Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

13.3: Una infraestructura vacilante

  • Page ID
    103474
    • Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo
    • San Francisco State University, Saint Mary's College of California, & San Diego State University via Self Published
    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Desde la década de 1980, la infraestructura de California se ha esforzado por brindar servicios básicos a su población floreciente y cada vez más diversa. La educación, la atención médica, la vivienda, el transporte y la energía parecían estar al borde de la crisis, obligando a los californianos a considerar los costos de una planificación inadecuada, los resultados a largo plazo de la “revuelta fiscal” y los inconvenientes del crecimiento.

    Educación

    Las escuelas de California se han vuelto significativamente más diversas en el último cuarto de siglo. El mayor cambio en la población fue la proporción de estudiantes latinos, que pasó de una cuarta parte en 1985 a más de la mitad en 2011. Las proporciones de estudiantes afroamericanos disminuyeron ligeramente, y hubo pequeños aumentos en las proporciones de estudiantes asiático-americanos y filipinos americanos. El porcentaje de estudiantes blancos (no latinos) disminuyó significativamente, a poco más de una cuarta parte.

    Desde 1990, alrededor de una cuarta parte de los estudiantes de escuelas públicas han sido clasificados como estudiantes de inglés, aquellos que tienen un idioma primario distinto del inglés y no pueden comprender el inglés lo suficientemente bien como para participar en las actividades de aprendizaje habituales. Las proporciones de estudiantes de inglés varían mucho más altas en algunos distritos escolares. Tener tantos estudiantes de inglés en el mismo aula con estudiantes cuyo idioma principal es el inglés ha planteado grandes problemas para satisfacer las necesidades de ambos grupos.

    Las altas proporciones de estudiantes con dominio limitado del inglés pueden haber representado hasta dos tercios de la brecha en matemáticas y rendimiento de lectura cuando los estudiantes de California fueron comparados con estudiantes de otros estados. En 1996, California se ubicó en el puesto 49 en puntuaciones de lectura para estudiantes de cuarto grado. En 2001, los puntajes de los estudiantes de California en matemáticas ocuparon el tercer lugar desde abajo.

    clipboard_e5b6d16af63615000abd4766cfc5ce676.png

    Los gobernadores Pete Wilson y Gray Davis apuntaron a las aulas superpobladas como uno de los principales problemas de la educación pública, y ambos buscaron reducir el número de estudiantes en las aulas de primaria. Sus programas mostraron cierto éxito, pero se encontraron con serias limitaciones financieras después del año 2000.

    Sin embargo, para 2009, después de grandes esfuerzos para reducir el tamaño de las clases de primaria, los estudiantes de California habían obtenido una clasificación general de 40 de los 50 estados.

    Los educadores enfrentaron otros retos. Para 2008-2009, después de décadas de presupuestos ajustados, el gasto por alumno de California en K-12 ocupó el puesto 39 entre los estados. Ese año, el gasto promedio a nivel nacional por alumno fue de 10.499 dólares; California gastó 9.657 dólares. (Nueva York gastó $18,126.) Estos presupuestos ajustados llegaron justo cuando las escuelas necesitaban más recursos para atender las necesidades de los estudiantes de inglés y de casi uno de cada cinco niños de California que vivían en la pobreza.

    Una respuesta temprana a las restricciones presupuestarias fue aumentar el tamaño de las clases; a principios de la década de 1990, California tenía las clases K-12 más grandes de la nación. En 1996, el gobernador Pete Wilson lanzó un programa para reducir las clases de K—3 a 20 alumnos, y el programa se extendió posteriormente a otros grados. Para 2007—08, las escuelas primarias de California ocupaban el puesto 39 en el tamaño de las clases, con un promedio de 21.6 estudiantes. Esta reducción en el tamaño de las clases contribuyó significativamente a mejorar los resultados de las pruebas. Cuando la Gran Recesión redujo significativamente los ingresos estatales, se recortaron los fondos para K-12. Cuando el estado permitió que las escuelas aumentaran el tamaño de las clases y acortaran el año escolar, la clase promedio de K—3 aumentó rápidamente a 25, y el 60 por ciento de los distritos escolares redujo el número de días de instrucción.

    Durante la década de 1990, los funcionarios estatales mejoraron los requisitos de graduación de la escuela secundaria, requirieron libros de texto más rigurosos e implementaron estándares estatales. Luego, en 2001, el Congreso de Estados Unidos aprobó y el presidente George Bush firmó la Ley No Child Left Behind (NCLB). Ahora, las escuelas públicas que reciben fondos federales tuvieron que demostrar una mejora constante en los resultados de las pruebas. Las escuelas que no lo hicieron recibieron sanciones cada vez más duras. NCLB generó una tormenta de críticas. En 2011, cuando las proyecciones sugerían que era probable que 80 por ciento de todos los distritos escolares de Estados Unidos no cumplieran con los estándares del NCLB, el presidente Barack Obama anunció que devolvería los estándares al control estatal.

