Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.5: Estadidad- Exclusiones Constitucionales y Guerra Civil

  • Page ID
    101710
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Durante la Guerra Civil, las ansiedades raciales afectaron a la nación cuando Oregon se convirtió en un estado. Muchos pioneros que llegaron a Oregón se originaron en estados fronterizos divididos por la esclavitud y amargamente divididos entre demócratas y republicanos y su lealtad a la Unión y la Confederación. Los afroamericanos habían llegado por primera vez a Oregón en 1788 y Portland en 1850. Las migraciones de los años 1840 y 1850 establecieron una presencia negra en Oregón. Solo había 150 residentes negros durante esta época, y los afroamericanos vivían en catorce de los diecinueve condados de Oregón. Estuvieron involucrados en una serie de ocupaciones a principios de la Revolución Industrial, incluyendo la agricultura, los negocios, la minería, la navegación, el servicio personal y el trabajo doméstico. [1]

    La Guerra Civil y sus Efectos

    En todo el noroeste la Guerra Civil fue una preocupación intensa, inmediata y permanente. Los amargos debates sobre los derechos de los estados, la esclavitud y la emancipación volvieron vecino contra vecino. Entre los años 1840 y 1860, la población afroamericana en Oregón nunca subió por encima del uno por ciento, y sin embargo los temas de la esclavitud y los negros libres dominaron los debates políticos de la época y definieron la experiencia de la Guerra Civil en Oregón. Las comunidades del sur de Oregón migraron desde el sur superior (CIS-Appalachia) y el valle del río Ohio, desde estados como Missouri y Kentucky, y los niveles sur de Illinois, Ohio e Indiana. Muchos de los blancos residentes de estos estados escaparon de la dominación económica y política de los esclavistas aristocráticos. A ellos no les gustaba la esclavitud, pero albergaban miedo hacia los negros.

    Los blancos del Viejo Noroeste (el valle del río Ohio) compartieron la idea de que los negros no solo eran racialmente inferiores, sino una amenaza para la sociedad blanca libre. Los colonos de estas regiones tenían opiniones negativas similares hacia los derechos soberanos de los nativos americanos. Pensaban que los nativos americanos les impedía el acceso a la tierra libre, y simpatizaban con la plataforma política de los confederados que enfatizaban los derechos del gobierno pequeño y de los estados. El nombre de los héroes demócratas, el presidente Andrew Jackson y el senador Stephen Douglas, los republicanos de Oregón comenzaron a identificar a los condados de Douglas, Jackson y Josephine como los “Dixie de Oregón”. [2] Demócratas y Confederados tenían la intención de establecer un reinado jacksoniano del “hombre común (blanco)” en el noroeste. Colonos de Nueva Inglaterra poblaron los condados del norte del valle de Willamette, dando un contraste político con la parte sur del estado.

    Los primeros colonos también buscaron evitar que se estableciera en Oregón un mercado laboral competitivo desleal. Un granjero de Missouri durante el período anterior a la guerra en 1844 declaró: “A menos que un hombre tenga [esclavos] no tiene ni siquiera oportunidad; no puede competir con el hombre que lo hace... Me voy a Oregón donde no habrá esclavos, y todos comenzaremos incluso”. La esclavitud controlaba el mercado laboral en el Sur dominado por economías de plantación y servidumbre involuntaria. Los emigrantes blancos del sur dieron forma a los mercados laborales en el oeste americano acorralando las ganancias para ser compartidas solo por ellos mismos.

    Además de las preocupaciones económicas, los colonos blancos trajeron consigo sus prejuicios, entre ellos la amenaza de azotes a los negros que intentaban ingresar al estado. Muchos colonos de Oregón querían impedir que los negros entraran al territorio en parte debido a la antipatía racial y por temor a su competencia en los mercados laborales. La amenaza de que los negros se unieran con los nativos en revuelta era un miedo desenfrenado entre los blancos. En última instancia, las enmiendas constitucionales federales anularon las leyes del estado de Oregón que prohibían a los negros residir en el estado, pero esas leyes permanecieron en los libros hasta 1926. En una distorsión similar de los derechos de los estados, el estado de Oregón no volvió a ratificar la Decimocuarta Enmienda (igual protección de la ley) hasta 1973 después de haber sido rescindida en 1868, y la Decimoquinta Enmienda, el derecho de voto, no fue ratificada hasta 1959.

    La primera ley de exclusión fue propuesta y aprobada el 18 de junio de 1844, y requería que todos los negros abandonaran el territorio dentro de los tres años (los varones tenían dos años para salir, y las mujeres tenían tres). Los esclavistas estaban obligados a liberar a sus esclavos, y esos esclavos liberados no podían permanecer en el estado. Cualquier afroamericano encontrado en violación de esta ley fue sometido a una Ley de Pestañas, una forma de castigo corpóreo por azotes públicos, y debía repetirse después de seis meses si se negaban a irse. [3] Los votantes rescindieron la ley en 1845.

    Peter Burnett

    Pioneros de Oregon como Peter Burnett de Missouri ayudaron a crear la ley de exclusión racista de 1844. “El objeto es mantenerse alejado de esa clase de población más problemática. Estamos en un mundo nuevo, en las circunstancias más favorables y deseamos evitar la mayoría de esos males que tanto han afligido a Estados Unidos y a otros países”. [4] Sus cartas fueron publicadas en periódicos de Missouri, y sus descripciones de Oregón alentaron a muchos otros a moverse hacia el oeste. Burnett llegó a Oregón con su familia en 1843 y se instaló en una granja cerca de Hillsboro, donde finalmente representó al distrito de Tualatin en el Comité Legislativo y en 1844 introdujo la ley de exclusión.

    Burnett consideraba que la emigración era un privilegio para los blancos y no un derecho para todos; por lo tanto, la libertad de viajar y de comercio iba a ser un espacio protegido de prosperidad para los blancos. Esta postura fue concebida por los principios del “suelo libre” introducidos en el asentamiento del oeste americano. Con base en precedentes históricos y judiciales, Burnett consideró que la negación de estas libertades podría lograrse sin negar a las personas de color sus derechos constitucionales. Dado que a los negros no se les permitió votar, argumentó, es mejor negarles la residencia también ya que no tendrían motivo de superación personal. [5] Burnett tiene razón sobre las protecciones constitucionales a partir de 1844; las enmiendas que abolieron la esclavitud y ofrecían igual protección de la ley aún no existían.

    Una minoría de ciudadanos que detestaban la Ley de Exclusión firmaron peticiones a favor de derogar la ley. El pionero Jesse Applegate, quien fundó el Sendero Applegate que ayudó a los colonos a llegar al sur de Oregón desde California, se opuso a la ley. Applegate llegó a Oregón en 1843 y fue elegido miembro del Comité Legislativo donde apoyó la derogación de la Ley de Exclusión de 1844. [6] También se opuso a la esclavitud pero aún usaba mano de obra esclava para sus campos agrícolas cuando la mano de obra era escasa. Applegate era un republicano whig que no mostró interés en la política ni en ocupar cargos pero ayudó a organizar el Partido Republicano en Oregón.

    Jesse Applegate

    Oregón dividido por la esclavitud

    Los periódicos de Oregón estaban divididos sobre el tema de la esclavitud. En el lado demócrata del pasillo político, el Table Rock Sentinel de Jacksonville era proesclavista, y quería que la propiedad de los esclavos fuera protegida constitucionalmente así como el Mensajero Occidental de Corvallis declaró: “No hemos comenzado a luchar” por la protección de la esclavitud en la constitución del estado. William T'Vault fue un abogado nacido en Tennesse y editor del Table Rock Sentinel. Tenía la intención de formar un “Territorio de Jackson tolerante a la esclavitud” a partir de las regiones mineras de las montañas Siskiyou de Oregón y California. El orégano de Portland y el Oregon Argus de la ciudad de Oregón editorializaron sobre el tema de la esclavitud de acuerdo con las opiniones más convencionales del Partido Republicano y sentían que la propiedad personal en forma de esclavitud no era ética y no debería ser un derecho protegido por el Estado. El Oregon Argus miró la propuesta de la esclavitud como “una víbora enorme, con colmillos venenosos a la cabeza, una legión de patas en el vientre y una mortífera picadura en la cola”.

    El orégano firmó una petición de 1851 solicitando la derogación de la Ley de Exclusión de 1849. Querían “llamar la atención sobre la severidad de la ley y la injusticia que muchas veces resulta de su aplicación”. [7] En la Convención Constitucional de Oregón de 1857, la esclavitud era anatema para la mayoría de los delegados, pero también lo fue la idea de igualdad racial. La Convención se adhirió a la doctrina de soberanía popular que puso la decisión en manos de los votantes de Oregón. Los demócratas de Oregón estaban unidos en su oposición a los afroamericanos, y la gran mayoría creía que la esclavitud no pertenecía a Oregón. El estado de Oregón no estaba dominado por defensores de la proesclavitud ni abolicionistas. Muchos orégonos detestaban la esclavitud pero no por motivos morales. En cambio, los afroamericanos serían vistos como competidores económicos e intrusos sociales.

