Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

6.3: Capítulo Quince- Argumentos desde la analogía

  • Page ID
    102481
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Los argumentos que hacen su punto por medio de similitudes son impostores, y, a menos que estés en guardia contra ellos, te engañarán con bastante facilidad.

    —Platón

    Las analogías no deciden nada, eso es cierto, pero pueden hacer que uno se sienta más como en casa.

    —Sigmund Freud, nuevas conferencias introductorias sobre psicoanálisis

    TEMAS

    • Forma correcta para argumentos a partir de la analogía
    • La condición total de evidencia (1): similitudes relevantes
    • La condición de evidencia total (2): Disimilitudes irrelevantes
    • El carácter especial de los argumentos desde la analogía

    Argumentos de analogía declaran que debido a que dos ítems son iguales en un aspecto son iguales en otro. Como señala Freud, pueden hacerte sentir como en casa y por esa razón pueden ser especialmente persuasivos.

    Durante la Primera Guerra Mundial, el Partido Socialista distribuyó folletos a los recientes borradores, instándolos a oponerse al borrador. El proyecto, sostuvieron, violó la reforma constitucional contra la servidumbre involuntaria. Oliver Wendell Holmes, presidente del Tribunal Supremo, argumentó que no tenían derecho a circular los folletos en tiempos de guerra. El derecho a la libertad de expresión, afirmó, “no protegería a un hombre gritando falsamente fuego en un teatro y provocando pánico”. Ya que en ambos casos “las palabras utilizadas... crean un peligro claro y presente”, concluyó, el derecho a la libertad de expresión no protegía a los socialistas al expresar ideas que pudieran perjudicar el esfuerzo bélico. El argumento comienza con algo familiar —claro que no tenemos derecho a gritar fuego falsamente en un teatro— y nos invita a concluir lo mismo sobre algo menos familiar— bajo ciertas circunstancias ni siquiera tenemos derecho a explicar a otros nuestra interpretación de la Constitución de Estados Unidos. (A menudo se cita a Holmes como llamándolo “un teatro abarrotado”. No lo hizo, aunque probablemente es lo que tenía en mente.)

    Los argumentos de la analogía son casi siempre tentadores porque, por su propia naturaleza, utilizan dos de los atajos rápidos y sucios en el razonamiento descritos en el Capítulo 1. Al comenzar con lo familiar, explotan nuestra dependencia del atajo de viveza; y al presentar similitudes entre lo familiar y lo desconocido, aprovechan nuestra dependencia del atajo de similitud. Están hechos a medida para la forma en que nuestras mentes operan naturalmente. Esto nos hace especialmente susceptibles a ellos y acentúa la importancia de poder evaluarlos de manera efectiva.

    Forma correcta para argumentos a partir de la analogía

    Las analogías se utilizan a menudo meramente para el efecto retórico. Acel Moore, del Philadelphia Inquirer, por ejemplo, escribe: “Escribir editoriales es muy parecido a llevar un traje azul marino y pararse en una tormenta en un día frío y mojarse los pantalones; puede darte una sensación de calor por un minuto, pero nadie más se va a dar cuenta”. Moore no intenta establecer ninguna conclusión basada en la similitud, simplemente toma nota de ella. No saltes a la conclusión de que una analogía introduce un argumento a menos que realmente haya, al menos implícitamente, una conclusión.

    Cuando hay un argumento de analogía, como en el anterior argumento de libertad de expresión, normalmente se puede aclarar de acuerdo con la siguiente forma:

    1. A es F y G.
    2. B es F.
    3. * B es G.

    A y B, como siempre, se utilizan aquí como letras de nombre. Ellos nombran a los dos análogos [1] —es decir, las dos cosas (o clases de cosas) que se dice que son análogas. A, el análogo básico, es aquel con el que se presume que estamos más familiarizados; en el argumento de la libertad de expresión está gritando falsamente fuego en un teatro. B, el análogo inferido, es la cosa en cuestión, aquella sobre la que el argumento saca una conclusión; en el argumento de la libertad de expresión está expresando ideas que podrían perjudicar el esfuerzo bélico.

    Continuaremos usando F y G como cartas de propiedad. F es la similitud básica, la propiedad que comparten los dos análogos, presumiblemente sin controversia. En el argumento de la libertad de expresión, la similitud básica es que crean un peligro claro y presente. Y G es la similitud inferida, la propiedad que se pretende tener el análogo inferido sobre la base de que el análogo básico lo tiene. No está protegido por el derecho a la libertad de expresión es la similitud inferida en el argumento de la libertad de expresión. Aquí hay una buena manera de aclarar el argumento:

    1. Gritar falsamente fuego en un teatro crea un peligro claro y presente y no está protegido por el derecho a la libertad de expresión.
    2. Expresar ideas que puedan perjudicar el esfuerzo bélico crea un peligro
      claro y presente.
    3. ●Expresar ideas que puedan perjudicar el esfuerzo bélico no está
      amparado por el derecho a la libertad de expresión..

    Las variaciones de este modelo son comunes. El análogo básico o inferido, por ejemplo, a veces incluirá más de un ítem, como en este ejemplo:

    Los manatíes deben ser mamíferos, ya que las ballenas y los delfines, como los manatíes, son criaturas marinas que dan a luz viva, y las ballenas y delfines son definitivamente mamíferos.

    En este caso, el análogo básico —el contenido de A — son las ballenas y los delfines.

    Asimismo, ya sea la similitud básica o la similitud inferida pueden incluir más de una propiedad, como en este ejemplo:

    Los manatíes deben ser mamíferos, ya que las ballenas, como los manatíes, son criaturas marinas que dan a luz viva y que nutren a sus crías con la leche materna, y las ballenas son definitivamente mamíferos.

    En este ejemplo, la similitud básica —el contenido de F — son las criaturas marinas que dan a luz viva y nutren a sus crías con la leche materna.

    Forma correcta para argumentos a partir de la analogía

    1. A es F y G.
    2. B es F.
    3. * B es G.

    Aclarar un argumento a partir de la analogía suele ser un asunto sencillo. Es más fácil comenzar por identificar los analógicos—los dos elementos que el arguer está comparando; insertar el que no está en cuestión en la posición A como el análogo básico, y el que está en cuestión en la posición B, como el análogo inferido. Luego inserte la similitud básica —la propiedad que comparten los dos análogos sin controversia— en ambas premisas como F. Finalmente, insertar la similitud inferida en la primera premisa y la conclusión, como G.

