Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

3.1: Una lectura cercana de los detalles

  • Page ID
    100919
    • Anonymous
    • LibreTexts
    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Objetivos de aprendizaje
    • Entender cómo proporcionar una lectura cercana de diferentes tipos de detalles.
    • Explicar cómo proporcionar una lectura cercana de obras creativas, no ficción y experiencias personales.
    • Discutir cómo extender las implicaciones de palabras cargadas, lenguaje metafórico, imágenes y sonidos.

    Dondequiera que volteamos, escuchamos a la gente involucrarse en análisis Sentado en una cafetería, escuchamos a otros adictos a la cafeína discutiendo sobre las tendencias dietéticas, la política y los últimos éxitos de taquilla. Al ver televisión, escuchamos a comentaristas deportivos discutir qué equipo tiene la mejor oportunidad de ganar el Super Bowl, los comediantes se burlan de las últimas tendencias culturales y los presentadores de programas de entrevistas dan conferencias a sus invitados sobre la repugnancia moral de sus acciones. Aún la mayor parte del tiempo me encuentro insatisfecho con el nivel de estas conversaciones. Demasiadas personas tiran juicios generales que no pueden defender mientras que demasiadas otras asienten sin pensar de acuerdo. Si más personas realmente se tomaran el tiempo para examinar cuidadosamente sus temas, podrían descubrir y articular perspectivas más satisfactorias y valiosas. Este capítulo te ayudará a considerar los componentes que componen tu tema de una manera que evita las trampas de una mente cerrada, tratando de hacer que todo encaje en una interpretación ya hecha, o una mente vacía, dándole a tu sujeto una lectura rápida o una mirada superficial.

    La mejor manera de comenzar tu análisis es con una mente atenta, abierta; algo que es más difícil de lo que a la mayoría de nosotros nos importa admitir. Nuestros músculos analíticos suelen crecer flácidos por falta de uso ya que nos apresuramos de una tarea a la siguiente, rara vez haciendo una pausa lo suficiente como para considerar algo a nuestro alrededor. Desde temprana edad, abrumados por la escuela, las actividades programadas y las tareas, descubrimos que es mucho más fácil aceptar las explicaciones de otra persona que pensar por nosotros mismos. Además, rara vez se fomenta el pensamiento original, especialmente en la escuela donde desviarse de la perspectiva del maestro rara vez da como resultado buenas calificaciones. Por lo tanto, no debería sorprendernos que la capacidad de ralentizar el tiempo suficiente para considerar a fondo un tema sea, para la mayoría de nosotros, difícil, y no algo que venga naturalmente. Sin embargo, definitivamente vale la pena hacerlo. ¿Recuerdas cómo Jeff, el estudiante frustrado del Capítulo 1, perdió horas mirando la pantalla de su computadora porque no pensó muy profundamente en La tempestad cuando la leyó por primera vez? Prestar mucha atención cuando te encuentres por primera vez con un sujeto te ahorrará tiempo en el camino.

    Aprender a priorizar los detalles en los que enfocarse es tan importante como aprender a prestar mucha atención a un tema. Cada detalle no garantiza la misma cantidad de contraprestación. Considera, por ejemplo, conocer a alguien en una fiesta que relata cada detalle de lo que le pasó a lo largo del día (me desperté a las 6:58 a.m., me cepillé cada uno de los dientes, desayuné consistente en dos tercios de cereal y un tercio de leche...). ¿Quién no intentaría encontrar una excusa para trasladarse al otro lado de la habitación? De igual manera, a veces los maestros les dicen a los alumnos que se aseguren de que usen muchos detalles concretos en sus ensayos. Sí, los detalles concretos son buenos para incluir y examinar, pero sólo si importan. Te arriesgas a aburrir a tu lector si simplemente incluyes detalles por su propio bien sin explorar lo que los hace importantes. Al leer esta sección, tenga en cuenta que no tiene que prestar la misma atención a todo tipo de detalles presentados. En su lugar, concéntrese en aquellos que son más esenciales para su tema y propósito.

    Eventos, Parcelas y Acciones

    Por lo general, el primer detalle que relatamos cuando alguien nos pregunta “¿qué hay de nuevo?” es un evento importante o una acción reciente que hemos tomado en nuestra vida: “Corrí un maratón el domingo, descubrí que entré a la escuela de leyes, me comprometí con mi novia”. Los eventos y acciones también tienden a ser lo primero que consideramos sobre nuestros temas. A veces las acciones son abiertas —vemos una película sobre un superhéroe que salva una ciudad; a veces están implícitas— vemos una pintura de una cara angustiada y asumimos que algo malo debe haber sucedido recientemente. Los eventos y acciones tienden a consumir la mayor parte de nuestra atención, ya sea que nos ocurran a pequeña escala individualmente o a gran escala a toda una ciudad, país o cultura.

