Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

10.2: Política de posguerra

  • Page ID
    103589
    • Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo
    • San Francisco State University, Saint Mary's College of California, & San Diego State University via Self Published
    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    El rápido crecimiento económico y demográfico de la posguerra creó una serie de problemas que desafiaron la solución individual e incluso municipal. Cada vez más, los californianos recurrieron al gobierno para regular y orientar el proceso de cambio. A nivel estatal, los dos sucesores del gobernador Warren continuaron su legado de apoyo a la educación, los servicios sociales, el desarrollo de recursos y la construcción de carreteras, y ampliaron el papel del estado en la protección de la calidad ambiental. A nivel local, los gobiernos de las ciudades respondieron al impacto negativo del crecimiento desenfrenado mediante la formación de alianzas regionales con sus vecinos. Un número creciente de californianos también exigió que el gobierno local asumiera un papel más activo en la protección de los derechos de los trabajadores y las minorías étnicas y en llevar a los desfavorecidos a la corriente principal económica a través del aumento del gasto social. Los ideales democráticos que alimentaron el apoyo al esfuerzo bélico, argumentaron, ahora deben aplicarse en casa.

    Estas corrientes políticas generales, sin embargo, fueron eclipsadas por la histeria anticomunista de los primeros años de la Guerra Fría. En California y en la nación en su conjunto, el miedo a la subversión interna limitó temporalmente el ritmo y la extensión del cambio político. Los republicanos conservadores estaban alarmados por las incursiones liberales en la política estatal y local, el creciente poder del trabajo organizado y la nueva influencia política de las minorías étnicas. En respuesta, montaron una contraofensiva movilizando la retórica anticomunista de finales de los cuarenta y principios de los cincuenta. Acusando a sus oponentes en su mayoría demócratas de ser “suaves con el comunismo”, crearon una atmósfera política cargada de miedo, intolerancia, sospecha y oportunismo. Sus ataques no solo tuvieron un impacto devastador en el trabajo organizado, las organizaciones de derechos civiles, la educación superior y Hollywood, sino que también convencieron a muchos californianos comunes de que “un liberal es solo un salto, un salto y un salto de un comunista”.

    Sin embargo, los demócratas recuperaron gradualmente su credibilidad política promoviendo el “liberalismo responsable”, creando una estructura partidista más efectiva, y resaltando el excesivo conservadurismo de sus oponentes. En 1958, los californianos eligieron un gobernador demócrata, y una mayoría demócrata para ambas cámaras de la legislatura estatal. A nivel local, los liberales también lograron avances significativos en la eliminación de republicanos de la oficina de la ciudad y la elección de líderes que apoyaron un papel regulador y planeador más fuerte para el gobierno En última instancia, prevaleció el liberalismo, más que el radicalismo o el conservadurismo.

    El susto rojo de California

    Aunque los californianos votaron abrumadoramente a favor de una agenda demócrata liberal en 1958, muchos ciudadanos —quizás una mayoría— pasaron el período temprano de la posguerra sospechando que el liberalismo equivalía al comunismo. El gobernador Earl Warren y su sucesor inmediato, Goodwin Knight, eran ambos republicanos. Y aunque apoyaron políticas liberales que enfurecieron a los conservadores de su partido, escaparon del ataque directo. Los candidatos demócratas, las organizaciones progresistas y cualquier individuo o institución que apoye causas liberales no fueron tan afortunados.

    En 1938, el Congreso de Estados Unidos estableció el Comité de Actividades Antiamericanas (HUAC) de la Cámara de Representantes para erradicar a los subversivos a nivel nacional. Después de la guerra, el primer objetivo importante de HUAC fue la industria cinematográfica de Hollywood, cuyos escritores, directores y actores fueron acusados de albergar simpatías de izquierda. No casualmente, los trabajadores de la industria acababan de concluir una importante huelga de estudio, subrayando el creciente poder de la mano de obra organizada en el estado. A partir de 1947, HUAC celebró audiencias sobre “Red Menace in Hollywood” con la plena cooperación de muchos líderes de la industria, entre ellos Ronald Reagan, presidente del Screen Actors Guild, y los dueños de estudio Louis B. Mayer, Jack Warner y Walt Disney.

