Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.2: Curiosidad, comercio, conquista y competencia: imperios y descubrimiento del comercio de pieles

  • Page ID
    101706
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Primeras Intereses Europeos

    Después de que Colón reclamara algunas de las islas del Caribe para el rey Fernando y la reina Isabela, el Imperio español persiguió celosamente el oro y la riqueza en las Américas. Los conquistadores labraron reclamos de tierras, establecieron misiones, coaccionaron a los indígenas a través de contratos laborales y buscaron vías a los mercados comerciales asiáticos. Los españoles pensaban que un legendario Pasaje del Noroeste, conocido como el Estrecho de Anián, cruzó el continente norteamericano uniendo los océanos Atlántico y Pacífico. En 1592, Ioannis Phokas de Valerianos, de la isla jónica de Cefalonia en Grecia, navegó un barco español hacia lo que hoy es el estado de Washington. Afirmó que descubrió el Pasaje del Noroeste, estrecho que llevaría su nombre español, Juan de Fuca. Muchos conquistadores y exploradores españoles habían buscado el imaginado Estrecho de Anián, sin éxito, pero fue el descubrimiento de Phokas el que trajo más intriga a las tierras del noroeste del Pacífico y a los insaciables intereses del comercio y la conquista entre los imperios europeos.

    Las naciones de Europa occidental desarrollaron su huella global en las posesiones de ultramar y alcanzaron agresivamente reclamos sobre redes comerciales al afirmar un nacionalismo expansionista. Los intereses comerciales en el comercio mundial de pieles hicieron señas a aventureros rusos, españoles y británicos que establecieron puntos de posesión, portajes y puestos comerciales mediante declaraciones oficiales en el noroeste del Pacífico y Alaska. El explorador danés Vitus Bering al servicio del zar realizó incursiones en la región de Sitka del Pacífico Norte de Alaska y el Estrecho de Bering. El imperio ruso estableció puestos de avanzada para el comercio de pieles y fueron beligerantes hacia los pueblos indígenas presionándolos para que produjeran pieles o enfrentaran represalia violenta hacia sus mujeres. [1] Poderes de Europa occidental guiados por la tradición jurídica romana (uti possideits), crearon rituales de posesión basados en la conquista y posterior demarcación de fronteras mediante el uso de edificios rocosos guiados por representantes oficiales de la corona o cápsulas enterradas de documentos pergamino. Estos medios oficiales formales de declaración proporcionaron a los exploradores y sus séquitos los medios legales de posesión en la tradición jurídica europeo-americana de colonización y expansión imperial. [2] Robert Miller, estudioso del derecho nativo americano e internacional, se refiere a esto como la Doctrina del Descubrimiento. [3] Los españoles iniciaron este método de posesión imperial en las Américas y otras potencias europeas (rusas y británicas) siguieron su ejemplo en su dominio de las tierras conquistadas y el despojo de los pueblos indígenas.

    España y Gran Bretaña competían a superpotencias que buscaban tener un papel en la colonización de la costa del Pacífico del continente norteamericano; sin embargo, el Imperio español estaba en declive y las perspectivas para el Imperio Británico parecían optimistas. La gente de mar de Europa y América disipó la niebla de la ignorancia geográfica que anteriormente había blindado la costa norte del Pacífico de los forasteros. El gobierno británico subsidió el crecimiento en los mercados de ultramar con incentivos financieros. En 1744, el Parlamento ofreció una recompensa de 20.000 libras al capitán y tripulación del primer buque mercante británico en pasar por el Paso del Noroeste, y más tarde la oferta se extendió también a los buques de la marina. El explorador británico James Cook buscó la recompensa en su tercer viaje en 1778, pero personalmente no pensó que se pudiera encontrar el Pasaje del Noroeste. [4] El capitán Cook serviría como cuña impulsora entre España e Inglaterra. A medida que España perdió gradualmente la influencia soberana, esto permitió a Estados Unidos aislar a sus rivales extranjeros del noroeste del Pacífico, y reducir su competencia a Inglaterra. Cook recibió protección de los patriotas estadounidenses durante la Guerra Revolucionaria y llegó con seguridad a la costa noroeste en busca del Pasaje del Noroeste. Se dieron órdenes de “tratar a su tripulación con toda cortesía y amabilidad, ofreciéndoles como amigos comunes a la humanidad”. [5] Después de la finalización de su tercer viaje, proporcionó un mapa moderno de la región que sirvió como anuncio para el Territorio de Oregón.

    Durante la dinastía Qing el comercio de pieles de nutrias marinas tuvo una gran demanda. Entre la nobleza china, la calidad y confección del pelaje denotaban el rango social de una persona. Las pieles las usaba la élite china, mientras que los plebeyos en China vestían piel de oveja pesada para darle calidez. La nutria marina del noroeste del Pacífico fue considerada como una de las mejores pieles, no es de extrañar que los comerciantes de pieles de Boston y el Imperio Británico persiguieran el mercado chino a finales del siglo XVIII. Cuando Cook y sus barcos llegaron a Cantón, China, cosechó una tremenda ganancia de la venta de veinte pieles y pieles de nutria estimadas en miles de dólares. Cook entendió que el comercio de pieles podría traer prodigiosa riqueza al Imperio Británico, “El pelaje de estos animales... es ciertamente más fino y más suave que cualquiera que sepamos. ... El descubrimiento de esta parte del continente de América del Norte, donde se puede encontrar un artículo de comercio tan valioso, no puede ser un asunto de indiferencia”. [6] John Ledyard, nacido en Connecticut, un joven explorador que sirvió en el tercer viaje de Cook publicó su propia cuenta la misma, y alentó la formación de empresas estadounidenses de comercio de pieles declarando: “Pieles que no le costaron al comprador seis peniques de libras esterlinas vendidas en China por 100 dólares”. [7]