    El tema que más se centra en este tipo de detalles es, por supuesto, la historia. Ciertos acontecimientos son tan centrales para una época particular que se estudian una y otra vez, a menudo con diferentes perspectivas y conclusiones. Tomemos, por ejemplo, el gran evento de 1492. Hasta que llegué a la universidad, me dijeron que este era el año en que Colón descubrió América. Más tarde descubrí que muchos historiadores no están de acuerdo con esta valoración de lo sucedido. En primer lugar, no se puede descubrir un lugar que ya se ha encontrado, sin embargo, el hecho de que la gente ya estuviera viviendo en Estados Unidos siempre fue ignorado en mis textos de historia de secundaria. Dado que muchos nativos americanos tenían formas de gobierno y agricultura más sofisticadas que sus homólogos europeos hace que este descuido parezca particularmente preocupante. E incluso si tuviéramos que revisar la evaluación para afirmar que “Colón fue el primer europeo en descubrir América”, eso también estaría equivocado. Nuevos descubrimientos de asentamientos vikingos en el sur de Canadá y el norte de Estados Unidos sugieren que vencieron a Colón por varias décadas. Comprender el evento a la luz de estos hechos puede hacer que revisemos la valoración del evento a “Colón presentó a las Américas a los pueblos de Europa” o, de manera menos caritativa, “Colón abrió las Américas al imperialismo europeo moderno”.

    Esto no quiere decir que ahora debamos considerar a Colón como una figura nefasta (al menos desde el punto de vista de los nativos americanos). No podría haber anticipado los siglos de conquista que seguirían a su llegada. Muchas veces en la historia, las personas están atrapadas en fuerzas que no entienden del todo. Lo mismo es cierto cuando examinas las acciones de personajes de ficción. Por ejemplo, a veces los personajes crean la condición para su propia caída, lo que nos inspira a aprender de sus errores. Otras veces, los personajes pueden actuar noblemente pero llegar a malos fines de todos modos. Tales tramas pueden animarnos a tratar de cambiar el sistema que premia el mal comportamiento y castiga el bien, o pueden dejarnos frustrados por la naturaleza aparentemente aleatoria de nuestra existencia.

    En los primeros diez minutos de la película Office Space de Mike Judge, todas las acciones se solidifican en una actitud muy definitiva sobre los problemas con el lugar de trabajo moderno.Mike Judge, dir., Office Space (Twentieth Century Fox, 1999). La música enojada suena cuando vemos una toma anterior de un típico atasco de tráfico del sur de California. Ahora lo vemos desde la perspectiva de Peter Gibbons, uno de los desafortunados conductores que intentan atravesar el atasco. Se mueve un par de pies, frena; mueve un par de pies más, frena. Intenta cambiar de carril, pero cada vez que hace el que acaba de dejar comienza a moverse y el que se mueve llega a un alto de molienda. Todo este tiempo, un anciano con andador, que alguna vez estuvo detrás de él en una acera adyacente, lo ha atrapado y lo ha pasado. Pedro responde con una llamarada momentánea de ira que termina con un suspiro de resignación. Después de que la cámara cambia a algunos de sus compañeros atrapados en el mismo atasco, vemos a Peter llegar a su lugar de trabajo, “Initech”. Vuelve a suspirar con resignación mientras recibe la habitual descarga eléctrica del pomo de puerta de latón que se abre a una gran habitación conformada por un mar de cubículos de oficina. Una vez más, la toma de cámara es desde arriba, mostrando a Peter perdido entre la multitud de trabajadores.

    Antes de que tenga la oportunidad de hacer mucho trabajo, su jefe viene por su cubículo para platicar con él. Comienza preguntándole a Peter “¿cómo le va?” en un tono de voz que deja claro que realmente no le importa la respuesta, y antes de que Peter pueda responder el jefe interrumpe para castigarlo por no usar la portada correcta para el “Informe TPS” que envió el día anterior. Otros dos jefes visitan a Peter repitiendo la instrucción y el tono de su predecesor. Durante todo esto, Peter sigue revelando la misma mirada y suspiro de resignación, hasta que finalmente le ruega a dos de sus amigos que se tomen un descanso para tomar un café por temor a que pueda “perderlo”.

    Todas estas acciones nos inspiran a hacer la pregunta: ¿Tiene que ser así de malo? Yo no lo creo. Un análisis más crítico podría aportar soluciones tanto a las preocupaciones sociales como personales a las que se hace referencia en la película. Podría llevarnos a crear sistemas mucho mejores de transporte público que nos lleven a trabajar de una manera más oportuna, menos estresante. También podría llevar a los jefes a descubrir mejores formas de fomentar el entusiasmo y la dedicación de sus empleados.