    En el transcurso de las audiencias, varios destacados guionistas, conocidos como los Diez de Hollywood, se negaron a dar testimonio sobre sus creencias y afiliaciones políticas, citando sus derechos constitucionales bajo la Primera Enmienda. El Comité para la Primera Enmienda —cuya composición incluía a Lauren Bacall, Humphrey Bogart, John Huston y Frank Sinatra— intentó acudir en su defensa y impugnar la constitucionalidad de las audiencias. Pero sus esfuerzos no tuvieron éxito. Los 10 fueron sentenciados a prisión por desacato al Congreso, y nueve fueron permanentemente prohibidos del empleo en la industria. Después, HUAC pasó a compilar una lista de 324 empleados presentes y exempleados de Hollywood con presuntos vínculos comunistas. La mayoría de los que estaban en esta “lista negra”, muchos con carreras bien establecidas, perdieron sus empleos. Igualmente dañino, quienes permanecieron en la industria abordaron su oficio con más cautela, evitando contenidos que pudieran atraer la atención negativa de censores internos y externos. Durante más de una década, las películas de Hollywood reflejaron el conservadurismo y la rigidez moral que caracterizaron a la cultura estadounidense en su conjunto.

    El Comité Legislativo de Investigación de Actividades Antiamericanas de California, encabezado por el senador Jack B. Tenney y envalentonado por la investigación de alto perfil de HUAC en Hollywood, afirmó que había descubierto pruebas de subversión comunista en el gobierno estatal y el sistema educativo. En 1949, temiendo una investigación disruptiva de sus propios empleados, la Universidad de California, con la aprobación de la Junta de Regentes, requirió que los profesores firmaran un juramento de lealtad. El Poder Legislativo estatal aprobó un juramento similar y más exigente para todos los empleados estatales en 1950 cuando adoptó la Ley de Apalancamiento.

    Dentro de la universidad, el juramento generó protestas y acciones legales generalizadas. Al sostener que la política violó sus derechos constitucionales y libertad académica, numerosos profesores se negaron a firmar y fueron despedidos por insubordinación. Aún otros renunciaron en protesta, o rechazaron ofertas de trabajo de la universidad porque el juramento ofendió sus principios. En 1951, el Tribunal de Apelaciones Tercer Distrito de California falló a favor de los profesores inconformes, argumentando que el juramento violó tanto los acuerdos de tenencia como la constitución del estado. El Consejo de Regentes, enfurecido por la “insubordinación” de la facultad, resolvió apelar la resolución. Después de considerar la apelación en 1952, la Suprema Corte de California ordenó la reincorporación de los profesores despedidos e invalidó el juramento de la universidad con el argumento de que el estado, a través de la Ley de Levering, tenía la única autoridad para determinar la lealtad de los empleados. El tribunal, es decir, no consideró la constitucionalidad de las pruebas de lealtad, y simplemente dictaminó que la facultad de exigirlas pertenecía al Poder Legislativo. El juramento de lealtad del Estado, que abarcaba a todos los empleados del gobierno, incluidos los profesores, no fue declarado inconstitucional hasta 1967.

    La Comisión Tenney y su organización matriz, HUAC, también iniciaron investigaciones sobre infiltración subversiva de sindicatos y organizaciones de derechos civiles. Al tambalearse por la publicidad negativa generada por las acusaciones de HUAC y careciendo de los recursos financieros para montar una defensa creíble, numerosas organizaciones expulsaron a líderes y miembros que cayeron bajo sospecha, retrocedieron de estrategias y tácticas más militantes, y evitaron construir alianzas con “subversivos” grupos. Los políticos liberales de California también fueron atacados. En una carrera congresional estadounidense de 1946, un joven veterano de la Segunda Guerra Mundial llamado Richard Nixon derrotó a su oponente demócrata, Jerry Voorhis, usando tácticas de Red Scare. Aunque Nixon más tarde admitió que

    clipboard_e36df4fbe9dcb6007a9235e9570a29754.png

    Protesta contra la investigación de Hollywood HUAC. ¿Por qué algunos miembros de la industria cinematográfica, incluidas muchas estrellas de alto perfil, se pronunciaron en contra de la investigación de HUAC en Hollywood? ¿Por qué otros, incluido el futuro gobernador Ronald Reagan, cooperaron con los esfuerzos para purgar la industria de la “Amenaza Roja”?