    Otro explorador británico, el mayor Robert Rogers del ejército británico, se había convencido de que existía el legendario Pasaje del Noroeste. Lo llamó “Ourigan” y pensó que conectaba con el río Missouri. Jonathan Carver, quien sirvió con Rogers, utilizó la palabra “Oregon” para un gran río que nunca había visto en un libro que publicó en 1778. El libro de Carver contiene el primer registro conocido de la palabra “Oregon” como nombre que implicaba “río del oeste”. Ese mismo río fue designado oficialmente el Columbia después de los viajes de Robert Gray. [8] Más tarde, el presidente Thomas Jefferson quiso que Meriwether Lewis y William Clark demostraran si el río Missouri conectaba con el Columbia.

    Robert Gray, un comerciante de pieles de Boston, partió en un posible viaje para hacerse un hueco en los mercados de comercio de pieles del noroeste del Pacífico en 1792. Gray documentó datos cartográficos críticos de la región de Oregón y el río Columbia. Sus descubrimientos equivalen a una de las pruebas fundacionales que afirman la posesión estadounidense de la región según el derecho internacional y la Doctrina del Descubrimiento. Las compañías estadounidenses de Nueva Inglaterra estaban desarrollando intereses económicos en el noroeste del Pacífico mucho antes de que Jefferson anexara la Compra de Luisiana y el viaje transcontinental de Lewis y Clark. A partir de 1787, la costa del Pacífico se había convertido en blanco de muchos comerciantes y comerciantes de Nueva Inglaterra. Comenzaron a competir con los intereses comerciales británicos en la región, e hicieron esfuerzos para defenderse de la oposición en la Compañía de la Bahía de Hudson y los mercados rusos.

    Capitán Robert Gray

    Robert Gray ayudó a establecer a Estados Unidos como una potencia comercial emergente en el noroeste, y sus descubrimientos fueron significativos pero no exentos de controversia. El segundo viaje de Gray al río Columbia marcó el primer desembarco de hombres blancos en el país de Oregón y fue la primera circunnavegación del globo por un barco estadounidense. [9] El capitán Gray pilotó el barco Columbia Rediviva y su comodoro John Kendrick la Dama Washington. Gray realizó dos viajes al noroeste del Pacífico en un periodo de cinco años. En 1788, Gray ancló por primera vez frente a la bahía de Tillamook cerca de la actual Cape Lookout. Se encontraron con indios Chinook y Tillamook que tenían cicatrices de viruela después de entrar en contacto con el explorador español Bruno de Heceta y su tripulación en 1775. Heceta fue el primer europeo en ver la desembocadura del río Columbia, pero su tripulación agotada no pudo superar las rápidas corrientes del poderoso río. [10] Los indios intercambiaban pieles de castor con Gray, pero no pieles de nutria. [11]

    Gray comerció con los indios Clatsop y Tillamook, y dejó atrás un rastro de muerte. Veinte nativos fueron asesinados durante la misión de Gray por su miedo a los indios. En dos ocasiones distintas en Tillamook Bay (sus hombres la llamaron Murderer's Harbor) y Grays Harbor, disparó contra resistentes comerciantes nativos, matando a varios. Quinto Mate de Gray, John Boit grabó el violento altercado en su bitácora: “Lamento que estuviéramos obligados a matar a los pobres Divells, pero no se evitaría con seguridad”. [12] Gray justificó sus acciones como “no arriesgarse” que podría poner en peligro su misión. No logró trabajar diplomáticamente con los Clatsop y Tillamook que eran astutos traficantes y consumidores discriminatorios. A veces los indios recurrieron a la violencia para proteger las tierras fronterizas, los recursos y las posiciones comerciales, y la inexperiencia de Gray provocó muertes innecesarias de indios.

    Los historiadores de principios del siglo XX han pasado por alto las violentas interacciones de Gray con los indios y embellecen sus cualidades heroicas como un gran patriota estadounidense que trajo la civilización a Oregón, “El descubrimiento del río Columbia completa al final de un período de 300 años el descubrimiento completo de América que en 1492 había iniciado Colón. Ahora se reveló el continente occidental en sus rasgos esenciales como hogar de la humanidad civilizada”. [13] El interés principal de Robert Gray era encontrar un sitio de correos comerciales para comerciantes e inversores en el comercio de pieles. No tenía un don para la diplomacia o la construcción de la nación, y no le interesaba cultivar relaciones con los indígenas.