    Comprender las implicaciones de los acontecimientos y acciones recientes puede ser mucho más difícil que evaluar aquellos que ocurren en el pasado lejano o en la ficción. ¿En qué momento, por ejemplo, las acciones aparentemente inapropiadas de un país justifican a otro para declararle la guerra? ¿En qué momento las acciones de un individuo justifican que otro llame a la policía? Como todo lo demás, la mayor parte de esto es cuestión de interpretación, pero el éxito en entornos profesionales a menudo requiere la capacidad de justificar su punto de vista a través de una lectura cercana de lo que realmente ocurrió. Tomemos por ejemplo la proverbial historia de una mujer robando una barra de pan para alimentar a sus hijos hambrientos. Se podría ver esta acción como sumamente noble, ya que la madre se pone en peligro para mantener sanos a sus hijos. El panadero, sin embargo, puede que no comparta este sentimiento, sobre todo si él también está luchando por sobrevivir.

    Términos cargados y Frases de Stock

    Aunque las acciones pueden hablar más fuerte que las palabras, las palabras son lo que generalmente inspiran a que ocurran las acciones en primer lugar. Además, a menudo basamos lo que sabemos del mundo en lo que la gente nos dice y no en nuestras experiencias directas. Así, a menos que seamos capaces de discernir cómo puede manipularse el lenguaje, tenemos buenas posibilidades de ser manipulados nosotros mismos. Por ejemplo, considere cómo los políticos a menudo ignoran las acciones de su oponente y simplemente repiten términos cargados, palabras infundidas de asociaciones negativas como “corazón sangrante liberal” o “conservador despiadado”, para caracterizar a un oponente como contrario al bien público. Me encontré con un ejemplo particularmente descarado de esto al escribir mi disertación sobre el Susto Rojo en América que siguió a la Segunda Guerra Mundial. El Susto Rojo fue un período en el que el miedo a la propagación del comunismo en el extranjero inspiró una gran cantidad de sospechas y conformidades internas. En una serie de panfletos publicados por el Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara de Representantes (a menudo denominado HUAC), los miembros intentaron alimentar este miedo de la manera en que explicaron la naturaleza del comunismo al público estadounidense. Los panfletos se configuraron en un formato de preguntas/respuestas, similar a las secciones de preguntas frecuentes de los sitios web actuales. Varias de las respuestas intentaron mostrar el comunismo como una visión deformada desde sus inicios al ir tras el hombre al que a menudo atribuimos haberlo inventado: “¿Cuál era la idea de Marx de un Mundo Comunista?” La respuesta de HUAC: “Que el mundo tal como lo conocemos debe ser destruido—religión, familia, leyes, derechos, todo. Cualquiera que se oponía iba a ser destruido también” Congreso de Estados Unidos, Cámara de Representantes, Comité de Actividades Antiamericanas, 100 cosas que debes saber sobre el comunismo en Estados Unidos (80º Congreso, 2.a Sesión), 1. La repetición de “destruidos” claramente inspira un sentimiento de temor y presenta una dualidad demasiado simplista y casi caricaturesca: villanos socialistas melodramáticos que hacen girar el bigote mientras planean la destrucción de sus propias familias frente a los políticos capitalistas de buen corazón en Washington que son sólo para servir a los mejores intereses del público.

    Cuando los términos cargados se combinan en frases de stock, aforismos que la gente suele repetir sin considerar completamente sus implicaciones, debes tener especial cuidado de mirar más allá del significado obvio que generalmente se les atribuye. Toma la frase, atribuida a menudo al legendario entrenador de fútbol Vince Lombardi: “Ganar no lo es todo; es lo único”. En primer lugar, ¿significa esto que nunca podremos practicar deportes por diversión, ejercicio o amistad? Por el contrario, en el deporte y en toda la vida, muchas veces aprendemos mejor de nuestros errores y nuestras fallas. Si solo jugamos a lo seguro e intentamos ganar todo el tiempo, entonces no conseguimos experimentar y descubrir nada nuevo. Como señaló Thomas Edison, tuvo que permitirse fallar mil veces al intentar inventar la bombilla para descubrir la forma correcta de hacerlo. Claramente, ganar no es lo único, y dudo que incluso sea lo más importante, al menos para la mayoría de nosotros.

    Esté especialmente atento al analizar trabajos creativos para tomar nota de cualquier frase común o términos cargados que repitan los personajes, ya que a menudo revela ideas sobre cómo se ven a sí mismos y al mundo. En la novela de J.D. Salinger Catcher in the Rye, Holden Caulfield, el problemático protagonista adolescente, acaba de ser expulsado de su preparatoria y va a ver a su antiguo profesor de historia, el señor Spencer en su casa. Después de un cortés intercambio, el señor Spencer le pide a Holden que repita lo que el doctor Thurmer, el director, le dijo justo antes de darle la bota:

    “¿Qué te dijo el doctor Thurmer, muchacho? Entiendo que tuviste bastante charla? ...”

    “Oh... bueno, de que la vida sea un juego y todo. Y cómo debes jugarlo de acuerdo a las reglas. Fue bastante amable al respecto. Quiero decir, no chocó contra el techo ni nada. No dejaba de hablar de que la vida era un juego y todo. Ya sabes”.

