Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

3.1 ¿Qué es el argumento?

  • Page ID
    100425
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Todas las personas, incluyéndote a ti, hacen argumentos de manera regular. Cuando haces un reclamo y luego lo apoyas con razones, estás haciendo un argumento. Considera lo siguiente:

    Los dos principales modelos de argumentación deseados en los cursos universitarios como parte de la formación para la vida académica o profesional son el argumento retórico y el argumento académico. Si la retórica es el estudio del oficio de escribir y hablar, particularmente escribir o hablar diseñado para convencer y persuadir, el estudiante que estudia el argumento retórico se centra en cómo crear un argumento que convenza y persuade de manera efectiva. Para ello, el estudiante debe entender cómo pensar ampliamente sobre el argumento, el vocabulario particular del argumento y la lógica del argumento. El hermano cercano del argumento retórico es el argumento académico, argumento utilizado para discutir y evaluar ideas, generalmente dentro de un campo de estudio profesional, y para convencer a otros de esas ideas. En la argumentación académica, la interpretación y la investigación juegan los papeles centrales.

    No obstante, sería incorrecto decir que el argumento académico y el argumento retórico no se superponen. En efecto, lo hacen, y a menudo. Una psicóloga no sólo desea demostrar una idea importante con la investigación, sino que también deseará hacerlo de la manera más efectiva posible. Un político querrá hacer el caso más persuasivo para su lado, pero también debe ser consciente de los datos que puedan apoyar sus puntos. Así, a lo largo de este capítulo, cuando se ve el término argumento, se refiere a una categoría amplia que incluye tanto el argumento retórico como el académico .

    Antes de pasar a las partes específicas y al vocabulario del argumento, será útil considerar algunas ideas adicionales sobre qué es y qué no es el argumento.

    Argumento vs. controversia o pelea

    Los consumidores de textos escritos suelen verse tentados a dividir la escritura en dos categorías: argumentativa y no argumentativa. Según este punto de vista, para ser argumentativo, la escritura debe tener las siguientes cualidades: Tiene que defender una posición en un debate entre dos o más bandos opuestos, debe ser sobre un tema polémico, y el objetivo de dicha escritura debe ser demostrar la exactitud de un punto de vista sobre otro.

    Una definición afín de argumento implica un enfrentamiento, un choque de opiniones y personalidades, o simplemente una pelea verbal simple. Implica un ganador y un perdedor, un lado derecho y uno equivocado. Debido a esta comprensión de la palabra “argumento”, muchos estudiantes piensan que el único tipo de redacción de argumentos es el trabajo de posición similar a un debate, en el que el autor defiende su punto de vista contra otros puntos de vista, generalmente opuestos.

    Para una divertida ilustración de la naturaleza reductiva de una mera pelea, consulte “The Argumentation Clinic” (Youtu.be/xnkjdusvxie, transcripción aquí) sketch de Monty Python.

    Estas dos características del argumento —tan polémico y como lucha— limitan la definición porque los argumentos vienen en diferentes disfraces, desde lo oculto hasta lo sutil hasta el mando. Es útil mirar el término “argumento” de una manera nueva. ¿Y si pensamos en la discusión como una oportunidad de conversación, para compartir con los demás nuestro punto de vista sobre un tema, para mostrar a los demás nuestra perspectiva del mundo? ¿Y si pensamos en el argumento como una oportunidad para conectar con los puntos de vista de los demás en lugar de derrotar esos puntos de vista?

    Una comunidad que valora el argumento como un tipo de comunicación e intercambio es la comunidad de académicos. Adelantan sus argumentos para compartir investigaciones y nuevas formas de pensar sobre los temas. Los biólogos, por ejemplo, no recogen datos y escriben análisis de los resultados porque desean pelear con otros biólogos, aunque no estén de acuerdo con las ideas de otros biólogos. Desean compartir sus descubrimientos y recibir retroalimentación sobre sus ideas. Cuando los historiadores plantean un argumento, lo hacen a menudo mientras construyen sobre los argumentos de otros historiadores que vinieron antes que ellos. Los estudiosos de la literatura publican sus interpretaciones de diferentes obras literarias para mejorar la comprensión y compartir nuevos puntos de vista, no necesariamente para que una interpretación reemplace a todas las demás. Puede haber debates dentro de cualquier campo de estudio, pero esos debates pueden ser saludables y constructivos si significan que aún más académicos se reúnen para explorar las ideas involucradas en esos debates. Así, prepárate para que tus profesores universitarios tengan una visión mucho más amplia del argumento que una mera pelea por un tema polémico o dos.