    Las escuelas secundarias de California mejoraron algo las tasas de graduación. A nivel estatal, el 74 por ciento de los estudiantes que ingresaron a la preparatoria en el otoño de 2006 se graduaron cuatro años después, ligeramente por debajo del promedio nacional; sin embargo, solo el 56 por ciento de los estudiantes de inglés se graduaron, y solo el 59 por ciento de los afroamericanos lo hicieron. La tasa de graduación de los estudiantes latinos mejoró de menos de 60 por ciento en 2000 a 67 por ciento en 2010. Para todos los grupos étnicos, las mujeres tenían más probabilidades de graduarse que los hombres. Las tasas de asistencia universitaria en California estuvieron muy por debajo de los promedios nacionales.

    El financiamiento estatal para la educación superior siguió a la montaña rusa económica, abajo a principios de la década de 1990, arriba a finales de la década de 1990, abajo con la caída de las puntocom, arriba a mediados de la década de 2000, abajo con la Gran Recesión. Cuando los fondos estatales cayeron, los costos de los estudiantes en colegios y universidades públicas aumentaron, a menudo dramáticamente. Para 2011-12, por primera vez, las universidades públicas del estado estaban recibiendo más fondos de colegiatura que del estado.

    Así, los californianos enfrentaron múltiples crisis en la educación pública. Los cambios demográficos del estado y las restricciones a las finanzas públicas plantearon desafíos para la educación en todos los niveles. Los profundos cambios en la economía del estado, especialmente la disminución en el número de empleos bien remunerados en la industria manufacturera y los aumentos en los empleos de alta tecnología, significaron que un título universitario era el boleto al nivel superior de los empleos, pero la reducción de los fondos para la educación superior condujo a restricciones a la admisión, y los costos de matrícula cada vez mayores planteaban obstáculos adicionales para muchos estudiantes. Un estudio realizado en 2011 proyectó que al menos el 41 por ciento de los empleos de California requerirán un título universitario de cuatro años en 2025, pero que solo el 35 por ciento de los adultos tendrán tal título. Para una economía altamente dependiente de industrias de alta tecnología, las continuas reducciones en el acceso a la educación superior planteaban la posibilidad de un futuro declive económico.

    Cuidado de la Salud y Vivienda

    Para la década de 1990, se habían producido cambios importantes en la industria de la atención médica de California. Antes de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los servicios de salud se prestaban en un modelo de pago por servicio, donde los pacientes o sus aseguradoras pagaban a los proveedores directamente por el tratamiento médico. Un enfoque diferente surgió en la posguerra. En este nuevo modelo, llamado atención administrada, los pacientes y/o sus empleadores pagaron una cuota mensual a una organización de mantenimiento de la salud (HMO) a cambio de beneficios integrales de atención médica. Para la década de 1990, estos proveedores a gran escala prestaban servicios de salud a la mayoría de los californianos, incluido el 90% de aquellos con beneficios de salud para empleados. Al mismo tiempo, el aumento de los costos llevó a muchas HMO a recortar personal, rechazar el tratamiento por afecciones preexistentes, regular los tipos de procedimientos que sus médicos podrían proporcionar y desviar a pacientes indigentes o sin seguro a hospitales públicos. Incluso con estas medidas, los costos médicos aumentaron en espiral, lo que provocó que los empleadores bajaran la cobertura por completo o insistieran en que los trabajadores compartieran la carga del aumento de las primas, primas que aumentaron 153% entre 2002 y 2010, o más de cinco veces la tasa de inflación. Para 2010, casi la mitad de los californianos no ancianos carecían de cobertura de empleados y enfrentaban primas anuales promedio de $15,724 para asegurar a una familia de cuatro personas.

    No es sorprendente que uno de cada cinco californianos, incluido el 14% de todos los niños menores de 18 años, no estuviera asegurado para 2010. Muchos, que ganaban muy poco para pagar el seguro privado y demasiado para calificar para los servicios médicos públicos, se vieron obligados a depender de instalaciones de emergencia ya superpobladas y con poco personal para la atención básica de la salud. Las iniciativas a nivel estatal para hacer frente a la crisis, incluidos los seguros universales y obligatorios, provistos por el empleador, fueron rechazadas repetidamente por los votantes, la industria privada y los legisladores por considerarlas demasiado costosas e intrusivas. La reforma federal de salud, si se implementa completamente en 2017, promete compensar el fracaso de esta póliza extendiendo la cobertura a dos tercios de los californianos sin seguro.