    “La vida es un juego, chico. La vida es un juego que se juega de acuerdo a las reglas”.

    “Sí, señor. Sé que lo es. Yo lo sé”. J.D. Salinger, El receptor en el centeno (Boston, MA: LB Books, 1951), 8.

    Aunque Holden está de acuerdo con el Sr. Spencer por cortesía, continúa narrando:

    “Juego, mi culo. Algún juego. Si te pones del lado donde están todos los hot-shots, entonces es un juego, bien, lo admito. Pero si te metes del otro lado, donde no hay ningún hot shots, entonces, ¿qué tiene un juego? Nada. No hay juego”.

    Lo que me molesta aún más de la frase es que no deja absolutamente ningún espacio para la creatividad porque nada nuevo se puede traer a un mundo que ya se completó, haciéndonos parecer a todos como esas clavijas azules o rosas en el juego Milton/Bradley Life, personas genéricas con objetivos genéricos.

    Una razón por la que a menudo somos víctimas de conclusiones erróneas es que todos los días nos bombardean con una forma de medios que nos empuja a aceptar las frases más absurdas: la publicidad. Tomemos por ejemplo el eslogan “las cosas van mejor con Coca-Cola”. ¿Qué “cosas”? Si me tomaba una Coca-Cola mientras corría una maratón, podría enfermarme. Y algunas cosas que en realidad van mejor con Coca-Cola, podría prescindir, como la caries dental y el aumento de peso. Para ser justos, las consignas del principal competidor de Coke tampoco resisten el escrutinio: “Pepsi, La elección de una nueva generación”. ¿Cuál generación? ¿Y cómo determinaron que es su elección? A menudo los anunciantes utilizan un lenguaje ambiguo como este en sus consignas para engañar sin mentir de plano. Por ejemplo, decir que un detergente ayuda a eliminar las manchas no nos dice que en realidad lo hará.

    Argumentos y Políticas

    Al analizar un argumento o una política más articulados, a menudo nos sentimos tentados a usar una frase ya sea para estar de acuerdo de todo corazón con una posición o para descartarla por completo. Pero al hacerlo, un examen crítico a menudo se pierde en un aluvión de insultos e hipérbole. Para tratar de entender el otro lado de un argumento, me gusta escribir un diálogo temático, comenzando por las posiciones más extremas y avanzando hacia compromisos más razonables. Consideremos, por ejemplo, el debate que rodea si las universidades deben seguir elevando la matrícula para recuperar los recortes gubernamentales a la educación:

    Para: Las universidades deben elevar la colegiatura. ¿Por qué los contribuyentes deberían cubrir el gasto? Ustedes estudiantes quieren tener una educación de primer nivel pero no quieren pagar por ello. Solo eres un grupo de jóvenes perezosos que se sienten con derecho a cada folleto gubernamental que puedas obtener.

    En contra: No es cierto. La educación es una inversión. De lo que los ancianos codiciosos no se dan cuenta es que cuando un estudiante finalmente recibe un mejor trabajo por su educación, pagará más en impuestos. Este incremento de ingresos va a pagar con creces al gobierno por lo que gastó en su educación.

    Por: Eso es asumir que un estudiante va a conseguir un mejor trabajo por su educación; a mucha gente, como Bill Gates, le ha ido bastante bien sin un título. Y aunque puedas demostrar que los estudiantes van a ganar más dinero, eso no significa que permanezcan en la comunidad que invirtió en su educación.

    En contra: Cierto, pero muy probablemente lo hará, y de todos modos, la universidad invierte gran parte de su dinero en estas comunidades aledañas. En cuanto a tu segundo punto, por cada Bill Gates, hay miles de desertores universitarios que están volteando hamburguesas o viviendo en las calles.

    Por: Pero, ¿por qué alguien que no tiene hijos o vive cerca de un pueblo universitario tiene que apoyar a una institución que no le devuelva nada? ¿Querrías tener que gastar el dinero que tanto te costó ganar para apoyar el campo de golf de un centro para personas mayores?

    En contra: Los estudios han demostrado que cuando los gobiernos no gastan dinero en educación, tienen que gastar más en cárceles así que no es como si recortar fondos para la educación beneficiara a esos contribuyentes que describas. No obstante, estoy de acuerdo en que ciertas familias deben pagar más por la educación de sus hijos, siempre y cuando puedan pagarla.

    Por: Y voy a admitir que los gobiernos deben seguir dando acceso a la educación a quienes no pueden pagarla, pero creo que hasta los hijos de familias pobres tienen la obligación de retribuir a la comunidad que los apoyó cuando terminen sus grados.

    Aunque esto podría continuar por varias páginas más, se puede ver que ambas partes están empezando a avanzar hacia caracterizaciones más razonables entre sí. Nuevamente, al escribir un diálogo temático, resulta tentador ridiculizar a los del otro lado con frases comunes para que sea más fácil desestimar sus puntos de vista (especialmente al mirar perspectivas de diferentes culturas y épocas). Pero cuanto más podamos exponer razonablemente los argumentos de la opinión contraria, más podremos exponer razonablemente los nuestros propios, y deberíamos aplicar la misma cantidad de escrutinio a nuestras propias creencias que hacemos a quienes no están de acuerdo con nosotros.