    Leyes de Exclusión

    Oregon creó tres leyes de exclusión en 1844, 1849 y 1857. Si bien no se aplican ampliamente, estas leyes discriminatorias, junto con las restricciones a la propiedad de la tierra y la votación, ayudan a explicar por qué había tan pocos afroamericanos en Oregon. La esclavitud existía en Oregón en partes de los valles de Willamette y Yamhill, a pesar de que estaba prohibida por la ley. Las leyes de exclusión diseñadas para evitar que los negros vengan a Oregón se aprobaron dos veces durante la década de 1840, consideradas varias veces más, y finalmente se aprobaron como parte de la constitución estatal en 1857. En 1860, año después de que Oregon alcanzara la estadidad, su población negra era de apenas 128 en una población total de 52.465, y esos números incluían a varias docenas de afroamericanos esclavizados.

    Una cláusula de exclusión a incluir en la Constitución del Estado de Oregón fue aprobada por votación popular el 9 de noviembre de 1857 y permaneció como parte de la constitución estatal hasta 1926, mucho después de la anulación por las enmiendas de la Guerra Civil a la constitución federal. La Cláusula de Exclusión establecía:

    “Ningún negro libre o mulato que no resida en este estado en el momento de la adopción de esta constitución, vendrán, residirán o estarán dentro de este estado o poseerán bienes inmuebles, o harán contratos, o mantendrán cualquier demanda en el mismo; y la asamblea legislativa dispondrá por leyes penales para la remoción por el público oficiales de todos esos negros y mulatos, y por su efectiva exclusión del Estado, y para el castigo de las personas que los introduzcan al Estado, o los empleen o los alberguen.”

    Las leyes de exclusión de Oregón implicaban prohibir que los afroamericanos ingresaran a Oregón, incluso en embarcaciones marítimas. Había una multa de $500 para cualquier dueño de barco negligente. Toda persona de raza negra o mixta en violación a la ley debía ser detenida y ordenada a partir. Leyes de exclusión similares a las promulgadas en Oregón se aprobaron en Indiana e Illinois y se consideraron, aunque nunca se aprobaron, en Ohio. Los colonos que trajeron actitudes racistas a través de las llanuras vieron las restricciones legales como la mejor solución al problema.

    En el Sendero de Oregón, los africanos esclavizados viajaban con las familias de sus dueños, y los censistas los catalogaron como “sirvientes” ya que existía una prohibición territorial de la esclavitud. Samuel Thurston, delegado en el Congreso que dio vida a la Ley de Reclamación de Tierras de Donación, repitió los mismos temores de colusión de personas de color en sus esfuerzos por asegurar la restricción de concesiones de tierras a los blancos desatando un patrón de leyes de bienes raíces que favorecen a los blancos durante varias décadas en Oregón.

    “La primera asamblea legislativa... aprobó otra ley contra la introducción de los negros libres. Esto es una cuestión de vida o muerte para nosotros en Oregon, y de dinero para este Gobierno. Los negros se asocian con los indios y se casan entre sí, y, si se fomenta o se permite su libre ingreso, surgiría una relación entre ellos y las diferentes tribus, y una raza mixta garantizaría hostilidad a los blancos; y los indios siendo guiados por el negro que conoce mejor la costumbres, lenguaje y modales de los blancos que los indios estos salvajes se volverían mucho más formidables de lo que serían de otra manera y guerras largas y sangrientas serían el fruto de la mezcla de las razas. Es el principio de autoconservación el que justifica la acción de la legislatura de Oregón”.

    Las peticiones fueron presentadas por varios residentes negros de Oregón solicitando la derogación de las Leyes de Exclusión, pero todas fueron derrotadas. Un legislador estatal patrocinó otra ley de exclusión para reemplazar la ley de exclusión de 1849, alegando que los colonos negros no tenían derecho a permanecer en Oregón porque no habían tomado parte en el asentamiento de la zona y el desplazamiento de la población nativa. Aparte de la ilegitimidad de tal prueba de fuego para asentarse, hay una cantidad abrumadora de evidencia que demuestra que esto era falso. George Washington Bush fue un importante pionero negro en el Oregon Trail y Moses Harris era un hombre de la montaña negra y guía de vagones que había escoltado a las familias Whitman y Spaulding. Harris también ayudó a colonos varados en el centro de Oregon y el desierto de Oregón. Claramente, personas de color ayudaron en el asentamiento de Oregon, pero los proponentes optaron por ignorar las pruebas. Los opositores al proyecto de ley vieron que la legislación ponía en peligro una fuente de mano de obra barata y sugirieron que habría una falta de trabajadores serviles si se aprobaba. “Lo negros que tenemos en el país se admite son respetuosos de la ley, pacíficas, y no son lo suficientemente numerosos para abastecer las barberías y cocinas de los pueblos... Si un hombre quiere que se ennegrezcan las botas, debe hacerlo él mismo”. [8] A algunos legisladores de Oregón, ese escenario parecía debajo de ellos.

    Al final, la cláusula de exclusión fue aprobada abrumadoramente por los votantes, con 8 mil 640 a favor y mil 081 en contra. Oregón se convirtió en el único estado admitido en la unión con tal cláusula en su constitución. También durante este tiempo se rechazó una cláusula de esclavitud. Fueron 2 mil 645 los que votaron a favor de la esclavitud y 7 mil 727 que se opusieron a permitir la esclavitud en Oregón. Si la esclavitud hubiera sido votada por el pueblo, tal cláusula habría declarado:

    “Las personas legalmente mantenidas como esclavos en cualquier estado, territorio o distrito de los Estados Unidos bajo las leyes de los mismos, pueden ser traídas a este estado; y dichos esclavos y sus descendientes pueden ser retenidos como esclavos dentro de este estado y no serán emancipados sin el consentimiento de sus dueños”. [9]

    Jacob Vanderpool

    Según el censo realizado en Oregón en 1850, 207 personas fueron identificadas como negras o mulatas. De este número, tres cuartas partes eran en realidad hawaianos o indios de ascendencia mixta, ya que los censistas tendían a poner a todos los no blancos en la misma categoría. Sólo había cincuenta y cuatro negros incluidos en el censo de 1850. El primer y único intento exitoso de hacer cumplir una ley de exclusión racial se realizó contra un ex marinero, Jacob Vanderpool, en 1851, quien era dueño de un negocio afrocaribeño cerca de Salem. Vanderpool era dueño de un salón, restaurante y pensión. Su vecino, Theophilus Magruder, gerente del City Hotel of Oregon City en 1847, también fue propietario de la Main Street House en Oregon City en 1851. Magruder demandó a Vanderpool en la corte por “ser negro en Oregon”, y fue arrestado y encarcelado. Quizás Magruder no podría enfrentar un mercado competitivo saludable cuando un hombre de color desafió sus intereses comerciales. El abogado defensor de Vanderpool argumentó que la ley era inconstitucional ya que no había sido aprobada legalmente por el Poder Legislativo. La fiscalía ofreció tres testigos que dieron vagos testimonios. Al día siguiente, el juez Thomas Nelson ordenó a Vanderpool que saliera de Oregon en un plazo de treinta días. El Espectador Oregón de la ciudad de Oregón celebró el resultado como una victoria para la ley y el orden: “Se pidió una decisión para respetar la aplicación de esa ley; [Nelson] decidió que el estatuto debía hacerse cumplir de inmediato y que el negro sería desterrado con del Territorio”. [10]

    Esclavitud en Oregón

    Ex esclavos que residían en Oregón resistieron la esclavización a través del proceso legal o abandonaron el estado. El Presidente del Tribunal Supremo Territorial George Williams presidió un caso en 1853 que involucraba a Nathaniel Ford, quien se negó a mandar (liberar de la esclavitud) a cuatro de los hijos de Robin y Polly Holmes, quienes fueron liberados en 1850. Holmes exigió el regreso de sus hijos, pero Ford se negó y amenazó con devolver a toda la familia a Missouri como esclavos. Holmes procedió a presentar una demanda de hábeas corpus contra Ford por retener ilegalmente a sus hijos. Williams, un demócrata de “Suelo Libre” designado por el presidente Franklin Pierce, opinó que la esclavitud no podría existir en Oregón a menos que hubiera una legislación específica para protegerla:

    “Si los esclavistas podían o no llevar a sus esclavos a los territorios y retenerlos ahí ya que la propiedad se había convertido en una cuestión candente, y mis predecesores en el cargo, por razones más conocidas por ellos mismos, se habían negado a escuchar el caso. Así sostenía que sin algún [acto] legislativo positivo que estableciera la esclavitud aquí, no existía ni podría existir aquí en Oregón, y otorgué a la gente de color su libertad. Donde la esclavitud no existe legalmente, [los esclavos] son libres”. [11]

    Juez George H. Williams de la Suprema Corte Territorial

    Los niños podrían haber sido enviados de regreso a Missouri bajo la Ley de Esclavos Fugitivos que fue aprobada por el Congreso de Estados Unidos el 18 de septiembre de 1850. Holmes v. Ford fue el último intento judicial de mantener la esclavitud por parte de colonos proesclavistas en Oregón. Había muchos hombres proesclavistas que encontraron muy de mal gusto la decisión de Williams. La polarización de las creencias sobre la esclavitud que dividió al Partido Demócrata nacional tardó más en desarrollarse en Oregón, pero a medida que se desarrolló, el partido local fomentó una política planificada de silencio sobre la esclavitud para mantener la unidad partidista. Se vio fortalecida por la presencia de Joseph Lane, el gobernador territorial designado y un propio demócrata, que se había adaptado a los intereses locales. Lane fue un veterano honrado de la Guerra Mexicana, que fue una batalla basada en la expansión de la esclavitud, la industria del algodón y la economía de las plantaciones en Texas. [12] Conocido como sureño, simpatizaba con los intereses esclavistas, pero en la década de 1850 guardó silencio sobre el tema de la esclavitud.