    Argumento vs. opinión

    El argumento a menudo se confunde con la opinión. En efecto, los argumentos y las opiniones suenan igual. Alguien con una opinión hace valer una afirmación que cree que es verdad. Alguien con un argumento afirma una afirmación que ella piensa que es verdad. Aunque los argumentos y las opiniones suenan igual, existen dos diferencias importantes:

    Opinión vs Argumento
    Figura\(\PageIndex{1}\)

    Argumento vs Tesis

    Otro punto de confusión es la diferencia entre un argumento y una tesis de ensayo. Para los ensayos universitarios, no existe una diferencia esencial entre un argumento y una tesis; la mayoría de los profesores utilizan estos términos indistintamente. Un argumento es una afirmación que luego debes apoyar. El reclamo principal de un ensayo es el punto del ensayo y proporciona el propósito para el ensayo. Así, el principal reclamo de un ensayo es también la tesis. Para más información sobre la tesis, véase el Capítulo 4.

    Considera esto también: La mayoría de los ensayos formales se centran en una afirmación principal (la tesis) pero luego apoyan esa afirmación principal con pruebas y argumentos de apoyo. La frase temática de un párrafo corporal puede ser otro tipo de argumento, aunque uno de apoyo, y, por lo tanto, uno más estrecho. Trate de no confundirse cuando los profesores llamen argumentos tanto a la tesis como a las oraciones temáticas. No se equivocan porque los argumentos vienen en diferentes formas; algunas afirmaciones son lo suficientemente amplias como para ser desglosadas en una serie de argumentos de apoyo. Muchos ensayos más largos están estructurados por los argumentos más pequeños que forman parte y apoyan el argumento principal. A veces los profesores, cuando dicen puntos de apoyo o argumentos de apoyo, se refieren a las razones (premisas) de la afirmación principal (conclusión) que haces en un ensayo. Si una reclamación tiene una serie de razones, esas razones formarán la estructura de apoyo para el ensayo, y cada razón será la base de la oración temática de su párrafo de cuerpo.

    Argumento vs. hecho

    Los argumentos también se confunden comúnmente con declaraciones de hecho. Esto se produce porque muchas veces las personas privilegian los hechos sobre las opiniones, aun cuando defienden el derecho a tener opiniones. En otras palabras, los hechos son “buenos”, y las opiniones son “malas”, o si no exactamente malas, entonces borrosas y por lo tanto fáciles de rechazar. No obstante, recuerden la importante distinción entre un argumento y una opinión señalada anteriormente: Si bien el argumento puede sonar como una opinión, los dos no son iguales. Una opinión es una afirmación, pero se deja sola con poco o ningún razonamiento o apoyo. Un argumento es mucho más fuerte porque incluye y demuestra razones y apoyo a su afirmación.

    En cuanto a confundir un hecho con un argumento, tenga en cuenta esta importante distinción: Un argumento debe ser discutible. En la vida cotidiana, discutible suele ser sinónimo de dudoso. Para un argumento, sin embargo, discutible significa que vale la pena argumentar, que tiene una gama de posibles respuestas, ángulos o perspectivas: Es una respuesta, ángulo o perspectiva con la que una persona razonable podría estar en desacuerdo. Los hechos, en virtud de ser hechos, no son discutibles. Los hechos son afirmaciones que definitivamente se pueden probar utilizando datos objetivos. El enunciado que es un hecho es absolutamente válido. En otras palabras, la afirmación puede ser pronunciada como definitivamente verdadera o definitivamente falsa. Por ejemplo, 2 + 2 = 4. Esta expresión identifica una afirmación verificablemente verdadera, o un hecho, porque se puede probar con datos objetivos. Cuando se establece un hecho, no hay otra cara, y no debe haber desacuerdo.

    El malentendido sobre los hechos (ser inherentemente buenos) y el argumento (siendo inherentemente problemáticos porque no es un hecho) lleva a la creencia errónea de que los hechos no tienen cabida en un argumento. Esto no podría estar más lejos de la verdad. En primer lugar, la mayoría de los argumentos se forman analizando hechos. En segundo lugar, los hechos proporcionan un tipo de apoyo para un argumento. Así, no piensen en los hechos y en los argumentos como enemigos; más bien, trabajan en estrecha colaboración.