    sabía que “Voorhis no era comunista”, se quedó corto de una disculpa por sus tácticas de difamación. “Los buenos chicos y mariquita”, sostuvo, “no ganaron las elecciones”. Una vez en el Congreso, Nixon avanzó en su carrera política al unirse a HUAC y perseguir vigorosamente la condena de Alger Hiss, funcionario del Departamento de Estado que fue acusado de espiar para la Unión Soviética. A pesar de que el alegato nunca fue probado, Hiss fue condenado por perjurio por negar los cargos en su contra. Y Nixon recibió crédito por destapar subversión en altos niveles del gobierno federal bajo la vigilancia de los demócratas. Tanto a nivel estatal como nacional, los republicanos utilizaron el caso Hiss y otras acusaciones de subversión desde dentro para pintar a los demócratas como “blandos con el comunismo” o culpables de conspiración real.

    En la carrera de 1950 por el Senado de Estados Unidos, Nixon volvió a recurrir al cebo rojo. Al caracterizar erróneamente a su oponente demócrata, Helen Gahagan Douglas, como “la Dama Rosa” con un récord de votación similar a los comunistas en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, ganó fácilmente el certamen. Douglas, al igual que Voorhis, era meramente un demócrata con un historial de voto liberal. En tanto, avanzaron las fortunas políticas de Nixon. Apenas un año después de derrotar a Douglas, fue recompensado con la vicepresidencia, un claro indicio de que el proceso político estadounidense había sido profundamente influenciado por la histeria anticomunista de posguerra.

    Warren y Caballero

    Earl Warren y su sucesor Goodwin J. Knight, ambos republicanos, ocuparon el cargo durante el apogeo de Red Scare de California, pero, a diferencia de Nixon, se abstuvieron de explotar el miedo para avanzar en sus carreras políticas. Además, ambos hombres adoptaron políticas liberales que expandieron en gran medida el poder del gobierno “sobre la vida del pueblo”, políticas que fueron criticadas de todo corazón por sus colegas más conservadores. Su afiliación partidaria, sin embargo, los protegía en gran medida de los cargos de subversión o suavidad sobre el comunismo. Warren, quien se caracterizó como un progresista, expandió los servicios gubernamentales, mejoró la infraestructura de California e invirtió mucho en salud, bienestar y educación pública. También tomó una posición de principios sobre la cruzada anticomunista de su partido. En 1948, Warren criticó la investigación de HUAC en Hollywood y se negó a apoyar un juramento de lealtad para los empleados estatales. Como regente de oficio, intentó convencer a sus compañeros de la junta directiva de que el juramento de lealtad de la universidad era ineficaz e inconstitucional. También se opuso a la Ley de Levering de 1950, que había sido redactada por uno de sus críticos, un asambleísta republicano de derecha de Los Ángeles. Para 1953, cuando Warren fue nombrado presidente del Tribunal Supremo de Estados Unidos, sus adversarios se sintieron alentados de que el vicegobernador, Goodwin J. Knight, crítico conservador de las políticas liberales de Warren, se hiciera cargo del cargo. Caballero, teniendo la ventaja del titular y la bendición de su partido, luego ganó la gobernación por derecho propio en 1954.

    Sin embargo, una vez firmemente en el cargo, Knight siguió los pasos de Warren al apoyar un mayor gasto en infraestructura, desarrollo de recursos hídricos, beneficios para trabajadores, servicios sociales y salud mental. Aún más preocupante para los conservadores de su partido, Knight amplió el papel regulatorio del gobierno al refrendar los estándares de aire limpio, y se estableció como amigo del trabajo organizado al oponerse a la legislación del “derecho al trabajo” (discutida en la página siguiente). A medida que se acercaba la próxima elección, Knight enfrentó una seria oposición. Dos rivales conservadores, el vicepresidente Richard Nixon y el senador William Knowland, vieron su cargo como un paso hacia la presidencia. Con acreditaciones derechistas comprobadas, cualquiera podría contar con el respaldo financiero del Partido Republicano estatal y nacional en las elecciones de 1958.