    Entre 1995 y 2005, los valores inmobiliarios de California se duplicaron cada cinco años. El crecimiento del empleo y la población, especialmente en el Área de la Bahía, superó la oferta de vivienda e inicialmente impulsó los precios al alza. Entonces, también, lo hicieron los especuladores que compraron propiedades, hicieron modestas mejoras y luego la “voltearon” para obtener ganancias. En 1999, el Congreso desreguló la industria bancaria al derogar la Ley Glass-Steagall. Pronto, prestamistas sin escrúpulos contribuyeron al problema al alentar a los compradores a asumir hipotecas más allá de sus posibilidades y sacar préstamos de riesgo subprimeor a tasa ajustable. Los compradores de vivienda también tuvieron la culpa, asegurándose que podían vender con una ganancia o sacar préstamos con garantía hipotecaria si su carga financiera se volvía excesiva.

    A medida que los precios de las viviendas subieron y más compradores salieron del mercado, los desarrolladores corrieron para construir viviendas más asequibles en suburbios interiores lejanos como Fairfield, Merced, San Bernardino y Stockton. Allí, también, los compradores estiraron sus presupuestos para realizar el sueño de ser propietario de una vivienda, aun cuando significó un viaje mucho más largo. Para 2007, estalló la burbuja inmobiliaria. Un número creciente de prestatarios comenzaron a incumplir sus préstamos, a menudo cuando las hipotecas de tasa ajustable se restablecían en niveles más altos. Los bancos, en posesión de un exceso de propiedades embargadas, vendieron su inventario a un costo menor. Esto deprimió los valores patrimoniales de comunidades enteras. Aquellos que lograron aferrarse a sus hogares a menudo terminaban “bajo el agua” —debiendo más de lo que valían sus casas— o rodeados de propiedades desocupadas y descuidadas. A medida que los precios de la vivienda se desplomaron, muchos que estaban “bajo el agua” simplemente se alejaron de su deuda Igual de preocupante, la crisis de ejecución hipotecaria se extendió a la propiedad de alquiler, poniendo a los inquilinos en riesgo de desplazamiento. El resultado neto fue un incremento significativo en la población sin hogar del estado, incluyendo niños y jóvenes. Por ejemplo, el condado de Contra Costa reportó un incremento de 25% en la falta de vivienda entre sus alumnos de escuelas públicas entre 2007 y 2009. Según la mayoría de los pronósticos, tardarán varios años para que la industria de la vivienda y los valores inmobiliarios se recuperen.

    El Medio Ambiente

    Los desastres naturales contribuyeron a los problemas económicos del estado. El 17 de octubre de 1989, durante el tercer juego de la Serie Mundial entre los Oakland A's y los Gigantes de San Francisco, el primer “Bay Bridge Series”, un devastador terremoto azotó el Área de la Bahía. Centrado cerca de Santa Cruz, el sismo causó 63 muertes y 6.800 millones de dólares de daños. El 14 de enero de 1994, un sismo en la falla Northridge, en el Valle de San Fernando, mató a más de 50 personas, destruyó cientos de viviendas y causó más de 20 mil millones de dólares en daños. Casi todos los edificios de la C.S.U. Northridge resultaron dañados. Otros sismos importantes azotaron Cabo Mendocino y la ciudad de Landers en 1992, San Simeón en 2003 y Eureka y el norte de Baja California en 2010.

    Los climatólogos han pronosticado que es probable que el cambio climático provocado por el calentamiento global aumente la severidad de las tormentas invernales y los incendios forestales de verano, y ambos patrones parecían estar desarrollándose. En el otoño de 1991, un incendio forestal mató a 25 personas y destruyó 3000 viviendas en el norte de Oakland y Berkeley. En 2003, un incendio forestal cerca de San Diego quemó durante seis semanas, mató a 15 personas y destruyó 2,200 viviendas. Los deslizamientos de tierra en el sur de California en el invierno de 2005 mataron a 19 personas y destruyeron muchas viviendas. Los incendios forestales en octubre de 2007 afectaron a siete condados del sur de California, matando a nueve personas y destruyendo mil 500 viviendas. Las tormentas invernales del 2010 al 11 provocaron graves inundaciones y deslizamientos de tierra tanto en el sur de California como en el área de Sacramento.