    En junio de 1855, se llevó a cabo una convención contra la esclavitud en Albany, Oregón. Durante la convención, el grupo aprobó ocho resoluciones que condenaban la Ley de Esclavos Fugitivos y la derogación de la Decisión Dred Scott. Prometieron luchar contra cualquier intento de introducir la esclavitud en Oregón. El estadista de Oregón fue particularmente vicioso en su perspectiva apoyando la causa de la esclavitud. El diario condenó a las personas en Oregon que trabajan por los derechos civiles de los negros en el estado, y se refirió a ellos como abolicionistas. Reimprimieron una diatriba racista del Examiner of Richmond, Virginia que puso el otorgamiento de derechos negros en el reino de los animales a los que se les da voz política en Estados Unidos:

    “Sus aseveraciones de que los negros tienen derecho a acercarse a nuestras encuestas para sentarse en nuestras cortes a lugares de nuestra Legislatura no son más racionales que una exigencia sobre ellos de que dejen que todos los toros adultos voten en sus urnas todas las cabras capaces disfruten de una oportunidad en su armiño, todos asnos el privilegio de postularse para su General Asambleas y todos los porcinos para sus escaños en el Congreso”. [13]

    Asahel Bush, el editor del Estadista de Oregón, se opuso a la esclavitud en Oregón, pero sostuvo popular entre el partido demócrata la visión racista de que la esclavitud era una forma para que los africanos “mejoraran” su posición económica y social. Sostuvo opiniones racialmente inflamatorias sobre la pluralidad cultural y la inclusión de los afroamericanos en el estado de Oregón: “Tenemos solo pocos n*****s aquí, pero tantos de esa clase como deseamos ver jamás”. Se oponía a que los blancos trajeran negros al estado, y buscaba evitar que los negros compraran bienes raíces, llevaran una demanda a los tribunales o ejecutaran contratos o acuerdos. Esencialmente, así es como se verían las políticas de Jim Crow después de la Guerra Civil. “Estamos a favor de un estado libre en Oregón”, escribió Bush. [14] En su visión, un estado libre era monocromático en términos de poder e influencia política, y esta visión tradicional persistiría después de la Guerra Civil entre algunos orégonos.

    MATTHEW DEADY, GEORGE WILLIAMS Y LA ESCLAVITUD

    La estadidad de Oregón ocurrió en medio de la agitación judicial que siguió a la Decisión Dred Scott en marzo de 1857. En el caso histórico, el presidente del Tribunal Supremo de Estados Unidos, Roger Taney, dictaminó que el Congreso no tenía poder para excluir la esclavitud de territorios como Oregón y por regla de soberanía popular, el pueblo podía elegir la esclavitud a través del voto. El juez de la Corte Suprema de Oregon, Matthew Deady, fue elegido presidente de la Convención Constitucional de Oregón ese mismo año. Deady inicialmente era un defensor de la esclavitud, y consideró la soberanía popular un derecho constitucional del pueblo. La soberanía popular se refería al asentamiento de los estados occidentales y cómo el pueblo podría decidir por votación incluir o excluir la esclavitud en sus constituciones estatales.

    Joseph Lane, quien en ese momento se desempeñaba como gobernador territorial de Oregón, apoyó la idea de la soberanía popular, que para los defensores a favor de la esclavitud parecía una ruta políticamente más segura al liberar a la autoridad gubernamental de la responsabilidad de crear una legislación prohibitiva con respecto a la esclavitud. Es decir, quienes votaron a favor de permitir la esclavitud en Oregón la vieron como una postura defendible. “Nuestro lema fue, en el sondeo tardío, y en nuestra plataforma, y es el verdadero principio del proyecto de ley de Kansas-Nebraska, 'déjelo a la gente'”. [15]

    La idea de los esclavos como forma de propiedad personal fue discutible en la división política durante los años previos a la Guerra Civil. El juez Deady insistió en que la esclavitud era un derecho inviolable de propiedad patrimonial, y un derecho transferible de los particulares. Deady preguntó: “Si un ciudadano de Virginia puede poseer legalmente a un negro... entonces yo como ciudadano de Oregon puedo obtener el mismo derecho de propiedad en este Negro... y tengo derecho a la protección del Gobierno en Oregón que en Virginia”. [16]

    Lane y sus circunscripciones políticas apoyarían las exclusiones constitucionales de un estado libre blanco. El juez George Williams presentó su perspectiva jurídica sobre el tema en una pieza racialmente inflamatoria llamada “La carta del Estado Libre” que estaba dirigida a Asahel Bush, el editor del Estadista de Oregón. Williams advirtió que Oregon debería “mantener lo más claro posible de los negros”, esclavo o libre. Según su opinión, el trabajo esclavo era involuntario, y los negros eran perezosos y degradarían el mercado laboral. “Un hombre blanco libre vale más que dos esclavos negros en el cultivo del suelo”, dijo. Enmarcó el tema de la raza en el establecimiento de Oregón como un estado de “trabajo libre” que no sería propenso a los mismos problemas a los que se habían metido los estados del sur a través de la “necesidad económica” de la esclavitud. Sin embargo, las simpatías raciales de Williams fueron bastante claras, especialmente en lo que respecta a sus deseos de mantener a Oregon lo más blanco posible, “consagrar Oregon al uso del hombre blanco, y excluir al negro, chino y a toda raza de ese personaje”. [17]

    Williams compartió los sentimientos predominantes entre los demócratas de Oregón a los que no les gustaba el abolicionismo y la idea de la igualdad negra. “Los negros son naturalmente perezosos, y como esclavos accionados por miedo al látigo solo están interesados en hacer lo suficiente para evitar el castigo”. [18] En la carta, afirma que “no tiene objeciones a la esclavitud local. No reprocho a los esclavistas del Sur que retengan esclavos. Yo los considero como altísimos, honorables y humanos, una clase de hombres como se puede encontrar en el mundo, y a lo largo de la agitación esclavista han sostenido que fueron “más pecados que pecando”. [19] Mientras jugaba con la base política del Partido Demócrata de Oregón en su “Carta de Estado Libre”, Williams evocó los temores provocados durante el crítico año de 1857, cuando la decisión de Dred Scott negaba el poder del Congreso para controlar la esclavitud en los estados estadounidenses. La visión de un Occidente americano de “suelo libre” y la viabilidad del Partido Republicano estaban todos en peligro crítico. “¿Puede Oregón, con sus grandes afirmaciones, presentes y prospectivas, sobre el gobierno, darse el lujo de desechar la amistad del Norte, el poder supremo de la nación, por el bien de la esclavitud?” [20]

    Bush temía las consecuencias políticas de la esclavitud después de leer la “Carta de Estado Libre” de Williams, calificándola de “una institución imposible para Oregón”. Bush escribió que “el africano está destinado a ser el sirviente y subordinado de la raza blanca superior... que la sabiduría del hombre aún no ha ideado un sistema bajo el cual el negro esté tan bien como él bajo el de la esclavitud estadounidense”. El ex gobernador de Oregón Oswald West vio a Bush como antidemocrático, “a través de su sagacidad y el poder de su pluma, iba a convertirse en dictador en la política de Oregón durante muchos años”. [21]

    Oregon consagraría la exclusión de los afroamericanos de vivir en el estado en la constitución estatal. Jesse Applegate dejó la Convención Constitucional de Oregón con disgusto y escribió en una carta a Matthew Deady: “La sección negra libre es perfectamente abominable, y es difícil darse cuenta de que los hombres que tienen corazones y conciencias, algunos de ellos hoy en las primeras filas de los defensores de los derechos humanos, podrían ser guiados así lejos por parte prejuicio de poner dicho artículo en el marco de un gobierno destinado a ser libre y justo”.