    Los argumentos de la analogía son a veces entimemes. Cuando hay una afirmación implícita, suele ser la segunda premisa, la que establece la similitud básica. Esto se debe a que los argueros suelen asumir, con razón, que la similitud entre dos análogos es tan obvia que no hace falta decirlo. Supongamos que le digo a un amigo mío, cuyo hijo está a punto de entrar en primer grado: “Como Juan se comporta respetuosamente con sus padres, seguramente tratará a sus maestros con respeto”. El análogo básico son los padres de John, el análogo inferido son los maestros de John, y la similitud inferida es tratada con respeto por John. Pero, ¿cuál es la similitud básica? Debemos identificar un rasgo relevante que los padres y maestros tienen en común, a saber, que son figuras de autoridad para Juan. Aquí está el argumento aclarado. (Los corchetes, como de costumbre, indican que la premisa 2 es implícita, pero también debemos suministrar a la premisa 1 la parte sobre las cifras de autoridad.)

    1. Los padres de John son figuras de autoridad para él y son tratados con respeto por él.
    2. [Los maestros de John serán figuras de autoridad para él.]
    3. Los maestros de John serán tratados con respeto por él.
    Directriz. Estructurar argumentos a partir de la analogía, cuando sería leal hacerlo, identificando cuatro cosas —los análogos básicos e inferidos y las similitudes básicas e inferidas— luego insertando cada una en su lugar apropiado en la forma. Recuerde que la segunda premisa, que declara la similitud básica, suele ser implícita.

    EJERCICIOS Capítulo 15, conjunto (a)

    Para cada uno de estos argumentos a partir de la analogía, identificar el análogo básico, el análogo inferido, la similitud básica y la similitud inferida. Después aclararlo en formato estándar de clarificación.

    Ejercicio de muestra. “Expresiones de conmoción y tristeza vinieron de otros entrenadores y administradores tras el anuncio del presidente de Tulane, Eamon Kelly, de que la escuela planeaba abandonar su programa de basquetbol a raíz del supuesto esquema de juego y las violaciones recién descubiertas de la NCAA. El entrenador Jim Killingsworth de TCU dijo: 'Creo que deberían lidiar con el problema, no eliminarlo. Si tuvieran que pasar algo así en el departamento de inglés, ¿acabarían con eso? Siento que deberían haber intentado resolver sus problemas'”. —Prensa Asociada

    Respuesta de muestra. Analógico básico: Departamento de inglés. Análogo inferido: programa de basquetbol. Similaridad básica: es un programa universitario (implícito). Similaridad inferida: no se debe eliminar si se experimentan problemas.

    1. El departamento de inglés es un programa universitario y no debe ser eliminado si está experimentando problemas.
    2. [El programa de basquetbol es un programa universitario.]
    3. El programa de básquetbol no debe ser eliminado si está experimentando problemas.
    1. En un buen matrimonio, las parejas suelen buscar asesoramiento para ayudarles a resolver sus dificultades. Estás teniendo problemas con tu jefe, ¿por qué un conflicto en una relación empleador-empleado debe tratarse de manera diferente?
    2. ¿Entonces tienes boletos para la producción de la Ópera Metropolitana del “Flying Dutchman”? Deberías intentar pasar de contrabando una linterna y un buen libro. Cometí el error de ir a “Parsifal” de Wagner —esa noche fue uno de los años más aburridos de mi vida.
    3. La árbitro de etiqueta Emily Post sostuvo que los hombres no necesitan quitarse los sombreros en los elevadores cuando hay mujeres presentes. Ella razonó que un elevador es un medio de transporte, al igual que un tranvía, autobús, metro o tren. La única diferencia es que un elevador viaja verticalmente, en lugar de horizontalmente. No se espera que un hombre se quite el sombrero en otros vehículos, por lo que no es necesario que lo haga en un elevador.
    4. Vista expresada en un artículo de mediados del siglo XX por un sociólogo profesional: Un atributo con el que las mujeres son dotadas de manera natural y única es el cuidado de los niños. Dado que los enfermos y los enfermos se asemejan de muchas maneras a los niños, siendo no sólo físicamente débiles e indefensos sino también psicológicamente dependientes, es bastante fácil concluir que las mujeres también están especialmente calificadas para atender a los enfermos.
    5. “Supongamos que tuvieras un hijo, un buen escritor que había traído reconocimiento nacional por su periódico universitario y una beca para él mismo. Supongamos que, en su tercer año, un periódico de la gran ciudad le ofreció un trabajo de reportero con una garantía de tres años con un salario inaudito. ¿Le aconsejarías rechazar la oferta de un trabajo de periódico profesional? Sabemos la respuesta. Y no lo pensaríamos dos veces antes de instarle, rogarle, a que contratara con el periódico. Después de todo, diríamos, la razón por la que estaba en la universidad era para comenzar a prepararse para una carrera digna en el ámbito de su elección. Entonces, ¿por qué toda la fulminación de que un atleta estrella esté aprovechando la oportunidad para hacerse unos 5 millones geniales haciendo por pago lo que lleva haciendo gratis (presumiblemente) durante tres años?” —William Raspberry, Los Angeles Times
    6. “Sentimos simpatía instintiva por el acusado que se declara, 'Traté de conseguir un trabajo y nadie me contrataría. Sólo en la desesperación me volví al robo. ' Ahora consideremos la defensa lógicamente paralela: 'Traté de seducir a una mujer legítimamente y nadie se acostaría conmigo. Sólo en la desesperación me volví a la violación”. Nadie le compraría eso a un violador, y nadie debería comprárselo a un ladrón”. —Steven Landsburg, Forbes

    La condición total de evidencia (1): similitudes relevantes

    Si un argumento de analogía puede parafrasearse lealmente en la forma descrita anteriormente, entonces satisface la condición de forma correcta. Pero para que un argumento inductivo sea lógicamente fuerte no sólo debe satisfacer la condición de forma correcta; también debe satisfacer la condición de evidencia total. Al igual que con los argumentos de frecuencia y las generalizaciones inductivas, hay dos partes en la condición de evidencia total para los argumentos de la analogía: la similitud básica debe ser relevante, y cualquier diferencia debe ser irrelevante. Si un argumento funciona mal en cualquiera de estas condiciones, no debe juzgarse mejor que lógicamente débil.

