Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

15.2.5: Un enfoque cauteloso con una mente abierta

  • Page ID
    102159
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    La actitud científica también es cautelosa. Si eres un buen científico, inicialmente te preocuparás de que quizás tu sorprendente nueva evidencia muestre solo que algo anda mal en alguna parte. No pretenderá haber revolucionado la ciencia hasta que no se haya asegurado de que el error no esté en el funcionamiento defectuoso de su propio aparato de medición. Si es necesario un cambio de creencias, intentarás encontrar un cambio con repercusiones mínimas; no recomendarás desechar una ley fundamental preciada cuando puedas revisarla con la misma facilidad cambiando esa constante de 23 a 24 para que sea consistente con todos los datos, dado el margen de error en el experimentos que produjeron los datos. La actitud científica cautelosa reconoce estos principios: No hagas una afirmación más amplia de lo que amerita la evidencia, y no rechaces creencias fuertemente arraigadas a menos que la evidencia sea muy fuerte. En definitiva, no seas salvajemente especulativo.

    Se supone que los científicos deben idear explicaciones razonables, pero ¿qué cuenta como una explicación razonable? Una explicación que entra en conflicto con otras creencias fundamentales que la ciencia ha establecido se presume inicialmente como irrazonable, y cualquier científico que proponga tal explicación acepta una carga de prueba más pesada de lo habitual. Un principio relacionado de buena explicación es no ofrecer explicaciones sobrenaturales hasta que quede claro que explicaciones más ordinarias y naturales no funcionarán.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    ¿Cuál es el principal error en el siguiente razonamiento?

    Sí, he leído las advertencias de salud en esos paquetes de cigarrillos, pero mi tío fuma, y dice que nunca ha estado enfermo ni un día en su vida, así que voy a seguir fumando regularmente.

    a. exagerar la evidencia anecdótica
    b. no tener una actitud cautelosa sobre las revoluciones científicas
    c. no apreciar la necesidad de una verificación independiente
    d. sobreenfatizando fenómenos irrepetibles
    e. pseudoprecisión

    Contestar

    Respuesta (a). A la anécdota del tío se le debe dar menos peso que la advertencia en la manada. La advertencia provino de pruebas estadísticas que cubren a una amplia variedad de fumadores.

    Al evaluar posibles nuevas creencias ─candidatos a nuevos conocimientos─ los científicos utilizan activamente lo que ya creen. No entran en una nueva situación con un blanco mental. Cuando los científicos escuchen un reporte de un avistamiento de fantasmas en Amityville, dirán que es poco probable que el reporte sea cierto. La base de esta evaluación probabilística es que todo lo demás en la experiencia de los científicos apunta a que no hay fantasmas en ningún lado, y así tampoco en Amityville. Debido a este trasfondo de creencias previas, un científico dirá que es más probable que el reportero de la historia de fantasmas de Amityville esté confuso o mintiendo que que el reporte sea correcto. Una mejor evidencia, como múltiples informes o una fotografía, puede incitar a un científico a verificar realmente el informe, si Amityville no está muy lejos o si alguien proporciona gastos de viaje.

    Los buenos científicos no abordan nuevos datos con la seguridad de que nada alterará sus creencias actuales. Los científicos son cautelosos, pero también están abiertos a nueva información, y no suprimen la contraevidencia, evidencia relevante que pesa en contra de sus creencias aceptadas. Ellos sí buscan lo que es nuevo; encontrarlo es como llegan a ser famosos. Por lo que la actitud científica requiere de un delicado equilibrio.