    Apenas dos meses después de que los votantes rechazaran la esclavitud en 1857, en Oregon se propusieron proyectos de ley para proteger la propiedad de esclavos William Allen, demócrata del condado de Yamhill, presentó una resolución:

    “Se ha decidido por la Suprema Corte de Estados Unidos que el Congreso no tiene facultad alguna para prohibir la introducción de la esclavitud en el Territorio... la esclavitud es tolerada por la Constitución de los Estados Unidos; por lo tanto, Resuelto, que el Presidente designe una comisión de tres, para informar qué legislación es necesarias para proteger los derechos de las personas que tienen esclavos en este Territorio.”

    En defensa de su resolución, declaró:

    “No veo ninguna razón por la que no deberíamos tener leyes que protejan la esclavitud. Aquí hay esclavos, pero no hay leyes que regulen o protejan este tipo de bienes. Hay algunos en Benton, Lane, Polk, Yamhill, y no sé cuántos otros condados. ¡La propiedad de la esclavitud está aquí! Entonces se convierte en nuestro deber proteger esa propiedad tal como lo reconoce la constitución de Estados Unidos”. [22]

    Varios miembros de la legislatura admitieron que conocían a personas que poseían esclavos, y pensaban que los esclavistas deberían tener protecciones. Los ex gobernadores de Oregon John Whiteaker y Lafayette Grover, ambos demócratas, fueron francos en su apoyo a la esclavitud. Indica que hubo una facción proesclavista en la política de Oregón que se negó a admitir la derrota.

    El gobernador John Whiteaker y La Guerra Civil

    “Ten cuidado de que al liberar al negro no esclavices al hombre blanco”, fue uno de los principios rectores de Whiteaker como primer gobernador de Oregón. A medida que Estados Unidos descendió a la Guerra Civil, sus opositores políticos utilizaron sus simpatías antisindicales contra él. El gobernador John Whiteaker, cuyos sentimientos antiinmigrantes eran bien conocidos, dijo que las reuniones de la Unión que se llevan a cabo en todo el estado estaban causando desorden y sostuvo que los opuestos a la guerra no eran desleales. Era un sureño que creía en la supremacía estatal y en el derecho divino de la esclavitud. Emitió un manifiesto advirtiendo a la gente en que no se mezclaran en las divisiones políticas de la Guerra Civil, declarando que los estados del sur tenían derechos que debían ser respetados, y no se toleraría la injerencia del Estado. El juez Matthew Deady, dijo una vez de Whiteaker: “Old Whit es un buen ejemplar de un granjero robusto y fronterizo, formado por un cruce entre Illinois y Missouri, con una remota pizca de algo más al este. Aunque está equivocado de cabeza en política, es honesto y tiene razón en el corazón”.

    Whiteaker también buscó purgar a la población china de Oregón y evitar que otros ingresaran al estado. “Un acto para gravar y proteger la minería china en Oregón”, fue aprobado en 1860 por la Casa de Oregón y promulgado por el gobernador, y recaudó un impuesto de 50 dólares mensuales contra un hombre individual de ascendencia china. La ley fue diseñada para reducir la inmigración de mineros y trabajadores chinos en el estado, y fomentar su remoción. Whiteaker y los demócratas de Oregón querían frenar la mano de obra barata en las minas, y afirmaron que la ley estaba destinada a evitar que la gente explotara a los chinos. Funcionarios estatales creían que colocar un impuesto de sondeo a los mineros chinos garantizaría su protección, pero esto era inaplicable. Con un gran número de inmigrantes chinos trabajando en los ferrocarriles, minas y otros trabajos pesados, muchos orégonos se opusieron a su presencia. El abuso de los mineros chinos era a veces imposible de frenar o vigilar de manera efectiva.

    En la actualidad, esta legislación fue diseñada para limitar la presencia china en las minas de Oregón. La ley establecía: “Ningún chino minará en este estado salvo licencia para hacerlo según lo dispuesto por este acto”. En la fracción II de la ley también se establecía: “Todo chino que se dedique a la minería en este estado deberá pagar por dicho privilegio minero la suma del impuesto de dos dólares mensuales”. Dentro de estas disposiciones se incluyeron cláusulas de exclusión enfocadas a los nativos hawaianos o “kanakas”: “Todos los chinos o kanakas que se dediquen al comercio de ganado o al comercio en general deberán pagar por dicho privilegio a razón de cincuenta dólares mensuales”. Los chinos también tuvieron que pagar un impuesto de sondeo trimestral de seis dólares. Si no pagaban el impuesto de sondeo, la tasa de licencia o el impuesto prohibitivo a los negocios, el alguacil tenía “permiso para apoderarse de todos los bienes de los chinos y venderlos en una venta pública al mejor postor con una hora de anticipación”. Los empleadores de la mina tuvieron que asegurarse de que los trabajadores pagaran sus honorarios. Hacienda del Estado obtuvo el 10 por ciento de los ingresos brutos recaudados, el alguacil desnató el 15 por ciento, el secretario o auditor obtuvo el 15 por ciento. El resto de las tasas e impuestos se destinaron a los condados donde trabajaban o residían los chinos. Las tarifas de licencia y los impuestos de sondeo —como en otras partes de Estados Unidos, incluida California— involucraron una tremenda red de injerencias financieras y llenando los bolsillos de los funcionarios gubernamentales. [23]

    Caballeros del Círculo Dorado

    Estimulados por el aumento del abolicionismo durante la tumultuosa década de 1850, se estableció a los Caballeros del Círculo Dorado una sociedad nacional clandestina, y precursora del Ku Klux Klan. El Círculo Dorado tenía un plan para crear un territorio separado llamado república de la costa del Pacífico durante la Guerra Civil, que anexaría un “círculo dorado” de territorios en México, Centroamérica, Estados Confederados de América y el Caribe como estados esclavos. Su objeto era “sofocar la presente administración [Lincoln}, resistirse al borrador si se intentaba hacerla cumplir, y mejorar la primera oportunidad favorable de erigir una República del Pacífico”. [24] Entre 1863 y 1864, había aproximadamente 2.500 miembros en al menos diez grupos en varias ciudades de Oregón, entre ellas Portland, Salem, Scio, Albany, Jacksonville, Dallas e Independence. Se conocieron en la Casa Cincinnati en Eola, Oregón, y distinguidos miembros pudieron autenticar su llegada a través de apretones de manos secretos, “dar dos sacudidas hacia abajo” o “acariciaron el bigote dos veces con los dos primeros dedos contra el pulgar”. Los integrantes, como parte de sus funciones como grupo paramilitar, debían estar armados con al menos 40 cartuchos de munición en todo momento.

    Se rumoreaba que Joseph Lane había sido parte de esta organización junto con los demócratas del sur de Oregón, quienes apoyaron abiertamente a la Confederación y sugirieron la rendición del Norte. Lane regresó de Washington D.C. en desgracia, acusado de contrabando de armas para los Caballeros. El orégano de Portland expuso a la organización y a sus miembros, algunos de los cuales se postulaban para cargos públicos. En la visión de los Caballeros, los derechos de voto universales serían descartados y el trabajo manual sería proporcionado por inmigrantes chinos y hawaianos, y los esclavos seguirían siendo importados de África y permanecerían en la esclavitud.

    La elección de Hobson: La violencia antichina en el oeste americano

    INMIGRANTES CHINOS

    Después de que Oregón alcanzara la estadidad en 1859, la difícil situación de los inmigrantes chinos en el estado de Oregón se superpondría con la experiencia afroamericana. La hostilidad racial se desahogó hacia los recién llegados de China continental. Fue particularmente pronunciada en ciudades como Portland, que tenía la segunda población más alta de inmigrantes chinos del país, detrás de San Francisco. Un proyecto de ley de la Cámara de Representantes fue impulsado por una petición firmada por 293 residentes del condado de Multnomah, donde se encuentra Portland, quienes se quejaron de que los negros y los chinos se estaban convirtiendo en una molestia intolerable, hacinándose y tomando el control de trabajos que los blancos pobres habían tenido. En la petición se afirmaba: “Pedimos prever por ley la remoción de los negros y tales disposiciones en referencia a los chinos como para hacer que prefieran algún otro país al nuestro”. La comunidad inmigrante china sería el blanco de la retórica nativista y la animosidad que producían ira e histeria populistas hacia los recién llegados asiáticos.