    En 1957, los temores de Knight se materializaron cuando Knowland anunció que se postularía para gobernador. Para empeorar las cosas, los partidarios de Nixon, enojados por la negativa de Knight a respaldar la nominación a la vicepresidencia de Nixon en 1956, estaban seguros de respaldar a Knowland. Las posibilidades de Knight de ganar las primarias también fueron socavadas por un referéndum electoral de 1952 que obligó a los candidatos a identificar su afiliación partidista en las boletas primarias. La vieja boleta había enumerado a los titulares en la parte superior sin revelar su membresía partidista. Knight, como titular con una apelación amplia y no partidista, habría tenido una ventaja sobre republicanos y demócratas rivales bajo el viejo sistema. Consciente de estos pasivos, Knight se retiró de la carrera y dejó el campo a Knowland.

    Los demócratas del estado, mientras tanto, se reagruparon. Veinte años antes, los republicanos habían creado una organización eficiente y muy unida para recaudar dinero y coordinar sus campañas. Al contar con un número desproporcionado de titulares, también fueron los principales beneficiarios del antiguo sistema de presentación cruzada. Y la histeria anticomunista de posguerra proporcionó a los republicanos otra ventaja política más. Para la elección de 1958, sin embargo, las condiciones habían cambiado. El Susto Rojo disminuyó, y muchos californianos ahora veían a sus principales arquitectos como oportunistas políticos y extremistas. Además, las políticas liberales de dos gobernadores republicanos, aunque rotundamente criticadas por los conservadores, habían mejorado visiblemente la infraestructura del estado, fortalecido su economía y mejorado la salud y el bienestar de sus ciudadanos.

    Al mismo tiempo, la reforma electoral dio a los demócratas un campo de juego más igualitario en las elecciones primarias y los impulsó a crear una nueva y vigorosa organización partidista, el Consejo Democrático de California (CDC), para avanzar en su agenda política. Para 1956, los demócratas tenían amplias razones para tener la esperanza de que la marea hubiera cambiado a su favor. En las elecciones de ese año, erosionaron la mayoría republicana en la asamblea de 53—27 a 42—38, y en el senado de 29—11 a 20—20. A medida que se acercaban las elecciones de 1958, sus perspectivas parecían aún más brillantes; el titular republicano había abandonado la carrera del gobernador, y su reemplazo tenía fama de extremista de derecha.

    Edmund G. Brown

    En 1958, los demócratas eligieron a Edmund G. (Pat) Brown, un nativo de San Franciscano y procurador general del estado, para postularse para gobernador. Brown, demócrata de New Deal y miembro activo de los CDC, tenía impecables credenciales liberales. Durante la década de 1940, como fiscal de distrito de San Francisco, Brown transformó un departamento corrupto e ineficiente en una unidad moderna, agresiva y de lucha contra el crimen. Mientras libraba batallas legales contra la prostitución, el juego, la delincuencia juvenil y la corrupción política, Brown atacó las violaciones de derechos civiles con igual celo. Al resistirse a la opinión popular, condenó vocalmente la reubicación y el internamiento japoneses, y se opuso a la cruzada anticomunista contra Harry Bridges, el líder militante de la Unión Internacional de Estibadores y Almacenistas (ILWU). En 1950, con el aval del gobernador Warren, Brown fue elegido como fiscal general del estado. Cuando los conservadores proempresariales lograron colocar una iniciativa de “derecho al trabajo” en la boleta electoral de 1958, el Fiscal General Brown los obligó a cambiar el título de la propuesta a “Relaciones con los empleadores y los empleados” para evitar engañar a los votantes. Esta decisión reforzó la reputación liberal, pro-laboral de Brown y le dio una ventaja decisiva en la próxima carrera del gobernador.

    La iniciativa “derecho al trabajo”, que los sindicatos calificaron como el “derecho al trabajopor cada vez menos”, se convirtió en un tema importante de la campaña de 1958. En muchos lugares de trabajo, los sindicatos aseguraban acuerdos de “cerrado” de la dirección que hacían de la afiliación sindical una condición de empleo. La iniciativa del “derecho al trabajo” habría prohibido tales restricciones, permitiendo a los empleados elegir si afiliarse a un sindicato existente al aceptar un empleo. Los trabajadores organizados temían que la iniciativa fuera parte de una campaña más amplia para erosionar la membresía y el poder político de los sindicatos. Knowland, decidido a repudiar las políticas liberales de Warren y Knight y a asegurar el apoyo conservador para la nominación presidencial republicana de 1960, adoptó una plataforma en gran parte negativa y antilaboral que destacó su apoyo a la iniciativa del derecho al trabajo. En consecuencia, el trabajo se unió detrás de Brown, ejerciendo un grado inédito de músculo organizacional y político. Brown, asegurado del apoyo sindical, se movió más allá de este solo tema para promover una agenda más amplia y optimista que consolidara el apoyo dentro de su propio partido, atrajo a miles de nuevos votantes y convenció a muchos independientes y republicanos moderados de optar por su “liberalismo responsable”.

