Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

10.1: Crecimiento desenfrenado

  • Page ID
    103590
    • Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo
    • San Francisco State University, Saint Mary's College of California, & San Diego State University via Self Published
    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Después de una breve tregua inmediatamente después de la guerra, el estado entró en uno de los períodos más largos de expansión económica de la historia estadounidense. La guerra incrementó la capacidad industrial, estimuló el crecimiento de nuevas industrias y devastó las economías de nuestros competidores europeos y asiáticos. Más significativamente, el gobierno federal incrementó el gasto en defensa, canalizando miles de millones de dólares a la industria privada con el fin de librar la Guerra Fría. La inversión federal y estatal en educación, transporte, vivienda y el desarrollo de los recursos hídricos también ayudaron a sostener altos niveles de crecimiento económico y poblacional; sin embargo, el crecimiento vino con un costo. La expansión industrial y la suburbanización cobraron un precio aterrador en la base de recursos naturales del estado, lo que llevó a un despertar gradual de la conciencia ambiental y a esfuerzos tentativos para regular el ritmo y el impacto del desarrollo.

    Crecimiento Industrial y Trabajo Organizado

    En el norte de California, la construcción naval declinó solo para ser reemplazada por una industria electrónica en auge. En 1951, la Universidad de Stanford creó un parque de investigación de alta tecnología al arrendar tierras no utilizadas a empresarios privados. Originalmente destinado a generar ingresos para la universidad, el parque finalmente se convirtió en un medio para traducir la investigación basada en el campus en el desarrollo de productos, y atraer profesores de calidad estrella a la universidad. Para 1955, siete empresas, entre ellas Hewlett Packard y Varian Associates, habían firmado contratos de arrendamiento. Para 1960, el parque había atraído a 25 empresas más y estaba atrayendo a muchas otras firmas de alta tecnología, entre ellas Fairchild Semiconductor, a la región circundante. “Silicon Valley”, que lleva el nombre de los chips de silicio que pronto revolucionaron la industria electrónica, estaba tomando forma (ver Mapa 9.1 en la p. 281). Al otro lado de la bahía, la investigación nuclear de Berkeley también estaba creando spin-offs. Lawrence Livermore Lab, establecido en 1952, empleó a miles de trabajadores en investigaciones relacionadas con armas, mientras ayudaba, junto con la industria electrónica, a atraer contratistas de defensa de mamut al Área de la Bahía, incluyendo Lockheed, IBM, Westinghouse y General Electric.

    El crecimiento industrial del sur de California no fue menos impresionante. Sus fabricantes de aviones, diversificándose en la producción de motores a reacción, radar, aviones supersónicos, cohetes, satélites y misiles, dominaron la industria aeroespacial del país y emplearon a la mayoría de la fuerza de trabajo manufacturera en los condados de Los Ángeles, Orange y San Diego en la década de 1950. Estas firmas también disfrutaron de una estrecha colaboración con instituciones regionales de investigación. UCLA, el Laboratorio de Propulsión a Chorro del Instituto Tecnológico de California y Rand Corporation recibieron fondos gubernamentales para investigación y desarrollo y transfirieron sus productos a la industria aeroespacial privada.

    La expansión de las industrias aeroespacial y electrónica fue en gran parte producto de la competencia de la Guerra Fría con la Unión Soviética. Para ganar esta competencia, el gobierno transfirió miles de millones de dólares a universidades e industria privada, creando un vasto complejo universidad-militar-industrial entrelazado. Para 1960, California estaba recibiendo más del 25 por ciento de los gastos totales de defensa de la nación y el 42 por ciento de los contratos de investigación del Departamento de Defensa.

    Otros sectores de la economía del estado también prosperaron durante los años de posguerra. El gobierno municipal, comarcal, estatal y federal, ajustándose al crecimiento poblacional y a las nuevas demandas de infraestructura y servicios públicos, generó nuevas burocracias y contrató decenas de trabajadores adicionales. Las minorías, en particular, se beneficiaron de la expansión del sector público. El gobierno, que adoptó políticas de contratación no discriminatorias más fácilmente que la industria privada, ayudó a crear una creciente clase media negra y mexicoamericana. En Oakland, por ejemplo, el 30 por ciento de la fuerza laboral civil negra de la ciudad trabajaba para diversos poderes del gobierno a principios de la década de 1960.