    Los exploradores británicos George Vancouver y William Broughton, miembro de la expedición naval de Vancouver, sostuvieron que Gray no ingresó al río sino solo a su “sonido”, o estuario. Argumentaron que Broughton apostó un reclamo más significativo para la corona británica en el río Columbia cerca de la confluencia del río Washougal el 30 de octubre de 1792 a unas 100 millas río arriba. Al mes siguiente, Broughton, al mando del HMS Chatham, fue el primer euroamericano en embarcarse en la isla Sauvie, cerca de la confluencia de los ríos Willamette y Columbia que enmarcan hoy la ciudad de Portland. Políticos estadounidenses refutaron la afirmación británica de posesión del río Columbia. El estadista de Carolina del Sur y marca de fuego, John Calhoun desafió a Gran Bretaña que el descubrimiento de Robert Gray de la Columbia era algo que John Bull, la versión británica del tío Sam, no pudo contrarrestar. Calhoun representaba a la facción jingoísta del partido demócrata estadounidense que promovía celosamente la expansión estadounidense y desafiaba los intereses británicos en el noroeste del Pacífico. El presidente James Polk disputó agresivamente los reclamos estadounidenses en el país de Oregón con Gran Bretaña al afirmar que la negociación solo debería favorecer sus propios intereses, “la única manera de tratar a John Bull es mirarlo directamente a los ojos”. [14] Los historiadores concluyeron que Gray no tomó posesión del río Columbia a través de ningún acto formal, señalando una entrada de diario en el registro de Boit que contiene una interlineación, “& tomar posesión”, ingresada en una fecha posterior con diferente letra y tinta diferente:

    “Aterricé la Nave con el capitán, Gray para ver el País, & tomar posesión dejando a cargo con el oficial 2d — foind [sic] terreno muy claro apto para el Cultivo, los bosques en su mayoría claros de Underbrush ninguno de los Nativos se acercó a nosotros”. [15]

    Si las entradas de la revista fueran analizadas por un grafólogo, entonces esto podría haber tenido tremendas implicaciones en el asentamiento de la frontera de Oregón entre Gran Bretaña y Estados Unidos. Las palabras “& tomar posesión” fueron agregadas por John Boit y fueron apretadas en un espacio pequeño; hay tales interlineaciones a lo largo de la revista. El segundo oficial, Owen Smith, no indicó que Boit desembarcó con el capitán Gray, pero insistió en que Gray fue el primero en navegar por el río Columbia. En la bitácora del barco no se mencionaba el enterramiento de monedas (un procedimiento estándar para marcar territorio por posesión) o izar la bandera estadounidense. En cambio, Boit señaló en la bitácora del barco que la Columbia baja sería un “sitio de fábrica” fino para el comercio de pieles. Unos años después, el empresario inmobiliario neoyorquino John Jacob Astor cumplió esa visión (a pesar del fracaso inicial) y estableció un pueblo que lleva su nombre, Astoria.

    Lewis, Clark y Sacajawea

    LEWIS Y CLARK

    Un año después de la expedición de Robert Gray al río Columbia en 1792, Thomas Jefferson y la Sociedad Filosófica Americana de Filadelfia suscribieron y patrocinaron al botánico francés André Michaux para realizar un viaje por tierra a lo largo del río Missouri hacia el oeste hasta el Océano Pacífico. Benjamin Rush y Jefferson habían “enmarcado instrucciones para su observancia”, pero la expedición nunca despegó. Las instrucciones de Jefferson a Michaux se construyeron sobre el descubrimiento de Robert Gray y fueron similares a las órdenes que dio a Meriwether Lewis unos años después:

    “Entonces perseguirás tales de los arroyos más grandes de ese río, como conducirán por el camino más corto, & las latitudes más bajas al Océano Pacífico. Cuando, persiguiendo estos arroyos, te encontrarás en el punto desde donde puedes llegar por la ruta más corta y conveniente a algún río principal del Océano Pacífico, debes proceder a dicho río y seguir su curso hacia el océano. Parecería por los últimos mapas como si un río llamado Oregon se entrelazara con el Missouri por una distancia considerable, & entró en el océano Pacífico... Pero la Sociedad es consciente de que estos mapas no son de confianza”. [16]

    Los prominentes hombres de la joven república que pertenecían a la Sociedad Filosófica Americana tenían intereses más amplios que el comercio de pieles. La American Philosophical Society vio la exploración de Oregón como un principio de la Ilustración del ingenio humano y como prueba de la marcha del progreso y la civilización. Alexander Ross, quien más tarde acompañó la expedición de John Jacob Astor a Astoria, resumió los ideales de la Ilustración de la exploración estadounidense: “El progreso del descubrimiento contribuye no poco a la iluminación de la humanidad; porque el interés mercantil estimula la curiosidad y la aventura, y se combina con ellos para ampliar el círculo del conocimiento”. [17] El descubrimiento era parte del noble sueño de progreso, expansión y perfección social en la ideología liberal occidental.

    Los estadounidenses, junto con Jefferson, quedaron absortos en las revistas de explorador y la literatura de viajes. Alexander Mackenzie publicó sus revistas Voyages from Montreal 1789—1793. Fue una poderosa declaración de intención británica de asegurar el comercio de pieles del río Columbia y colocar un monopolio virtual del comercio de pieles que ponía en peligro los intereses estadounidenses en los territorios del noroeste. Alexander Mackenzie declaró: “Al abrir esta relación entre los océanos Atlántico y Pacífico, y formar establecimientos regulares por el interior, y en ambos extremos se puede obtener todo el mando del comercio de pieles”. [18] El escocés Mackenzie no había encontrado el río Columbia ni ninguno de sus afluentes; así, su viaje no le dio a Inglaterra ningún reclamo sobre la cuenca del río Columbia. Jefferson y su secretario personal Meriwether Lewis leyeron cuidadosamente el libro de Mackenzie. Mientras Jefferson buscaba la aprobación del Congreso para financiar el Cuerpo de Descubrimiento, los políticos leyeron pasajes del texto de Mackenzie en debates que indicaban la necesidad de exploración estadounidense en el noroeste. Mackenzie recomendó que Inglaterra explotara la ruta que había sido pionera, ocupara el noroeste del Pacífico y abriera un comercio directo de pieles con Asia en la costa del Pacífico. Esto trajo un nivel de urgencia a la decisión del presidente Jefferson de ordenar a Lewis y Clark y al Cuerpo de Descubrimiento que plantearan sus reclamos en el río Columbia.