    Parte de este escrutinio puede implicar plantear preguntas sobre el período, la cultura y los sesgos del autor (ver el capítulo anterior, relativo al análisis de fuentes). Además, se debe considerar la fuerza de los argumentos, evaluando qué tan bien el autor apoya las principales aseveraciones con pruebas sólidas y razonamientos al tiempo que presta especial atención a si se basan en alguna falacia —errores en el razonamiento. Por ejemplo, ¿el autor hace generalizaciones apresuradas? Consideremos a alguien que intente argumentar que el calentamiento global no existe sobre la base de que el clima ha sido bastante frío durante los últimos días. Obviamente la persona haría un caso más fuerte por su argumento al presentar pruebas más abarcadoras. Otra falacia común es el silogismo defectuoso (es decir, todos los gatos mueren; Sócrates está muerto; por lo tanto Sócrates era un gato). El hecho de que dos artículos bajo consideración tengan una cierta calidad en común, no significa que estos artículos sean iguales. Quizás la falacia más común que veo que hacen los estudiantes es “culpa por asociación”. Esto puede deberse a que los políticos la usan todo el tiempo. Por ejemplo, en las elecciones presidenciales de 2008, muchos intentaron asociar a Barack Obama con terroristas simplemente porque su segundo nombre (Hussein) era el mismo que el del líder depuesto de Irak. La importante riqueza personal de John McCain fue vista como evidencia de que sería insensible a las necesidades de los pobres, a pesar de que liberales como Franklin Roosevelt y John Kennedy también estaban muy acomodados. También, tenga en cuenta la falacia opuesta: el éxito por asociación. Acude a cualquier comercial de zapatillas de tenis en YouTube y verás a deportistas famosos realizando increíbles actos, como si los zapatos, y no años de práctica, fueran los responsables de su éxito.

    Lenguaje Metafórico

    No todos los detalles que analices sugerirán una acción literal o punto de vista; muchos serán de naturaleza metafórica, o simbólica. Aunque hay muchos tipos diferentes de tropos (palabras o frases que apuntan hacia un significado figurativo), como metáfora, símil y sinécdoque. La función básica de cada uno es permitir que alguien literalmente “vea lo que quieres decir” comparando un concepto abstracto con algo concreto. Una razón por la que la metáfora “el amor es una rosa” es tan conocida es que el objeto y el concepto coinciden extremadamente bien. Una rosa, como el amor, puede manifestarse de muchas formas diferentes y tener varias capas complejas cuando se examina de cerca. Las rosas muestran el lado alegre del amor porque se ven bien, huelen dulces e inspiran sentimientos cálidos y borrosos. No obstante, también muestran los peligros del amor al tener espinas, y ser difíciles de cuidar. Al igual que las diferentes personas que amas, una rosa requiere la cantidad justa de atención y cuidado, ni demasiado ni muy poco.

    La necesidad de extender las implicaciones metafóricas es especialmente evidente al analizar un poema o una canción. Por ejemplo, en su canción “China”, Tori Amos explora el diferente significado metafórico que tiene el término central sobre una relación desmoronada: una ubicación lejana que representa la distancia que las parejas suelen sentir entre sí, un lugar con una Gran Muralla que puede referirse a las barreras figurativas que construimos protegernos emocionalmente, y platos elegantes que, en un examen más detenido, tienen grietas (al igual que aquellos que parecen tener la relación perfecta y luego de repente anuncian que se están separando) .Tori Amos, “China”, Little Earthquakes (Atlantic Records, 1992). En este caso, comprender el significado metafórico puede darnos una apreciación aún mayor de la canción. Cuando decimos que una canción (o cualquier obra de arte) “toca una fibra sensible”, queremos decir que resuena con nuestros pensamientos, sentimientos y recuerdos, y una comprensión de sus metáforas centrales nos permite relacionarnos con ella de aún más maneras.

    El lenguaje metafórico no surge sólo en las artes, sino también en otras disciplinas, especialmente la teología y la filosofía. Casi todos los textos religiosos están llenos de parábolas y analogías porque nos proporcionan imágenes concretas para explicar conceptos espirituales. Quizás la analogía más famosa de la antigüedad es la “Alegoría de la Cueva” de Platón, en la que Sócrates compara la comprensión humana con las personas encerradas en sillas y obligadas a mirar las sombras de sí mismas, proyectadas por la luz de las velas contra la pared de una cueva. Con el tiempo, confunden esa realidad con la verdadera realidad que se encuentra por encima de ellos. Cuando un alma valiente (léase Sócrates) escapa de estos confines y sale de la cueva para descubrir la verdadera realidad, regresa a las personas que quedaron atrás para contarles de su limitada existencia. En lugar de estar agradecidos, optan por no creerle y que lo maten porque prefieren aceptar la realidad a la que se han acostumbrado.