    Enmarcando su oposición a la iniciativa del derecho al trabajo como parte de un plan de acción pragmático y con visión de futuro, Brown logró elegir a Knowland como un retroceso ultraconservador y excesivamente pesimista a una época pasada. Con el apoyo de una amplia nueva circunscripción, Brown ganó en 54 de los 56 condados del estado y aseguró casi el 60 por ciento del total de votos. Igual de significativa, Brown ingresó al cargo con mayoría demócrata en el senado y asamblea estatales. Los votantes de California habían entregado un fuerte mandato a favor de la defensa gubernamental y el activismo.

    Una vez en el cargo, Brown se movió rápidamente para promulgar su agenda liberal. Varias de sus propuestas simplemente ampliaron los programas existentes. Por ejemplo, Brown fortaleció la red de seguridad social del estado al aumentar la compensación a los trabajadores y las prestaciones por desempleo, las pensiones de vejez y los derechos de asistencia social. También continuó con el apoyo del gobierno para beneficios de salud mental, educación y construcción de carreteras, y financió programas a través de aumentos de impuestos, tanto como Warren había hecho en la creación de su “fondo para días lluviosos”.

    Brown, sin embargo, fue un innovador audaz. Superó la oposición al Plan de Aguas de California al recalcar que crearía miles de nuevos empleos, beneficiaría al estado en su conjunto e incluiría salvaguardias ambientales adecuadas. En una elección especial de 1960, precedida de una agresiva campaña mediática diseñada para convencer a los votantes de los méritos del plan, los californianos aprobaron una medida de bonos de 1.700 millones de dólares para financiar esta expansión sin precedentes de la infraestructura hídrica del estado. Si bien Brown respaldó políticas que acomodaban el desarrollo económico y urbano, fortaleció el papel del gobierno en la moderación del impacto del rápido crecimiento. Bajo su liderazgo, la legislatura promulgó normas de protección al consumidor y calidad del aire y creó la Oficina de Asuntos del Consumidor y una Junta de Control de Calidad del Aire para hacer cumplir las nuevas regulaciones. Estas agencias, pronto seguidas por otras, ampliaron enormemente el marco regulatorio del estado y reflejaron la creciente preocupación pública por los problemas de calidad de vida.

    Brown actuó con un grado similar de audacia en la reorganización del sistema estatal de educación superior, apoyando tanto el Plan Maestro como la Ley Fisher. También aseguró el apoyo legislativo para una serie de reformas políticas propuestas por un compañero demócrata, el asambleísta Jesse Unruh. El sistema de presentación cruzada, modificado en 1952, fue abolido por completo en 1959, generando contiendas electorales más enérgicas y debates partidistas. Unruh, con el respaldo de Brown, pasó a introducir una serie de reformas que mejoraron mucho el desempeño legislativo y la equidad. En 1965, la legislatura abandonó el anticuado sistema de reparto de senadores por condado y adoptó la práctica más equitativa de asignar representantes por distritos poblacionales. Por último, Unruh y Brown obtuvieron la aprobación legislativa para crear una Comisión de Revisión Constitucional, encargada de aumentar la eficiencia y mejorar la calidad del gobierno estatal. Las reformas de la Comisión y el apoyo a las medidas legislativas simplificaron las burocracias y procedimientos ejecutivos y legislativos, aumentaron los salarios y el personal de los legisladores, establecieron sesiones legislativas durante todo el año, mejoraron el control de las ciudades y condados sobre los asuntos locales, redujeron y otorgó mayores protecciones constitucionales a los ciudadanos de California. Al final del segundo mandato de Brown, el estado tenía una reputación nacional de gobierno eficiente y profesional, una reputación que impulsó a la American Good Government Society a honrar a Jesse Unruh con su premio George Washington en 1967.