    Si bien a veces se acusa a los argumentos analógicos de cometer la falacia de la falsa analogía (o la falacia de la analogía defectuosa), esta falacia es muy parecida a la falacia de la generalización apresurada. La existencia de la falacia nombrada resalta la facilidad con la que podemos cometer errores en este tipo de razonamientos. Pero acusar a un argumento de analogía de cometer esta falacia no dice nada de lo que ha salido mal con el argumento. Es mucho mejor explicar más específicamente cómo es que no se ha satisfecho alguna condición necesaria para la solidez.

    Condición total de evidencia para argumentos a partir de la analogía

    1. La similitud básica debe ser relevante, debe contar a favor de la similitud inferida.
    2. Las diferencias deben ser irrelevantes; cualquier disimilitud entre los dos análogos no debe hacer que el análogo básico sea un mejor candidato para la propiedad inferida.

    El argumento es lógicamente más débil en la medida en que falla en cualquiera de las dos áreas.

    La relevancia de la similitud básica

    Comience sus deliberaciones sobre la pregunta de evidencia total preguntando, ¿Es relevante la similitud básica? Cuanto más relevante sea, más fuerte podría ser la lógica del argumento. Al considerar esta pregunta, olvídate de los dos análogos y simplemente considera en qué medida la similitud básica cuenta a favor de la similitud inferida. Una campaña de publicidad televisiva de una empresa lechera muestra a ciudadanos viejos pero alegres de la República de Georgia comiendo yogur; han comido yogur toda la vida, nos dicen, y ahora están
    bien pasados la marca del siglo: ¡una mujer ya tiene 134! Comer yogur, nos
    anima a creer, podría hacer lo mismo por nosotros. El primer paso para evaluar qué tan bien este argumento satisface la condición de evidencia total es ignorar a los dos análogos (ciudadanos de Georgia y nosotros) y preguntar si la similitud básica —comer yogur— cuenta a favor de la similitud inferida, una larga vida. No hay ninguna razón especial para pensarlo así, y el argumento no ayuda al proporcionar una. Entonces la lógica del argumento es muy débil.

    Más comúnmente un argumento de analogía satisface la condición al menos hasta cierto punto. Una gran universidad estatal publicó la siguiente historia en su revista de ex alumnos:

    Una evaluación preliminar de los resultados de una evaluación importante de profesores y programas de posgrado realizada por el Consejo de Conferencias de Consejos de Investigación Asociados colocó a nuestra institución en el segundo lugar en la nación entre las universidades públicas de investigación y entre las cinco primeras en general. “Es gratificante ver a nuestra facultad recibir este reconocimiento nacional de su investigación y docencia superiores”, dijo la canciller. A pesar de que el estudio se centró en programas de posgrado, señaló que los resultados también podrían aplicarse al programa de pregrado, ya que los dos programas comparten la misma facultad.

    El programa de posgrado de la universidad es el análogo básico y su programa de pregrado el análogo inferido. La similitud básica es que los excelentes profesores de la universidad los dotan. Y la similitud inferida es que los programas académicos son excelentes. ¿Es relevante la similitud básica? Es decir, ¿contar con una excelente facultad para los excelentes programas académicos? Por supuesto que sí. Por lo que este argumento despeja fácilmente el primer obstáculo de la condición de evidencia total. Pero es demasiado pronto para concluir que el argumento es lógicamente fuerte; aún queda un segundo obstáculo de evidencia total por aclarar.

    Directriz. Al considerar si un argumento de analogía ha satisfecho la condición de evidencia total, primero pregunten, ¿Es relevante la similitud básica? Para responder a esta pregunta, fíjese en qué medida la similitud básica cuenta a favor de la similitud inferida.

    Similitudes relevantes y la falacia de la equívoco

    Supongamos que digo: “Einstein era inteligente, y pudo revolucionar la física. El profesor de física que tenía en la secundaria también es inteligente, así que debería poder revolucionar la física”. La similitud básica es relevante para la similitud inferida; inteligente es mejor que estúpido cuando se trata de revolucionar la física. Pero hay inteligente, y luego hay inteligente. Seguramente mi profesor de física de secundaria no es tan inteligente como Einstein. ¿Eso no debilita el argumento? Vamos a aclararlo y ver:

    1. Einstein era inteligente y fue capaz de revolucionar la física.
    2. Mi profesor de física de secundaria es inteligente.
    3. Mi profesor de física de secundaria es capaz de revolucionar la física.

    Smart se presenta en ambas premisas. Preguntar si mi profesor de física de secundaria es tan inteligente como Einstein es preguntar, en efecto, si la palabra significa lo mismo en cada caso. Se trata de una expresión general. Recordando nuestra cobertura de generalidad en el Capítulo 5, esto quiere decir que es una expresión que permite grados (los ejemplos eran finos, calvos, morenos, conviviendo, incompatibles, equivocados y malos). Como vimos, la generalidad suele ser poco problemática. Se vuelve problemático, sin embargo, cuando el significado de la expresión cambia de un uso a otro, y cuando el aparente éxito del argumento depende de ese cambio. En ese caso, el argumento comete la falacia de la equívoco; la lección del Capítulo 5 es eliminar la ambigüedad.

    Eliminemos la ambigüedad utilizando el enfoque de premisas razonables en la revisión de la premisa 2; en ese caso es la siguiente:

    2. Mi profesor de física de secundaria es inteligente, aunque no tan inteligente como Einstein.

    Si bien esto es probablemente cierto, ahora tenemos un problema importante con la lógica del argumento, es decir, ya no satisface la condición de forma correcta, ya que la similitud básica, establecida en la premisa 1, no se afirma en la premisa 2. (La forma ahora es algo así: 1. A es F y G; 2. B es algo así como F; C. B es G.) Intentemos revisarlo nuevamente, esta vez usando el enfoque razonable-lógico. Esto nos da lo siguiente:

    2. Mi profesor de física de secundaria es tan inteligente como Einstein.

    Esto arregla muy bien el problema lógico, pero a costa de lo que obviamente es una premisa falsa. De cualquier manera, el argumento no es sólido.