    Las industrias de indumentaria, calzado, instrumentos científicos, alimentos congelados, cosmética, química y farmacéutica de California, beneficiándose del aumento de la demanda nacional, llegaron más allá de los mercados locales para ampliar su base de consumidores. A nivel local, las instituciones inmobiliarias, minoristas y financieras ampliaron sus servicios para satisfacer las necesidades de una población creciente y cada vez más próspera. La industria de la construcción, sin embargo, recibió un impulso aún más significativo. Miles de nuevos residentes, muchos iniciando familias por primera vez, demandaron vivienda. El Proyecto de Ley GI, aprobado por el Congreso en 1944 para brindar beneficios a los veteranos, incluía la provisión de préstamos hipotecarios a bajo interés a veteranos. Esto hizo que la propiedad de una vivienda fuera una opción asequible para muchos compradores primerizos. Los desarrolladores cubrieron la demanda aplicando técnicas de producción en masa y prefabricación a la construcción de viviendas y ubicando nuevos “tractos” de viviendas en terrenos más baratos que rodean el núcleo urbano. En todo el estado, los tramos de viviendas suburbanas de posguerra, consistentes en fila tras fila de viviendas casi idénticas, reemplazaron huertos, granjas de camiones y campos abiertos.

    En contraste, la industria cinematográfica del sur de California enfrentó serios desafíos en la posguerra, pero surgió como una institución cultural más fuerte e influyente. Hasta 1948, los principales estudios no sólo producían películas, sino que también monopolizaban las ganancias de taquilla proyectando sus películas en sus propias cadenas teatrales. Como resultado de las demandas federales antimonopolio iniciadas por teatros más pequeños e independientes, los estudios tuvieron que vender sus cadenas. Esto erosionó seriamente las ganancias en un momento en que los costos de producción y los salarios de las estrellas estaban subiendo. Simultáneamente, los estudios se enfrentaron a una competencia cada vez mayor de cineastas extranjeros e independientes y de la emergente industria televisiva con sede en Nueva York. Hollywood se adaptó produciendo más películas en el lugar, en lugar de confiar en los costosos y elaborados sets de estudio y mucho del pasado. También se diversificó en grabación y producción televisiva, restableciendo su dominio en la industria del entretenimiento a principios de la década de 1960.

    Los sindicatos de California, que gozaron de un poder sin precedentes durante los años de posguerra, ayudaron a garantizar que los beneficios de una economía en auge fueran ampliamente distribuidos. Habiendo asumido una promesa de “no huelga” durante la guerra, los sindicatos —particularmente los afiliados a la OIC— se centraron en ampliar su membresía, formar comités de acción política y crear coaliciones con organizaciones comunitarias liberales y progresistas. Cuando terminó la guerra, no sólo tenían la fuerza numérica para obtener concesiones salariales y de beneficio de la gestión, sino la influencia política para influir en las elecciones locales y estatales. La cruzada anticomunista, que condujo a la expulsión de la dirigencia sindical de izquierda, y la Ley Taft-Hartley de 1947, que limitaba la efectividad de las huelgas y protegía las tiendas abiertas, silenciaron un poco su nuevo poder. Pero la mano de obra rebotó en 1955, cuando la AFL se fusionó con su rival más progresista, el CIO. En conjunto, los dos representaron a más del 90 por ciento de los sindicalistas del estado. En gran parte como resultado del rabioso anticomunismo de la década, esta nueva entidad desenfatizó el activismo social liberal y la participación de base. Sin embargo, su membresía mayoritariamente obrera obtuvo beneficios materiales sustanciales, elevando a la clase media del estado a un máximo histórico.