    Los líderes políticos de California han tratado de abordar el cambio climático de diversas maneras, pero el esfuerzo más ambicioso llegó en 2006, cuando el gobernador Arnold Schwarzenegger firmó AB 32, la Ley de Soluciones para el Calentamiento Global de 2006, que fijó la meta de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del estado a los niveles de 1990, para se logrará para 2020. Este ambicioso programa puso a California muy a la cabeza entre los demás estados en la búsqueda de abordar las causas del calentamiento global. Uno de los principales objetivos era mejorar la eficiencia energética en todas partes: transporte, edificios, hogares, uso de la tierra, fábricas, recursos hídricos, y así reducir la dependencia de los combustibles fósiles, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mejorar la salud, conservar los recursos naturales y crear empleos verdes. Sin embargo, a medida que se puso en marcha la implementación de AB 32, los intereses petroleros fuera del estado presentaron una propuesta, la Proposición 23 de 2010, para suspender la implementación de AB 32. Los votantes de California derrotaron a la Proposición 23 por un margen de 3-2, pero una medida complementaria, promovida por otras compañías petroleras y presentada como una forma de prevenir aumentos de impuestos, aprobada por poco, dejando incierto el futuro de algunos aspectos de AB 32.

    La asignación y manejo de los recursos hídricos siguió siendo uno de los desafíos ambientales más apremiantes del estado en el nuevo milenio. Los californianos, especialmente los intereses agrícolas de California, continúan demandando más agua que la oferta disponible. A principios del siglo XXI, según un estudio, el 20 por ciento de los recursos hídricos desarrollados eran utilizados por las zonas urbanas y la industria y el otro 80 por ciento por la agricultura. Otro análisis sugirió que mover agua de un área a otra representó el 18 por ciento de toda la electricidad y el 31 por ciento de todo el gas natural consumido en el estado. Desde 1990, agencias en todo el estado han trabajado para mejorar la eficiencia del agua, razonando que un uso más eficiente del agua es menos costoso que crear nuevos sistemas de agua. Desde la década de 1980, por ejemplo, Los Ángeles redujo el uso de agua residencial en un 20 por ciento. Sin embargo, lideradas por intereses agrícolas, las presiones políticas continúan desviando más agua del río Sacramento al centro y sur de California.

    Para 2007, el Delta de San Joaquín Sacramento estaba en crisis ecológica, con el salmón, el olfato y otras especies críticas al borde de la extinción debido a los desvíos de agua cada vez mayores. En respuesta a las demandas presentadas por grupos ecologistas en 2007 y 2009, se ordenó a las agencias federales y estatales reducir drásticamente las transferencias de agua de Delta, una medida que enfureció a los productores del estado. Al mismo tiempo, la legislatura de California aprobó la Ley de Reforma del Delta Sacramento-San Joaquín de 2009 para “lograr los dos objetivos coiguales de proporcionar un suministro de agua más confiable para California, y proteger, restaurar y mejorar el ecosistema del Delta”. Más específicamente, el proyecto de ley creó el Consejo Estatal de Administración del Delta para orientar el desarrollo de la política hídrica; establecer nuevas metas de conservación para el consumo residencial, industrial y agrícola; estableció un sistema estatal de monitoreo de aguas subterráneas; requirió que las agencias de agua respondieran a la amenaza de calentamiento global; priorizó la restauración del Delta y pidió sanciones más estrictas contra los desvíos ilegales de agua. La medida de bonos por $11.400 millones necesaria para financiar e implementar el acto se pospuso hasta 2012. En el ínterin, el gobernador Jerry Brown se unió al Departamento del Interior de Estados Unidos, al Departamento de Comercio de Estados Unidos y a la Agencia de Recursos Naturales de California para avalar un túnel periférico que exportaría agua adicional a la agroindustria y a las agencias de agua del sur de California. El túnel, con la oposición de ambientalistas, pequeños agricultores, tribus indias y grupos pesqueros, y en desacuerdo con los “objetivos iguales” de la Ley de Reforma del Delta, subraya la incoherencia jurisdiccional y las complejidades políticas de la política hídrica de California.

    Transporte

    Las relaciones comerciales globales emergentes de California, ya sea que involucren a Europa, América Latina o Asia, dependían de la infraestructura de transporte del estado: sus aeropuertos (incluidos dos de los siete más transitados de la nación, Los Ángeles y San Francisco), puertos, líneas ferroviarias y rutas de camiones. Casi un tercio del comercio internacional a base de agua de la nación llegó a través de California a fines de la década de 1990. Al mismo tiempo, la compleja infraestructura de transporte del estado proporcionó una fuente importante de los gases de efecto invernadero que el estado se comprometió a reducir.