    El argumento de la libertad de expresión de Oliver Wendell Holmes, presentado al inicio del capítulo, proporciona un ejemplo más ponderado del mismo problema. La similitud básica, creando un peligro claro y presente, ciertamente cuenta a favor de la similitud inferida de no estar protegido por el derecho a la libertad de expresión. Pero, ¿el peligro que provoca la expresión bélica de ideas potencialmente subversivas es tan claro y tan presente como el peligro causado por el falso grito de fuego en un teatro? Si no, ¿esto no debilita el argumento? Echemos otra mirada al argumento aclarado de Holmes.

    1. Gritar falsamente fuego en un teatro crea un peligro claro y presente y no está protegido por el derecho a la libertad de expresión.
    2. Expresar ideas que puedan perjudicar el esfuerzo bélico crea un peligro claro
      y presente.
    3. 5.7 Expresar ideas que puedan perjudicar el esfuerzo bélico no está amparado por el derecho a la libertad de expresión.

    La frase peligro claro y presente, como el término inteligente en el ejemplo de Einstein, es un término general que parece aplicarse en mayor grado en la premisa 1 que en la premisa 2. Es plausible suponer que este cambio contribuye al aparente éxito del argumento, y así que el argumento comete la falacia de la equívoco. Entonces debemos revisar nuestra paráfrasis de premisa 2 para eliminar la ambigüedad. Por un lado, podríamos parafrasearlo para decir que quienes esparcieron los folletos crearon un peligro claro y presente, aunque menos claro y presente que gritar falsamente fuego en un teatro. La premisa probablemente sería cierta, pero habríamos creado la misma dificultad lógica descrita en el argumento de Einstein: la similitud básica no es la misma en cada premisa. Por otro lado, podríamos parafrasearlo para decir que crearon un peligro claro y presente que es tan claro y presente como gritar falsamente fuego en un teatro. Ahora hemos satisfecho la condición de forma correcta pero probablemente tenemos una premisa falsa.

    El problema es uno a buscar cada vez que se está aclarando un argumento a partir de la analogía.

    Directriz. Cuando la similitud básica es descrita por un término general, considere si su significado cambia de un uso a otro. Si cambia lo suficiente como para afectar la solidez del argumento, revise su aclaración para eliminar la ambigüedad.

    EJERCICIOS Capítulo 15, set (b)

    Para cada uno de los argumentos del conjunto (a), conteste si la similitud básica es relevante.

    Ejercicio de muestra. Ver muestra en el set (a).

    Respuesta de muestra. La similitud básica (que algo es un programa universitario) tiene cierta relevancia con la similitud inferida (que no debería eliminarse si está experimentando problemas), sino sólo en una medida limitada. Es relevante sólo en la medida en que existe alguna presunción débil en cualquier tipo de institución de que un programa que se ha establecido fue creado por una buena razón.

    La condición de evidencia total (2): Disimilitudes irrelevantes

    La irrelevancia de las diferencias

    La segunda pregunta de evidencia total es ¿Existen diferencias relevantes? Preferiblemente son irrelevantes, para cuanto más relevantes sean las diferencias, más débil es la lógica del argumento. Al considerar esta pregunta, olvídate de la similitud básica y concéntrate en los dos análogos. Siempre hay innumerables formas en las que son disímiles, pero la mayoría o todas ellas serán irrelevantes. Lo que importa es hasta qué punto cualquier disimilitud hace que el análogo básico sea un mejor candidato para la propiedad inferida.

    Consideremos, por ejemplo, el argumento de la libertad de expresión. Hay muchas disimilitudes. Una de las actividades ocurre en un teatro, por ejemplo, mientras que la otra podría suceder en cualquier parte; pero esto es irrelevante, ya que no hay razón para pensar que las cosas que se dicen en un teatro son menos merecedoras de protección por el derecho a la libertad de expresión que las cosas que se dicen en cualquier otro lugar. O, por ejemplo, uno de ellos se habla en voz alta, mientras que el otro podría ser escrito; pero nuevamente, esto es irrelevante, pues no hay razón general para pensar que la palabra hablada es más digna de protección de la libertad de expresión que la palabra escrita.

    Algunas de las diferencias, sin embargo, son relevantes. En el caso del teatro, lo que se expresa es intencionalmente engañoso, mientras que en el caso del folleto, lo que se expresa parece haber sido completamente sincero. Esto, tomado por sí mismo, sin duda hace del caso teatral un mejor candidato a la exención de la protección de la libertad de expresión, y así cuenta como una disimilitud relevante. Además, en el caso del teatro, la acción seguramente tendrá un resultado nocivo; pero en el caso del folleto, no hay garantía de que nadie va a prestar atención o, si lo hace, que se verá influenciado (de hecho, se estableció que nadie había sido persuadido por el folleto). Esto, también, hace que el caso del teatro sea un mejor candidato por la falta de protección por el derecho a la libertad de expresión.

    En definitiva, aunque olvidemos que la frase peligro claro y presente puede ser equívoca, el argumento no puntúa bien en la segunda porción de la condición de evidencia total. Su lógica puede ser juzgada, en el mejor de los casos, como bastante débil. Brillante jurista que era, debo señalar que Oliver Wendell Holmes se basó, como debería haberlo hecho, en mucho más que solo este argumento en apoyo de su conclusión.

    Volvamos ahora al argumento de la excelencia académica. Aquí está la aclaración:

    1. El programa de posgrado de la universidad está atendido por la facultad de la universidad y es académicamente excelente.
    2. El programa de pregrado de la universidad es atendido por la facultad de la universidad.
    3. El programa de pregrado de la universidad es académicamente excelente.