    Los grandes productores consolidaron su posición dominante en la agricultura californiana durante los años de posguerra, cosechando enormes ganancias e influencia política en el proceso. Su creciente poder deriva en parte del “complejo agrícola-industrial”, una asociación forjada por agricultores, instituciones públicas de investigación y fabricantes privados de químicos y maquinaria agrícola. Por ejemplo, la Universidad de California en Davis, la principal institución agrícola del estado, obtuvo fondos de la industria privada para desarrollar nuevas variedades de plantas de alto rendimiento, pesticidas, fertilizantes, herbicidas y equipos agrícolas adaptados a las necesidades de los productores a gran escala. La industria luego aseguró las patentes y vendió su producto a grandes productores. Como consecuencia, los pequeños agricultores, incapaces de pagar la nueva tecnología o aplicarla a escala reducida, se quedaron atrás de sus contrapartes más grandes y competitivas.

    Aunque esta asociación fue anterior a la guerra, se hizo más fuerte e influyente en las décadas de 1950 y 1960. La investigación química en tiempos de guerra condujo a la creación de una nueva generación de compuestos sintéticos que podrían combinarse y modificarse sin cesar para uso agrícola, incluso adaptados a cultivos específicos, suelos, plagas de insectos y condiciones climáticas. La genética de plantas y la tecnología de equipos agrícolas también avanzaron rápidamente durante los años de posguerra.

    El crecimiento agrícola de posguerra, a pesar de esta nueva tecnología, siguió dependiendo de la mano de obra agrícola barata. Utilizando su considerable influencia política, los grandes productores presionaron exitosamente para la continuación y expansión del programa bracero, asegurando una oferta de mano de obra cautiva y subsidiada a lo largo de la década de 1950. Varios cientos de miles de trabajadores indocumentados y extranjeros con permisos de trabajo temporales también ayudaron a mantener bajos los salarios al mantener una oferta laboral excedente. Además de su subsidio laboral, la agroindustria recibió abundante agua barata de fuentes financiadas tanto estatales como federales. El Proyecto Valle Central (CVP), completado en los años de posguerra con fondos federales y apoyado por grandes productores como J. G. Boswell, desvió el agua de los ríos Sacramento y San Joaquín hacia el valle más seco de San Joaquín. De conformidad con la Ley de Recuperación de 1902, los productores con más de 160 acres de tierra no tenían derecho al agua subsidiada de proyectos financiados por el gobierno federal. La agroindustria utilizó su influencia política para obtener concesiones significativas en la ley: asignaciones adicionales de 160 acres por cada hijo, cónyuge, inquilino conjunto y socio corporativo; reclasificación de algunas aguas CVP como “flujo natural”, la cual estaba exenta de

    clipboard_ea9699077343aaffd8dbd937a0b8b0963.png

    Vista aérea del Acueducto de California. Considera la escala masiva del sistema de suministro de agua del estado. ¿Los beneficios para la agricultura, la industria y las áreas urbanas y suburbanas en crecimiento superan sus costos ambientales?

    el límite federal de superficie, y la suspensión de la limitación si los distritos locales de riego, administrados por juntas elegidas por productores, reembolsaban oportunamente su parte de los costos de construcción del CVP. Por último, los agricultores que arrendaban, en lugar de poseer, tierras evitaban el límite por completo. Los costos legales involucrados en eludir la ley federal llevaron a los productores a respaldar el nuevo Plan de Agua de California financiado por el estado que prometía entregar agua subsidiada y sin límites del norte de California a los productores del Valle de San Joaquín y el sur de California. Bloqueado por varios años, el plan finalmente fue aprobado entre 1959 y 1960, eliminando otro obstáculo más para la consolidación agrícola y la corporatización.

    Educación

    El crecimiento económico de la posguerra y las ansiedades de la Guerra Fría precipitaron cambios en el sistema educativo del estado. La industria privada, los funcionarios gubernamentales y la comunidad científica advirtieron que la economía en auge de California, cada vez más centrada en la alta tecnología, exigía una fuerza laboral más educada y especializada. También argumentaron que Estados Unidos comprometería su capacidad para librar la Guerra Fría a menos que proporcionara a la generación más joven una formación científica y técnica adecuada.

    Al mismo tiempo, el rápido crecimiento poblacional puso tensiones en las instalaciones educativas existentes. La migración en tiempos de guerra, unida al baby boom de posguerra, llenó las aulas de primaria y secundaria más allá de su capacidad Los colegios y universidades del estado, abarrotados de veteranos que aprovecharon los generosos beneficios educativos del GI Bill, experimentaron cepas similares. Estas cepas continuaron siendo los primeros baby boomers, asistiendo a la universidad a tasas más altas que cualquier otra generación en la historia, llegaron a la mayoría de edad en la década de 1960.