    La gente del noroeste del Pacífico honra a Lewis y Clark por encima de todos los demás de la era de la exploración estadounidense. Ciudades y condados, ríos y picos, calles y escuelas dan fe de la importancia de los dos exploradores y del impulso occidentalizador en la vida estadounidense. El Cuerpo de Descubrimiento de Lewis y Clark fue una expedición militar no construida sobre la conquista, sino el descubrimiento y la iluminación. En el camino hacia el Territorio de Oregón, Lewis y Clark buscaron establecer redes comerciales, canales de transporte y comunicación con las tribus indias, y los reclamos legales de Robert Gray. Eran agentes, diplomáticos y buscadores de un floreciente imperio estadounidense La fantasía de un transporte fácil desde el río Misuri hasta el Océano Pacífico encendió la imaginación de Jefferson hasta que Lewis y Clark desmentieron la existencia de un Pasaje del Noroeste. Finalmente lograron su objetivo principal y establecieron una presencia estadounidense permanente en Fort Clatsop.

    Sus instrucciones primarias incluyeron negociaciones diplomáticas con los nativos americanos y sus gobiernos, y la demarcación de tierras a través de rituales de posesión. “El objeto de su misión es explorar el río Misuri, y tales corrientes principales del mismo, como, por su curso y comunicación con las aguas del Océano Pacífico, ya sea el río Columbia, Oregan [sic], Colorado, o cualquier otro río”. Jefferson destacó la persecución del Pasaje del Noroeste para el comercio asiático de pieles y declaró falsamente a Inglaterra, Francia y España los propósitos comerciales de la expedición; indicó que el único propósito de la expedición era la ciencia y la exploración. España sintió que algo era sospechoso con intenciones estadounidenses y envió cuatro misiones militares para detener la expedición.

    El Cuerpo de Descubrimiento estaba envuelto en secreto e intriga. Las potencias europeas estaban decididas a expandir sus imperios, y las acciones estadounidenses tenían que ser encubiertas. Jefferson envió un mensaje secreto al Congreso en el que buscaba aprobación y financiamiento para la expedición. En el mensaje, Jefferson se refirió a Inglaterra como “ese otro país” [19] y solicitó una apropiación de $2,500 para financiar una expedición por el río Misuri y hacia el Océano Pacífico. El historiador Stephen Dow Beckham declaró: “Estados Unidos se había embarcado en el camino de construir un imperio transcontinental”, y la expedición “mejoró drásticamente los derechos de descubrimiento de Estados Unidos a lo que se conoció como el país de Oregón”. [20] Fue un reconocimiento científico cuidadosamente planeado.

    Jefferson instruyó a Lewis y Clark a tener relaciones positivas con las tribus que encontraron para el establecimiento de asociaciones comerciales y comerciales con los indios. “En toda tu relación con los nativos, trátelos de la manera más amistosa y conciliadora que su propia conducta permita”. [21] Esencialmente, pensó, esto catapultaría a Estados Unidos para que se convirtiera en el jugador más grande del mundo en el lucrativo mercado del comercio de pieles. Jefferson dijo al Congreso que Estados Unidos podría socavar el comercio británico de pieles con China utilizando los sistemas de Missouri, Mississippi y tal vez el río Columbia para llevar pieles a China más rápido que las compañías inglesas. Para fines comerciales, Lewis y Clark fueron, en cierto modo, vendedores ambulantes, además de diplomáticos y comandantes del ejército.

    El Cuerpo de Descubrimiento marcó el quinto intento de Jefferson de explorar Occidente. [22] La expedición no habría sido posible sin la ayuda de indígenas entre ellos la mujer shoshone de 16 años, Sacajawea. Los capitanes Meriwether Lewis y William Clark fueron los primeros hombres blancos en ingresar por tierra a Idaho, Washington y Oregon. De camino a la costa del Pacífico, acamparon a través del Columbia en la isla Wapato (cerca de Portland, Oregón). No fue una experiencia agradable para Clark, quien escribió en su diario, “Dormí pero muy poco anoche por el ruido Mantuvo despierto durante toda la noche por los cisnes, gansos, patos blancos y grandes brant en una pequeña isla de arena eran inmensamente numerosos y su ruido horrible”. [23] El Cuerpo se acercaba a las tan esperadas costas del Pacífico el 7 de noviembre de 1805. Clark se regocijó en su cuaderno, “¡Gran alegría en el campamento estamos a la vista del Ocian, este gran octeano del Pacífico [sic] que tanto tiempo estuvimos ansiosos por ver!” Evidentemente, aún no habían llegado al océano y confundieron un estuario del río Columbia con el Pacífico.

    Al llegar a la costa del Pacífico, construyeron Fort Clatsop y dejaron pruebas de descubrimiento en un documento en el fuerte que indicaba posesión estadounidense en la desembocadura del río Columbia. Lo redactaron como monumento o declaración de su presencia en el Noroeste. También distribuyeron el documento a jefes locales de la región y les instruyeron para que lo pasaran a cualquier capitán de barco que llegara a la zona. Lewis y Clark suelen registrar en sus diarios que tallaron y marcaron sus nombres en árboles y piedras a lo largo de su viaje. El nombre de Clark sigue siendo visible en el Pilar de Pompeyo cerca de Billings, Montana. Es la única evidencia física que queda de la expedición sobre el paisaje hoy en día. El éxito del viaje encendió la imaginación de estudiosos y ciudadanos comunes del pasado y del presente.