    La situación política y económica en China continental estaba en quiebra debido a las hazañas imperiales británicas de las Guerras del Opio. Ya en la década de 1850, los trabajadores chinos, en su mayoría de la provincia de Guangdong en la costa del sur de China, se asentaron en las partes sur y este del Territorio de Oregón y el norte de California para extraer oro. Hombres chinos construyeron los ferrocarriles de Oregón, y compusieron el mayor porcentaje de trabajadores de la fábrica de conservas en Astoria. Los trabajadores chinos, predominantemente hombres, fueron recibidos por muchos debido a su disposición a trabajar por bajos salarios. Para 1890, los varones constituían el 95 por ciento de los 9,540 inmigrantes chinos que vivían en Oregón. Muchos factores inhibieron la inmigración de las mujeres. Se desanimó a las mujeres de emigrar por los rumores de que Estados Unidos era un lugar peligroso con gente depravada. Las tarifas de paso en los barcos eran exorbitantes y las condiciones a bordo eran espantosas con cientos de hacinamiento en la clase de dirección de los barcos. A algunas mujeres se les habían prometido trabajos o maridos que nunca se materializaban, y la proporción de hombres con respecto a mujeres las hacía vulnerables a la explotación sexual. Algunos sólo pudieron encontrar trabajo como prostitutas en los burdeles de Chinatown.

    Los dos principales puertos para desembarcar para los inmigrantes chinos fueron Portland y San Francisco. Por lo general, tomaban prestados cuarenta dólares a agentes contratantes en Estados Unidos para pagar su paso por el Pacífico. El dinero se deduciría de sus salarios, proceso conocido como sistema de boleto de crédito. A menudo venían solos, dejando atrás a sus familias. Los chinos han estado en Portland desde su fundación, alentando a muchos otros a llegar en la década de 1850. La inmigración de Hong Kong a Portland estaba en pleno apogeo en 1868 para satisfacer una demanda de trabajadores ferroviarios. En 1882, el último año de inmigración sin restricciones, 5 mil chinos llegaron a Portland en barco. Para 1890, había 4.740 chinos y 20 japoneses viviendo en la zona de Portland.

    Trabajadores chinos de mantenimiento de vías patrullan Oregon Pacific R.R. en su handcar.

    Hubo escasez de mano de obra barata hasta que el Pánico de 1873 y la especulación de tierras por parte de las compañías ferroviarias, entre otras cosas, ejerció una presión masiva sobre las reservas bancarias desencadenando una depresión económica. Muchos chinos que habían venido a la mina en busca de oro en California se mudaron a Portland u otras zonas del noroeste del Pacífico, donde tomaron empleo como cocineros u ofrecieron servicios de lavandería. Algunos se convirtieron en jardineros para los residentes más ricos. Para los orégonos que se oponían a la inmigración china a Estados Unidos, los recién llegados fueron vistos como una clase empobrecida que era objeto de estereotipos raciales basados en la supuesta anarquía, la violencia de pandillas, la adicción al opio y la proliferación de la prostitución en las mujeres chinas. El antagonismo racial hacia el pueblo chino era común. Algunas de las afirmaciones estereotipadas contra los chinos implicaban que no hacían contribuciones a largo plazo a Estados Unidos y practicaban trabajo esclavo. También hubo un disgusto por la religión y costumbres chinas. Los inmigrantes chinos estaban dispuestos a conformarse con salarios más bajos que los trabajadores blancos en Oregón, interrumpiendo así la visión de un mercado laboral libre que priorizara las transacciones comerciales blancas. Una vez que los hombres chinos pudieron establecerse con un trabajo remunerado o encontrar riqueza en las minas de oro de Oregón, a menudo regresaban a China o algunos permanecían en pueblos costeros, el este de Oregón y el valle de Willamette.

    HISTERIA ANTI-CHINA y Matthew Deady

    Afortunadamente para la comunidad china de Portland, los disturbios raciales no explotaron en Portland como lo hicieron en Tacoma, Washington y Los Ángeles. Los historiadores han sentido que el juez Matthew Deady jugó un papel crítico en brindar protecciones judiciales a la comunidad china, lo que pudo haber evitado las olas de violencia desenfrenada que afectaron a otras comunidades chinas en el oeste estadounidense. En 1871 en Los Ángeles, California, diecinueve chinos fueron asesinados, y diecisiete de los cuales fueron linchados en disturbios raciales. The Morning Oregonian del 8 de febrero de 1886, calificó a la violencia antichina en Tacoma y Seattle “una indignación grosera y extrema”. El editor del orégano, Harvey Scott, se puso en defensa parcial del pueblo chino:

    “Intentar expulsar a los chinos de Portland por la fuerza sería mera locura. Tal número sólo puede ir por partida gradual... Como ha dicho tantas veces los orégonos, los chinos cuando ya no pueden encontrar trabajo se van rápidamente a tomar su licencia. Los chinos vinieron aquí en cumplimiento del tratado [Burlingame] y mientras estén aquí tienen derecho a toda protección de las leyes [énfasis agregado]”. [25]

    Juez de Distrito de Estados Unidos de Oregon Matthew Deady

    Uno de los defensores judiciales más fuertes de la comunidad china en Oregón fue el juez Matthew Deady, quien defendió los derechos del pueblo chino de acuerdo con la cláusula de igualdad de protección de la Decimocuarta Enmienda. Deady es el mismo hombre que promovió activamente la exclusión de negros y chinos libres de Oregón en la Convención Constitucional de Oregón en 1857 y creía que el derecho al voto solo debía ser retenido a “hombres blancos puros”. “El negro era superior al chino, y sería más útil”. [26] Durante el transcurso de la Guerra Civil, Deady experimentó una transformación política y jurídica sustantiva. A raíz de la Guerra Civil, denunció a la Confederación como traidora y apoyó de todo corazón las Enmiendas Decimocuarta y Decimoquinta a la Constitución de Estados Unidos, que prevén la emancipación de los esclavos, plenos derechos civiles a los libertos y el derecho al voto para todos los hombres. Las decisiones judiciales de Deady protegieron a personas inocentes y vulnerables del acoso, la discriminación y la violencia. Invocó la Decimocuarta Enmienda y la igual protección de la ley particularmente con los orégonos chinos. Esto es sorprendente considerando la rescisión por parte de la legislatura de Oregón de su ratificación inicial de la 14ª Enmienda en 1868. Los demócratas en la legislatura de Oregón aprovecharon los temas entrelazados del matrimonio interracial y la ratificación de la 14ª Enmienda y votaron con éxito a favor de su rescisión. [27]

    Sin embargo, la Constitución de Oregón en 1859 prohibió a cualquier “chino, no residente del Estado en la adopción de esta Constitución” poseer “cualquier reclamo de bienes raíces, o minería, o trabajar [ing] cualquier reclamo minero en ella”. Los distritos mineros locales también aprobaron leyes discriminatorias contra los chinos. Uno fue aprobado en el distrito minero John Day en 1862: “Ningún asiático podrá minar en este distrito”. Es evidente que estas leyes no se hicieron cumplir, ya que los chinos compraron y vendieron reclamos mineros. [28]

    Había mucha furia por el Tratado Burlingame de 1868, que preveía “la inmigración libre e irrestricta entre China y Estados Unidos”. El Tratado Burlingame también implicó abrir los mercados minoristas chinos a las exportaciones estadounidenses, y sirvió para atraer a más trabajadores chinos, todavía muy demandados para trabajar en los ferrocarriles. El tratado incluía garantías de seguridad para los inmigrantes, pero les negó el derecho a convertirse en ciudadanos naturalizados, incluida una restricción a los estadounidenses que buscan la ciudadanía china.

    La animosidad racial se desbordó en lugares como Oregon contra el pueblo chino. Incursiones, palizas e incendios provocados fueron comunes en la experiencia china en Oregón. Los conflictos por el trabajo y su histeria nativista acompañada fueron los principales culpables. La animosidad pública fue inflamada por políticos como Sylvester Pennoyer, quien apoyó a la Confederación y a la esclavitud, se postuló para gobernador y ganó en una tabla populista antichina. El senador estatal de Oregón, John H. Mitchell, quien aceptó el injerto político de un esquema de fraude de tierras, dio discursos demagógicos en el piso del Senado contra la comunidad china.

    El Oregon City Woolen Mill empleaba a muchos chinos entre sus trabajadores. Los trabajadores blancos golpearon para obligar al molino a descargar a los chinos, pero los huelguistas fueron reemplazados por más chinos, quienes fueron recibidos con violencia. Cuando el Pánico de 1873 se convirtió en depresión económica, hubo una ola más intensa de intensa histeria anti-china. Las llamas del odio fueron avivadas por el desempleo de la clase trabajadora, y la amenaza percibida de los trabajadores chinos a sus intereses.

    Sylvester Pennoyer: Gobernador de Oregón de 1886 a 1895 corrió en campaña antichina.