    Descubrir causas, crear explicaciones y resolver problemas

    Contrario a lo que Francis Bacon recomendó en 1600, despejar la cabeza del B.S. y ver la naturaleza con la mente abierta no es una forma confiable de descubrir las causas detrás de lo que ve. Desafortunadamente, no hay una manera libre de errores. Sin embargo, el proceso de descubrimiento no es completamente caótico. Hay reglas generales. Por ejemplo, para descubrir una solución a un problema, los científicos suelen utilizar un principio simple: Dividir el problema en componentes manejables. Este principio fue utilizado por el programa espacial para resolver el problema de cómo viajar a la luna. El encargado del programa lunar repartió la obra. Algunos científicos e ingenieros se concentraron en crear un motor de cohete más potente; otros trabajaron en cómo deshacerse de las pesadas y vacías etapas inferiores del cohete; otros diseñaron el vínculo de comunicación entre la Tierra y la computadora de la nave espacial; y otros crearon los mecanismos de robot que podrían llevar fuera los comandos de la computadora durante el vuelo y después de aterrizar en la luna. En definitiva: Divide y vencerás.

    Otro principio del descubrimiento científico dice asumir que es probable que efectos similares tengan causas similares. La historia de la medicina contiene muchos ejemplos de uso efectivo de este principio. Varias veces antes de 1847, el doctor Ignaz Semmelweis del Hospital General de Viena, Austria había intentado pero no pudo explicar la alarmante tasa de mortalidad de tantas mujeres que dieron a luz en su sala de maternidad. Se estaban muriendo de fiebre puerperal, una enfermedad con síntomas espantosos: descargas de pus, inflamación en todo el cuerpo, escalofríos, fiebre, delirantes desvaríos. Un día, una doctora Kolletschka, que trabajaba con Semmelweis, realizaba una autopsia a una víctima de fiebre puerperal cuando un torpe estudiante de medicina le robó el brazo a Kolletschka con un bisturí. Pocos días después Kolletschka murió con los mismos síntomas que las mujeres que murieron de fiebre puerperal. Semmelweis sospechaba una conexión. Quizás estos fueron efectos similares debido a una causa similar. Y tal vez lo que entrara a Kolletschka a través del bisturí de la estudiante también se estaba introduciendo accidentalmente en las mujeres durante el parto. Entonces Semmelweis recordó repentinamente que los médicos que dieron a luz a los bebés a menudo venían directamente de las autopsias de mujeres que habían muerto de fiebre puerperal. A lo mejor llevaban consigo material infeccioso y de alguna manera ingresaba a los cuerpos de las mujeres durante el parto de sus bebés. La sugerencia de Semmelweis de culpar a los médicos fue políticamente radical para su día, pero de hecho tenía razón en que esta enfermedad, que ahora llamamos envenenamiento de la sangre, fue causada por médicos que transfirieron materia infecciosa de las madres muertas en las mesas de disección a las madres vivas en los partos. La solución de Semmelweis fue sencilla. Se debe exigir a los médicos que se laven las manos con desinfectante antes de dar a luz los bebés. Esa es una razón por la que hoy los médicos se lavan las manos entre visitas a pacientes.

    Un buen método a utilizar al tratar de encontrar una explicación de algún fenómeno es buscar la diferencia clave y relevante entre situaciones en las que ocurre el fenómeno y situaciones en las que no ocurre. Semmelweis utilizó este método de descubrimiento. Puedes usar el mismo método para hacer descubrimientos sobre ti mismo. Supongamos que tenías náuseas, entonces vomitabas. Quieres saber por qué. Lo primero que debes hacer es verificar si antes de tus síntomas comías algo que nunca antes habías comido. Si descubres que hubo algo, es probable que sea la causa. ¿Tuviste esos síntomas después de comer atún crudo, pero no después de comer otros alimentos? Si es así, tienes una causa potencialmente correcta de tu problema. Este tipo de trabajo de detective está codificado en el cuadro de abajo.

    Las reglas generales que acabamos de discutir pueden ayudar a guiar las adivinanzas científicas sobre qué causa qué. Hay algunas otras reglas, algunas de las cuales son específicas del tipo de problema en el que se está trabajando. Adivinar es solo la primera etapa del proceso de descubrimiento. Antes de que la conjetura pueda llamarse adecuadamente descubrimiento, necesita ser confirmada. Esta es la segunda etapa, y una que es más sistemática que la primera, como veremos.


    This page titled 15.2.5: Un enfoque cauteloso con una mente abierta is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Bradley H. Dowden.