    Hay muchas diferencias entre los programas de posgrado y pregrado de cualquier universidad estatal grande. A los cursos de posgrado, por ejemplo, se les suele asignar números de catálogo más altos que los cursos de licenciatura. Pero esto es irrelevante; los números de catálogo no son como puntuaciones destelleadas por jueces olímpicos, con números más altos yendo a mejores cursos. Otra diferencia es que en las grandes universidades estatales los estudiantes graduados tienden a tener mucha más exposición a la facultad que los estudiantes de pregrado, sus clases son mucho más pequeñas y son impartidas con mayor frecuencia por los miembros regulares de la facultad. Esto es relevante, ya que la exposición de los estudiantes a la facultad puede contribuir poderosamente a la excelencia académica. La conclusión aún puede ser cierta. Pero a pesar de que este argumento le va bien en la primera condición, se desempeña mal en la segunda y por lo tanto su lógica debe considerarse débil.

    Directriz. Al considerar si un argumento de analogía ha satisfecho la condición de evidencia total, pregúntese a continuación, ¿Alguna de las diferencias es relevante? Para responder a esta pregunta, observe hasta qué punto cualquier disimilitud hace que el análogo básico sea un mejor candidato que el análogo inferido para la propiedad inferida.

    EJERCICIOS Capítulo 15, set (c)

    Para cada uno de los argumentos del conjunto (a), hacer tres cosas: (i) declarar una disimilitud irrelevante, y explicar, (ii) explicar cualquier diferencia relevante, y (iii) exponer su evaluación de la lógica del argumento con base en este y el ejercicio anterior.

    Ejercicio de muestra. Ver muestra en el set (a).

    Respuesta de muestra. (i) El programa de básquetbol probablemente tenga una mayor proporción de estudiantes con beca completa que el departamento de inglés. Esto no parece relevante, ya que no hace del inglés un mejor candidato para la preservación ante las dificultades. (ii) La disimilitud más importante es que el departamento de inglés no sólo es un programa académico, sino también uno que es central para la misión de la institución, mientras que el programa de básquetbol es un programa atlético y por lo tanto más periférico a su misión. Esto significa que hay un ímpetu mucho más fuerte para resolver las dificultades del departamento de inglés antes de desbandarlo. (iii) Aunque el argumento está bien en la primera parte de la condición de evidencia total, falla la segunda parte y lógicamente es muy débil.

    El carácter especial de los argumentos desde la analogía

    Argumentos desde la analogía como prestatarios lógicos

    Como habrás notado, cada ejemplo de un argumento a partir de analogía elaborado en este capítulo ha sido declarado lógicamente débil y por lo tanto poco sólido. Esto no es una aberración. Aunque no todos los argumentos de la analogía no son sólidos, sí establecen sus conclusiones con mucha menos frecuencia que cualquier otro tipo de argumento. Platón, en la cita principal de este capítulo, los llama “impostores”. Los argumentos analógicos, a diferencia de cualquier otro argumento que veamos en este libro, tienen una deficiencia lógica incorporada.

    Echemos otro vistazo a la forma lógica de los argumentos a partir de la analogía:

    1. A (análogo básico) es F (similitud básica) y G (similitud inferida).
    2. B (análogo inferido) es F (similitud básica).
    3. B (análogo inferido) es G (similitud inferida).

    ¿Cuál es la fuente de fortaleza lógica para tal argumento? No es la condición de forma correcta; como con cualquier otro argumento inductivo, satisfacer esta condición simplemente califica el argumento para cualquier fuerza que pudiera ser conferida por la condición de evidencia total. No la segunda parte de la condición de evidencia total; la ausencia de diferencias relevantes simplemente significa que no hay evidencia que socave cualquier fuerza que tenga. [2] Esto deja la primera parte de la condición de evidencia total como la única fuente positiva de fortaleza lógica.

    ¿Cómo proporciona fuerza lógica la primera parte de la condición de evidencia total? En virtud de que la similitud básica cuenta a favor de la similitud inferida. Pero, ¿qué cuenta a favor de la media aquí? El único significado que conozco es que se puede ofrecer un argumento sólido para ello. Entonces ahora podemos ver que los argumentos analógicos lógicamente fuertes derivan su fuerza lógica de otro argumento, el argumento que se puede ofrecer a partir de la similitud inferida con la similitud básica. Llamaremos a tal argumento (un argumento de F a G —ver premisa 1 de la forma aclarada anteriormente) un argumento de fondo. Dicho simplemente: la única fortaleza lógica de un argumento analógico se toma prestada de un argumento de fondo.

    Cualquier otro tipo de argumento puede, en principio, dar su fuerza a un argumento de analogía. Por ejemplo, en el capítulo anterior analizamos brevemente el argumento Cada automóvil japonés que he tenido ha sido bien construido, de modo que Toyota probablemente esté bien construido. Podría aclararse fácilmente como argumento a partir de la analogía, aclarado de la siguiente manera:

    1. Todos los autos japoneses que he tenido han sido japoneses y han sido bien construidos.
    2. [Ese Toyota es un auto japonés.]
    3. Que Toyota esté bien construido.

    Si la similitud es relevante en este caso, es porque el argumento de fondo es una generalización inductiva lógicamente fuerte que va desde mi experiencia con los autos japoneses (la similitud básica) hasta la conclusión de que los autos japoneses en general están bien construidos (la similitud inferida). El argumento de la analogía es lógico sólo si esta generalización funciona. Entonces toma prestada su fuerza lógica de una generalización inductiva.

    El siguiente pasaje, de Science News, proporciona un segundo ejemplo de lógica prestada en un argumento a partir de la analogía.

    El concepto de “año añejo” adquirió un nuevo significado esta semana cuando dos científicos presentaron la primera evidencia química de que el vino existía ya en torno al 3500 a.C. Habían notado una mancha roja mientras ensamblaban frascos excavados en un sitio iraní. Compararon la mancha con una mancha similar en una vasija egipcia antigua que se sabe que contenía vino. Los investigadores rasparon el residuo rojizo de los frascos y analizaron las muestras con espectroscopia infrarroja. Los residuos de las jarras iraníes y egipcias se parecían y estaban llenos de ácido tartárico, un químico naturalmente abundante solo en las uvas. “Esos cristales son una firma para el vino”, dice un investigador.

    El argumento puede aclararse así:

    1. El frasco egipcio tenía cierta mancha roja y contenía vino.
    2. El frasco iraní tenía la misma mancha roja.
    3. Esa jarra iraní contenía vino.