    EXCLUSIÓN CHINA

    Estados Unidos no estaba preparado para brindar protección a los trabajadores chinos, y no estaba dispuesto. Los chinos estaban siendo encarcelados por cargos maquillados, y las ordenanzas de la ciudad desterraron la libertad de movimiento para los chinos en las ciudades estadounidenses. Bajo la intensa presión de los políticos occidentales, el presidente Rutherford Hayes negoció con los chinos un nuevo tratado de inmigración. Este fue el Tratado Angell de 1880, que restringía unilateralmente la inmigración china, y el gobierno chino recibió protecciones para sus ciudadanos en suelo estadounidense. El Congreso implementó el tratado al hacer cumplir la Ley de Exclusión China de 1882, que prohibió la inmigración adicional de los trabajadores chinos, aunque permitió que permanecieran los que estaban en el país. La exclusión no incluyó a estudiantes, profesionistas, ni comerciantes. Muchos de los peores atropellos contra los chinos ocurrieron después de 1882. A la Ley de Exclusión China se le dio una vida prolongada por otros diez años por el presidente Chester A. Arthur. Fue el primer acto nacional que restringió la inmigración por motivos de raza y origen nacional. La Ley de Exclusión China no protegió a los 132 mil chinos que permanecieron en suelo estadounidense, eliminando las protecciones del Tratado Angell.

    El alcalde de Portland, W. S. Newbury, ejemplificó el sentimiento populista contra el pueblo chino de Portland sobre las preocupaciones de los trabajadores chinos que expulsan a los blancos del mercado laboral:

    “Siento que es nuestro deber y el mío, en todas las ocasiones adecuadas, dar expresión al sentimiento que se está volviendo tan universal en la costa, de oposición a una mayor inmigración china a este país. Hay un profundo y creciente sentimiento de hostilidad hacia ellos en la mente de la clase obrera de esta comunidad que no puede pasarse por alto ni desatenderse con seguridad hacia el futuro... La ley y el orden deben y deben mantenerse. El verdadero método sería quitar la causa... Mientras tanto, permitir que no se emplee a ningún chino ni ningún contrato que la ciudad deje. Que el memorial muestre en el infame estado de esclavitud que existe entre ellos, sus prácticas y hábitos sucios e indecentes; cómo las empresas ricas poseen no sólo el trabajo de los hombres sino los cuerpos de las mujeres”. [29]

    El barrio chino de Portland estaba ubicado a lo largo de la Segunda Avenida entre las calles Pine y Taylor. La ambivalencia china o antipatía a la asimilación los convirtió en blanco de la animosidad estadounidense. La mayoría de los chinos se quedaron en Chinatown porque fueron objeto de acoso, en su mayoría por parte de jóvenes varones blancos, si viajaban a otro lugar. En secciones de Portland, los negocios tenían letreros en sus ventanas que anunciaban que no empleaban a ningún chino, y atendían al “comercio blanco solamente”.

    LOS CABALLEROS DEL TRABAJO Y LOS INMIGRANTES CHINOS

    La nación padecía una depresión económica, una creciente militancia laboral y un debate a nivel nacional sobre el trabajo libre, mientras que el Noroeste experimentaba un fervor antichino desenfrenado. La mayoría de los alborotadores antichinos eran transitorios que vivían en la ciudad. Los trabajadores ferroviarios avivaron las llamas de la animosidad racial, el antisocialismo y los chinos. Daniel Cronin, líder de la cruzada antichina en Portland, convenció a muchos de los desempleados afectados por la depresión de 1873 para que se unieran a su grupo de vigilantes. Cronin utilizó su conexión con los Caballeros del Trabajo para lograr legitimidad para su causa. Él, junto con B. G. Haskell, bajó de Seattle a Portland en 1886 para obligar a la población china a partir de la ciudad. En un discurso que pronunció en el este de Portland, declaró: “Debes expulsar a los chinos, pacíficamente si puedes, a la fuerza si debes; si es necesario, derramar sangre”.

    Entre los funcionarios estatales, el senador John Mitchell, republicano de Oregón, avivó las llamas de la histeria populista al afirmar que la Ley de Exclusión China no había ido lo suficientemente lejos. Había apoyado la expulsión de los chinos de Portland durante la agitación de 1886. Mitchell fue citado argumentando: “Si tuviera su voluntad, haría que la exclusión se aplicara no sólo a los cuatrocientos millones de chinos en China, sino a los que ahora están en Estados Unidos”.

    La semana después del discurso de Cronin, una manifestación antichina con antorchas y música se movió por las calles de Portland con cerca de 3,500 personas gritando: “¡Los chinos deben irse!” Ese mismo día, miembros de los Caballeros del Trabajo y de la Liga Anti-Coolie en la ciudad de Oregón retiraron por la fuerza a hombres chinos que dormían en el Hotel Washington, y entre cuarenta y cincuenta y cinco trabajadores fueron acorralados en un barco de vapor en Oregon City y enviados a Portland. Doce hombres fueron detenidos en asociación con el crimen, uno de ellos era Nathan Baker, quien estaba asociado con los Caballeros del Trabajo. Los Caballeros excluyeron notoriamente a los asiáticos de su unión en toda la nación, y encabezaron la expulsión de los chinos. Fueron una de las principales fuerzas móviles detrás de la Ley de Exclusión China de 1882. Ellos tejieron juntos los males sociales del desempleo y los prejuicios antichinos.

    LA DEFENSA LEGAL DEL PUEBLO CHINO DE OREGON

    Muchas empresas de propiedad judía y líderes influyentes de Portland no recurrieron a la discriminación racista. Históricamente, habían sido atacados como marginados en las sociedades estadounidenses y europeas y tenían opiniones empáticas hacia las minorías que estaban oprimidas como ellas mismas. En junio de 1873, el alcalde de Portland, Bernard Goldsmith, vetó un esfuerzo del ayuntamiento para evitar que los trabajadores chinos fueran empleados en contratos municipales. Él, junto con el anterior alcalde Phillip Wasserman, citó la recientemente aprobada Decimocuarta Enmienda a la Constitución de Estados Unidos y el Tratado Burlingame con China en defensa de sus residentes chinos. En 1886, Goldsmith y Wasserman se unieron a otros como diputados especiales para defender con éxito al barrio chino de turbas que amenazaban con expulsarlos de Portland. Estos dos hombres estaban más preocupados por las libertades civiles de los chinos y otras minorías que sus colegas.

    En 1884, el Ayuntamiento de Portland aprobó una ordenanza que pretende licenciar y regular lavaderos y lavanderías públicas. Fue un esfuerzo transparente para acosar a las lavanderías chinas que requerían un amplio mantenimiento de registros, medidas de saneamiento y una tarifa de licencia trimestral de 5 dólares. La Policía de Portland condenó al propietario de lavandería, Wan Yin, por no pagar la tarifa de licencia, y solicitó a Deady un auto de hábeas corpus (una orden judicial que exige que un funcionario público entregue a un individuo encarcelado a la corte y muestre una razón válida para la detención de esa persona). Deady se pronunció sobre la tasa como un impuesto y además declaró la obligación de un juez federal de proteger el debido proceso legal bajo disposiciones de la Decimocuarta Enmienda como baluarte contra la opresión y la tiranía locales. Los casos de 1888 de Ex parte Chin King y Ex parte Chan San Hee demostraron las barreras a la ciudadanía plena que experimentan las mujeres chinas de segunda generación nacidas en Estados Unidos. Eran hermanas nacidas de padres inmigrantes en Portland y San Francisco. Cuando regresaron de un viaje a China en 1888, se vieron obligados a permanecer en un barco británico. El cobrador de aduanas de Portland insistió en que presentaran ciertos certificados requeridos por la Ley de Exclusión China. No tenían tales documentos y presentaron un recurso de hábeas corpus ante el tribunal federal de distrito de Oregón. Las hermanas argumentaron que como ciudadanas estadounidenses la Ley de Exclusión China no les aplicaba y no necesitaban ningún certificado para su reingreso. El juez Deady estuvo de acuerdo, al concluir que el cobrador los había detenido ilegalmente en violación de sus derechos constitucionales. Como King y Hee tenían todos los privilegios e inmunidades de la ciudadanía, Deady pidió su baja inmediata.

    En Portland, cerca de 200 llamados delegados convocaron un “Congreso” antichino el 10 de febrero de 1886, con el objetivo de fijar un plazo de treinta días para la expulsión de todos los chinos de Oregón. La población china de Portland en ese momento se estimaba en 4 mil. El alcalde de Portland, John Gates, se unió a las autoridades estatales y del condado para proteger a los inmigrantes chinos organizando una fuerza de seguridad de más de 1,000, incluidos 700 voluntarios. El 14 de febrero de 1886, se dio aviso de que todos los chinos deben partir de Portland dentro de los cuarenta días. El orégano declaró: “Esto significa motín o no significa nada... Los que están aquí quedarán protegidos por supuesto. No serán maltratados, saqueados, expulsados de sus hogares, expulsados de la ciudad o asesinados”. El editor Harvey Scott continuó defendiendo a los chinos y declaró, “[aquellos] que están concernientes a medidas para la expulsión de los chinos están proponiendo rebelarse contra Estados Unidos... Portland es una ciudad respetuosa de la ley... Si persisten los actores serán detenidos si es posible y si no serán asesinados a tiros”.