    Con estas preocupaciones en mente y con amplio apoyo de los contribuyentes, los formuladores de políticas educativas se embarcaron en un ambicioso programa de construcción escolar, reforma curricular y reformulación de los requisitos de preparación docente. De acuerdo con el nuevo énfasis curricular en las disciplinas tradicionales, particularmente las matemáticas y las ciencias, los futuros maestros de primaria y secundaria ya no podrían cursar estudios. En cambio, la Ley Fisher de 1961 requería que los maestros poseyeran un título académico de cuatro años y un quinto año de formación profesional en educación.

    También requería atención la educación superior, que adolecía de estándares académicos desiguales y duplicaciones innecesarias de misiones y programas institucionales. En 1960, el Poder Legislativo aprobó el Plan Maestro, que creó una nueva estructura de tres niveles: universidad, universidad estatal y nivel junior college. Según el plan, la Universidad de California recibió la única autoridad para otorgar títulos de doctorado y se le otorgó jurisdicción exclusiva sobre la formación de posgrado en derecho, medicina, odontología y estudios veterinarios. Como principal institución de investigación y profesional, la universidad debía admitir a estudiantes del 12.5 por ciento superior de los egresados de la preparatoria del estado. De igual manera, los candidatos a títulos avanzados se eligieron sobre la base de una alta promesa académica y profesional. Los colegios estatales, bajo el Plan Maestro, debían proporcionar una educación en artes liberales a los estudiantes de la tercera parte superior de los egresados de secundaria. La formación de egresados, con excepciones especiales, se limitó al nivel de maestría. Las escuelas secundarias, abiertas a todos los egresados de secundaria, ofrecían un plan de estudios de artes liberales de dos años diseñado para preparar a los estudiantes para su transferencia al sistema estatal de colegio o universidad, así como programas de estudio técnicos y vocacionales que conducen directamente al empleo. Este sistema, que ofrece educación gratuita a los estudiantes universitarios de California, se convirtió en un modelo para el resto de la nación.

    Población y Crecimiento Suburbano

    La población de California aumentó dramáticamente durante la guerra y continuó expandiéndose a lo largo de las décadas de 1950 y 1960. De 1951 a 1963, la tasa de crecimiento anual del estado fluctuó entre 3.3 y 4.6 por ciento, con más de un millón de personas agregadas cada dos años. En 1962, California se convirtió en el estado más poblado de la nación. Durante este periodo, la población del estado se derramó cada vez más fuera del núcleo urbano hacia la franja suburbana a medida que los desarrolladores se apresuraron a satisfacer la demanda de nuevas viviendas. Los árboles de cítricos en la cuenca de Los Ángeles y los huertos y granjas de camiones en el área de la Bahía de San Francisco se convirtieron en comunidades suburbanas a un ritmo asombroso. Desde principios de la década de 1950 hasta principios de la década de 1960, entre 60.000 y 90,000 acres de tierras agrícolas de primer orden fueron reemplazadas por viviendas, autopistas y centros comerciales. La industria, atraída por tierras amplias y baratas y una mano de obra menos sindicalizada, también se trasladó a los suburbios, contribuyendo a la redistribución masiva, en gran parte no regulada, de la población y la base impositiva del estado.

    Los nuevos suburbanitas, anhelando la normalidad tras las dislocaciones de los años de guerra, se centraron en perseguir el “estilo de vida californiano”. Casas estilo rancho y casas construidas por el innovador desarrollador Joseph Eichler con sus techos planos característicos e interiores abiertos y cerrados de vidrio, barreras reducidas entre el espacio interior y exterior. Patios, barbacoas, muebles de exterior, piscinas y vajillas informales redujeron aún más esta separación al facilitar el entretenimiento exterior y la actividad familiar. Hollywood, la televisión, las agencias de publicidad y la prensa popular no sólo popularizaron este estilo de vida entre los californianos, sino que también crearon una nueva tendencia nacional.