    Si bien esta analogía se sigue contando en diversas formas, aún necesita ser examinada críticamente. Por ejemplo, podrías preguntar quién los puso en la cueva y ¿por qué? ¿Nuestra realidad se configura como campo de entrenamiento para pasar a formas de existencia más satisfactorias, como se propone en la película La matriz? ¿O es una broma cruel en la que solo se nos permite vislumbrar cómo deberían ser las cosas mientras nos revolcamos en nuestra propia incapacidad para efectuar el cambio? Además, muchos han argumentado que la analogía se basa en una noción trascendente de la Verdad que no se puede comunicar ni realizar, que Sócrates cree que hay un lugar mayor fuera de nuestra existencia natural sólo porque tiene una imaginación vívida o una necesidad de demostrar su propia importancia. Si esto es cierto, entonces podríamos hacer mejor para mejorar la existencia que realmente experimentamos que para estancarnos mientras esperamos una mejor.

    Pero mientras los poetas, filósofos y compositores utilizan el lenguaje metafórico para entretener e iluminar, muchos otros lo utilizan principalmente para manipular, sacando del valor simbólico de ciertos términos. Nuevamente, los anunciantes son maestros de esto, ayudando a las empresas a incrustar sus productos con significación metafórica, comenzando por lo que eligen llamarlos. Las compañías de automóviles suelen utilizar los nombres de animales rapaces depredadores para asociar sus productos con la velocidad, el control y la potencia. Y a los anunciantes les encanta usar analogías porque no tienen que probarse. Por ejemplo al afirmar que un producto funciona “como magia”, obtienen todas las asociaciones con un proceso místico que ofrece soluciones rápidas e indoloras sin tener que demostrar su efectividad real. Estar particularmente en guardia por analogías inapropiadas a la hora de analizar argumentos. Por ejemplo, la gente puede intentar justificar actos violentos para avanzar en su versión del bien público utilizando la analogía de que “hay que romper algunos huevos para hacer un pastel”. Una persona es mucho más valiosa que un huevo, y la analogía es simplemente inapropiada. La analogía sería mucho más apropiada y efectiva si se utilizara para justificar cómo podrías necesitar dejar de fumar o dormir tarde para volver a estar en forma.

    Imágenes, Sonidos, Sabores y Olores

    Las imágenes, al igual que las palabras, suelen estar impregnadas de significación metafórica y, por lo tanto, pueden manipularse de manera similar. Por ejemplo, el político que se para frente a una bandera mientras da un discurso está tratando de alimentarse de las implicaciones patrióticas asociadas a ella. De igual manera, las empresas de comida rápida suelen utilizar imágenes de payasos y figuras de dibujos animados para asociar sus productos con los días despreocupados de la infancia cuando no teníamos que preocuparnos por subir de peso o tener colesterol alto. Pero las imágenes que vemos en la pintura, la escultura, la fotografía y las otras artes ofrecen interpretaciones más sutiles y variantes y merecen un examen más cuidadoso.

    De hecho, podemos mirar ciertas pinturas más de cien veces y seguir discerniendo nuevos patrones de significado. Para mí, esto es especialmente cierto de “La noche estrellada” de Van Gogh. En su canción “Vincent”, el cantautor Don McLean describe la pintura como “nubes arremolinadas en neblina violeta” que reflejan los ojos de un artista que sufrió por su cordura porque la gente a su alrededor no podía entender o apreciar su visión.Don McClean, “Vincent”, American Pie (United Artists Records, 1971). A veces veo la pintura de esta manera, y otras veces la veo como un baile alegre de las estrellas moviéndose en círculos constantes libres de la miseria humana (si quieres considerar lo que la pintura podría significar para ti, ve a http://www.vangoghgallery.com/painting/starryindex.html).

    La música también puede crear sentimientos de triunfo, alegría o desesperación sin necesidad de palabras para transmitir un mensaje directo. Nuevamente, a veces esto puede suceder de una manera que parece aparente y universal, (como el tema principal de la película Star Wars evoca sentimientos de heroísmo, emoción y aventura) o de formas más sutiles y complejas. Jerry Farber, profesor de Literatura Comparada, explica que el atractivo estético del Concierto para violín en la mayor de Mozart surge a través del contraste entre los diversos temas musicales dentro del mismo:

    Ahora hay momentos en los que muchos oyentes, creo, es probable que se aíslen en la música inmediatamente a la mano, perdiendo gran parte de su conciencia de toda la estructura. Particularmente durante una sección, un episodio llamado 'turco' en un compás diferente y una clave menor, es probable que el oyente, una vez que se haya ajustado a esta nueva y exótica atmósfera, sea barrido lejos del minueto cortesano. Aún así, la estructura general es el contexto en el que escuchamos este episodio y es probable que, aunque sólo sea por efecto de contraste, ayude a dar forma a nuestra respuesta resonante.Jerry Farber, A Field Guide to the Aesthetic Experience (New York: Forwards, 1982), 106.

