Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

3.1: Un nuevo orden político

  • Page ID
    103650
    • Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo
    • San Francisco State University, Saint Mary's College of California, & San Diego State University via Self Published
    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    En las décadas posteriores a la independencia mexicana de España, los colonos europeos de Alta California se volvieron más independientes en espíritu a medida que desarrollaron una identidad regional más fuerte. Empezaron a llamarse a sí mismos “Californios”, herederos hispanohablantes de una sociedad fronteriza que tenía una intensa lealtad a la familia y al lugar. Irónicamente, los californios terratenientes de esta época debían su prosperidad y espíritu independiente a las políticas del gobierno central de México, cuyas políticas llevaron a la redistribución de las tierras misioneras y a la creación de nuevas familias adineradas. El gobierno mexicano promulgó leyes de secularización diseñadas para poner fin a la tutela de los nativos por parte de la Iglesia Católica y crear una nación de agricultores independientes. Bajo estas leyes, se suponía que los nativos cristianizados que habían trabajado para las misiones serían emancipados y dados pequeños tramos de tierra. Pero el hambre de tierra de los californios y el fracaso de las misiones para asimilar completamente a los nativos dieron como resultado que los antiguos indios misioneros se convirtieran en una clase sin tierra, explotada y sin hogar. A la salida de los padres misioneros, la mayoría de los neófitos abandonaron las misiones y pronto sus tierras fueron declaradas abandonadas y abiertas a petición de concesión de tierras por parte del gobierno. En última instancia, las tierras misioneras pasaron a manos de varios cientos de familias Californio que se convirtieron en los nuevos líderes de Alta California. Para los nativos, que superaron en número a la población mexicana, continuó la resistencia esporádica contra los colonos y ganaderos.

    Autogobierno temprano: Solá y Argüello

    Con la independencia de México, la situación política de California se complicó mucho más ya que una sucesión de gobernadores mexicanos que intentaron administrar los asuntos de la provincia provocó conspiraciones y rebeliones. El resultado final de los numerosos levantamientos Californio fue una mayor independencia local y una tradición de oposición al control centralizado. En muchos sentidos, las controversias en California durante la época mexicana reflejaban la lucha que se estaba librando en México, donde los federalistas y centralistas se enfrentaban entre sí por el grado de autoridad que debía tener el gobierno central. Los californios aprendieron de las ideas liberales que emanaban de las revoluciones estadounidense y francesa y de la Constitución liberal española de 1812, ideas de democracia, laicismo y libertad de expresión, conceptos que habían sido prohibidos bajo el régimen español. Estas ideas, mezcladas con fuertes lazos con la familia, una identificación y lealtad a la región, y un aislamiento geográfico de la Ciudad de México, dieron forma al camino distintivo de la política Californio.

    La nueva política republicana de California comenzó en 1822, con noticias de que Agustín Iturbide se había proclamado emperador de México. Pronto llegó un comisionado de la Ciudad de México con instrucciones sobre cómo proceder. Una diputación, o legislatura provincial, iba a ser elegida por el ayuntamiento (ayuntamiento) y oficiales del ejército, y este órgano local, a su vez, debía elegir a un nuevo gobernador. En consecuencia, un grupo de californios eligió al nativo nacido Luis Argüello, de San Francisco, como nuevo gobernador.

    El mandato de dos años de Argüello como gobernador estuvo marcado por revueltas de los indios misioneros en Santa Bárbara, Santa Inés y Purísima Concepción, y por el conflicto con los administradores de la misión por la reubicación de la Misión San Francisco. La rebelión india fue finalmente sofocada (ver Capítulo 2), y Argüello se comprometió con las autoridades de la iglesia para permitir que Misión San Francisco permaneciera donde estaba y para permitir la fundación de la última misión, San Francisco Solano, cerca de la actual Sonoma. Por último, en 1824, llegó la noticia de la abdicación de Iturbide y la creación de una República Federal Mexicana gobernada por una constitución. Si bien esto parecía prometer más autonomía para los californios en papel, la consecuencia inmediata, irónicamente, fue negar a la población local el derecho a elegir a su propio gobernador.