    La expedición no habría sobrevivido mientras vivían en la costa de Oregón si no hubiera sido por los esfuerzos de los Chinooks y Clatsop quienes les dijeron dónde se podían encontrar los alces y otros insumos críticos de alimentos. El Cuerpo de Descubrimiento tuvo una cena navideña el día después de que terminara la construcción del fuerte. Según el diario de Clark, comían “pobres alces, peces malcriados y algunas raíces”. A Lewis y Clark no les importaba el clima del noroeste del Pacífico en la desembocadura del Columbia (hoy Astoria) durante los meses de invierno. Durante su estadía de cuatro meses en Fort Clatsop, la lluvia caía todos los días pero por doce días, y los cielos permanecieron sin nubes solo por seis. Estaban emocionados de irse; si tan solo hubieran llegado en julio, ¡entonces es posible que hayan encontrado la zona más atractiva!

    John Jacob Astor

    John Jacob Astor

    Thomas Jefferson, en su búsqueda por colonizar Occidente, también alentó al empresario estadounidense John Jacob Astor a construir un puesto permanente de comercio de pieles en la desembocadura del río Columbia. Jefferson le prometió todo el apoyo que pudiera brindar el Poder Ejecutivo. El puesto comercial de Astor fue una incursión significativa hacia la posesión estadounidense del noroeste del Pacífico. Había motivación política entre los legisladores estadounidenses que pensaban que Inglaterra estaba entrometiendo los derechos soberanos estadounidenses del territorio de Oregón. Los mercados de pieles continuaron arrastrando los intereses comerciales estadounidenses por tierra hacia el Territorio de Luisiana y hacia el Territorio de Oregón. Siguiendo los pasos de Lewis y Clark, Astor persiguió sueños de riqueza, prestigio y poder en pos de un centro comercial asiático durante la infancia de la globalización estadounidense.

    John Jacob Astor era un inmigrante alemán y magnate inmobiliario de la ciudad de Nueva York que acumuló su riqueza comprando propiedades hipotecadas a pequeños propietarios de tierras. También era cobrador de renta, pero no para casas de lujo; gran parte de la finca de Astor en Nueva York estaba cubierta con viviendas de inmigrantes miserables en mal estado. Los mapas de “Propiedad en la ciudad y el condado de Nueva York pertenecientes a John Jacob Astor” a partir de abril de 1836 se asemejaban a un gran dominio con propiedades repartidas por el área metropolitana de Nueva York.

    En 1808, Astor amplió sus posibles inversiones y organizó la American Fur Company, y para 1810, estableció la Pacific Fur Company en el territorio de Oregón desafiando las afirmaciones británicas en la zona. Alexander Ross, un empleado de la compañía, escribió en 1849 que Pacific Fur Company era “una asociación que prometía tanto y lograba tan poco”. [24] Desde una perspectiva empresarial, la Pacific Fur Company podría considerarse un fracaso, pero desde una perspectiva geopolítica, el establecimiento de Fort Astoria en la desembocadura del río Columbia en la costa de Oregón fue un gesto crucial hacia la posesión estadounidense. Astor suministró dinero a su empresa de riesgo y tenía asociados estadounidenses y canadienses operando en el campo. Se desplegaron por todo el noroeste en busca de contactos comerciales para asegurar el comercio de pieles. Astor negoció un pacto que lo convirtió en el único proveedor de bienes exportados a la América rusa, la actual Alaska, y esperaba tener acceso también a esos mercados de pieles.

    La visión de Astor era importar cobijas, telas de algodón, cuentas, hervidores de latón, herramientas metálicas y armas para vestir a sus hombres en el campo y comerciar con los nativos americanos. Los hombres indios dedicaron más atención a la caza de pieles, y los jefes nativos comerciaban por cobre con euroamericanos. El comercio de pieles condujo al rápido agotamiento de la población de nutrias marinas al borde de la extinción durante el siglo XIX. Las embarcaciones de Astor llevaban luego pieles a los mercados del río Perla en la costa sur de China para cambiarlas por cargas de té, vajilla de porcelana, tela de seda, muebles, abanicos y otros artículos de lujo para los residentes de la costa este de Estados Unidos. Los barcos regresaron a la ciudad de Nueva York para descargar las importaciones y tomar una nueva carga de mercancías comerciales para el lejano País Oregón.

    Astor despachó una expedición terrestre y una expedición naval a la costa norte del Pacífico. Ambas expediciones tendrían su parte de problemas y desastres. Wilson Price Hunt estuvo a cargo de la fiesta por tierra, fue uno de los socios fundadores de Pacific Fur Company, y completamente inexperto en liderar una expedición. En el camino, Hunt perdió parte de su partido integrado por funcionarios de la compañía y cincuenta empleados, entre ellos los tramperos John Day y Ramsay Crooks. Hunt y su grupo se encontraron con problemas en la llanura alta del río Snake en Idaho sin señales de agua. Sus hombres estaban atormentados por la sed, y algunos recurrieron a beber su propia orina y comieron algunos de sus animales. El equipo de Hunt finalmente encontró al trampero perdido cerca del río Columbia. Indios Paiute del Norte desnudaron a Day and Crooks y se llevaron todas sus pertenencias en represalia por un asesinato indio perpetrado por uno de los empleados de la compañía. Se quedaron con hambre sin recursos para iniciar un incendio. El río cerca del sitio donde tuvo lugar el encuentro sería nombrado John Day River por los empleados de la compañía. Day quedó traumatizado por la experiencia que pasó el resto de sus años en el Valle de Willamette cazando pieles como recluso social.