    En este caso, si la similitud es relevante es porque el argumento de fondo es un argumento explicativo sólido (de un tipo lo cubriremos a fondo en el siguiente capítulo) que establece que las manchas rojas (la similitud básica) tienen propiedades que mejor se explican como causadas por el vino (la similitud inferida) . La fuerza lógica de este argumento se toma prestada de un argumento explicativo.

    Como último ejemplo, los argumentos de la analogía pueden incluso tomar prestada su fuerza lógica de los argumentos deductivos. Considerar los contraejemplos de validez del Capítulo 10. En ese capítulo comenzamos con un argumento de Sócrates invertido e inválido:

    1. Todos los hombres son mortales.
    2. Sócrates es mortal.
    3. Sócrates es un hombre.

    Entonces ofrecimos como contraejemplo de validez este argumento atlántico obviamente inválido (por premisas verdaderas y falsas conclusiones):

    1. Todos los estanques son cuerpos de agua.
    2. El Océano Atlántico es un cuerpo de agua.
    3. El Océano Atlántico es un estanque.

    De esta manera vimos que el argumento de Sócrates era inválido. Como cualquier contraejemplo de validez, el razonamiento puede representarse como un argumento a partir de la analogía, aclarado de la siguiente manera:

    1. El argumento atlántico tiene cierta forma y no es válido.
    2. El argumento Sócrates tiene la misma forma.
    3. El argumento Sócrates no es válido.

    Aquí la relevancia de la similitud depende de un argumento de fondo deductivo; para la manera de argumentar que una cierta forma (la similitud básica) es inválida (la similitud inferida) es mediante el uso de este argumento válido afirmando el antecedente, que tiene una primera premisa evidentemente verdadera:

    1. Si la forma de un argumento es tal que es posible que las premisas sean verdaderas y la conclusión falsa, entonces el argumento no es válido.
    2. Esta forma particular es tal que es posible que las premisas sean verdaderas y la conclusión falsa.
    3. El argumento no es válido.

    En este caso, la fuerza lógica del argumento analógico se toma prestada de una deducción sólida.

    Por su propia naturaleza, entonces, cuando un argumento analógico funciona funciona sobre la lógica prestada. Los dos análogos sirven principalmente para interponerse en el camino proporcionando una base para diferencias relevantes. Es el argumento de fondo, que ignora los análogos y se ocupa únicamente de las similitudes básicas e inferidas, el que sirve como motor del argumento. Al final, el argumento de fondo no puede ser en sí mismo algún otro argumento de analogía, ya que el argumento de fondo dependería de un argumento de fondo (y así sucesivamente).

    Aquí hay dos lecciones prácticas. Primero, si se puede ver cuál es el argumento de fondo, tráelo al primer plano cuando aclare el argumento, abandonando la forma analógica. El argumento Toyota, por ejemplo, sería mucho más fácil de evaluar adecuadamente si se aclarara como un argumento complejo compuesto por una generalización inductiva y un argumento de frecuencia (como se ilustra en el capítulo 14); y el argumento del jar iraní, igualmente, si se parafraseara como argumento explicativo. Segundo, si no puedes ver cuál es el argumento de fondo, normalmente deberías resistir la tentación de juzgarlo como lógicamente fuerte hasta que entiendas mejor el argumento de fondo. Como se señaló al inicio del capítulo, los argumentos analógicos están hechos a medida para la forma en que funcionan nuestras mentes, lo que los hace extraordinariamente persuasivos. Pero su dependencia inherente de los préstamos lógicos también los hace muy buenos para ocultar defectos lógicos. Cuando un vendedor de autos persuasivo no te deja abrir el capó para inspeccionar el motor, puede ser prudente comprar en otro lugar.

    Directriz. Cuando se pueda ver claramente el argumento de fondo, esclarlo más que el argumento de la analogía. Cuando no se puede ver el argumento de fondo, normalmente debe reservar el juicio final sobre la fuerza de la lógica del argumento.

    Argumentos desde la analogía como prestamistas psicológicos

    Desde un punto de vista lógico, los argumentos analógicos son prestatarios. Pero desde un punto de vista psicológico, muchas veces ponen otros argumentos profundamente en su deuda. Pueden insinuar así como esconderse.

    Miren, por ejemplo, el argumento de la jarra iraní. La analogía entre las dos manchas es lo que sugirió a los investigadores que la jarra alguna vez había contenido vino. Esto puso en marcha un esfuerzo de investigación en el que muestras raspadas de ambos frascos fueron examinadas por espectroscopia infrarroja, revelando cristales que eran “una firma para el vino”. Quizás se podría decir que esta nueva evidencia convierte el argumento analógico inicial de uno meramente sugerente en uno lógicamente fuerte, al mostrar cuán relevante es la similitud básica (misma mancha roja) con la similitud inferida (que contenía vino). Pero sería mucho más claro decir simplemente que el argumento de fondo desplaza al argumento de la analogía. El razonamiento analógico ha dado un poderoso impulso psicológico al programa de investigación al producir la idea sugerente. Aún así, cualquier fuerza lógica que obtenga de ese programa de investigación se toma prestada del argumento de fondo, es decir, del argumento explicativo sobre los cristales desarrollado por los investigadores. La claridad aumenta si la analogía inicial deja de darse cuenta alguna del soporte lógico para la conclusión, siempre y cuando permanezca como una característica central de la historia del descubrimiento. [3]

    Los argumentos analógicos pueden dar un valioso impulso psicológico a la indagación de todo tipo. Consideremos el argumento de la libertad de expresión. Aunque no te convenza la analogía propuesta entre gritar fuego y distribuir folletos, sin duda es sugerente. En particular, sugiere que te equivocas si piensas que todas las expresiones están protegidas. Además, sugiere una forma de razonar sobre cuáles no están protegidos, es decir, pensando en los posibles peligros que ocasiona el discurso en cuestión. Si esa forma de razonamiento tiene éxito, el argumento de la analogía obtiene crédito psicológico por sugerirlo, aunque no obtenga crédito lógico por apoyarlo.

    El filósofo del siglo XIX John Stuart Mill declaró acertadamente que los buenos razonadores considerarán cualquier argumento analógico como una “guía, señalando la dirección en la que deben procesarse investigaciones más rigurosas”. Los argumentos de la analogía sirven brillantemente a una función necesaria en el razonamiento. Estaríamos perdidos sin buenos postes de guía. Pero no debemos confundirlos con destinos.