    Cuál de estos detalles analiza depende de las características únicas del género particular del sujeto. Por ejemplo, al analizar tanto un poema como una canción, se pueden considerar las principales metáforas, términos clave y acciones. Pero con una canción, también debes considerar cómo se canta, qué instrumentos se utilizan, y cómo la música subraya o contrasta con la letra. Asimismo, un análisis tanto de una pintura como de una película requiere atención al color, composición y perspectiva de la escena. Pero con una película, también debes considerar el diálogo, la música de fondo, y cómo cada escena se relaciona con las que vienen antes y después de ella. Hay que tener en cuenta que aunque diferentes tipos de textos tienden a estimular tipos particulares de respuestas, a veces resulta fructífero pensar en piezas a la luz de perspectivas aparentemente incongruentes. Por ejemplo, podrías mirar una canción de amor como reflejo de actitudes culturales sobre roles de género o un discurso político como fomentar trastornos psicológicos como la paranoia.

    Cuando tu análisis se enfoca en experiencias personales, decisiones y encuentros, puedes discutir aquellos detalles que se corresponden con los otros sentidos también. De hecho, el gusto y el olfato pueden jugar un papel crucial en nuestras experiencias, ya que tienen la conexión más fuerte con la memoria. En Swann's Way, la primera parte de su prolífica novela En busca del tiempo perdido, el autor francés Marcel Proust describe cómo sumergir un pastel en té le ayudó a recordar un período de su vida que de otro modo podría haber olvidado permanentemente. Aunque al principio no podía recordar por qué el sabor tuvo un efecto tan poderoso en él, finalmente recordó que era algo que su abuela le dio cuando era niño cuando la familia la visitó en verano. El sabor le ayudó a recordar no sólo sus momentos con su abuela sino los detalles de la casa y del pueblo mismo. Como él lo pone:

    Pero cuando de un pasado lejano no subsiste nada, después de que el pueblo está muerto, después de que las cosas se rompen y se dispersan, el sabor y el olor solo, más frágil pero más duradero, más insustancial, más persistente, más fiel, permanecen en posición mucho tiempo, como almas, recordando, esperando, esperando, en medio de las ruinas de todo lo demás; y soportar inquebrantablemente, en la pequeña y casi impalpable gota de su esencia, la vasta estructura de recolección.Marcel Proust, Swan's Way, trans. C.K. Scott Moncrieff y Terence Killmartin (Nueva York: Random House, 1981), 50—51.

    Aunque las experiencias personales sobre las que escribes no tienen que ser tan significativas para ti como esto fue para el narrador de Proust, aún necesitas recordar los detalles lo mejor que puedas. Al hacerlo, da un paso atrás y trata de mirarte a ti mismo como podrías ser un personaje de una novela. Separarte así puede ser muy difícil de hacer, especialmente cuando tienes un interés personal en verte bajo cierta luz. Sin embargo, a menudo obtienes tus mejores ideas cuando lo intentas, parafraseando al poeta Robert Burns, verte a ti mismo como te ven los demás. Para ilustrar, voy a mostrar cómo puedo presentar y analizar una reciente visita a mi gimnasio.

    Mientras pasaba mi tarjeta en la entrada, el caballero de la recepción me saludó con un amable, “Hola Randy”. Sentí el habitual toque de culpa porque nunca puedo recordar su nombre y tengo que responder con un genérico y un poco sobreentusiasta, “Oye, ¿cómo te va?” En su interior, la YMCA tiene su habitual mezcla de viejos y jóvenes, la mayoría de los cuales están tratando de volver a ponerse en forma a diferencia de otros gimnasios donde la principal motivación para venir es mostrar el cuerpo que ya tienes.

    Tomo un sorbo amargo del bebedero oxidado y me dirijo a la sala de pesas donde veo a un joven completando su set en la primera máquina. Definitivamente está impresionado consigo mismo, mirándose periódicamente en el espejo con una expresión que avergonzaría a Narciso. Cuando se baje, espero hasta que se dé la vuelta para que me vea mover la llave hacia abajo para incluir más peso del que solo estaba usando. La satisfacción que obtengo de esta acción viene en parte de desinflar parte de su ego y en parte de inflar el mío propio. No obstante, mi propia arrogancia es efímera, porque en cuanto me levanto, un hombre mucho mayor con una notable barriga cervecera y huele a Ben Gay se sienta a la máquina y baja la llave mucho más allá de donde la tenía.

    Realizo mi rutina de peso con un poco más de humildad y luego deambulo hacia la elíptica para la porción aeróbica de mi entrenamiento. Saco mi iPod y hago clic para Credence Clearwater Revival, el único grupo con un sonido lo suficientemente feliz como para quitarme la mente de mis doloridos pies. Después de suficiente tiempo, me voy de la misma manera vía el tipo en la recepción (solo ahora me devuelvo el suyo, “Adiós Randy”, con un genérico y un poco más entusiasta, “Hasta luego; que tengas un buen día”).