    ASCENSO DE SYLVESTER PENNOYER

    Se estableció un frente antichino donde los chinos eran vistos como peones de corporaciones que negarían a los blancos un salario digno. Sylvester Pennoyer ganó las elecciones para gobernador con la ayuda del prejuicio laboral y la histeria nativista, y el tema antichino se convirtió en el tema dominante en la campaña gubernatorial que ayudó a que fuera elegido. Antes de la aprobación de la Ley de Exclusión China en 1882, oleadas de violencia y propaganda llegaron a través de periódicos que retrataban a los chinos como una clase no deseada en Oregón mucho antes de la elección de Pennoyer. Un anuncio fue publicado en el orégano en 1867 declarando:

    “Protestamos de la siguiente manera en contra de la introducción del chino en nuestro medio, ya sea por empresas o particulares. Se resuelve, la introducción de los chinos como obreros o residentes ha demostrado ser un tizón mordaz en cada pueblo o aldea donde se han introducido en esta costa. Obreros chinos vistos como “totalmente intolerables”. No podemos considerar la introducción del trabajo chino entre nosotros con la menor tolerancia. Creemos que la Oregon Iron Company debería recordar a la raza anglosajona no a la mongola, hacer un mercado para su hierro”. [30]

    Otro ataque contra inmigrantes chinos ocurrió en el distrito Albina de Portland en el molino harinero. Hombres blancos se disfrazaron ennegreciendo la cara y vistiendo máscaras hechas de sacos con agujeros para los ojos. Tres días después del ataque en el molino harinero, cincuenta hombres enmascarados y armados expulsaron a 200 leñadores chinos del monte. Tabor y los obligó a tomar el ferry a través del río Willamette hasta Chinatown de Portland. El orégano describió a la mafia como una turba “ku klux”. [31] Los comerciantes chinos fueron constantemente atacados dentro de la ciudad de Portland. Las lavanderías chinas tenían piedras arrojadas por sus ventanas, y una fue volada con dinamita.

    El alcalde John Gates pidió un comité de vigilancia para proteger a la comunidad china de Portland. Durante la reunión masiva, llamó a la vigilancia contra el racismo y la violencia infundidos populistas hacia la comunidad china y “considerar el alarmante crecimiento de la anarquía en nuestro medio como consecuencia de la agitación de la cuestión de expulsar ilegalmente del país a una clase de extranjeros que se encuentran aquí en cumplimiento de tratado y tienen derecho a la protección de la ley.” El encuentro fue asumido por una gran multitud antichina con el pronto gobernador Pennoyer como su presidente. Emitió edictos declarando que “la presencia de los chinos en nuestro estado es un mal sin mezclar y sin mitigar”. [32] También pidió un boicot al periódico orégano por sus “sentimientos prochinos”. El orégano se opuso a Pennoyer: “[Aquellos] que lo han conocido por más tiempo nunca lo conocieron para entretener opiniones sólidas sobre cualquier cuestión pública importante”. [33] La reunión de vigilancia fue reubicada, y el alcalde Gates y otros mil 200 miembros de la comunidad se comprometieron a “comprometer nuestros medios y si es necesario nuestras vidas” para mantener la paz y el orden para proteger los derechos del pueblo chino a vivir y trabajar en la comunidad. [34]

    Los asaltantes que habían intentado purgar a los chinos de Portland fueron aprehendidos, y se escucharon casos contra personas acusadas de mobbing y expulsar a los chinos. El juez Deady dio instrucciones a un gran jurado de Portland: “Si encuentra que alguna de las partes ha maltratado, amenazado o intimidado a los chinos con el propósito o con la intención de obligarlos o restringirlos a abandonar el país... será su deber presentarlos a la corte para su juicio”.

    Deady continuó dando un apasionado discurso ante el jurado:

    “Un espíritu maligno está en el extranjero en esta tierra, no sólo aquí, sino en todas partes. Pisotea la ley del país y fomenta los disturbios y la anarquía. Ahora está cabalgando a espaldas del trabajo... En todo el país se están formando asociaciones de personas sin ley e irresponsables, reclamando el derecho a imponer sus opiniones a los demás, y a dictar para quién trabajarán, y a quién contratarán; a quién comprarán, y a quién venderán, y para qué precio o compensación.” [35]

    Los perpetradores de este “espíritu maligno”, continuó Deady, fueron aquellos miembros de la clase trabajadora que justificaron la violencia porque “los chinos están sacando el pan de la boca de sus asaltantes trabajando por menos salarios y viviendo más barato de lo que estos últimos pueden”. [36] El gran jurado respondió procesando a trece personas en un momento en el que pocos orégonos consideraban la violencia contra el pueblo chino como un delito procesable. Durante la carrera de Deady en el banquillo, continuaría defendiendo a los líderes tribales nativos de Oregón, incluidos los derechos soberanos del jefe Joseph y los Nez Perce. Años después, en su retiro, escribió en su diario sobre su exasperación con la incesante intrusión blanca en tierras nativas: “A qué usos múltiples se pueden poner los indios, y cuántos blancos incivilizados y no cristianizados han hecho su fortuna fingiendo o intentando civilizarlos y cristianizarlos”. [37]

    La agitación antichina figuró en la elección para gobernador de 1886. Sylvester Pennoyer, en su discurso inaugural ante la asamblea legislativa, expresó su postura con bastante claridad sobre la “Cuestión China”:

    “La unanimidad del pueblo de Oregón sobre la indeseabilidad de la presencia de los chinos entre nosotros quedó muy claramente demostrada por el hecho de que ambos partidos políticos en las últimas elecciones declararon su hostilidad hacia cualquier otra inmigración de esa población más indeseable dentro de nuestras fronteras. En esta etapa de nuestra experiencia respecto a esta clase de trabajo esclavo pobre, no es necesario utilizar ningún argumento para estimular a la Asamblea Legislativa a agotar todos los medios constitucionales por los cuales librar al Estado de la influencia corruptora y paralizante de su presencia... procurando su remoción del Estado... Nuestro estado se libraría de su presencia nefasta y los lugares que ahora ocupan se llenarían de hombres obreros de nuestra propia raza y sangre”. [38]

    Pennoyer se sintió obligado a dirigirse a su base política que votó por él. Pennoyer afirmó ser partidario del hombre común y atacó a inmigrantes extranjeros que, según él, le estaban quitando empleos a los orégonos. Pennoyer era un “tipo irascible e intensamente independiente”; el juez Deady se refirió a él en privado como “Sylpester Annoyer”. [39]

    Pennoyer exaltó al Partido Populista como el partido del hombre común. Fue estentoriano en sus riñas políticas con adversarios, y era celoso por la Ley de Exclusión China. Con los esperados problemas en la costa oeste con los chinos, el presidente Cleveland envió telegramas a los gobernadores de todos los estados occidentales alertándolos de la posibilidad de problemas. El telegrama enviado a Pennoyer decía: “Al parecer informes confiables indican peligro de violencia para los chinos cuando el acto de exclusión entra en vigor y el presidente espera sinceramente que emplee todos los medios legales para su protección en Oregón”. Pennoyer se sintió ofendido por este consejo y le respondió: “Que el Presidente atienda su propio negocio, y yo atenderé el mío”. [40] Pennoyer presionó al presidente Cleveland para extender la vida de la Ley de Exclusión China, y declaró que el presidente debería ser destituido si no podía hacerla cumplir.

    MINEROS CHINOS

    Para 1870, la mitad de la población del condado de Grant era china, y en 1879, se aprobó una ley que prohibía el matrimonio entre inmigrantes chinos con la esperanza de que frenara el crecimiento de su población. The Grant County News salió a la ofensiva y difundió propaganda negativa sobre los chinos. El diario afirmó que la mano de obra china era inadecuada e incompetente en comparación con la mano de obra blanca:

    La política de la Unión Pacífico descargando las manos blancas y llenando sus lugares de chinos debería quedar mal ceñida en todo el estado. Esa compañía cuyas líneas en Oregon apenas contienen una corbata de sonido o un quiste o puente seguro, pronto utilizará chinos para ingenieros y conductores en sus trenes. Muchos accidentes ocurren en las líneas ahora, pero luego cuidado. [41]

    Parte de la propaganda se volvió intensamente violenta. Se imprimió lo siguiente el mismo año que la Masacre de Hells Canyon en 1887: “La única manera de jurar a un chino para sacarle toda la verdad sin adulterar es cortarle la cabeza a un pollo y jurar al chino por este proceso... En lo que respecta a obtener la verdad, tendría como buen efecto cortar fuera de la cabeza del chino, y jura el pollo”. [42]

    La gente de John Day saboteó negocios chinos en el este de Oregón. El uso chino del opio levantó la ira de los blancos en la ciudad, quien se refirió a los chinos como “habitantes monos”. [43] En ese momento, fumar opio era legal. El medicamento no fue prohibido hasta la Ley de Alimentos y Medicamentos en 1906. Para los chinos, fumar opio era visto como un ritual social dañino que fomentaba la adicción. También se proporcionó a sí mismos y a los colonos blancos un escape de la realidad de vivir en una tierra fronteriza dura. Vivir bajo la amenaza de deportación o violencia local, así como la pobreza que experimentaron, provocó suicidios. También se observaron varios incidentes de locura entre los chinos que vivían en este difícil entorno, donde fueron intimidados e intimidados.