    Los patrones de recreación también cambiaron. Los centros comerciales suburbanos, precursores de los centros comerciales actuales, enmarcaron el consumo como una actividad de ocio. Los parques temáticos basados en los suburbios, siguiendo el prototipo de Disneyland, proporcionaron entretenimiento “saludable” para toda la familia como alternativa a las instituciones culturales urbanas centradas en adultos. Nuevas instalaciones deportivas, como Dodger Stadium y Candlestick Park, construidas en la franja urbana, también atendieron a familias suburbanas. Por último, el nuevo énfasis en la vida al aire libre se extendió a las playas y montañas del estado. Campamentos, refugios de esquí, alquileres vacacionales y desarrollos de casas de verano florecieron durante las décadas de 1950 y 1960, entrometiendo en áreas pintorescas que alguna vez fueron prístinas o escasamente pobladas.

    El estilo de vida suburbano despreocupado venía con un precio. Sus áreas habitacionales, centros comerciales e industria descentralizada no solo despojaron el espacio abierto, sino que también despojaron a las ciudades del interior de sus empleos y base imponible tan necesarios. A partir de finales de la década de 1940, y continuando hasta la década de 1960, los residentes blancos abandonaron las ciudades para ir a los suburbios La industria pronto siguió. Los residentes negros y mexicoamericanos, bloqueados del éxodo suburbano debido a prácticas discriminatorias de bienes raíces y vivienda, se quedaron atrás en el núcleo urbano más antiguo y en descomposición. Incluso después de que el estado adoptara una legislación sobre vivienda justa a mediados de la década de 1960, las instituciones crediticias discriminatorias, los propietarios de viviendas y las agencias inmobiliarias continuaron bloqueando el acceso equitativo a viviendas suburbanas asequibles Este proceso, reforzando la separación social y la desigualdad económica, se repitió en prácticamente todas las regiones metropolitanas del estado, sentando las bases para las revueltas urbanas de los años 60.

    Aunque idealizados en la cultura popular de posguerra como enclaves seguros y sin problemas, los suburbios fueron criticados a mediados de la década de 1960 por una nueva generación de feministas. El suburbio, según la feminista pionera Betty Friedan, era poco más que un “cómodo campo de concentración” que fomentaba la depresión, una creciente sensación de aislamiento, soledad y tranquila desesperación entre sus habitantes femeninas.

    Muchas esposas suburbanas, se sintieran atrapadas o no, de hecho se ajustaban al ideal de posguerra de la mamá que se queda en casa. Pero miles más se unieron a la fuerza laboral remunerada en los años 50 y 60. Irónicamente, las demandas financieras de mantener el “estilo de vida californiano” a menudo requerían más de un asalariado por familia y comenzaron a erosionar el tabú de larga data contra la participación de las mujeres casadas en la fuerza laboral. Al mismo tiempo, cada vez más mujeres asistían a la universidad, algunas en busca de maridos, pero muchas en preparación para carreras gratificantes. Las jóvenes arribistas, junto con una generación mayor de mujeres profesionales, rara vez obtuvieron trabajos que coincidieran con sus niveles de educación y habilidad. Encerradas en trabajos de oficina y ventas, y un número limitado de ocupaciones profesionales como enfermería y enseñanza, las mujeres trabajadoras ganaban solo 60 centavos por cada dólar hecho por sus homólogos masculinos.

    Estas desigualdades, combinadas con el aislamiento suburbano, impulsaron a las activistas a presionar por el cambio. En 1964, después de tres años de intenso cabildeo por parte de organizaciones de mujeres, la legislatura de California finalmente acordó crear una Comisión Estatal de la Condición Jurídica y Social de la Mujer. Los hallazgos de la comisión sobre la discriminación laboral y las diferencias salariales entre hombres y mujeres revitalizaron el movimiento de mujeres y crearon las bases para las críticas feministas más radicales de finales de los sesenta y setenta.