    La Gobernación de José María Echeandía

    En 1825, el gobierno mexicano seleccionó a José María Echeandía como nuevo gobernador del territorio de Alta California. Al viajar en barco hasta el puerto de San Diego, Echeandía decidió permanecer ahí en el presidio porque prefería el clima templado en comparación con el de la capital designada, Monterey. Con la residencia de Echeandía en San Diego, se desarrolló una rivalidad entre el norte y el sur. Los políticos del norte resintieron el surgimiento del sur como sede de facto de gobierno. No obstante, durante los próximos años San Diego fue la capital extraoficial del territorio y el gobernador realizó allí todos sus asuntos oficiales. De vez en cuando se aventuraba a Los Ángeles e incluso a Monterrey por períodos cortos.

    Para los próximos cinco años, el gobernador Echeandía buscó implementar políticas que reflejaran el rumbo cambiante del gobierno mexicano. Una de esas políticas fue asegurar la lealtad de los antiguos sujetos españoles a la República Mexicana. Los sacerdotes misioneros, en su mayoría españoles, se habían negado a prestar juramento de lealtad al nuevo gobierno mexicano. El 28 de abril de 1826, el gobernador se reunió en San Diego con un grupo de padres y, tras cierta discusión, los sacerdotes acordaron prestar juramento si era “compatible con nuestra religión y profesión”. Por último, los cinco padres del distrito de San Diego y los de las otras misiones acordaron prestar juramento. Varios de los sacerdotes mayores regresaron a España para retirarse. En toda Alta California hubo alrededor de 36 sacerdotes misioneros que se vieron afectados por este nuevo cambio de gobierno.

    El gobierno mexicano aprobó una serie de leyes de secularización que ordenaban el desmantelamiento de los remanentes del poder de España en México. Esto significó romper el sistema misionero y convertir las tierras en propiedad privada. Echeandía comenzó a implementar esta secularización de tierras misioneras. El 28 de abril de 1826 inició conversaciones con los padres para determinar la mejor manera de llevar a cabo esto. Sugirieron que los indios “de buena conducta y largo servicio” podrían formar pueblos independientes cerca de las misiones. En el espíritu de esta discusión, Echeandía emitió un decreto de emancipación parcial el 25 de julio de 1826. Los indios pueden abandonar la misión si han sido cristianos desde la infancia o desde hace 15 años, están casados, y tienen un medio para ganarse la vida. Tenían que solicitar al comandante del presidio local y obtener un permiso escrito para poder viajar de un lugar a otro. El pregón se aplicó inicialmente sólo a los distritos de San Diego, Santa Bárbara y Monterey, pero posteriormente se extendió a otras misiones. Sólo unos pocos indios misioneros pudieron cumplir con los requisitos, y sólo un pequeño número participó. El gobernador Echeandía presentó su plan de secularización ante la asamblea territorial el 20 de julio de 1830, y fue aprobado.

    Rebelión contra el centralismo: Gobernadora Victoria

    En 1830, el gobierno central mexicano nombró al teniente coronel Manuel Victoria para suceder al gobernador Echeandía como jefe político de Alta California. Antes de que Victoria pudiera asumir el cargo, un grupo de las familias más destacadas de San Diego, en alianza con otros californianos, buscaron influir en Echeandía para llevar a cabo una política de secularización más rápida, para que pudieran tomar posesión de las tierras de la misión, propiedades, rebaños y mano de obra india. Entre los jóvenes reformadores figuraban los Bandinis, Carrillos, Vallejos, Picos y Alvarados, hombres entusiasmados con el republicanismo y la posibilidad de obtener nuevas tierras de rancho. Convencieron al gobernador Echeandía para que llevara a cabo la secularización de más tierras misioneras antes de que el nuevo gobernador se hiciera cargo. En cuanto Victoria asumió el cargo, sin embargo, revocó los decretos de Echeandía. Representó a los centralistas, una fracción política más conservadora que se opuso a las ideas del liberalismo.