    Argumentos explícitos vs. implícitos

    Los argumentos pueden ser tanto explícitos como implícitos. Los argumentos explícitos contienen declaraciones de tesis prominentes y definibles y múltiples pruebas específicas para apoyarlos. Esto es común en la escritura académica de académicos de todos los campos. Los argumentos implícitos, en cambio, funcionan entretejiendo hechos y narrativas, lógica y emoción, experiencias personales y estadísticas. A diferencia de los argumentos explícitos, los implícitos no tienen una declaración de tesis de una oración. Los argumentos implícitos implican evidencias de muchos tipos diferentes para construir y transmitir su punto de vista a su audiencia. Ambos tipos utilizan retórica, lógica y soporte para crear argumentos efectivos.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    Ir a la caza de un argumento implícito en el ensayo, “37 Who Saw Murder Didn't Call the Police” (https://tinyurl.com/yc35o25x) de Martin Gansberg.

    1. Lea el artículo y tome notas sobre él, ya sea usando un cuaderno o anotando una copia impresa del texto en sí (para obtener ayuda con la toma de notas sobre el material de lectura, consulte el Capítulo 1, “Lectura crítica”. Marque o anote todos los detalles importantes que encuentres.
    2. Una vez que hayas terminado de leer, revisa tus notas o anotaciones. ¿A qué suman todos los detalles? Usa los detalles sobre los que has leído para averiguar cuál es el argumento implícito de Gansberg en su ensayo. Escríbelo con sus propias palabras.
    3. Discuta sus resultados con un compañero o un grupo. ¿Se te ocurrió el mismo argumento? Que todos expliquen el razonamiento de sus resultados.

    Argumento y retórica

    Un argumento en forma escrita implica tomar decisiones, y conocer los principios de la retórica permite al escritor tomar decisiones informadas sobre diversos aspectos del proceso de escritura. Todo acto de escritura tiene lugar en una situación retórica específica. Los componentes más básicos e importantes de una situación retórica son

    Estos componentes dan a los lectores una forma de analizar un texto en el primer encuentro. Estos factores también ayudan a los escritores a seleccionar sus temas, organizar su material y tomar otras decisiones importantes sobre el argumento que harán y el apoyo que necesitarán. Para más información sobre retórica, véase el Capítulo 2, “Análisis retórico”.

    Principales conclusiones: ¿Qué es un argumento?

    Con esta breve introducción, se puede ver qué argumento retórico o académico no es:

    Además, se puede ver qué argumento retórico es:

    1. Los argumentos tienen reglas; las opiniones no. Es decir, para formar un argumento, se debe considerar si el argumento es razonable. ¿Vale la pena hacerlo? ¿Es válido? ¿Es sonido? ¿Todas sus partes encajan lógicamente? Las opiniones, en cambio, no tienen reglas, y cualquiera que haga valer una opinión no necesita pensarla bien para que cuente como una sola; sin embargo, no contará como argumento.
    2. Los argumentos tienen apoyo; las opiniones no. Si haces un reclamo y luego te paras, como si el reclamo en sí fuera suficiente para demostrar su veracidad, solo has hecho valer una opinión. Un argumento debe ser apoyado, y el apoyo de un argumento tiene sus propias reglas. El apoyo también debe ser razonable, relevante y suficiente.
    • Autor del texto.
    • Finalidad del texto.
    • Público previsto (es decir, aquellos que el autor imagina estarán leyendo el texto).
    • Forma o tipo de texto.
    • Un argumento no necesita ser polémico o sobre una controversia.
    • Un argumento no es una mera pelea.
    • Un argumento no tiene un solo ganador o perdedor.
    • Un argumento no es una mera opinión.
    • Un argumento no es una declaración de hecho.
    • Un argumento es una afirmación afirmada como verdadera.
    • Un argumento es discutible.
    • Un argumento debe ser razonable.
    • Se debe apoyar un argumento.
    • Un argumento en un ensayo formal se llama tesis. Los argumentos de apoyo se pueden llamar oraciones temáticas.
    • Un argumento puede ser explícito o implícito.
    • Un argumento debe adaptarse a su situación retórica.

    3.1 ¿Qué es el argumento? is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.