    Transporte, Energía, Recursos Hídricos y Contaminación Ambiental

    Un programa masivo de construcción de autopistas de posguerra, financiado con una mezcla de dólares estatales y federales, ayudó a facilitar el vuelo blanco e industrial a los suburbios. En 1947, la legislatura estatal aprobó la Ley Collier-Burns, que aprobó aproximadamente 12 mil 500 millas de nuevas carreteras, conectando suburbios con centros urbanos aledaños y financiada con un impuesto de gasolina de siete por galón. A mediados de la década de 1950, el gobierno federal aumentó esta red en expansión al ayudar a financiar un sistema de autopistas interestatales que creaba vínculos entre cada centro metropolitano importante. La creciente dependencia del automóvil se vio alentada aún más por la disminución de los sistemas ferroviarios eléctricos de antes de la guerra que habían conectado los barrios residenciales con las áreas del centro De San Diego a San Francisco, los gobiernos locales reemplazaron los trenes y carros eléctricos de bajo consumo por autobuses con combustible diesel. A finales de la década de 1950, solo sobrevivieron restos aislados de estos sistemas ferroviarios regionales. El automóvil —cada vez más símbolo de libertad personal y estatus— reinaba supremo.

    El nuevo sistema de autopistas tenía varios inconvenientes imprevistos. Frecuentemente dividió barrios pobres del centro de la ciudad, aislándolos de los servicios circundantes, eliminando distritos de pequeñas empresas y grandes extensiones de viviendas asequibles, y contribuyendo al aislamiento espacial y “guettoización” de los residentes. La disminución de la calidad del aire fue otro problema asociado con el auge del transporte de posguerra. A finales de la década de 1940, los residentes de Los Ángeles enfrentaron una amenaza atmosférica creada por el hombre: el smog generado por automóviles. La ciudad primero respondió imponiendo restricciones a las emisiones de las fábricas y la quema de desechos en el patio trasero, pero no logró abordar la causa principal: el auge del transporte. Parte del problema era que el smog provenía de múltiples jurisdicciones. Aun cuando los funcionarios de la ciudad impusieran regulaciones en su municipio, la contaminación de las zonas vecinas no conocía fronteras. A principios de la década de 1950, el problema había empeorado. El condado de Los Ángeles respondió estableciendo un Distrito de Control de la Contaminación del Aire, que comenzó a monitorear la calidad del aire e introducir medidas de control de contaminación.

    Poco después, en 1955, nueve condados del área de la Bahía de San Francisco unieron fuerzas para crear un distrito regional de control de calidad del aire, facultado para establecer estándares de emisiones y regular las industrias contaminantes. Aunque estos distritos sí

    clipboard_ee0e69123b92a686a535e0e046ab8e3c1.png

    Reflexione sobre las presiones sociales, políticas y demográficas que llevaron a la expansión urbana en el condado de Los Ángeles, y evalúe los costos y beneficios de un crecimiento tan rápido. ¿Cómo afectó el carácter uniforme de las subdivisiones de posguerra a la calidad de vida de los residentes?

    poco para reducir las emisiones automotrices, principal fuente de contaminación, crearon un importante modelo de cooperación regional que posteriormente fue adoptado por otros municipios. Cuando el gobierno federal aprobó la Ley de Aire Limpio en 1963, los distritos regionales de calidad del aire, junto con la recién creada Junta Estatal de Recursos Aéreos, proporcionaron el marco institucional para hacer cumplir los estándares de autoemisión de la ley.

    A principios de la década de 1960, la disminución de la calidad del aire y la creciente congestión del tráfico en el sistema de carreteras ya sobrecargado impulsaron a algunas ciudades a reconsiderar los sistemas de tránsito eléctrico. El Área de la Bahía tomó la delantera en 1962, recibiendo la aprobación de los votantes de los condados de Alameda, Contra Costa y San Francisco para construir un sistema regional de tránsito rápido; sin embargo, se necesitaron otras dos décadas para que Los Ángeles, Sacramento, San José y San Diego siguieran su ejemplo. E incluso con estos sistemas en su lugar, la mayoría de los californianos siguen prefiriendo el transporte privado a las alternativas más limpias y más eficientes en combustible.

