnibenevolente no es más que otra manera de decir que Dios cumple con el estándar moral que Dios establece. Esto no es digno de elogio; es trivial.

    Llegamos a A4: Si las cosas son moralmente correctas porque Dios las manda, entonces Dios no es omnibenevolente. Al igual que rechazar la omnipotencia de Dios, es probable que se considere inaceptable rechazar la omnibenevolencia de Dios. Al tomar el segundo cuerno, al teórico del Mando Divino le va igual de mal que al tomar el primero. Ambas opciones requieren conceder perfecciones divinas, pero esto es inconsistente con lo que el teórico del Comando Divino está tratando de lograr.

    1. Opciones Restantes

    Habiendo establecido los argumentos auxiliares, ahora vemos concluido el dilema. Si DCT es verdad, entonces o Dios manda las cosas porque son moralmente correctas, o son moralmente correctas porque Dios las manda. Si Dios manda las cosas porque tienen razón, entonces Dios no es omnipotente. Si las cosas están bien porque Dios las manda, entonces Dios no es omnibenevolente. Dado que Dios es (según las perfecciones divinas) tanto omnipotente como omnibenevolente, entonces debemos concluir que DCT es falso.

    DCT tiene atracción dada ciertos compromisos religiosos. Es poco probable que un ateo, por ejemplo, avalara DCT. El dilema es, pues, contundente porque depende de una comprensión teológica que atribuye a Dios las perfecciones divinas. Lógicamente es posible, sin embargo, que el Teórico del Mando Divino rechace A5 y niegue que Dios es a la vez omnipotente y omnibenevolente. Una objeción podría tomar la forma de argumentar que es teológicamente aceptable decir que Dios no es omnipotente o que Dios no es omnibenevolente. Un teórico del Comando Divino podría priorizar la conexión entre Dios y la moralidad sobre las perfecciones divinas, y puede considerar que esto es una concesión necesaria, aunque poco apetecible.

    Otra opción es negar la relación explicativa entre la moralidad y los mandamientos de Dios. Quizás lo que Dios manda sea moralmente correcto pero no porque sea moralmente correcto, y lo que sea moralmente correcto es moralmente correcto pero no porque Dios lo mande. Sobre esta opción, la clase de acciones que Dios ordena es idéntica a la clase de acciones que son moralmente correctas, pero no hay dependencia en ninguna dirección.

    En respuesta, concedo que estas opciones son posibles. No son, sin embargo, deseables. Si bien puede haber teístas dispuestos a conceder las perfecciones divinas, sugiero que al hacerlo también concedemos atracción a fundamentar la moral teísticamente. La conexión entre Dios y la moralidad parece atractiva por las perfecciones divinas, y conceder las perfecciones divinas debilita el caso al pensar que Dios y la moralidad están inextricablemente vinculados. Además, si uno piensa que Dios y la moralidad están inextricablemente vinculados, es inverosímil argumentar que no existe una relación explicativa entre ellos.

    1. Conclusión

    Es natural que los practicantes religiosos vean a la religión como autoritaria en materia de moralidad. Pero si DCT es verdad, y la moralidad es lo que Dios manda, entonces surge un dilema. De cualquier manera tratamos de definir la relación entre el derecho moral y los mandamientos de Dios, sigue un resultado inaceptable. O la moralidad está fuera del control de Dios, en cuyo caso Dios no es omnipotente, o los mandamientos de Dios son moralmente arbitrarios, en cuyo caso Dios no es omnibenevolente. Dado que la omnipotencia y la omnibenevolencia son perfecciones divinas que no pueden restarse simplemente de la naturaleza de Dios, ambos cuernos del dilema son inaceptables. En consecuencia, nosotros, y el teórico del Comando Divino, debemos concluir que la DCT es falsa.

    Para revisión y discusión

    1. ¿Cuál es el sentido del dilema de Eutifro y cómo puede esto crear problemas para la DCT?

    2. ¿Cuáles son las razones por las que algunas personas creen que la religión es necesaria para tener moralidad? ¿Crees que tienen razón? ¿Por qué o por qué no?

    3. Si Dios es perfecto, ¿todavía tiene sentido la DCT? ¿Por qué o por qué no?


    This page titled 5.2: Dios, moralidad y religión (Kristin Seemuth Whaley) is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Noah Levin (NGE Far Press) .