    El Tonquin cruzando el Columbia Bar

    El componente marino de la aventura de Astor comenzó en Boston a bordo del Tonquin el 8 de septiembre de 1811, bajo la dirección del teniente Jonathon Thorn. Esta elección resultó ser una de las peores de una serie de errores de cálculo fatales, y a Thorn y su tripulación no les fue mucho mejor que la expedición de Wilson Price Hunt. El viaje de ocho meses a Oregón estuvo plagado de combates y disfunción entre la tripulación debido al liderazgo horriblemente temperamental e inestable de Thorn. Durante el viaje varó a tripulantes en Tierra del Fuego e Isla de Pascua, y azotó a los tripulantes. La crueldad de Thorn le costó la vida a ocho hombres en la desembocadura del río Columbia cuando les ordenó salir a botes pequeños para atravesar las violentas aguas del peligroso bar. Ordenó a su primer compañero, Ashton Fox, a quien a Thorn no le gustaba, junto con tres hombres inexpertos y un marinero de edad avanzada que salieran a botes con fugas. Fox se opuso, pero el capitán se negó a escuchar sus súpulos. Thorn lo reprendió, diciendo: “Señor Fox si le teme al agua, debería haberse quedado en Boston”. Thorn no iba a ser disuadido, y Fox se volvió hacia sus compañeros y dijo: “Mi tío se ahogó aquí no hace muchos años, y ahora voy a poner mis huesos con los suyos. Adiós a mis amigos, quizás nos volveremos a encontrar en el próximo mundo”. Sobre esto, Fox hizo bajar las embarcaciones, y sus pequeñas embarcaciones inadecuadas fueron empequeñecidas por las olas en las turbulentas aguas en la desembocadura del poderoso río. El barco quedó sumergido varias veces después de recorrer unos cientos de metros, y los hombres enarbolaron una bandera de auxilio. Thorn lo ignoró y ordenó a sus hombres que continuaran con sus deberes.

    Alexander Ross recordó el liderazgo irascible de Thorn: “Porque el capitán, en sus frenéticos ataques de pasión, era capaz de recorrer cualquier extremo, y preferiría haber destruido la expedición, el barco, y todos los que estaban a bordo, que ser frustrado en lo que consideraba como disciplina de barco, o sus deberes náuticos”. [25] Ross declaró que Fox se encontró con la ira del capitán al tratar de suavizar las relaciones con los pasajeros a bordo del Tonquin a quienes el capitán había maltratado y empleados de oficina que había tratado como manos de cubierta. [26] Thorn ordenó entonces una segunda embarcación con cinco a bordo a los sonidos del otro lado del canal. También volcó en las furiosas aguas de ruptura. De las desafortunadas tripulaciones, solo dos hombres —el armero Stephen Weekes y uno de la docena de hawaianos que habían traído— fueron encontrados más tarde con vida cerca de Baker Bay. A pesar de los retos que vivió la tripulación, los Tonquin atracaron en la orilla sur del río y allí establecieron el Fuerte Astoria en 1811. El gobernador Oswald West más tarde en la memoria histórica sostuvo una visión poco halagadora de la tripulación del Tonquin y en particular de sus tripulantes franco-canadienses: “Los empleados de la compañía [de la Astor Pacific Fur Company] al llegar a la Columbia, no perdieron tiempo en darle una vez más a las criadas indias. Cuando Luis, Bautista o Pierre vieron a uno de su agrado le deslizó un cuchillo de caza a papá, una cadena de cuentas azules a mamá, y se cerró el trato”. [27]

    Posteriormente el Tonquin dejaría Astoria. Thorn vivió quizás un destino muy merecedor cuando llegó a Nootka Sound en la isla de Vancouver. Las transacciones con los Nootka se amargaron cuando Thorn sintió que los Nootka le estaban sobrecargando sobre el precio de las pieles de nutria. A pesar de las instrucciones de Astor a Thorn y su tripulación para que trataran a los Nativos con justicia y amabilidad, Thorn le devolvió a patear las pieles a los indios Nootka y frotó violentamente la cara de un jefe con un pelaje. Su intérprete exhortó a Thorn y a sus hombres a irse esa noche. Thorn se negó, pensando que había enseñado una lección a los indios. Al amanecer, las canoas llegaban junto al Tonquin. Los nootkas que aparentemente estaban desarmados, ofrecieron pieles para comerciar, y Thorn les permitió subir a bordo. Esta fue otra instrucción que Thorn ignoró de Astor. Se le había aconsejado que no permitiera el comercio en cubierta, o que permitiera que los enviados abordaran el barco. Pronto la cubierta se llenó de 200 pobladores que sostenían pieles. Se dio una llamada, y los nootkas dejaron a un lado sus pieles. Sacaron mazas ocultas y cayeron sobre la tripulación. Thorn y la mayoría de los demás fueron apuñalados o golpeados y arrojados por la borda donde las mujeres en canoas los remataron. Sólo cuatro de los estadounidenses escaparon, más tarde para ser capturados y condenados a muerte. Al día siguiente, los Nootkas regresaron al barco. Un par de los marineros pudieron detonar un cargador de pólvora de pistola volándose ellos mismos, junto con varios Nootkas. El Tonquín fue destruido, y el único sobreviviente fue un intérprete llamado Lmazee. Después de escuchar la noticia del barco y su tripulación, Astor fue esa noche al teatro como distracción. Cuando un asociado le preguntó cómo con buena conciencia podía encogerse de hombros de la tragedia y entretenerse, Astor respondió: “¿Qué debo hacer? ¿Me harías quedarme en casa y llorar por lo que no puedo evitar?” [28]