    A partir de la Segunda Guerra Mundial, la población y el crecimiento económico movieron rápidamente al estado de la autosuficiencia energética a la dependencia de la energía importada. Las industrias de plásticos, químicos y defensa de California, y su estilo de vida suburbano centrado en el automóvil, requerían mucho combustible y exigían más energía de la que producía el estado. A principios de la década de 1960, los recursos hidroeléctricos habían sido explotados a alrededor del 80 por ciento de su capacidad. Y se esperaba que el nuevo Plan de Aguas de California, con su extensa red de estaciones de bombeo y acueductos cruzados, utilizara gran parte de la energía que generó. Las reservas de petróleo en tierra también fueron limitadas, lo que llevó a las compañías petroleras a buscar nuevos depósitos en alta mar durante y después de la Segunda Guerra Mundial, y a complementar los suministros internos con importaciones. Las empresas de servicios públicos siguieron su ejemplo, aprovechando la electricidad, el gas y el petróleo de otras partes de Occidente y, en última instancia, recurriendo a proveedores extranjeros. Para 1962, por ejemplo, dos tercios del gas natural de California, que se usaba para generar electricidad, calentar hogares y producir productos químicos y plásticos, provenía de Texas, Nuevo México y Canadá.

    Mucho antes de que la crisis energética de la década de 1970 despertara a los consumidores a su dependencia del combustible importado, las empresas de servicios públicos del estado buscaron fuentes alternativas para satisfacer la creciente demanda. En 1960, Pacific Gas and Electric (PG&E) se convirtió en la primera empresa privada de la nación en aprovechar la energía geotérmica en su planta Geyserville en el condado de Sonoma. Otras plantas geotérmicas pronto siguieron, proporcionando una adición limpia, pero modesta, a la mezcla energética del estado. De manera más polémica, la energía nuclear, promovida por la Comisión de Energía Atómica como una fuente de energía segura y respetuosa con el medio ambiente, se produjo por primera vez en 1957 de forma experimental en la planta de Vallecitos en las afueras de Livermore. PG&E comenzó a operar una instalación comercial en 1963 cerca de Eureka, encabezando un auge de construcción de plantas a 10 años que no anticipó la creciente preocupación pública por los peligros sísmicos, la eliminación segura de desechos radiactivos y las consecuencias potencialmente letales del error humano o el mal funcionamiento del reactor.

    Para 1964, cuando PG&E propuso otra instalación en Bodega Bay, propensa a los sismos, el público se volvió más escéptico ante las afirmaciones de seguridad de la industria y montó una exitosa campaña para bloquear el plan. Esta protesta, desacelerando pero sin detener el auge de la construcción de plantas, preparó el escenario para las protestas antinucleares más vocales y militantes de los años setenta y ochenta y ayudó a ampliar el foco de atención de las organizaciones ambientalistas más antiguas. Mientras tanto, incluso la energía nuclear no podía seguir el ritmo de la demanda, y las empresas de servicios públicos y la industria petrolera de California recurrieron cada vez más al combustible importado.

    Un crecimiento desenfrenado también afectó los recursos hídricos del estado. El Proyecto del Valle Central, que entró en pleno funcionamiento en la década de 1950, desvió grandes cantidades de agua de los ríos Sacramento y San Joaquín a tierras de cultivo en el Valle de San Joaquín. La fase inicial del proyecto, que incluyó la construcción de las presas Shasta, Keswick y Friant y sus canales de suministro de agua, permitió a los productores traer a la producción más de 700 mil acres de tierras de cultivo de San Joaquín. Aunque benefició a ricos terratenientes como J. G. Boswell, el proyecto diezmó las pesquerías silvestres, destruyó miles de acres de hábitat de aves acuáticas e impidió que el flujo natural llegara y recargara los acuíferos subterráneos. El impacto más grave del CVP fue la disminución de la calidad del agua del Delta del Río Sacramento-San Joaquín. A medida que el agua dulce se bombeaba hacia el sur, particularmente durante los meses secos de verano, el agua salada de la Bahía de San Francisco se adentró en el delta, dañando ecosistemas frágiles y reduciendo el flujo de agua dulce hacia la bahía. El agua salada, ocasionalmente arrastrada a canales y utilizada para regar tierras de cultivo, también contribuyó a la salinización de los suelos en el Valle de San Joaquín. De hecho, el segundo río más grande de California, el San Joaquín, pronto se redujo a una zanja de drenaje para la escorrentía agrícola cargada de pesticidas y sal.