    Brown, al reconocer el apoyo que recibió de la creciente población afroamericana del estado, colocó los derechos civiles en la cima de su agenda para gobernador y presionó incansablemente para que se aprobara la legislación. Sus esfuerzos dieron sus frutos en 1959, cuando la legislatura prohibió la discriminación en el lugar de trabajo y creó un nuevo organismo regulador, la División de Prácticas Justas de Empleo, para hacer cumplir la ley. Ese mismo año, Brown obtuvo apoyo para una medida patrocinada por la UNRUH que prohibía la discriminación racial en alojamientos públicos, transacciones comerciales e inmobiliarias, y proyectos de vivienda financiados por el gobierno. Brown también apoyó la legislación de vivienda justa introducida por William Byron Rumford, un asambleísta negro que fue elegido por primera vez en 1948 por una circunscripción afroamericana recién ampliada en la Bahía Este de San Francisco. En 1963, con el respaldo de Brown, la legislatura aprobó la Ley Rumford, una medida que prohíbe la discriminación racial en la venta y alquiler de viviendas.

    Si bien Brown había logrado avanzar la mayor parte de su agenda liberal al final de su primer mandato, estaba agotado por sus propios altos estándares y algo desanimado por sus pocos fracasos. Había presionado repetidamente por un aumento del salario mínimo del estado, sólo para enfrentar la resistencia obstinada y efectiva de la agricultura y la industria privada. También había cabildeado sin éxito contra la pena de muerte de California y recibió publicidad negativa por retrasar la ejecución de una violenta delincuente sexual, Caryl Chessman. Por último, Brown no logró unir a la delegación de su partido detrás de John F. Kennedy en la Convención Nacional Demócrata de 1960. A pesar de que Kennedy ganó la nominación presidencial, los demócratas de California, aún divididos el día de las elecciones, no pudieron entregar los votos necesarios. Kennedy perdió en el estado por 36 mil votos, lo que, para gran vergüenza de Brown, casi le costó a Kennedy la presidencia.

    Brown decidió postularse para un segundo mandato sólo después de que Nixon, que había perdido la carrera presidencial de 1960, anunciara su candidatura a gobernador en 1962. Nixon revivió sus viejas tácticas de Susto Rojo y acusó a Brown de ser “suave con el comunismo”. Brown respondió argumentando que Nixon, obviamente fuera de contacto con los principales temas del estado, tenía la intención de usar la gobernación como un “trampolín hacia la presidencia”. Los californianos, impasibles de la cansada retórica de Nixon, entregaron un segundo mandato para Brown, regresándolo al cargo y preservando la mayoría demócrata en la legislatura. El segundo mandato de Brown, sin embargo, presentó mayores desafíos. A mediados de la década de 1960, los californianos, ya sea alarmados por el alcance de la reforma o impacientes por el lento ritmo del cambio, socavaron los frágiles cimientos del liberalismo.

    El liberalismo a nivel municipal

    A nivel municipal, los problemas asociados a la rápida expansión económica y demográfica generaron un nuevo nivel de activismo cívico. En muchas comunidades, los ciudadanos eligieron candidatos que prometieron aumentar el profesionalismo y la eficiencia del gobierno de la ciudad y dirigir activamente el crecimiento en direcciones positivas. Al mismo tiempo, activistas de minorías se unieron a los trabajadores organizados y blancos progresistas para forjar una agenda liberal más amplia que exhortara al gobierno local a proteger y promover los derechos civiles a través de una legislación justa de vivienda y empleo, y aumentar el gasto social.

    En Berkeley, por ejemplo, los pequeños empresarios, cuyo objetivo primordial era mantener los impuestos al mínimo limitando la expansión de los servicios municipales, dominaron el gobierno. A finales de la década de 1940, los demócratas liberales, preocupados de que la ciudad no estuviera satisfaciendo las necesidades de su creciente población —incluyendo un gran número de recién llegados afroamericanos— comenzaron a presentar sus propios candidatos para el cargo. Los titulares conservadores se contraatacaron instando a los votantes a “Mantener fuera del ayuntamiento a los comunistas y a los empacadores de alfombras de campus”. Trabajando arduamente para construir una coalición multiétnica de base amplia durante la próxima década, los liberales finalmente obtuvieron la mayoría en el ayuntamiento y la junta escolar en 1961. Aún más significativamente, dos de sus candidatos ganadores eran negros. Sin perder el tiempo, el nuevo gobierno de la ciudad comenzó a cumplir con su plataforma. A principios de 1963, el consejo aprobó una ordenanza de vivienda justa, anterior a la Ley de Vivienda Justa de Rumford a nivel estatal. Ese mismo año, la ciudad se convirtió en la primera del estado en adoptar un plan de integración escolar. El consejo también mejoró las instalaciones de recreación en los sectores más pobres de la ciudad y rezonificó las llanuras, que contenían los barrios negros más grandes de Berkeley, para proteger las viviendas de bajos ingresos de la especulación y el desarrollo incontrolado.