    EJERCICIOS Capítulo 15, set (d)

    Aclarar y evaluar completamente cada uno de los argumentos a partir de la analogía. En los casos en que pueda ver el argumento de fondo, puede aclarar y evaluar ya sea el argumento analógico o el argumento de fondo.

    1. Sólo he visto una película de Hitchcock— Psicosis. Fue aterrador. Probemos Los Pájaros. Apuesto a que también va a dar miedo.
    2. Para resolver nuestros problemas de drogas, en lugar de proscribir los medicamentos debemos hacerlos lo más seguros y libres de riesgos y, sí, lo más saludables posible. Es como el sexo. Reconocemos que las personas seguirán teniendo relaciones sexuales por razones no reproductivas, sean cuales sean las leyes, y con eso en mente tratamos de que las prácticas sexuales sean lo más seguras posible para minimizar la propagación de las enfermedades de transmisión sexual.
    3. Pregunta (investigador, a un rector universitario): “¿Su administración realizará revisiones o investigaciones de los miembros de su facultad sin que se les informe del hecho?”

    R: “Creo que es muy posible. Creo que sucedió en este caso”.

    P: “¿Considera que eso es adecuado y apropiado?”

    A: “¿Opinión personal? Sí”.

    P: “¿Me puedes decir por qué?”

    R: “No lo sé. ¿Por qué no? Supongo que en una analogía, no creo que J. Edgar Hoover, por ejemplo, alguna vez haya avisado a todos los que estaba investigando que estaban siendo investigados”.

    P: “Pero él, J. Edgar Hoover, no dirigía una universidad”. — Lingua Franca

    1. Breceda y socorristas arriba y abajo de la playa subrayaron los peligros de dormir en la playa por la noche. “La gente que sale herida es prácticamente inocente”, dijo Breceda. “Pasean por la playa de Puerto Vallarta a las 3 de la mañana y no pasa nada, y así asumen que está bien hacerlo aquí. Pero aquí ocurre una situación completamente diferente”. Además de los peligros que representan los asaltantes y violadores, las personas que duermen en la playa también podrían ser atropelladas por barrenderos. — Los Angeles Times (Consideremos el argumento atribuido a las personas que duermen en la playa.)
    2. Pregunta: ¿Seguramente la sociedad tiene derecho a librarse de un hombre como Ted Bundy? Respuesta: Mi principal oposición a la pena de muerte es lo que le hace a la sociedad. Nuestra sociedad mata a personas en jaulas. Es como ir a cazar en un zoológico. En la jaula no son peligrosos, pero ejecutarlos es muy peligroso, para nosotros”. —I. Gray y M. Stanley, eds., Un castigo en busca de un crimen: estadounidenses hablan en contra de la pena de muerte
    3. “En su reunión de agosto de 1945 en Potsdam, Truman comentó a un ayudante, 'Stalin está tan cerca como Tom Pendergast como cualquier hombre que conozco”. Pendergast era un jefe de máquina de Missouri que ayudó a que Truman fuera elegido para el Senado. Por alguna razón superficial Truman concluyó que, al igual que Pendergast, Stalin era un hombre con el que se podía tratar, un hombre de palabra. 'Llevó a Truman a creer que Stalin celebraría elecciones libres en Europa del Este', dice Deborah Larson, politóloga de UCLA”. — Prensa Asociada
    4. Gerry Spence se desempeña como el abogado defensor pro bono de un “terrorista ambiental” que incrustó placas metálicas en árboles para que las excavadoras quedaran destrozadas (y, potencialmente, los conductores heridos). Se le pregunta si los árboles “desgarradores de monos” alguna vez se justifican. La respuesta de un trineo de manos de Spence revela por qué gana tantos casos: “En la mayoría de las circunstancias, infringir la ley es impropio. Ahora, supongamos que un tractor está a punto de atropellar a un niño. ¿Es impropio demoler el tractor? Supongamos que el tractor iba a atropellar algo inanimado, una pintura de Van Gogh que costó 32 millones de dólares. Ahora bien, ¿qué pasa con un tractor corriendo por un árbol? ¿Un árbol de crecimiento original de 400 años?” — Forbes
    5. “Los hombres reflexivos y de mente derecha colocan su homenaje y consideración por la mujer sobre una conciencia instintiva de que sus cualidades no masculinas, ya sean llamadas debilidades, debilidades, o lo que queramos, son las fuentes de su característica y una fuerza especial dentro del área de su legítimo empeño. En la guerra real, son los hombres los que van a la batalla, soportando penurias y privaciones y sufriendo enfermedades y muerte por la causa que siguen. Son las madres, esposas, y doncellas prometidas, quienes ni siguiendo el campamento ni peleando en batalla, constituyen en casa un ejército de constancia y amor de mujeres cuyos corazones anhelantes hacen que los hombres sean valientes y patrióticos. Entonces, en la guerra política, es perfectamente apropiado que la contienda y la batalla reales se distribuyan entre los hombres, y que la influencia de la mujer, que irradia desde los hogares de nuestra tierra, inspire a fines y propósitos altísimos a quienes luchan por la derecha”. —Grover Cleveland, Diario de Damas Hogar, 1905
    6. Un filósofo, argumentando que los derechos de una víctima de violación a tomar decisiones sobre su cuerpo pueden ser más importantes que el derecho a la vida de un feto, desarrolla la siguiente analogía: “Déjame pedirte que te imagines esto. Te despiertas por la mañana y te encuentras espalda con espalda en la cama con un violinista inconsciente. Un famoso violinista inconsciente. Se le ha encontrado que tiene una dolencia renal fatal, y la Sociedad de Amantes de la Música ha sondeado todos los registros médicos disponibles y ha descubierto que usted solo tiene el tipo de sangre adecuado para ayudar. Por lo tanto, te han secuestrado, y anoche el sistema circulatorio del violinista fue enchufado al tuyo, para que tus riñones puedan ser utilizados para extraer venenos de su sangre así como de la tuya propia. El director del hospital ahora te dice: 'Mira, lamentamos que la Sociedad de Amantes de la Música te haya hecho esto, nunca lo habríamos permitido si hubiéramos sabido. Pero aún así, lo hicieron, y el violinista ahora está enchufado a ti. Desenchufarte sería matarlo. Pero no importa, es sólo por nueve meses. Para entonces se habrá recuperado de su dolencia, y podrá ser desenchufado con seguridad de usted. ' ¿Le corresponde moralmente acceder a esta situación?” —Judith Jarvis Thompson, Filosofía y Asuntos Públicos
    7. “Mira alrededor del mundo. Contempla la totalidad y cada parte de ella. Encontrarás que es como una gran máquina, subdividida en un número infinito de máquinas menores, que de nuevo admiten subdivisiones en un grado más allá de lo que los sentidos y facultades humanos pueden rastrear y explicar. Todas estas diversas máquinas y sus partes se ajustan entre sí con una precisión que aplasta en admiración a todos los hombres que alguna vez las han contemplado. De esto podemos ver que la curiosa adaptación de los medios a los fines en toda la naturaleza se asemeja exactamente, aunque sobrepasa mucho, a la adaptación de los medios a los fines en las cosas hechas por los seres humanos. Dado que, por tanto, los efectos se asemejan entre sí, nos llevan a inferir, por todas las reglas de la analogía, que las causas también se asemejan, y que hay un Autor de la Naturaleza que es algo parecido a la mente del hombre, aunque poseído de facultades mucho mayores, proporcionales a la grandeza de la obra que tiene ejecutados. Por lo tanto probamos a la vez la existencia de Dios y su similitud con la mente y la inteligencia humanas”. —David Hume, Diálogos sobre la religión natural