    Uno de los temas que se desarrollaron en la época mexicana —y continúa hoy— fue la rivalidad entre los californianos del norte y del sur. Cada

    clipboard_ea3280432481593a98ebe40f1e8e865da.png

    lado compitió por la ubicación de la casa de aduanas y gobierno territorial. Según las leyes de México, todos los buques extranjeros tenían que pagar derechos en el puerto de entrada de Monterrey antes de que se les permitiera dedicarse al comercio. Quien controlara la aduana tendría así el beneficio económico de ser el primero en la fila para el comercio. De igual manera, existía el orgullo de ser la capital del gobierno territorial y las familias locales tendrían mayor influencia en las decisiones que afectaban las concesiones de tierras así como el comercio. El orgullo se mezcló con la política y la economía en las diversas luchas entre los sureños (californianos del sur) y los norteños (californianos del norte). Esta competencia se intensificaría en el periodo americano.

    Así, desde el inicio, la Gobernadora Victoria no fue popular entre muchos sureños. Quitó el gobierno territorial de San Diego y se fue a vivir a la capital oficial, Monterey. Victoria representó a las facciones centralistas, antidemocráticas y proeclesiásticas que luego resurgieron en México. A pesar de una solicitud de un grupo de delegados del presidio de San Francisco, Victoria se negó a convocar a la diputación territorial y anunció su intención de restablecer el dominio militar y abolir todo el gobierno electo. El gobernador ordenó entonces la ejecución de varias personas que fueron sentenciadas por faltas menores y suspendieron el ayuntamiento de Santa Bárbara. Exilió a varios norteños influyentes, entre ellos José Antonio Carrillo, sin juicio. Carrillo entonces comenzó a agitarse por una revuelta contra el gobernador.

    Durante los siguientes meses, los sureños en secreto y luego abiertamente lideraron un movimiento para sacar a Victoria del cargo. Juan Bandini, un inmigrante peruano que había llegado a San Diego en la década de 1820, era quizás el líder más activo del movimiento anti-Victoria. El 29 de noviembre de 1831, Pico, Bandini y Carrillo, con “alrededor de una docena” de compañeros, se hicieron cargo del presidio de San Diego y emitieron un pronunciamento (una declaración que justifica una rebelión). El Pronunciamento de San Diego fue la primera declaración escrita de independencia política de California. Probablemente escrito por Juan Bandini, en el florido estilo literario de la época, expuso las razones para que la gente se sumara a la rebelión contra Victoria. Acusó a Victoria de “abuso penal” y de infringir la ley, al tiempo que afirmaba que los firmantes del pronunciamento estaban motivados por “amor al país” y “respeto a las leyes”. Enlistó como agravios la suspensión del gobernador del gobierno de Santa Bárbara, la ejecución de varias personas en violación de los procedimientos de ley, y el destierro de varios prominentes californios. El documento llamó a Victoria déspota

    La rebelión de Victoria se resolvió en última instancia cuando una fuerza militar de sureños de San Diego y Los Ángeles se encontró con el pequeño grupo de Victoria de sólo 30 hombres cerca del paso de Cahuenga en diciembre de 1831. Después de una breve escaramuza, dos hombres murieron y Victoria resultó herida. Su ejército se retiró a la Misión San Gabriel, donde finalmente accedió a renunciar a su gobernación. Al mes siguiente, viajó al puerto de San Diego y el 17 de enero de 1832, partió hacia México.

    Secularización de las Misiones: José Figueroa

    Después de la rebelión contra Victoria, las luchas políticas entre californios, entre familias, y entre los norteños y sureños complicaron las cosas durante muchos meses. Agustín Zamorano encabezó una fracción norteña que afirmaba ser el gobierno legítimo del territorio al norte de Santa Bárbara, mientras que Echeandía reclamaba jurisdicción sobre el sur. Zamorano, quien posteriormente importó la primera imprenta en California, sirvió hasta la llegada de José Figueroa, el nuevo gobernador designado por la Ciudad de México. Si bien Figueroa consideró que los líderes sureños Californio eran una “camarilla de hombres engreídos e ignorantes”, los californios finalmente se beneficiaron con su implementación de la secularización final de las tierras misioneras.