    Durante las décadas de 1970 y 1980, el gasto gubernamental per cápita en transporte público en California se hundió a lo más bajo de la nación. En 1990, sin embargo, los votantes avalaron un aumento del impuesto a la gasolina y $3 mil millones en emisiones de bonos para financiar los sistemas de transporte público. El tránsito masivo en muchas áreas urbanas se expandió durante la década de 1990 y después, incluyendo un sistema de tren ligero y metro en Los Ángeles, la expansión del tren ligero en el área de Sacramento y el Valle de Santa Clara, y Metrolink, una línea de ferrocarril intraciente que conecta seis condados del sur de California.

    La Autoridad Ferroviaria de Alta Velocidad de California, creada en 1996, comenzó a investigar la viabilidad de un sistema de trenes de alta velocidad que conectara el norte y el sur Dicho sistema, se argumenta, reduciría significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero tanto de los automóviles como de los aviones y eventualmente produciría ganancias suficientes para pagar la futura expansión. En 2008, los votantes aprobaron la Proposición 1A, destinando $9.95 mil millones en bonos para la construcción inicial. Esto se vio incrementado por fondos federales que ascendían a más de 5 mil millones de dólares. Los planes más ambiciosos exigían la finalización de una ruta San Francisco-Los Ángeles para 2030, y las extensiones Sacramento-San Diego para 2033 o más tarde. La Autoridad Ferroviaria de Alta Velocidad decidió iniciar la construcción en el Valle Central, donde los costos por milla serían menores que en áreas más densamente pobladas. No es de sorprender que una vez que la planeación se movió a rutas específicas y horarios de construcción, los críticos se multiplicaron, algunos argumentando en contra de todo el proyecto y otros

    Otros planes para mejorar la infraestructura de transporte y reducir simultáneamente la dependencia de los combustibles fósiles variaron ampliamente, desde ampliar carriles para bicicletas en San Francisco, hasta reemplazar camiones con servicio ferroviario en los puertos de Los Ángeles y Long Beach, hasta un programa estatal de rebajas para incentivar la compra de electricidad o autos híbridos. Tesla Motors, lanzado en 2003 por un grupo de ingenieros de Silicon Valley para demostrar la viabilidad de los autos eléctricos, puso a la venta sus primeros modelos en 2008 y abrió una nueva planta de fabricación, en asociación con Toyota, en 2010 en Fremont.

    Energía

    Para 1990, los californianos pagaban mucho más por la electricidad que los consumidores de otros estados, lo que llevó a la legislatura a aprobar un proyecto de ley de desregulación en 1996. Los legisladores asumieron con optimismo que la competencia del libre mercado aumentaría la oferta y mantendría bajos los precios para los consumidores. Sin embargo, los precios de la energía se dispararon, lo que llevó a cargos que los proveedores, como Enron Corporation, con sede en Texas, habían manipulado los mercados energéticos para obtener ganancias financieras. Investigaciones estatales y federales posteriores revelaron “cuán atroz y extensamente California fue estafada por los piratas energéticos”, y dieron como resultado acuerdos legales multimillonarios. Esta debacle añadió ímpetu a la búsqueda de la independencia energética.

    Entre 1990 y 2010, el estado logró avances significativos en la reducción de su dependencia de los combustibles fósiles a través de la conservación y el desarrollo de alternativas renovables como la solar, la eólica, la geotérmica y la biomasa. La Comisión de Energía de California no solo impuso estrictos estándares de eficiencia para electrodomésticos y dispositivos electrónicos, sino que también ordenó (junto con la Comisión de Normas de Construcción) medidas de conservación de energía en todas las construcciones residenciales y comerciales nuevas. La legislación aprobada en 2002 estableció los estándares de eficiencia de combustible vehicular más estrictos en la nación y ordenó que los servicios públicos del estado reduzcan drásticamente su dependencia de las fuentes de energía no renovables. Para 2010 estas medidas, combinadas con incentivos fiscales estatales y federales, rebajas al consumidor y subvenciones para investigación y desarrollo, habían reducido el consumo de energía per cápita a 40% menos que la media nacional, y generaban miles de nuevos empleos.

    Aún así, California seguía siendo más dependiente del petróleo que la nación en su conjunto debido a su gran fuerza laboral y sistema de comercio que dependía del transporte. Para 2010, el 50% del petróleo del estado provenía de proveedores extranjeros, frente al 5% en 1990. Claramente, el transporte basado en combustibles fósiles siguió siendo el principal obstáculo para lograr la independencia energética y reducir la amenaza del calentamiento global.


    This page titled 13.3: Una infraestructura vacilante is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo (Self Published) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.