Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

5.3: Evaluación de reclamos a pericia

  • Page ID
    93590
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Las apelaciones a los peritos pueden considerarse como argumentos con la siguiente forma:

    Premisa: Un experto en el tema dice que X es cierto.

    Conclusión: Por lo tanto, X es cierto.

    O, dividiendo la premisa en partes más pequeñas:

    Premisa 1: E es un experto en el tema S.

    Premisa 2: Reclamación X involucra al sujeto S.

    Premisa 3: E dice que X es verdad.

    Conclusión: Por lo tanto, X es cierto.

    No solemos decir este tipo de cosas explícitamente cuando citamos a un experto para convencer a otros de que X es cierto. Pero solemos pasar por este tipo de razonamiento (aunque no siempre consciente o explícitamente) cada vez que confiamos en un experto. Dichos argumentos no tienen validez deductiva. ¿Por qué no? Porque hasta los mejores expertos pueden equivocarse. Pero en el caso de apelaciones legítimas a la autoridad, el argumento a menudo será inductivamente fuerte. Cuanto mejor sea la autoridad, y cuanto más estén de acuerdo las autoridades sobre el tema en cuestión, más fuerte será el argumento.

    Al evaluar los reclamos o asesoramiento de un posible experto, debemos hacernos las siguientes siete preguntas:

    1. ¿Nos importa lo suficiente el tema como para tratar de evaluar a quienes dicen ser expertos al respecto?
    2. ¿Es el campo en el que incluso hay expertos?
    3. ¿La fuente es experta en el tema relevante?
    4. ¿Se ha citado con exactitud la fuente?
    5. ¿Es el tema en el que los expertos están (en su mayoría) de acuerdo?
    6. ¿La afirmación de la fuente es muy inusual o sorprendente?
    7. ¿Hay alguna razón para pensar que la fuente podría estar sesgada o equivocada en este caso en particular?

    Consideraremos estos asuntos a su vez.

    ¿El tema es importante para nosotros?

    La información suele ser muy valiosa. Lo que no sabes puede hacerte daño. Incluso te puede matar. Supongamos que las pruebas muestran que usted (o su hija de diez meses, o su abuelo de sesenta años) tiene una forma grave de cáncer. Diversos tratamientos están disponibles, cada uno con sus ventajas y sus inconvenientes. Aquí, querrás conocer qué opinan los expertos sobre los méritos de diversos tratamientos antes de decidir qué hacer. En efecto, sería muy sensato obtener más de una opinión.

    Pero la información no es intrínsecamente valiosa. Más no siempre es mejor. El truco es saber cuándo necesitas información y cuándo no (un truco aún mayor es reunir la energía para ir a buscarla cuando sabes que la necesitas). Mucha información es inútil. Ninguna persona normal sentirá la necesidad de conocer el número exacto de briznas de pasto en su patio delantero, al menos no lo suficiente para contarlas. Mucha información no es relevante para nuestras preocupaciones. Además, incluso cuando lo es, suele haber un costo para adquirirlo. Se necesita tiempo y esfuerzo leer las cosas relevantes y platicar con las personas relevantes, y en muchos casos el retorno de esta inversión no es lo suficientemente grande como para justificar el esfuerzo.

    La información tampoco es intrínsecamente importante. La información que es importante para ti en un momento dado depende de tus necesidades e intereses en ese momento. Si Wilbur hace diez años hace un reclamo sobre el récord de OU en el fútbol, puede dudar de su recuerdo, pero el tema probablemente no importa lo suficiente para que lo revises. Pero si tienes mucho dinero montando en una apuesta sobre el récord de OU en la última década, sería importante averiguar si Wilbur realmente es confiable sobre tales cosas. Que esto sea así o no depende de tus prioridades y de la situación. Es posible dedicar demasiado tiempo a recopilar información que no necesitamos y muy poco tiempo recopilando información que sí necesitamos. Pero la mayoría de nosotros erramos mucho más en la dirección de obtener menos información de la que necesitamos, en lugar de obtener demasiada. Entonces, nos enfocaremos en eso aquí.