    Durante la década de 1830, la intención del gobierno mexicano era convertir las propiedades de la misión de California en pueblos indios. Esta política, que había imaginado asentamientos libres de nativos hispanicizados, en última instancia fue subvertida por los californios locales, muchos de los cuales consideraban a los indios como incapaces de autogobierno o propiedad de propiedad. La secularización de las tierras misioneras y la emancipación de los neófitos, sin embargo, avanzó rápidamente bajo el mando del gobernador Figueroa, y los gobernadores mexicanos posteriores concluyeron el proceso legal.

    La secularización de las misiones afectó a alrededor de 18 mil nativos cristianizados en California. Al inicio, el gobernador Figueroa dio el paso inusual de viajar a algunas de las misiones para explicar en persona los beneficios de la emancipación a los nativos. En San Diego habló con 160 familias; sin embargo, sólo 10 familias accedieron a aceptar su libertad, lo que no fue suficiente para formar un pueblo. Por lo que Figueroa designó a Santiago Argüello como comisionado, o comisionado, encargado de las propiedades indias en San Diego. Finalmente, suficientes familias exneófitas aceptaron su cambio de estatus y establecieron el pueblo indio de San Dieguito, cerca de la misión. Otros cerca de Misión San Luis Rey se trasladaron a un pueblo nativo ya existente en Las Flores. Otro pueblo indio creció en San Pascual, cerca de la actual Escondido. A cada uno de estos nuevos pueblos se le instruyó para seleccionar su propio alcalde, o alcalde. Así, los indios kumeyaay, no los descendientes hispanohablantes de los fundadores del presidio, eligieron al primer autogobierno en el distrito de San Diego. A aquellos nativos que aceptaron vivir en estos pueblos se les permitió de manera informal usar las tierras que necesitaban para viviendas y agricultura. Las tierras exmisioneras restantes fueron declaradas abandonadas y así abiertas a petición de propiedad por parte de los Californios.

    Muchos indios misioneros no abrazaron la idea de vivir como agricultores libres. La mayoría abandonaron las tierras de la misión y volvieron a sus vidas anteriores, rechazando así una mayor supervisión y control por parte de las autoridades mexicanas. Además, muchos habían mantenido contacto con familiares y familias extensas fuera de las tierras de la misión, y querían irse a casa. Otros, cuyos pueblos habían desaparecido por enfermedad o guerra, ahora estaban sin hogar, carentes de la protección de los padres misioneros. Las tierras tradicionales que habían sido la patria de los pueblos originarios estaban ahora controladas por rancheros. Como resultado, miles de indios cristianizados sin hogar buscaron ganarse una existencia contratándose a la población hispanohablante como los Vaqueros, los sirvientes domésticos, las amantes y los trabajadores indispensables dentro de los pueblos y presidios mexicanos.

    Para 1834, seis misiones en California habían sido secularizadas y el resto pronto seguiría. El más rico y poblado, Misión San Luis Rey, fue administrado por Pío Pico. En Mission San Diego había más de 5000 neófitos, y la mayoría de ellos partieron después de que los sacerdotes se marcharan. Se estima que en 2000 se acercaron al pueblo recién construido de San Diego (que aún no es oficialmente un pueblo), donde encontraron trabajo ocasional como sirvientes y obreros. Para lo que resta del periodo mexicano, la población nativa cristianizada ex-neófito superó en gran medida a la población mestiza mexicana dentro del distrito de San Diego. Para muchos colonos mexicanos, las lealtades indias eran sospechosas, y las frecuentes incursiones y rumores de ataques inminentes siempre levantaban sospechas de alianzas entre los indios locales y los indios bárbaros.