    El Plan de Aguas de California, iniciado en 1960, finalmente desvió agua adicional desde el norte hacia el Valle de San Joaquín y hacia arriba sobre las montañas Tehachapi hacia los sedientos residentes del sur de California. El sistema aprovechó los afluentes del río Sacramento, comprometiendo aún más la ecología del delta, intensificando la competencia norte-sur por los recursos hídricos y provocando la oposición enojada de los ambientalistas a las presas propuestas en los ríos salvajes restantes de California.

    El crecimiento de posguerra hizo más que colocar tensiones en los recursos hídricos y energéticos del estado; generó cantidades crecientes de desechos tóxicos que vertieron, prácticamente no regulados, en el aire, el agua y el suelo. Nuevos compuestos químicos, agregados a la antigua mezcla de metales pesados, solventes, corrosivos, pinturas y tintes, crearon una amenaza sin precedentes para el medio ambiente y la salud pública de California. Producidas en cantidades crecientes por la industria petroquímica después de la Segunda Guerra Mundial, nuevas sustancias como el DDT, los PCB y la dioxina no solo persistieron en el ambiente durante largos períodos de tiempo, sino que también se concentraron más a medida que avanzaban en la cadena alimentaria. A principios de la década de 1960, los biólogos de vida silvestre comenzaron a hacer sonar la alarma. Un estudio más cuidadoso también reveló su amenaza potencial para la salud humana. A pesar de la creciente preocupación pública, movilizada por la condena de Rachel Carson de 1962 a la industria química en Silent Spring, y por organizaciones ambientales como Audubon Society y California Tomorrow, la regulación efectiva de los productos químicos tóxicos no ocurrió hasta las décadas de 1970 y 1980. La Ley Federal de Agua Limpia de 1960 impulsó al estado a adoptar normas de tratamiento de aguas residuales más estrictas, pero los químicos sintéticos y otras sustancias tóxicas no pudieron eliminarse por métodos normales de procesamiento. Y los productores y consumidores de estos compuestos, incluidas las poderosas industrias petroquímicas y agrícolas del estado, se opusieron enérgicamente a la regulación de la producción, uso y eliminación de productos químicos.

    Mientras los californianos despertaban ante la creciente amenaza de contaminación tóxica, un pequeño grupo de activistas ambientales lanzó un movimiento pionero para salvar una de las maravillas naturales del estado del desarrollo industrial y suburbano. Durante los años de posguerra, la Bahía de San Francisco perdió 2,300 acres cada año para acomodar la construcción costera de basureros, aeropuertos, áreas habitacionales y parques industriales. Ya reducido en un 40 por ciento de su tamaño respecto a un siglo antes, estaba en peligro de convertirse en poco más que un canal naviero para el año 2000. En una época en la que los límites al crecimiento eran inconcebibles para la mayoría de los residentes del estado, Catherine Kerr y sus compañeras “esposas universitarias” afirmaban vocalmente que el bien público debía prevalecer sobre los intereses de los desarrolladores municipales y privados. La Asociación Save San Francisco Bay, fundada en 1961, atrajo suficiente apoyo público en los próximos cuatro años para asegurar la aprobación legislativa tanto para una detención temporal del relleno de la bahía como para la formación de la Comisión de Conservación y Desarrollo de la Bahía de San Francisco. Este organismo, facultado por la legislatura estatal para otorgar o denegar el permiso para toda construcción costera, estableció el precedente para la regulación gubernamental del desarrollo. Pronto siguieron otras comisiones, entre ellas la Comisión Costera de California y la Agencia de Planeación Regional de Tahoe, junto con una serie de ordenanzas y medidas de crecimiento controlado y de no crecimiento a nivel municipal.

    clipboard_ec241cd14fc745765b5418249bd2114cf.png

    Smog en Los Ángeles. Examinar la relación entre esta fotografía y la imagen de expansión de Los Ángeles. ¿Cuáles fueron las conexiones entre el crecimiento suburbano y la disminución de la calidad del aire


    This page titled 10.1: Crecimiento desenfrenado is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo (Self Published) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.