    También hay casos en los que necesitamos más información pero no hay tiempo para obtenerla. Si estás conduciendo por una carretera rural y encuentras a alguien que está sangrando mucho después de un accidente de motocicleta, sería muy útil saber un buen trato sobre primeros auxilios. Pero no tienes tiempo para adquirir la información que necesitas. Es útil adquirir tal habilidad en primeros auxilios, pero siempre habrá situaciones para las que no estamos preparados, y aquí debemos hacer lo mejor que podamos.

    ¿Hay Incluso Expertos en el Campo Relevante?

    En algunas áreas, puede que no haya ningún experto en absoluto. ¿Hay gente en la que podamos confiar para decirnos el mejor nombre para darle a nuestro nuevo gato, o si Capitán América y Superman serían amigos si fueran personas reales? En casos extremos, la gente dice saber cosas que no podrían conocerse, al menos ahora no. Nadie, por ejemplo, ahora puede saber si hay vida inteligente en otros planetas (aunque algunas personas pueden hacer estimaciones más informadas sobre tales cosas que otras). En los casos en los que no se puede estar seguro de quién, si alguien, es un experto, lo mejor es mantener la mente abierta y permanecer indeciso o, si siente que debe tener alguna opinión, aceptar una opinión muy tentativa y provisionalmente.

    ¿Es la Fuente un Experto en el Tema Relevante?

    Solo podemos confiar en un experto en asuntos que caen dentro de su campo de especialización. Entonces, siempre es importante preguntarse si es probable que la fuente sea confiable sobre el tema en cuestión. Los anuncios con endosos de celebridades a menudo muestran a personas que no son expertas sobre los productos que halagan. Lebron James probablemente sabe mucho de nutrición, pero no se puede confiar en él para saber si los Wheaties son más nutritivos que los cereales comparables.

    En la mayoría de los casos, sin embargo, el anuncio probablemente no esté realmente diseñado para llamarnos a la experiencia. Es tan obvio que las celebridades rara vez son expertos en las cosas que venden que no es probable que nos dejen llevar por ellos. Dichos anuncios probablemente están dirigidos más a que nos identifiquemos emocionalmente con un producto porque nos gusta (o queremos ser como) la celebridad que lo vende.

    A menudo se citan las opiniones de personajes famosos sobre asuntos en los que no hay expertos. Albert Einstein es uno de los mayores físicos que jamás haya vivido, y sí pensó detenidamente en muchas cosas. Aun así, hay pocas razones para pensar que descubrió verdades profundas sobre la religión o la ética. Con la explosión del conocimiento, también hay gente que era experta en un campo, pero que no se mantenía al día con las cosas. Si su información está suficientemente desactualizada, pueden parecer expertos cuando ya no lo están.

    ¿El experto cotiza con precisión?

    No hace falta decir que la fuente necesita ser citada con precisión, pero muchas veces no logramos hacerlo. Por lo general, nadie se molesta en verificar, por lo que una cita errónea o una paráfrasis inexacta escapa fácilmente al aviso. La mala cita a veces es intencional; puede ser útil citar a alguna persona respetada para ayudar a hacer nuestro caso. Pero la memoria humana es muy falible, y una cita errónea a menudo resulta de un error honesto. También es posible citar a alguien con precisión, pero sacar su comentario fuera de contexto u omitir diversas calificaciones que harían. Tales citas también son de poco valor para construir un buen atractivo para la experiencia.

    ¿Están los Peritos en Acuerdo Sustancial?