    Durante la década que siguió, los californios solicitaron al gobierno mexicano, ansiosos por reclamar cientos de ranchos formados a partir de tierras que habían sido declaradas “abandonadas” por los administradores de la misión. Muchos de estos mismos administradores terminaron siendo dueños de las mismas tierras que supervisaban. ¿Quién se benefició de esta era de creación de rancho? Los becarios de Rancho fueron aquellos que por influencia política o por el largo servicio a la misión o presidio estaban en condiciones de reclamar la tierra y el ganado sobre ella. Para tener éxito, los individuos tenían que hacer más que reclamar las tierras. También tenían que tener el interés y la capacidad de administrar un rancho ganadero. Eventualmente, más de 700 concesiones de tierras privadas fueron aprobadas por el gobierno mexicano. Una parte de las subvenciones se destinó a extranjeros, principalmente a ciudadanos estadounidenses naturalizados.

    El gobernador Figueroa murió antes de ver el resultado final de las leyes de secularización del gobierno mexicano. Estos incluyeron: (1) el despojo de los indios misionados de las tierras de las que habían dependido para alimentarse y refugiarse, (2) la creación de una nueva clase flotante de trabajadores indios sin hogar y explotables, y (3) el nacimiento de una nueva aristocracia de familias terratenientes que cada vez más hacían valer sus derechos sobre aquellos de los gobernadores mexicanos y de los indios por igual.

    Rebelión, revolución y gobierno autónomo

    Al gobernador Manuel Victoria le sucedió una serie de gobernadores temporales que inspiraron desprecio y rebelión por parte de las familias Californio, muchas de las cuales estaban emparentadas entre sí y que compitieron por el control político. José Castro, del norte de California, se desempeñó brevemente como gobernador temporal, seguido de Nicolás Gutiérrez. Gutiérrez fue rápidamente sustituido en 1835 por Mariano Chico, de Guadalajara, representante de la recién emergente facción centralista en la Ciudad de México. Los centralistas creían en reducir la autonomía del gobierno del estado, eliminar los controles locales y sustituir la de las autoridades militares de la Ciudad de México. Los centralistas amenazaron la nueva autonomía de los rancheros Californio. Las subsecuentes revueltas Californio contra los gobernadores mexicanos ocurrieron aproximadamente al mismo tiempo que las rebeliones en los estados mexicanos de Querétaro, Zacatecas, Yucatán, Nuevo México y Texas. Todos fueron desatados por reacciones contra la ascendencia centralista en la Ciudad de México, la cual estuvo encabezada por el general José Antonio López y Santa Anna. Las fuerzas militares del gobierno central sufrieron una desastrosa derrota en Texas en 1836, dejándolas menos capaces de hacer cumplir su voluntad en los lejanos territorios del norte. En consecuencia, los rebeldes Californio escaparon del castigo a manos del general Santa Anna.

    En 1836, Juan Bautista Alvarado encabezó una rebelión norteña contra el gobernador Chico, pidiendo la independencia de California de México hasta que se restablezca el sistema federal. En reacción a la perspectiva del dominio de Monterey, los sureños en San Diego y Los Ángeles unieron fuerzas para ofrecer una alternativa a la rebelión de Alvarado. El último esfuerzo de los sureños por salvar su orgullo regional e influencia política comenzó en la primavera de 1837, cuando un grupo antialvarado de San Diego reunió a unos 40 hombres y persuadió al ayuntamiento para que avalara “El Plan de San Diego”. Este documento, escrito b Juan Bandini, reconoció formalmente al gobierno oficial mexicano y rechazó la rebelión de Alvarado. Los sureños propusieron que organizaran un gobierno leal para gobernar el territorio, ahora reorganizado como departamento, hasta que el gobierno mexicano aprobara un gobernador legítimo.

    Los líderes de “El Plan de San Diego” fueron Bandini, Santiago E. Argüello y Pío Pico. Juntos, viajaron hacia el norte para obtener el aval del ayuntamiento de Los Ángeles a El Plan. Para junio de 1837, los sureños habían reunido un ejército de unos 150 hombres y estaban preparados para encontrarse con Alvarado en el campo de batalla para decidir quién gobernaría California. La lucha esperada no se dio, sin embargo. Antes de que ocurriera alguna pelea, llegaron noticias de México confirmando el establecimiento de un nuevo gobierno centralista y todos, incluido Alvarado, lo aceptaron. En julio de 1837, Alvarado hizo un juramento para apoyar la constitución, y la diputación provincial lo seleccionó como gobernador hasta que llegó un nuevo designado mexicano.