    Justo al sur, en Oakland, una coalición iniciada por los trabajadores montó un ataque similar, aunque menos exitoso, contra la dirigencia conservadora de la ciudad. En 1947, la Oakland Voters League (OVL), que une a sindicatos de izquierda, liberales blancos de clase media y migrantes negros, postuló candidatos a cinco escaños en el ayuntamiento. Su plataforma tocó la fibra sensible con los votantes. Se exhortó a la construcción de viviendas públicas y escuelas; se incrementaron los fondos para instalaciones recreativas, salud pública y mejoras en las calles; la creación de una comisión de empleo justo; la derogación de ordenanzas antilaborales; y una estructura tributaria más equitativa. Cuatro de sus cinco candidatos ganaron, otorgándole a la OVL apenas un escaño por debajo de la mayoría en el consejo de nueve miembros. Pero las fuerzas conservadoras montaron una exitosa campaña contra sus retadores liberales. En las siguientes dos elecciones, tres representantes de OVL fueron destituidos de su cargo tras ser difamados como procomunistas. Poco después, la OVL también colapsó y los líderes conservadores de Oakland disfrutaron de la ventaja política durante varios años por venir.

    En Los Ángeles, otra coalición liberal obtuvo una victoria modesta pero más permanente. En 1947 Edward Roybal, un veterano del ejército mexicoamericano y trabajador de salud pública, se postuló sin éxito para el ayuntamiento. Después de su derrota, Roybal y sus seguidores formaron la Organización de Servicios a la Comunidad (CSO) para registrar a los votantes mexicoamericanos y abogar por mejoras en la comunidad. Pronto la OSC atrajo la atención de la Fundación de Áreas Industriales con sede en Chicago, un grupo que apoyó los esfuerzos de organización comunitaria de base en todo el país. La fundación brindó a la OSC apoyo financiero y la asistencia de Fred Ross, uno de sus experimentados organizadores. En 1949, la OSC apoyó la segunda candidatura de Roybal por la sede del consejo del noveno distrito, un distrito que albergaba a una creciente población mexicoamericana, pero también a bolsillos de votantes judíos, asiáticos, afroamericanos y anglosajones. Al enfocarse en temas que impactaron directamente a todas las minorías étnicas y apelaron a los blancos liberales, particularmente a la comunidad judía progresista, los organizadores de las OSC aseguraron la victoria de Roybal sobre el regidor titular con un voto de 20.472 contra 11.956. Una vez en el cargo, no solo defendió la vivienda justa, el empleo y las oportunidades educativas, sino que también arriesgó su carrera política al oponerse a un proyecto de ley que requería que los empleados de la ciudad hicieran un juramento de lealtad Roybal, el primer mexicoamericano en servir en el consejo, permaneció en el cargo hasta ser elegido para la Cámara de Representantes de Estados Unidos en 1962.

    Los desafíos liberales, como los que tuvieron lugar en Berkeley, Oakland y Los Ángeles, alteraron permanentemente la política municipal en otras ciudades del estado. En algunos casos, las coaliciones liberales lograron resultados dramáticos, alterando por completo el equilibrio de poder local. Pero incluso victorias menores produjeron cambios significativos. La campaña de Roybal, por ejemplo, envalentonó a miles de nuevos votantes para exigir el respeto de los funcionarios electos, y alentó a las organizaciones comunitarias a perseguir sus agendas liberales de manera más agresiva. A pesar de la histeria anticomunista de posguerra, los cambios demográficos, la prosperidad y el optimismo de posguerra, y los problemas asociados con el rápido crecimiento generaron una ola imparable de apoyo popular al liderazgo visionario y proactivo. Comenzando cerca de casa, donde el impacto del cambio fue más inmediato, esta marea se extendió hacia afuera, arrasando a Pat Brown al cargo en 1958 y entregándole un mandato sólido para el cambio.


    This page titled 10.2: Política de posguerra is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo (Self Published) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.