    MASACRE DEL CAÑÓN DEL INFIERNO

    El peor acto de violencia cometido por blancos contra los chinos en Oregón, en cuanto a vidas perdidas, fue la Masacre de Hells Canyon. Treinta y cuatro mineros de oro fueron robados y asesinados en el lado de Oregón de Hells Canyon el 25 de mayo de 1887. Los asesinos eran una banda de ladrones y escolares del noreste de Oregón en lo que hoy es el condado de Wallowa. Algunos de ellos fueron juzgados por asesinato y declarados inocentes, pero los líderes del crimen huyeron y nunca fueron capturados. El incidente nunca fue investigado a fondo. Toda la evidencia apuntaba a un encubrimiento que duró más de un siglo. Bruce “Blue” Evans, uno de los autores del crimen, tiene su nombre conmemorado en un arco de pioneros del condado de Wallowa frente del Palacio de Justicia del Condado de Wallowa en Enterprise, Oregón. La placa en el arco conmemorativo fue comisionada en 1936, y la verdad sobre Evans no fue revelada hasta que en 1995 se descubrió un dossier de documentos que exponían su papel en los asesinatos.

    A medida que se desarrollaban los campos de oro, los chinos buscaban otra obra. Grandes comunidades chinas crecieron en Canyon City, John Day y Baker a través de la prospección de oro. También vivieron alrededor de Jacksonville y Ashland por razones similares. En Jacksonville, los chinos hicieron un trabajo agotador y tenían impuestos discriminatorios aplicados en su contra. Un ejemplo de su opresión se puede ver en el Oregon Sentinel de Jacksonville, el 1 de septiembre de 1866:

    “Parece una política imprudente permitir que una carrera de paganos brutales que no tienen nada en común es agotar nuestras tierras minerales sin pagar un fuerte impuesto por su ocupación. Estas personas no traen nada con ellos a nuestras costas, no agregan nada a la riqueza permanente de este país y tan fuerte es su apego a su propio país que no dejarán que sus sucios cadáveres yacen en nuestro suelo. ¿Podría gravarse a esta gente como para excluirlas por completo sería una bendición”.

    Las secciones de pueblos donde vivían los chinos estaban muy restringidas debido a las leyes y prejuicios blancos, pero los chinos también prefirieron vivir en grupos comunales, y como resultado los barrios chinos se desarrollaron en muchas ciudades de Oregón, y en otros lugares de Estados Unidos. Los elementos de discriminación en este estado sirven como base para la perdurable contienda por los derechos civiles y la inclusividad entre la gente de Oregón. Existe un fuerte precedente político y jurídico entre la voluntad del pueblo de Oregón de insistir en sus derechos protegidos constitucionalmente como ciudadanos en una república democrática. La voluntad popular es una lucha por la autonomía y la autodeterminación que continuaría en la Era Progresista a principios del siglo XX, cuando los reformadores sociales y políticos abogaban por el sufragio femenino, el control de la natalidad, la democracia directa y la libertad de expresión de las mujeres.

    [1] Taylor, Quintard: “Esclavos y hombres libres: negros en el país de Oregón, 1840-1860

    Oregon Historical Quarterly, Vol. 83, Núm. 2 (Verano, 1982), pp. 153-170

    [2] Jeff LaLande: “Dixie” del noroeste del Pacífico: la guerra civil del sur de Oregón”.

    Oregon Historical Quarterly, Vol. 100, No. 1, (Primavera, 1999), pp. 32-81.

    [3] El artículo 6 de la ley excluyente de 1844 del Gobierno Provisional de Oregón dice: “Que si alguno de esos negros o mulatos libres no abandonara el país como lo exige este acto, podrá ser detenido por algún juez de paz y si es culpable tras juicio ante dicha justicia, recibirá sobre su espalda desnuda no menos de veinte o más de treinta y nueve franjas, para ser infligidas por el alguacil del condado propiamente dicho”.

    [4] Paraíso Peculiar, p. 30

    [5] Ibíd., p.35

    [6] Ibíd., p. 33

    [7] Jepsen, David: Límites disputados: una nueva historia del noroeste del Pacífico, (John Wiley and Sons: 2017)

    [8] Oregon Statesman, 13 de enero de 1857

    [9] Nokes, Gregory R.:, “Las leyes de exclusión”, COLUMBIA: LA REVISTA DE LA HISTORIA DEL NOROESTE INVIERNO 2014—15 — VOL. 28 N.º 4

    [10] Oregon Spectator 2 de septiembre de 1851

    [11] Williams, George: Carta Estado Libre, p. 254-273

    [12] Ulises S. Grant, quien luchó en la Guerra México-Americana, se opuso en privado a la guerra en sus memorias en 1885. Calificó a la Guerra Mexicana como “la guerra más injusta jamás librada por un más fuerte contra una nación más débil... una instancia de república siguiendo el ejemplo de las monarquías europeas”.

    [13] Oregon Statesman, 13 de junio de 1851

    [14] McLagan, p. 46

    [15] E. Kimbark MacColl: comerciantes, dinero y poder, (La prensa georgiana: Atenas, 1988)

    [16] Malcolm Clark, Jr., Eden Seekers: The Settlement of Oregon, 1818-1862 (Boston: Houghton Mifflin Company, 1981) p. 289.

    [17] Brooks, Cheryl, “Raza, Política y Negación: Por qué Oregon Olvidó Ratificar la Decimocuarta Enmienda”, 83 Oregon Law Review 731 (2004)

    [18] George H. Williams: “La “Carta de Estado Libre” del juez George H. Williams”.

    El Trimestral de la Sociedad Histórica de Oregón, Vol. 9, núm. 3 (sep., 1908), pp. 254- 273

    [19] Ibíd.

    [20] Ibíd.

    [21] Oswald West Papers, Caja 2 Mss 589, Sociedad Histórica de Oregón.

    [22] Diario del Noveno Período Ordinario de Sesiones de la Cámara de Representantes p. 51

    [23] Oregón Statesman, 17 de marzo de 1963.

    [24] Caballeros del Círculo Dorado, Documentos Originales, MSS 468, Biblioteca de Investigación de la Sociedad Histórica de Oregón.

    [25] Orégano matutino, 8 de febrero de 1886.

    [26] Charles Henry Carey, ed., The Oregon Constitution and Proceedings of the Constitutional Convention of 1857 (Salem, Ore., 1926), p. 326.

    [27] El periódico pro-South Democratic Review de Eugene, Oregon, se opuso amargamente a los derechos de ciudadanía de los afroamericanos, y canalizó la histeria racista hacia el matrimonio interracial. El demócrata José Smith del Condado Marion durante su campaña electoral para el Congreso de Estados Unidos preguntó a los votantes: “¿Quieres que tu hija se case con un negro?” y “¿Permitirías que un negro se fuerce a un asiento en la iglesia entre tú y tu esposa?” Brooks, p. 744

    [28] Águila de la Montaña Azul, 25 de junio de 1981, p. 2.

    [29] Mensaje Anual del Alcalde; Directorio de la Ciudad de Portland, 1879.

    [30] Orégano diario, 10 de abril de 1867.

    [31] El orégano, 13 de marzo de 1886.

    [32] Nokes, Richard: Masacrado por Oro, p. 77

    [33] Ibíd.

    [34] Ibíd.

    [35] En re IMPANELAR E INDICAR AL GRAN JURADO (1886), 11 Sawy. 522.

    [36] Ibíd.

    [37] Clark, Malcolm (ed.): Fariseo entre filisteos: El diario de Matthew Deady, (Oregon Historical Society Press: Portland, 1971) p. 62.

    [38] Pennoyer Dirección Inaugural 1887 pp.20-25

    [39] Oswald West Papers Caja 1 MSS 589

    [40] Archivo vertical: Oregon Población: discriminación racial china, Archivos de la Sociedad Histórica de Oregón.

    [41] Grant County News, 11 de agosto de 1877.

    [42] Grant County News, 28 de julio de 1887.

    [43] Grant County News, 19 de febrero de 1885.


    This page titled 1.5: Estadidad- Exclusiones Constitucionales y Guerra Civil is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Athanasios Michaels (OpenOregon) .