    FORT ASTORIA: COMIENZOS AMERICANOS

    Fuerte Astoria

    Fort Astoria se convirtió en el núcleo de Astoria, Oregón, la comunidad europea americana más antigua de la región. El puesto avanzado pasó por décadas de juicio y tribulación con su población descendiendo a veces a una sola familia y a unos pocos empleados de la Compañía de la Bahía de Hudson, pero aguantó. No era tan ideal como el Valle de Willamette para el asentamiento y una futura “república agraria”. Las llanuras de Clatsop carecían de suelo fértil y recibieron demasiada lluvia para cosechar las recompensas de la agricultura. Pero el río Columbia tuvo una gran importancia estratégica, y el gobierno federal gastó mucho en su defensa y mantuvo sus canales comerciales seguros y navegables con el establecimiento de faros. Iniciativas federales como estas ayudaron a alimentar la economía local y atrajeron a más inmigrantes euroamericanos a la región. Astoria se convertiría en una ciudad importante de la costa del Pacífico, hogar de diversas etnias, pero era casi la ciudad la que no sucedió.

    Jefferson argumentó que Estados Unidos era dueño del país de Oregón debido a Astoria, el puesto comercial estadounidense permanente que John Jacob Astor había construido. Durante la Guerra de 1812, los británicos ocuparon Astoria y lo renombraron Fort George, dando al imperio su primer puesto en la costa del Pacífico Norte. Astor utilizó su considerable influencia política para presionar a los funcionarios del gobierno para que protegieran su puesto, incluso argumentando que Thomas Jefferson, ahora fuera de su cargo, le había pedido que emprendiera el esfuerzo. Le suplicó a James Madison que intercediera en Fort Astoria por el bien del país. La mayoría de los líderes decepcionados del puesto estaban preparados para vender la operación a la North West Company, un conglomerado británico de comercio de pieles que rivalizaba con la Hudson Bay Company, incluso antes de que llegara un buque de guerra británico a fines de 1813. El Tratado de Gante en 1814 resolvió la guerra con Gran Bretaña restaurando todo el territorio disputado en la región de Oregón al gobierno de Estados Unidos permitiendo a las empresas estadounidenses recuperar su acceso a los recursos de Oregón. Los comerciantes estadounidenses y británicos convivieron en Astoria hasta que Northwest Company se vio obligada a fusionarse con la Hudson Bay Company en 1821.

    FORT VANCOVER y JOHN McLoughlin

    En 1825, George Simpson, quien trabajaba en la administración de Hudson Bay Company, trasladó Fort George en Astoria a Fort Vancouver 100 millas río abajo en la orilla norte del río Columbia, frente a lo que se convertiría en Portland, Oregón. Pronto determinó que el comercio de pieles del río Columbia “ha sido descuidado, vergonzosamente mal administrado y una escena de la extravagancia más derrochadora y la disensión más desafortunada”. [29] Simpson imaginó que los comerciantes de pieles no dependerían solo del comercio sino que se mantendrían ocupados y autosuficientes cultivando, pescando o tomando alguna otra actividad rentable. Fort Vancouver proporcionaría un vínculo comercial global crucial entre China, América del Norte y Gran Bretaña. Simpson hizo que el comercio de pieles del país de Oregón fuera más centralizado y rentable para Hudson Bay Company.

    La compañía creó un sistema de crédito que sirvió para atar más de cerca a los tramperos y comerciantes de pieles indígenas a la compañía a través de la deuda. Un sistema similar fue desplegado en el valle del río Ohio por Thomas Jefferson y el gobernador de Indiana, William Henry Harrison, mediante el cual las casas comerciales eran vehículos de deuda para los nativos y se vieron obligados a ceder sus tierras como pagos por sus deudas pendientes. A lo largo de la costa, en zonas que parecían más seguras, Simpson favoreció un comercio más sustentable en el que la compañía dependía en gran medida de los tramperos nativos. Nombró a John McLoughlin, quien anteriormente había trabajado para la North West Company. Era un hombre de aspecto llamativo tanto alto como regio con una mirada penetrante. Los indios locales lo llamaban el Águila Cabeza Blanca. Como Jefe de Factor y Superintendente del Distrito de Columbia de la Compañía de la Bahía de Hudson, ejerció un gran poder. Encabezó el centro neurálgico de un vasto sistema comercial de diversos artículos comerciales y mantuvo una presencia extraordinaria en un dominio fronterizo remoto. Oficialmente, es conocido como el “Padre de Oregon”.