    Expertos en cualquier área estarán en desacuerdo de vez en cuando, pero en algunas áreas el desacuerdo es el típico estado de cosas. Por ejemplo, existe un considerable desacuerdo entre los buenos economistas sobre los pronósticos económicos a largo plazo o sobre las tendencias que tomará el mercado de valores. Hay poco consenso entre los meteorólogos sobre los pronósticos meteorológicos de largo alcance. Científicos capaces no están de acuerdo sobre la probabilidad de que haya vida en otros planetas. Cuando tal desacuerdo es generalizado, algunos de los expertos están obligados a estar equivocados, y no podemos esperar razonablemente que el experto en el que nos basamos sea uno de los que resulte tener razón.

    No podemos esperar un acuerdo total entre todos los expertos, claro, por lo que nuevamente enfrentamos una cuestión de grado (cuanto más acuerdo entre los expertos mejor). En los casos en que el desacuerdo razonable es inevitable, es imposible confiar acríticamente en expertos, y debes obtener tanta información como puedas y pensar críticamente sobre los temas por ti mismo.

    ¿Es el reclamo inusualmente sorprendente?

    Cuando alguien hace una afirmación de que casi todos están de acuerdo en que es cierto (por ejemplo, que Estados Unidos está en Norteamérica), no necesita construir un caso para ello. La vida es corta, y no queremos escuchar argumentos para apoyar todo lo que alguien dice. Pero si alguien hace una afirmación sorprendente, polémica o inverosímil (por ejemplo, que las vacunas causan autismo), entonces es su responsabilidad dar razones para su afirmación.

    Cuanto más inverosímil sea el reclamo, más pesada será su carga de prueba. El punto básico es que la gente puede equivocarse, y si una afirmación es sumamente sorprendente, puede ser mucho más probable que la fuente cometiera un error (o esté mintiendo) que que la afirmación sorprendente sea cierta (volveremos a este tema cuando discutamos apelaciones a la ignorancia en el capítulo 10.)

    ¿Es probable que el experto esté sesgado o equivocado?

    Los expertos son sólo humanos, y están sujetos a los mismos sesgos y defectos que el resto de nosotros.

    Intereses creados

    En algunos casos, un experto puede tener una razón para engañarnos. Cada minuto nace un lechón, y los expertos pueden usar sus credenciales para aprovechar esto. Siempre habrá personas con títulos avanzados o años de capacitación que ofrezcan una solución rápida a cambio de un dólar rápido. Los médicos que trabajan para empresas tabacaleras realizaron muchos estudios que supuestamente no lograron establecer los efectos nocivos del tabaquismo.

    Si es obvio que alguien puede ganar si seguimos sus consejos, es probable que sospechemos. Pero no siempre está claro cuándo es así. Por ejemplo, un asesor financiero calificado a menudo obtiene un recorte si invierte su dinero en los fondos mutuos que recomienda. El ajustador de la compañía aseguradora bien puede ser un experto en techos, pero puede ser de su interés que la compañía de seguros te pague lo menos posible. Por supuesto, esas personas suelen ser honestas y sí dan buenos consejos, pero siempre es importante saber si otros tienen algo que ganar antes de que sigamos sus consejos.

    También es importante tener en cuenta que muchas veces tenemos sesgos sin siquiera darnos cuenta. Hablaremos de esto en detalle en el capítulo xx, pero por ahora basta señalar que el interés personal de una persona puede estar tan arraigado en la forma en que ve el mundo que tal vez ni siquiera se den cuenta de que está llevando a recomendaciones sesgadas.

    Errores honestos

    A veces un experto tiene buenas intenciones pero sigue siendo propenso al error por alguna razón u otra. Un árbitro que suele ser bueno para decir si un jugador de basquetbol fue culpable de cobrar puede faltar a una llamada porque no vio la acción con claridad. Un psiquiatra concienzudo que es experto en detectar problemas en adolescentes puede tener un punto ciego cuando se trata de sus propios hijos.


    This page titled 5.3: Evaluación de reclamos a pericia is shared under a CC BY-NC 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Jason Southworth & Chris Swoyer via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.