    La guerra civil entre el norte y el sur continuó cuando llegó el gobernador sustituto, Carlos Carrillo. Carrillo se puso del lado de la facción sureño, nombró a Los Ángeles la nueva capital del departamento, y trasladó la aduana a San Diego. Poco después, Alvarado se negó a reconocer a Carrillo hasta que se le ordenó oficialmente renunciar a la gobernación. En tanto, Alvarado envió representantes a la Ciudad de México para defender su caso como gobernador legítimo, y se preparó para desafiar a Carrillo con fuerza de armas.

    En la primavera de 1838, los sureños y norteños se reunieron para la batalla cerca de Misión San Buenaventura. Alrededor de la mitad de los soldados del lado sureño eran de San Diego. Intercambiaron disparos y una persona fue asesinada antes de que los sureños fueran superados y se retiraran a Los Ángeles. Restos del ejército, encabezados por Carrillo, continuaron huyendo a San Diego, donde se prepararon para una última resistencia. Antes de un mayor derramamiento de sangre, los dos gobernadores se reunieron en abril de 1838 cerca de la Misión San Luis Rey. Firmaron un “tratado” que exhortaba a la Ciudad de México a determinar quién era el gobernador legítimo. En agosto llegó una notificación formal y, ante la amarga decepción de los sureños, el gobierno central nombró a Alvarado como el legítimo gobernador provisional. Carrillo se fue a México.

    Alvarado fue un Californio del norte de origen nativo que, como gobernador del territorio, lideró a sus compatriotas en revoluciones democráticas y protestas contra los altos dirigentes de la Ciudad de México. Abogó por iniciativa legislativa, escuelas públicas, mejoras gubernamentales y muchos otros proyectos para mejorar la economía y la salud política del departamento. Presidió el cambio económico más trascendental de la historia de California, la ruptura de las tierras de misión y la distribución de estas tierras a los nativos californianos, extranjeros e indios.

    Alvarado estuvo relacionado por matrimonio con otra poderosa figura californiana, el general Mariano Vallejo. Juntos, vivieron la toma de posesión estadounidense de su territorio, y ambos fueron autores de historias multivolúmenes que permanecen inéditas y sin traducir en la biblioteca de Bancroft. Bajo el régimen de Alvarado, en 1827 la diputación en Monterrey votó a favor de cambiar el nombre de California a “Moctezuma” en honor a los aztecas, movimiento que fue revocado por el gobierno nacional. De joven, Alvarado y sus amigos compraron en secreto libros que estaban en la lista Índice de Libros Prohibidos de la Iglesia Católica, y por eso fueron amenazados de excomunión. Alvarado, junto con muchos otros prominentes Californios, tenía una amante y varios hijos a los que dio su nombre. En su madurez, Alvarado se convirtió en un alcohólico cuyos atracones periódicos eran vergonzosos, lo que le hizo perder su propia boda y su toma de posesión como gobernador, y entrar en pánico cuando los estadounidenses invadieron erróneamente Monterey en 1842.

    A pesar de estas debilidades, Alvarado fue un líder y político capaz que disfrutó del respeto de muchos californianos nativos. Participó en la mayoría de los puntos de inflexión cruciales de la historia del territorio: las revueltas contra Nicolás Gutiérrez y luego contra Micheltorena convirtieron a Alvarado en el gobernador más antiguo de la California mexicana.

    Micheltorena y el asunto Catesby Jones

    En 1842 México intentó nuevamente imponer a otro gobernador no Californio, el general Manuel Micheltorena. Llegó con 300 tropas llamadas cholos (es decir, mestizos e indios de clase baja) por los californios conscientes de estatus, quienes los acusaron de pequeños robos y desorden. Es cierto que muchos de los efectivos eran ex convictos no remunerados que fueron alentados a forrajear para su sustento. Una causa adicional para la desafección de los norteños fue su deseo de recuperar el poder político local.