    Marguerite McLoughlin

    Fort Vancouver era una comunidad europea pequeña y autosuficiente, completa con un hospital y de treinta a cincuenta empleados de la compañía que vivían con sus esposas indias, como el propio McLoughlin que se casó con Marguerite Wadin McKay cuya madre era Ojibwa. Era una especie de metrópolis cosmopolita, con indios, hawaianos, métis y canadienses franceses que eran todos vínculos con el sistema comercial imperial británico. Muchos de los colonos canadienses franceses y empleados de las compañías de pieles habían tenido esclavos indios, tanto hombres como mujeres, ya que se podía tener un esclavo de diez a quince cobijas. La mayoría de ellos permanecieron con sus dueños hasta 1855 y 1856, cuando fueron acorralados por las autoridades federales y colocados en reservas indias. Los tramperos franco-canadienses —entre ellos Joseph Gervais y otros, como Michael La Fromboise, que entró en el Tonquin — iniciaron el asentamiento en French Prairie. Gervais nació en Canadá y murió en French Prairie en 1861. Atrapó pieles tanto para el noroeste como para las empresas de la Bahía de Hudson, y tuvo varias esposas indias a lo largo de los años, entre ellas mujeres de las naciones Chinook y Clatsop.

    Durante las fases iniciales del asentamiento euroamericano y la apertura del comercio de pieles, el Territorio de Oregón se convirtió en un centro comercial crítico de globalización y expansión estadounidense. Muchas potencias europeas disputaron la posesión de Oregón, y poco a poco a través del comercio y la exploración, la región comenzó a conservar un tono multicultural.

    Factor principal de Hudson Bay Company, John McLoughlin

    [1] Calloway, Colin: Primeros pueblos: una encuesta documental sobre la historia de los indios americanos, (Bedford St. Martin's Press, Nueva York, 2019) p. 218

    [2] Belmessous, Saliha (ed.): Reclamaciones Nativas: Ley Indígena contra el Imperio 1500-1920, (Oxford University Press, Londres, 2012) p. 20

    [3] Miller, Robert: América nativa, descubierta y conquistada: Thomas Jefferson, Lewis y Clark, y Manifest Destiny (Prensa de la Universidad de Nebraska: Lincoln, 2008)

    [4] J. Richard Nokes: El río de Columbia: Los viajes de Robert Gray, (Washington Historical Society Press: Tacoma, 1991) p. 67.

    [5] Schwantes, Carlos: El noroeste del Pacífico: una historia interpretativa, p. 20.

    [6] Cocinero, James: Los viajes del capitán James Cook, volumen II (William Smith: Londres, 1842)

    [7] John Ledyard, Un diario del último viaje del capitán Cook al Océano Pacífico, y en busca de un pasaje del noroeste, entre Asia y América

    [8] Elliott, T.C., “El extraño caso de Jonathon Carver y el nombre Oregon”, The Quarterly of the Oregon Historical Society, Vol. 21, No. 4 (dic., 1920), pp. 341-368.

    [9] J. Richard Nokes, p. xvi.

    [10] Hayes, Derek. Atlas histórico del noroeste del Pacífico: Mapas de exploración y descubrimiento. Libros Sasquatch. 1999

    [11] Los historiadores sostienen que la nutria debería haber sido el animal estatal de Oregón en lugar del castor.

    [12] Nokes, Richard: Columbia Rive r: Los viajes de Robert Gray, Sociedad Histórica del Estado de Washington, Tacoma Wa. 1991, p. 194.

    [13] Ibíd. p. 185

    [14] Nokes, Río Columbia, p. 262

    [15] Ibíd., p. 195.

    [16] “Thomas Jefferson a Andre Michaux, 23 de enero de 1793”, Thomas Jefferson Papers, Biblioteca del Congreso

    [17] Schwantes, Carlos: Historia del noroeste del Pacífico: una guía interpretativa

    [18] Mackenzie, Alexander: Una historia general del comercio de pieles desde Canadá hasta el noroeste, 1801.

    [19] Thomas Jefferson al Congreso, 18 de enero de 1803. Thomas Jefferson Papers, Biblioteca del Congreso.

    [20] Miller, Robert: América nativa, descubierta y conquistada, p. 108.

    [21] Instrucciones de Jefferson a Meriwether Lewis, 20 de junio de 1803.

    [22] En 1807 el sargento Patrick Gass, quien formaba parte de la expedición Lewis y Clark, usó el nombre de Cuerpo de Descubrimiento en el título de su libro sobre la expedición y se quedó atascado. El apodo real que se registra en las revistas Lewis y Clark es el “Cuerpo de Voluntarios para el Descubrimiento del Noroeste”.

    [23] Lansing, Jewel: Multnomah: La tumultuosa historia del condado más poblado de Oregón, (Oregon State University Press: Corvallis, 2012) p. 9.

    [24] Pyle, Robert Michael: “John Jacob Astor I: ¿Un hombre muy excelente?” , citado en Stephen Dow Beckham (ed.), Eminent Astorians, (Oregon State University Press, Corvallis, 2010)

    [25] Ross, Alexander: Las aventuras de los primeros colonos en el río Oregón o Columbia: una narrativa de la expedición acondicionada por John Jacob Astor, (Smith, Elder and Co.: Londres, 1849) p. 52-56.

    [26] Ibíd.

    [27] Oswald West Papers Caja 1 MSS 589

    [28] Pyle, Robert Michael: “John Jacob Astor: ¿Un hombre excelente?” en Eminentes astorianos, p. 70-71.

    [29] Peterson del Mar, David, Oregón Promesa, p. 85.


    This page titled 1.2: Curiosidad, comercio, conquista y competencia: imperios y descubrimiento del comercio de pieles is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Athanasios Michaels (OpenOregon) .