    Aunque no había texto para consultar esta vez, todavía puedo interpretar la experiencia recordando y centrándome en los detalles clave que la componen. Podría discutir por qué me resulta vergonzoso admitir alguna debilidad personal, ya sea que se derive de mi mala memoria por tratar de recordar nombres o de mi incapacidad para levantar tanto peso como otros. Podría discutir metafóricamente la clave en la máquina de pesas, y cómo la deforme en mi mente de una herramienta simple a un símbolo más grande de competencia. También podría discutir el efecto de la música y cómo le quita mucho aguijón al hacer ejercicio al permitirme concentrarme en algo que no sea la dolorosa rutina que se extiende ante mí. Por último, podría discutir cómo el sabor oxidado del agua de la fuente de beber o el olor de Ben Gay y el sudor siempre me recordarán a este gimnasio en particular.

    Al mirar una relación o una decisión, el proceso analítico es esencialmente el mismo que cuando examinas un evento específico; aún necesitas considerar, recordar e imaginar varios momentos, solo más de ellos. Mientras que una relación con otra persona es la suma total de todo el tiempo que ya has pasado con esa persona, tomar una decisión implica imaginar lo que podría ocurrir como resultado de nuestras elecciones. A menudo nuestro análisis inspira pensamientos que saltan en el tiempo mientras reconsideramos patrones pasados para predecir eventos futuros probables. Por ejemplo, si tuviera que analizar si debería tener un gatito, mi mente puede correr a través de una serie de recuerdos potencialmente buenos y malos de haber tenido gatos en el pasado: imágenes de pequeñas criaturas suaves, tiernas, ronroneando a las que también les gusta destruir cortinas y maullar en mi oído a las cinco de la mañana. Por supuesto, no importa cuánto tiempo y tanto pensemos en algo, nunca podemos estar seguros de que el resultado nos va a funcionar de la manera que esperamos y esperamos. Aún así, para estar satisfechos de que al menos intentamos tomar una decisión informada, inteligente y consciente, debemos reducir la velocidad y reconsiderar todos los momentos relevantes que ya hemos vivido.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    Piense en cuatro palabras concretas, aquellas que representan algo que podemos ver, tocar, saborear u oler (por ejemplo, escritorio, sauce, algas marinas o acera), y cuatro palabras abstractas, aquellas que representan conceptos, sentimientos o actitudes (por ejemplo, celos, libertad, miedo o arrogancia), y luego pensar en cómo cada una de sus palabras concretas ilustran un aspecto de sus abstractas. Por ejemplo, podrías considerar cómo es el miedo como un sauce. Ambos pueden esparcir mucha sombra sobre nuestras vidas. A veces el miedo puede mantenernos en la oscuridad, “arraigados” como un sauce de avanzar a lugares a los que necesitamos ir. No obstante, en otras ocasiones nuestros miedos pueden protegernos de esos peligros que aún no estamos preparados para enfrentar.

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    Escribe un tema diálogo sobre una política que sea importante para ti. Primero freewrite en tu propia posición, considerando en primer lugar todos los lugares de donde obtuviste tu información; luego freewrite en el punto de vista opuesto, nuevamente, considerando todos los lugares donde has escuchado estas perspectivas articuladas. Escribe un diálogo en el que te tomes en serio a ambas partes al considerar a fondo los méritos de cada argumento. ¿Cómo cambió tu propia posición al considerar otros puntos de vista? ¿A qué posibles compromisos llegaste?

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    Selecciona algo en tu propia vida que sea importante para ti en este momento. Podría ser el deseo de recordar una experiencia pasada, de reflexionar sobre una relación importante, o de analizar una decisión que debes tomar. Ahora, tómate un momento para liberar todos los detalles y factores significativos que están involucrados. Reflexiona más sobre lo que acabas de escribir. ¿Hasta qué punto hacha/tuviste opciones con respecto al resultado? ¿Hasta qué punto hace/parecía predeterminado y por qué personas y qué circunstancias? ¿Qué puedes aprender o hacer sobre la situación para maximizar sus beneficios? ¿Cómo puedes aceptar mejor esos aspectos de la misma que no es probable que cambien?

    Claves para llevar
    • Una lectura cercana de un tema implica comprender las implicaciones de las acciones, términos, frases, argumentos e imágenes que lo conforman.
    • El lenguaje metafórico puede ayudarnos a entender un concepto más a medida que ampliamos cómo algo concreto se compara con algo abstracto.
    • Un análisis de experiencias personales, decisiones y relaciones requiere un cierto nivel de desapego y una lectura cercana de los detalles relevantes.

    This page titled 3.1: Una lectura cercana de los detalles is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Anonymous.