    Durante el primer año de Micheltorena como gobernador, un oficial naval estadounidense, el comodoro Thomas ap Catesby Jones, ocupó el puerto de Monterey bajo la idea equivocada de que la guerra había estallado entre México y Estados Unidos. Este error le dio a México un adelanto de las intenciones bélicas de Estados Unidos e hizo imposible cualquier negociación sobre la adquisición pacífica de California por parte de Estados Unidos. Jones era el comandante de la escuadra del Pacífico, y tenía órdenes secretas de ocupar Monterey en caso de que

    clipboard_e2d1b7cfd5c2c5436d3bc9340a901c50a.png

    Retrato de perfil del comodoro Thomas ap Catesby Jones, quien erróneamente creyó que Estados Unidos y México estaban en guerra, entró al puerto de Monterey, y exigió que el pueblo se rindiera a sus tropas.

    México decidió ceder California a Gran Bretaña. Mientras se encontraba en el puerto peruano del Callao, recibió información falsa de que Estados Unidos y México estaban en guerra y que el comandante naval británico en el Pacífico navegaba hacia California con planes de ocuparlo. Los dos barcos de Jones, Estados Unidos y el Cyane, corrieron hacia California y, el 18 de octubre de 1842, entraron en el puerto de Monterey. Al día siguiente, Jones exigió la rendición del pueblo a sus tropas. Alvarado, el comandante militar, recibió el mensaje y se rindió a regañadientes, por temor al bombardeo del pueblo por parte de los estadounidenses. Los hombres de Jones bajaron la bandera mexicana que ondeaba frente a la casa del gobernador. Ese mismo día, uno de los hombres de Jones estaba leyendo los archivos del gobierno y descubrió periódicos recientes que indicaban que no había guerra entre los dos países. Mientras tanto, la población local había huido de la localidad.

    El gobernador Micheltorena estaba de visita en Los Ángeles cuando escuchó la noticia de la captura equivocada de la capital. El comodoro Jones decidió navegar a San Pedro para reunirse con el gobernador y ofrecer sus disculpas formales. El gobernador realizó una cena formal en Los Ángeles en honor a sus invitados, y las disculpas fluyeron con el vino. Esa noche, sin embargo, los reportes de extraños barcos avistados frente a la costa llevaron al gobernador Micheltorena a temer una invasión estadounidense a gran escala; la luz del día traía garantías de que había sido una falsa alarma. Después de los trámites apropiados y la típica hospitalidad Californio, los estadounidenses regresaron a sus barcos y se marcharon.

    Unos años más tarde, en 1845, Alvarado y José Castro encabezaron una rebelión en Monterrey contra Micheltorena que resultó en otra “batalla” en el Paso Cahuenga. Aunque solo murieron una mula y un caballo, el gobernador se vio obligado a partir hacia México. Como compromiso entre las facciones regionales, Pío Pico asumió el título de gobernador y Los Ángeles se convirtió en la capital. José Castro se convirtió en el comandante militar a cargo del distrito norte, incluyendo la aduana de Monterrey.

    El último gobernador mexicano fue un Californio. Pío de Jesús Pico nació en San Gabriel Misión de ascendencia mixta africana y mestiza. Creció en San Diego y se mudó a Los Ángeles en la década de 1830, donde adquirió importancia en la política local. Durante su breve mandato como gobernador, completó la secularización de las misiones y confirmó una avalancha de concesiones de tierras a sus amigos al ver la amenaza que se aproximaba de los angloamericanos. Como dijo en un discurso: “Están cultivando granjas, estableciendo viñedos, erigiendo molinos, aserrando madera, construyendo talleres, y haciendo mil cosas más que les parecen naturales, pero que los californianos descuidan o desprecian”. Estaba indefenso para evitar la toma estadounidense de su amada tierra durante la guerra entre Estados Unidos y México. En vísperas de ese conflicto, los californios continuaron divididos en facciones norte y sur, y esto debilitó su capacidad para responder a una invasión extranjera.


    This page titled 3.1: Un nuevo orden político is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo (Self Published) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.