    Resumen de Chapter Fifteen

    Los argumentos de la analogía suelen sostener que debido a que dos ítems son iguales en un aspecto, son iguales en otro aspecto. El análogo básico se compara con el análogo inferido; debido a que tienen la similitud básica en común, se concluye que el análogo inferido también tiene la similitud inferida.

    La condición total de evidencia tiene dos partes. Primero, la similitud básica debe ser relevante, es decir, debe contar para la presencia de la similitud inferida. En segundo lugar, no debe haber diferencias que sean relevantes, es decir, cualquier disimilitud entre los dos análogos no debe hacer del análogo básico un mejor candidato para la propiedad inferida. El argumento es lógicamente más débil en la medida en que falla en cualquiera de estas dos áreas.

    Su única fuerza lógica positiva proviene del argumento de fondo que establece que la similitud inferida se deriva de la similitud básica; así, se toma prestado cualquier éxito lógico que tengan los argumentos analógicos. Esto hace que sea especialmente importante prestar mucha atención a la primera parte de la condición total de evidencia. Por otro lado, los argumentos analógicos juegan un papel psicológico importante en la sugerencia de líneas de razonamiento, por lo que deben cultivarse para ese propósito.

    Lineamientos para el Capítulo Quince

    • Estructurar argumentos a partir de la analogía, cuando sería leal hacerlo, identificando cuatro cosas —los análogos básicos e inferidos y las similitudes básicas e inferidas—, insertando luego cada una en su lugar apropiado en la forma. Recuerde que la segunda premisa, que declara la similitud básica, suele ser implícita.
    • Al considerar si un argumento de analogía ha satisfecho la condición de evidencia total, primero pregunten, ¿Es relevante la similitud básica? Para responder a esta pregunta, fíjese en qué medida la similitud básica cuenta a favor de la similitud inferida.
    • Cuando la similitud básica es descrita por un término general, considere si su significado cambia de un uso a otro. Si cambia lo suficiente como para afectar la solidez del argumento, revise su aclaración para eliminar la ambigüedad.
    • Al considerar si un argumento de analogía ha satisfecho la condición de evidencia total, pregúntese a continuación, ¿Alguna de las diferencias es relevante? Para responder a esta pregunta, observe hasta qué punto cualquier disimilitud hace que el análogo básico sea un mejor candidato que el análogo inferido para la propiedad inferida.
    • Cuando se pueda ver claramente el argumento de fondo, esclarlo más que el argumento de la analogía. Cuando no se puede ver el argumento de fondo, normalmente debe reservar el juicio final sobre la fuerza de la lógica del argumento.

    Glosario para el Capítulo Quince

    Análogos —las dos cosas (o clases de cosas) que se dice que son similares en un argumento de analogía.

    Argumento de analogía —argumento que afirma que por ser dos elementos iguales en un aspecto, son iguales en otro aspecto. Pueden ser representados por esta forma:

    1. A es F y G.
    2. B es F.
    3. * B es G.

    Argumento de fondo —argumento que muestra que la similitud inferida (de un argumento analógico) se deriva de la similitud básica— es decir, un argumento que demuestra que la similitud básica es relevante.

    Análogo básico —en un argumento de analogía, el ítem con el que presumiblemente estamos más familiarizados, que presumiblemente se sabe que tiene tanto las similitudes básicas como las inferidas.

    Similitud básica —en un argumento a partir de la analogía, la propiedad que comparten los dos análogos, presumiblemente sin controversia.

    Falacia de la falsa analogía —el error de utilizar un argumento de analogía en el que la similitud básica no es relevante o en el que existen diferencias relevantes entre los análogos básicos e inferidos. Debido a que este término no dice nada sobre lo que precisamente ha salido mal con el argumento, es mejor explicar más específicamente cómo es que no se ha satisfecho alguna condición necesaria para la solidez. También se llama la falacia de la analogía defectuosa.

    Análogo inferido —en un argumento de analogía, el ítem en cuestión, sobre el cual el argumento está sacando su conclusión.

    Similaridad inferida —en un argumento de analogía, la propiedad que se alega que tiene el análogo inferido porque el análogo básico lo tiene.


    1. Los británicos suelen deletrear análogo. Históricamente, el término fue analogón.
    2. La segunda parte de la condición de evidencia total para argumentos de frecuencia opera de la misma manera.
    3. Para utilizar la terminología mencionada en otra parte del texto, es importante en el contexto del descubrimiento, pero no en el contexto de la justificación.

    This page titled 6.3: Capítulo Quince- Argumentos desde la analogía is shared under a CC BY-NC 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by David Carl Wilson (University of Minnisota Libraries) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.